enseñanza

Inicio » enseñanza
  • Sobre hacer matemáticas… y yoga

    “¿Y eso para qué me va a servir'” Los profesores de matemáticas oímos esta pregunta una y mil veces. Las respuestas se repiten: “Así sabrás si te dieron bien el cambio”, “las matemáticas te permitirán comprender la sociedad tecnológica en la que vivimos”, o la más críptica “es que las matemáticas están en todo”. La promesa es que las matemáticas abrirán la puerta de la comprensión de lo cotidiano y nos permitirán lidiar de manera práctica con el mundo. Claro que cuando se trata de aprender el algoritmo para obtener la raíz cuadrada, tales respuestas hacen agua: la última vez que usé el algoritmo coincide con la última vez que tuve que enseñar… Han pasado años. Alberto Barajas, matemático mexicano, solía bromear sobre el asunto con punzante ironía: “Aprender matemáticas es como aprender a matar dragones, solo sirve para enseñar a otros a matar dragones”.

    Considerando las muchas horas que niños y jóvenes dedican a las matemáticas en la escuela y las expectativas sociales sobre su aprovechamieto, la cuestión no es menor. Los contenidos matemáticos escolares no perduran en la memoria de los adultos que no se dedican a actividades científicas (la inmensa mayoría) y su uso, por decir poco, infrecuente. Entonces, ¡para qué demonios enseñamos matemáticas!

    Permíntanme sugerir que la relación moderna occidental entre utilidad e inmediatez puede ser un elemento clave detrás de este aparente sinsentido. La tecnología y su uso acentúan la idea de que la utilidad pasa por la satisfacción de necesidades inmediatas: el coche nos transporta, el whatsapp nos pone en contacto, la calculadora hace cuentas, etc. Estas actividades tienen un resultado fácilmente discernible. Se suele pensar en la utilidad del conocimiento como en la de estos objetos. Saber algo es útil si sirve para resolver una situación concreta: quien sabe de plomería arregla la cañería, por ejemplo. Sin embargo, no es claro cómo se utilizan las matemáticas para obtener resultados de este tipo.

    Esta concepción técnica del conocimiento conformó la escuela a partir de las necesidades de la revolución industrial. Formar futuros trabajadores tenía que ver con formar habilidades para la producción fabril. Todavía hoy, a pesar de las voces críticas que proponen una educación emancipadora y humanista, es común concebir la educación como mera preparación para el ejercicio de una profesión. En este marco, los conocimientos son valiosos en la medida en que acrecientan el valor del individuo en el mercado laboral, posibilitaron la movilidad social.

    Sentido

    ¿Cómo reprensar la educación matemática para darle sentido? Ubiratán D’Ambrosio, matemático brasileño, propone una alfabetización matemática que pretenda formar una posición intelectual desde donde explicar y transformar la realidad; posición que parece ausente en nuestras escuelas. Desde esta perpespectiva, las matemáticas aparecen como un saber menos específicio y a la vez más urgente. Carlos Torres, otro matemático mexicano, suele decir que el yoga es al cuerpo lo que las matemáticas a la mente. Nadie realiza una asana para satisfacer la necesidad inmediata, sin embargo la práctica del yoga dispone el cuerpo para actuar de ciertos modos en ciertas circunstancias. Así, las metmaícas no siempre tienen un uso inmediato, pero su práctica prepara la mente para actuar de ciertos modos en ciertas circunetancias. Más que ser una herramienta que se usa en una situación específica para lograr un resultado esperado, las matemáticas deberían ayudarnos a comprender e incidir lúcidamente en la realidad.

    ¿Qué es eso que debemos enseñar a las futuras generaciones? ¿Cómo hacerlo y para qué? Son preguntas que debemos mantener vivas y que guían el trabajo que realizamos en el Instituto de Matemáticas de la PUCV. La educación matemática puede y debe contribuir a la construcción de una sociedad más crítica, dialogante y democrática, pues las matemáticas son parte de la herencia cultural fundamental de nuestra sociedad y un recurso clave para participar de la vida en comunidad. ara algunos las matemáticas son incluso más que eso. En 1989, durante un homenaje a su trayectoria, Alberto Barajas decía: La felicidad es inversamente proporcional a la distancia que entre lo que soy y lo que quiero ser. Soy matemático, toda mi vida quise ser matemático, por lo tanto, soy inmensamente feliz”.

    ¿Para que sirven las matemáticas? Pues, para comprender y transformar el mundo y , por qué no, para ser felices.

    Prof. Manuel Goizueta. Instituto de Matemática PUCV.

Sobre hacer matemáticas… y yoga

2017-11-17T10:37:13+00:00 Noviembre, 2017|Actualidad|

Aquí reflexiona el profesor del Manuel Goizueta, del Instituto de Matemática Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, sobre la importancia de la matemática y cómo nos puede hacer felices. 

  • “Hoy los niños escriben más que nunca, pero no se dan cuenta”

    La semana pasada se realizó en la U. Andrés Bello el primer Simposio de Enseñanza de la Escritura en la Educación Básica. Uno de los expositores fue Steve Graham, profesor de la Universidad Estatal de Arizona, Estados Unidos.

