Esta fundación y sus profesores se la juegan por rescatar la formación en oficios

Inicio » Noticias » Esta fundación y sus profesores se la juegan por rescatar la formación en oficios

Esta fundación y sus profesores se la juegan por rescatar la formación en oficios

Escrito por: Mauricio Arias

Mayo 24, 2016

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En nuestro programa “Cooperativa Elige Educar” del 01 de mayo, tuvimos el privilegio de conocer la incansable labor de la hermana Karoline Mayer, presidenta de la Fundación Cristo Vive, institución que trabaja en los sectores más vulnerables en educación inicial, formación profesional en oficios, salud familiar y residencia de acogida, entre otras áreas.

En esta oportunidad, quisimos conocer más detalles sobre la formación de jóvenes y adultos, en su mayoría estudiantes que en algún minuto abandonaron la escuela. Conversamos con Paulina Barberán, directora de esta área, que cada año imparte a cientos de jóvenes cursos y capacitaciones en diversas materias como electricidad, soldadura, pintura, mecánica automotriz, floristería, diseño, salud y gastronomía en sus cinco sedes (Huechuraba, Recoleta, Santiago, Puente Alto y Peñalolen). En esta tarea, los profesores se convierten en un apoyo fundamental no sólo en la entrega de contenidos, sino en la motivación diaria de los estudiantes.

Además de la formación, la fundación se encarga de gestionar a cada estudiante una práctica laboral para que puedan integrarse al mundo del trabajo. “A diferencia de otros cursos, partimos de la base del aprender haciendo, por lo que nuestro foco más importante es implementar espacios con equipamientos personales que les permitan simular un puesto de trabajo. Durante la capacitación ellos pueden emular la actividad que después van a desarrollar bajo la supervisión de un docente”, señala Paulina.
.

-¿Cuáles son los principales desafíos que tienen en la formación?

“Además de que los recursos dependen hoy de la asistencia de los estudiantes al programa, a esto se suma que dicha asistencia es muy intermitente, debido a que sus contextos son muy complejos y, en muchos casos, ligados a problemas de drogadicción. Muchas veces los chiquillos no se toman en serio la formación, porque son muy cortoplacistas, entonces para ellos la formación está en función de algo que sea muy rápida y les permita ganar plata lo antes posible, así que hay mucha deserción. En el caso de los adultos, como nosotros trabajamos con recursos públicos a través del Sence, muchas veces hay restricciones para formarlos, porque hay programas que si tienen más de 6 cotizaciones al año no pueden participar”.
.

-En los cursos pueden tener jóvenes desde los 18 años hasta adultos de 60, ¿cómo trabajan esa diferencia etaria?

“Es complejo porque sus intereses y formas de aprendizajes son distintas, y la manera de relacionarse es diferente también, así que hay que conjugar muchas cosas. Uno de los desafíos es la formación de los docentes, ya que requieren estar en permanente aprendizaje de nuevas metodologías para enfrentar esta diversidad. Lamentablemente, los recursos para eso no existen, y aquí lo hacemos a pulso, por lo que se requiere gran compromiso, porque no sólo trabajas con personas diversas, sino que también tienen muchas problemáticas. La droga en el caso de los jóvenes, la cesantía en los adultos y la violencia intrafamiliar en el caso de las mujeres”.
.

-¿Cómo fomentan la motivación en estos casos?

“Con las mujeres hay un acompañamiento permanente por un equipo de psicólogos y asistentes sociales. Ese equipo se preocupa de atenciones particulares y las derivaciones que correspondan. Por otro lado, los docentes están atentos para identificar estas problemáticas e informarlas para hacer las intervenciones. Ellos están permanentemente motivando a los chiquillos, y para eso es fundamental tener gente que de verdad crea en le proyecto, porque a muchas personas les cambia la vida con estas capacitaciones. Hay un porcentaje importante de casos que, a partir del oficio, pueden trabajar, lo que es un peldaño para seguir estudiando, porque descubren que tienen capacidades y pueden aprender. Cerca de un 10% de nuestros estudiantes terminan con su título universitario. A muchas mujeres les sirve para salir de la violencia, cambiando su vida y la de sus hijos”.
.

-En nuestro programa de radio, la hermana Karoline decía que Chile es de los pocos países donde los oficios no son reconocidos como profesiones, a diferencia de un médico o abogado…

“Tiene que ver con nuestra cultura, que es muy discriminadora en estos temas. Incluso, no es lo mismo un ingeniero de una universidad tradicional que uno de una privada. En el caso de los oficios y la capacitación laboral, ni siquiera están incorporados al sistema escolar o son parte del Ministerio de Educación, ya que la formación es un área que nace del Ministerio del Trabajo, encargado de las capacitaciones, y está asociada al perfeccionamiento de un oficio. Hemos logrado que ambos ministerios conversen, porque independiente de que sean cursos y capacitaciones menores, deberían tener una certificación desde el Mineduc. Además, trabajamos con planes formativos serios y realizamos levantamientos curriculares completos, considerando competencias, aprendizajes, criterios de evaluación, contenidos, actividades y herramientas, por lo que deberían tener esa certificación”.
.

¿Qué opinas sobre el trabajo que hace la fundación para formar profesionalmente a miles de jóvenes y adultos? ¡Comenta con nosotros! Y Si quieres conocer más sobre los cursos, inscripciones y requisitos de la formación profesional en oficios visita el siguiente link.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
2016-09-28T17:31:20+00:00 Mayo, 2016|Noticias|Comentarios desactivados en Esta fundación y sus profesores se la juegan por rescatar la formación en oficios