Noticias

Inicio » Noticias
  • ¿Cómo disminuir las brechas en la sala de clase? Esta profesora encontró una fórmula

    Este proyecto se llama Roll Call y fue creado por la profesora Kristin Leong (en colaboración con TED-Ed Innovation Projects) quien preocupada por las brechas que separan a los estudiantes en las escuelas públicas de Estados Unidos, decidió hacer algo para atender de una manera innovadora el problema. La raza, el género y la orientación sexual son algunas de estas brechas. “Todos los estudiantes merecen ver adultos que se parezcan a ellos en roles de liderazgo. Y todos los estudiantes merecen tener en sus vidas una amplia gama de adultos modelo que les ofrezcan perspectivas diferentes a las que han visto al crecer “, dice Kristin en el TED-Ed Blog. Lo que busca Roll Call es retratar y narrar historias que humanizan estas brechas, celebrando la forma como los profesores y los alumnos se conectan a pesar de las diferencias. Por eso hay dos preguntas que guían este proyecto narrativo: 1)¿Qué tienes en común con tu profesor/estudiante? 2) ¿Importa que estudiantes y profesores tengan estas cosas en común?

    Las preguntas

    En su proyecto, Kristen decidió plantear estas dos preguntas a diferentes profesores y estudiantes. Son dos preguntas simples, pero las respuestas y las reflexiones que han surgido a partir de éstas han impactado a la creadora de la iniciativa. “ Las historias poderosas publicadas en Roll Call son un increíble testamento de la habilidad que tienen las personas de cuidar y relacionarse con otras personas que no son como ellos”, asegura Kristen para el medio Teacher2Teacher. Estas historias junto a los retratos de las personas involucradas salen en su sitio web Roll Call donde se puede encontrar una sección de profesores y una sección de estudiantes.

    Roll Call

    Los consejos

    Además de un proyecto tangible que aborda un problema desde lo positivo, Kristen sugiere algunos consejos que deberían tener en cuenta los profesores para disminuir brechas (a veces invisibles), en las escuelas… en todas, no sólo en las estadounidenses. Y ¿cuáles son esos consejos? Tener conversaciones con los estudiantes y los colegas para saber quiénes son y de dónde vienen; compartir quién eres tú y de dónde vienes con tus estudiantes y colegas; retratar a los estudiantes y permitir que ellos te retraten para que sientan lo que significa confiar en alguien que te observa a través de un lente; recuérdale a tus estudiantes que hablar de razas y culturas no es racismo y para abordar el tema del género habla de tu propia identidad y refleja cómo has cambiado a lo largo de los años. Llama a tus estudiantes por su nombre y si es diferente a otros, aprende a pronunciarlo de una forma correcta.

    Una reflexión

    Más allá del proyecto en sí mismo, que evidentemente está situado en un contexto particular, vale la pena rescatarlo porque invita a reflexionar sobre la realidad de muchas salas de clase. Las salas de clase en el mundo entero son cada vez más diversas y es importante que los profesores piensen en estrategias diferentes y positivas que permitan integrar a todos y cada uno de sus estudiantes. La propuesta de Kristin le da una mirada positiva a las diferencias y ofrece una opción de entendimiento y respeto que nace de la vida y la historia de cada uno de los involucrados en el proceso educativo.

    Conoce un poco más de esta iniciativa en esta charla TED con Kriste:

¿Cómo disminuir las brechas en la sala de clase? Esta profesora encontró una fórmula

2017-10-20T18:12:09+00:00 Octubre, 2017|Comunidad escolar|

Roll Call es una iniciativa creada por la profesora Kristin Leong quien descubrió que quería hacer frente a este problema en la sala de clase.

  • 3 frases de las hermanas Agazzi y una breve parte de su historia

    Rosa Agazzi nació en 1866 en Volengo, una provincia en Verona, Italia. Cuatro años después nacería su hermana Carolina, con quien compartiría un objetivo común durante toda su vida: educar. Las hermanas Agazzi fueron educadoras formadas en la Escuela Normal del Magisterio de Brescia. En principio, Rosa se desempeñó en Educación Básica y Carolina en Educación Parvularia. Años después, las hermanas participaron en un congreso para educadoras y desde entonces, ambas se dedicaron a la educación parvularia (de los 0 a los 6 años), ámbito donde se desempeñaron como directoras de dos jardines infantiles.

    Ese periodo de sus vidas, basado en la observación y la reflexión, marcaría el inicio del famoso Método Agazziano.

    Éste tuvo su punto de arranque en los métodos pedagógicos de Friedrich Fröbel y se basó en el respeto de la libertad, la espontaneidad y la independencia del niño en un proceso de enseñanza muy centrado en las actividades lúdicas. El principio fundamental del Método Agazziano es la intuición y estima que deben ofrecerse a la experiencia infantil, objetos sensibles en las formas y en el orden en que la vida misma los presenta. Sobre ellos y entorno a ellos se ejercita la actividad de los niños; de ahí la espontaneidad, el interés y la cooperación.

    En ese sentido, las hermanas Agazzi estructuraron un modelo que se basa en el aprendizaje a través de la intuición, en la didáctica ligada al uso inteligente de objetos realistas que se obtienen del entorno escolar y en actividades que provienen del hogar y la vida cotidiana (como lavarse, vestirse, cuidar animales, etc…), rescatando el valor educativo de todas ellas. Proporcionar a los niños un ambiente cálido y afectivo (similar al hogar) y fomentar la educación del lenguaje a través del canto y el ritmo corporal también son dos elementos claves de este sistema educativo compuesto por la educación sensorial (orden por colores, materias y formas de los objetos), intelectual (exploración del mundo y percepción natural de los conceptos) y sentimental (educación física, moral… ).

    El método de las hermanas Agazzi estuvo marcado por una época donde reinaba la pobreza y la guerra en un Italia fragmentado.

    En este contexto, donde el esfuerzo por educar a los niños era mayor, la propuesta de las hermanas llegó como un solución económica (centrada en la utilización de materiales asequibles para cualquier nivel socioeconómico) y sencilla para cualquiera familia que quisiera acceder a ésta. Por lo mismo, en el año 1948, el 74% de las escuelas italianas, decidieron seguir su Método Agazziano, el cual más tarde se haría popular en todo Europa y el mundo. Ahora, si bien las formas de enseñar han cambiado, el Método Agazziano tuvo un gran impacto en la educación, tanto que hoy, muchos de sus elementos siguen vigentes y estas tres frases que sintetizan el pensamiento de las hermanas, dan cuenta de ello:

    1. “La infancia es el reinado de los instintos y no de la razón, sustituye las verdades promulgadas infringidas a modo de castigo por hábitos que se adquieren mediante el ejercicio y que paulatinamente suplantan a la misma naturaleza”.