    Durante su exposición, el profesor Graham contó una de las experiencias más traumáticas de su infancia: cuando entendió que él nunca iba a tener una redacción adecuada. “Tenía nueve años cuando mi profesor de lenguaje me entregó la corrección de una prueba que habíamos hecho días atrás. Parecía que había apuñalado mi prueba, estaba llena de tinta roja. Ahora séél marcó todos mis errores para que pudiera mejorar, pero en ese momento pensé que no servía para escribir y me desmotivé”, recuerda.

    Quién iba a pensar que ese niño dedicaría más de 30 años de su vida a investigar cómo se desarrolla la escritura, cómo se enseña de manera efectiva y cómo se puede usar para apoyar la lectura y el aprendizaje. Por eso, una de las premisas de su intervención en el simposio fue tener un equilibrio entre destacar lo positivo y hacer ver lo negativo desde la perspectiva de que siempre se puede mejorar.

    — ¿Qué les brinda la escritura a los niños?

    — La escritura provee una poderosa herramienta para ayudarlos a entender y recordar materias que leen o lo que aprenden en la sala de clases. Cuando escribimos sobre una materia, muchas cosas pasan: primero tenemos que decidir qué información es importante, luego organizarla en una frase y finalmente escribimos esa información en nuestras propias palabras. Para esto, hay que manejar el tema, entenderlo y recordarlo.

    -¿Qué conexión hay entre la lectura y la escritura?

    — Cuando le enseñamos a un niño a escribir, también experimenta un progreso en cómo lee. Y también funciona para el otro lado: no es suficiente escribir para transformarte en un buen lector y no es suficiente leer para transformarte en un buen escritor, pero son partes importantes en el proceso de alfabetizarte.

    — ¿Son enemigos la escritura y la tecnología?

    Los niños están escribiendo todo el tiempo. Mandan mensajes, tuitean, escriben en Facebook, están en las redes sociales. No lo ven como escribir, pero es parte de sus vidas. Al mismo tiempo, los niños abrevian palabras, acortan las frases; es algo que siempre ha ocurrido, es utilizar distintos registros. Lo importante es enseñarles cuándo y cómo usar esos registros. Así podemos tomar las redes sociales como una oportunidad para enseñar. Tomamos un tuiteo o un texto que los alumnos han escrito y hablamos con ellos sobre cómo transformarían ese texto a una situación formal. La gente piensa que con la tecnología el lenguaje se va a acabar, pero esto no es así.

    — ¿Nos estamos acercando a la muerte de la escritura manuscrita?

    En las escuelas hoy la mayoría de la escritura se hace a mano, porque las herramientas que usamos allí son el lápiz y papel. En la casa, para la mayoría de los niños la escritura se hace digitalmente. Lentamente, la escritura manuscrita va a ser menos utilizada. Pero está lejos de desaparecer, porque siempre es más fácil acarrear un pedazo de papel y un lápiz. Me han hecho esta pregunta durante los últimos 20 años y todavía no desaparece. Se está convirtiendo cada vez menos importante fuera de la escuela y eventualmente pasará lo mismo dentro de las escuelas, pero no veo que desaparezca en el futuro cercano.

    — ¿Qué técnica es más efectiva para la enseñanza de la escritura?

    — Por años, cuando mirábamos a los estudiantes de los primeros grados del colegio, el único tipo de escritura que los niños hacían era el de contar historias, narrativas personales, porque por presunción se piensa que si escribes sobre algo que sabes es más fácil hacerlo. Pero yo diría que los niños nacen naturalmente como argumentadores, ellos saben cómo cuestionar muy bien, solo que no tienen mucha experiencia escribiendo. Ahora estamos trabajando con niños de 6 y 7 para que escriban sus opiniones: en cierta forma es más fácil para ellos que escribir historias, porque tienen una muy buena estructura. Le dicen a sus padres lo que quieren y les dan sus razones. No sé por qué ha tomado tanto tiempo empezar con esto en las escuelas primarias en la mayoría de los países.

    Achicar los cursos, crucial

    El profesor Graham opina que una clase con 40 alumnos en una sala es demasiado. “Lo que sabemos a través de investigaciones es que si tenemos 20 a 25 alumnos por sala, no solo mejora el rendimiento del profesor sino también el de los alumnos. Debemos presionar a las autoridades en ese sentido”, sugiere. Además sugiere que exista una total sincronía entre los profesores de distintas asignaturas: “La enseñanza de la escritura no es solo responsabilidad del profesor de lenguaje, sino de todos; del de ciencias sociales o de ciencias biológicas, ya que en todos los ramos los alumnos deben ser capaces de escribir temas persuasivos”.

“Hoy los niños escriben más que nunca, pero no se dan cuenta”

2017-11-17T08:57:46+00:00 Noviembre, 2017|Actualidad|

Académico Steve Graham, experto en escritura de la U. Estatal de Arizona, dio una conferencia en la U. Andrés Bello, enfatizando que el desarrollo de las habilidades escritas ayudan a un mejor aprendizaje.

  • Niños y amor por los libros: El proyecto de fomento a la lectura del Colegio Asunción de Rengo

    A las 15:30 comienza el último recreo del día y es el momento en que la biblioteca del Centro Educacional Asunción se repleta de alumnos, principalmente de tercero a sexto básico, quienes van a pedir libros para llevarse a sus casas, o simplemente se sientan a leerlos o revisar diarios y revistas. Es este mismo grupo de niños el que fue invitado por los organizadores de la Primavera del Libro –que se está celebrando hasta el 9 de octubre en el Parque Bustamante– debido a su gusto por la lectura.

    El colegio, ubicado en el corazón de Rengo, en la Región de O’Higgins, tiene como una de sus iniciativas insignes su Proyecto de Fomento Lector, el cual consiste en una metodología de evaluación de lectura que tiene como propósito fomentar una relación más estrecha entre los alumnos y los libros. En la misma línea van actividades como “La defensa del libro”, una especie de café literario donde estudiantes y apoderados recomiendan a sus compañeros algún título a través de monólogos y representaciones.

    Despertar la inquietud por leer

    “Muy en síntesis, el plan se trata de una entrevista con uno o dos alumnos –en una oficina especial para eso– donde conversamos para evaluar el nivel de la lectura. Lo principal es que tiene que ser oral, no hacemos evaluaciones escritas”, describe Luis González, profesor de lenguaje y creador de la iniciativa, quien explica que este método permite ir más allá del contenido del libro, y abordar en profundidad la forma en que los estudiantes se relacionan con él.

    El profesor cuenta que el programa es flexible y los alumnos pueden elegir los textos que quieren leer de una nómina de cerca de más de 300 títulos, y que está en constante crecimiento. “Ellos me pueden proponer libros que les gustan, y si cumplen con requisitos como una extensión apropiada, los incluyo en la lista. También es un desafío para mí porque así me actualizo en los intereses de los jóvenes”, explica.

    De este modo, a los clásicos latinoamericanos como “Cien años de soledad” y “Rayuela” de la lista, con el tiempo se han sumado sagas que han llegado al cine durante los últimos años como “Crepúsculo” y “Harry Potter”, y populares libros de la literatura juvenil reciente como “Eleanor y Park”, “Bajo la misma estrella” y la trilogía “Divergente”.

    “La idea es que los niños tengan la inquietud por seguir leyendo siempre, esa es nuestra tarea, que ellos busquen libros de acuerdo a su edad e intereses. Uno también tiene que guiar esa lectura, pero no queremos que la vean como algo distante, queremos que los libros se hagan parte de su vida y les hagan sentido”, explica Gloria Fernandois, encargada del programa para los estudiantes de tercero a sexto básico.

    Además, durante el período de lectura los alumnos pueden pedir breves entrevistas con los profesores a cargo para esclarecer dudas y orientar la lectura. “Me parece súper interesante porque no te agota. Yo no soy una persona que lee si no tiene que hacerlo, entonces me ha servido para buscar cosas que me interesen y me he motivado para las actividades fuera del horario que hacen acá en el colegio”, cuenta Fernanda (17), alumna de cuarto medio.

    El programa abarca desde pre kínder hasta cuarto medio, pero está dividido en tres niveles que trabajan distintas habilidades. Mientras el primero –que comprende desde prekínder a segundo básico– se enfoca en el desarrollo de la capacidad de lectura, el segundo apunta a la relación y asociación de ideas, y el tercero a la reflexión y enriquecimiento de vocabulario.

    Jiména Méndez, directora del establecimiento, explica que hasta el momento no han podido establecer repercusiones significativas entre el proyecto y pruebas estandarizadas como el SIMCE o la PSU, pero que el enfoque apunta al largo plazo. “Los alumnos son integralmente cultos y motivados al estudio. Lo que nos gusta es que se motivan a tener proyectos propios y hemos visto progresos especialmente en cuanto al comportamiento”, señala.

    Ese es el caso de Valentina (8), alumna de tercero básico que fue diagnosticada con déficit de atención con hiperactividad, y señalada por sus profesores como una de las más destacadas de su nivel: hasta septiembre ya había leído doce libros, superando el mínimo de diez anuales.

    Ella cuenta que lee cuando llega del colegio o los fines de semana –”uno no siempre tiene tiempo”– y que le gustan los libros divertidos y que la hagan reír, como “Laura y el ratón”, “El Ganso de Oro” y “Las doce doncellas”.  También menciona otros que encontró “bonitos” como “El Jajilé Azul” y “Los mejores amigos”, porque “se aprende que no hay que juzgar por las apariencias sino por como uno es por dentro”.

    El café literario

    En el Centro Educacional Asunción además se realiza “La Defensa del libro”, una actividad que se desarrolla fuera del horario de clases para alumnos desde quinto básico a cuarto medio y donde, en el formato de un café literario y a través de una exposición ideada por ellos mismos, los participantes recomiendan un libro a los demás asistentes.

    “Puede ser una presentación de powerpoint, un monólogo, leer un pedacito del libro, disfrazarse y hacer alguna escena, lo que ellos quieran”, explica Jimena Méndez. Al final de la actividad, los asistentes votan por la mejor “defensa”, que se gana un premio consistente en una serie de libros.

    Uno de los “participantes históricos” es Juan Carlos (17), quien es reconocido por compañeros como “el que siempre gana” debido a sus novedosas presentaciones y especial dedicación a la lectura. No se encuentra entre las notas más altas de su nivel, pero sus profesores destacan su capacidad de reflexión y argumentación.

    Él cuenta que le gusta la actividad por “el hecho de superarse a uno mismo y conocer las capacidades que uno tiene. Dan ganas de explotarlas, entonces la lectura me ha construido como la persona que soy, con todas las herramientas que tengo”.

    En agosto pasado, además se realizó la misma actividad donde participaron exclusivamente las madres y padres de los estudiantes. “Nuestros apoderados no son de un ingreso económico alto, y la mayoría no tiene una gran biblioteca en su casa. Entonces uno de nuestros objetivos es involucrar a la familia, cómo ella es tan importante para que este niño lea”, explica Gloria Fernandois.

Niños y amor por los libros: El proyecto de fomento a la lectura del Colegio Asunción de Rengo

2017-10-10T11:42:45+00:00 Octubre, 2017|Actualidad|

Además de actividades como cafés literarios para padres y estudiantes, el establecimiento posee una original metodología para fomentar y evaluar la capacidad lectora, que además de entrevistas orales considera las propias propuestas de libros de parte de los alumnos.

  • Asignaturas de ciencia son impartidas en un 40% o más por profesores de otras materias

    Para Joaquín Walker, director de la ONG Elige Educar, “no es tolerable que la mitad de los jóvenes de 15 años de nuestro país no sepan calcular bien un vuelto”. Critica también que el 30% de los alumnos no logre comprender un texto simple.

    Y aunque el abogado asegura que en los últimos años ha habido avances en educación, principalmente en la institucionalidad, “es necesario seguir profundizando en reformas para superar la crisis de aprendizaje que vivimos”.

    En ese contexto, su organización elaboró una serie de propuestas que espera sean acogidas por los candidatos presidenciales. Las ideas están centradas, cuenta Walker, en lo que ocurre en la sala de clases, y cuestan US$ 1.488 millones. El presupuesto para gratuidad este año fue de US$ 1.100 millones.

    “Hacemos estas propuestas porque sabemos que mejorar los aprendizajes es posible. Está estudiado que, en promedio, el 76% de la diferencia entre un niño que aprende y uno que no, se explica por lo que ocurre en el aula”, dice.

    Profesor adecuado

    Un ejemplo de las diferencias, explica Walker, es que el 47% de las horas de física el año pasado fueron impartidas por profesores que no eran especialistas en la materia. Y en el caso de química y ciencias naturales fue casi el 40% de las horas.

    En ese escenario, “sugerimos crear un programa de vocación pedagógica tardía para el desarrollo de las ciencias, matemáticas y otras disciplinas con déficit de profesores”, plantea.

    La ONG propone que a estos estudiantes se les ofrezca gratuidad, manutenciones e intercambios en el extranjero, lo que tendría un costo de US$ 26 millones.

    Otro punto que aborda Elige Educar es potenciar la calidad y a los profesores de educación parvularia, con un costo de US$ 526 millones. Aunque Walker destaca que se ha avanzado en cobertura en los cursos más pequeños, “necesitamos convertir la educación parvularia en la primera prioridad”.

    Su plan para este nivel consiste en “aumentar lo antes posible las remuneraciones de los educadores de párvulos y fortalecer de manera urgente la atracción de talento”. Uno de los puntos que debería cambiar es que la actual carrera docente -que aumentó en promedio un 30% las remuneraciones a los maestros- establece que recién en 2025 todos los docentes parvularios verán incrementado su sueldo. “Necesitamos que comience a regir antes”, sostiene.

    Elige Educar también proyecta implementar un programa para las escuelas en un contexto social complejo. Según la entidad, los maestros de esos colegios deberían tener mayor tiempo para preparar las clases, y una asignación extra en su sueldo.

    En cuanto a los controles externos, la entidad advierte que “las escuelas están inmersas en un sistema de rendición de cuentas excesivo y no controlado”. Al respecto, Walker agrega: “El enorme tiempo que dedican los directores a tareas administrativas dificulta y quita tiempo para el ejercicio de su rol fundamental: el liderazgo pedagógico”.

    Por lo mismo, se sugiere que las comunidades educativas con buen desempeño tengan más autonomía. Lo otro, simplificar las rendiciones.


    US$ 860 millones cuesta el programa para las escuelas en contextos sociales complejos.

Asignaturas de ciencia son impartidas en un 40% o más por profesores de otras materias

2017-10-10T09:28:49+00:00 Octubre, 2017|Actualidad|

Plan de la ONG busca impactar en lo que ocurre en la sala de clases. Su director afirma que está comprobado que la diferencia en el aprendizaje se marca en el aula.

  • De las aulas nortinas a Finlandia

    El sistema educativo de Finlandia es uno de los más exitosos del orbe según el Informe PISA (Programme for International Student Assessment), que realiza la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) a nivel mundial, y que mide el rendimiento académico de los alumnos en matemática, ciencia y lectura.

    Asimismo, los docentes son profesionales altamente valorados y están considerados como uno de los pilares fundamentales del sistema; ser profesor es sinónimo de prestigio y autoridad dentro de los centros educativos y en la sociedad en general.

    Es por este motivo, y buscando el traspaso de mejores prácticas en el campo educacional, que este sábado 6 de octubre, una delegación de 25 docentes chilenos -de diferentes localidades del país- despegará rumbo a la ciudad de Helsinki, en Finlandia, para conocer en primera persona los innovadores procesos de enseñanza que se implementan en este país nórdico.

    Esta será sin duda una experiencia enriquecedora para los profesores, así como también para sus colegas y alumnos, quienes podrán conocerla de primera fuente una vez que los profesionales regresen a Chile y puedan compartir lo aprendido y aplicar diferentes mejoras o métodos al sistema que imparten las instituciones educacionales a las que pertenecen.

    Es el caso de Jessika Molina y Carlos Sáez, profesores de matemática de la Escuela Básica de San Pedro de Atacama y Oasis en el Desierto de Pintados respectivamente, quienes viajarán a capacitarse al país de élite en materia educacional gracias a una beca otorgada por SQM, empresa que junto con la Corporación Crea+ organiza esta pasantía para que profesores chilenos conozcan el decisivo rol de una formación docente de alta calidad dentro del sistema educativo finlandés.

    “La pasantía busca conocer los procesos de enseñanza integrada de las matemáticas, la ciencia, la ingeniería y la tecnología (STEM por su sigla en inglés) tendencia de los sistemas educativos más desarrollados en el mundo, lo que irá en directo beneficio de las escuelas, sus profesores, y por consiguiente de los alumnos de estos profesores”, señaló el director de la Corporación Crea+, Víctor Berríos.

    Además, esto servirá para“conocer en detalle la experiencia educacional finlandesa, valorada a nivel mundial por sus logros, y ver qué aspectos pueden ser implementados en nuestra región es el objetivo principal de este viaje”, nos contó Jessika Molina. “Como colegio estamos muy contentos con esta oportunidad porque confiamos que nos permitirá seguir avanzando en nuestro proyecto educativo, y entregar cada día una formación de mayor calidad a nuestros estudiantes”.

    El grupo docente visitará escuelas en las ciudades de Helsinki y Jyväskylä; en esta última también han sido invitados a la Facultad de Educación de la Universidad de Jyväskylä.

    Para Pablo Pisani, gerente de Sustentabilidad de SQM, la compañía tiene el convencimiento de que la educación es el puente para crear nuevas oportunidades de crecimiento en niños, jóvenes y adultos, sobre todo para los que viven lejos de los centros urbanos. “Las acciones de nuestros programas sociales siempre son consensuadas y validadas con las comunidades aledañas a nuestras operaciones, y buscan generar nuevas y mejores oportunidades para los habitantes de cada localidad, cimentando lazos de confianza perdurables en el tiempo”.

    El secreto del éxito

     El Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, PISA, que realiza la OCDE a nivel mundial, determinó que Finlandia es uno de los mejores países del mundo en calidad de alfabetización, matemática y ciencias.

    El secreto del éxito se puede encontrar en la osadía a la hora de realizar profundos cambios al modelo. Por ejemplo, la educación formal es obligatoria entre los 7 y 16 años. Además, los estudiantes no pagan por ningún material escolar y los municipios garantizan el transporte para aquellos que viven a más de cinco kilómetros de la institución escolar a la que asisten.

    La docencia se basa en un sistema de enseñanza personalizado. Desde los primeros cursos se interviene en el proceso de aprendizaje de cada alumno, poniendo el énfasis en las debilidades y dificultades que puedan existir. Esto garantiza que los potenciales problemas se diagnostiquen a tiempo y se respeten los distintos ritmos de aprendizaje de cada niño.

    El sistema de evaluación evita los números, desalentando así la competencia sin sentido entre alumnos. No se realizan exámenes ni se otorgan calificaciones hasta que los niños alcanzan quinto grado con 11 años, y los informes acerca del rendimiento que reciben los padres son de naturaleza descriptiva y no evaluativa como lo hacen la mayoría de los sistemas educacionales, incluido el chileno.

    Otro punto relevante es que la educación en Finlandia es gratuita y de acceso universal, lo que es financiado en su totalidad por el Estado, a través de la recaudación de impuestos y en el marco de un sistema de protección social altamente desarrollado.

De las aulas nortinas a Finlandia

2017-10-06T15:57:31+00:00 Octubre, 2017|Actualidad|

Los profesores de matemática Jessika Molina, de la Escuela Básica de San Pedro de Atacama, y Carlos Sáez, de la Escuela Oasis en el Desierto de Pintados, viajarán para conocer las prácticas y métodos que los maestros finlandeses emplean en sus aulas, donde han desarrollado uno de los mejores sistemas educativos del mundo.

  • ¿Cómo enseñar matemática a través de GeoGebra? Esta docente nos explica

    En el año 2001 un matemático austríaco, profesor de la Universidad Johannes Kepler de Linz y presidente del Instituto de Educación Matemática de dicha casa de estudio,  desarrolló GeoGebra, un software educativo que ya ha ganado numerosos premios en Estados Unidos y Europa. Diez años después, lo descubrió la docente de matemática de enseñanza media Mónika Dockendorff, quien desde 2014 se ha dedicado a enseñar cómo se puede utilizar las Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC) a los futuros docentes.

    En el manual de uso de GeoGebra, es definido como “un sistema de geometría dinámica, que permite realizar construcciones tanto con puntos, vectores, segmentos, rectas, secciones cónicas como con funciones que a posteriori se pueden modificar dinámicamente. Además, se pueden ingresar ecuaciones y coordenadas directamente. Así, GeoGebra tiene la potencia de manejarse con variables vinculadas a números, vectores y puntos; También permite hallar derivadas e integrales de funciones y ofrece un repertorio de comandos propios del análisis matemático, para identificar puntos singulares de una función, como raíces o extremos”.

    Dockendorff, quien conoció el programa durante su formación pedagógica y lo utilizó durante sus primeros años de ejercicio profesional, destaca el valor de la aplicación y asegura que para ella esta herramienta ha sido un gran aprendizaje y una increíble herramienta para motivar a sus estudiantes.

    “Pasa mucho que los chicos tienden a estar más resistentes con la matemática. Pero les planteas esta matemática que es dinámica, se entusiasman y se dan cuenta que ellos también pueden tener acceso y que pueden ser parte de esto y no quedan excluidos. Ese es apenas uno de los beneficios de GeoGebra”, adelanta esta profesora.

    ¿Cuáles son los insumos básicos que se necesitan para utilizar GeoGebra?

    A ver, este software es gratuito y por eso yo soy tan fanática, porque en el fondo aquí estamos pensando en el acceso y que sea gratuito, significa que lo podemos usar todos. Además, es de software libre y por eso puedes descargar construcciones que ya están hechas por gente de todo el mundo, porque se ocupa a nivel mundial y en distintos idiomas, y se pueden modificar esas construcciones, adecuarlas, cambiarlas, tienes muchas ventajas.

    — ¿Qué insumos se necesitan emplear GeoGebra en el aula?

    Hay dos tipos de usos, uno expositivo en sala y un de uso interactivo. Para su uso en sala se necesita un computador, un proyector y haber descargado el software. Básicamente lo mismo que necesitas para proyectar un PPT. No estamos hablando de insumos adicionales muy complejos. Y si tú llevas a los chiquillos a la sala enlace, a la sala de computación, lo que necesitas es haber descargado el software en los distintos computadores y ojalá un telón, porque esto se trata de modelar el uso, porque proyecto en el telón y los chiquillos van replicando.

    ¿Qué conocimientos debe tener un profesor que desea utilizar esta herramienta?

    Básicamente, todo profesor que maneje los contenidos puede dar una clase con GeoGebra.

    En el caso del aprendizaje de los niños, ¿cómo mejora el proceso de aprendizaje?

    Básicamente lo que cambia es que en vez de que venga un profesor que te enuncie y te escriba las propiedades de algo, con este software, tú las descubres y ese es un aprendizaje significativo. Si yo escribo y copio, lo más probable es que se me olvide. Pero si yo, con la manipulación del objeto voy descubriendo sus propiedades, eso queda. En el fondo nos lleva a un aprendizaje más significativo, de largo plazo.

    ¿Y en términos de habilidades?

    — Tiene que ver con explorar, descubrir y manipular. Yo diría que el tema conceptual es muy fuerte, lo procedimental de alguna manera queda un poco más de lado, porque GeoGebra hace muchas cosas de forma automática, pero te das cuenta de cómo eso se relaciona con lo conceptual, entonces en el fondo viene a suplir o a equilibrar algo que estaba desequilibrado en las clases convencionales, que tiene que ver con esto de hacer procedimientos algorítmicos, mecánicos, automáticos, y en un minuto no entendemos lo que estamos haciendo. Entonces aquí, como que mediante la visualización, estas representaciones gráficas, vienen a ser un sustento para la demostración y eso es muy potente. Y lo otro es que GeoGebra trabaja simultáneamente con una vista gráfica y una vista algebraica, entonces una de las habilidades que hay que desarrollar en matemática es transitar de una a la otra y en GeoGebra puedes ver de manera simultáneamente el efecto de un cambio, eso es fantástico, porque no se puede hacer eso en la pizarra.

    — Durante sus cuatro años de docencia en el Liceo de Estación Central, ¿cómo fue la experiencia de enseñar con GeoGebra?

