Tecnología

Inicio » Tecnología
  • Adolescentes chilenos logran medalla en Olimpiada Mundial de Genios en Nueva York

    Un equipo chileno compuesto por un profesor y dos estudiantes lograron medalla de plata en la Olimpiada Mundial de Genios realizada en Nueva York, Estados Unidos.

    Se trata de los adolescentes de 15 años Felipe Islas y Luciano Imas, quienes cursan Segundo Medio en el Instituto Andrés Bello de Talca, los que con la guía del profesor de Química Fredy Segura alcanzaron el segundo lugar en el importante evento.

    En la ocasión los jóvenes talquinos dieron a conocer su gran descubrimiento: un antibiótico natural. Tal como confirmó Segura a BioBioChile, alcanzaron podio dentro de 750 proyectos que participaron.

    “Es primera vez que chilenos participan de estas olimpiadas, y ahora estamos en Manhattan porque vamos a celebrar”, agregó.

    Chile en la Olimpiada Mundial de Genios

    Estudiantes de Talca obtienen segundo lugar en Olimpiada Mundial de Genios en Nueva York: presentaron un antibiótico natural http://rbb.cl/h4ek

    Posted by Radio Bio Bio on Friday, June 16, 2017

     

Adolescentes chilenos logran medalla en Olimpiada Mundial de Genios en Nueva York

2017-06-16T23:59:33+00:00 Junio, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|

Alumnos de segundo medio del Instituto Andrés Bello de Talca y su profesor de Química Fredy Segura, nos demostraron que con perseverancia y compromiso todo es posible.

  • Si alguien te dice que tú no puedes, se equivoca

    Tenían las manos atadas… y sin embargo sus dedos danzaban, volaban, dibujaban palabras (Eduardo Galeano)

    “¡Disculpe! ¿Por qué en los equipos de gente que diseña los coles no hay niños y niñas, si somos nosotros los que vamos a pasar aquí más tiempo?” —preguntaba un poco soliviantada Paola, alumna de 6º B, a una profesional que les visitaba.

    “¿Por qué no empezamos por cambios pequeños y rápidos para que, los que estamos en 6º, podamos ver hechas nuestras propuestas, antes de marcharnos al insti?” —manifestaba Lidia.

    En el ‘post’ anterior describimos una experiencia colectiva de aprendizaje de toda una localidad… protagonizada por más de 250 alumnos y alumnas de entre 5 a 11 años, del Colegio Público de Educación Infantil y Primaria ‘Atalaya’ de Atarfe, en Granada. Nos ocupamos de un proyecto de colaboración de 9 docentes, con más de 500 madres, padres, abuelas o abuelos y con otros agentes socioeducativos de la localidad.

    Esta labor de aprendizaje y sensibilización consiguió dar sentido a las actuaciones de cuidado y de normalización de la diversidad funcional en el colegio y en la localidad. Una iniciativa pedagógica que, recordaremos, adoptó el nombre de CapaCiTados y con el que, el Colegio ‘Atalaya’ consiguió el premio ‘Acción Magistral, 2016’.

    Esther Diánez (profesora y tutora de 4º B) y José Alberto Martín (profesor especialista en el desarrollo de las competencias digitales en el alumnado) fueron los coordinadores. En la actualidad siguen liderando el impulso de nuevos proyectos pedagógicos en el Colegio ‘Atalaya’.

    En esta segunda entrega, nos ocupamos de mostrar las concepciones pedagógicas de base, las claves profesionales de la práctica docente de Esther y José Alberto. Se trata de sacar a la luz pública, de compartir y someter a escrutinio y diálogo, las razones que han otorgado sentido a su diaria tarea de enseñanza.

     

    “Al darle la voz a los alumnos y a las alumnas en la gestión de los proyectos conseguimos que nuestros retos ‘se vengan arriba’ y que nuestras pretensiones iniciales se disparen hacia metas más altas, en relación con la mejora social. Favorecemos que las tareas se hagan con mayor motivación, implicación y creatividad y, sin duda, alcanzando un mayor y mejor desarrollo competencial ¿No es eso, en definitiva, de lo que trata la escuela?” — afirman Esther y José Alberto.

    Ambos docentes consideran necesario que los estudiantes dispongan de referencias valiosas que motiven e inspiren su tarea de aprendizaje. Cuando no las encuentran cerca, las buscan en la aldea global.

    Un ejemplo lo encontramos en otro de los proyectos pedagógicos, desplegado a lo largo del curso 2014/15, `Un espejo en que mirarte´. Coordinado, en este caso, por Esther y que contó con la colaboración de José Manuel Escobero, por entonces profesor del Colegio ‘Atalaya’.

    68 científicas, incluida una Premio Nobel, redactaron una carta de motivación, poniéndole rostro al significado de una verdadera innovación: despertar en el alumnado las ganas de crear, investigar, soñar con metas grandes, gracias a la lectura de las cartas y al diálogo presencial con algunas de estas mujeres de referencia.

    Esther, se rebela frente a la tradicional adscripción de intereses y aspiraciones por razones de género y frente la distancia, demasiado habitual, de las niñas hacia las profesiones más científicas. Por eso, asumió que un proyecto de aprendizaje debía acercar, de manera personal, a cada estudiante con las reflexiones y vivencias de una profesional investigadora, para despertar la motivación e interés por el estudio de las ciencias, especialmente en el caso de las chicas, promoviendo el análisis crítico de una asunción pasiva de determinados roles asociados tradicionalmente a su género.

    El proyecto se nutrió de las aportaciones de científicas de un total de 12 países. Incorporó, además, una propuesta didáctica sustentada en la lectura de las cartas y ajustada a los posibles intereses de distintos niveles educativos.

    Proyecto ‘Cree en ti’. Plan de igualdad ‘Atalaya’. 2016. Esther Diánez

    Entre otros objetivos, había que suscitar la reflexión individual y colectiva, en profundidad, sobre las experiencias y aspiraciones que mostraban las cartas y las presentes en el entorno de cada grupo, en el lenguaje y en las relaciones cotidianas de los alumnos y las alumnas.

