Tecnología

Inicio » Tecnología
  • Mónika Dockendorff, la profesora de matemática que forma a futuros profesores

    Cuando Mónika Dockendorff (40 años), profesora chilena de matemática en educación media, habla de su vocación agita las manos, abre los ojos a su máxima capacidad y sonríe. Habla fuerte y con convicción. “Fue una profesión que finalmente me hizo sentido”, cuenta. Lo dice así, usando la palabra “finalmente”, porque fue después de estudiar canto lírico, arquitectura y de titularse en ingeniería comercial, que llegó a la pedagogía a los 33 años de edad.

    “Esa experiencia de enseñar, de darme cuenta de que eso servía para algo, de que esto en el fondo gatillaba progreso en las personas, me hizo todo el sentido del mundo en el fondo y finalmente yo creo que esa vocación estaba ahí latente, lo que pasa es que no la había encontrado. Esa fue una decisión bastante pensada, bastante analizada y buscada, la verdad es que no estaba satisfecha con lo que yo había estudiado. Había ejercido en distintos ámbitos de organizaciones sin fines de lucro, buscando por esa orientación a ver si me satisfacía el fin que perseguía la institución, pero tampoco fue así. Sentí entonces una especie de angustia, un sinsentido y recurrí a experiencias que me habían producido satisfacción. Una de ellas había sido trabajar enseñando en el Centro Cívico de San Joaquín a adultos que no habían terminado la enseñanza media”, cuenta.

    Al tomar la decisión, postuló a un programa de formación pedagógica, obtuvo una beca para financiar sus estudios y durante un año realizó un Programa de Formación Pedagógica en la Facultad de Educación de la Universidad Católica. Realizó sus prácticas en el colegio San Ignacio Alonso de Ovalle y una oferta de trabajo, la llevó al Liceo Estación Central, lugar donde ejerció la docencia durante cuatro años, hasta que decidió cambiar su rumbo. Ahora forma a los futuros profesores de Chile.

    “En el colegio San Ignacio Alonso de Ovalle, que es un colegio actualmente particular, querían que me quedara. Pero como debía retribuir (con un año de trabajo en colegios particulares subvencionados o municipales) y como a mi me hacía todo el sentido contribuir donde más se necesitaba, es que me fui al Liceo Estación Central. Busqué empleo, todas las ofertas que tuve fue de particulares o de subvencionados. Y el primero municipal que llegó fue el Liceo Estación Central, y dije que sí al tiro. Así que en el fondo, yo tenía una convicción muy clara de que quería estar ahí donde yo pensaba que se podía contribuir más, donde el impacto fuese mayor”, cuenta.

    Pedagogía, un gran opción de desarrollo profesional

    La decisión no fue tema dentro de su círculo más cercano, asegura. “Yo lo plantee de una manera tajante y mi familia, mi círculo más cercano, siempre me apoyaron. Mi marido que es lo más importante, me apoyó. Y él muy contento, porque en el fondo también vio florecer de alguna manera mi desarrollo profesional.”, cuenta.

    Aunque ya no es docente del Liceo Estación Central, después de cuatro años de labores, asegura que ese fue el trabajo que mayores enseñanzas le ha dejado. “Ahí aprendí a ser profesora”, cuenta. De este período, Mónika atesora grandes recuerdos y una bella relación de amistad con un ex-alumno, a quien una vez al año, le regala libros de matemática. Se trata de Pablo Calcumil, un estudiante de ingeniería civil en informática.

    “Yo creo que uno toca ciertas vidas de alguna manera (…) Pablo era un chiquillo que demostraba un talento matemático extraordinario, era como descubrir a un pequeño genio… Y bueno, a él lo mandé al TRM, al taller de razonamiento matemático en la Católica e inicialmente superaba sus conocimientos, estaba bastante perdido y no porque no tuviese la capacidad. Entonces estuve ahí apoyándolo para que no desertara, que fue lo que me pasó con todos los otros alumnos que mandé, todos desertaron, excepto él. Entonces fue ayudarlo ahí, con problemas muy desafiantes, dedicándole mucho tiempo, llevándole cosas extras a clases,  haciéndolo tutor”, cuenta.

    El futuro está en los nuevos docentes

    Desde 2014, y después de varios años de co-docencia en el Liceo Estación Central con un profesor de la Facultad de Matemática de la Católica, Dockendorff empezó a trabajar en la Pontificia Universidad Católica de Chile en temas de  tecnologías de la información y la comunicación (TIC).  Actualmente realiza clases a estudiantes depedagogía y, desde entonces, se ha convertido en una experta en GeoGebra, una aplicación que abre un abanico de posibilidades para que la matemática sea más interactiva y se dedica a enseñar a futuros profesores cómo utilizar el software tecnológico para complementar el contenido.

    La decisión de dejar las aulas de la educación media, se debió a sus ganas de preparar a futuros profesores. “Me hace mucho más sentido”, asegura.

    Desde esa plataforma, nos habla sobre la necesidad de que sean más los jóvenes que se sumen a la docencia. “Yo creo que hay muchos jóvenes que sienten las ganas, el interés por ser profesores y eso hay que tomarlo, hay que escucharlo. Eso le habla a uno, esas vocaciones están ahí y esto se aprende, es muy difícil porque en la docencia juegan demasiadas variables a la vez y por supuesto lo estímulo, los invito y los llamo, porque es lo más entretenido que hay y es un trabajo en el que nunca te puedes aburrir porque siempre hay otra gente involucrada, hay otras estrategias, siempre todo está cambiando, es muy cambiante, es muy entretenido. Las condiciones actualmente son mejores que antes, está sobre el tapete que esto es lo más importante, pero hay que ser paciente, lograr frutos y verlos, eso toma mucho tiempo”, finaliza.

Mónika Dockendorff, la profesora de matemática que forma a futuros profesores

2017-10-10T08:53:26+00:00 Septiembre, 2017|Los profesores importan|

Le preguntamos a un estudiante de pedagogía si conocía alguna profesora universitaria que estuviera marcando la diferencia. La respuesta fue única e inmediata ¡Mónika Dockendorff! Fuimos a conocerla y les trajimos su historia.

  • Crash Course: un exitoso proyecto audiovisual educativo que no puedes dejar de ver

    Crash Course (Cursos Intensivos) es un canal de YouTube creado por los hermanos Hank Green y John Green quienes en los últimos años se han dedicado a dar lecciones de 10 a 15 minutos sobre diversos temas. Su propuesta es muy atractiva pues además de abordar áreas como Astronomía, Anatomía y Fisiología, Historia del Mundo, Biología, Química, Literatura, Ecología y Psicología, los hermanos hacen uso del humor y el carisma para crear clases que sean realmente divertidas para sus espectadores. Su objetivo de hecho, es que el aprendizaje sea entendido como algo divertido y útil.

    Aunque los hermanos Green crearon este espacio para todas las personas que quieren aprender, invitan especialmente a los profesores para que hagan uso de estos videos en sus salas de clase.

    En ese sentido, Crash Course es una herramienta pedagógica útil para complementar temas abordados en el aula, o incluso como un instrumento práctico para los estudiantes que buscan repasar algunas ideas vistas en clase.

    Un discurso entretenido, animaciones coloridas, textos y explicaciones muy didácticas han hecho de este canal una propuesta única y muy exitosa.

    Con 6,373,955 de suscriptores, Crash Course se ha convertido en un referente importante de propuestas educativas innovadoras que están arrasando en Internet. Y no sólo porque adaptan el contenido a las necesidades de hoy, sino porque toman los mejores elementos de un buen docente para captar la atención de los millones de usuarios que los siguen. Aunque el proyecto fue creado y realizado por estos dos hermanos, ahora más de 10 expertos comparten sus conocimientos a través del exitoso canal.

    Lo mejor, es que muchos de sus videos están subtitulados en español, lo que por obvias razones les ha permitido trascender las fronteras a través de un aprendizaje global y transversal.

    Si eres uno de esos docentes que buscan constantemente soluciones innovadoras que enriquezcan el trabajo diario, entonces no puedes dejar de explorar Crash Course. ¡Te va a encantar!

Crash Course: un exitoso proyecto audiovisual educativo que no puedes dejar de ver

2017-09-22T09:33:12+00:00 Septiembre, 2017|Actualidad|

Dos hermanos encontraron la mejor fórmula para captar la atención de quienes quieren aprender. ¡Conócela acá!

  • Corto cinematográfico: una forma de empoderar a tus estudiantes

    Jaione Pozuelo es profesora de ciencias naturales en el Instituto Bilingüe de Educación Secundaria Antonio de Nebrija en Móstoles, España. En esta charla de cinco minutos, ella comparte brevemente un proyecto de la metodología ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos) que fue la clave para empoderar a sus estudiantes. Éste consistió en elaborar a lo largo de nueve meses un cortometraje para concursas en un festival de cortos educativos. Lo que buscaba Jaione era convertir a sus alumnos en los principales actores del aprendizaje y esta actividad fue perfecta para lograrlo. Durante la ejecución de esta actividad, la profesora asegura que experimentó algo que jamás había vivido en sus años como docente: se sintió “inútil” en el mejor sentido de la palabra. ¿Por qué? Porque efectivamente, los estudiantes fueron los líderes de un proyecto que sólo generó grandes motivaciones.

    Los tres pilares

    Jaoine asegura que los tres pilares fundamentales de este proceso para empoderar a los estudiantes fueron:

    La motivación: elemento fundamental de cualquier actividad que se realice en clase

    La asignación de roles (director, guionista, camarógrafo… ): en este punto, la profesora insistió mucho al comparar la realización de un cortometraje con una especie de máquina donde todo eran piezas claves. Además, cada estudiante tuvo la oportunidad de escoger su papel según sus intereses.

    La capacitación: los estudiantes tenían que aprender elementos de cada uno de sus roles. Para eso, ella hizo uso de la página del festival que ofrecía una página de formación.

    Al inicio del proyecto, Jaoine fue una guía, pero más adelante el proyecto despegó sólo y los estudiantas actuaron de manera autónoma.

    Era tal su entusiasmo, que superaron sus expectativas. Ellos se auto exigían al máximo y sorprendían a su profesora realizando actividades relacionadas a los cortometrajes (como un casting de actores), a la hora del recreo. En total, a lo largo del proyecto desarrollaron tres cortos que fueron presentados en el festival. Y aunque no ganaron ningún premio, ella y sus alumnos estaban más que satisfecho por haber sido parte de una iniciativa que cambió por completo el proceso del aprendizaje.

Corto cinematográfico: una forma de empoderar a tus estudiantes

2017-09-22T08:35:49+00:00 Septiembre, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños, Comunidad escolar|

A través de un proyecto basado en la metodología ABP, esta profesora consiguió que sus estudiantes fueran protagonistas autónomos de su aprendizaje.

  • Escolares crean enchufe que previene el temible sobreconsumo

    Dispositivo se conecta a cualquier red inalámbrica para controlar el gasto energético de diversos aparatos.

    De San Antonio a Ucrania

    Ignacio Álvarez, Patricio Orrego y Eduardo Romero, alumnos de 4° Medio de la Escuela Industrial de San Antonio, aún no asimilan bien todo lo que vivieron la semana pasada. En Odesa, Ucrania, representaron a Chile en la “SAGE Global World Cup”, desafío que reunió iniciativas tecnológicas de alto impacto creadas por jóvenes de 22 países. Desde allá se trajeron el tercer lugar y 2 premios de la ONU en una categoría especial de desarrollo sustentable apuntando al 2030.
    ¿Cómo lograron estos reconocimientos? Junto a su profesor de Electrónica y Emprendimiento, Eleazar Baeza, desarrollaron un avanzado enchufe inteligente que permite gestionar a distancia el consumo de aparatos conectados a la red eléctrica; también facilita un uso responsable de la energía e incluso previene accidentes por sobrecarga de artefactos.

    Aparato integral

    Hace poco más de un año, este equipo trabaja a toda máquina en una solución integral para dos grandes temáticas. “Por un lado, el ahorro y eficacia de la energía convencional, que seguirá siendo la más usada por largo tiempo considerando que es la que posee el 80% de la población mundial. A eso sumamos los 90.000 incendios al año por fallas eléctricas, que es el mayor causante de este tipo de siniestros”, explica el profesor. Tras largas jornadas de ensayo-error ya cuentan con un prototipo funcional que sorprende en cada lugar donde es presentado.
    e-Plug es un enchufe portátil de plástico reciclado de 25 x 15 cm con un desarrollo de hardware, programación de microprocesador y una aplicación para iPhone (pronto en Android). Al enchufar cualquier aparato eléctrico en un e-Plug, puedes manejarlo a distancia mediante conexión inalámbrica a través de la app.

    ¿Cuáles son sus funcionalidades?

    1) Encender y apagar los dispositivos conectados (por ej., prender tu estufa con el celular 15 minutos antes de llegar a casa).

    2) Temporizar horarios de encendido y apagado (útil como sistema antirrobos y para programar riegos).

    3) Visualizar gráficos de consumo en tiempo real y generar valor estimativo en kWh adaptados a la
    moneda local.

    4) Programar alertas de sobreconsumo eléctrico.

    5) Cortar automáticamente el paso de energía a dispositivos en casos de sobrecarga o falla eléctrica.

    Quizás la mayor gracia de e-Plug es la posibilidad de evaluar en línea y a diario el consumo eléctrico de determinados aparatos; programando alertas de sobreconsumo, por ejemplo, un usuario podrá saber si esa estufa eléctrica recién comprada va a desbarajustar o no sus cuentas de luz.