    2. “Vigilar ansiosamente la semilla que nace, que brota, la flor que se abre (…) son, ciertamente emociones poco escolares”.


    3. “La obediencia pasiva, el silencio, la inmovilidad, considerados todavía con demasiada frecuencia como signos demostrativos del orden, no engendran el orden verdadero, sino que tienden a ahogar la espontaneidad, la iniciativa, el querer interior que se expresa mediante impulsos originales, a encoger al niño sobre sí mismo, a engendrar disimulo o apatía”.

3 frases de las hermanas Agazzi y una breve parte de su historia

2017-10-20T17:37:42+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Rosa y Carolina Agazzi fueron las precursoras de un forma de enseñanza que se conoce como el Método Agazziano.

  • 11 estrategias para potenciar la reflexión pedagógica y promover grandes aprendizajes

    Ideas Docentes es una metodología de reflexión pedagógica impulsada por Elige Educar que busca generar un espacio de participación y reflexión entre profesores, sobre las propias prácticas pedagógicas, con base en estrategias que han demostrado tener un impacto positivo en los aprendizajes de los estudiantes. El objetivo de este instrumento es fortalecer las competencias profesionales de los profesores que dentro de sus comunidades educativas y así mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje, entregando verdaderas oportunidades de aprendizajes a todos los estudiantes.

    Para trabajar esta metodología, se seleccionaron 11 estrategias que pueden potenciar las prácticas pedagógicas de profesores y profesoras. ¿Cuáles son esas estrategias? Aquí te las contamos.

    1. Tutorías entre estudiantes

    Esta actividad tiene como objetivo que los estudiantes se responsabilicen sobre distintos aspectos de su proceso de aprendizaje. La idea es que los alumnos trabajen en parejas o grupos e intercambien roles de tutor para apoyar el proceso de aprendizaje del otro. Para lograrlo es necesario hacer grupos pequeños entre estudiantes de la misma edad o diferentes cursos, definir periodos de tiempo (25 a 30 minutos, dos a tres veces a la semana) y planificar junto a los docentes de los cursos involucrados. Además de los beneficios obtenidos por tutores y tutoreados, el impacto de esta estrategia corresponde a, en promedio, 5 meses de ganancia adicionales en un año escolar.

    2. Retroalimentación formativa

    Una retroalimentación, que puede ser verbal, escrita o en formato digital, debe estar enfocada en estimular la mejora en el aprendizaje de los estudiantes y puede provenir de un profesor o de los propios alumnos. Lo más importante es que esté centrada en la acción del alumno para que exista concordancia entre su esfuerzo y el objetivo que se quiere lograr. Para una retroalimentación formativa, donde el error se entiende como una oportunidad de aprendizaje, es necesario orientar de forma precisa y clara, tomar como referencia evaluaciones anteriores para ser consciente de las mejoras, estimular el esfuerzo y la perseverancia como un refuerzo positivo constante y sugerir tareas o metas complejas (sobre el aprendizaje mismo o sobre su proceso). De esta forma, la evaluación para el aprendizaje podrá potenciar las habilidades de los alumnos y mejorar el rendimiento académico.

    3. Movilización de altas expectativas y aprendizaje autónomo

    El objetivo de esta estrategia es estimular la autorregulación del alumno para que, progresivamente, éste pueda administrar mejor su motivación y reflexionar sobre su propio aprendizaje por medio de la enseñanza de estrategias que les permitan establecer metas, monitorear y evaluar su desarrollo académico. Esta estrategia puede realizarse en equipos de trabajo y al principio, el profesor dará apoyo al alumno. Poco a poco, dicho apoyo se irá reduciendo para que el alumno, por su propia cuenta, continúe con la gestión de su aprendizaje de una forma autónoma. Es importante dar opciones de estrategias a los alumnos y herramientas que les permitan aprender a planificar, controlar y evaluar su proceso educativo.

    El impacto de la movilización de altas expectativas y aprendizajes autónomos son, específicamente, 8 meses de ganancia adicionales en los resultados académicos de un año. Además, hay un impacto en la reflexión del aprendizaje propio y en la eficacia que beneficia a estudiantes mayores y con bajo rendimiento.

    4. Aprendizaje colaborativo

    Cuando los estudiantes trabajan juntos, deben lograr ejecutar tareas compartidas. Cada uno debe trabajar en diversos aspectos para contribuir a un resultado común. Para poder aplicar esta estrategia es indispensable que todos los estudiantes participen en las metas grupales. Además es importante que cada uno se haga responsable de su propio rol y que realice tareas estructuradas, mientras tanto, los docentes deben apoyar de forma constante. Los impactos del aprendizaje colaborativo entre estudiantes son: mayores avances de aprendizaje, promoción de interacción entre alumnos y generación de un clima positivo para el aprendizaje.

    5. Uso del debate y el diálogo entre alumnos

    Practicar la expresión oral en el aula permite desarrollar y potenciar las habilidades comunicativas de los estudiantes mientras se articulan también ideas desde el lenguaje hablado y la comprensión de lectura. Por otro lado, promueve el aprendizaje colaborativo, la interacción y el diálogo entre compañeros. ¿Cómo llevar a cabo la estrategia? El rol del docente es esencial en la implementación de estas actividades, se debe hacer un buen uso del vocabulario y es ideal implementar estrategias exitosas centradas en actividades interactivas de diálogo que permitan responder preguntas con base en historias. Otro punto importante es conectar dichas actividades con los planes de estudio y si se va a utilizar tecnología, se debe garantizar que los alumnos hablen de su aprendizaje e interactúen. ¿Los beneficios del debate y el diálogo? Un avance de 5 meses adicionales en el transcurso de un año, desarrollo de las habilidades orales y de la comprensión lectora, y un gran impacto , sobre todo, en alumnos pequeños pertenecientes a contextos vulnerables.

