Innovación educativa

Inicio » Innovación educativa
  • Innovando desde el aula

    Hace casi diez años la Fundación Reinaldo Solari y SIP Red de Colegios decidieron unir sus fuerzas para crear un nuevo tipo de organización en Chile: una corporación sin fines de lucro cuya misión fuera aprender de la excelencia en educación, y en base a lo aprendido transferir buenas prácticas pedagógicas y de gestión al resto del sistema escolar. Aptus nace a partir de esta alianza y desde su creación ha trabajado con más del 15% de los colegios en Chile. Rodrigo López, gerente general, explica las barreras para lograr la esquiva “educación de calidad” en nuestras escuelas.

    —El concepto de educación de calidad ha sido tema de discusión en Chile en los últimos años, ¿cómo entienden ustedes la calidad?

    —Creemos que un colegio de calidad forma personas libres y responsables. Libres porque sus circunstancias socioeconómicas o de otro tipo no determinan hasta dónde pueden llegar, sino que cuentan con las herramientas para determinar su propio futuro, incluyendo, si así lo desean, continuar sus estudios de educación superior en la carrera e institución que elijan. Responsables porque entienden que como sociedad vivimos en comunidad y debemos preocuparnos unos de otros.

    —¿Cómo se puede aprender qué necesita hacer un colegio para educar con calidad?

    —Si queremos aprender qué debiera hacer una escuela para obtener resultados sobresalientes, debemos mirar con atención justamente a quienes ya lo están logrando. Para muchos de los desafíos que enfrentamos en educación, alguien, en alguna parte, ya encontró una solución; simplemente tenemos que encontrar ese colegio y aprender de su trabajo. En Aptus buscamos permanentemente esos casos de colegios que están obteniendo estos resultados extraordinarios, tanto en Chile como en el extranjero, para poder aprender de ellos y compartir lo aprendido con otros.

    —¿Qué han aprendido hasta ahora?

    —Lo primero es que los aprendizajes de los alumnos dependen principalmente de la calidad del trabajo de los profesores y esto depende, a su vez, de la calidad del trabajo de los equipos directivos. Los colegios con buenos resultados cuentan con líderes que creen en sus alumnos, que tienen altas expectativas del trabajo de sus profesores y que se sienten personalmente responsables de que todos sus estudiantes aprendan. En la discusión pública hablamos mucho de la importancia de los profesores, sin embargo, los directivos son los grandes actores olvidados. Necesitamos reclutar y formar directivos de primer nivel y darles atribuciones para que puedan liderar sus escuelas.

    —¿Qué priorizan los directivos de escuelas exitosas en su trabajo?

    —Priorizan al menos tres focos: datos, cultura y desarrollo docente. En este tema hemos aprendido mucho de redes de colegios sobresalientes en sectores vulnerables de EE.UU., en particular de Uncommon Schools. Paul Bambrick-Santoyo, uno de los líderes de esta red, escribió el libro Las Palancas del Liderazgo Escolar (traducido y publicado por Aptus en español), donde explica que los directores efectivos utilizan sistemáticamente datos para identificar lo que no están aprendiendo los estudiantes para tomar acciones remediales a tiempo, son intensivos en construir una cultura escolar efectiva y dedican mucha de su energía a formar a sus profesores mediante procesos de observación y retroalimentación. En Aptus, buena parte de nuestros programas de formación y capacitaciones para directivos escolares se basan en estas prácticas.

    —Una de las tareas de los directivos es formar a sus profesores. ¿Pueden realmente hacer esto los líderes escolares? ¿Qué necesitan saber para lograrlo?

    —En base a lo que hemos visto en Chile y el extranjero, definitivamente pueden. Para lograrlo, lo primero que necesitan es el convencimiento de que es parte relevante de su rol y atreverse. Luego, necesitan aprender, por un lado, cómo observar y retroalimentar y, por otro, saber qué retroalimentar. Respecto a observar y retroalimentar, la clave está en crear un sistema de acompañamiento frecuente y focalizado que permita la mejora permanente de quienes están siendo acompañados. Sin embargo, el mayor desafío es saber en cada ocasión qué consejo dar a ese profesor. No basta con identificar un problema en una sala de clases, lo principal es poder dar un consejo concreto que permita la mejora. Para ello, insumos como las técnicas descritas por Doug Lemov en su libro Enseña como un Maestro 2.0 son un recurso invaluable.

     

Innovando desde el aula

2017-12-05T11:22:56+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad|

Después de años de observación de lo que hacen los buenos maestros, aptus desarrolló un programa de liderazgo para los equipos directivos y docentes. ¿El objetivo? ayudar a mejorar la calidad de la educación en los establecimientos escolares.

  • Una historia de espionaje creada por niños, inspiró el rediseño de esta escuela

    Die Baupiloten es un estudio de arquitectura que surge de la Universidad Técnica de Berlín y el estudio de arquitectura Susanne Hofmann Architects. Sus proyectos, enfocados en estructuras educativas y el desarrollo de vivienda, son diseñados por estudiantes de la universidad con el apoyo y la supervisión de los arquitectos de Hofmann. Juntos han realizado muchas obras, pero hay una en particular que llama la atención por su particular foco pedagógico. Se trata de el rediseño de la escuela Carl Bolle Elementary School en el barrio Moabit de Berlín, un proyecto centrado en fomentar el desarrollo del lenguaje, la exploración, la imaginación y la actividad física, hecho que se percibe a simple vista. Pero, ¿cómo lo lograron?

    Die Baupiloten

    Una historia de espionaje

    Los diversos espacios que componen el área de esta escuela están inspirados en una historia que Die Baupiloten desarrolló con los niños llamada “El espía de la capa brillante”. El objetivo era permitir a los alumnos, tener un intercambio rítmico entre el aprendizaje y el tiempo libre para convertir el establecimiento, en un espacio viviente. Para esto, la historia creada por los estudiantes fue realmente clave.

    Die Baupiloten

    En una primera etapa, el estudio invitó a los niños a un taller a través del cual esperaban aprender de sus ideas. La historia de espionaje fue una de las cosas que surgieron del taller y finalmente, el elemento que se convirtió en la base de esta propuesta que en términos espaciales, buscaba transformar grandes espacios que antes eran inaccesibles. De acuerdo con la visión de los niños y el lema de la escuela orientado en el “lenguaje y movimiento”, los pasillos de este lugar se transformaron en espacios que fomentan un “aprendizaje exploratorio”. Otras ideas que surgieron del taller fueron títulos inventados por los niños como “El jardín secreto del ocio”, “Mundo nieve” y “Laberinto de verano”. De esto títulos y la historia del espía, los arquitectos pudieron descubrir que los niños querían dos cosas: espacios para jugar con otros niños y espacios donde pudieran relajarse.

    Die Baupiloten

    Aprendizaje exploratorio

    El rediseño de esta escuela incluye fenómenos espaciales acústicos y visuales que permiten a los niños realizar observaciones científicas serias de una forma lúdica. Ellos pueden hacer uso de espacios de comunicación, ejercicios e investigación de alta calidad en diversos grados. Por ejemplo, pueden hacerse una idea de cómo funciona un periscopio, explorar el espectro de colores o incluso inventar códigos para comunicarse con otros niños.

    Die Baupiloten

    En el Carl Bolle Elementary School, cada acción dentro de la historia que crearon los niños, corresponde a una actividad pedagógica. Empezando por la entrada al edificio donde los niños deben perseguir a un “espía” que se va movilizando a lo largo de los corredores. Esta es la lógica central de lo que sucede en la escuela: seguir a un espía mientras se desarrolla un aprendizaje basado en los procesos científicos, la observación y el juego.

    Die Baupiloten

    El espacio

    En la entrada del colegio hay una galería donde los estudiantes pueden ingresar en una especie de obra de arte. Esto refleja la misión que tiene la escuela con los estudiantes: “emplear todos sus sentidos para desarrollar no solo su propia imagen, sino también una imagen de sus pares y del mundo”. Después de la entrada se encuentran cinco secciones más: “La puerta centelleante”, “La escucha sensible”, “Muro de disfraces”, “Muro espía” y “Periscopio/escotillas”.

    Die Baupiloten

    Cada sección convierte las acciones del espía de la historia en una actividad para los niños. Por ejemplo, tal como se describe en el medio Entertainment Designer, la parte de la historia que corresponde al “Muro de disfraces” dice lo siguiente: “Su disfraz es engañoso. Él lo quita, se mezcla con los niños y luego se congela y permanece inmóvil en el espejo espía mientras examina los reflejos. Desde aquí puede vigilar todo muy de cerca. ¿Códigos secretos?” La instalación correspondiente a esto es una red de espejos unidireccionales iluminados con los colores del espectro de luz visible. Cada espejo puede rotar para reflejar diferentes colores y cambiar la transparencia del panel. Se alienta a los niños a desarrollar códigos entre sí reflejando la luz de diferentes maneras. A través de su interacción con los espejos, aprenden sobre la luz y el color, y también se comunican con sus compañeros.

    Die Baupiloten

    El fin de la historia

    Al final de la historia, el espía desaparece y en este punto en el área de la escuela destinada al ocio, los niños también tienen la oportunidad de desaparecer. Allí se relajan en las escotillas de lectura, pero también pueden espiar a través de periscopios, si así lo desean. Aunque la historia del espía termina –como cualquier otra historia–, la experiencia de los niños no. Moviéndose por las paredes, observando los espacios desde distintas perspectivas, pasando tiempo a solas leyendo, entre muchas otras cosas, estos estudiantes viven el aprendizaje de una forma totalmente diferente, interactiva, didáctica e inspirada en sus propios intereses en su curiosidad y en su espíritu exploratorio.

    Die Baupiloten

Una historia de espionaje creada por niños, inspiró el rediseño de esta escuela

2017-11-23T18:32:40+00:00 Noviembre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Para modificar los espacios de esta escuelas, los arquitectos encargados del proyecto se reunieron con los niños para aprender de sus ideas e intereses.

  • 5 proyectos de narración creativa recomendados por profesores, para profesores

    Las historias son poderosas. A través de la narración de éstas, los estudiantes pueden imaginar lo imposible, moldear ideas y hablar del mundo desde la creatividad. Además de permitir desarrollar habilidades comunicativas (orales o escritas), permite que los alumnos se vuelvan protagonistas en un proceso que requiere tomar elementos de la imaginación e incluso de la vida real. De hecho, contar historias específicamente, es un instrumento poderoso de expresión a través del cual los alumnos puede mostrar cómo entiende su entorno, cómo perciben el lugar que habitan y cómo se relacionan con las personas que los rodean. Pero ¿qué recursos se puede utilizar en el aula para apoyar procesos de narración creativa? Algunos docentes sugieren estas ideas –diseñadas por profesores– que hacen parte de la lista de proyectos innovadores de la comunidad TED-Ed y que puedes probar en tu sala de clase con tus estudiantes:

    1. Escuchar otras voces

    La profesora Lamar Schrader ayuda a sus alumnos a conectarse con las voces dentro de las historias, a través un proyecto de narración creado en colaboración de los ancianos locales. Para dar vida a este proyecto, Lamar invitó a sus estudiantes a entablar una relación con personas de la tercera edad con quienes hicieron una serie de 4 a 5 entrevistas. A través de las entrevistas, los alumnos exploran varios aspectos de la vida de estas personas, como momentos difíciles, puntos culminantes o hechos heroicos. Una entrevista final se grabó utilizando la aplicación StoryCorps y luego se archivó en la Biblioteca del Congreso para su preservación.