    Cambiar el mundo

    Los estudiantes presentaron su avance en Europa tras ganar Go! Innova, concurso organizado por el Centro de Desarrollo para la Educación Media de Inacap en el marco del programa de emprendimiento “Exploro Mi Camino”. Ahí superaron a 719 proyectos escolares. “Desde que conocimos este proyecto supimos que tendría muchas posibilidades de éxito. El enchufe inteligente fue altamente valorado por expertos internacionales, ya que responde de manera más eficiente que las existentes a tendencias del mercado domiciliario e inmobiliario”, comenta Gonzalo Toledo, director de relacionamiento con la educación media de Inacap y miembro del jurado en Ucrania.

    “Todo esto empezó como un juego y no le veíamos mucho futuro. La percepción de la gente frente a un producto de este tipo nos hizo ilusionarnos y sentir que podíamos aportar para cambiar el mundo”, reflexiona Patricio Orrego, quien quiere estudiar Marketing o Electrónica para seguir ligado a esta iniciativa y generar nuevos artefactos con valor para las personas.
    Ahora buscarán financiamiento para la fase comercial del dispositivo. Proyectan que con $20 millones podrán salir al mercado.

    Conoce más sobre el enchufe inteligente en http://www.e-plug.cl/

    Consumo consciente

    En su rol de jefe de proyectos de educación en la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE), Francisco Campos siguió el paso a paso de estos entusiastas sanantoninos: “Rescato su capacidad de enfocar el aparato en las necesidades de la gente, siendo una tecnología simple, accesible y eficiente a nivel doméstico. Tiene el plus de ofrecer registro en línea del consumo, lo que le permitirá a un usuario consciente ahorrar hasta un 20% en el total de una cuenta, que corresponde a electrodomésticos energizados y no usados”, detalla. “El dispositivo es tan completo que debería ser exitoso cuando salte al mercado. Es de esos avances que tienen razón de ser y van más allá de un simple artefacto, tiene corazón y sensibilidad social, aspectos que en estos tiempos marcan diferencias”, reflexiona.

Escolares crean enchufe que previene el temible sobreconsumo

2017-08-22T09:56:20+00:00 Agosto, 2017|Actualidad|

El proyecto fue liderado Eleazar Baeza, profesor de Electrónica y Emprendimiento, y tres estudiantes de la Escuela Industrial de San Antonio.

  • Si quieres potenciar la investigación científica en tu escuela ¡esta invitación es para ti!

    El Proyecto Asociativo Regional (PAR) Explora de CONICYT RM Sur Oriente, invita a todos los docentes, niños y jóvenes investigadores a enviar trabajos para ser parte del XII Congreso Regional Escolar de la Ciencia y la Tecnología 2017. La actividad  se desarrollará en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, entre el 19 y el 20 de octubre.

    Se trata de una gran feria científica y tecnológica de investigación escolar, donde estudiantes presentan sus proyectos, comparten e interactúan con sus pares de otras comunas. Además de participar en conversaciones con científicos de distintas disciplinas y disfrutar al aire libre con actividades recreativas.

    Los interesados, pueden enviar trabajos en las siguientes categorías:

    A. Ciencias Naturales: Son actividades de investigación de carácter experimental o no experimental, tales como investigaciones observacionales descriptivas o analíticas, orientadas a generar nuevos conocimientos en las distintas áreas de las ciencias, ya sean ciencias biológicas, físicas, químicas, de la Tierra, médicas, de la salud, agrícolas, entre otras.

    B. Ciencias Sociales: Actividades de investigación de carácter experimental o no experimental, tales como investigaciones observacionales descriptivas o analíticas, orientadas a generar nuevos conocimientos en las distintas áreas de las ciencias sociales, tales como historia, geografía, psicología, sociología, entre otras.

    C. Ingeniería y Tecnología: Corresponde a la creación u optimización de productos, materiales, dispositivos, procesos, sistemas o servicios, destinados a la satisfacción de una necesidad concreta y/o a la solución de un problema detectado. En el desarrollo de proyectos tecnológicos se utilizan los conocimientos y las técnicas existentes, así como habilidades y experiencias prácticas.

    La invitación está dirigida a establecimientos educacionales de 13 comunas de la Región Metropolitana: Pedro Aguirre Cerda, San Miguel, San Joaquín, Macul, Peñalolén, La Cisterna, San Ramón, La Granja, La Florida, San José de Maipo, La Pintana, Puente Alto y Pirque.  Los proyectos serán evaluados por destacados investigadores del país.

    ¡No te quedes fuera! Las postulaciones estarán abiertas hasta el viernes 25 de agosto de 2017.
    Más información en el sitio web de explora  o en  [email protected]

Si quieres potenciar la investigación científica en tu escuela ¡esta invitación es para ti!

2017-08-09T16:39:33+00:00 Agosto, 2017|Actualidad|

Pueden participar estudiantes desde quinto básico hasta tercero medio que deseen aportar al quehacer educativo, científico y tecnológico del país.

  • Las charlas TED entran al colegio para fomentar el pensamiento crítico y el debate

    Hace cuatro años, la organización estadounidense decidió crear una plataforma global que invita a escolares de entre 8 y 18 años a formar clubes de conversación basados en su modelo de charlas cortas. Hoy son cerca de 4 mil las instituciones que lo aplican.

    Thiago cree que es importante hablar del daño que causa el uso excesivo de antibióticos en la sociedad, Arie pasa el día imaginando cómo sería un futuro en el que la energía solo dependa del sol e India piensa que es un poco raro que algunas mujeres afroamericanas sientan vergüenza de lucir su pelo al natural. Los tres jóvenes -provenientes de Brasil, Indonesia y Estados Unidos- son parte de los 10 alumnos que a mediados de junio viajaron hasta Nueva York para conversar sobre este y otros temas.

    Hasta ahí llegaron para participar en la semana TED-Ed, cinco días dedicados a compartir ideas interesantes entre escolares de enseñanza básica y media de todo el mundo. Justamente, difundir ideas que valen la pena ( worth spreading ) es el lema de las charlas TED, conferencias de menos de 18 minutos en las que una persona habla a una audiencia sobre algo que le apasiona. Estos discursos se graban y se comparten a través de una serie de plataformas en la web.

    Las charlas TED-Ed siguen este modelo, enfocándose de forma específica en temas de educación y juventud. Hace cuatro años y ante el éxito que estaban teniendo entre la población joven, el equipo detrás de TED decidió crear clubes escolares centrados en enseñar a niños de todo el mundo a compartir sus ideas de forma clara, concisa y entretenida. Para ello crearon un sitio web ( https://ed.ted.com/clubs ) en el que invitaban a escolares de entre 8 y 18 años a reunirse con otros compañeros, discutir sobre distintos temas que les interesaran y más tarde grabarse hablando de forma crítica al respecto. Todo esto bajo la guía constante de especialistas de la organización, quienes desde Estados Unidos entregan pautas virtuales respecto del avance logrado.