    — La experiencia fue absolutamente buena y enriquecedora. Los problemas que enfrenté, fueron más bien por  infraestructura, porque es un colegio muy antiguo y entonces, cuando estábamos en invierno, en la sala enlace, trabajando en los computadores y los directivos prendían sus calefactores, a mi se me apagaba la luz, entonces yo tuve que pedirle a los directivos que no prendieran los calefactores, que se murieran de frío un rato para yo poder hacer mi clase. Pero de parte de los alumnos, agradecidos siempre. El chiquillo está agradecido desde que tu lo sacas de la sala, desde ahí está agradecido.

    ¿Qué otras materias se pueden vincular con GeoGebra?

    Una vez lo vinculamos con arte, por ejemplo, cuando trabajamos en tercero medio con secciones cónicas que son como la hipérbola, la parábola, la circunferencia, todo eso, elipse… Les pedimos que hicieran diseños figurativos, entonces, qué pasa, que en el fondo esta se convierte en una clase en la que hay muchas alternativas correctas. Todos los diseños que hicieron esa vez, eran correctos y eran distintos (ver imagen). Entonces ahí incorporas la creatividad, sales como de esta rigidez. Y le dimos, desde el punto de vista artístico, un premio.

    ¿Por qué los profesores debieran incorporar programas como GeoGebra?

    Si tú haces una análisis, en el fondo una revisión, de la bases curriculares o documentos vigentes de curriculum, lo que yo he ido haciendo y dando respuesta a esto, es que, más o menos, hoy en día un 36% de los contenidos del aprendizaje requieren, precisan, de herramientas tecnológicas para ser enseñados.

    ¿Además de GeoGebra con que otras TIC has trabajado?

    Trabajé con Cabri, que es un software prácticamente idéntico que Geogebra pero es de pago, entonces ¡oh! No sirve, porque hay que pagar la licencia y es carísima.

    He tenido la oportunidad de ir a conferencias, a simposios, a conversar de GeoGebra en el extranjero e ir conociendo una gran cantidad de gente, en Latinoamérica y, en España, de gente que trabaja con este software y en el fondo ahí tuve la oportunidad de trabajar con una persona que trabaja directamente con el creador, yo conocí a un personaje intermedio. Si tengo una duda pero terrible, tengo la posibilidad de acceder a alguien muy experto. Por ejemplo, en su minuto quise trabajar con los teléfonos, el año pasado, en el San Ignacio, primer semestre, y me pasó que muchos chiquillos tenían Iphone y resulta que en el Android ya estaban las aplicaciones para descargar gratuitamente, pero no en el Iphone. Y bueno, les escribí y me comentaron que finalmente iba a ser en diciembre y ya el 11 de diciembre del año pasado, ya estaba para los dos tipos de dispositivos móviles.

    Y tú, ¿te atreves a implementar esta herramienta en la clase? Descarga GeoGebra y transforma el proceso de enseñanza – aprendizaje.

¿Cómo enseñar matemática a través de GeoGebra? Esta docente nos explica

2017-10-10T09:02:03+00:00 Octubre, 2017|Mejora docente, Voz de los profesores|

La docente chilena Mónika Dockendorff explica cómo es posible enseñar geometría de una forma más dinámica, gracias a este software creado por un austríaco.

  • Profesor de Colchane es nominado entre los cinco mejores docentes de Chile

    Como un reconocimiento a sus 27 años de docencia y con una alegría que no le cabía en el cuerpo recibió Mauricio González la noticia de haber sido escogido como uno de los mejores profesores de Chile.

    “Hace tres días me llamaron desde Santiago para informarme que estaba entre los cinco finalistas. Todavía no me lo creo, estoy en estado de shock”, manifiesta el docente que según confiesa aún está procesando la noticia

    Para lograr este reconocimiento, este profesor de ciencias debió sortear varios procesos, donde inicialmente alumnos, docentes, directores de colegio y ex estudiantes enviaron sus nominaciones para el Global Teacher Prize. Fueron un total de 24.497 solicitudes, cifra récord para este premio según informó a El Mercurio María Paz Medeiros, subdirectora de Elige Educar, organización sin fines de lucro que en alianza con la Fundación Varkey, es la encargada de las nominaciones nacionales.

    De ahí en adelante los profesores tendrían que postular para hacer efectiva su participación y ahí Mauricio González recibió el apoyo de sus alumnos, quienes le pidieron que participara y que hoy se enterarán de la noticia.

    “Ellos eran mis cómplices porque les dije que iba a postular y que no le dijeran a nadie, porque en realidad yo no quería postular, pero ellos me decían ‘postula profe’ y al final postulé y ellos guardaron el secreto. Mañana (hoy) les voy a dar la noticia”, dice el profesor.

    Trayectoria

    El reconocimiento a este profesor es en base a toda una trayectoria, la que comenzó mientras estaba haciendo el Servicio Militar en Santiago en 1982, donde coincidió con ser seleccionado para estudiar pedagogía en educación básica en la Universidad de Tarapacá. De ahí en adelante nunca más dejó de enseñar.

    “Si hacer clases en la ciudad es difícil, hacer clases en una zona rural como Colchane es más complejo todavía. Allá no hay ferreterías, no hay librerías, entonces todo hay que pensarlo muy bien, aprovechar las bajadas a Iquique para comprar las cosas, entonces esa experiencia va a uno haciéndolo un poquito más profesor”, explica.