    La invitación:

    “Querida ___________:

    Te escribimos desde el Colegio ‘Atalaya ‘de Atarfe, en Granada. Somos un grupo de maestros y maestras que no nos resignamos a asomarnos a las cifras de fracaso escolar, de desmotivación, de abandono. Queremos torcer el brazo a ese conformismo que nos puede costar el futuro de este país y queremos hacerlo con más implicación, más compromiso, más trabajo y, —aquí necesitamos tu ayuda— más ciencia (…)
    Te proponemos participar en nuestro proyecto “Un espejo en que mirarte”, enviándoles un texto breve a nuestras alumnos y alumnas, invitándolas, retándolas a abrazar la ciencia, abriéndoles las puertas a lo mejor que han dado hombres y mujeres en miles de años de desarrollo, de investigación científica (…)

    Atentamente,
    Esther Diánez Muñoz. Coordinadora del Plan de Igualdad”
    (extracto de la carta invitación a participar en el proyecto)

    Proyecto ‘Cree en ti’. Plan de igualdad ‘Atalaya’. 2016. Esther Diánez

    Y, una de las 67 respuestas:

    “Qué pena que no te conozca porque me gustaría decirte esto mirándote a los ojos.
    Me llamo Luz. Si cuando tenía tu edad me hubieran dicho que acabaría siendo investigadora, me lo hubiera tomado como una broma de mal gusto. Me habría dolido porque hubiera pensado que estaban jugando con mis esperanzas y con cosas que parecen imposibles. Me habría enfadado, no se me daban bien los estudios y además lo último que me apetecía por las mañanas era enfrentarme al colegio otra vez.
    Quizás no me creas lo que voy a decir, y no hace falta que me creas, yo tampoco me lo habría creído, pero al menos recuérdalo.
    Si alguien te dice que tú no puedes, se equivoca. A mí también me lo dijeron. En serio. No está escrito quién puede y quién no puede. Por muy importante que parezca la persona que te lo dice, no lo sabe. Nadie sabe eso.
    Si alguien te da un consejo, piensa si esa persona es como tú quieres ser o no, antes de seguirlo. Piensa si ese consejo es válido para lo que tú quieres ser.
    Si te gusta algo, sigue con ello adelante. Nadie tiene la clave y nadie sabe lo que va a pasar (…). Tú sigue adelante. A un compañero mío del cole lo castigaban por cantar en clase y ahora está componiendo música de bandas sonoras, a otro también lo castigaban por mal comportamiento y ahora es guionista de cine. A mí me suspendían por faltas de ortografía y acabo de desarrollar un juego que hace que los niños y niñas mejoren su escritura (…). En serio. La ciencia no sólo trata de teorías grandes para dar explicación a las cosas grandes que pasan en el mundo. La ciencia también trata de ayudar a personas y puede impactar día a día. La manera de descubrir las cosas no está marcada por nadie, tú puedes descubrir lo que tú quieras (…). No hace falta que tengas claro tu sueño. Solo haz y trabaja por lo que te haga feliz, por lo que consideres justo y eso te llevará a tu pasión. Busca lo que realmente te gusta y piensa que, si quieres, puedes ser muy buena en ello. Porque puedes llegar a ser lo que quieras ser. Con determinación y esperanza,
    Luz Rello. Investigadora Predoctoral. Premio a la Mejor Investigadora Europea Joven 2013. Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicación. Universitat Pompeu Fabra.”

    El resto de las respuestas y la propuesta didáctica se encuentran para consulta en el documento ‘on-line’ del proyecto.

    Proyecto ‘Cree en ti’. Plan de igualdad ‘Atalaya’. 2016. Esther Diánez

    Por lo que hemos podido comprobar, plantearse retos sociales en la clase de 4ºB es algo indispensable. Siempre están ideando propuestas, analizando realidades y dialogando en busca de soluciones. En este trimestre —comenta Esther— nos traen de cabeza los proyectos de centro “Cree en ti” y “Crea tu cole”. El alumnado está transformando el centro, partiendo de sus ideas y propuestas.

    “El reto principal del proyecto ‘Crea tu cole’, como en el resto de proyectos, es la inclusión. Los niños son los que van a realizar un diseño del centro con espacios para la creación, el aprendizaje, las relaciones sociales … “Los alumnos y las alumnas sueñan con poder pintar y aprender a pintar como grandes artistas, con crear espacios para cantar o diseñar ropa, con quitar las mesas y trabajar en un puf… son muy bonitos y hay que escucharlos porque la escuela es suya. Estamos volviéndonos locos para hacer realidad esos sueños”- afirma Esther Diánez, en una reciente entrevista.

    Hace una semana les visitaba una diseñadora de interiores y una especialista en neuroarquitectura. Era verdaderamente sorprendente observar a los estudiantes opinando sobre los espacios:

    “¡Disculpe! ¿Por qué en los equipos de gente que diseña los coles no hay niños y niñas…”

    “Una batería de inquietudes asalta a los estudiantes cada vez que alguien les visita y posibilita abrir las mentes a nuevas ideas y propuestas. Periodistas, científicos (y sobre todo científicas), diseñadoras de trenes, fisioterapeutas, arqueólogos, astrónomos, y una lista interminable de profesionales han pasado por la clase; han generado nuevas inquietudes y mejores expectativas. Así que, aquí seguiremos… soñando y creando juntos el colegio Atalaya con la creencia firme de que la escuela es el verdadero motor de transformación social” (Esther Diánez y José Alberto).

    En la Universidad de Granada. Esther Diánez y José Alberto Martín

    En diálogo con estos docentes y después de estudiar y analizar sus proyectos, hemos podido constatar que su preocupación no es la de preparar a las nuevas generaciones para el futuro, sino para el presente. Acometer problemas cotidianos es una magnífica oportunidad para aprender a aprender y sentirse con el poder de enfrentarse a otros muchos que se les irán presentando a lo largo de toda su vida. El secreto está en centrar el esfuerzo en lo que les interesa, lo que les rodea y unirlo a lo que, con su esfuerzo, pueden aportar, en ese momento, no en el futuro, a la sociedad. Éste es el sentido de su trabajo.

    “Es importante que nuestros peques aprendan a gestionar su propio aprendizaje y sean conscientes de sus componentes, en muchas ocasiones, invisibles para ellos: ¿Qué queremos aprender? ¿Cómo se elabora y se planifica un proyecto? ¿Cómo se evalúa? ¿Qué tipo de tareas hay que incluir? ¿Qué recursos vamos a necesitar? ¿Cuál será la distribución de los tiempos? ¿Qué competencias vamos a desarrollar? ¿Cómo vamos a difundirlo?… y un largo etcétera que parece custodiar el profe, a buen recaudo, en su programación, y que, en raras ocasiones, se pone sobre la mesa para que nuestro alumnado tome las riendas de lo que va a aprender y de cómo aprenderlo. En nuestra clase esa parte es vital para el trabajo.”