    En este proyecto, los estudiantes tuvieron que escribir dos documentos de reflexión, donde, además de resumir las historias de sus compañeros mayores, exploraron las lecciones que habían aprendido en el proceso. Estos textos fueron compartidos con los entrevistados, quienes además de agradecer, aprobaron sus historias. “Cualquier oportunidad de mirar el mundo a través de los ojos de otra persona es una oportunidad increíble”, afirmó una de las estudiantes de Lamar que al igual que sus compañeros, tuvo la oportunidad de potenciar valores como la empatía, el respeto por el otro y la compresnión.

    2. La historia de la escuela

    En Argentina, Yau-Jau Ku decidió documentar la herencia de Asociación Escuelas Lincoln, una escuela con 80 años de historia. Para registrar los recuerdos de la escuela, los estudiantes entrevistaron a los alumnos y utilizaron la aplicación StoryCorps. El resultado final fue un retrato multimedia –que contiene fotos, documentos y clips de audio– de la escuela. Lo mejor del proyecto, según Ku es poder escuchar los clips de audio grabados por los estudiantes. “La capacidad de volver y escuchar hace que este sea un museo vivo”, dice Yau-Jau Ku. La idea es genial pues permite también trabajar temas como el patrimonio, la identidad y otros aspectos propios de la comunidad escolar y local.

    3. Problemas reales

    La profesora Bojana Golubovic, en Serbia, motivó a los estudiantes y a otros profesores para que compartieran ideas para solucionar problemas de su comunidad a través de la narración en vivo, la narración digital y la escritura. Su objetivo era ayudar a los estudiantes a desarrollar su creatividad, su habilidad comunicacional, su pensamiento crítico y sus habilidades colaborativas.

    4. Video Tour

    En Corea, el profesor diseñó un proyecto de narración de video en el cual los estudiantes llevaban al espectador a un recorrido por lugares de interés locales, mientras compartían historias personales a lo largo del camino. Cada video estaba narrado en inglés, con subtítulos en inglés. El resultado final fue una introducción interesante a lo que a los estudiantes les importaba de su escuela y comunidad. La idea en sí es fácil de replicar en otro lugar. Un proyecto excelente para trabajar un segundo idioma y potenciar lo mejor de la escuela y la comunidad.

    5. Todos importan

    En Minnesota, Susan Herder dirigió un proyecto de narración en video para crear una cultura escolar más inclusiva. Después de entrevistar a un grupo diverso de la comunidad educativa, los estudiantes crearon una narración de su escuela que definía la diversidad como una fortaleza escolar. Un consejo de Susan con respecto a este proyecto es: “Brinda a los estudiantes múltiples formas de grabar sus entrevistas. Esto le da énfasis a la información que reúnen, y no a la creación del video perfecto”. “El mensaje es lo importante”.

5 proyectos de narración creativa recomendados por profesores, para profesores

2017-11-23T18:06:08+00:00 Noviembre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Proyectos de narración para que los estudiantes aprendan con sus propias historias.

  • En esta escuela los estudiantes deciden qué quieren estudiar y cómo quieren ser evaluados

    Se llama Escuela Evangélica Berlín Centro (ESBZ, por sus siglas en alemán), está ubicada en el barrio de Mitte, en el centro de Berlín y muchos están hablando de ella porque está poniendo de cabeza el modelo educativo tradicional. ¿Qué tiene de especial? Lo primero que hay que saber es que el objetivo de la ESBZ más allá de reinventar la escuela, es enfocar la enseñanza en el individuo, en el desarrollo de personas autónomas y responsables, objetivo que están logrando con un tipo de educación menos rígido y estructurado, un modelo que según afirma la directora Caroline Treier a la BBC, prepara a los jóvenes para un mundo que cambia rápidamente y de manera constante.

    Sus inicios

    Se fundó en el año 2007. En ese entonces, sólo 16 estudiantes hacían parte del establecimiento y no muchas personas creían en el modelo que este espacio ofrecía. Sin embargo, poco a poco fue ganando reconocimiento y se conviritió en una escuela pionera que rompe con los esquemas tradicionales. Actualmente la ESBZ tiene 645 estudiantes, muchos de ellos provienen de familias con buenas posibilidades económicas, otros en cambio pertenecen a núcleos más desfavorecidos. Adicional a esto, un 10% de los alumnos son refugiados que han llegado de países en guerra de Medio Oriente. Esta diversidad de situaciones y niveles no ha impedido que la ESBZ se gane la fama de ser “la escuela más promisoria de Alemania” y de hecho, alrededor de 50 colegios en Berlín están intentando replicar sus ideas.

    La escuela

    Las clases empiezan a las 8:30 am y terminan a las 4:00 pm. Hasta ahí, todo parece normal. La formalidad del horario y otros elementos de la estructura tradicional se rompen con el plan de estudios que funciona de la siguiente manera: hay un número reducido de materias fijas –matemáticas, alemán, inglés, ciencias naturales y sociales, historia y geografía, proyectos de investigación–. En cada una de éstas, los profesores proponen temas amplios que consideran importantes o pertinentes y luego, cada estudiante decide qué tema quiere estudiar cada día.

    “Ellos son personas diferentes, tienen diversos intereses, destrezas y requerimientos. Nosotros reconocemos eso y tratamos de orientarlos y a la vez darles el espacio, el tiempo y los materiales que necesitan para desarrollarse como individuos”, dice la directora a la BBC.

    Las notas en la ESBZ no funcionan como en otros colegios. Allí, son los alumnos los que deciden cuándo y cómo quieren ser evaluados. De la estructura tradicional, solo se mantienen las evaluaciones que exige el Estado. Antes de ser evaluados, a los alumnos se les pide que se planteen la siguiente pregunta: ¿tengo ya los conocimientos y las destrezas necesarias para ponerme a prueba? Esto define si están listo para dar ese paso. Además, en lugar de calificaciones, a los alumnos se les entrega un certificado o se les hace un comentario verbal en el que el profesor entrega consejos, resalta cuáles son las fortalezas y cuáles son las cosas que debe mejorar.

    “Nuestro feedback es cualitativo, no cuantitativo. Mi función como profesora es que el estudiante comprenda bien en qué situación se encuentra, para que le vaya mejor la próxima vez. Un número difícilmente ayude en este sentido”, afirma la docente Jette Ahrens.

    Afuera

    Como parte de un programa de la escuela que se llama “Responsabilidad”, los estudiantes de esta escuela salen del colegio algunas horas de la semana para realizar lo que ellos llaman una “actividad comprometida” desde lo social a lo ecológico. Esto incluye cosas como visitar un centro de refugiados o ir a un centro de reciclaje. El objetivo es mostrarle a los estudiantes que hacen parte de una sociedad donde pueden y deben ser agentes del cambio. “Challenge” es otra iniciativa que fomenta el aprendizaje afuera de la escuela. En ésta, los alumnos deben organizar un viaje de aventura de tres semana y la escuela les da 5 euros diarios para los gastos. ¿Qué tipo de experiencias surgen de esta actividad? Recorridos en bicicleta por el norte de Alemania, viajes a Francia para actuar como músicos callejeros y recolectar dinero para un proyecto escolar, trabajos en granjas e incluso en obras de construcción.

    Un gran desafío

    Evidentemente, una de las piezas claves del funcionamiento de esta metodología son los profesores. Y de hecho, uno de los mayores desafíos del equipo directivo de la escuela ha sido encontrar docentes que se adapten y trabajen con sus estudiantes como si fueran pares. Estar bien preparados frente a un grupo de alumnos que eligen sus propios temas, evitar que la libertad se transforme en descontrol y alcanzar la disciplina en un espacio con pocas reglas son solo algunos de los desafíos que deben enfrentar los profesores de esta escuela.

    “Cómo profesores nos obliga a averiguar bien sus intereses, diversificar nuestros conocimientos y mantenernos actualizados. Además, cuando los alumnos tienen tanta autonomía hay que buscar constantemente nuevas maneras de motivarlos, de relacionarse con ellos”, dice la profesora Amélie Frank a BBC Mundo.

    A pesar del éxito, la directora es consciente de que aún hay cosas por resolver, por ejemplo, los asuntos disciplinares. “Estamos realizando talleres y consultas para tratar de definir parámetros de comportamiento sin traicionar los principios básicos del colegio. Es difícil porque entramos en una zona inexplorada”, dice Treier.

    Los resultados

    Aunque algunos expertos en Alemania cuestionan el futuro de este modelo y el impacto que éste puede llegar a tener en el futuro de los estudiantes en un mundo laboral que es mucho más estructurado que su enfoque, este experimento ha tenido muy buenos resultados en la evaluación nacional de establecimientos educativos. Es más, en los últimos años, la escuela ha logrado ubicarse en los puntajes más alto de la clasificación de mejores secundarias de Alemania. Contra argumentando lo que sugieren los expertos, la directora asegura que si bien los alumnos de su escuela tienen libertad, también tienen estructura. “Nosotros les damos ambas cosas: tienen autodeterminación, pero dentro de una sólida orientación”, aclara la directora a la BBC.

    Habrá que ver qué sucede con el futuro de los niños que actualmente se forman bajo esa mirada progresista. Pero lo que sí es cierto, es que en el contexto alemán, esta escuela está revolucionando la educación para ofrecer a los niños y adolescentes la posibilidad de crecer como agentes de cambios, individuos independientes y personas preparadas para las necesidades de este siglo.

En esta escuela los estudiantes deciden qué quieren estudiar y cómo quieren ser evaluados

2017-11-23T16:03:52+00:00 Noviembre, 2017|Cómo aprenden los niños|

En esta escuela los alumnos deciden qué quieren estudiar y cómo y cuándo quieren ser evaluados.

  • Padres y Whatsapp: una alianza perfecta para enseñar cualquier asignatura

    ¿Cómo unir a padres, alumnos y una herramienta como Whatsapp para enseñar historia u otra asignatura como matemática, literatura, entre otras? Parece una combinación un poco compleja o quizás inverosímil, pero el profesor Antonio César Moreno tiene una propuesta válida e interesante. ¿Cómo surgió su idea? Con el fin de limar asperezas entre padres y profesores e intentar dejar de lado la visión negativa que se tiene del uso del celular en el aula, Antonio quiso diseñar una actividad en la que se pudiera, por un lado, involucrar a las familias. Por otro lado, aumentar la motivación de los alumnos y finalmente, convertir a Whatsapp en un aliado.

    La metodología

    Lo primero que hizo el docente fue enviar una circular informativa a los padres explicándoles lo siguiente: que la actividad era voluntaria, que los alumnos utilizarían su celular en clase (un día y una hora específica) y que además debían tener instalada la aplicación. Por otro lado, era indispensable aclarar que la colaboración de los padres antes y durante la actividad, era esencial.

    Ahora bien, como muchos padres trabajan y quizás el horario que Antonio proponía no funcionaba, entonces se creó la figura del “asistente”. Básicamente, el asistente era un alumno que por X o Y razón no podía participar en la actividad, pero colaboraría al compañero que sí participaba.

    La actividad

    Los estudiantes debían preparar junto a sus padres un esquema-resumen de la unidad temática que estaban trabajando. Un día específico (acordado previamente), los alumnos llegaban con sus celulares a clase y le mandaban un mensaje por Whatsapp a sus padres diciéndoles “Padres, ya estoy listo”. Al recibir el mensaje, los padres tenían que mandar una foto del resumen que trabajaron en casa junto a sus hijos. Después debían enviar el mismo resumen al profesor para que él pudiera comprobar que efectivamente se había realizado el trabajo.

    Más adelante, lo que debían hacer los estudiantes era contestar 10 preguntas que se suponía ya había evaluado antes. Los padres eran los encargados de hacer las preguntas a sus hijos, a través de la aplicación. Si el alumno no sabía la respuesta, era el padre quien le debía retroalimentar a su hijo. Las preguntas debían ser resueltas en un tiempo estipulado (lo que le daba aún más emoción a la actividad).

    Cuando terminaban, seguía la evaluación. Los alumnos debían enviar capturas de pantalla de la conversación al correo electrónico del profesor.

    El objetivo

    1. Mejorar o potenciar la relación padres-alumnos-profesores mediante una actividad que requiere la colaboración de todas las partes.

    2. Hacer protagonistas a las familias del proceso de aprendizaje de sus hijos.

    3. Evidenciar que el uso del celular en la clase puede ser bueno si se aplica correctamente.

    4. Aumentar la motivación de los estudiantes mediante el uso de una de sus aplicaciones favoritas.

    5. Mejorar el aprendizaje de la asignatura mediante las TIC.

    Sin duda una forma interesante de integrar a los padres en los procesos de aprendizaje y una idea genial para que los estudiantes se sientan motivados con la materia. Lo mejor, dice el profesor, es que esto se puede aplicar no sólo en la clase de historia, como lo hizo él, sino en cualquier otra asignatura. Es una actividad dinámica, versátil y muy acorde a las necesidades de los alumnos del siglo XXI.

    ¿Te animarías a hacerlo?

Padres y Whatsapp: una alianza perfecta para enseñar cualquier asignatura

2017-11-21T16:11:30+00:00 Noviembre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Para potenciar la relación padres-alumnos-profesores, el docente Antonio César Moreno ideó un proyecto con Whatsapp.

  • Universidad Católica realizará seminario sobre “Prácticas Educativas en la Sociedad Digital”

    En el marco del lanzamiento del Observatorio de Prácticas Educativas Digitales (OPED), un espacio que busca impulsar y estudiar prácticas educativas efectivas para apoyar la formación de los profesores en la sociedad digital, la Pontificia Universidad Católica de Chile realizará el seminario “Prácticas Educativas en la Sociedad Digital”. 

    La actividad se realizará este miércoles 22 de noviembre, desde las 9:00 hasta las 13:00 horas, en el Salón Irarrázaval, ubicado en el primer piso de la Casa Central de la UC (Alameda 340, Santiago). Entre las charlas destacadas se encuentra “Preparando a los futuros profesores para la integración de tecnologías en la educación: poniendo la teoría en práctica”,  que será dictada por el investigador y académico de la Universidad Libre de Bruselas,  Jo Tondeur.

    El trabajo de Tondeur se ha centrado en la integración de las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los procesos de enseñanza y aprendizaje y cómo esto puede asociarse con las características del docente y la escuela.

    En la línea de integración de TIC en la educación, los docentes Mónika Dockendorff y Horacio Solar, ambos profesores de la Facultad de Educación UC, dictarán la charla “Uso de Geogebra para la enseñanza de la matemática”. Geogebra es un sistema de geometría gratuito, que permite enseñar distintos contenidos matemáticos de una forma dinámica.

    El seminario será gratuito y contará con transmisión en directo: Ver streaming aquí. Para participar presencialmente sólo debes completar el siguiente formulario. 

     

Universidad Católica realizará seminario sobre “Prácticas Educativas en la Sociedad Digital”

2017-11-21T13:33:43+00:00 Noviembre, 2017|Actualidad|

La actividad se llama “Prácticas Educativas en la Sociedad Digital” se realizará mañana 22 de noviembre en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es gratuito, sólo se necesita inscripción previa.

  • Hacia una educación capaz de aflorar los talentos naturales

    Hileras de pupitres meticulosamente colocados frente a una pizarra. Esta imagen queda como una fotografía en blanco y negro. También han quedado obsoletos los cuadrantes que delimitaban el horario de cada asignatura, como cajones separados. La escuela está inmersa en un proceso de reorientación y transformación que sitúa al alumno como protagonista de una enseñanza por competencias, o por retos. “Es una necesidad transformar el sistema educativo”, afirma la decana de la facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de Mondragon Unibertsitatea.

    Begoña Pedrosa aboga por “abandonar estructuras encorsetadas”, centradas en disciplinas o asignaturas de forma aislada, para pasar a un aprendizaje centrado en dotarles de herramientas para resolver problemas y hacer frente a un futuro plagado de incertidumbres, también en el entorno laboral. “Está demostrado que permite desarrollar un pensamiento complejo”, remarca. La composición de las aulas está cambiando para propiciar el diálogo y el trabajo en equipo. Un gesto que trae aparejadas otras tantas medidas que en el fondo exigen un “cambio de mentalidad en toda la comunidad educativa”, según la decana.

    En Euskadi el plan Heziberri 2020 del Gobierno vasco es el paraguas dentro del cual cada centro, de forma autónoma, desarrolla su propio currículum. Según el decreto que lo regula promueve “el pensamiento creativo individual”. No se trata de transferir o de memorizar, añade, sino de que alumno sepa “argumentar, convencer y avanzar para transformar ideas en acciones”. El departamento de Educación, dentro del epígrafe destinado a la innovación invertirá el año que viene 47 millones de euros, un 2,3% más que el ejercicio actual.

    Su directora, Lucía Torrealday, hace una apuesta firme por métodos que “implican activamente al alumnado en procesos de búsqueda y reflexión planteando retos cercanos a sus vivencias”. Bajo nomenclaturas como Montessori, Waldorf, Pikler o Reggio Emilia, las denominadas metodologías alternativas llevan años abriéndose paso. Las expertas alertan, sin embargo, que dejar de lado las fórmulas tradicionales exige cambiar esquemas mentales, “algo que podría tardar como mínimo tres años”, remarca Pedrosa que huye de modelos cerrados porque cada comunidad debe buscar su camino y éste debe partir de una reflexión compartida dentro de la comunidad. El rol del profesor adquiere, en todo esto, un papel preponderante.

    Los docentes han dejado de dictar la lección de los libros al pie de la letra para ejercer de “facilitadores o acompañantes” de los alumnos, detalla Torrealday. El presupuesto para reciclar a los educadores asciende a 1,9 millones de euros el próximo ejercicio. En paralelo, la decana de la universidad de Mondragón señala que es prioritario “un trabajo de autoestima y para prestigiar la profesión”. En este contexto, la tendencia es suprimir los exámenes de fin de curso como única herramienta de evaluación, aunque desde el departamento de Educación insisten en que “los indicadores de logro tienen que estar presentes”, de lo contrario se podrían frustrar las expectativas y dejar en “un sueño” ese cambio.

    Las evaluaciones internas y las externas están suponiendo un freno para la innovación en las escuelas que restringen estas experiencias a los ciclos de Infantil o Primaria, dejando como algo testimonial los casos en Secundaria o Bachiller. Pedrosa no comparte ese criterio. Considera que “se puede transgredir en cualquier etapa”.

Hacia una educación capaz de aflorar los talentos naturales

2017-11-21T09:18:27+00:00 Noviembre, 2017|Actualidad|

El plan Heziberri 2020, implementado por el gobierno vasco, promueve en el alumnado la búsqueda y reflexión de nuevos retos.

  • Escuela Nueva Activa: el exitoso modelo pedagógico creado en Colombia que ha impactado al mundo

    La Escuela Nueva Activa surgió en el año 1975 como una iniciativa que buscaba transformar la educación tradicional en Colombia. El modelo fue diseñado por Beryl Levinger, Oscar Mogollón y Vicky Colbert, quien acaba de recibir (al igual que la psicóloga Carol Dweck), el premio Yidan Prize para el Desarrollo Educativo por el impacto que ha causado su modelo pedagógico a nivel mundial. Desde sus inicios, la Escuela Nueva, dirigidia actualmente por Colbert, ha ganado diversos premios por ayudar a través de la educación, a las personas más desfavorecidas en al menos 20 países. Pero, ¿qué es exactamente lo extraordinario de este modelo de los años 70 que sigue aún vigente?

    “La Escuela Nueva transforma el enfoque tradicional del aprendizaje, centrado en el docente, al trasladar la atención de la transmisión del conocimiento a su construcción social. Es un método de aprendizaje activo, centrado en el alumno, colaborativo y que le permite avanzar a su propio ritmo”, explicó Colbert en una entrevista con la Unesco. A esto se suma la integración de la comunidad en los procesos de aprendizaje y el fortalecimiento de la relación maestro-alumno y maestro-comunidad.

    El aprendizaje activo, cooperativo, participativo y personalizado son los cuatro elementos principales de esta metodología.

    Ahora bien, la propuesta pedagógica de Escuela Nueva Activa no es nueva dentro de la filosofía y teoría de la educación y de hecho, grandes referentes como Maria Montessori, Lev Vygotsky, Jean Piaget, entre otros, hablaron en distintos momentos de la importancia de poner al estudiante en el centro del aprendizaje. Lo que resulta innovador es la aplicación de una teoría que se pone en práctica de una manera tan sencilla y concreta, que ha sido replicada en distintos contextos.

    Escuela Nueva Activa fomenta el desarrollo de una educación integral que forma para la vida y promueve el desarrollo de las destrezas del siglo XXI como aprender a aprender, crear, emprender, tomar iniciativa, pensar de forma crítica, iderar proceso y trabajar en equipo. Todo esto tiene un impacto en los procesos de aprendizaje cognitivo, socio afectivos, y en los valores y actitudes democráticas y de convivencia pacífica. Su implementación se hace a través de pasantías, formación docente, acompañamiento y seguimiento, materiales de aprendizaje, monitoreo y evaluación.

    Con el propósito de implementar la metodología, Escuela Nueva Activa se consolidó como una fundación en 1987.

    Ese año, su primer proyecto fue el diseño y la adaptación de estas estrategias en un contexto urbano, lo que se llamó “Escuela Activa Urbana”. En 2001, la fundación diseñó el programa “Círculos de aprendizaje”, una estrategia para restablecer el servicio educativo de los niños y jóvenes desplazados (por la violencia) y desescolarizados. A través de Escuela Nueva Activa se atrae a estos niños y jóvenes, se retienen y se les facilita su transición a la escuela formal. Desde entonces, siguen trabajando por convertirse en referentes de un tipo de aprendizaje que movilice globalmente a la sociedad e impacte principalmente a los niños y jóvenes de contextos más vulnerables.

Escuela Nueva Activa: el exitoso modelo pedagógico creado en Colombia que ha impactado al mundo

2017-11-17T08:14:31+00:00 Noviembre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Después de más de tres décadas, este modelo pedagógico sigue movilizando a la sociedad.

  • “Hay que sacar a los alumnos del esquema de clases actual, para que haya un impacto en ellos”

    Aunque ganó el Global Teacher Prize Chile, Eduardo Cortés, profesor de tecnología de la Escuela Industrial Ernesto Bertelsen Temple de Quillota, se toma el reconocimiento de forma humilde: “no me considero el mejor profesor. Un buen docente tiene que ser sencillo”, dice. Cortés ha revolucionado su sala de clases, aplicando una forma de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) que, además, ayudan a cambiar el entorno del colegio.

     — ¿Cuándo empezaste a aplicar el ABP?

    — En un principio, uno como profesor comete errores. Pero una cosa lleva a la otra y a medida que uno va probando, ve qué cosas sirven. Al principio uno se cuestiona, pero cuando se comienza a trabajar y ve el resultado en los estudiantes, que se motivan, entonces uno sigue.

    — ¿Pensaste que sería difícil?

    — Lo primero está en creer en los alumnos. Pero lo más importante es tener el apoyo de la dirección del colegio. Sin eso, es difícil hacer cambios. En este caso, todo se dio bien y los directivos del colegio siempre estuvieron dispuestos […] El otro día, apoyamos a un profesor de inglés, y eso fue porque toda la comunidad estuvo de acuerdo. Pudimos ver a los alumnos en el patio presentando comidas, reseñas, todo en inglés. Esas instancias existen, pero para eso se necesita el apoyo de todos.

    Pero ¿cómo aplica el aprendizaje basado en proyectos en la sala?. De acuerdo a Cortés, lo principal es presentar un desafío a los alumnos, explicárles el objetivo y que ellos hagan preguntas y avancen. “Hace algún tiempo trabajamos con un cortador de botellas de vidrio. Primero se trabajó la parte técnica, donde ellos iban descubriendo cómo trabajar el material. Pero después de eso, ellos trabajaron otro tema: el medioambiente. Lo principal era que descubrieran cómo se puede reciclar un producto”, cuenta Cortés.

    Uno de los proyectos más importantes que ha hecho es el “Aconcagua”. Con esta iniciativa, los alumnos ayudaron a revisar instalaciones eléctricas de sectores vulnerables. “Hicimos eso para que los alumnos sean agentes de cambio. Un grupo de alumnos hizo clases a apoderados de colegios en Limache sobre cómo funcionaban las instalaciones. A veces intervenía, pero lo mínimo porque los chicos se prepararon muy bien y eso te hace sentir orgulloso”, dice Cortés.

    Para lograr estos proyectos es primordial el apoyo de los apoderados, quienes, según Cortés, ya han notado cambios en sus hijos. “Ellos apoyan las iniciativas. Además, les gusta ver que sus hijos logran cosas y que se acercan a la comunidad”. Hace algún tiempo, los chicos de primero medio tenían que soldar. Le envié una carta a los apoderados explicándoles qué se haría y cuáles serían las medidas de seguridad. Alguien podría decir ‘¿cómo, si son de primero medio? Ellos no pueden hacer eso’. El tema es que pueden. Si uno cree, los alumnos son capaces de desarrollar habilidades y eso le decimos a los apoderados”. En ese proyecto, dice Cortés, fueron los mismos estudiantes quienes exploraron cómo funcionaba todo.

    En ese sentido, señala Cortés “al final, yo sólo planteo desafíos. Aquí el verdadero protagonista del aprendizaje es el alumno, no yo. Si un docente quiere hacer algo distinto, un aprendizaje significativo, tiene que dejar que el alumno sea el verdadero protagonista”.

    — ¿Qué otros proyectos han hecho?

    — Hicimos, que fue un aprendizaje solidario y significativo fue lo que se hizo para un colegio de Calera. Los alumnos tenían que hacer un producto, en este caso un juguete, para niños de kínder y primero básico. Para esto tuvimos el apoyo de una colega que vino y les explicó qué y cómo debe aprender un niño de ese nivel. Entonces aquí los estudiantes en base a eso realizaron juguetes, que quedaron geniales, y luego los fuimos a dejar al colegio.

    — ¿Crees que con esto estás rompiendo con la sala de clases actual?

    — Bueno, creo que la labor de estos tiempos es romper ese paradigma de los profesores frente a los alumnos. Esta asignatura, Tecnología, ayuda, pero creo que todas podrían hacerlo de vez en cuando. No digo que debe ser siempre, pero hay que ver de qué manera nosotros podemos hacer un aprendizaje que además pueda ser un servicio en cada asignatura.

    Para Cortés, lo principal es que los alumnos vean el aprendizaje como algo atractivo y no como una tortura para lograr una nota. “Si logramos que los alumnos aprendan, que se motiven porque saben que lo que están aprendiendo es un beneficio para ellos y para la sociedad, se van a sentir con una obligación de hacerlo bien y la nota vendrá por añadidura. Hay que sacar a los alumnos del esquema de la sala de clases actual, para que haya un impacto en ellos”, dice el profesor de Tecnología, quien agrega que los alumnos, trabajando así, se sorprenden de lo que son capaces de hacer.

    Pero para lograr esto, es necesario tener más tiempo, remarca Cortés. En ese sentido, señala que se deben dar los espacios para poder organizar proyectos con otros docentes. “Hace un tiempo en Lenguaje hicieron microcuentos, los que después, con una máquina láser que tenemos acá, grabamos en acrílicos y maderas. Entonces, el resultado de su trabajo  no quedó sólo en un papel”. Se puede, pero a veces falta tiempo para poder organizarnos”.

    — ¿Crees que con la Carrera Docente mejorará está situación?

    — Se necesita más tiempo, que se levante la carga que tienen los docentes. A parte de todas las actividades tenemos, como reuniones, siempre algo cambia. Por eso es necesario tener un tiempo más holgado para preparar el material, los proyectos y creo que esto es un avance, que se reduzcan la cantidad de horas lectivas.

“Hay que sacar a los alumnos del esquema de clases actual, para que haya un impacto en ellos”

2017-11-16T08:19:54+00:00 Noviembre, 2017|Actualidad|

Eduardo Cortés, quien es ganador del Global Teacher Prize Chile 2017, cuenta en esta entrevista cómo ha sido trabajar con el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP). Sus dificultades y resultados.

  • 9 ejercicios para combatir el estrés y potenciar la atención en la sala de clase

    La Dra. Lori Desautles, asegura en un artículo publicado en Edutopia, que la adversidad y otros de estrés son parte de la biología humana. Muchos de estos están presentes en las salas de clase, cambian la forma cómo los estudiantes aprenden y en ese sentido, es responsabilidad de los profesores atender esos problemas y preparar el cerebro de los estudiantes para que el aprendizaje suceda. Esto significa, añade Lori, entender en profundidad cómo se desarrolla el cerebro y cómo éste responde a ciertas situaciones. Además es importante analizar cómo las relaciones y otras estrategias que promueven una regulación emocional, pueden afectar de manera positiva la salud, física, cognitiva y emocional de los estudiantes.

    Basada en esto, Lori, (quien durante muchos años enseñó a niños y jóvenes a lidiar con desafíos emocionales y además trabajó como consultora de comportamiento en la unidad psiquiátrica adolescente del Methodist Hospital en Indianápolis), comparte algunas prácticas sencillas que además de responder de manera positiva al estrés en la zona del cerebro límbico, atienden sistemas sensoriales y motores en el área del tallo cerebral (aquellos que se ven comprometidos por un estrés crónico que reprograma neuro-biológicamente la forma como un niño o adolescente responde a la adversidad). Dichas prácticas las divide en dos áreas: “Descanso cerebral” y “Prácticas de enfoque de atención”:

    El descanso cerebral estimula muchas áreas del cerebro que se enfocan en la curiosidad y en prestar atención, regulando así, las emociones. Para esto, Lori sugiere los siguientes ejercicios:

    1. Hablar chistoso: los estudiantes tendrán que tocar ligeramente el paladar con la lengua. Luego deben hablar. Todos juntos podrán cantar una canción o el profesor también podrá modelar el discurso de la clase.

    2. Estirar la lengua: con las manos limpias o un pañuelo, pide a tus estudiantes que estiren su lengua lo que más puedan. Esto relaja la garganta, la paleta, el cuello y el tallo cerebral.

    3. Tararear: escojan una canción para tararear o haz que tus estudiantes muevan los brazos y las piernas mientras que alguien tararea. Esto libera el estrés y los bloqueos del tallo cerebral.

    4. Garabatos con ambas manos: pide a tus estudiante que usen dos marcadores. Uno en cada mano y cada uno de diferente color. Al ritmo de la música, tendrán que dibujar o garabatear con las dos manos al mismo tiempo. Cuando terminen, vean si los dibujos tiene un aspecto familiar o extraño. Haz que los niños compartan sus trabajos con toda la clase.

    5. Las dos manos: tus estudiantes tendrán que escribir su palabra preferida cuatro veces con su mano dominante. Luego repetirán la acción con la otra mano. Después tendrán que discutir cómo se sintió, qué fue más difícil, por qué, y qué pasó en sus cerebros cuando usaron la mano no dominante.

    La prácticas de enfoque de atención calman el estrés, estimulan la atención sostenida y regulan las emociones. “Un cerebro calmado y regulado, es un cerebro listo para aprender”, dice Lori. Para esto, ella sugiere estas actividades:

    1. Cubo de hielo: dale a cada uno de tus estudiantes un cubo de hielo y una toalla de papel o servilleta. Mientras sostienen el hielo, pídeles que se enfoquen en analizar qué sienten en sus manos y en qué sensaciones piensan. Mira si pueden estar quietos hasta que el hielo se derrita.

    2. Respirar profundo: haz que tus estudiantes estrechen los dedos de sus pies y crucen las piernas por los tobillos. Después tendrán que cruzar el brazo izquierdo sobre el brazo derecho, juntar sus manos, mantenerlas así y llevarlas hacia el pecho. Pídeles que sostengan esta postura durante 30 segundos mientras hacen cinco respiraciones profundas. En otros 30 segundos volverán a una posición normal. ¿Qué sintieron después de esto?

    3. ¿Y qué?: pide a tus alumnos que cierren sus ojos y se sienten en sus sillas de una forma erguida. Una vez hecho esto, tendrán que visualizar una especie de hilo dorado que conecta el corazón con el estómago. Mientras inhalan un impulso del hilo viaja desde el estómago hasta el corazón y mientras exhalan, un impulso del hilo viaja del corazón de vuelta al estómago. Frente a cada pensamiento negativo que aparezca, dile a tus estudiantes que digan “¿Y qué?”

    4. Sensación corporal: para empezar el día, dile a tus estudiantes que compartan cómo se sienten sus cuerpos, a través de una imagen o frases como: relajado/calmado/en paz, o fríos/tibio/caliente… Cuando los estudiantes pueden identificar esas sensaciones, pueden empezar a identificar dónde se esconden ciertos sentimientos negativos. Algunas preguntas que se pueden hacer son: ¿qué estás sintiendo?, ¿en qué parte de tu cuerpo?, ¿por qué crees que sientes eso?, ¿puedes dibujar dónde o cómo se siente esa sensación?

    ¿Qué estrategia aplicarías con tus estudiantes?

9 ejercicios para combatir el estrés y potenciar la atención en la sala de clase

2017-11-15T16:39:52+00:00 Noviembre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Una experta en el manejo emocional comparte descansos cerebrales y prácticas de atención que pueden ayudar a los estudiantes a lidiar con el estrés.

Cargar más posts