Lectura con bebés: otra forma de explorar conceptos matemáticos desde la primera infancia

Inicio » Cómo aprenden los niños » Lectura con bebés: otra forma de explorar conceptos matemáticos desde la primera infancia

Lectura con bebés: otra forma de explorar conceptos matemáticos desde la primera infancia

Los cuentos con texturas pueden ser una herramienta extraordinaria para que un bebé, incluso antes de hablar, empiece a reconocer conceptos matemáticos como el “atributo”.

Escrito por: Camila Londoño

mayo 17, 2018

0

La lectura no sólo es vital para el desarrollo del lenguaje de los niños; en la infancia, mucho antes de que los bebés puedan desarrollar un pensamiento matemático profundo, la acción de leer también puede ser una herramienta que les permite explorar, por primera vez, conceptos básicos relacionados con esta ciencia exacta. Por ejemplo, el “atributo”, un concepto que se asocia a la propiedad de un objeto (como el tamaño, el color, la longitud, la forma).

En esta actividad, según se explica en un video del sitio Erikson early math collaborative, el rol del adulto es fundamental.

La persona a cargo del bebé no debe simplemente leer una historia, también debe hacer énfasis en la materialidad del libro que idealmente debería tener elementos que se puedan tocar y sentir. El adulto, entonces, debe apoyar la comprensión receptiva del niño de aquellos “atributos” que se perciben a través del tacto, a lo largo de la lectura.

Si bien los niños no pueden vocalizar palabras reconocibles, su entonación en el balbuceo deja claro cuándo está haciendo una pregunta o una declaración. El adulto tiene que aprovechar eso para seguir captando la atención del bebé a través de gestos, o acciones que permitan hacer énfasis en los “atributos”. De esta forma, si un niño hace una pregunta a través del balbuceo y mientras tanto toca con sus manos una parte del libro que tiene una textura suave, el adulto debe responder la pregunta haciendo énfasis en este “atributo”. Por ejemplo: lo señala con el dedo y dice: “sí, es suave, siéntelo… ahora pasemos a otra página para ver qué más descubrimos”. “Mira, es un perro, siente su pata, es áspera”.

La vaca tiene una textura suave sobre el color rosado.

Así se debe continuar a lo largo de todo el libro.

De esta forma se genera una conversación entre el adulto y el niño mientras que, a través de las diversas texturas del libro, el bebé empieza a interiorizar los tipos de “atributos” que se asocian a los objetos o los personajes del cuento. Es sin duda una actividad simple, pero sobre todo importante para generar una interacción saludable con el niño mientras se aporta a su desarrollo y aprendizaje temprano.

Fuentes:

Developing Ideas of Attribute While Reading to Babies, Erikson early math collaborative.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
2018-05-17T18:02:45+00:00 mayo, 2018|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment