Migrantes

Inicio » Migrantes
  • La educación de los refugiados no puede esperar

    La tasa mundial de escolarización primaria entre los niños desplazados es del 61%. Es hora de que la comunidad internacional acompañe sus compromisos hacia ellos con acciones

    La crisis de refugiados que afecta al mundo suele medirse en números. Pero para los jóvenes refugiados que se pierden una educación, también se puede hacer seguimiento con una métrica irreversible: el paso del tiempo. De los 17,2 millones de personas que la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) es responsable de proteger, más o menos la mitad tienen menos de 18 años de edad; es decir, toda una generación, que ya ha sido despojada de su infancia, corre riesgo de quedarse también sin futuro.

    Buena parte de la población de desplazados del mundo está compuesta por niños en edad escolar. Se calcula que a fines de 2016, había 11,6 millones de refugiados en situación de “desplazamiento prolongado”: lejos de sus hogares por más de cinco años y sin “perspectivas inmediatas” de regresar. De los cuales 4,1 millones lo han sido por al menos 20 años, más que el tiempo que pasa en la escuela una persona promedio.

    La importancia de su educación es evidente. La niñez es el tiempo de aprender a leer, escribir, contar, preguntar, evaluar, debatir, calcular, establecer empatía y fijarse objetivos. Estas destrezas son especialmente importantes para quienes tendrán la responsabilidad de reconstruir sus países cuando regresen. Además, la educación ofrece a los niños refugiados un espacio seguro en medio de la conmoción del desplazamiento. Y también puede colaborar con el desarrollo pacífico y sostenible de las comunidades que abrieron sus puertas a las familias desplazadas.

    Por desgracia, para muchos de los 6,4 millones de refugiados en edad escolar que actualmente están bajo responsabilidad del ACNUR, el acceso a la educación sigue siendo un lujo. La tasa mundial de escolarización primaria es 91%, pero entre los niños refugiados se reduce a 61%, y a 50% en los países de bajos ingresos, donde vive más de un cuarto de la población desplazada del mundo. Y la brecha educativa aumenta con la edad. En el caso de la escuela secundaria, la tasa para los adolescentes refugiados es 23% (contra 84% mundial) y apenas 9% en los países de bajos ingresos.

    En cuanto a la postsecundaria (la fragua de los líderes del mañana), el panorama es desolador. Cerca de un tercio de los jóvenes del mundo estudian una carrera universitaria o algún programa de formación avanzada; pero a pesar de becas y otros incentivos, ese porcentaje entre los refugiados es un mero 1%.

    En septiembre de 2016, políticos, diplomáticos, funcionarios y activistas de todo el mundo se reunieron en la ONU para trazar soluciones a los problemas de los desplazados. El resultado fue la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes, firmada por 193 países, que destaca la educación como un elemento crucial de la respuesta internacional. Además, uno de los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para poner fin a la pobreza y promover la prosperidad de aquí a 2030 demanda “educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos” (ODS 4).

    Pero a pesar del amplio apoyo a la Declaración de Nueva York y a los principios establecidos en el ODS 4, los jóvenes refugiados siguen en riesgo de quedar rezagados. Es hora de que la comunidad internacional acompañe la retórica con acciones.

    La educación debe convertirse en parte integral de la respuesta de emergencia a cualquier crisis de refugiados, y hay que dar prioridad al aprendizaje en el aula, para facilitar un ambiente seguro y estable para los más pequeños entre ellos. La educación es una necesidad básica para los refugiados, porque no solo imparte habilidades vitales, sino que también promueve la resiliencia y la autoconfianza, y ayuda a resolver las necesidades psicológicas y sociales de los niños afectados por conflictos.

    La provisión de oportunidades educativas a los jóvenes desplazados demanda planificación e inversiones a largo plazo, no puede ser un mero apéndice. Su financiación debe ser sostenible, previsible y holística, tanto para que los sistemas educativos de los países anfitriones puedan hacer los planes necesarios como para que la escolarización de los niños no se interrumpa si estalla una crisis nueva en algún otro lugar.

    También es fundamental que los pequeños refugiados se integren a los sistemas educativos nacionales allí donde residen. Ellos, como todos los jóvenes del mundo, merecen una educación de calidad que siga una currícula acreditada y se base en un sistema de evaluación y promoción riguroso; y los países de acogida son los más indicados para proveer eso. La comunidad internacional puede ayudar dando más apoyo a los agentes educativos, especialmente los maestros, mediante la provisión de una remuneración acorde, materiales de enseñanza adecuados y acceso a asistencia experta.

    La educación de los refugiados es una responsabilidad compartida. El año pasado, con la Declaración de Nueva York, los gobiernos de todo el mundo hicieron promesa colectiva de invertir en ellos y en las comunidades que los albergan. Los jóvenes refugiados no tienen tiempo que perder.

La educación de los refugiados no puede esperar

2017-10-31T08:39:15+00:00 Octubre, 2017|Comunidad escolar|

La educación ofrece a los niños refugiados un espacio seguro en medio de la conmoción del desplazamiento. Esto es parte de lo que dice Filippo Grandi a El País.

  • Participa en el estudio que medirá el impacto de la migración en la práctica docente

    Según cifras actuales del Mineduc, 76.813 estudiantes provienen de otros países, mayoritariamente de América Latina, los que se concentran principalmente en establecimientos públicos de la Región Metropolitana y algunas regiones del Norte Grande de Chile.

    Si bien esta cifra representa menos del 2,2% de la matrícula total a nivel nacional, es un fenómeno que irá en aumento y que enfrenta a los docentes a nuevos desafíos en términos pedagógicos.