    “Seguimos un currículum diseñado especialmente por TED, que en nuestro caso está calculado en 14 sesiones. En cada una realizamos una exploración donde los alumnos indagan en temas que les motivan y reflexionan sobre ellos. El programa está muy bien diseñado; recibimos asesoría grupal a través de videoconferencia y también estamos conectados por correo y redes sociales”, comenta Paula Neill, rectora del colegio Almondale Lomas de Concepción, uno de ocho establecimientos chilenos que han optado por crear un TED-Ed Club en el país. En su caso, está a cargo de la profesora Daniela Kattan y en él participan 14 jóvenes de 1° y 2° medio, quienes se quedan los jueves después de clases a conversar.

    Conectados

    Los TED-Ed Clubs son alrededor de 4 mil a nivel mundial, comenta a “El Mercurio” la directora del programa, Ashley Kolaya. “Cada club sube a internet los videos de sus alumnos. Una vez recibidos, mi equipo se dedica a revisar cada charla con el objetivo de destacar algunas en nuestro boletín informativo, en el canal oficial de YouTube o para invitar algunos niños a participar en la semana TED-Ed”.

    Por ahora se han desarrollado solo dos semanas TED-Ed; la primera en diciembre de 2016 y la más reciente hace unos días, en el encuentro donde participaron Thiago, Arie e India, entre otros jóvenes. “Surgieron una variedad increíble de temas, entre ellos los límites éticos de la inteligencia artificial, los héroes del día a día, qué tan factible es erradicar la contaminación de los océanos o cómo lidiar con el trastorno de déficit de atención”, indica Kolaya.

    “Las ideas de los alumnos son muy buenas. Dan a conocer su punto de vista personal acerca de temas tan diversos como el aumento del contagio del VIH en adolescentes por culpa de la falta de comunicación con sus padres, los perros como compañeros de vida o la importancia de tener una tarjeta de memoria universal”, ejemplifica Luis Morales, profesor de inglés del colegio San Ignacio Alonso Ovalle y docente a cargo del TED-Ed Club de ese establecimiento. Desde este año, sus ocho miembros se reúnen todos los martes después de clases.

    “Como profesor de inglés, encontré que esta era una oportunidad tremenda para la práctica del idioma”, comenta Morales.

    Lo mismo piensan desde la organización TED, que también prioriza que los escolares sean capaces de debatir y expresar su punto de vista a través de argumentos fundamentados, una de las habilidades del siglo XXI a las que apuntan entidades como la OCDE y la Unesco.

    En el colegio y con la ayuda de este taller extracurricular en particular, “instamos a los alumnos a pensar en forma creativa y participar en actividades que los conectan con pares del exterior”, agrega Paula Neill. “Pronto participaremos en nuestro primer Connect Week, que es un espacio donde se juntan TED-Ed Clubs de diferentes partes del mundo para conversar e intercambiar experiencias”.

Las charlas TED entran al colegio para fomentar el pensamiento crítico y el debate

2017-08-07T14:38:08+00:00 Agosto, 2017|Actualidad|

Ocho establecimientos chilenos ya aplican el formato que puede ser utilizado para prácticar inglés, desarrollar habilidades sociales y potenciar diversos contenidos.

  • El futuro de la escuela: ¿Más tecnología y menos docentes?

    Informes internacionales pronostican un importante cambio de rumbo en la educación para los próximos 25 años; qué dicen los especialistas argentinos.

    Acceso pleno a la educación , menos docentes, más tecnología, redes sociales más sofisticadas, clases personalizadas, realidad virtual, materias flexibles, formación continua que no culminará con la graduación en el nivel superior, alumnos obligados a ser mínimamente bilingües, aulas con otro formato donde las hileras de bancos desaparecerán…. Estos son algunos de los cambio que varias investigaciones internacionales conciben como parte vital de la escuela dentro de 25 años.

    Según lo señala un informe de la Organización Getting Smart, dedicada a estudiar temas relacionados con la educación,en 2035 el acceso a la misma será más sencillo gracias a las tecnologías móviles y al crecimiento masivo de los puntos de conectividad que cubrirán todos los núcleos poblacionales, aún los más alejados. La investigación muestra que las habilidades básicas de la educación como sumar, restar y leer ya comenzaron a evolucionar y dentro de dos décadas, al menos en los países más desarrollados, pasarán a ser la gestión de proyectos, la colaboración y el dominio de, al menos, dos o tres idiomas.

    Otra guía para imaginar la escuela del futuro se puede encontrar en el Observatorio de Tendencias Coolhunting Community, que presentó a principios de este año un informe titulado “10 Tendencias en Educación”. La primera de las tendencias habla de “empoderar a los alumnos”, con el objetivo de estimular su talento y su vocación. Otra, el desarrollo de la actividad física. Y aparece en el futuro la meditación como una novedad escolar. También la tecnología se hace presente varias veces en estas tendencias al señalar que la escuela del futuro creará plataformas virtuales donde alumnos, docentes y padres estarán conectados de modo permanente. Dentro de estas tendencias aparece la llamada “gamificación educativa”, que llegará para quedarse con mucha fuerza y consistirá en implementar juegos en el aula con premios y recompensas con el fin de dinamizar el aprendizaje y afianzar los conocimientos.

    ¿Qué pasará en la Argentina?

    “Estamos seguros de que, dentro de 25 años, las escuelas argentinas van desarrollar estructuras mucho más flexibles”, dice a LA NACIONSoledad Acuña, ministra de educación de la Ciudad de Buenos Aires, y agrega: “Más flexibles respecto a la sociedad, es decir que tendrán mayor capacidad para adaptarse a los cambios y ofrecerán respuestas a las necesidades tanto del mercado del trabajo como del mercado laboral, acompañando los valores que la sociedad le va imprimiendo. Pero también escuelas más flexibles respecto a los estudiantes, porque van a tener perspectivas mucho más personalizadas en relación al potencial y a los intereses de cada uno”.

    “No creo que sea tan distinta a la actual. Tiene que ser una escuela que contenga a los chicos, que les dé un marco sano y democrático de crecimiento y les enseñe saberes básicos”, dice Gustavo Iaies, especialista educación, y añade: “Me imagino una escuela ordenada, con maestros y directores más respetados por chicos y padres y más ajustados en sus intervenciones. Es una escuela que tiene que garantizar que esos aprendizajes básicos los adquieran todos, para poder indagar e innovar en el mundo en el que deberán vivir y desarrollarse después”.

