“No lo sé”: la frase más difícil de pronunciar para un profesor

Inicio » Noticias » “No lo sé”: la frase más difícil de pronunciar para un profesor

“No lo sé”: la frase más difícil de pronunciar para un profesor

Escrito por: Mauricio Arias

Julio 7, 2016

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

¿Qué hace un profesor si no tiene la respuesta para una pregunta puntual de un alumno? ¿Cómo debe enfrentar esa situación? En esta nota, queremos relevar el poder de decir “no lo sé”, ya que es el primer paso para el aprendizaje y el trabajo colaborativo del docente y los estudiantes.

Cada día, nuestros profesores se enfrentan a una serie de desafíos a la hora de enseñar; desde planificar una clase hasta resolver las preguntas de sus alumnos. Uno de los principales retos para los docentes es reconocer que no saben la respuesta ante una duda de un estudiante, ya que se enfrentan a una disyuntiva: evidenciar su desconocimiento puntual, o salir del paso con otra respuesta.

En una nota del sitio “Justifica tu respuesta“, hay una pequeño ejercicio que sirve para demostrar cómo muchas veces preferimos improvisar una respuesta antes de reconocer que no sabemos.

Lee el siguiente texto:

“Una niña llamada Mary va a la playa con su madre y su hermano. Viajan en un coche rojo. En la playa nadan, comen un helado, juegan en la arena y almuerzan unos sándwiches.”

Responde ahora las siguientes preguntas:

¿De qué color era el coche?, ¿comieron pescado con papas en el almuerzo?, ¿escucharon música en el coche? y ¿tomaron limonada en el almuerzo?

La mayoría de las personas responden bien las 2 primeras preguntas, pero también responden con un sí o un no a las 2 últimas, pese a que el texto no entrega detalles aquellos elementos. ¿También fue tu caso?

¿Por qué es tan difícil?

Según el profesor español Santiago Mollmuchas veces existe en los docentes miedo al ridículo, inseguridad y diversas presiones por responder algo que no saben, ya que el riesgo de decir “no lo sé” es más elevado que el costo a equivocarse.

“Esto es difícil para cualquier profesional, ya que esta frase tiene una fuerte carga cognitiva asociada, que a todos nos genera cierto grado de inseguridad, porque se espera que sepamos responder a cada pregunta que se nos hace“, explica Juan Luis Cordero, psicólogo educacional e investigador de Elige Educar. “En el caso de los profesores, esto es más complejo, ya que implica reconocer su ignorancia no solo frente a una persona, sino que frente a un grupo de 30 0 40 estudiantes”.

Además, el experto plantea que “para muchos docentes, el dominio de contenidos es un aspecto de validación frente a sus alumnos, por lo que no saber puede ser una señal de debilidad”.

La importancia del “no lo sé”

Santiago Moll releva la importancia de aprender a decir “no lo sé”, especialmente en el aula, ya que mientras no se reconozca lo que todavía no se sabe, es prácticamente imposible aprender lo que necesitas saber. En la misma línea, Juan Luis Cordero señala que cuando un docente aprende a reconocer que no tiene un respuesta precisa, no solo está creciendo como profesional, sino que está formando a sus alumnos.

“El profesor está facilitando que en la sala de clases cada vez sea más posible decir ‘no lo sé’, sin sentirse amenazados ni frustrados; en el fondo, les está enseñando a aprender. Mientras esto se vuelva frecuente, ellos mismos podrán reconocer qué cosas manejan mejor y dónde es necesario reforzar el aprendizaje. El ‘no lo sé’ es la primera puerta que conduce al aprendizaje“, añade Juan Luis Cordero.

Cómo enfrentar un “no lo sé”

Antes de pensar en una estrategia, Juan Luis Cordero plantea que es importante darse cuenta de que no es posible saberlo todo, y que siempre habrá preguntas para los que no tendremos respuestas, considerando la gigantesca cantidad de información existe. Así, la inquietud y curiosidad de los alumnos siempre será mayor al conocimiento que un profesor puede manejar, y que hay que estar abierto y a decir o a escuchar un “no lo sé”.

Aunque suene obvio, el experto recomienda la estrategia más simple para un docente a la hora de abordar este escenario: “no lo sé, pero me preocuparé de averiguarlo para la próxima clase”. Otra opción es invitar al estudiante a colaborar en la investigación para que puedan descubrir juntos una respuesta. Esto se puede facilitar con la ayuda de la tecnología, o también se puede indagar con el resto de los alumnos si tienen una inquietud similar, y así organizar una actividad para encontrar una solución

“Independiente de cual sea la estrategia que se aplique, es importante detenerse a valorar la pregunta del estudiante y su curiosidad. Aunque no haya una respuesta en el momento, más vale que los alumnos planteen esas dudas a que se las guarden. Como dice el adagio, ‘no hay peor pregunta que la que no se hace'”.

¡No te sorprendas si un profesor te dice que no sabe, porque es el primer paso para el aprendizaje y un trabajo colaborativo! ¡Comenta con nosotros!

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
2016-09-28T18:22:15+00:00 Julio, 2016|Noticias|Comentarios desactivados en “No lo sé”: la frase más difícil de pronunciar para un profesor