Estudiantes

Inicio » Estudiantes
  • “Fútbol pensado”, un libro para motivar a los estudiantes con la matemática

    “‘Fútbol pensado’ le da 86 veces la pelota al lector más allá de la mitad de la cancha para que pueda hacer el mejor gol de la historia. Encontrará defensores de distintas características, a los que deberá gambetear con razonamientos, números o conocimientos. La buena lectura del juego le permitirá el mejor camino”, se lee en parte de la introducción del libro “Fútbol pensado”, una publicación que se ha editado en Venezuela, Argentina y España y que contiene ejercicios de matemática que son presentados con una narrativa que combina historias muchas reales con situaciones típicas de un partido, como los penales, los goles y las faltas.

    El autor es Edgardo Broner (64), un reconocido periodista deportivo nacido en Argentina, pero con una amplia trayectoria en Venezuela, donde vivió desde 1976 hasta 2006. Las ganas de Broner de realizar este libro, se debe a que parte de su vida también la ha dedicado a la docencia, tanto a nivel universitario como escolar. Por ejemplo, en los últimos años ha trabajado en la Fundación Scholas Occurrentes, un organización creada por iniciativa del Papa Francisco para mejorar la educación. Ahí Broner coordina el área de deportes y realiza talleres de fútbol con valores formadores. Además de realizar las “Olimpíadas de Fútbol y Matemática”, basadas en su libro.

    “Me siento un comunicador y la docencia es una de sus facetas. Me gusta comunicar en el aula, viendo las caras de los estudiantes para una rápida retroalimentación, y también hablar por radio o escribir, sin tener claro el nivel de recepción, por lo que hay que esforzarse aún más para lograrlo. Me di cuenta que tenía alguna cualidad cuando me pedían que explicara algo de matemática en tiempos del secundario”, cuenta Broner.

    Para Broner, este libro representa todos sus intereses: fútbol, docencia, comunicación y ciencias exactas. Porque además de ser un periodista que ha asistido a todos los Mundiales desde 1990, fanático de Independiente (equipo argentino) y de la Vinotinto, estudió computación y estuvo a punto de estudiar una licenciatura en matemática.

    Entre las razones que lo motivaron a realizar esta publicación, tras varios años redactando ejercicios y jugándolos en programas de radios, fue darse cuenta que el fútbol podía ser una herramienta muy valiosa para invitar a los jóvenes a motivarse con el pensamiento matemático. “En algunos encuentros de cien o más niños o jóvenes, reunidos por alguna actividad deportiva, siempre les preguntaba a quiénes les gustaba la matemática. La mayoría se reía y 2 o 3 levantaban la mano. La siguiente pregunta era a quiénes les gustaba el fútbol y era casi unánime. Después comenzábamos un diálogo sobre la relación entre las dos áreas y terminaban entusiasmándose. Si en vez de resolver un sistema de ecuaciones con incógnitas llamadas x, y/o z, que les produce rechazo, determinan las alternativas de clasificación de su selección al Mundial o su equipo para ganar una copa, se potencian motivados. Y sienten que practican algo de fútbol, no de Matemática. Esa motivación les cambia el panorama, sobre todo una vez que encuentran soluciones”, considera.

    Una amplia propuesta futbolística

    “Fútbol Pensado” es un libro que puede servir para abarcar distintos aspectos de la malla curricular, ya que la propuesta lógica sirve para todos los niveles y distintas edades. “He trabajado con niños de primaria y también con adolescentes de 15 años. Varias familias se reunieron a resolver los desafíos en sus vacaciones. En las Olimpíadas de Fútbol y Matemática, en algunas ediciones eran para equipos de un joven con un familiar adulto (padre, madre, abuelo). Así que además de la variedad, ayuda a fomentar los encuentros generacionales”, cuenta.

    Aunque la publicación no es usada formalmente en las aulas al menos hasta donde Broner tenga consciencia en Argentina, no se puede negar su tremendo potencial pedagógico. Matemática, física e historias son solo algunas de la disciplinas que se pueden vincular con este popular deporte. Broner se ha enterado de varios casos en que los profesores han empleado sus ejercicios para su clases de matemática. Es que para muchos de ellos, se necesita cálculo, lógica, conocimiento del reglamento futbolístico y algunas veces, conocer la historia del momento en que se narra el ejercicio.

    Por ejemplo, uno de los problemas que presenta Broner se llama “Amonestaciones relucientes” y plantea: “Cada tarjeta que mostraba Carmelo Urrutia encandilaba a los jugadores, brillaba. Las lustraba durante toda la semana y disfrutaba cuando las exhibía el domingo. Calibraba su silbato para que el volumen fuera el máximo. Siempre amonestaba de frente y ningún futbolista se escapaba haciéndose el desentendido. Era un árbitro inflexible con el reglamento. En el clásico entre Deportivo y Atlético, sacó 34 tarjetas amarillas. No hubo una gresca, sino que las fue mostrando una a una, al producirse cada infracción en acciones de juego. Aún así, el partido terminó en el tiempo reglamentario”. La pregunta: “¿Cuántos expulsados hubo por doble amarilla como mínimo?”. Para resolver el ejercicio se necesita emplear cálculo, lógica y entender las reglas del juego. La respuesta: 6.

