Actualidad - Testimonios

La Educación es la clave del cambio

“La Educación es la clave del cambio” es una frase que probablemente han escuchado más de una vez, es más yo la escuche durante la mayoría de mis años escolares. Solía decir que lo sabía y es más muchas veces la repetía, pero simplemente no me cuestionaba el porqué, y no lo hice nunca hasta mis primeros años de Universidad. Llegó el momento de dar la tan temida PSU y tomar decisiones sobre un futuro, más bien dicho sobre MI futuro. ...

“La Educación es la clave del cambio” es una frase que probablemente han escuchado más de una vez, es más yo la escuche durante la mayoría de mis años escolares. Solía decir que lo sabía y es más muchas veces la repetía, pero simplemente no me cuestionaba el porqué, y no lo hice nunca hasta mis primeros años de Universidad.

Llegó el momento de dar la tan temida PSU y tomar decisiones sobre un futuro, más bien dicho sobre MI futuro. Tuve la suerte de saber siempre que quería enseñar, y de tener unos padres que me apoyan en todo. Me gustaba el inglés, me gustaba el lenguaje y me gustaba la Educación Parvularia, pero poco antes de salir de 4to medio decidí que la Educación Parvularia encerraba en sí todos mis gustos y muy decidida fue la única carrera que postulé y afortunadamente quedé.

Durante los años de mi carrera y lamentablemente hasta hoy en día he pasado por muchos prejuicios: “ah, pero es que tu carrera es más fácil”, “ah, pero si las educadoras solo cantan y juegan”, “ah, ¿pero esa era tu primera opción o no quedaste en lo que habías elegido?”, entre tantos otros. Y me imagino que cualquier estudiante de pedagogía ha pasado por algo similar, y las razones del por qué pueden ser muchas, sin embargo lo importante ahora es demostrar lo contrario, que se sepa que nuestro trabajo como educadores es igual de importante que otros, después de todo ¿qué es más reconfortante que ser parte de la formación de una persona?, de no solo entregar conocimientos sino que transmitir inspiración, de transformar el aula en una instancia en donde no solo se aprende a sumar y restar sino que se aprende a cuestionar, reflexionar y fomentar una creatividad sin límites que sea capaz de mejorar no solo nuestra vidas sino la de una sociedad completa a través del propio descubrimiento.

Hoy, a mis 22 años soy una orgullosa Educadora de Párvulos titulada de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y luego de un largo camino de sonrisas y lágrimas valoro cada día más la importancia de mi carrera. Puedo entender además cómo la educación es la clave del cambio, cómo en ella se guarda la llave para las mejorías de un país. Ah, pero no olviden nunca que la educación formal no comienza en la enseñanza media o la enseñanza básica, comienza en la Educación Parvularia, y una buena base permite construcciones mucho más fuertes para el futuro. Las decisiones del mañana dependen de nuestras manos hoy.

De nuestras manos y nuestra vocación. En mi caso, mi vocación por enseñar y aprender de los niños y niñas, que no perderé nunca. Es ésta vocación la que me permite tomar decisiones que aseguren un futuro del que nuestros niños y niñas sean parte.

Y para quienes cuestionen mi vocación y por sobre todo mi elección profesional les respondo: mi trabajo no es solo para mi, trabajo y trabajaré por y para el futuro de un país. No hay nada más poderoso que eso. Para quienes dicen que las Educadoras nos dedicamos solo a jugar les diré una cosa: cada juego tiene un trasfondo y a los juegos nos alegran la vida, además, ¿a cuántos niños o niñas conocen que hayan perdido las ganas de aprender en el jardín infantil?.

Esperando que esta historia le sirva a más de alguien se despide con cariño
Rocío.

 

Comentarios

(3 publicaciones)
  • Magdalena:

    Me sentí demasiado identificada con tu carta. Yo estudio Pedagogía Básica, también por vocación. No postulé a ninguna otra carrera, y cuantas veces me han tapizado en comentarios de que la carrera es fácil, floja, etc.

    También, como “colega”, te quería felicitar por tus ideas,… Yo soy una convencida de que los niños son otra cosa cuando llegan a primero básico sin una educadora de párvulos que no los haya acompañado en el jardín. Se nota demasiado que les falta una base de conocimientos y de hábitos para aprender.

    Mucha suerte!

    Junio 29, 2010 at 6:27 pm
  • Jjocy:

    Pienso igual… cuantas veces no te han preguntado que estudias?? Educacion Parvularia… (el silencio clave) y el posterior a que lindo! :/ pero si eso es facil, cantar, recortar, pegar ¬¬
    Pero realmente si la gente estuviera informada y supiera la importancia de la educacion en los primeros 6 años de vida, ahi recien seria valorada y tomada encuentra nuestra labor, no somos cuidadoras de niños/as, ni niñeras, somos educadoras de los que proximamente seran personas adultas y el futuro de un pais, de nuestro pais.
    Y el juego, si al jardin se va a jugar pero es una experiencia enriquecedora por la cual se aprende mucho, desde palabras, pasando por los habitos y valores.

    Eres seca Rocio ex compañera de cole, y futura colega :)

    Mucho exito!!

    Julio 19, 2010 at 4:02 am
  • Mary Gallardo:

    Hola Rocio, he leido atentamente tus palabras, y en realidad para ser Educadora hay q tener vocacion, pese a todos los prejuicios de los demas, yo me matricule en un Instituto para estudiar la carrera,pero en internet he leido tantos comentarios malos del Instituto q nose si tomar la carrera, se llama Valle Central, talves me puedes ayudar, ya q tu estas en el rubro y sabes si con el titulo de ese Instituto se puede trabajar, ya q no me gustaria estudiar x nada,talves me falto informarme +, espero q puedas contestar te lo voy agradecer, mi correo es marynancy4@gmail.com me despido Mary

    Julio 25, 2010 at 7:40 am

Agregar Comentario