    Debido a la importancia de este fenómeno en el sistema escolar chileno, EduGlobal invita a los profesores chilenos a contestar una encuesta sobre migración  y educación, con el objetivo de medir el impacto de la migración en la práctica docente. Dicho instrumento aborda distintas temáticas de esta nueva realidad desde la perspectiva de los docentes, como son las representaciones del alumnado migrante, las actuales fortalezas del profesor, el rol de las escuelas y el sistema educacional.

    El estudio, organizado por la red de docentes EduGlobal, se realizará a través de un cuestionario online que estará disponible para ser respondido por todos los entes ligados a la educación hasta el jueves 25 de octubre.

    ¿Cuál es la importancia del estudio?

    Diversas instituciones como el Programa Interdisciplinario de Estudios Migratorios (PRIEM), la Fundación Educación 2020, el Ministerio de Educación y la Municipalidad de Santiago, han apoyado la realización de este estudio. Pero ¿por qué apoyar esta iniciativa? ¿cuál es la importancia de abordar este tema?

    Para Mercedes Celedón, Directora de EduGlobal, la importancia de este estudio radica en el impacto que tiene la migración en el sistema escolar.

    “Decidimos abordar la inmigración y su impacto en las escuelas porque es un tema que convoca y desafía a los docentes. El valor de este estudio es que permite recabar información extensiva desde la mirada de los docentes de todo el país, ya que son ellos los principales actores sociales adultos de las aulas diversas y quienes interactúan cotidianamente con el alumnado migrante”.

    El Padre Andrés Moro, Vicario para la Educación de la Arquidiócesis de Santiago, coincide en este diagnostico y agrega que los resultados de este estudio podrían contribuir a la integración de niños y jóvenes migrantes.

     “Permitirá contar con mayor información para abordar de mejor manera el quehacer de nuestros profesores, lo que contribuirá a que los alumnos extranjeros y chilenos, se sientan más incluidos e integrados en nuestros colegios, cumpliendo así con nuestra misión de ser establecimientos de puertas abiertas a toda la comunidad”, señaló.

    ¿ Cómo participar?

    Si eres profesor o asistente de la educación sólo debes ingresar a www.eduglobal.cl y completar el formulario que allí se encuentra. Para recibir los resultados de este estudio, debes inscribirse en el mismo portal. La encuesta estará disponible hasta el 25 de octubre.

Participa en el estudio que medirá el impacto de la migración en la práctica docente

2017-10-12T09:13:47+00:00 Octubre, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|

A través de este estudio se busca conocer las fortalezas y los desafíos de la formación docente frente a este fenómeno.

  • Hablamos con dos profesoras Mapuche para conocer su rol en la educación. Estas son sus historias

    Bartolina Sisa fue una luchadora Aymara que lideró en el siglo XVIII los ejército quechua-aymaras que combatían contra las fuerzas españolas. Su valentía demostrada en la lucha por restablecer los derechos de su pueblo, la convirtieron en un obstáculo para los objetivos enemigos, quienes el 5 de septiembre de 1782 la asesinaron. Esta fecha se convirtió entonces en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Indígena, la cual fue instituida oficialmente en 1983. La conmemoración de este día es un homenaje no solo a Bartolina, sino a todas las mujeres indígenas y su aporte a la lucha, el conocimiento, la historia, la cultura, y por supuesto, la educación.

    Como un homenaje a todas ellas, decidimos conocer la mirada de dos mujeres Mapuche, que además de ser parientes, se han dedicado a la docencia desde dos niveles educativos diferentes: la educación media y básica. El objetivo, además de conocer sus vidas y experiencia, era entender cómo contribuye la mujer indígena a la educación en Chile y qué consejos comparten para que todos los docentes, puedan respetar desde el aula la identidad de todos y cada uno de sus estudiantes. Estas son sus historias.

    Constanza Pilar Lincovil, profesora de enseñanza media en Santiago

    Constanza es profesora de lenguaje en el Centro Educacional Jorge Huneeus Zeegers en La Pintana, una comuna con altos índices de vulnerabilidad y riesgo social, que se ubica en la capital del país. Durante cuatro años que lleva ejerciendo la profesión, esta docente de origen mapuche ha trabajado en contextos como este, donde considera que puede hacer frente a ciertas problemáticas sociales y ser un aporte positivo desde la educación. Gran parte de sus estudiantes provienen de etnias mapuches, y mucho otros también son migrantes, hecho que la ha llevado a enfrentar grandes desafíos.

    Desarrollar la identidad de estudiantes de pueblos originario que viven en la ciudad no ha sido sencillo, especialmente porque su trabajo ha sido con jóvenes que están en pleno proceso de reconocimiento, desde lo físico hasta lo psicológico. Para hacer frente a esto desde el aula, lo que ha hecho Constanza además de llevar sus propias experiencias y anécdotas a la sala de clase, es preguntar, realizar conversatorios y hacer trabajos de investigación que los lleven a acercarse y comunicarse con sus propias familias. Como los estudiantes se sienten identificados con sus profesores, la estrategia central de esta profesora ha sido precisamente contar las cosas desde su más íntima identidad.

    Ser mapuche llevó a esta docente a intentar responder múltiples cuestionamientos que hoy, sus estudiantes, intentan responder como: “quién soy”, “cuales son mis raíces” “¿por qué soy lo que soy?”,  y “¿qué puedo hacer para aceptarme y sentirme parte de este mundo?”. Y esto evidencia que sus alumnos están en una búsqueda de la identidad que a menudo va acompañada de factores como la frustración, la timidez y tristemente, la vergüenza. Por eso es tan importante para ella decirles “yo también soy mapuche ¡y qué hay de malo en ello!”. Contar su propia experiencia, asegura, es una forma de lograr que ellos se abran para compartir sus experiencias y su propia identidad.

    Como mujer indígena, esta profesora cree que tiene un poder único: el empoderamiento como medio para ayudar a sus estudiantes a crecer, a reflexionar y aceptar, a ellos mismos y a los demás, “porque somos únicos, diversos, pero no exclusivos, sino inclusivos”. Además, afirma Constanza, el rol de la mujer indígena es un instrumento útil a la hora de enseñar, contribuir al conocimiento y acoger a los estudiantes. Entonces, ¿qué sugiere ella a otros docentes que buscan desarrollar la identidad de sus estudiantes desde la multiculturalidad? Conocerlos, conocer sus orígenes, ayudarlos a explorar sus propias historias y escucharlos. Especialmente a esos estudiantes que sutilmente piden ser escuchados. Además, permitir ser conocido y generar una empatía y acercamiento que genere la confianza que ellos necesitan para valorarse.

    Vanessa Lincovil, profesora de básica en Temuco

    Actualmente Vanessa es profesora de lenguaje en el Colegio Los Robles de Labranza en la ciudad de Temuco. Muchos de sus estudiantes, al igual que ella, hacen parte de pueblos originarios, hecho que ha representado un complejo pero lindo desafío a la hora de enseñar. Muchos de los estudiantes de los Robles llegan del campo a la ciudad intentando esconder sus raíces, su cultura, su orígen. Por esto, Vanessa trabaja todos los días para desarrollar la identidad y la confianza de todos sus estudiantes, trabaja por mostrarles que compartir parte de sus vidas también es parte de un proceso de aprendizaje que busca ser intercultural, inclusivo.

    A través de diversas actividades Vanessa integra a sus estudiantes y con ellos, también a sus familias. Ella los invita para que traigan objetos e historias desde sus casas, e incluso invita a sus familias para que compartan con otros estudiantes parte de quienes son. Por ejemplo, en una salida a un museo mapuche, una madre indígena fue invitada y capturó la atención de todos sus estudiantes al narrar su conocimiento y su propia experiencia, convirtiéndose así en protagonista de una salida pedagógica enriquecedora. Con actividades como estas, esos niños que en principio esconden sus rostros, se sienten orgullosos de sus historias, de sus padres, de sus madres, de ellos mismos como seres humanos y estudiantes.

    Vanessa, al igual que muchos de ellos creció en el campo y tuvo que trasladarse a la ciudad para ir a la escuela donde a menudo llegó a sentirse poco valorada. Por eso, basada en su propia experiencia, esta profesora busca acercarse, conocer y entender lo que cada niño siente para crear experiencias personales y académicas integrales, además de espacios de enseñanza donde la diversidad es parte del aprendizaje diario. Esta profesora sugiere a todos los profesores que valoren y conozcan las historias de todos sus estudiantes y sobre todo, que integren a las familias pues esa es la clave para rescatar lo mejor de cada cultura presente en el aula.

Hablamos con dos profesoras Mapuche para conocer su rol en la educación. Estas son sus historias

2017-09-06T17:19:31+00:00 Septiembre, 2017|Los profesores importan|

Su propias experiencias de vida han sido la mejor herramienta para trabajar la identidad con todos y cada uno de sus estudiantes.

  • 5 libros para abordar la inmigración en la sala de clase recomendados por una experta

    En el mundo entero, la inmigración es una realidad. El número de familias y niños migrantes que salen de sus países para llegar a otros rincones del mundo en la búsqueda de mejores oportunidades crece rápidamente y se refleja notoriamente en las salas de clase. Particularmente en Chile, los datos muestran que en el año 2016, el número de estudiantes migrantes superó a los 61.000, cifra que corresponde al 1,7% de la matrícula. Por otra parte, en comparación con el 2013, el total de alumnos que fueron eximidos de la prueba Simce por no hablar español (evaluación utilizada en Chile para medir el dominio que tienen los estudiantes sobre temas del currículo escolar), aumentó en un 766%. ¿Qué significa esto? Que integrar a aquellos estudiantes es una tarea urgente en las escuelas y para lograrlo es indispensable abordar en la sala de clase, temas como la aceptación y el respeto.

    Con respecto a esto, la venezolana Brenda Bellorín, investigadora, crítica de literatura infantil y doctora en Didáctica de la Lengua y la Literatura, asegura que la literatura es y debería ser en todas las aulas una herramienta de integración clave. Bellorín hizo parte de un proyecto llamado Visual Journeys Through Wordless Narratives (Travesías visuales con álbumes sin texto) el cual se articuló en torno a la idea de que la lectura de obras literarias “multimodales” (aquellas que son contadas a través de textos, imágenes, formato y diseño), son una excelente vía de integración de nuevos alumnos. Este proyecto de investigación evidencia además que el libro álbum (mezcla de textos breves con contenido ilustrado), es ideal para hacer trabajos en grupo constructivos que funcionan como puentes entre una cultura y otra, un lenguaje y otro.

    “… considerando que la literatura -con sus formas discursivas, reglas y multiplicidad de imágenes- es un buen marco para el aprendizaje de la lengua, que además facilita la adquisición de representaciones sociales y culturales, así como el proceso de simbolización”, afirma la experta.

    Para Bellorín la lectura de un niño extranjero debe ser la misma que se le entrega al niño del país que lo recibe, esto com premisa de respeto, aceptación y educación de calidad para todos. Para lograr esto, ella propone que los niños puedan sacar sus libros en la escuela y reflexionar, a partir de éstos, sobre sus orígenes, historias, entornos y familias. Además, dice la especialista, es necesario que los profesores conozcan diversas obras infantiles que aborden el tema desde varias perspectivas. Para eso, ella sugiere las siguientes:

    1. Eloísa y los bichos, de Rafael Yockteng y Jairo Buitrago

    Este relato protagonizado por Eloísa, invita a reflexionar sobre la condición del extranjero o inmigrante, quien al principio tiene dificultades para amoldarse a las nuevas costumbres, el lenguaje, las historias… Eloísa llega con su padre a un nuevo lugar buscando un futuro y con la ilusión de labrarse un nuevo camino. El proceso no resulta nada fácil. Las horas de espera en la puerta del colegio se hacen eternas, los nuevos compañeros son muy distintos y es difícil dejar atrás los recuerdos.

    El Jinete Azul


    2. Emigrantes, de Shaun Tan

    Shaun Tan plantea una historieta que narra el viaje de un hombre que deja a su familia para llegar a un mundo fantástico y onírico. El libro prescinde del lenguaje escrito durante toda la obra pues como dice el autor, “el protagonista no puede leer ni comprender nada en el nuevo país, así que el lector tampoco debería poder”. El emigrante de la historia, llega a un lugar donde todo es sutilmente diferente: desde los animales y los alimentos, hasta la forma. De esa manera, Tan introduce temas como la difícil adaptación a otra cultura, la importancia de la familia y las raíces de nuestra identidad.

    Barbara Fiore


    3. La isla, de Armin Greder

    Una mañana, los habitantes de una isla descubren a un hombre en la playa. Aunque los habitantes acogen al hombre, prevalecen en ellos profundos temores ante el desconocido, temores que, finalmente, los llevará a tomar una drástica decisión. Bellorín asegura que La isla es una obra extraordinaria para desmontar prejuicios.

    Lóguez


    4. Stefano, de María Teresa Andruetto

    Stefano huye de la pobreza de la posguerra italiana hacia Argentina. se despide de su madre y se va lleno de ilusiones y recuerdos como travesías en barco, su primer trabajo, su paso por el mundo del circo, la música, entre otros.

    Sudamericana Joven Novela


    5. ¡Vamos a ver a papá!, de Lawrence Schimell y Alba Marina Rivera

    La historia relata los sentimientos que vive la protagonista por la ausencia de su padre, quien trabaja en otro país. En un diario va recogiendo todo aquello que le gustaría contarle los domingos cuando él la llama por teléfono. La historia plantea los problemas de la inmigración desde la ausencia y la separación.

    Ekaré

5 libros para abordar la inmigración en la sala de clase recomendados por una experta

2017-08-22T15:59:31+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

Esta experta en literatura infantil sugiera obras infantiles para abordar la inmigración en clase.

  • Así se integra a los estudiantes inmigrantes en otras partes del mundo

    Aunque Finlandia tiene una cantidad de inmigrantes pequeña (6% de su población total), la población de extranjeros, al igual que en otras partes del mundo, sigue creciendo. Al aumentar la diversidad lingüística y cultural, el sistema educativo se ha visto en la necesidad de enfrentar nuevos desafíos relacionados con la inclusión. ¿Cómo lo han hecho? Gran parte de los inmigrantes que llegan no tienen conocimiento previo del idioma, hecho que se ha convertido en una de las prioridades del sistema.

    Según varios estudios, el dominio del lenguaje académico se desarrolla entre cinco y diez años. Es un periodo largo y por eso mismo es importante hacer frente a ese tema y apoyar la transición de quienes dejan su hogar para llegar a un rincón del mundo totalmente nuevo y desconocido. En Finlandia, han entendido esto muy bien y han enfrentado el tema con una metodología bastante eficaz.

    This is Finland

    “Enseñanza preparatoria”

    En Finlandia, responder a las necesidades lingüísticas es fundamental para apoyar el proceso del aprendizaje de los extranjeros. Por eso, desde el inicio, los estudiantes inmigrantes son asignados a un curso según la edad y durante un año, se dedican exclusivamente a reforzar el idioma. Dicho periodo se llama Enseñanza Preparatoria y tiene un currículo propio basado en el aprendizaje del idioma finés, la cultura escolar y el fortalecimiento del idioma materno de cada estudiante. Pero los únicos beneficiados en esta etapa no son los alumnos…los municipios también tiene traductores que asisten a reuniones escolares (y otras instancia) con el fin de apoyar a las familias en situaciones que de otra manera, serían complejas de entender.

    Como la integración es el pilar esencial del sistema, los estudiantes inmigrantes que asisten a la Enseñanza Preparatoria también participan en clases en las que no es tan necesario el dominio del idioma, como el arte, la música y la educación física. A medida que van perfeccionando el manejo del finés, se van integrando al resto de las asignaturas.

    South China Mornings

    En el aula

    Después del proceso anterior, los niños pasan a las aulas regulares donde siguen recibiendo apoyo constante en el aprendizaje del idioma y participan en clases de finés como segundo idioma. En este periodo, los temas que se abordan surgen de las necesidades lingüísticas de los estudiantes y en ese sentido, la enseñanza se vuelve más funcional. Esto es importante porque la meta no es solo lograr que los estudiantes manejen la lengua en un nivel cotidiano, sino también que lo entiendan en un contexto escolar. Sólo así, el proceso del aprendizaje general se vuelve realmente efectivo.

    “Es fácil presumir que un estudiante ya tiene el dominio del lenguaje cuando ha desarrollado el dominio conversacional, pero es necesario ser conscientes de los desafíos que impone el lenguaje académico, que también tienen que aprender los alumnos que estudian en su idioma materno. En este sentido, el uso de imágenes y material visual en la enseñanza, el análisis del texto y el discurso y la explicación de palabras específicas de una asignatura son estrategias que no solo benefician a los estudiantes de origen migrante, sino a todas las personas en el aula. La conciencia lingüística y cultural es importante en todos los aspectos de la educación, y el desafío actual de las escuelas es descubrir maneras de enfrentar y acoger la diversidad respondiendo a las necesidades diferentes de cada estudiante” (Guía pedagógica para una educación intercultural, anti-racista y con perspectiva de género, pg 58)

Así se integra a los estudiantes inmigrantes en otras partes del mundo

2017-08-04T15:47:23+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

Así se integran los estudiantes inmigrantes al sistema educativo de Finlandia.

  • Este profesor llegó desde Haití a Chile hace 8 años. Hoy lanza el primer diccionario kreyòl-español

    La iniciativa del profesor de lenguaje Yvenet Dorsainvil es un paso inmenso hacia la disminución de una brecha comunicacional que divide a los migrantes haitianos que llegan a Chile en busca de mejores oportunidades; es un paso contundente hacia la integración de muchas personas que por la limitación del lenguaje sufren un proceso de integración lento y complejo; es un proyecto que sin duda busca apoyar, integrar y construir una sociedad verdaderamente intercultural.

    Hace 8 años Dorsainvil llegó desde Haití a Chile y hoy, con el apoyo de la Universidad de Chile, logró publicar el primer diccionario kreyòl-español.

    “Este día marca una nueva etapa de la historia migratoria de Chile, una de un país multicolor y multicultural. Es el día en que presentamos una obra que facilita la convivencia de los pueblos a través de un documento que parece ser un bloque de papeles, pero que es un documento que resume almas, culturas y costumbres de distintas naciones: el pueblo haitiano y el pueblo chileno”, aseguró Dorsainvil en el lanzamiento de los primero 500 ejemplares de este diccionario.

    Es un hecho sin precedentes.

    No sólo porque representa un elemento de comprensión y aceptación, o porque abre las puertas de dos culturas que hoy más que nunca deberían comprenderse y aceptarse, lo es porque busca dar respuestas y facilitar la cotidianidad tanto de migrantes como de chilenos (e hispanohablantes) que están divididos por algo que aparentemente parece inofensivo: el lenguaje. “¿Cómo el paramédico, enfermera o médico, se comunica con un paciente al que no entiende y, al mismo tiempo, cómo ese paciente puede lograr la atención adecuada si no puede expresar lo que padece?”, o “¿cómo se enfrenta un profesor a un estudiante que no maneja el idioma español?”... Estas son justamente algunas de tantas preguntas que planteó Dorsainvil en su diccionario.

    Este profesor de lenguaje acaba de darle un inmenso regalo a dos comunidades que encontrarán en las palabras, la mejor forma de entenderse.

    Ahora, los procesos de integración serán más efectivos y menos traumáticos en diferentes contextos, incluida la escuela, donde muchos niños llegan sin entender una palabra de español y donde muchos profesores no cuentan con las herramientas necesarias para comunicarse con sus estudiantes migrantes y sus familias. Tal como lo dijo Dorsainvil, este diccionario marca una nueva etapa en la historia migratoria de chile, en la vida de los haitianos, en la vida de los chilenos y en la vida de estudiantes y profesores que gracias a este docente, podrán generar interacciones importantes y procesos de aprendizaje significativos y sobre todo, inclusivos.

    Mira más detalles sobre el diccionario de Dorsainvil en este reportaje:

Este profesor llegó desde Haití a Chile hace 8 años. Hoy lanza el primer diccionario kreyòl-español

2017-07-14T15:50:25+00:00 Julio, 2017|Los profesores importan, Mejora docente|

El profesor haitiano Yvenet Dorsainvi diseñó el primer diccionario español-kreyòl en Chile y está rompiendo con las brechas de comunicación.

  • “No sé hablar castellano, solo guaraní”, dijo niño y emociona en redes

    “No entiendo nada y tengo mucha vergüenza”, escribió. Ocurrió en una escuela secundaria de Recoleta. Telefe Noticias habló con el profesor que difundió la misiva y con el rector.

    “Perdón profe por no completar, es que no entiendo nada y tengo mucha vergüenza para hablar”. Así empieza la carta que un alumno del colegio N° 2 Domingo Faustino Sarmiento le escribió a un profesor, pidiéndole disculpas por no poder expresarse en castellano durante una prueba.

    “Te pido una disculpa profe. Espero que me entienda, es muy difícil empezar de cero en otro país”. El fragmento, publicado en Twitter por Manuel Becerra, conmovió a la comunidad educativa y a muchas personas que se hicieron eco de la publicación. “Un pibe, de motu proprio, le escribió esto a un docente al no poder resolver una prueba. Vení a decirme que no está aprendiendo”, sostuvo Becerra, profesor de historia de esa institución.

    En diálogo con telefenoticias.com.ar Becerra contó que cuando le llegó la carta decidió publicarla en su Twitter para visibilizar el problema, pero nunca imaginó que podía tener tanta repercusión. En línea con ello dijo que el colegio intervino rápidamente para asistir al alumno y contenerlo en esa situación. “Suele suceder que algunos chicos son muy callados en clase y en todo el trabajo de la docencia a veces pasa de largo”, explicó.

    El mensaje tuvo más de 800 compartidos y recibió más de 2000 “me gusta”. El propio docente contó que el adolescente le pidió ayuda a un compañero. “Salió del cascarón impulsado a no tener vergüenza de no saber. Redactó una carta de disculpas. ¿Aprendió?”, se preguntó, mientras que recalcó la rápida actuación del profesor que buscó la intervención de otros docentes de la asignatura Lengua.

    “Te pido una disculpa profe. Espero que me entienda, es muy difícil empezar de cero en otro país”.

    El año pasado el colegio se encontró con que varios alumnos tenían problemas para comunicarse en español, por lo que empezaron a trabajar en un proyecto para revalorizar la lengua materna. Paul Dany, rector de la escuela, contó a telefenoticias.com.ar que en el área de comunicación hay un grupo de docentes que llevan adelante el programa de español como segunda lengua. “Casi el 85% de los chicos que vienen a esta escuela son de la Villa 31 y muchos de ellos hablan guaraní o quechua”, manifestó.

    Dany sostuvo que muchos alumnos llegan a la Argentina de países limítrofes y señalo que hay una matriz de “ocultamiento de la cultura original”. Por eso dijo que como escuela secundaria están trabajando en proyectos de contención que puedan revalorizar la lengua materna y asistir a los alumnos que tienen dificultades para adaptarse al idioma, una problemática que muchas veces queda soslayada por el silencio.

    “No estamos preparados para esto y no hay una política de Estado para integrar a las culturas diversas. Estamos remándola”

    El proyecto, según explicó Becerra, busca utilizar las herramientas de enseñanza del español para extranjero, aplicadas a chicos que fueron escolarizados para un idioma que no es el castellano. “Después de un trabajo burocrático logramos que nos den horas para esto”, explicó el docente. Y contó que alrededor de cuatro profesores trabajan en el proyecto, dedicando por lo menos dos horas extracurriculares.

    “Nos dimos cuenta que hay un patrón que tiene que ver con no hablar castellano. Calculamos que hay más o menos 30 chicos en el colegio. No estamos preparados para esto y no hay una política de Estado para integrar a las culturas diversas. Estamos remándola”, concluyó.

“No sé hablar castellano, solo guaraní”, dijo niño y emociona en redes

2017-05-30T12:02:22+00:00 Mayo, 2017|Actualidad|

“No entiendo nada y tengo mucha vergüenza”, esto es parte de lo que escribió un alumno al presentar dificultades para responder una prueba. Descubre la historia completa en la siguiente nota de Telefe Noticias.

  • “68 Voces”: Una serie de cuentos indígenas animados y narrados en lengua originaria

    “68 voces”, es una serie de cuentos indígenas animados narrados en su lengua originaria, creados bajo la premisa “nadie puede amar lo que no conoce”con el fin de ayudar a fomentar el orgullo, respeto y uso de las lenguas indígenas mexicanas entre hablantes y no hablantes. Así como ayudar a disminuir la discriminación y fomentar un sentido de orgullo hacia todas las comunidades y culturas que forman parte de la riqueza cultural de México.

    Este proyecto, fue creado por Gabriela Badillo y  busca se un proyecto inclusivo y contemporáneo que no caiga en el “cliché” de lo mexicano, sino en la búsqueda de la reinterpretación de la cultura a través de diversos ilustradores mexicanos, basados en la obra de autores como Miguel León Portilla, Andrés Henestrosa, Hermenegildo López, Isaac Esau Carrillo Can, Manuel Espinosa Sainos, así como tradiciones y cuentos de tradición oral que dan lugar a la importancia de la misma.

    ¿Cómo nace 68 voces – 68 corazones?

    El proyecto nace por la una necesidad personal de Gabriela Badillo. Ella deseaba regresar a la sociedad algo a través de lo que ella sabe hacer, aunque fue la pérdida de un ser querido lo que detonó este gran proyecto.

    “Mi abuelo, maya originario de Maxcanú, Yucatán, falleció hace unos años y hasta ese momento hice conciencia de todo lo que se había ido con él, pues además de perder a un ser querido fue darme cuenta de la sabiduría inmensa que se fue con él, un lenguaje, historias, tradiciones, costumbres, un mundo que se desvanecía con él.

    Hace unos años durante mi servicio social, también en Yucatán, fue muy fuerte ver como eran las mismas madres que por temor a la discriminación no enseñaban su lengua a sus hijos. Y después al conocer un día el poema de Miguel León Portilla los puntos se unieron. Como menciona en su poema “Cuando muere una lengua muere una forma de ver distinto el mundo, una ventana a un universo”, señala Gabriela Badillo

    Su aporte a la educación

    Si bien, el proyecto fue creado para reforzar la identidad de niños y jóvenes que pertenecen a comunidades indígenas, además de fomentar el orgullo, respeto y uso de las lenguas indígenas mexicanas entre hablantes y no hablantes. El proyecto también contribuye a la educación de niños, niñas y jóvenes latinoamericanos, sus 68 historias pueden ser de gran ayuda para el trabajo docente a la hora de abordar temas como identidad, diversidad, lenguaje y comunicación e historia latinoamericana.

    A continuación te presentamos algunas de las historias.

    Cho’ol. El origen de la vida

    Basado en un cuento ch’ol de tradición oral. Lengua: Ch’ol del Estado de Chiapas

    Yaqui. El chapulín brujo

    Basado en el cuento “El Chapulín Brujo”, narración tradicional del pueblo yaqui. Lengua: yaqui de Sonora

    Otomí. El inicio de mundo como lo conocemos

    Basado en un cuento de tradición oral otomí. Lengua: Otomí del centro, Estado de México

    Maya. La última danza

    Basado en el cuento “La Última Danza” de Isaac Esau Carrillo Can. Lengua: Maya de Yucatán

    Náhuatil. Cuando muere una lengua

    Basado en el poema “Cuando Muere una Lengua” de Miguel León Portilla. Lengua: Náhuatl de la Huasteca de Hidalgo

    Mixteco. La muerte

    Basado en el cuento “la muerte” de Hermenegildo López Castro Lengua Mixteco: Costa de la, Oaxaca

    Huichol. El primer amanecer

    Basado en un cuento de tradición huichol.Lengua oral: huichol del Este de Jalisco

    Si quieres seguir aprendiendo a través de estos relatos, revisa el listado completo en”68 Voces”

“68 Voces”: Una serie de cuentos indígenas animados y narrados en lengua originaria

2017-07-07T19:43:55+00:00 Abril, 2017|Cómo aprenden los niños|

Actualmente, en México se hablan 364 variantes lingüísticas, clasificadas en 68 agrupaciones, en este contexto nace 68 corazones- 68 voces.

  • Lo que significa ser profesora de un grupo de niños que viene de todo Latinoamérica

    Cuando era tan sólo una niña, Ana Karina Tapia supo que quería ser profesora y ese sueño que empezó muy temprano, se hizo realidad. Hoy es docente de Educación Básica y lleva más de 5 años enseñando lenguaje y comunicación. Actualmente trabaja en el Colegio Sao Paulo, institución educativa que tiene una característica bastante especial: acoge a estudiantes extranjeros que llegan a Chile desde Colombia, Argentina, Venezuela y principalmente desde Perú.

    El colegio Sao Paulo nació en el año 1981 , en principio sólo impartía clases desde pre-kínder hasta octavo básico. En los años 90 empezaron a llegar los primeros estudiantes extranjeros y la ubicación del colegio en la ciudad (Estación Central) fue un factor determinante para que abriera sus puertas a hijos e hijas de familias inmigrantes que vivían por la zona. Hoy el colegio tiene 350 estudiantes en total y 100 de ellos son extranjeros latinoamericanos.

    Colegio Sao Paulo

    “Los estudiantes extranjeros nos enseñan”

    Como docente, cuenta Ana Karina, lo más enriquecedor de enseñar a niños que vienen de otros lugares es aprender de ellos. Los niños muestran y enseñan sus costumbre, y los estudiantes locales tienen la fortuna de aprender y vivir la diversidad desde experiencias reales y cercanas. La tolerancia, el respeto y la solidaridad, son valores que entran en juego en un ámbito educativo que sin duda es diverso y abierto. Las barreras se rompen y el colegio se ha convertido en una sola nación que integra a todos sin importar de donde vengan. Cada vez que un estudiante nuevo llega, tanto profesores como estudiantes lo integran y lo hacen parte del establecimiento.

    “Para nuestros estudiantes no es tema de discriminación y mucho menos de bullying el hecho de tener compañeros de otros países. Se ha creado un ambiente familiar y cotidiano en nuestro colegio… es como si fuéramos una sola nación”.

    Al hacer parte de un ambiente educativo tan diverso, los proceso de aprendizaje para los niños del Colegio Sao Paulo son muy enriquecedores, rompen fronteras y esto se evidencia en los temas que abordan los estudiantes. Ellos no sólo hablan de Chile, también debaten sobre las costumbres de otros países como la música, la comida y la danza. El ambiente es rico culturalmente y eso se ha transformado en una herramienta favorable y poderosa a la hora de enseñar.

    Colegio Sao Paulo

    Enseñar desde la inclusión

    En el Colegio Sao Paulo, dice la docente, las asignaturas se enseñan desde la inclusión. Todos los contenidos que se abordan se transmiten y conectan con ejemplos que involucran a todos los países presentes en la sala de clase: “Por ejemplo, si en Lenguaje y Comunicación los niños están leyendo textos literarios como leyendas o cuentos, tratamos de que no sólo lean textos de autores chilenos, sino que también de autores peruanos, colombianos, etc. Así mismo ocurre en Historia, Ciencias Naturales y demás asignaturas”, asegura Ana Karina. El propósito de los profesores es ligar el contenido al contexto familiar, cultural y social de cada niño, y de esta forma crear una aula inclusiva y diversa.

    Según ella, la labor de un profesor que se enfrenta a un grupo de estudiantes que vienen de distintas partes del mundo, es tratar de modificar el sistema escolar para que éste responda a las necesidades de todos y cada uno de ellos. De esta forma se aborda la diversidad como algo positivo y favorable para el aprendizaje. El reto interesante por parte del docente es en otras palabras, borrar cualquier tipo de barrera.

    “Nosotros debemos integrar a los estudiantes, en vez de que sean ellos quienes se adapten al sistema. Debemos en lo posible minimizar barreras, sin importar características sociales, físicas, económicas, culturales, etc”.

    Colegio Sao Paulo

    Una comunidad familiar

    Además de ser extranjeros, los niños que son parte de esta comunidad educativa también son familia. Muchos de los estudiantes (a quienes se les reconoce por nombre y apellido), son primos o hermanos y han llegado ahí por la confianza, el respeto y la entrega que sienten por parte de los profesores. Todos los miembros del colegio, incluidos padres y apoderados se sienten valorados, respetados e integrados. No sólo por la cercana relación que profesoras como Ana Karina tienen con sus alumnos, sino por las actividades que el establecimiento realiza para celebrar e integrar la diversidad cultural de las familias. Por ejemplo, desde hace tres años, se celebra el Día Latinoamericano, un espacio donde las familias participan con stands de comida típica, afiches y danzas típicas de cada país.

    “Lo bonito y emocionante para un profesor, es que tanto niños como apoderados te recuerden con afecto”, dice Ana Karina, quien se ha enfrentado a un desafío complejo pero muy interesante que sólo le ha dejado buenas experiencias. Al involucrarse en la vida de sus estudiantes e integrarlos, ella se ha convertido en una mano amiga para todas aquellas familias que llegan a Chile y se enfrentan a una nueva vida. Todos los días, ella se esfuerza por enseñar de una forma inclusiva e innovadora, saliendo a parques, museos, teatros, cines e incluyendo en sus lecciones fragmentos de un continente Latinoamericano que en este el colegio, no tiene fronteras. Por su labor dentro y fuera del aula, ella ha logrado que la recuerden.

    Colegio Sao Paulo

    Un consejo para los docentes que se enfrentan a un grupo diverso por primera vez:

    “Lo principal es el respeto y la tolerancia hacia un grupo de niños de distintas culturas. Debemos ser capaces de entregar confianza a niños que quizás se enfrentan asustados a un sistema, estilo de vida y enseñanza diferente al que estaban acostumbrados. Debemos tomar lo que ellos nos entregan y sacarle provecho para enseñarlo y transmitirlo a los demás. Debemos ser personas cercanas, que toman en cuenta realmente sus necesidades y trabajan en pro de una educación inclusiva y respetuosa. Debemos planificar y adaptar la enseñanza a los ritmos y estilos de aprendizaje de nuestros estudiantes, involucrar a las familias y sobre todo, valorar lo que ellos nos puedan aportar”.