    ¿Las razones? Como bien explica Broner en las páginas finales de su libro, para que el número de expulsados haya sido mínimo, debieron haber sido amonestados los 22 futbolistas que comenzaron el partido y los sustitutos. “Con la misma idea de que los expulsados sean la menor cantidad posible, se tienen que haber producido los 3 cambios en cada equipo. Esto implica que hubo 28 jugadores amonestados. Como Urrutia sacó 34 tarjetas amarillas, el número de expulsados habrá sido 34-28=6. Además, no más de 4 de ellos pueden haber sido del mismo equipo, dado que el encuentro terminó normalmente”.

    En otro ejercicio Broner plantea: “La impacientísima afición del Club Coquivacoa mantiene una larga tradición de no tolerar dos derrotas consecutivas. Ningún directivo ha sido capaz de enfrentarse a la protestas, por lo que cada vez que sucede esa indeseable situación, cambian el entrenador para aflojar las enormes tensiones. Este año Coqui jugó 38 partidos y utilizó 8 entrenadores. ¿Cuántos puntos pudo haber obtenido como mínimo y como máximo?”. En el libro, el periodista escribió unas páginas de pistas y estas son las para este ejercicio: “Calcular primero cuántas derrotas seguras hubo. Para el mínimo puntaje bastará intercalar empate entre las caída y para el máximo tendrán que ser triunfos”.

    “Como hubo 8 entrenadores, 7 fueron despedidos. Así que hubo al menos 14 derrotas, que llegaron de a 2 consecutivas. El máximo puntaje posible se logrará ganando 24 juegos restantes y sumando 72 puntos. Para el mínimo puntaje, en los 24 juegos restantes se pueden intercalar de una derrota con un empate, lo cual no produce despidos y suma muy poco. Con 12 igualdades el Coqui sumaría 12 puntos”, responde Broner. Por ende, 12 y 72 es la respuesta.

    Son en total 86 ejercicios que se plantean, la mayoría bajo la misma lógica. Y la invitación de Broner no es resolverlos de inmediato, sino darle el tiempo que para entender cómo sacar el resultado, porque lo importante es ponerse la camiseta, jugar y aprender.

    “El fútbol tiene una fuerza demasiado grande. Nos abrazamos con quien esté cerca cuando hace un gol nuestro equipo o nuestra selección, aunque no tengamos nada que ver y pensemos de manera diferente. En las treguas de una guerra lo primero que aparece es un balón y su lenguaje es hablado por todos. La mitad de la población del planeta ve al mismo tiempo la final del Mundial. Es el principal tema de conversación de los niños durante toda la semana. Así que encontrarse en clase con Messi, La Roja o Alexis Sánchez es mucho más amigable que con letras del final del alfabeto”, dice Broner.

“Fútbol pensado”, un libro para motivar a los estudiantes con la matemática

2017-10-20T17:52:25+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Al periodista argentino Edgardo Broner, siempre le han atraído los números además del fútbol. Por eso, después de años vinculado a la docencia escolar y universitaria, pone al servicio de la comunidad educativa todos sus aprendizajes mediante esta publicación que se ha editado en Argentina, Venezuela y España.

  • Ejemplo de amistad: Curso completo se rapó en apoyo a compañero con cáncer

    Aplausos y diversas felicitaciones recibieron los estudiantes de tercero medio del Colegio San Benito de Vitacura que decidieron raparse para apoyar a un compañero al que le fue detectado un cáncer.

    La emocionante historia, que también incluye el mismo corte de pelo para el profesor del curso, fue compartida en redes sociales por Alejandra Méndez, directora de la fundación Nuestros Hijos.

    “Inspirador. Eso es amistad”, escribió Méndez en una foto que recibió más de mil me gusta y fue compartida por cerca de 700 personas.

     

Ejemplo de amistad: Curso completo se rapó en apoyo a compañero con cáncer

2017-10-17T09:23:33+00:00 Octubre, 2017|Actualidad|

Una conmovedora acción de los estudiantes de tercero medio del Colegio San Benito de Vitacura.

  • Altas expectativas: qué son y cómo deberían plantearse

    Las altas expectativas que ponen los docentes en los alumnos son fundamentales en la medida que los profesores sean capaces de crear en ellos una conciencia con respecto a sus capacidades y los talentos que pueden desarrollar y potenciar. Muchas de esas expectativas, dice la profesora y experta Joanne Foster, facilitan el objetivo de entusiasmar a los estudiantes y fomentar sus talentos para que puedan aprender y sentirse realizados. Pero, ¿qué son exactamente las altas expectativas?, ¿cuándo son demasiado sencillas o demasiado complicadas y de quién depende que sean de una u otra forma? y por otra parte, ¿cómo se puede ayudar a los estudiantes para que los niños desarrollen expectativas o perspectivas más positivas? Foster responde a estas preguntas en 4 puntos específicos:

    1. ¿Cómo identificar las altas expectativas?