    6. Nivelación del aprendizaje

    Lograr que todos los estudiantes aprendan es la base de esta estrategia que se puede realizar en fragmentos de contenidos con objetivos claros y específicos. Los estudiantes deben trabajar cada bloque de contenido a través de pasos secuenciales y deben demostrar un alto nivel de éxito en las evaluaciones antes de seguir al próximo nuevo contenido. Los estudiantes que no logran ese nivel, deben tener un apoyo adicional (entre pares, pequeños grupos de discusión e incluso tareas). La nivelación del aprendizaje se logra con una inversión de tiempo significativa en diseño y preparación, con objetivos claros, retroalimentación, incorporación de grupos y la utilización de conceptos o temas desafiantes. Nivelar el aprendizaje significa avanzar 5 meses adicionales en el transcurso de un año escolar, lograr un mayor efecto y potencial para estudiantes con bajo rendimiento y beneficiar la eficacia cuando se trabaja en grupos.

    7. Manejo conductual y socioemocional

    Las intervenciones en el aprendizaje social, emocional y conductual busca reducir los comportamientos de riesgo y trabajar aspectos sociales y emocionales del aprendizaje. Para lograr implementar esta estrategia se recomienda, programas de 2 a 6 meses y hacer intervenciones en situaciones específicas para alumno en situación de riesgo. También se sugiere buscar programas que hayan sido implementados antes y tener la claridad de cómo incorporar a los padres u apoderados en estos procesos. Esta estrategia mejora el rendimiento académico, disminuye los comportamientos problemáticos, impactando de forma positiva a los estudiantes, especialmente en el aprendizaje.

    8. Involucramiento de apoderados

    La participación activa de apoderados tiene como objetivo apoyar el aprendizaje de los estudiantes. Uno de los beneficios de esta estrategia es el impacto en las aspiraciones y creencias de los padres frente a los logros de sus alumnos y las expectativas en ellos. Esta estrategia contempla la aplicación de programas diseñados para los apoderados, enfocados en la mejora de sus habilidades y en animarlos a mantener a sus hijos en un proceso de aprendizaje constante. Ahora bien, la participación de los apoderados debe ser con supervisión y evaluación. También se debe destinar un periodo de tiempo de 25 a 35 minutos, dos a tres veces por semana. Es importante por un lado, que el profesor defina cómo se abordará el apoyo de los apoderados en el trabajo con sus hijos y por otro lado, que sea flexible con el horario, planteando también formas sencillas y prácticas de apoyo.

    9. Trabajo colaborativo entre docentes

    El trabajo colaborativo es el desarrollo de un trabajo continuo entre profesores, que les permita ir mejorando sus metodologías de enseñanza. Éste, fortalece una cultura colaborativa en la escuela, disminuye las tareas en el horario no lectivo, optimiza el tiempo y los recursos y fomenta la reflexión. Para la implementación del trabajo colaborativo es importante definir objetivos comunes, realizar ejercicios asociados a tareas vinculadas a su rol de aula y crear espacios compartidos para la reflexión pedagógica.

    10. Actividades escolares en un contexto local

    El objetivo es adecuar actividades y materiales de apoyo al contexto de enseñanza de los estudiantes. Para esto se requiere conocer ampliamente el contexto de los estudiantes, generar un apoyo entre docentes, diseñar tareas de calidad, con diferentes niveles de desafíos y vinculados a los objetivos de aprendizaje. Este tipo de actividades escolares facilitan la apropiación de los contenidos, con una buena retroalimentación docente tienen mayor impacto y también mayor efectividad cuando el objetivo específico está conectado con un elemento particular del aprendizaje.

    11. Distribución y uso efectivo del tiempo no lectivo

    El objetivo es lograr una mejor distribución de las tareas docentes y de gestión en el tiempo no lectivo con el fin de lograr una mayor efectividad y reordenamiento colaborativo del trabajo fuera del aula. Para ello es necesario resguardar el uso del tiempo para fines pedagógicos y transferir responsabilidades de gestión que puedan ser realizadas por otros miembros de la comunidad educativa. ¿El impacto? Mayor satisfacción laboral de los docentes y mayor calidad del proceso de aprendizaje.

    ¿Quieres reflexionar sobre estos y otros temas junto a otros docentes? Participa en las jornadas de Ideas Docentes:

    La próxima jornada se llevará a cabo el 16 de noviembre en Talca entre las 14:30 hrs y las 17:00 hrs. Se realizará en la Escuela Carlos Salinas Lagos ubicada en la calle Tres Sur 856, Talca. (VII Región) Inscripciones AQUÍ.

    Elige Educar

11 estrategias para potenciar la reflexión pedagógica y promover grandes aprendizajes

2017-10-20T17:15:47+00:00 Octubre, 2017|Mejora docente|

Estas estrategias hacen parte de Ideas Docentes, una metodología que busca fortalecer las competencias profesionales de los profesores.

  • 5 alternativas para reemplazar el clásico ensayo de cinco párrafos

    El ensayo de cinco párrafos permite medir las habilidades básicas de escritura de los estudiante, por eso, por muchos años, ha sido una herramienta muy utilizada en las salas de clase. La estructura de este tipo de ensayo, conformada por la introducción (1 párrafo), el cuerpo (3 párrafos) y la conclusión (1 párrafo), permite al estudiante organizar sus ideas y pensamientos de una manera segura y de hecho, muchos de ellos se sienten muy cómodos con este tipo de escritura porque les resulta familiar y les permite desarrollar sus ideas de una forma progresiva. Por otra parte, los profesores saben muy bien qué esperar de un ensayo de cinco párrafos y en ese sentido es una opción práctica para ambas partes.

    Sin embargo, dice el profesor de literatura Brian Sztabnik al medio Edutopia, la escritura de los estudiantes no debería reducirse a una fórmula que encierra la creatividad en oraciones y palabras muy estructuradas. Por eso, él sugiere otras alternativas que pueden ayudar a que los alumnos plasmen pensamientos complejos y jueguen con su propia voz siguiendo una secuencia de ideas de una forma organizada pero diferente.

    1. Blogs

    Sztabnik es un gran defensor de los blogs como alternativa al ensayo. De hecho, asegura que sus estudiantes han seleccionado esta actividad como una de sus favoritas. Lo rescatable de los blogs es que permite a los estudiantes expresarse de muchas formas pues cada uno se puede personalizar. En otras palabras, cada blog es único y se puede convertir en un espacio personal para crear una escritura auténtica, natural y con estilo propio.