    “Dependerá mucho de la capacidad del Estado de impulsar políticas educativas con financiamiento, creatividad y retroalimentación con el sistema”, señala por su parte Axel Rivas, co-director -del Programa de Educación del Cippec.”Para que las brechas entre lo público y lo privado no se expandan, es clave el rol del Estado en la creación de ecosistemas de innovación dentro del sector público y el desarrollo de una plataforma estatal de contenidos digitales llenos de posibilidades, creatividad y belleza. Hay que aprovechar las posibilidades de llegar a todos desde lo público”, remarca.

    “Uno de los desafíos de la escuela en los próximos años es que los chicos puedan seguir aprendiendo a lo largo de toda su vida y puedan ir adaptándose a los cambios enormes que la velocidad de la tecnología nos va imprimiendo. Nos imaginamos una escuela provocadora de talentos”, reafirma Acuña.

    ¿Las nuevas tecnologías cambiarán la escuela argentina?

    Según estos informes, la tecnología cambiará todo. Hoy ya existen muchas aplicaciones y dispositivos educativos que permiten crear nuevas experiencias educativas. Se cree que en el futuro existirán recursos en el aula, como por ejemplo la realidad virtual. Así el alumno podría caminar virtualmente por un museo, cruzar un puente, recrear un hecho histórico o ver presentaciones en 3D. Los videos, sonidos y textos interactivos formarían parte de las herramientas de aprendizaje.

    Vera Rexach, Especialista en TIC y Educación de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), no cree que la tecnología cambie demasiado en la educación argentina en 25 años. “Tampoco lo hará en otros países. No es solo cuestión de tecnologías digitales: las escuelas, como todas las instituciones arraigadas, cambian a ritmos más lentos, lo que no es indicador de inmovilidad, sino de dinámicas diferentes”, expresa.

    Rexach recuerda otros informes internacionales que analizaron el impacto de tecnologías emergentes en educación. “En ellos se viene hablando hace un buen tiempo de cuestiones como gamificación y videojuegos en el aula, realidad virtual, robótica, impresión 3D, flipped classroom. Se preveía que para 2014-2015 estas tendencias estarían más o menos integradas en las currículas escolares, y si bien algunos de esos conceptos nos parecen conocidos, no podemos decir que son lo usual en la mayoría de las escuelas”, argumenta la especialista.

    “La tecnología obviamente va a estar mucho más presente, pero no como un fin sino que tendrá que ser un mediador del proceso de aprendizaje, una herramienta para aprender. El lenguaje de la programación va a ser el segundo idioma natural y los campus virtuales y las plataformas interactivas serán las organizadoras del proceso de aprendizaje”, sostiene la ministra Acuña.

    ¿La tecnología reemplazará a los docentes?

    “No. Las escuelas tendrán la misma cantidad o más docentes pero con otro rol, con un perfil de guía o de facilitadores de los procesos de aprendizaje. Estarán enfocadas más en las capacidades que en los contenidos curriculares, no tantas asignaturas en compartimentos estancos sino más bien en áreas de conocimientos relacionadas y donde los docentes tendrán un rol de tutores o facilitadores de los procesos de aprendizaje”, concluye la ministra porteña.

    “No debería reemplazarlos”, señala, en tanto, el ex ministro de educación Andrés Delich.”Desde hace siglos que los chicos aprenden conocimientos transmitidos por adultos preparados. Luego comenzó a reunirse un grupo básico de esos conocimientos y a agruparlos en lo que conocemos como currícula. La fórmula docentes-currícula se mantuvo y resistió a todos los cambios a los largo del tiempo. ¿Por qué deberían ser reemplazados ahora? Sí se va a modificar y a adaptar su rol a la nueva era”, asevera.

    El futuro llegó hace rato

    Según las investigaciones citadas, la relación entre los maestros y las familias será más intensa en el futuro con la utilización de aplicaciones y redes sociales más sofisticadas.

    Este modelo de comunicación moderna ya cuenta con algunas experiencias en algunas escuelas privadas de nuestro país y está pronto a llegar a las escuelas públicas. “En dos meses lanzaremos una APP Para Familias”, cuenta a LA NACION Diego Meirino, subsecretario de planeamiento e innovación educativa porteño, y detalla: “Los padres podrán bajar esa APP que les permitirá desde su celular seguir y conocer desde el presentismo hasta las notas que obtienen sus hijos y sus tareas. Y contarán también con un sistema de alertas y un muro para interactuar con los docentes”.

    Para Meirino no se trata de renunciar al contacto personal entre los padres y los docentes, que define como “ideal”, pero cree que hay que generar otras vías de contacto. “En muchos casos y por distintas razones, a los docentes les cuesta mucho reunir a todos los padres”, asegura.

    Las nuevas tendencias disparan los primeros desafíos para la escuela

    “Algunas tendencias empiezan a combinar el uso de las plataformas adaptativas con inteligencia artificial y la gamificación, como incentivos para el aprendizaje con gratificación inmediata. Algo parecido a los videojuegos. Esta tendencia será tentadora, pero peligrosa. Puede llevarnos a extender el aprendizaje a toda hora del día pero difícilmente desemboque en capacidades críticas de reflexión histórica, social y científica sobre el mundo. Puede generar sujetos más especializados, pero me cuesta pensar en este modelo formando ciudadanos críticos y comprometidos”, advierte Axel Rivas.

    Vera Rexach señala que uno de los primeros desafíos “será entender que los cambios serán de abajo hacia arriba”. En ese sentido describe algunos retos a tener en cuenta, como “la portabilidad, las tecnologías móviles en los bolsillos y mochilas de los estudiantes, las tendencias hacia una cultura más colaborativa, la necesidad de rediseñar los espacios para nuevas infancias y nuevas juventudes, la posibilidad de utilizar inteligentemente las analíticas de datos, el convencimiento de que un aprendizaje profundo será más beneficioso y conveniente que uno puntual y basado en la aprobación de exámenes”.

    “No será la tecnología la que transforme la escuela. Será la sociedad, seremos todos”, finaliza la especialista.

El futuro de la escuela: ¿Más tecnología y menos docentes?

2017-08-04T11:11:09+00:00 Agosto, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños, Comunidad escolar, Padres y apoderados|

¿Cómo será la educación en la Argentina y el mundo dentro de 25 años? Te invitamos reflexionar de este interesante tema a través de la siguiente nota realizada por La Nación.

  • Cuando se aprende a programar no debieran existir las respuestas incorrectas

    Programa web Scratch no solo les enseña a los niños a crear juegos y animaciones, sino también a resolver problemas y a desarrollar la imaginación.

    “Muchos niños son fanáticos de las consolas de videojuegos, pero qué tal si les propones a ellos ser los diseñadores de sus propias creaciones. ¡Es genial!”, afirma Andrew Sliwinski, investigador científico del grupo Lifelong Kindergarten del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Ahí nació hace pocos años la primera versión de Scratch ( scratch.mit.edu ), plataforma gratuita en línea que permite a niños de entre 4 y 16 años aprender a desarrollar animaciones, juegos, historias interactivas y todo cuanto se les ocurra, moviendo y apilando bloques.

    “También la usan en la Universidad de Harvard para introducir a los nuevos alumnos al lenguaje de códigos, o en los cursos de enfermería para enseñarles a los adultos mayores a programar”, explica el estadounidense desde Burdeos, Francia, donde participa en una conferencia de Scratch. El próximo 31 de agosto y 1 de septiembre estará en Chile para exponer en Scratch al Sur 2017, charlas y talleres acerca del software que se llevará a cabo en el Auditorio de Fundación Telefónica.

    “Hoy el trabajar con códigos, tal como leer y escribir, es parte de la alfabetización universal. La programación puede empoderar a los niños y permitirles crear cosas únicas. Puede que a futuro muchos no quieran ser ingenieros computacionales, pero esto les brinda herramientas para resolver problemas, desarrollar el razonamiento lógico y también la imaginación y creatividad. Entender cómo funciona la tecnología en profundidad te va a ayudar tanto si eres un cocinero, un matemático o cualquiera sea el campo en que te desarrolles”, añade.

    Expresar ideas

    A juicio del diseñador e ingeniero, la plataforma creada por el MIT es muy distinta a otras herramientas para aprender a programar. “Otros programas se enfocan en que los usuarios resuelvan puzles y secuencias donde solo hay una respuesta correcta. Con Scratch buscamos que los niños expresen sus ideas, por lo que no hay respuestas incorrectas, sino que un sinfín de posibilidades”.

    Motivar a las niñas a aprender programación es otro de los objetivos de Sliwinski y su equipo. “La ciencia, la computación y la ingeniería han apartado a las mujeres. En Scratch hacemos actividades totalmente transversales, que no distingan edades, género o diferencias socioeconómicas, lo que motiva a muchos niños a sumarse a nuestro programa. Nos enorgullece decir que el 40% de nuestra comunidad en línea son niñas”, afirma.

    El próximo año se lanzará Scratch 3.0 y una de sus principales promesas es permitirles a los usuarios contar con más herramientas a la hora de crear sus proyectos. “La nueva versión va a incluir reconocimiento de voz. Por ejemplo, desarrollar un programa con el que puedas prender y apagar la luz con solo decirlo. Otra de las novedades es que los usuarios podrán conectarse desde sus tabletas y teléfonos inteligentes”, concluye.

Cuando se aprende a programar no debieran existir las respuestas incorrectas

2017-07-24T11:11:30+00:00 Julio, 2017|Actualidad|

"La programación puede empoderar a los niños y permitirles crear cosas únicas...esto les brinda herramientas para resolver problemas, desarrollar el razonamiento lógico y también la imaginación y creatividad", afirma Andrew Sliwinski

  • Adolescentes chilenos logran medalla en Olimpiada Mundial de Genios en Nueva York

    Un equipo chileno compuesto por un profesor y dos estudiantes lograron medalla de plata en la Olimpiada Mundial de Genios realizada en Nueva York, Estados Unidos.

    Se trata de los adolescentes de 15 años Felipe Islas y Luciano Imas, quienes cursan Segundo Medio en el Instituto Andrés Bello de Talca, los que con la guía del profesor de Química Fredy Segura alcanzaron el segundo lugar en el importante evento.

    En la ocasión los jóvenes talquinos dieron a conocer su gran descubrimiento: un antibiótico natural. Tal como confirmó Segura a BioBioChile, alcanzaron podio dentro de 750 proyectos que participaron.

    “Es primera vez que chilenos participan de estas olimpiadas, y ahora estamos en Manhattan porque vamos a celebrar”, agregó.

    Chile en la Olimpiada Mundial de Genios

    Estudiantes de Talca obtienen segundo lugar en Olimpiada Mundial de Genios en Nueva York: presentaron un antibiótico natural http://rbb.cl/h4ek

    Posted by Radio Bio Bio on Friday, June 16, 2017

     

Adolescentes chilenos logran medalla en Olimpiada Mundial de Genios en Nueva York

2017-06-16T23:59:33+00:00 Junio, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|

Alumnos de segundo medio del Instituto Andrés Bello de Talca y su profesor de Química Fredy Segura, nos demostraron que con perseverancia y compromiso todo es posible.

  • Si alguien te dice que tú no puedes, se equivoca

    Tenían las manos atadas… y sin embargo sus dedos danzaban, volaban, dibujaban palabras (Eduardo Galeano)

    “¡Disculpe! ¿Por qué en los equipos de gente que diseña los coles no hay niños y niñas, si somos nosotros los que vamos a pasar aquí más tiempo?” —preguntaba un poco soliviantada Paola, alumna de 6º B, a una profesional que les visitaba.

    “¿Por qué no empezamos por cambios pequeños y rápidos para que, los que estamos en 6º, podamos ver hechas nuestras propuestas, antes de marcharnos al insti?” —manifestaba Lidia.

    En el ‘post’ anterior describimos una experiencia colectiva de aprendizaje de toda una localidad… protagonizada por más de 250 alumnos y alumnas de entre 5 a 11 años, del Colegio Público de Educación Infantil y Primaria ‘Atalaya’ de Atarfe, en Granada. Nos ocupamos de un proyecto de colaboración de 9 docentes, con más de 500 madres, padres, abuelas o abuelos y con otros agentes socioeducativos de la localidad.

    Esta labor de aprendizaje y sensibilización consiguió dar sentido a las actuaciones de cuidado y de normalización de la diversidad funcional en el colegio y en la localidad. Una iniciativa pedagógica que, recordaremos, adoptó el nombre de CapaCiTados y con el que, el Colegio ‘Atalaya’ consiguió el premio ‘Acción Magistral, 2016’.

    Esther Diánez (profesora y tutora de 4º B) y José Alberto Martín (profesor especialista en el desarrollo de las competencias digitales en el alumnado) fueron los coordinadores. En la actualidad siguen liderando el impulso de nuevos proyectos pedagógicos en el Colegio ‘Atalaya’.

    En esta segunda entrega, nos ocupamos de mostrar las concepciones pedagógicas de base, las claves profesionales de la práctica docente de Esther y José Alberto. Se trata de sacar a la luz pública, de compartir y someter a escrutinio y diálogo, las razones que han otorgado sentido a su diaria tarea de enseñanza.

     

    “Al darle la voz a los alumnos y a las alumnas en la gestión de los proyectos conseguimos que nuestros retos ‘se vengan arriba’ y que nuestras pretensiones iniciales se disparen hacia metas más altas, en relación con la mejora social. Favorecemos que las tareas se hagan con mayor motivación, implicación y creatividad y, sin duda, alcanzando un mayor y mejor desarrollo competencial ¿No es eso, en definitiva, de lo que trata la escuela?” — afirman Esther y José Alberto.

