¿Cómo transformar los recreos en oportunidades de aprendizaje?

Inicio » Cómo aprenden los niños » ¿Cómo transformar los recreos en oportunidades de aprendizaje?

¿Cómo transformar los recreos en oportunidades de aprendizaje?

Basados en un análisis de 500 escuelas, los investigadores sugieren algunos tips fundamentales para convertir el tiempo de recreo en un momento nutritivo desde varios puntos de vista.

Escrito por: Camila Londoño

julio 6, 2018

0

A menudo se subestima la importancia del recreo. Si bien muchos piensan que es un espacio clave para que los estudiantes descansen y se ejerciten un poco (y lo es), el recreo, tal como lo explica el investigador Youki Terada en Edutopia, también puede ser un momento esencial para el desarrollo de habilidades sociales y emocionales que pueden generar un impacto en el potencial académico de los estudiantes. Algunos investigadores visitaron aproximadamente 500 escuelas en Estados Unidos para detectar qué elementos sirven y qué elementos no sirven en los patios escolares donde los estudiantes experimentan el recreo. ¿El objetivo? Ayudar a los educadores a entender el recreo más allá de la actividad física. Con base en esto, se rescatan una serie de consejos que permiten entender las pausas escolares de una manera diferente.

Consejo número 1: Las preguntas

Como ya se mencionó, un recreo de calidad no sólo sirve para que los estudiantes hagan ejercicio. También es un momento ideal para que ellos aprendan a explorar el terreno emocional y social. Las experiencias que se dan en el recreo, como los juegos de equipo o las discusiones entre estudiantes, son, según la investigación, experiencias de vida “en miniatura” que sientan las bases del éxito futuro. Para tener un recreo de calidad, el estudio recomienda que los docentes se planteen preguntas reflexivas acerca de la participación y el nivel de empoderamiento que tienen los niños en el recreo. Por ejemplo: ¿Los niños participan en una variedad de juegos y actividades divertidas, estructuradas y no estructuradas? ¿Los niños eligen los juegos que les gustan? ¿Se están llevando bien y están utilizando el recreo para desarrollar habilidades sociales clave como el respeto por los turnos y la resolución de conflictos? ¿Pueden operar con mayor confianza sin la intervención regular de un adulto?

Consejo número 2: Promover el bienestar

El rol del adulto no sólo es clave en el aula, también lo es en el recreo. Los profesores suelen limitarse a la supervisión y están presentes para evitar problemas de comportamiento o recordar las reglas del patio. Sin embargo, esta instancia también puede convertirse en una estrategia para detectar el bullying y ayudar a frenar el problema utilizando determinado lenguaje y fomentando comportamientos positivos a lo largo del juego. Por ejemplo, si un estudiante es excluido, los profesores pueden intervenir para garantizar que todos tengan las mismas oportunidades. De esta forma, se fomenta la integración y el respeto. ¿Por qué importa esto? La investigación sugiere que el bienestar psicológico de un estudiante puede tener un efecto importante en los logros académicos y el éxito a largo plazo y el patio de recreo es una oportunidad para garantizar dicho bienestar.

Consejo número 3: La seguridad

Las escuelas deben asegurarse de que cada parte del patio escolar esté en buenas condiciones. Esto incluye cosas tan pequeñas como una tuerca. Un espacio no reparado puede dañar el recreo y generar inseguridad entre los estudiantes. En torno a esto, los establecimientos deberían preguntarse si los elementos del patio están bien mantenidos, si hay suficientes elementos que fomenten la actividad y el juego, e incluso si las cosas que ponen en peligro la seguridad de los alumnos están bajo control. Todos esos factores permitirán que los estudiantes puedan disfrutar del patio como en realidad les gusta. Además, elementos tan sencillos como una cuerda de saltar o unas pelotas, aumenta el número de niños activos.

A esta lista de consejos, los investigadores suman la importancia de utilizar el tiempo de recreo de una forma adecuada. “El recreo no es un descanso del aprendizaje”, dice Youki en Edutopia. La afirmación es totalmente acertada y sobre todo, vital para recordar que los recreos, si se hacen de una forma adecuada –rescatando aquellos elementos que se mencionan en el estudio–, son oportunidades necesarias y valiosas para que los estudiantes se desarrollen de múltiples formas.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
2018-07-06T17:34:10+00:00 julio, 2018|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment