Libros obligatorios y padres que no tienen el hábito: Expertas alertan sobre las razones de por qué leemos tan poco

Inicio » Actualidad » Libros obligatorios y padres que no tienen el hábito: Expertas alertan sobre las razones de por qué leemos tan poco

Libros obligatorios y padres que no tienen el hábito: Expertas alertan sobre las razones de por qué leemos tan poco

Incentivar la lectura desde el gusto por el leer y no como una instancia de evaluación o sanción es uno de los consejos que una académica y una profesora entregan para incentivar la lectura desde los más pequeños.

Escrito por: Fuente Externa

abril 25, 2018

0
Foto:

El Mercurio

En Chile más de la mitad de los adultos chilenos declara no haber leído ningún libro impreso en el último año. Estas cifras alertan a las autoridades y expertos en educación ya que el hábito de la lectura comienza con el ejemplo.

Para Maili Ow, académica de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica, “un lector se forma viendo leer a otros lectores” y agrega que es fundamental que la práctica de la lectura sea familiar y escolar que vaya más allá del ramo de Lenguaje.

De hecho, según un estudio internacional de progreso en competencia lectora (PIRLS), el 75% de los estudiantes cuyos padres son lectores aseguran que disfrutan leyendo y lo mismo ocurre en caso contrario, donde el 42% de los hijos de padres que no leen consideran que la lectura es aburrida.

En esa línea, la experta sostiene que en el incentivo de la lectura “no basta con que el niño tenga que leer un libro al mes en el colegio si en la casa nadie nunca está leyendo o comenta lo que lee” y explica que en Chile leer “se ve como una práctica escolarizada y eso no es suficiente porque una vez que el joven deja el colegio abandona la lectura”.

Factor obligatorio y desincentivo a la lectura

Por su parte, Camila Torres, profesora de Lenguaje y Comunicación del Colegio San Francisco Javier de Cerro Navia, explica que un factor importante de descenso de la lectura es la obligatoriedad.

Una vez que el estudiante avanza en escolaridad, “se fomenta la lectura desde libros obligatorios y controlados a evaluaciones muy rígidas” y van disminuyendo “las instancias lúdicas en torno a la lectura como cuenta cuentos, juegos literarios, canciones o poesías”, asegura.

Para Maili Ow, además de la importancia de que los padres y profesores sean lectores, este hábito debe inculcarse mediante el gusto por leer y no a través de evaluaciones obligatorias.

“La relación que se crea entre los niños y los libros es fundamental y tiene que ser afectiva-positiva y no de imposición, evaluación o sanción” ya que “claramente el libro pierde su atractivo porque está asociado a una calificación, a un dar cuentas”.

Por ello es que la académica afirma que “hay que salir de la tentación de hacer una prueba o un control” e ir más allá en el incentivo de la lectura.

En eso concuerda Torres, quien cuenta que desde la sala de clases se pueden realizar evaluaciones atractivas que tengan relación con la creación de proyectos, círculos literarios, trabajos manuales o intervenciones “que se centren en el goce de la lectura”, dice.

Asimismo, la pedagoga sostiene que se pueden aplicar modalidades de fomento a la lectura como es la de leer en voz alta o incentivar la lectura autónoma e independiente en horario de clases. Además, es clave “contextualizar las lecturas y acercarlas a la realidad de los niños y jóvenes”.

¿Tecnología como enemigo de la lectura?

Cuando se habla de la falta de lectura en los niños, se asimila la tecnología a un distractor. Esta idea es algo que rechazan las expertas, quienes recalcan que “la tecnología no es un enemigo en el incentivo de la lectura”.

De hecho, Torres cuenta que “gracias a herramientas online muchos estudiantes se han vuelto a acercar a la lectura”. Entre los ejemplos que nombra están los blog, youtubers, booktubers y aplicaciones como Wattpad que comprueban que los escolares tienen “otras nuevas formas de leer, pero que sí están leyendo”.

En tanto, la académica de Educación UC explica que “la lectura de textos impresos no tiene que competir con otras prácticas como leer el mismo libro en una tablet, ver un video u otros espacios” y afirma que hay que salir de la lógica “porque ahí estamos perdidos, no es ese el camino”.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…
2018-04-25T09:38:12+00:00 abril, 2018|Actualidad|0 Comments

Leave A Comment