    Ambos docentes consideran necesario que los estudiantes dispongan de referencias valiosas que motiven e inspiren su tarea de aprendizaje. Cuando no las encuentran cerca, las buscan en la aldea global.

    Un ejemplo lo encontramos en otro de los proyectos pedagógicos, desplegado a lo largo del curso 2014/15, `Un espejo en que mirarte´. Coordinado, en este caso, por Esther y que contó con la colaboración de José Manuel Escobero, por entonces profesor del Colegio ‘Atalaya’.

    68 científicas, incluida una Premio Nobel, redactaron una carta de motivación, poniéndole rostro al significado de una verdadera innovación: despertar en el alumnado las ganas de crear, investigar, soñar con metas grandes, gracias a la lectura de las cartas y al diálogo presencial con algunas de estas mujeres de referencia.

    Esther, se rebela frente a la tradicional adscripción de intereses y aspiraciones por razones de género y frente la distancia, demasiado habitual, de las niñas hacia las profesiones más científicas. Por eso, asumió que un proyecto de aprendizaje debía acercar, de manera personal, a cada estudiante con las reflexiones y vivencias de una profesional investigadora, para despertar la motivación e interés por el estudio de las ciencias, especialmente en el caso de las chicas, promoviendo el análisis crítico de una asunción pasiva de determinados roles asociados tradicionalmente a su género.

    El proyecto se nutrió de las aportaciones de científicas de un total de 12 países. Incorporó, además, una propuesta didáctica sustentada en la lectura de las cartas y ajustada a los posibles intereses de distintos niveles educativos.

    Proyecto ‘Cree en ti’. Plan de igualdad ‘Atalaya’. 2016. Esther Diánez

    Entre otros objetivos, había que suscitar la reflexión individual y colectiva, en profundidad, sobre las experiencias y aspiraciones que mostraban las cartas y las presentes en el entorno de cada grupo, en el lenguaje y en las relaciones cotidianas de los alumnos y las alumnas.

    La invitación:

    “Querida ___________:

    Te escribimos desde el Colegio ‘Atalaya ‘de Atarfe, en Granada. Somos un grupo de maestros y maestras que no nos resignamos a asomarnos a las cifras de fracaso escolar, de desmotivación, de abandono. Queremos torcer el brazo a ese conformismo que nos puede costar el futuro de este país y queremos hacerlo con más implicación, más compromiso, más trabajo y, —aquí necesitamos tu ayuda— más ciencia (…)
    Te proponemos participar en nuestro proyecto “Un espejo en que mirarte”, enviándoles un texto breve a nuestras alumnos y alumnas, invitándolas, retándolas a abrazar la ciencia, abriéndoles las puertas a lo mejor que han dado hombres y mujeres en miles de años de desarrollo, de investigación científica (…)

    Atentamente,
    Esther Diánez Muñoz. Coordinadora del Plan de Igualdad”
    (extracto de la carta invitación a participar en el proyecto)

    Proyecto ‘Cree en ti’. Plan de igualdad ‘Atalaya’. 2016. Esther Diánez

    Y, una de las 67 respuestas:

    “Qué pena que no te conozca porque me gustaría decirte esto mirándote a los ojos.
    Me llamo Luz. Si cuando tenía tu edad me hubieran dicho que acabaría siendo investigadora, me lo hubiera tomado como una broma de mal gusto. Me habría dolido porque hubiera pensado que estaban jugando con mis esperanzas y con cosas que parecen imposibles. Me habría enfadado, no se me daban bien los estudios y además lo último que me apetecía por las mañanas era enfrentarme al colegio otra vez.
    Quizás no me creas lo que voy a decir, y no hace falta que me creas, yo tampoco me lo habría creído, pero al menos recuérdalo.
    Si alguien te dice que tú no puedes, se equivoca. A mí también me lo dijeron. En serio. No está escrito quién puede y quién no puede. Por muy importante que parezca la persona que te lo dice, no lo sabe. Nadie sabe eso.
    Si alguien te da un consejo, piensa si esa persona es como tú quieres ser o no, antes de seguirlo. Piensa si ese consejo es válido para lo que tú quieres ser.
    Si te gusta algo, sigue con ello adelante. Nadie tiene la clave y nadie sabe lo que va a pasar (…). Tú sigue adelante. A un compañero mío del cole lo castigaban por cantar en clase y ahora está componiendo música de bandas sonoras, a otro también lo castigaban por mal comportamiento y ahora es guionista de cine. A mí me suspendían por faltas de ortografía y acabo de desarrollar un juego que hace que los niños y niñas mejoren su escritura (…). En serio. La ciencia no sólo trata de teorías grandes para dar explicación a las cosas grandes que pasan en el mundo. La ciencia también trata de ayudar a personas y puede impactar día a día. La manera de descubrir las cosas no está marcada por nadie, tú puedes descubrir lo que tú quieras (…). No hace falta que tengas claro tu sueño. Solo haz y trabaja por lo que te haga feliz, por lo que consideres justo y eso te llevará a tu pasión. Busca lo que realmente te gusta y piensa que, si quieres, puedes ser muy buena en ello. Porque puedes llegar a ser lo que quieras ser. Con determinación y esperanza,
    Luz Rello. Investigadora Predoctoral. Premio a la Mejor Investigadora Europea Joven 2013. Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicación. Universitat Pompeu Fabra.”

    El resto de las respuestas y la propuesta didáctica se encuentran para consulta en el documento ‘on-line’ del proyecto.

    Proyecto ‘Cree en ti’. Plan de igualdad ‘Atalaya’. 2016. Esther Diánez

    Por lo que hemos podido comprobar, plantearse retos sociales en la clase de 4ºB es algo indispensable. Siempre están ideando propuestas, analizando realidades y dialogando en busca de soluciones. En este trimestre —comenta Esther— nos traen de cabeza los proyectos de centro “Cree en ti” y “Crea tu cole”. El alumnado está transformando el centro, partiendo de sus ideas y propuestas.

    “El reto principal del proyecto ‘Crea tu cole’, como en el resto de proyectos, es la inclusión. Los niños son los que van a realizar un diseño del centro con espacios para la creación, el aprendizaje, las relaciones sociales … “Los alumnos y las alumnas sueñan con poder pintar y aprender a pintar como grandes artistas, con crear espacios para cantar o diseñar ropa, con quitar las mesas y trabajar en un puf… son muy bonitos y hay que escucharlos porque la escuela es suya. Estamos volviéndonos locos para hacer realidad esos sueños”- afirma Esther Diánez, en una reciente entrevista.