    Son siete, ya, los años que lleva trabajando por proyectos el alumnado del grupo de 4º B: “desde los 3 años”, como afirman ellos mismos. Tienen interiorizado el lenguaje propio de la gestión de proyectos de aprendizaje. Tanto es así que, en el curso 2016-17, les surgió la idea de elaborar su propio tutorial de ABP (aprendizaje basado en proyectos), para ayudar al profesorado que se inicia en esta concepción de la enseñanza y del aprendizaje. Lo consiguieron y con un formato fresco y divertido, sin más pretensiones que apropiarse de conocimiento y disfrutar haciendo algo, que se les da muy bien, comunicar lo que saben.

    En este tutorial participó también alumnado de 6º B, que siempre aporta un estilo desenfadado y cercano en todas sus exposiciones. Tener su propio canal de YouTube les ayuda mucho a comunicar con éxito.

    “Planificar y gestionar sus propias metas ayuda a desarrollar las funciones ejecutivas, a fijar una ruta propia, a corregirse cuando hierran, a disfrutar cuando han dado con la solución a la primera o a perseverar cuando el objetivo es ambicioso, a gestionar el carrusel de emociones que van aflorando hasta llegar a la meta. Una meta donde la satisfacción nos espera impaciente. Todos esos elementos son clave en el día a día de un aula o, al menos, lo son en las nuestras” (afirman Esther y José Alberto).

    Cuando el alumnado participa activamente en su aprendizaje se produce la magia. Una magia que, en contrapartida, nos lleva a poner sobre la mesa más recursos, más energía, más y mejor de nosotros mismos porque, ¿sabéis qué? ellos y ellas no se conforman con metas pequeñas, con objetivos que son fáciles de alcanzar. Mis pequeños monstruitos siempre están cargados de ideas y metas que superan cualquier expectativa que previamente pudiéramos tener. Y la verdad es que, pensándolo bien, es lo normal, porque a esas edades su creatividad es desbordante y su ingenio no tiene límites”.

    Esta visión del aprendizaje ha llevado a Esther y José Alberto a desarrollar proyectos que han sido toda una aventura y verdaderos retos que, como insisten, han superado siempre juntos. “Y ese ‘juntos’ engloba cada vez a más gente, a más agentes, que tienen mucho que aportar. Por eso no sorprende ver en el aula a familiares que vienen a contribuir, expertos que vienen a asesorar, profes de otros coles para compartir experiencia, etc.”

    José Alberto y Esther Diánez en la Final del Programa’ Watter Explorer’. Esther Diánez

    En octubre de 2016, el Colegio Atalaya consiguió el título de representantes nacionales del programa de Naciones Unidas ‘Water Explorer (Exploradores de agua)’. Una iniciativa educativa… “dirigida a niños y niñas de 8 a 14 años que, como estudiantes, emprenden diversas misiones para rescatar y preservar las reservas de agua de nuestro maravilloso mundo” (Acerca de Water Explorer. RED GAP).

    Este logro les permitió continuar avanzando en los objetivos que se habían planteado como centro, hace ya tres años, en su iniciativa ‘Proyectando Futuro’ y concretar la tarea de participar, con el alumnado, en proyectos internacionales.

    “Nuestro objetivo primordial de centro se asienta en la necesidad de enriquecer el entorno de nuestro alumnado, ya que, si la educación no lo remedia, éste se encuentra más cerca del abandono y el fracaso escolar y social, que del éxito y la excelencia” (Cecilio Martín, Director del Colegio ‘Atalaya’, en: Innovación STEM con conciencia y en comunidad: CEIP Atalaya).

    Desde la organización de ‘Water Explorer’ establecieron que, al encuentro internacional de Londres, sólo podían asistir dos alumnos y un profesor. “¿Dos alumnos y un profe? Esos pobres organizadores no podían imaginar que, después de horas de negociaciones y más de 40 emails, se presentaría en Londres una delegación de Atarfeños (más conocida como la tribu de Atarfe) formada por 56 personas entre alumnos, profes, padres y madres.” (Atarfeños por el mundo. Esther Diánez)

    Atarfeños por el mundo. Esther Diánez

    Las comunidades activas que trabajan juntas…¡¡¡son imparables!!! afirman Esther y José Alberto.

Si alguien te dice que tú no puedes, se equivoca

2017-06-15T16:04:00+00:00 Junio, 2017|Cómo aprenden los niños, Mejora docente|

La siguiente nota de El País nos demuestra que el aprendizaje basado en proyectos puede cambiar la vida de los estudiantes y de toda su comunidad.

  • Biblioredes de Dibam abrirá 10.000 nuevos cupos para aprender a programar gratis

    Nuevamente, a través de la iniciativa “Jóvenes Programadores”, el Programa Biblioredes de Dibam ofrecerá cupos para aprender programación computacional. El curso será online y gratuito.

    Una nueva instancia para aprender a programar ofrecerá “Jóvenes Programadores”. La iniciativa del Programa Biblioredes de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM), abrirá esta vez 10 mil cupos para que personas de todas las edades, puedan aprender programación. La instancia será gratuita y estará disponible para personas de todo el país, ya que la modalidad será online.

    A través de Scratch, App Inventor de Android, los lenguajes JavaScript, CSS y PHP, los participantes podrán pasar de ser usuarios a potenciales creadores web. Además, desde julio se incluirán dos nuevos módulos de Snap y Python que permitirá crear juegos y aplicaciones, entre otros.

    Un éxito que se repite

    Durante abril de 2017 se abrieron 20.000 cupos en nuestro país, los cuales se agotaron en la primera semana de apertura. Actualmente más de 6.200 personas se han certificado del programa. Cabe destacar que esta iniciativa cuenta con tutorías virtuales, en las que especialistas interactúan con los participantes a través de la misma plataforma Moodle. Todos los módulos cuentan con certificación en línea, diplomas que son emitidos por BiblioRedes y el Consorcio Interamericano de Educación a Distancia (CREAD).

    Esta es la cuarta versión del programa en la que han participado más de 40.000 personas de todo Chile. El 2015, Jóvenes Programadores obtuvo el primer lugar del Premio de Innovación en Educación Científica en la categoría TIC´s entregado por la Fundación Ciencia Joven y la UNESCO, lo que certifica y reafirma la calidad del proyecto.

    ¿Cómo participar?

    Para participar debes completar la ficha de inscripción este 13 de junio desde las 11 de la mañana en www.jovenesprogramadores.cl, y luego elegir el módulo por el cual comenzar.

Biblioredes de Dibam abrirá 10.000 nuevos cupos para aprender a programar gratis

2017-06-13T10:26:42+00:00 Junio, 2017|Actualidad|

Son 10 mil cupos para que personas de todas las edades aprendan programación. La instancia será gratuita y estará disponible para personas de todo el país.

  • Chica de 19 enseña robótica: “Las Barbies no sirven para nada”

    Aprendió a programar por internet y pulió su inglés viendo charlas TED. Tiene su propia ONG y sus robots de Lego son anzuelos para que niñas y niños se interesen por la tecnología.

    Belén Guede tiene 19 años, pero podrías jurar que tiene 15. En los pasillos de la Facultad de Economía de la U. de Chile parece una escolar de visita. Habla con volumen bajo pero con entusiasmo; su pelo largo y liso a veces le cubre la cara. No insinúa todo lo que se trae entre manos.

    “Siempre he estado metida en hartas cosas, no puedo quedarme quieta”, dice Belén, quien llega a la entrevista corriendo desde una escuela de liderazgo para mujeres. “Necesito nivelarme en cosas como política y en temas que a mí me preocupan, como la brecha de género que hay en los campos de ciencias”, explica.

    Se crió en Puente Alto, fue a un colegio público que luego se convirtió en particular subvencionado. Aprendió sola a programar, a los 15 y viendo páginas en internet, y pronto se interesó en generar espacios para que otros tuvieran las oportunidades para aprender que a ella le costó encontrar.

    “Yo no tenía nada cerca que tuviera que ver con lo que quería aprender. Y hay muchos niños más chicos que tampoco tienen esa oportunidad de conocer y darse cuenta de que tienen un abanico de opciones. Ahí me convencí de que tenía que hacer algo”.

    -¿Qué te gustaba hacer cuando chica?

    -Odiaba las Barbies. De hecho, mi madrina me regalaba Barbies y yo las tiraba al clóset. A mi hermano mellizo le regalaban autos a control remoto y yo decía: “¿Por qué no me pueden regalar algo como a mi hermano?”. Siempre tuve esos intereses, porque las Barbies no sirven para nada. Hasta que nos empezaron a regalar lo mismo. Agradezco mucho que mi familia no haya hecho distinciones de género entre mi hermano y yo cuando crecimos. Los dos teníamos autos o motos a control remoto y yo pasaba metida en el cuarto de herramientas de mi papá.

    -¿Y en qué momento te metiste en la tecnología?

    -Cuando estaba en segundo medio, quería aprender mejor inglés y empecé a ver charlas TED en internet. Y me pegó toda la movida del emprendimiento y la innovación. Me di cuenta de que los emprendimientos exitosos tienen base en la tecnología y se me hizo necesario.

    El anzuelo

    Belén no se quedó en la declaración de intenciones. Hoy es directora y fundadora de la ONG STEM Academy, voluntaria de Girls in Tech y Student Partner en Microsoft, todas organizaciones preocupadas de acortar la brecha de género en el mundo de la tecnología. Es mentora de los dos equipos chilenos que compiten en el mundial de robótica e inventó un programa para interesar a los niños en la tecnología. Todo, mientras cursa su segundo año de Ingeniería en Información y Control de Gestión.

    “Es muy matea, siempre era la primera de la clase”, dice su madre, Mirna, conductora en el Transantiago. “Desde chica, a ella y a su mellizo les teníamos un computador y los dos pasaban metidos ahí. A ella le gustaba mucho, desde siempre. Ella es muy curiosa y le interesa de todo”.

    Belén aprendió programación buscando en internet (ver recuadro). A los 17 se inscribió en un campamento de Conicyt llamado Chile Va. “Pero ya había aprendido todo lo que quería de internet”, cuenta la estudiante. “Mi mamá llegaba a las cuatro de la mañana del trabajo y cuando me veía en el computador, decía que yo no hacía nada. Después se dio cuenta de que estaba aprendiendo cosas”.

    -¿Cómo se te ocurrió hacer talleres de robótica?

    -Estaba en una disyuntiva de cómo ayudar a la gente más chica y fui a un evento que me marcó mucho, se llama YouthSpark y es de Microsoft. Ahí me recomendaron participar en los fondos para jóvenes. Me metí a la página y justo había un concurso que se llamaba Challenge for Change (desafío por el cambio). Postulé con la idea de hacer talleres en centros comunitarios.

    La persona que le habló de esos fondos fue Jennifer Brooks, directora de Microsoft Filantropía en Latinoamérica. “Nuestro foco es empoderar a las jóvenes como Belén, a la cual los desafíos no la han detenido para lograr todo lo que ha imaginado. Ella está demostrando que las chicas tienen un espacio abierto para que participen en crear tecnología”, cuenta desde San Francisco, Estados Unidos.

    El proyecto de Guede ganó la versión 2015 del concurso. No era tanto su interés en los robots como encontrar un elemento atractivo que funcionara como un anzuelo para atraer a los niños y pensó los robots educacionales que se arman con Legos. Invitó a otras cuatro personas que había conocido en eventos de tecnología y armaron las reuniones en la Biblioteca Municipal de Puente Alto.

    “El premio nos sirvió para comprar dos de esos robots, que sirven para que los niños aprendan conceptos de matemática, ingeniería, programación y diseño, mirando la tecnología”, explica Belén. “Nos ayudó la rama de ingeniería de la U. Diego Portales. Llegaron unos 50 niños en tres sábados”.

    -Después te moviste a otras comunas.

    -Sí. En la Florida nos ganamos un fondo para ir a colegios a hacer laboratorios tecnológicos, que son una introducción a la programación en bloque. También fue con la idea del aprender haciendo. Los niños hacían una caja de seguridad contra intrusos. La pensamos como para que la hermana chica no les quitara las cosas; entonces, usaban un sensor de luz para que cuando la abrieran sonara una alarma.

    Robots a carbón

    Luego de la PSU, el grupo que hacía los talleres se disolvió. Ella pensó que no podía seguir sola: “Nos unimos con Bastián Palacios y fundamos STEM Academy. Formalizamos todo en Recoleta porque es una organización comunitaria. Recoleta tiene 19 liceos municipales y nos da un alcance alto. Tenemos el taller permanente en el liceo Valentín Letelier y capacitamos a profesores para (el programa) La Hora del Código”.

    -¿Qué es lo que más te motiva?

    -Primero, devolver la mano y segundo, hacer lo que me hubiese gustado que hicieran por mí. Es bueno que desde muy corta edad las personas entiendan que pueden hacer lo que les gusta, sin importar si son niñas o niños. Me interesa harto el tema del género y siento que puedo aportar.

    -¿Por qué te llama la atención?

    -Porque siento que las mujeres estamos subrepresentadas, ya sea en cargos altos de empresas, en política, en tecnología. Por eso soy feminista, porque creo que hay que cambiar las cosas.

    -Eres muy joven y dedicas mucho de tu tiempo a enseñar.

    -Sí, eso me lo han criticado harto.

    En el taller para niños de La Florida, Belén y su grupo les enseñaron a construir una caja con sensor anti hermanas chicas.

    -¿Por qué?

    -Me preguntan por qué no me dedico a estudiar, a enriquecerme en conocimiento y avanzar con mi carrera. Y lo he pensado. Por ejemplo, me interesa el análisis de datos y no he podido aprender mucho porque no tengo tiempo.

    -¿Ya no programas? ¿Se van oxidando esas habilidades?

    -Lo que aprendí por mi cuenta se me ha ido olvidando. No puedo practicar, porque me dedico más a administrar, a levantar proyectos. Tengo que dejar algunas cosas de lado por otras.

    -Cuéntame qué significa ser mentora en un equipo de robótica.

    -Son competencias para estudiantes de primero a cuarto medio y yo participé cuando estaba en el colegio. La filosofía es que una vez que tú sales del colegio, vuelves como mentor para transmitir tus conocimientos.

    -¿Qué tienen que hacer los robots?

    -Depende del desafío. Un año fue enfocado en la época medieval, donde los robots tenían que pasar obstáculos y tirar unas bolas gigantes a las torres de los oponentes. Este año fue la era victoriana, usando vapor (carbón) como combustible.

    -¿Te da el tiempo para tener vida personal?

    -Sí, de hecho estoy pololeando. Él está en el equipo de robótica, nos conocimos por ahí. Me hago el tiempo. Hay veces que estoy muy ocupada, otras en que estoy todo el día acostada.

    -¿Y en tu casa eres la que todos llaman si hay un problema?

    -Tampoco soy tan techie . Si se cae internet, mando a mi hermano a arreglarlo.

    Los recomendados de Belén para aprender en casa

    “Todo depende de lo que uno quiera aprender, pero por estos sitios se pueden partir”, dice Belén Guede. “Lamentablemente hay mucho en inglés”. Estos son sus favoritos

    Codeacademy.“Los cursos son súper didácticos, a tu ritmo, y con ejercicios luego de cada tema. se puede aprender HTML, CC y lenguaje de programación como JavaScript, PHP, Python, entre otros”

    Microsoft Virtual Academy.“Una plataaforma gratuita con cursos acerca de programación, desarrollo, IT, ciencias de datos, y tecnologías Microsoft como Xamarin y Azure. A mi me gusta muchisimo, se pueden guardar cursos”

    La hora de Código. “Tengo muy puesta la camiseta es una campaña a nivel mundial que incentiva la programación en los niños”

    Scratch. “Para enseñar a los mas chicos, utilizamos código a través de bloques, que se extrapolan hasta cómo ellos programan en nuestros robots educacionales. En Scratch, hecho por el MIT (Instuto de tecnología de Massachusetts), se pueden crear juegos y animaciones. Cuando estaba en el colegio también lo use para crear un juego de etapas en un laberinto con las caras de algunos de mis compañeros y mi hermanao que me perseguia jajaja”

Chica de 19 enseña robótica: “Las Barbies no sirven para nada”

2017-06-02T12:04:24+00:00 Junio, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|

Aprendió a programar en segundo medio y hoy dicta talleres de robótica a escolares y profesores. Descubre más en la siguiente nota de LUN.

  • Escolares de Conchalí logran el 2° lugar en concurso de robótica en EE.UU.

    Crearon un sistema que permite reducir el estrés y los golpes de temperatura que matan a mascotas como los hamsters.

    Los hamsters pueden morir por golpes de frío o calor y por estrés. ¿Qué tiene que ver eso con seis alumnos y dos profesores del liceo Abdón Cifuentes de Conchalí que estaban en Arkansas, Estados Unidos? Mucho. Estaban allá en la First Lego League Razorback Invitational que se realizó en Fayetteville. Se trata de un certamen de robótica en que se quedaron con el segundo lugar de entre 68 equipos de 38 países. Un segundo lugar celebrado allá como mundial de fútbol.

    El trabajo con el que ganaron va en beneficio de los hamsters. Esa es la relación.

    Los muchachos crearon un arnés electrónico que, en palabras simples, mediante una aplicación para Android permite ubicar a la mascota en un radio de 18 a 25 metros del departamento y también capta si la temperatura está peligrosa para el animalito.

    La idea es que puedan moverse más allá de sus jaulas.

    Los alumnos de entre octavo básico y cuarto medio Florencia Pérez, Camila San Martín, Myriam Soto, Fabiana León, Cristián Salazar y Carlos Fuenzalida, además de los profesores Lorena Godoy y Marcelo Pacheco, usaron la robótica contra el estrés y la temperatura que matan a los hamsters.

    Florencia dice que en su investigación determinaron que la gente está viviendo más en departamentos que en casas, lo que les impide tener mascotas grandes y deben reemplazarlas por otras más pequeñas, como los hamsters. Pero eso tiene un problema. “Por el estrés, en una jaula viven 4 años y no 8, como si estuvieran libres, por eso pensamos un sistema para que no estuvieran encerrados y los encontraran fácilmente”, dice la joven de primero medio.

    A través del celular se puede activar una aplicación que enciende dos pequeñas luces led blancas para encontrar al hamster.

    En el caso de frío o calor hay un sensor automático. Si baja la temperatura, se enciende una luz led verde. Si sube, una roja.

    1. Batería de litio 2. Procesador conectado a la aplicación Android, Mide 1,5 cm 3. Cables que llevan las luces y sensor térmico.

    “El arnés está construido con un micro procesador Arduino (empresa de hardware y software libre, es decir, que no requiere licencia) que mide 1,5 centímetros y que se alimenta de una microbatería de litio. Y se programó para que, a través de una aplicación Android, que también crearon los alumnos, uno pueda activar mediante el celular las dos luces led para localizar al hamster”, explica el profesor Marcelo Pacheco.