Lo que significa ser profesora de un grupo de niños que viene de todo Latinoamérica

2017-04-05T20:48:04+00:00 Abril, 2017|Cómo aprenden los niños, Voz de los profesores|

Ana Karina Tapia nos cuenta lo que significa ser profesora de niños de todo Latinoamérica.

  • Niños inmigrantes en colegios locales, la historia del Colegio Juan Gregorio las Heras

    Niños inmigrantes en colegios locales: una lección que no tiene precio

    Desde la educación se está trabajando en una nueva mirada respecto a los inmigrantes, a través del aprendizaje de sus costumbres, el fortalecimiento de la equidad y del diálogo en la diversidad.

    A las 12.00 horas sonó el timbre que anunciaba el recreo. Cientos de alumnos se dirigieron directo al patio. Unos jugaban a la pelota, otros conversaban, los más pequeños corrían de un lado a otro. Todos tenían en común una cosa: disfrutar al máximo los 10 minutos de distensión de la jornada escolar.

    El colegio Juan Gregorio las Heras, a simple vista, es igual a cualquier establecimiento educacional público de la VIII Región. Posee la variedad lógica de cualquier escuela que recibe alumnos de Pre-Kinder a Cuarto Medio, pero dentro de sus aulas, además, hay variedad de colores, acentos y creencias.

    En la sala de sexto año, hay una treintena de alumnos deseosos de conocimiento, entre ellos, cinco extranjeros: dos colombianos, un ecuatoriano, un peruano y un italiano, que reflejan, sin pretenderlo, un ejemplo de multiculturalidad en la sala de clase.

    De los 1.028 alumnos matriculados en el colegio, 25 son inmigrantes con una historia y una cultura diversa que compartir. Así lo contó la directora del establecimiento, Cecilia Moraga, quien aseguró que “es inmensa la riqueza que estos niños nos entregan. Uno aprende mucho y se da cuenta en pequeños gestos como la forma de tratar a los demás, su vocabulario, el respeto. Son cosas que para ello, son tan normales pero que nosotros hemos perdido con los años”.

    Cuestión de trato

    En relación a lo anterior, la directora relató un hecho en particular, que dejó en evidencia nuestras diferencias. “El año pasado en una reunión los apoderados reclamaban y exigían muchas cosas, llegando incluso a ser irrespetuosos con la profesora. En medio de esta escena, la madre de un alumno inmigrante, pidió permiso para hablar y dijo: estoy sorprendida como tratan a los profesores. Esto jamás hubiera ocurrido en mi país. Los profesores para nosotros son personas que se deben respetar. Esta no es la forma correcta de hablarle”.

    Esta situación impactó a la directora quien acotó que “eso les hizo un click a los demás apoderados”.

    Idioma universal

    Rosa Sánchez, es venezolana y madre de tres hijos; dos de ellos estudian en el colegio Chileno Arabe en Chiguayante. Para la recién llegada al país, la adaptación de sus niños en el colegio fue “bastante sencilla desde un principio. A nosotros nos han recibido excelentemente desde los compañeros a los profesores. No hemos tenido ningún problema”.

    A los hijos de Sánchez, quienes tienen 13 y 10 años y cursan octavo y sexto básico, les ha servido para relacionarse rápidamente el tocar instrumentos. Según su madre, “el aporte de los extranjeros es variado, pero en particular mis hijos, aportan música ya que tocan violín y viola”. Ese particular talento les ha valido para estudiar becados en el establecimiento.

    Desde Haití

    El compartir el mismo idioma, sin duda, favorece a la adaptación, pero hay casos como el del haitiano, Wilfrid Joseph, donde la tarea es doblemente más compleja.

    Si bien, Joseph no es estudiante, llegó a Chile con la ilusión de poder acceder a estudios superiores. Su español es precario pero se las rebusca para darse a entender. Ese mismo ímpetu, le permitió que con sólo tres semanas en Chile, haya logrado conseguir trabajo y sueñe con traerse consigo a los otros integrantes de su núcleo familiar.

    Los 808

    Según datos del seremi de Educación, de los 400 mil alumnos que tiene la Región, 808 son extranjeros. Estos están distribuidos de la siguiente forma: 67 en Arauco, 138 en la provincia del Bío Bío, 431 en Concepción y 172 en Ñuble.

    Para el jefe de la cartera, Sergio Camus, el país se enriquece con los inmigrantes y recalcó que “estos contribuyen a conocer otras costumbres, a fortalecer la equidad, la aceptación, e incluso, aprender nuevos usos del lenguaje”.

    Siguiendo con esta línea, el colegio Juan Gregorio de Heras, celebra cada año el Día de la Raza donde los apoderados y alumnos inmigrantes y de Pueblos Originarios dan a conocer su cultura, a través, de sus comidas y bailes típicos a toda la comunidad estudiantil.

    “Los niños son mucho más receptivos que los adultos. Todos se tratan como amigos. En los años que llevo de directora, jamás me ha tocado presenciar algún tipo de hostigamiento hacia ellos, sino todo lo contrario, por lo cercanos y educados se ganan el cariño de todos”, finalizó Moraga.

    La campana

    El timbre nuevamente, suena fuerte. El silencio imperante en los pasillos durante la hora de clases, se ve de golpe truncado por el ruido avasallador de los escolares. Es viernes y la excitación de volver a casa es evidente.

    Todos en fila se disponen a abandonar el colegio, entre ellos, los cinco extranjeros de sexto básico, quienes entre abrazos y empujones se despiden de sus compañeros. En el patio, no importa donde naces, ni cuál es tu acento, sólo importa la amistad.

Niños inmigrantes en colegios locales, la historia del Colegio Juan Gregorio las Heras

2017-03-13T17:18:12+00:00 Marzo, 2017|Actualidad|

Niños inmigrantes en colegios locales: una lección que no tiene precio Desde la educación se está trabajando en una nueva mirada respecto a [...]

Cargar más posts