    Hace una semana les visitaba una diseñadora de interiores y una especialista en neuroarquitectura. Era verdaderamente sorprendente observar a los estudiantes opinando sobre los espacios:

    “¡Disculpe! ¿Por qué en los equipos de gente que diseña los coles no hay niños y niñas…”

    “Una batería de inquietudes asalta a los estudiantes cada vez que alguien les visita y posibilita abrir las mentes a nuevas ideas y propuestas. Periodistas, científicos (y sobre todo científicas), diseñadoras de trenes, fisioterapeutas, arqueólogos, astrónomos, y una lista interminable de profesionales han pasado por la clase; han generado nuevas inquietudes y mejores expectativas. Así que, aquí seguiremos… soñando y creando juntos el colegio Atalaya con la creencia firme de que la escuela es el verdadero motor de transformación social” (Esther Diánez y José Alberto).

    En la Universidad de Granada. Esther Diánez y José Alberto Martín

    En diálogo con estos docentes y después de estudiar y analizar sus proyectos, hemos podido constatar que su preocupación no es la de preparar a las nuevas generaciones para el futuro, sino para el presente. Acometer problemas cotidianos es una magnífica oportunidad para aprender a aprender y sentirse con el poder de enfrentarse a otros muchos que se les irán presentando a lo largo de toda su vida. El secreto está en centrar el esfuerzo en lo que les interesa, lo que les rodea y unirlo a lo que, con su esfuerzo, pueden aportar, en ese momento, no en el futuro, a la sociedad. Éste es el sentido de su trabajo.

    “Es importante que nuestros peques aprendan a gestionar su propio aprendizaje y sean conscientes de sus componentes, en muchas ocasiones, invisibles para ellos: ¿Qué queremos aprender? ¿Cómo se elabora y se planifica un proyecto? ¿Cómo se evalúa? ¿Qué tipo de tareas hay que incluir? ¿Qué recursos vamos a necesitar? ¿Cuál será la distribución de los tiempos? ¿Qué competencias vamos a desarrollar? ¿Cómo vamos a difundirlo?… y un largo etcétera que parece custodiar el profe, a buen recaudo, en su programación, y que, en raras ocasiones, se pone sobre la mesa para que nuestro alumnado tome las riendas de lo que va a aprender y de cómo aprenderlo. En nuestra clase esa parte es vital para el trabajo.”

    Son siete, ya, los años que lleva trabajando por proyectos el alumnado del grupo de 4º B: “desde los 3 años”, como afirman ellos mismos. Tienen interiorizado el lenguaje propio de la gestión de proyectos de aprendizaje. Tanto es así que, en el curso 2016-17, les surgió la idea de elaborar su propio tutorial de ABP (aprendizaje basado en proyectos), para ayudar al profesorado que se inicia en esta concepción de la enseñanza y del aprendizaje. Lo consiguieron y con un formato fresco y divertido, sin más pretensiones que apropiarse de conocimiento y disfrutar haciendo algo, que se les da muy bien, comunicar lo que saben.

    En este tutorial participó también alumnado de 6º B, que siempre aporta un estilo desenfadado y cercano en todas sus exposiciones. Tener su propio canal de YouTube les ayuda mucho a comunicar con éxito.

    “Planificar y gestionar sus propias metas ayuda a desarrollar las funciones ejecutivas, a fijar una ruta propia, a corregirse cuando hierran, a disfrutar cuando han dado con la solución a la primera o a perseverar cuando el objetivo es ambicioso, a gestionar el carrusel de emociones que van aflorando hasta llegar a la meta. Una meta donde la satisfacción nos espera impaciente. Todos esos elementos son clave en el día a día de un aula o, al menos, lo son en las nuestras” (afirman Esther y José Alberto).

    Cuando el alumnado participa activamente en su aprendizaje se produce la magia. Una magia que, en contrapartida, nos lleva a poner sobre la mesa más recursos, más energía, más y mejor de nosotros mismos porque, ¿sabéis qué? ellos y ellas no se conforman con metas pequeñas, con objetivos que son fáciles de alcanzar. Mis pequeños monstruitos siempre están cargados de ideas y metas que superan cualquier expectativa que previamente pudiéramos tener. Y la verdad es que, pensándolo bien, es lo normal, porque a esas edades su creatividad es desbordante y su ingenio no tiene límites”.

    Esta visión del aprendizaje ha llevado a Esther y José Alberto a desarrollar proyectos que han sido toda una aventura y verdaderos retos que, como insisten, han superado siempre juntos. “Y ese ‘juntos’ engloba cada vez a más gente, a más agentes, que tienen mucho que aportar. Por eso no sorprende ver en el aula a familiares que vienen a contribuir, expertos que vienen a asesorar, profes de otros coles para compartir experiencia, etc.”

    José Alberto y Esther Diánez en la Final del Programa’ Watter Explorer’. Esther Diánez

    En octubre de 2016, el Colegio Atalaya consiguió el título de representantes nacionales del programa de Naciones Unidas ‘Water Explorer (Exploradores de agua)’. Una iniciativa educativa… “dirigida a niños y niñas de 8 a 14 años que, como estudiantes, emprenden diversas misiones para rescatar y preservar las reservas de agua de nuestro maravilloso mundo” (Acerca de Water Explorer. RED GAP).

    Este logro les permitió continuar avanzando en los objetivos que se habían planteado como centro, hace ya tres años, en su iniciativa ‘Proyectando Futuro’ y concretar la tarea de participar, con el alumnado, en proyectos internacionales.

    “Nuestro objetivo primordial de centro se asienta en la necesidad de enriquecer el entorno de nuestro alumnado, ya que, si la educación no lo remedia, éste se encuentra más cerca del abandono y el fracaso escolar y social, que del éxito y la excelencia” (Cecilio Martín, Director del Colegio ‘Atalaya’, en: Innovación STEM con conciencia y en comunidad: CEIP Atalaya).

    Desde la organización de ‘Water Explorer’ establecieron que, al encuentro internacional de Londres, sólo podían asistir dos alumnos y un profesor. “¿Dos alumnos y un profe? Esos pobres organizadores no podían imaginar que, después de horas de negociaciones y más de 40 emails, se presentaría en Londres una delegación de Atarfeños (más conocida como la tribu de Atarfe) formada por 56 personas entre alumnos, profes, padres y madres.” (Atarfeños por el mundo. Esther Diánez)

    Atarfeños por el mundo. Esther Diánez

    Las comunidades activas que trabajan juntas…¡¡¡son imparables!!! afirman Esther y José Alberto.

Si alguien te dice que tú no puedes, se equivoca

2017-06-15T16:04:00+00:00 Junio, 2017|Cómo aprenden los niños, Mejora docente|

La siguiente nota de El País nos demuestra que el aprendizaje basado en proyectos puede cambiar la vida de los estudiantes y de toda su comunidad.

Cargar más posts