    La segunda parte, según el docente, es automática. “Tiene un sensor de temperatura ambiental. El hamster se mantiene bien entre los 24 grados de mínimo y los 36 de máximo. Entonces, si se va a un lugar por debajo o sobre eso, automáticamente el arnés va a encender una luz verde o roja, según el caso, o sea, enviará una señal visible que le indicará a la persona que lo debe cambiar de ahí para que no sufra un deterioro físico que lo pueda llevar a la muerte”, explica.

    Con sus gritos, banderas y entusiasmo, los estudiantes chilenos se convirtieron en los regalones de las otras delegaciones. “Éramos los niños pobres”, comenta Cristián Salazar. Atrás quedaban las ventas de helados, hotdogs, bebidas y flores para juntar los $18 millones para el viaje y que no habrían logrado si no es por el municipio de Conchalí y una orden presidencial al Ministerio de Educación.

    “Los otros 68 equipos regalaban sus poleras siempre y nosotros no podíamos porque llevábamos una sola, que lavábamos todos los días”, recuerda Carlos Fuenzalida.

    Gracias al premio -que no está acompañado de algo material- el liceo Abdón Cifuentes contará con el respaldo internacional de la fundación First Lego League.

Escolares de Conchalí logran el 2° lugar en concurso de robótica en EE.UU.

2017-05-26T11:00:45+00:00 Mayo, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|

Seis alumnos y dos profesores del liceo Abdón Cifuentes de Conchalí (Chile) viajaron a Estados Unidos para competir en un importante concurso de robótica, logrando obtener el 2° lugar.

  • “La sala de clases ideal tiene grandes pantallas con Internet”

    Una y otra vez los escolares han mostrado tener facilidades para navegar por la web, pero los colegios siguen dándoles poco espacio para aprovechar esta capacidad innata, plantea el académico.

    Hace 18 años, un computador apareció instalado en la pared de un barrio vulnerable en Nueva Delhi. Aunque la máquina no tenía instrucciones de uso, tampoco presentaba restricciones: cualquiera estaba invitado a probar su funcionamiento.

    El experimento fue una forma de probar que los niños eran capaces de aprender de los computadores de forma autodidacta, sin entrenamiento formal. “En dos semanas descubrieron cómo usar los programas de dibujo, abrir planillas de texto e incorporar palabras escritas en distintos colores. Muchos encontraron sitios de noticias en internet, buscaron música, miraron caricaturas y hasta descargaron juegos desde la página web de Disney”, comenta Sugata Mitra, profesor de tecnología educativa de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) y el académico detrás de esta iniciativa, que se sigue replicando en ciudades de India y Uganda con poco acceso a la red.

    Mitra estuvo esta semana en Chile como uno de los principales expositores de Virtual Educa, encuentro que se realizó en Estación Mapocho, cuyo objetivo es ser puente entre el mundo digital y las salas de clases. El evento fue organizado de forma colaborativa por la organización Virtual Educa-OEA y el Ministerio de Educación a través de su programa Enlaces.

    Trabajo en grupo

    Aunque los computadores de hoy son mucho más complejos que los empleados en el experimento de 1999, Sugata Mitra cree que la esencia detrás del proyecto sigue siendo la misma. “Los computadores se han vuelto mucho más poderosos, pero uno ve que los niños usan las tabletas, teléfonos inteligentes y computadores personales sin mayor esfuerzo. ¡Es cosa de ver cómo los adultos están constantemente pidiéndoles consejos!”.

    Por lo mismo -continúa- los colegios deberían sacar provecho de esta capacidad innata de los escolares, permitiendo que los computadores se vuelvan mucho más parte de su rutina de estudio. Bajo esta mirada, la sala de clases ideal “tiene mobiliario flexible, grandes pantallas con internet y mucha luz y ventanas. Además, entrega la capacidad para moverse libremente de un lado a otro”, plantea.

    Las pantallas a las que Mitra se refiere deberían usarlas alumnos reunidos en grupos para buscar la información que el profesor les quiere enseñar: en vez de explicarles quién es Aristóteles, su propuesta es que pidan a sus estudiantes buscar información sobre el filósofo en la web. El objetivo aquí es que hagan buen uso de su capacidad de navegar por internet, al mismo tiempo que se instruyen en discriminar y jerarquizar información.

    “Cuando los niños comparten una conexión a internet en grupo y en un ambiente seguro como la sala de clases, rara vez se cometen errores. Es importante que se les permita hacer lo que crean necesario para llegar a los mejores datos; hablar entre sí o mirar el trabajo que ha hecho cada uno. Son bastante rápidos en detectar información incorrecta”, comenta respecto del auge de las noticias falsas.

    Ante esta nueva metodología, el rol de los profesores pasa a ser el de personas que están constantemente planteando preguntas a los niños. Su papel es motivarlos a que quieran estar siempre averiguando cosas. “En ocasiones, puede que los docentes ni siquiera sepan las respuestas a las inquietudes que ellos mismos plantean”.

    Para lograr que esta visión tenga frutos, Sugata Mitra cree necesario que las universidades potencien a sus futuros profesores para no solo dictar materia, sino para buscar temáticas en las que los alumnos puedan indagar por sí mismos. “Son pocas las que están entrenándolos para esto”, dice respecto a su experiencia internacional.

“La sala de clases ideal tiene grandes pantallas con Internet”

2017-05-09T19:50:52+00:00 Mayo, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños|

Esta semana, el profesor de tecnología educativa Sugata Mitra visitó Chile para participar en Virtual Educa. En este contexto, destacó la importancia de incorporar las nuevas tecnologías en la sala de clases.

  • El 32% de alumnos chilenos navega más de seis horas al día

    Chile supera promedio de la Ocde y de países de Latinoamérica en esta materia.

    En promedio, un 16,1% de los alumnos de 15 años de los países de la Ocde pasan más de seis horas al día en internet fuera del colegio. En Chile, en cambio, un 31,9% de los estudiantes declara pasar más de seis horas cada día navegando, mientras que el promedio de Latinoamérica es 24,3%.

    Así lo revelan las cifras de la prueba Pisa que se aplica para conocer el uso de las Tecnologías de la Información, que también arroja que un 40% de los alumnos chilenos pasa entre 2 y 6 horas en internet, mientras que en Latinoamérica, en promedio, el 31% navega esa misma cantidad de tiempo.

    Según un análisis realizado por la Agencia de Calidad, el 91% de los estudiantes chilenos declaró usar el chat y/o redes sociales después del colegio, en comparación con el 84% que declara hacerlo en la región.

    Además, un 63,5% de los estudiantes chilenos declara estar de acuerdo o muy de acuerdo con la frase “me olvido del tiempo cuando uso dispositivos digitales.

    ¿Cuántos utilizan videojuegos? Según el análisis de la agencia a las cifras de Pisa es una costumbre más generalizada en hombres. En ese sentido, si bien un 48% de los estudiantes declara jugar videojuegos después del colegio, se ven diferencias de género, ya que un 27% de las mujeres declara jugar mientras que un 70% de los hombres reconoce hacerlo.

El 32% de alumnos chilenos navega más de seis horas al día

2017-04-28T13:38:17+00:00 Abril, 2017|Actualidad|

Si quieres saber como los alumnos de hoy utilizan las tecnologías de la información revisa la siguiente nota de La Tercera.

  • Aprender por Internet

    “Habitualmente nos advierten los riesgos y peligros que la red tiene para los niños, pero no se destacan en forma suficiente los beneficios que puede entregar al aprendizaje…”.

    Que los niños del siglo XXI aprenden de una manera diferente es algo que los educadores y los padres debemos empezar a asumir. La tecnología ha revolucionado la forma de aprender. Habitualmente nos advierten los riesgos y peligros que la red tiene para los niños, pero no se destacan en forma suficiente los beneficios que puede entregar al aprendizaje.

    Uno de los investigadores que más ha aportado en esta línea es Sugata Mitra, un profesor de física nacido en la lndia y que actualmente trabaja New Castle. Él implementó un innovador método para aprender utilizando las TIC. Su idea es simple, pero poderosa, se fundamenta en el auto-aprendizaje.

    Su concepto del aprendizaje auto-organizado a través de internet ha revolucionado el mundo de la educación. Consiste en darles a los niños acceso a internet y que, orientados por un profesor, se organicen en grupo para responder ciertas preguntas.

    Él partió con una experiencia que llamó “Agujero en el Muro”. Colocó un computador en una calle de un sector populoso de la India y lo dejó a disposición de los niños. Los resultados fueron sorprendentes. Los niños aprendieron rápidamente a manejar el computador, y los que aprendieron primero ayudaron a los que no habían logrado hacerlo.

    El uso colaborativo de internet y el aprendizaje en grupos pequeños con tablets o con pizarras digitales, es un modelo que va entrando cada vez más a la sala de clases. Este método aporta eficiencia a los aprendizajes, a la vez que enseña a los niños a trabajar juntos y a organizarse en grupos para cumplir las metas de aprendizaje, aumentando fuertemente en los estudiantes la motivación por aprender.

    Las tablets permiten al profesor adaptarse a los avances de cada niño, transformándose en un guía para el aprendizaje, en lugar de un transmisor de conocimientos. Facilita, además, el acceso de los padres a lo que sus hijos aprenden. Las tablets adquieren un nuevo significado pasando a constituir herramientas para aprender.

    La primera semana de mayo tendremos el privilegio de contar en Chile con la presencia de Sugata Mitra en el Encuentro Virtual Educa, que se realiza en la Estación Mapocho. Es una gran oportunidad para que padres y educadores puedan asistir y puedan ir incorporando los beneficios de la tecnología en el aprendizaje.

Aprender por Internet

2017-04-27T14:23:15+00:00 Abril, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños|

A través de la siguiente columna publicada en El Mercurio, la psicóloga infantil chilena Neva Milicic nos invita a repensar el uso de la tecnología y cómo esta se puede transformar en un aliado en los procesos pedagógicos.

  • Tres equipos de estudiantes chilenos se lucen en mundiales de robótica en EE.UU.

    Esta práctica no solo implica aprender la técnica, sino también a ser riguroso y a apreciar las ideas de otros.

    Son los “Alexis Sánchez” y los “Arturo Vidal” de la robótica. Se codean con programadores de todo el mundo y sus creaciones se enfrentan a la de países que son referentes en esta área, como Alemania, Estados Unidos o Japón.

    Coincidentemente, tres equipos de estudiantes chilenos se encuentran esta semana en EE.UU. participando en dos mundiales de Robótica, uno en Houston y el otro en Kentucky.

    En el primero compiten dos equipos nacionales: “Corazón de Chileno”, en la categoría First Robotics Competition, y los estudiantes del colegio San Jorge de Talca reunidos en The Mainstream, que compite en la First Lego League, con robots construidos de Lego.

    En tanto, en el Mundial Vex Robotics Competition, que se realiza en Kentucky, compite el equipo CienciaBots, conformado por estudiantes de los colegios Germania del Verbo Divino y Alemán de Puerto Varas.

    Todos ellos son parte de una nueva generación de estudiantes que se ha interesado en la programación computacional y la robótica.

    “Nosotros enseñamos a través de academias y pueden asistir niños desde segundo básico hasta enseñanza Media. Al contrario de lo que se cree, no son niños introvertidos. Acá tienen que aprender a exponer sus ideas, presentarlas a un grupo, trabajar en equipo, pero, por sobre todo, a ser rigurosos”, dice desde Estados Unidos Jorge Soto, profesor a cargo del equipo The Mainstream.

    Jorge Landaeta (14 años), en primero medio, está feliz en el Mundial. “Los chilenos en Texas nos acogieron en su casa y nos han tratado muy bien. Estar acá es emocionante”, dice. Comenzó con la robótica en 6° básico, a petición de su mamá, y lo que al comienzo fue una obligación, pronto se transformó en una pasión.

    “En el colegio nos tratan como héroes. Nos despidieron con carteles y aplausos, y en los recreos los más chicos se nos acercan a preguntarnos cosas de robótica”, cuenta orgulloso.

    Todo lo que saben lo han aprendido en talleres extracurriculares o en cursos que imparten fundaciones relacionadas con la temática.

    Sin embargo, esto podría cambiar. Según el Ministerio de Educación, la propuesta de bases curriculares para 3° y 4° medio, que se implementaría en 2019, contempla Programación Computacional como asignatura de profundización. “Tiene por objetivo que los estudiantes desarrollen competencias, habilidades y conocimientos computacionales y así, entregar oportunidades de aprendizaje centradas en lógica, algoritmos, programación, desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles, representación de datos, modelar procesos en el ámbito de la matemática y análisis crítico de las relaciones entre sistemas de información, persona y sociedad”, informaron desde comunicaciones del ministerio a través de un escueto correo.