    2. Infografías

    Una infografía es mucho más que una colección de imágenes con datos y estadísticas. Es una forma de organizar ideas complejas y transmitirlas de una forma poderosa. Las infografías sirven además para hacer comparaciones, explicar procesos, presentar líneas de tiempo y muchas otras cosas. Por eso, una buena infografía lleva al lector a un viaje lleno de elementos importantes. Enseñarle a los estudiantes esta forma de escritura, es una opción muy enriquecedora para desarrollar sus habilidades.


    3. Debates

    “Me encanta la forma en que los debates naturalmente permiten a los estudiantes leer críticamente, escribir persuasivamente, escuchar atentamente y hablar con fuerza”, afirma el profesor quien complementa diciendo que gracias a los debates, sus estudiantes hacen buenos textos que preparan para anticipar lo que dirán a sus oponentes. En otras palabras, escriben puntos de discusión para ofrecer argumentos convincentes, lo que es muy enriquecedor como ejercicio de escritura.


    4. Parodia y sátira

    Las parodias motivan a los estudiantes a transformar algo familiar en algo que es cómico. Lo que hace este profesor, por ejemplo, es poner a sus estudiantes a crear parodias modernas de famosos poemas. Otra forma interesante de medir las capacidad de escritura de los alumnos.


    5. Trabajo de investigación “multi género”

    Este tipo de trabajo hace énfasis en el uso de múltiples géneros que permiten representar un tema de investigación. Dichos géneros pueden ser literatura, discurso, dibujos, música, etc. Con este tipo de proyecto, se espera que los estudiantes investiguen un tema y luego presenten la información que recolectaron usando una variedad de géneros, con énfasis en la escritura y la composición. Lo bueno de este método, dice el profesor, es que aunque se estructura al igual que un paper común, es versátil y una opción que permite explorar más la creatividad. Los estudiantes deben no solo seleccionar el género que mejor se adapte a sus necesidades, sino que también deben demostrar una gran cantidad de habilidades de escritura.

5 alternativas para reemplazar el clásico ensayo de cinco párrafos

2017-10-20T16:02:53+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños|

¿Cómo medir las habilidades de escritura de los estudiantes con opciones diferentes a los ensayos de cinco párrafos?

  • “Fútbol pensado”, un libro para motivar a los estudiantes con la matemática

    “‘Fútbol pensado’ le da 86 veces la pelota al lector más allá de la mitad de la cancha para que pueda hacer el mejor gol de la historia. Encontrará defensores de distintas características, a los que deberá gambetear con razonamientos, números o conocimientos. La buena lectura del juego le permitirá el mejor camino”, se lee en parte de la introducción del libro “Fútbol pensado”, una publicación que se ha editado en Venezuela, Argentina y España y que contiene ejercicios de matemática que son presentados con una narrativa que combina historias muchas reales con situaciones típicas de un partido, como los penales, los goles y las faltas.

    El autor es Edgardo Broner (64), un reconocido periodista deportivo nacido en Argentina, pero con una amplia trayectoria en Venezuela, donde vivió desde 1976 hasta 2006. Las ganas de Broner de realizar este libro, se debe a que parte de su vida también la ha dedicado a la docencia, tanto a nivel universitario como escolar. Por ejemplo, en los últimos años ha trabajado en la Fundación Scholas Occurrentes, un organización creada por iniciativa del Papa Francisco para mejorar la educación. Ahí Broner coordina el área de deportes y realiza talleres de fútbol con valores formadores. Además de realizar las “Olimpíadas de Fútbol y Matemática”, basadas en su libro.

    “Me siento un comunicador y la docencia es una de sus facetas. Me gusta comunicar en el aula, viendo las caras de los estudiantes para una rápida retroalimentación, y también hablar por radio o escribir, sin tener claro el nivel de recepción, por lo que hay que esforzarse aún más para lograrlo. Me di cuenta que tenía alguna cualidad cuando me pedían que explicara algo de matemática en tiempos del secundario”, cuenta Broner.

    Para Broner, este libro representa todos sus intereses: fútbol, docencia, comunicación y ciencias exactas. Porque además de ser un periodista que ha asistido a todos los Mundiales desde 1990, fanático de Independiente (equipo argentino) y de la Vinotinto, estudió computación y estuvo a punto de estudiar una licenciatura en matemática.

    Entre las razones que lo motivaron a realizar esta publicación, tras varios años redactando ejercicios y jugándolos en programas de radios, fue darse cuenta que el fútbol podía ser una herramienta muy valiosa para invitar a los jóvenes a motivarse con el pensamiento matemático. “En algunos encuentros de cien o más niños o jóvenes, reunidos por alguna actividad deportiva, siempre les preguntaba a quiénes les gustaba la matemática. La mayoría se reía y 2 o 3 levantaban la mano. La siguiente pregunta era a quiénes les gustaba el fútbol y era casi unánime. Después comenzábamos un diálogo sobre la relación entre las dos áreas y terminaban entusiasmándose. Si en vez de resolver un sistema de ecuaciones con incógnitas llamadas x, y/o z, que les produce rechazo, determinan las alternativas de clasificación de su selección al Mundial o su equipo para ganar una copa, se potencian motivados. Y sienten que practican algo de fútbol, no de Matemática. Esa motivación les cambia el panorama, sobre todo una vez que encuentran soluciones”, considera.

    Una amplia propuesta futbolística

    “Fútbol Pensado” es un libro que puede servir para abarcar distintos aspectos de la malla curricular, ya que la propuesta lógica sirve para todos los niveles y distintas edades. “He trabajado con niños de primaria y también con adolescentes de 15 años. Varias familias se reunieron a resolver los desafíos en sus vacaciones. En las Olimpíadas de Fútbol y Matemática, en algunas ediciones eran para equipos de un joven con un familiar adulto (padre, madre, abuelo). Así que además de la variedad, ayuda a fomentar los encuentros generacionales”, cuenta.

    Aunque la publicación no es usada formalmente en las aulas al menos hasta donde Broner tenga consciencia en Argentina, no se puede negar su tremendo potencial pedagógico. Matemática, física e historias son solo algunas de la disciplinas que se pueden vincular con este popular deporte. Broner se ha enterado de varios casos en que los profesores han empleado sus ejercicios para su clases de matemática. Es que para muchos de ellos, se necesita cálculo, lógica, conocimiento del reglamento futbolístico y algunas veces, conocer la historia del momento en que se narra el ejercicio.

    Por ejemplo, uno de los problemas que presenta Broner se llama “Amonestaciones relucientes” y plantea: “Cada tarjeta que mostraba Carmelo Urrutia encandilaba a los jugadores, brillaba. Las lustraba durante toda la semana y disfrutaba cuando las exhibía el domingo. Calibraba su silbato para que el volumen fuera el máximo. Siempre amonestaba de frente y ningún futbolista se escapaba haciéndose el desentendido. Era un árbitro inflexible con el reglamento. En el clásico entre Deportivo y Atlético, sacó 34 tarjetas amarillas. No hubo una gresca, sino que las fue mostrando una a una, al producirse cada infracción en acciones de juego. Aún así, el partido terminó en el tiempo reglamentario”. La pregunta: “¿Cuántos expulsados hubo por doble amarilla como mínimo?”. Para resolver el ejercicio se necesita emplear cálculo, lógica y entender las reglas del juego. La respuesta: 6.

    ¿Las razones? Como bien explica Broner en las páginas finales de su libro, para que el número de expulsados haya sido mínimo, debieron haber sido amonestados los 22 futbolistas que comenzaron el partido y los sustitutos. “Con la misma idea de que los expulsados sean la menor cantidad posible, se tienen que haber producido los 3 cambios en cada equipo. Esto implica que hubo 28 jugadores amonestados. Como Urrutia sacó 34 tarjetas amarillas, el número de expulsados habrá sido 34-28=6. Además, no más de 4 de ellos pueden haber sido del mismo equipo, dado que el encuentro terminó normalmente”.

    En otro ejercicio Broner plantea: “La impacientísima afición del Club Coquivacoa mantiene una larga tradición de no tolerar dos derrotas consecutivas. Ningún directivo ha sido capaz de enfrentarse a la protestas, por lo que cada vez que sucede esa indeseable situación, cambian el entrenador para aflojar las enormes tensiones. Este año Coqui jugó 38 partidos y utilizó 8 entrenadores. ¿Cuántos puntos pudo haber obtenido como mínimo y como máximo?”. En el libro, el periodista escribió unas páginas de pistas y estas son las para este ejercicio: “Calcular primero cuántas derrotas seguras hubo. Para el mínimo puntaje bastará intercalar empate entre las caída y para el máximo tendrán que ser triunfos”.

    “Como hubo 8 entrenadores, 7 fueron despedidos. Así que hubo al menos 14 derrotas, que llegaron de a 2 consecutivas. El máximo puntaje posible se logrará ganando 24 juegos restantes y sumando 72 puntos. Para el mínimo puntaje, en los 24 juegos restantes se pueden intercalar de una derrota con un empate, lo cual no produce despidos y suma muy poco. Con 12 igualdades el Coqui sumaría 12 puntos”, responde Broner. Por ende, 12 y 72 es la respuesta.

    Son en total 86 ejercicios que se plantean, la mayoría bajo la misma lógica. Y la invitación de Broner no es resolverlos de inmediato, sino darle el tiempo que para entender cómo sacar el resultado, porque lo importante es ponerse la camiseta, jugar y aprender.

    “El fútbol tiene una fuerza demasiado grande. Nos abrazamos con quien esté cerca cuando hace un gol nuestro equipo o nuestra selección, aunque no tengamos nada que ver y pensemos de manera diferente. En las treguas de una guerra lo primero que aparece es un balón y su lenguaje es hablado por todos. La mitad de la población del planeta ve al mismo tiempo la final del Mundial. Es el principal tema de conversación de los niños durante toda la semana. Así que encontrarse en clase con Messi, La Roja o Alexis Sánchez es mucho más amigable que con letras del final del alfabeto”, dice Broner.

“Fútbol pensado”, un libro para motivar a los estudiantes con la matemática

2017-10-20T17:52:25+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Al periodista argentino Edgardo Broner, siempre le han atraído los números además del fútbol. Por eso, después de años vinculado a la docencia escolar y universitaria, pone al servicio de la comunidad educativa todos sus aprendizajes mediante esta publicación que se ha editado en Argentina, Venezuela y España.

  • Cocinar galletas: una buena forma de abordar la química en la sala de clase

    Preparas la masa, la pones en la bandeja que llevas al horno y como por “arte de magia”… ¡galletas suaves, calientes y crocantes! Todo es cierto en esta afirmación, excepto lo de la “magia” pues de hecho, hacer galletas tiene su ciencia y los panaderos son realmente “científicos locos”. Con principios básicos de química, la profesora Stephanie Warren (en un video animado por Augenblick Studios) explica cómo la masa se expande, a qué temperatura se puede matar la salmonella y por qué el exquisito aroma de las galletas es un buen indicador de que las galletas ya están listas.

    Cuando metemos la masa al horno, muchas reaccionan químicas se desencadenan desde el primer momento.

    Dichas reaccionas transforman una sustancia (la masa), en otra (la galleta). Lo primero sucede cuando la masa alcanza lo 33 ºC es que la mantequilla se derrite y por ende, la masa se expande. Esto sucede porque la mantequilla es una emulsión o una mezcla de dos sustancias que no quieren estar juntas. En este caso, el agua y la grasa. Ahora bien, cuando la mantequilla se derrite, el agua se libera y a medida que se calienta la galleta, el agua se expande en forma de vapor, empujando la masa desde adentro tratando de escapar.

    TED-Ed

    A los 62ºC se generan cambios en las proteínas del huevo y la alta temperatura que aumenta progresivamente, seca la galleta, tal como se seca el lodo bajo el sol.

    La galleta entonces se solidifica, el vapor del interior se evapora dejando huecos de aire que hacen que la galleta se crocante y parte de esto es causado por el polvo para hornear (bicarbonato de sodio). Otras reacciones químicas se explican en este video de la profesora Warren. Primero, la eliminación de las bacterias de salmonella a los 57ºC. Segundo, la reacción Maillard que sucede a los 154ºC cuando se descomponen y se reorganizan las proteínas y los azúcares formando estructuras de anillo que reflejan la luz de tal manera que le da a los alimentos ese color marrón oscuro, lo que a su vez genera una serie de combinaciones de sabores y aromas. Tercero, la caramelización, otra reacción que sucede al interior de la galleta cuando las moléculas de azúcar se separan con el calor intenso formando combinaciones dulces, hecho que sucede cuando la temperatura está a 180ºC o 200ºC.

    TED-Ed

    Ahora bien, gracias a los aromas de la reacción Maillard y la caramelización, tu nariz es capaz de reconocer si las galletas están listas… un dato curioso que funciona gracias a la química detrás de las galletas.

    Este video de 4 minutos es corto, conciso, entretenido y puede ser una buena alternativa para acercar a los estudiantes a la ciencia de una manera diferente. Permitirles entender que la química está incluso en las cosas más simples y dulces de la vida, es la mejor herramientas para que puedan ver la asignatura con otros ojos.

    TED-Ed

    ¡A preparar galletas!

Cocinar galletas: una buena forma de abordar la química en la sala de clase

2017-10-20T15:52:38+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños|

La expansión de la masa, el aroma, el color y la textura de las galletas tienen su razón de ser y esta profesora lo explica a través de la química.

  • La visión de una madre sobre una escuela “donde cada niño tiene la opción de aprender a su ritmo”

    Un año antes de que Nahia Aguilar fuera admitida en la Escuela Pública Pinolivo (en Marbella), su madre, Leire de Luis, tuvo la oportunidad de conocer algunas de las actividades que se desarrollaban allí. Era el día del libro y los estudiantes habían convertido un módulo prefabricado en el Café Alameda, un rincón en Granada donde Federico García Lorca hacía tertulias con otros literatos. Era una fiesta escolar, los niños entre 3 y 6 años desfilaban, recitaban versos del poeta, hablaban de su vida y bailaban flamenco. Para sorpresa de Leire, las salas de clase estaban también llenas de padres que hacían parte de las actividades… “Sin duda, ése era el ambiente que yo buscaba para mi hija”, afirmó Leire al medio El País.

    CEI ‘PINOLIVO’

    Cuando Leire llegó por primera vez con su hija al colegio, hubo desasosiego, el clásico desasosiego de la incertidumbre.

    Pero esa sensación pronto se desvaneció cuando los profesores, atentos, pendientes y dispuestos, demostraron una vez más que ese era el lugar que esta madre quería para su hija. Hoy, Leire se considera fan de este establecimiento educativo y durante el tiempo que su hija de 8 años lleva en la escuela, siempre ha recibido un trato personalizado en un contexto donde el equipo educativo busca siempre la complicidad de todos en la construcción de un proyecto que está 100% dirigido al desarrollo pleno de los alumnos.

    “He tenido la suerte de topar con unos profesores que nos han arrastrado por experiencias inimaginables. La energía y vitalidad con la que los tutores nos hablaban de los proyectos nos involucraban a todos los padres a participar de ellos (y créeme que hasta la fecha no he sido una persona muy participativa en acciones colectivas). No sé cómo lo hicieron, pero nos convencieron para transformar un aula en un paisaje prehistórico con dinosaurio incluido o recrear un cielo estrellado para estudiar el Universo. Todo ello bien hilado para que el alumnado aprendiese conceptos transversales pertenecientes a distintas materias (lengua, matemáticas, sociales…)”, comenta Leire al País.

    CEI ‘PINOLIVO’

    “Pero lo que más valoro es su empeño en forjar personalidades mediante estos procesos de aprendizaje”.

    Pinolivo fue fundada hace 11 años. En la escuela conviven y aprenden juntos alumnos y alumnas de 3 a 6 años, 10 maestras y un maestro, 215 familias, un grupo de personal de limpieza, monitores y miembros de la administración. En esta escuela, los niños son la razón de todas las relaciones que se establecen; sus necesidades y manifestaciones son prioridades y por eso, siempre son escuchados, respetados y atendidos desde las emociones. Por otra parte, los profesores orientan el aprendizaje y organizan la enseñanza de una manera global e integrada de acuerdo a las referencias pedagógicas de la metodología del Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP). Los grupos desarrollan uno o varios proyectos que coexisten para promover la expresión de intereses diferentes. Otro hecho destacable son los espacios y los materiales, cuyo objetivo es ser recursos que definan un entorno de aprendizaje con sentido.

    CEI ‘PINOLIVO’

    En Pinolivo el espacio se divide en tres módulos, cad a uno con tres espacios de referencia (uno de tres años, otro de cuatro y otro de cinco). En otros colegio estas serían las clases. Sin embargo, en Pinolivo, la organización y el uso de estos módulos funcionan de una forma diferente. Durante la segunda parte de la jornada escolar, los alumnos acuden a los espacios de referencia que considera más interesantes, aunque no coincida con sus compañeras y compañeros de la misma edad. Pueden moverse libremente por todo el módulo y trabajarán con unas profesoras u otras (según el espacio de referencia), compartiendo experiencias inesperadas.

    “Mi experiencia en ‘Pinolivo’ sirvió para conocer un sistema educativo que considero necesario implantar en todos los centros. Un método de aprendizaje respetuoso con el alumnado y con sus necesidades personales… donde cada niño tiene la opción de aprender a su ritmo. No son medidos por un único código y eso se traduce en que los extremos tienen amparo. Los que no llegan al nivel establecido o los que lo sobrepasan siempre tienen una respuesta en esta forma de educar”. afirma Leire.

    La interacción respetuosa con la infancia, la cohesión de equipo, la relación con las familias, la formación continua, la promoción del aprendizaje entre iguales y el uso de espacios compartidos…

    Todos estos elementos han hecho que la madre de Nahia destaque la metodología de un colegio que le ha dado a su hija la posibilidad de aprender de una manera diferente. Leire recuerda con cariño, por ejemplo, un proyecto en el que familias y niños tuvieron que decorar una caja e introducir en ésta ropa, fotos, una carta, juguetes y elementos relacionados con los hijos en su etapa bebé. Hoy, dice la madre, esa caja es una referencia en la habitación de Nahia. “Una isla en la que cobijarse cuando necesita saber cuánto la queremos y lo importante que es en nuestras vidas”. Leire descubrió desde el inicio que en Pinolivo los estudiantes eran tratados con respeto, eran reconocidos por sus derechos, participaban activamente del aprendizaje, buscaban oportunidades y diferentes aproximaciones al aprendizaje y entonces lo supo… supo que su hija debía ser parte de un espacio inclusivo al que todos los niños deberían tener acceso.

La visión de una madre sobre una escuela “donde cada niño tiene la opción de aprender a su ritmo”

2017-10-20T15:38:06+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Desde su primera visita a la escuela, la madre de Nahia Aguilar supo que su hija tenía que ingresar a una escuela como esta.

  • Patricio Levin, el profesor Sordo que trabaja para equiparar oportunidades

    Cuando Patricio Levin (29) se comunica, lo hace con todo su cuerpo. Abre los ojos, mueve la boca, balancea su cuerpo, pronuncia algunas palabras y cuando el tema le entusiasma, especialmente cuando cuenta la importancia de la docencia como profesor Sordo, mueve las manos con mayor rapidez que lo habitual. Cada explicación o opinión, la cierra con una sonrisa.

    Desde el año 2009 este docente chileno es el encargado de enseñarle L1 — lengua de señas chilena (LSCh) — a niños desde quinto a octavo básico en la escuela especial Santiago Apóstol, colegio donde él también realizó sus estudios. Él es parte de una cadena de trabajo para que los Sordos logren una mayor integración en el mundo de los oyentes.  “Para mi es súper importante ayudar con el tema del patrimonio, de identidad de la cultura Sorda. Yo los ayudo, porque tienen muchos problemas de comunicación entre ellos, no es fácil poder comunicarse bien. Entonces mi apoyo va directamente a eso, a poder facilitar que ellos puedan ir adquiriendo identidad, que ellos vayan avanzado y se vayan desarrollando y aprendiendo”, explica Levin mientras es interpretado por su amiga Paulina Cortés.

    Según Levin, su proceso de aprendizaje no fue difícil a pesar de las barreras de comunicaciones que tuvo en un principio con su propia familia. Gracias a su hermano mayor -quien tiene 42 años y también es Sordo- Levin aprendió a comunicarse. Y en la actualidad, este docente realiza un magíster en didáctica del lenguaje.

    Su principal labor, antes de ser profesor, ha sido enseñar LSCh a la mayor cantidad de personas posibles. Desde el año 2006 realiza actividades en universidades, colegios y talleres particulares, labor que también ha realizado en el mundo digital a través de un blog llamado Curso Lsch. En esta plataforma la comunidad oyente y Sorda puede encontrar videos en los que muestra cómo saludar o preguntar en lengua de señas.

    “Como comunidad Sorda tenemos una lucha pendiente […] es que el oyente también aprenda y que el Sordo también pueda aprender bien su lengua de señas, que sea un puente estas comunicaciones entre ambos mundos y que puedan aprenden todos. Por ejemplo, en el futuro, […] a mi me gustaría poder ir al hospital y poder encontrarme con alguien que pueda comunicarse conmigo con facilidad, que pueda comunicarse bien”.

    Equiparar oportunidades, una lucha pendiente

    Levin no sabía qué significaba ser Sordo. “La verdad es que yo nací y no entendía el mundo. Tenía un año, dos años, crecí y a los tres años llegué a la escuela de Sordos y no tenía idea de qué significaba. Yo jugaba, me desarrollaba naturalmente, inocentemente… Y luego, me di cuenta de que no habían profesores que me enseñaran qué significaba ser Sordo, qué significaba la lengua de señas, qué significaba identidad. No sabía nada”, explica con sus manos.

    Pero gracias a la ayuda de su hermano mayor, su paso por el colegio Santiago Apóstol, el poder desarrollar su educación media junto a docentes diferenciales  y su formación  universidad con intérpretes, financiados por el Servicio Nacional de Discapacidad (SENADIS), logró desarrollarse y pudo optar por la pedagogía como profesión.

    “La verdad es que cuando llegué a la escuela (la docencia) no tenía ese sentido para mí […] Pero cuando llego y me empiezo a dar cuenta de cuál es el rol de una persona, de un adulto Sordo, empieza a tener una importancia muy grande. El poder comunicarse es fundamental. Es lo mismo que la lengua para un ser humano. El poder trabajar, el poder titularse […] el poder nivelarse. Hay que trabajar la igualdad de condiciones, de un profesor oyente con un profesor Sordo. Es muy importante porque antes había sólo profesores oyentes enseñándole a Sordos a comunicarse de manera oral. Ahora, considero, que hay un cambio en la mirada. Hay oyentes trabajando con profesores Sordos, y eso es mucho mejor para los estudiantes Sordos, porque el objetivo es que ellos puedan lograr la identidad en ambos mundos, que los puedan conocer y así poder tener un mejor futuro en la integración”.

    Esa es la lucha actual de Levin, la razón por la que enseña LSCh en universidades,  escuelas y a cualquier persona que se lo pida. Porque para él la meta es lograr un aprendizaje más equitativo. “Cuando me enseñaban, siento que habían muchas debilidades. Luego llegó un cambio, que me hizo avanzar mucho y fue el poder aprender de manera equitativa. Porque antes había muchas debilidades en el tema de poder enseñarnos igual que a un oyente. Eso me hizo trabajar a mi para querer avanzar, en querer tener nuevas experiencias, en tener nuevas formas de poder aprender. Eso es muy significativo para mi”.

    Una forma para lograr el equilibro, según Levin, es que al menos la educación básica de los niños Sordos se desarrolle en una escuela especializada para ellos —según datos del Ministerio de Educación en Chile sólo existen 10 escuelas para Sordos y 833 con el Programa de Integración Escolar (PIE)— “porque el niño nace ¿y dónde aprende su primera lengua? Por eso debe ir a una escuela especial para poder nutrirse de esta comunicación, para poder aprender su lengua materna y poder desarrollar bien su identidad. Cuando tenga su lengua bien adquirida, puede luego integrarse e irse a otra escuela, con otros compañeros oyentes y ojalá no existan barreras de comunicación. Es un esfuerzo y una responsabilidad”.  

    NOTA: La palabra «Sordo» se escribe con S mayúscula debido a que desde hace más de dos décadas se usa en el mundo anglosajón esta convención, para denominar de esa manera a las personas cuya primera lengua es la lengua de señas y que, por esa razón, tienen ciertas singularidades culturales. Mientras que la palabra «sordo», con minúscula, es más usada por razones médicas.

Patricio Levin, el profesor Sordo que trabaja para equiparar oportunidades

2017-10-20T18:22:13+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños, Los profesores importan|

Desde 2009 se desempeña como docente de lengua de señas chilena (LSCh) en el colegio Santiago Apóstol y desde hace 11 años, se ha encargado de enseñarle su lenguaje tanto a Sordos como a oyentes.