    Foster asegura que cada quien tiene su interpretación de las expectativas, pero a su vez, cada una de esas definiciones se diferencia de otras palabras como: objetivo, demanda, aspiración, añoranza y oportunidad. La profesora dice que para ella, su mejor definición de expectativa es el “resultado”. Esto significa que algo surge de la combinación del pensamiento, el trabajo duro, la paciencia, la creatividad o las actividades colaborativas. Adicional a esto, Foster define las siguientes características que según ella, hacen parte de la esencia de las altas expectativas:

    La justicia: las mejores expectativas se adaptan perfectamente a las personas que cumplirán con éstas. Son expectativas consideradas justas o adecuadas, es decir, un desafío apropiado (ni muy fácil, ni muy difícil), relevante y factible dentro de un tiempo establecido.

    Participación: es útil saber de quién es la expectativa (padres, profesores, estudiantes… ). Además, se debe incluir a los estudiantes en el diseño de sus propias expectativas, de alguna manera se empoderan. ¡Sí! Los estudiantes también pueden establecer expectativas basados en sus capacidades, su actitud, su confianza y el apoyo que esperan recibir de otros.

    El respeto: sin una expectativa despierta algunos sentimientos negativos como la rabia o la aprehensión, afectará el cumplimiento de esa expectativa. Por eso, dice la experta, es importante tener en cuenta las respuestas emocionales de los estudiantes.

    Que valga la pena el esfuerzo: las expectativas que no se pueden realizar, son frustrantes porque el estudiante se rinde al intentar alcanzarlas. Por eso, las que son alcanzables motivan y harán que valga la pena el esfuerzo.

    2. ¿Qué hacer cuando una expectativa no fue adecuada?

    Existen dos aspectos que se deben considerar cuando hemos errado en la expectativa:

    La comunicación: padres, profesores y estudiantes pueden hablar sobre las expectativas sin culparse. Culpar no vale la pena, lo más importante es corregirla para que se convierta en una expectativa más adecuada.

    La flexibilidad: Padres, profesores y alumnos debemos tener la flexibilidad para cuestionarnos los plazos de cumplimiento. A veces, los estudiantes tienen que experimentar situaciones inesperadas, por eso, un niño que lo intenta pero no logra cumplir las exigencias por estas dificultades, puede ser guiado y apoyado sin ser culpado.

    3. Si los estudiantes se rebelan, tiene dificultades o posponen las cosas, ¿cómo se pueden motivar para que perseveren?

    Esto tiene que ver con la actitud, asegura Foster. La respuesta depende según la disposición que tenga el alumno de continuar y eso tiene mucho que ver con las elecciones que tomen con respecto a las expectativas. Ellos son los responsables de escoger cómo responderán a una expectativa que no es adecuada para su edad o capacidad. Frente a esto, igualmente es clave ofrecer motivación, retroalimentación constructiva, apropiada, directa y honesta. Esto ayudará a que los alumnos sigan el camino y se empoderen para tomar buenas decisiones que les permitan cumplir metas. El apoyo viene en muchos formatos. Algunas formas de hacerlo es respondiendo preguntas, escuchando, demostrando determinación y creando relaciones cercanas de confianza.

    4. ¿Cómo pueden los padres y profesores ayudar a los niños para que desarrollen expectativas más positivas?

    Una expectativa positiva es motivante y los adultos pueden ayudar a los más jóvenes a ser optimistas. Para lograrlo hay tres estrategias que se pueden aplicar. Lo primero es respetar las preferencias de los niños, la segunda es celebrar los grandes y pequeño logros y la tercera es crear una zona de confort para que se sientan cómodos aprendiendo, creando y maximizando el esfuerzo. Ellos deberían tener tiempo para co-crear altas y significativas expectativas que los emocionan.

    ¿Qué estrategias implementas tú a la hora de plantear altas expectativas?

Altas expectativas: qué son y cómo deberían plantearse

2017-10-06T16:46:34+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Las altas expectativas son la clave para motivar a los estudiantes en los procesos de enseñanza - aprendizaje.

  • ¿Cómo enseñarle a los estudiantes a reconocer información falsa en internet? ¡Toma nota!

    En la actualidad, las noticias falsas que dan vueltas por internet son un hecho. Éstas se viralizan, llegando afectar a los lectores que tienen problemas al distinguir si determinado hecho realmente ocurrió o no. Es un problema crítico, especialmente si pensamos que gran parte de la información a la que acceden los estudiantes está en internet en ese mar de noticias buenas, malas, regulares y falsas. En un estudio de la Universidad de Stanford, se comprobó que al menos en Estados Unidos, los estudiantes tienen problemas al identificar qué información o recurso es creíble.

    En el mismo estudio se comprobó que muchos estudiantes a quienes se les pidió analizar un tuit, ni siquiera abrían el link que acompañaba la imagen del post, lo que evidencia a importancia de trabajar la alfabetización mediática en las escuelas.

    Es urgente enseñarle a los estudiantes a lidiar con este problema, no sólo para que realicen tareas, sino también para formar ciudadanos responsables e informados. ¿Cómo hacerlo?

    “Detector de basura”

    Howard Rheingold, experto desde hace décadas en el tema de la alfabetización mediática, inventó un término que podría traducirse como “detector de basura” para describir la necesidad de tener ciertas habilidades para consumir información mediática de cualquier tipo. Por su parte, Renee Hobbs, fundador de Media Education Lab, también ha trabajado por la alfabetización mediática durante muchos años. Ambos coinciden en que la habilidad para analizar de forma efectiva los medios digitales es una habilidad vital en pleno siglo XXI y los educadores cumplen un rol fundamental en el desarrollo de esa habilidad que tanto se ha complejizado, precisamente por el el exceso de información que hoy se encuentra en la redes.

    Los profesores deben enseñar a sus estudiantes ese “detector de basura”, y hacerlo no es tan complejo como parece. Una de las fórmulas es enseñar a los estudiantes más jóvenes a ser críticos con respecto a TODO lo que leen y a verificar una y otra vez la información que encuentran. ¿Qué más se puede hacer? La profesora de arte y tecnología Mary Beth Hertz, sugiere algunas ideas.

    Con los más chicos

    Nunca es demasiado temprano para enseñarle a los estudiantes la alfabetización mediática. Se puede empezar una actividad sencilla donde ellos tendrán que ver una página y seleccionar los anuncios de publicidad. Este simple ejercicio les ayudará a identificar visualmente lo que realmente es contenido y lo que no es contenido en un sitio web. Además es una buena alternativa para que ellos entiendan qué es la publicidad y por qué está ahí. Otra opción es preguntarles qué piensan sobre determinados anuncios, qué creen que comunican y que acción quieren generar en el lector, por ejemplo, comprar un producto.

    Con estudiantes un poco más grandes, los profesores pueden compartir links con información falsa y links con información real. A partir de una lista de verificación, ellos tendrán que definir cuál de los dos es más confiable y por qué. Los estudiantes también pueden crear una lista de sitios confiables y comprobar que revisaron la información en dos o más sitios para comprobar la validez de esta.

    Con los más grandes

    La actividad de la lista de verificación puede ser un buen punto de partida para abordar el tema con los estudiantes más grandes. Otra alternativa puede ser discutir opinión versus hechos (de un mismo tema) como método para analizar la información. Muchos artículos de opinión se disfrazan de noticias o se comparten de una forma indebida como noticias. Lo bueno es que a veces, simplemente con mirar la URL, se puede detectar la palabra /opinión/ o /noticia/. Todo esto es importante como primer paso en el reconocimiento de información en internet.

    Aunque parece básico, esta profesora también sugiere hacer con los grandes el mismo ejercicio de identificación de publicidad. La habilidad es importante para identificar lo que un medio ofrece.

    Así como el mundo digital se ha convertido en una herramienta de recursos útiles para profesores, sería ideal poder encontrar la misma riqueza en la información de lectura que los estudiantes encuentran. Mientras tanto, lo más clave es formar ciudadanos responsables con ejercicios que les permitan sustraer lo mejor de esa gran nube digital.

¿Cómo enseñarle a los estudiantes a reconocer información falsa en internet? ¡Toma nota!

2017-10-06T16:38:26+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños|

¿Cómo enseñar a los estudiantes a reconocer la información falsa en internet?

  • En este colegio se prohibió el uso del celular durante el almuerzo. Esto fue lo que sucedió

    Recientemente, la escuela Corona Del Mar Middle School en Newport Beach, California, aplicó una nueva política que parece revolucionaria para la época: se prohibió el uso de celulares a la hora del almuerzo (excepto en ciertas áreas designadas). ¿Por qué? En el colegio consideran que esta prohibición es necesaria para reducir el uso de redes sociales y dispositivos móviles para convertir a los estudiantes en niños que en lugar de estar con sus caras apuntando hacia abajo, se comunican con otros, se ríe e interactúan entre ellos cara a cara.

    Rebecca Gogel, directora de la escuela, asegura que para los estudiantes, utilizar sus teléfonos es una especie de “memoria muscular”.

    En ese sentido, esta nueva regla ha sido un proceso de aprendizaje complicado, pues tal como lo menciona la directora al medio Los Angeles Time, “re-aprender es difícil”. Sin embargo, los estudiantes se han ido acostumbrando y la hora del almuerzo ahora es muy distinta a como solía ser un tiempo atrás. Hace un año, la mayoría de los estudiantes estaban anclados a sus celulares, poco hablaban entre ellos e incluso enviaban mensajes a personas que tenían muy cerca. Otros alumnos se agrupaban en torno a un celular y los estudiantes sin dispositivo móvil, por obvias razones, se sentían fuera de lugar.

    Ahora, un 95% de estudiantes (841) con celulares están cumpliendo la regla y tanto la comunidad educativa como los padres, están felices.

    Pero hay un hecho que vale la pena rescatar. Esta escuela no está totalmente libre de celulares. De hecho, los smartphones se utilizan a diario en la sala de clase como herramienta de trabajo complementario. Sólo al almuerzo, los celulares se apagan y se guardan. Luego, en clases y otros periodos de tiempo determinados, se vuelven a utilizar. Para regular bien los tiempos, Gogel asegura que se instalará un gran reloj público.

    ¿Qué dicen los padres y los alumnos?

    Andi Racunas, madre de una alumna de 12 años estaba inicialmente preocupada pues su hija no tenía muchos amigos. Después de la medida tomada en la escuela, notó que su hija empezó a socializar más y a hacer más amigos. Para niños tímidos, asegura ella, los celulares son una herramienta para evitar la socialización, lo cual es preocupante. “Ellos acuden a su celular porque están nerviosos”, asegura Racunas. Por esta razón, la prohibición del celular a la hora del almuerzo, se ha convertido en un beneficio para su hija y seguramente para muchos otros niños.

    Por otra parte, Megan Schafer, de 12 años, asegura que le gusta esta medida pues además de minimizar el cyberbullying y la adicción al celular, es una herramienta para ayudar a sus compañeros en asuntos académicos. Además, disminuye el índice de accidentes pues los estudiantes ya no están poniendo atención al celular mientras caminan, sino que están reconociendo su entorno.

    “Podemos ver más de nuestro mundo sin nuestros celulares. La clave es lograr acostumbrarse, pero pienso que es algo bueno a lo que hay que acostumbrarse”, asegura Megan.

    Y tú, ¿qué opinas de esta medida?

En este colegio se prohibió el uso del celular durante el almuerzo. Esto fue lo que sucedió

2017-10-03T16:17:21+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños|

841 estudiantes del colegio Corona Del Mar Middle School dejaron de usar el celular a la hora de almuerzo.

  • ¿Estudiar solo o en grupo? Expertos analizan las ventajas y desventajas de estas dos modalidades

    ¿Estudiar solo o estudiar en grupo? Estas son dos preguntas que se repiten muchas veces entre los alumnos, especialmente en aquellos que están a casi dos meses de rendir la Prueba de Selección Universitaria (PSU).

    En algunos casos, repasar en soledad puede ayudar a concentrarse y entender mejor la materia, evitando que las distracciones impidan adquirir nuevos conocimientos. Pero también están los que aprenden más rápido cuando hay otro compañero que les explica los ejercicios o entre todos se enseñan los conceptos en los que están más débiles.

    Sin duda cada uno tendrá sus propias recetas para lograr buenos resultados, sin embargo, para enfrentar el desafío de rendir la prueba de ingreso a la educación superior algunos requieren un poco de ayuda extra, y estudiar en grupo puede ser la alternativa ideal para calmar los nervios y aclarar dudas.

    Los beneficios de explicar la materia

    Bajo ese contexto, expertos del Preuniversitario Pedro de Valdivia analizan las ventajas y desventajas de estudiar en grupo.

    De acuerdo a Alonso Morgado, director académico del Preuniversitario Pedro de Valdivia, el estudio en grupo es “generalmente muy beneficioso, ya que permite intercambiar conocimientos y formas de resolución en forma amena. Además, el trabajo grupal crea una sana competencia el sentimiento de apoyo a los compañeros que lo necesitan”.

    Sobre la posibilidad de que los jóvenes entienden mejor si intercambian sus conocimientos, Beatriz Rivera, psicóloga y directora de Orientación de la misma institución asegura que “hay que estudios que confirman que si uno le explica la materia a otro compañero internaliza mucha más conocimiento, porque a su vez hay varios canales sensoriales cuando explicas la materia”.

    Algunos contras a considerar

    Si bien estudiar con más personas tiene su beneficio, también hay algunos factores negativos que podrían afectar en los resultados posteriores. En ese sentido, Morado sostiene que las desventajas son que “el grupo no podrá avanzar si hay algún problema que nadie puede resolver. En este sentido siempre es bueno tener un consultor experto o profesor que lo apoye en sus dudas”.

    Y agrega: “Es importante que el grupo se componga de personas que se conozcan y se tengan confianza, con un claro sentido de solidaridad, porque si no se corre el riesgo de competencia negativa y de situaciones que podrían afectar la autoestima de alguno de sus miembros”.

    Por otro lado, Beatriz Rivera observa que las desventajas tiene relación con la personalidad del alumno, “acuerdo a su carácter algunos prefieren primero estudiar la materia de forma individual y después sociabilizar lo que aprendieron. Cuando hay claridad sobre los conocimientos y hay otra persona te explica se puede estimular mucho más el aprendizaje”.

¿Estudiar solo o en grupo? Expertos analizan las ventajas y desventajas de estas dos modalidades

2017-09-26T09:20:02+00:00 Septiembre, 2017|Futuro Profesor|

Algunos alumnos requieren un poco de ayuda extra, y estudiar con más de una persona puede ser la alternativa ideal para calmar los nervios y aclarar dudas antes de una prueba importante.

  • Dan a conocer la lista oficial de carreras, vacantes y ponderaciones para la Admisión 2018

    El Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (Demre) dio a conocer el listado con la oferta definitiva de carreras, vacantes y ponderaciones de las 39 universidades adscritas al Proceso de Admisión 2018.

    Mediante esta información oficial, que elabora el Consejo de Rectores (Cruch), quienes deseen ingresar a la educación superior el próximo año, podrán conocer qué requisitos deben cumplir para entrar a la carrera que anhelan.

    El número de vacantes, los requisitos y las ponderaciones que exige cada universidad corresponden a decisiones autónomas de cada establecimiento. Es por esto que, ante cualquier duda que surja en los estudiantes respecto al documento, el Cruch recomienda consultar directamente con la casa de estudios correspondiente.

    Proceso de postulación

    La etapa de postulaciones se realizará entre el 26 y 30 de diciembre. Durante este periodo, los estudiantes podrán realizar los cambios necesarios en sus preferencias de carreras o establecimientos, pero se espera que lleguen a este proceso informados para evitar cualquier inconveniente.

    Por lo anterior, desde el próximo lunes 6 de noviembre los estudiantes tendrán la posibilidad de ingresar al Simulador del Asistente de Postulaciones, mediante el sitio oficial del Demre, que les permitirá aprender a utilizar el sistema y practicar.

    Para revisar el documento oficial de oferta de carreras, vacantes y ponderaciones, puedes ingresar aquí.

Dan a conocer la lista oficial de carreras, vacantes y ponderaciones para la Admisión 2018

2017-09-22T08:45:15+00:00 Septiembre, 2017|Actualidad|

El proceso de postulación para la Admisión 2018 se realizará desde el 26 al 30 de diciembre. Durante este periodo, los estudiantes podrán realizar los cambios necesarios en sus preferencias de carreras o establecimientos.

  • ¿Por qué los juegos son fundamentales para aprender?

    Las disciplinas de poca aplicación práctica y la enseñanza de contenidos alejados de la vida real son perjudiciales para los alumnos, ya que les enseñan a pensar de un modo lineal y no los prepara para desempeñarse en el mundo.

    Esto es lo que sostiene la especialista en educación Jennifer Groff, asistente de investigación del Laboratorio de Medios del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.

    Groff es autora de estudios sobre enseñanza personalizada, innovaciones en sistemas de aprendizaje y uso de juegos y tecnologías en el aula.

    En entrevista con BBC Brasil, Groff se mostró de acuerdo con un creciente número de especialistas internacionales que defienden una enseñanza más basada en habilidades y competencias que en disciplinas tradicionales.

    Estos son los fragmentos más importantes de la entrevista.

    – Se ha dicho mucho sobre el aprendizaje no centrado en el profesor, sino en los alumnos. ¿A eso es a lo que usted se refiere?

    Exactamente.

    – Muchos de los juegos que desarrollamos en nuestro laboratorio son creados para ser jugados socialmente, en grupos, somos seres sociales y no construimos conocimiento en el aislamiento. Hacemos que la experiencia individual y colectiva sea el centro (del aprendizaje), y el profesor (tiene que) crear un ambiente de esas experiencias para los niños y, quizá después, evaluar esas experiencias, más que dirigir un plan de clase.

    – ¿Qué ha resultado más eficiente en las transformaciones de los ambientes de aprendizaje en las escuelas?

    – Sabemos por investigaciones y escuelas (exitosas) que el buen aprendizaje se centra en el estudiante que construye su propio conocimiento socialmente. En muchos currículos, tenemos la clase de 45 minutos de matemáticas, por ejemplo, y (los estudiantes) ni siquiera saben por qué están aprendiendo matemáticas. Los estudiantes no reciben (el contenido) en contexto. Y el contexto es algo poderoso: proyectos, problemas, conceptos del mundo real. Las escuelas en las que veo un aprendizaje más robusto son las que trabajan en esos parámetros (…) basados en competencias.

    – ¿Cuál debe ser la prioridad de los colegios en sus sistemas educativos?

    – La cuestión es que (históricamente) no sabíamos cómo medir el desempeño de los alumnos a gran escala, entonces los dividimos en clases por edades, todos aprendiendo lo mismo al mismo tiempo. Hoy vemos que eso no ayuda mucho. Hemos entendido que el aprendizaje es orgánico, individualizado, diversificado y sin embargo la forma en que manejamos nuestras escuelas no reflejan eso. Por eso está ganando mucha atención el modelo de aprendizaje basado en competencias, como por ejemplo el pensamiento crítico y otras habilidades, en lugar de dividir (las clases) artificialmente en materias.

    – ¿Y cómo conciliar eso con un modelo tradicional de pruebas y evaluaciones?

    Ese es el problema. Las evaluaciones se señalan desde hace mucho tiempo como el mayor problema en la educación, y con razón.

    Como muchos modelos están atados a ellas, terminan siendo la cola que le dé el equilibrio al perro.

    (El ideal), en un futuro próximo, es la que la evaluación esté incorporada en el sistema de modo que los niños ni siquiera perciban que están siendo evaluados.

    Las evaluaciones son esencialmente feedback, y todos necesitamos retroalimentación. Una de las razones por las que me interesa el aprendizaje por juegos es que (…) un buen juego logra (a través de algoritmos) recoger en el momento los datos de los usuarios y se adapta según eso (es decir, entiende lo que el alumno ya ha aprendido y sugerirle contenido para complementar sus deficiencias).

    – En este modelo, ¿cómo saber lo que cada niño necesita aprender en determinada etapa?

    No deberíamos poner esas expectativas sobre los niños, del tipo “a esta edad ellos necesitan saber esto”. Probablemente debe haber áreas de alerta, debemos preocuparnos si a determinada edad el niño no sabe leer o escribir, por ejemplo. Pero uno de los problemas de la educación es la expectativa de que todos los alumnos (aprendan uniformemente), y así no es como funciona.

    Queremos que sigan sus intereses, que es de donde vendrá su motivación, y tenemos que recoger datos para saber en qué punto están en términos de competencias.

    Hay un mapa de competencias del MIT que está aún en desarrollo. (…) Son grandes áreas de dominio como pensamiento crítico, pensamiento sistemático (tener en cuenta múltiples opciones, prever consecuencias y efectos), pensamiento ético u otras habilidades. Incluso matemáticas, lenguas.

    Es posible medir ese desarrollo en niños, así como es posible acompañar a un bebé aprender que aprende a moverse hasta ser capaz de correr.

    Con estas mediciones, los profesores no necesitarían (hacer) evaluaciones, sino permitir que los alumnos tengan una experiencia de aprendizaje poderosa y luego simplemente monitorearla.

    – ¿Cómo evaluar matemáticas en este contexto?

    Pasé mi secundaria aprendiendo álgebra, geometría, trigonometría, precálculo y cálculo. Y hoy no uso la mayoría de esas cosas.

    Es algo totalmente inútil para la mayoría de los estudiantes, que terminan dejando de aprender cosas como finanzas, estadística, análisis de datos y vemos datos diariamente, pero no logramos entender su sentido.

    La matemática es un gran ejemplo de una disciplina que necesitamos mirar desde una perspectiva de las competencias.

    No necesitamos una sociedad repleta de matemáticos, sino de personas que sepan organizar su presupuesto personal, calcular sus impuestos.

    – Usted mencionó el pensamiento ético. ¿Cómo pueden enseñarse habilidades sociales como ésta?

    En general, es (tener en cuenta) múltiples perspectivas sociales. En la medida en que uno puede ver más (algo) desde la perspectiva de muchas personas y tomar decisiones a partir de eso, más éticas serán nuestras decisiones. El MIT tiene un juego llamado Quandary (algo así como dilema), que coloca a los niños en un mundo ficticio con varios escenarios en los que no hay una respuesta correcta o equivocada, sino decisiones a tomar y consecuencias. Es un ejemplo de este aprendizaje más divertido y contextual.

    Si entramos a una escuela tradicional y le pedimos al profesor que enseñe pensamiento ético, probablemente no tendrá ni idea de cómo hacerlo. Este es un juego perfecto para eso, jugando en escenarios ficticios en vez de tener una clase. (…) La mayoría de las innovaciones ocurren justamente en escuelas donde hay libertad para jugar.

    – Vivimos en una época en que ideas pueden ser reforzadas por noticias falsas y por algoritmos que logran exponer a los usuarios de redes sociales a contenidos seleccionados. ¿Cómo enseñar pensamiento crítico en ese ambiente?

    – Es un gran ejemplo de cómo, si colocamos a los niños en ambientes de aprendizaje en los que no se los desafía a controlar sus propias decisiones, nunca van a reflexionar sobre estas cuestiones.

    ¿Queremos que los niños vayan a la escuela para simplemente obedecer y hacer fila, o queremos un ambiente fértil en el que florezcan como agentes proactivos en el mundo? No podemos esperar que, en un ambiente en que los niños tienen que obedecer, aprendan a ser ciudadanos comprometidos y conscientes.

     

¿Por qué los juegos son fundamentales para aprender?

2017-09-21T09:09:07+00:00 Septiembre, 2017|Actualidad|

En entrevista con BBC Brasil, la especialista en educación Jennifer Groff explica cómo las actividades lúdicas aportan a la enseñanza y cómo no tiene sentido dividir a las clases artificialmente en materias.

  • 4 estrategias para enseñar a los estudiantes a evaluar la calidad de la información online

    Acceder a la información hoy es más fácil que nunca lo cual es extraordinario y enriquecedor, no sólo para los docentes, sino para los estudiantes que han convertido la nube de internet en un punto de apoyo para el aprendizaje y la investigación. Sin embargo, en ese mar de contenidos, la calidad y credibilidad de la información es muchas veces cuestionable, y lo más preocupante de esto, es que los estudiantes no son tan conscientes de este hecho en particular.

    En un estudio que buscaba analizar la forma como los estudiantes investigan en internet, realizado por Julie Coiro (profesora de la Universidad de Rhode Island), los resultados indicaron que al menos en EE.UU., un 70% de los estudiantes se preocupan poco por la credibilidad de la información, pocas veces son conscientes de las fuentes (el autor, su perspectiva, tipo de publicación), y por último, cuando se refieren a las características de dichas fuentes, a menudo sus explicaciones son vagas o superficiales.

    ¿Qué quiere decir esto? Que los estudiantes (y no sólo en EE.UU.) deben aprender a evaluar la calidad de la información a la que están accediendo y para eso, el tema se debe poner sobre la mesa en las salas de clase. ¿Cómo? Julie sugiere algunas ideas:

    1. Evaluación crítica

    Lo primero que hay que hacer, es hablarle a los estudiantes de las múltiples dimensiones que tiene una evaluación crítica. Esto significa, aprender a hacer juicios sobre la calidad analizando la relevancia, la exactitud, la perspectiva y la confiabilidad. Una vez hecho esto, los estudiantes podrán discutir y compartir sus puntos de vista y podrán notar que evaluar la relevancia y la exactitud, significa también considerar la calidad del contenido en sí mismo. Esta evaluación también implica examinar detalles del autor, cuyo nivel de conocimiento será la clave para utilizar información pertinente.

    2. Practicar

    Es ideal que el profesor pueda crear distintas instancias para que los estudiantes practiquen estrategias que les permitan evaluar la información en un proceso de investigación. Esta práctica se puede centrar en verificar y refutar la información, investigar a determinado autor, detectar las posturas y la parcialidad, además de reconocer múltiples perspectivas.

    3. Instrucciones

    Las estrategias mencionadas en el punto anterior se pueden complementar con instrucciones dadas por el profesor que puedan servir como guía. Estas instrucciones pueden ser: pedir a los estudiantes que busquen evidencia que apoye o refute puntos claves, que examinen la pertinencia y la precisión del contenido para determinar la confiabilidad y que consideren la importancia del autor. Esto les ayudará a reconocer ideas que en otro momento quizás ignoraban, a medir la pertinencia de las ideas que antes consideraban 100% reales y a considerar nuevas ideas que pueden ser más precisas.

    4. Otras preguntas útiles

    A estas estrategias, la profesora suma una serie de preguntas MUY claves que pueden ayudar a los estudiantes en el análisis de búsqueda de información online.

    • ¿Este sitio web es relevante para mi necesidad o propósito?
    • ¿Cuál es el propósito del sitio?
    • ¿Quién creó la información del sitio y cuál es el nivel de experiencia de esa persona?
    • ¿Cuándo fue la última vez que se actualizó la información de este sitio?
    • ¿A dónde puedo ir para verificar la exactitud de la información?
    • ¿Por qué estas personas pusieron ese tipo de información en la web?
    • ¿Este sitio sólo muestra una perspectiva de un tema o presenta varias miradas?
    • ¿Cómo es la postura de las imágenes y los textos según la opinión del autor?
    • ¿Alguien podría sentirse ofendido con la información de este sitio?
    • ¿Cómo puedo conectar estas ideas con mis propias preguntas e interpretaciones?

    Y tú, ¿qué estrategias utilizas para que tus alumnos evalúen la calidad de la información?

4 estrategias para enseñar a los estudiantes a evaluar la calidad de la información online

2017-09-15T09:57:38+00:00 Septiembre, 2017|Cómo aprenden los niños|

Clave para que los estudiantes puedan acceder a la información online de una forma adecuada.

  • “Stem Camp” potenció las habilidades científicas

    Potenciar las habilidades científicas de los escolares fue el principal objetivo del segundo “Stem Camp”, organizado por el Centro Innovapedia de la Facultad de Educación de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (Ucsc), convocando a más de 80 escolares y 32 profesores de seis liceos técnicos del Gran Concepción.

    El evento, que se desarrolló en el Parque Jorge Alessandri, se enmarca en el programa de Fortalecimiento de Competencias Transversales e Integración Curricular de la Formación General con la Educación Diferenciada Técnico Profesional de la mencionada casa de estudios superiores, y todas las actividades se sustentaron en la metodología Stem (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas por la traducción de la sigla al español), que integra las distintas disciplinas para contribuir al proceso de aprendizaje.

    Según cuenta el decano de la Facultad de Educación, Jaime Constela, “los escolares pusieron a prueba su coordinación y la forma de organizarse para conseguir un objetivo mediante dinámicas a las que no están acostumbrados”; todas las cuales fueron guiadas por estudiantes de Pedagogía de la Ucsc y tenían por objetivo que los alumnos aumentaran sus competencias mediante experiencias como senderismo con estaciones que involucraban el desarrolllo de distintas tareas científicas o la construcción de la máquina de Goldberg.

    Constela destaca que Innovapedia busca modificar la forma en que los estudiantes se acercan a la ciencia, explotando sus habilidades sociales. Así, el trabajo colaborativo fue parte esencial de las distintas dinámicas, lo que es valorado por la profesora Jimena Barra del Liceo Técnico Profesional Lucila Godoy de Hualpén, pues cree que es lo más importante para los escolares, en tanto deben organizarse, debatir y encontrar soluciones en conjunto.

    El docente del Colegio Técnico Profesional Los Acacios de Concepción, Freddy Chacón, releva la importancia de innovar. “Inculcar la innovación en la educación es complejo, pero sacar a los estudiantes del contexto de la sala de clases, llevándolos además a un entorno natural, facilita el aprendizaje. Ellos se dan cuenta que innovar es una actitud”.

“Stem Camp” potenció las habilidades científicas

2017-09-14T09:41:38+00:00 Septiembre, 2017|Actualidad|

Una iniciativa organizada por el Centro de Innovapedia de la Facultad de Educación de la Universidad Católica de la Santísima Concepción y convocó a 80 escolares y 32 profesores de seis liceos técnicos del Gran Concepción.

Cargar más posts