Tres equipos de estudiantes chilenos se lucen en mundiales de robótica en EE.UU.

2017-04-24T19:45:07+00:00 Abril, 2017|Actualidad|

"En el colegio nos tratan como héroes. Nos despidieron con carteles y aplausos, y en los recreos los más chicos se nos acercan a preguntarnos cosas de robótica", cuenta orgulloso uno de los estudiantes. Para conocer más información revisa la siguiente nota de El Mercurio.

  • Esta educadora y bloguera está transformando la forma en que los docentes se conectan

    Desde el año 2008, la chilena María Jesús Viviani ha sido educadora de párvulos y ha ejercido su labor dentro y fuera del aula, en proyectos de investigación enfocados en la educación parvularia y en otras instancias como formadora de educadoras. Gracias a una beca, tuvo la oportunidad de estudiar un doctorado en educación en la Universidad de Bristol, Inglaterra y mientras tanto, desarrolló una tesis sobre el rol de las educadoras en Chile. Estuvo 4 años investigando, entrevistando profesores y entendiendo según estas visiones, lo que significa ser un buen educador y lo que se necesita para lograrlo. ¿La conclusión? Que los profesores tenían mucho por decir y que era importante discutir el tema y crear diálogos a nivel nacional con distintos actores del sistema para mejorar las oportunidades de formación profesional de educadoras de niños. A lo largo de este proceso, María Jesús también descubrió que hacían falta espacios digitales en español dedicados a hablar de la educación infantil. Fue así como tuvo la idea de crear una plataforma web en la que pudiera compartir la información que estaba leyendo para el desarrollo de sus tesis. Así nació el blog “Soy Educadora”.

    Soy Educadora

    El impacto del blog fue tan positivo por parte de los educadores, que la profesora decidió ampliar el espectro abriendo también una página en Facebook directamente relacionada con el blog, creando así una comunidad digital de educadoras de diferentes rincones de Latinoamérica que comparten sus experiencias y reflexionan sobre su labor pedagógica. Hoy el blog no es sólo un blog, es un espacio virtual potente con recursos gratuitos y elementos útiles como cursos online para profesores que buscan alimentar su profesión o simplemente dialogar con respecto a su labor en diversos contextos. En este espacio María Jesús también propone desde opciones para la formación de docentes y consejos para crear relaciones respetuosas, hasta notas sobre la importancia de mejorar las condiciones laborales como método para mejorar la calidad, entre muchas otras cosas.

    Compartir experiencias

    Para María Jesús el mundo digital es un espacio ideal para compartir y enfrentar los desafíos educativos que surgen de experiencias personales diferentes. Conocer otras experiencias, dice la bloguera, significa entender distintas realidades y considerar nuestros propios problemas en perspectiva. Es una forma de reflexionar y tomar conciencia sobre el día a día en nuestro contexto personal. Y todo esto cobra mayor valor si se tiene en cuenta que no son tantos los espacios que brindan la posibilidad de comunicación, discusión y análisis entre docentes.

    “En general, las oportunidades de comunicación entre colegas son reducidas, especialmente fuera de Santiago. En este contexto, la comunicación virtual se convierte en una herramienta muy útil y democratizadora de las realidades de formación profesional centralizadas en Chile. También es conveniente si pensamos en el tiempo disponible que tenemos las educadoras para colaborar, en general es muy poco. La comunicación virtual podemos establecerla camino al trabajo, de vuelta a la casa, sin necesidad de destinar un tiempo exclusivo a esta tarea”.

    Entornos Virtuales de Aprendizaje

    Para María Jesús, el mundo digital es una ventana de posibilidades para los educadores. Es un medio dinámico con diversas posibilidades de formato que permite crear conexiones entre docentes que todos los días trabajan por mejorar y crecer en términos profesionales. Por esto, ella se ha especializado en la formación a través de los “Entornos Virtuales de Aprendizaje”, es decir, espacios formales e informales en línea para aprender. En dichos entornos, la educadora busca crear instancias para compartir conocimientos y estrategias. Ella cree en los Entornos Virtuales de Aprendizaje porque dicho de una forma simple, pueden llegar a todos y en formatos diversos según las necesidades.

    “Por ejemplo, observar un video de una educadora realizando una actividad puede ser mucho más enriquecedor para nuestro crecimiento profesional. En un curso online por ejemplo, una herramienta como Google Docs puede servir para que un grupo de personas de distintos países puedan redactar juntos un documento y hacer un trabajo colaborativo para entregar al docente virtual. No sólo nos permite recibir información de otros sino crear nuestro propio conocimiento de manera colaborativa para compartirlo con los demás”.

    Mejora educativa

    Aunque la creadora de “Soy Educadora” es consciente que los entornos virtuales representan un desafío para aquellas personas que por diversas razones aún no se enfrentan al mundo digital, está convencida de que trabajar desde la comunicación digital en pro de la educación es una decisión política que vale la pena tomar. Por eso, invita a todos los docentes a que pierdan el miedo a hacerlo y progresivamente compartan sus experiencias y su labor, pues solo así se puede trabajar para crear nuevas perspectivas y decisiones que aporten a la mejora de la educación.

    “Es la experiencia de los mismos docentes la más importante a la hora de tomar decisiones educativas. Si los mismos docentes damos a conocer nuestra labor y sistematizamos nuestras experiencias, estaremos ayudando a que existan nuevas perspectivas sobre nuestra realidad y que aparezcan nuevas voces que contribuyan con conocimiento válido en la toma de decisiones a nivel nacional”.

    Un día María Jesús decidió ser educadora pues estaba convencida del potencial transformador de la profesión. Hoy a través de su labor y su pasión por el mundo digital, la creadora de “Soy Educadora”, no solo está aprovechando dicho potencial, también está aportando herramientas prácticas para que la educación se fortalezca desde su principal actor: los educadores.

Esta educadora y bloguera está transformando la forma en que los docentes se conectan

2017-04-20T14:49:22+00:00 Abril, 2017|Mejora docente, Voz de los profesores|

María Jesús Viviani es educadora de párvulos, amante del mundo digital y creadora de un blog llamado de “Soy educadora”, plataforma que busca ser un apoyo para el docente en su desarrollo profesional.

Cargar más posts