  • Échele una miradita al trabajo de los futuros científicos chilenos

    Biopegamento a base de lechuga de mar

    “Hicimos este pegamento a partir del alga Ulva lactuca, lechuga de mar, más conocida como luche”, contó Millaray Sepúlveda, de 15 años y expositora de un grupo compuesto por nueve estudiantes de primero a tercero medio de la Escuela Técnica Santa Rosa de La Cisterna. Ellos viajaron hasta Quintero (V Región) a recolectar sus propias algas para la elaboración del adhesivo natural. “Después de siete formulaciones obtuvimos un biopegamento con actividad de secado y adherencia adecuada. Lo llamamos Fórmula 7 y tiene como ingredientes extracto de alga Ulva lactuca, esencia de pino y un regulador de acidez, entre otros”. Y no tiene nada que envidarle al Stix fix: pega cartón, goma eva e incluso madera.

    Desodorante antimicrobiano

    Ivania Vargas (12) y Nicolás Figueroa (13) estudiantes de séptimo básico del colegio Arzobispo Crescente Errázuriz, de Puente Alto, fabricaron un desodorante natural antimicrobiano a base de esencia de eucalipto. “Los desodorantes y antitranspirantes de uso común contienen triclosán, aluminio y parabenos, que son químicos que dañan los tejidos mamarios y podrían fomentar el desarrollo de cáncer de mama”, comentó Ivania, sobre su motivación. Su partner, Nicolás, agregó que para obtener la base extrajeron esencia de eucalipto que luego mezclaron con aceite de coco y bicarbonato de sodio.

    Filtrador marino para la basura

    “Vimos un reportaje sobre la Isla de la Basura o Parche de basura del Pacífico Norte, un remolino de plásticos de aproximadamente seis toneladas que flota entre California y Japón. Quedamos tan impactados que nos motivamos a elaborar un extractor de basura de los océanos”, contó Javier Aguilar, 12 años, vocero de un grupo de cuatro estudiantes de sexto básico del colegio Bernadette College, de La Florida. Ellos construyeron un prototipo que consiste en un sistema de filtración de agua de mar, para extraer los residuos sólidos de manera ecológica. Para eso utilizaron cajas de plástico, tubos de PVC y jeringas. “Es un sistema hidráulico que por la acción de la gravedad provoca que caiga el agua por un tubo, luego se filtra en una malla y una pala mueve la basura hacia otro contenedor”, explicó Javier.

    Pilas recargables con suelo orgánico (compost)

    La tecnología de pilas de combustible microbianas convierte energía química almacenada en azúcares y nutrientes (como los que hay en el suelo o en los alimentos) en electricidad. Ese método utilizaron Tiare Morales (17) y Sarai Sandoval (16), estudiantes de tercero medio del colegio Familia de Nazareth, de La Florida, para cargar dos pilas AAA. “En doce recipientes de vidrio pusimos compost de frutas, verduras y cáscaras de huevo. Con ellos confeccionamos un circuito en serie de pilas microbianas para almacenar la energía suficiente para cargar las de tipo AAA”, explicó Sarai. “Se sabía que existía este tipo de energía pero no que se podía almacenar”, agregó la estudiante.

Échele una miradita al trabajo de los futuros científicos chilenos

2017-10-20T09:36:58+00:00 Octubre, 2017|Actualidad, Noticias|

Estudiantes de quinto básico hasta tercero medio, todos uniformados con cotona blanca, expusieron en el XII Congreso Regional Escolar de la Ciencia y la Tecnología, organizado por PAR Explora de CONICYT RM Sur Oriente.

  • Lanzan programa de educación digital y conservación de la lengua aymara

    Fomentar la lectura en español y aymara en niños de entre primero y tercero básico de la Región de Tarapacá, mediante el uso de herramientas digitales, es el objetivo del programa “Yo Leo”, el cual fue lanzado por Entel y la Fundación País Digital.

    Este proyecto contempla la entrega de 100 tablets, cargados con diversos contenidos y aplicaciones en idioma aymara y español, en siete colegios de la región. En la comuna de Huara, los planteles beneficiados son las escuelas de Soga, Onzana, Chusmiza y el Liceo de Huara. En tanto, en la comuna de Camiña, los establecimientos donde se ejecutará este programa son las escuelas de Cuizama y de Camiña, mientras que en Iquique será la escuela España.

    Los tablets cuentan con una herramienta digital interactiva de rescate patrimonial, a través de la cual se pueden leer cuentos y desarrollar actividades pedagógicas que apoyan la comprensión lectora de la lengua aymara. Esta aplicación fue creada a partir del libro “La Música de las Montañas”, de editorial Amanuta.

    Adicionalmente, se realizarán en las escuelas diversas actividades complementarias que están en sintonía con los aprendizajes esperados por cada nivel, fomentando así estrategias de comprensión lectora y el goce por la lectura.

    Los tablets podrán ser utilizados también por los demás alumnos de los colegios, lo que permitirá que finalmente sean más de 800 los niños que se beneficiarán con esta iniciativa.

    “Para Entel es fundamental conectar a las personas con su cultura y los cambios tecnológicos que se están viviendo. Este proyecto nos permite hacer ambas cosas, puesto que la tecnología será una herramienta educativa para disminuir la brecha digital y preservar la lengua aymara”, dijo Patricia Muñoz, directora de Sustentabilidad y Comunidades de Entel.

    Por otro lado, 30 profesores de las comunas beneficiadas recibieron una completa capacitación para la implementación de estos recursos tecnológicos en la sala de clases, junto con orientaciones pedagógicas para trabajarlos.

    “Utilizar medios digitales para reforzar la lectura en niños no sólo fomenta la curiosidad por aprender más, sino que también genera una mayor motivación y creatividad. Como fundación nos enorgullece participar de un proyecto que será un aporte para el país y que pone especial énfasis en la enseñanza de lenguas nativas, rescatando así nuestros orígenes. Con esto, contribuimos además a la generación de datos y contenidos que pueden representar un aporte para la implementación de políticas públicas en materia de educación”, destacó Juan Luis Núñez, gerente general de País Digital.

Lanzan programa de educación digital y conservación de la lengua aymara

2017-10-20T09:02:23+00:00 Octubre, 2017|Actualidad|

La iniciativa, denominada “Yo Leo”, busca motivar la lectura de esta lengua ancestral, a través de herramientas digitales, en niños de la Región de Tarapacá.

Cargar más posts