Lóbulo Temporal, un proyecto artístico que muestra cómo viven la educación las personas sordas

Inicio » Noticias » Lóbulo Temporal, un proyecto artístico que muestra cómo viven la educación las personas sordas

Lóbulo Temporal, un proyecto artístico que muestra cómo viven la educación las personas sordas

Liderado por Viviana Corvalán y Francisco Espinoza, una pareja de oyentes que trabaja por equiparar las  oportunidades de la comunidad Sorda chilena, el 2012 nace lóbulo temporal

Escrito por: Lorena Tasca

noviembre 3, 2017

0
Foto:

Lóbulo Temporal

Viviana Corvalán es una realizadora audiovisual chilena y oyente que pasa la mayoría de sus días inmersa en el mundo de las personas Sordas. Lo hace, desde el 2012junto a su esposo Francisco Espinoza fecha en que empezó a darle forma al Laboratorio de Arte Lóbulo Temporal,nombre que hace honor al lóbulo temporal del cerebro, una parte trabaja el lenguaje y los recuerdos,  que tiene entre sus objetivos la inclusión, los derechos humanos y el desarrollo de las personas Sordas a través de la realización de actividades principalmente educacionales y artísticas. “Trabajamos varias temáticas de la comunidad Sorda, como la educación bilingüe e intercultural, la necesidad de una cultura Sorda con su identidad y lengua de señas, en buscar referentes Sordos para jóvenes Sordos y el derecho a la educación en su idioma, por eso últimamente nos hemos enfocado en la que se vive en la educación”, cuenta Corvalán.

En 2011 llegó a la comunidad Sorda mediante un proyecto de arte que fue realizado en conjunto con dos artistas, Roberto Toro y Noela Salas, y financiado por el Fondo de arte en la Educación del CNCA.  Gracias a ello, empezó a realizar clases de arte en la escuela para Sordos Santiago Apóstol, ubicada en Quinta Normal. Ahí me enamoré de la lengua de señas y de los niños. Me di cuenta que no sabía la lengua de señas chilena (LSCh) y a pesar de eso me podía comunicar fácilmente con los niños a través de lo visual. Ahora, al entrar al mundo más interno de los niños sí había una barrera comunicacional, pero podíamos hacer un juego visual y me pasó que me gustó trabajar más con Sordos que con oyentes. Ahí, nos interesó hacer un proyecto artístico para toda la escuela y comenzamos a realizar un documental de este proceso de intervención artística en el colegio”, cuenta.

Así fue como en 2012 se ganaron un Fondo de Artes para la Educación del Consejo de la Cultura y comenzaron a realizar un documental del proceso que vivieron los niños a través del arte. Durante el camino se dieron cuenta  de que el trabajo había quedado interesante visualmente, pero que no iba a ser comprendido por los Sordos ni por los oyentes. “Cuando nos dimos cuenta de eso, empezamos a investigar mucho sobre la palabra y el silencio, y nos dimos cuenta que había algo mucho más profundo, mucho más bonito y ahí surge la idea de crear un laboratorio para trabajar estas temáticas pero siempre desde el tópico de las artes”, recuerda Corvalán.

Aprendiendo en mi lengua

Uno de los trabajos más reciente de este proyecto, es “Aprendiendo en mi lengua” , un trabajo audiovisual de no más de 22 minutos que muestra la jornada de trabajo de Javiera Villavicencio, una profesora Sorda que enseña a sus estudiantes en lengua de señas chilena (LSCh) en la escuela Santiago Apóstol.  Matemática, lenguaje y  ciencias son solo algunas de las disciplinas que ella enseña.  

“Este trabajo es de carácter técnico pedagógico y se desarrolla a través del seguimiento en terreno de este grupo. Con este material audiovisual se destaca la importancia del concepto bilingüismo intercultural’, que consiste en el respeto a su lengua (Lsch), identidad y cultura Sorda; además de cómo, en conjunto con la incorporación de adultos Sordos a la escuela, se logra que los niños adquieran conocimientos y visiones de mundo”, ha explicado varias veces Corvalán al presentar el trabajo que se estrenó en Centro Cultural Palacio de La Moneda.

Una de las claves para sumergirse en el mundo de los Sordos, es siempre contar con equipos de trabajo que reconozcan la labor de las personas sordas. en el equipo. Por ejemplo,  en varios proyectos han trabajado codo a codo con Alejandro Hidalgo, productor y cineasta Sordo.

De izquierda a derecha: Francisco Espinoza, Alejandro Hidalgo y Viviana Corvalán.

Por la labor que ha realizado Lóbulo Temporal, el equipo ha viajado por Chile para mostrar distintas metodologías para enseñar educación artística. Lo han hecho de la mano del proyecto Acciona, del Consejo de la Cultura, que desde 2015 se presenta como una plataforma de apoyo en la enseñanza de el arte. “Nuestra labor fue sensibilizar a los docentes de la educación especial y principalmente de integración, cómo trabajamos con los estudiantes Sordos y cuál era nuestra mirada”, cuenta Corvalán.

Otro logro del laboratorio, fue la “Mención honrosa” que recibieron en octubre por parte de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) Chile. Octubre/2017, por el trabajo que realizan por la defensa de la educación de Sordos para Sordos.

Futuros proyectos por la equidad de oportunidades

Según datos del Ministerio de Educación en Chile sólo existen 10 escuelas para Sordos y 833 con el Programa de Integración Escolar (PIE), y las escuelas para Sordos sólo ofrecen clases hasta 8vo básico. Al conocer esos datos Viviana Corvalán, empezó a trabajar el 2012 en un documental llamado “Último año”, que ya está editado, enviado para concursar en festivales internacionales y a la espera de los subtítulos en varios idiomas. Su estreno se espera para el año 2018.

El trabajo es un seguimiento a un grupo de estudiantes de una escuela pública y especial para Sordos, que deben enfrentar el cambio a una escuela de oyentes. “A los niños los vi desde 4to básico y todo el tiempo estuvimos trabajando con cámara, entonces el documental se muestra muy natural, desde la sala de clases”, dice Corvalán.

“Nuestro trabajo tiene mucho que ver con la educación transversal, la educación nos conmueve. Y creemos que tiene que ser transversal porque es súper importante entenderla desde la persona Sorda. La educación también es dinámica, debe ser dinámica, por eso nosotros trabajamos como en un laboratorio, porque todo está vivo y eso es súper rico porque no nos quedamos estancados nunca”, considera Corvalán.

Tanta es su lucha, que en casa le enseña su hija el idioma de los Sordos, quien aún no cumple un año de edad y ya pide leche y agua con señas. “A mi me hace feliz que el mundo de de ella va ser uno donde los Sordos no van a ser algo ajeno, es una reivindicación, creo que es un granito y creo que es lo que se puede hacer”.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
2017-11-08T12:12:05+00:00 noviembre, 2017|Comunidad escolar, Noticias|0 Comments

Leave A Comment