    Lo que relata este maestro es complejo de imaginar para quienes viven en una ciudad y por ello él mismo lo ejemplificó. “Los experimentos tienen que ser prácticos. Por ejemplo cómo hacer cloro con una batería y agua con sal. Hacemos cloro porque no tenemos cloro para el baño, entonces lo hacemos nosotros. Hacer jabones a partir de la grasa del llamo y también los apoderados lo aprecian y así no siendo aymara con el tiempo uno se ha ido haciendo un espacio dentro de las comunidades”, asevera.

    Otra de sus ocupaciones y pasiones está en la Astronomía. De hecho el docente desde Colchane ha logrado establecer redes con organismos científicos internacionales, que culminaron con la visita de científicos al colegio y también promovió el contacto de alumnos de Colchane con otros pares de Ecuador y Brasil.

    Son solo algunos de los aportes de este maestro quien junto a su labor docente con los niños, ha realizado programas de regularización de estudios de adultos, alfabetización social y un proyecto de radio escolar, al que se agrega con orgullo su última iniciativa.

    “Nosotros estamos trabajando ahora con Explora Conicyt en un proyecto que se llama Huara Huara (estrella, estrella), un campamento súper entretenido, con carpas en las aguas calientes, donde invitamos a las otras escuelas a participar, con telescopios porque el eje central del campamento es la Astronomía”, manifiesta con entusiasmo.

    Premio

    En cuanto al premio al que postula, informa que ello, en su fase nacional se resolverá el próximo mes, donde competirá contra tres profesoras, de Arica, Quirihue, Quillota y un docente de Lampa. “El 23, 24 y 25 de octubre fui invitado a Santiago y en esa instancia hay una entrevista, una reunión con la Presidenta y entonces se va a nominar al profesor que va al concurso internacional. De los cinco se escoge a uno y ese profesor va a representar a Chile”.

    De ahí en más, de ganar Mauricio González podría ser el representante chileno en el Global Teacher Prize, premio que desde el 2015 entrega un galardón conocido como el “Nobel de la enseñanza” y un cheque por un millón de dólares.

    Sobre esta posibilidad Mauricio González confiesa que no se lo ha imaginado. “No me visualizo, soy muy rural, demasiado rural y mi visión de mundo en lo profesional se limita a Colchane y no me imagino en otra locación o ganando otro evento a nivel mundial, nunca me imaginé siquiera llegar hasta donde estoy”, agregando que de ocurrir sería en representación de los profesores de Chile, muy postergados en su opinión.

    “Cada uno de nosotros tenemos a profesores que estuvieron detrás nuestro igual que los papás y cada persona en el mundo tiene esa visión. Yo creo que los profesores en la sociedad no han sido realmente aquilatados y no lo digo porque yo sea profe”, concluyó.

    Gran noticia

    Para el seremi de Educación, Francisco Prieto, la nominación de Mauricio González es una gran noticia para Tarapacá.

    “En primer lugar es una gran noticia para la educación de la región, para Colchane, para toda la provincia de El Tamarugal y por supuesto para él y todo su quehacer como docente. Es un gran trabajo que ha hecho, desde hace largo tiempo, es un modelo a seguir para los profesores de El Tamarugal y ojalá pueda ganar la final, felicitaciones”, sentenció el titular regional de Educación.

Profesor de Colchane es nominado entre los cinco mejores docentes de Chile

2017-10-05T10:09:16+00:00 Octubre, 2017|Actualidad|

El reconocimiento a Mauricio González es en base a toda una trayectoria, la que comenzó mientras estaba haciendo el Servicio Militar en Santiago en 1982

  • Orgullo regional: Profesora de Arica figura entre los 5 finalistas del “Premio Nobel” de la Enseñanza

    Marcela Rodríguez (30) es el nombre de la profesora ariqueña que considera juegos, deportes, música y cocina en las matemática para enseñar a sus alumnos en las aulas del Liceo A-1 Octavio Palma Pérez.

    Este particular sello para dar a conocer sus conocimientos al alumnado del emblemático recinto local, le permitió instalarse junto a otros cuatro docentes del país en la final del Global Teacher Prize Chile o también conocido como el “Premio Nobel” de la Enseñanza, galardón que reconoce el trabajo de los mejores profesores a nivel nacional.

    Consultada respecto de por qué decidió enseñar a través del juego, Rodríguez señaló que “son niños, y aquí en el colegio se olvidan de sus problemas”.

    Sus inicios estuvieron marcados impartiendo clases de matemática, acompañadas de  alternativas entretenidas, utilizando juegos como el “Luche” o “Twister” y valiéndose de una antigua granja donde trabajaba anteriormente y en la que los estudiantes debían contar los animales, crear las proporciones y vaticinar situaciones favorables o desfavorables con ellos.

    Metodologías

    Asimismo, enseñaba a sus alumnos el Teorema de Pitágoras con siglas y juegos. Luego de comenzar a probar esas estrategias supo que eran un camino realmente efectivo para lograr que sus estudiantes aprendieran una asignatura que, para muchos, resulta bastante árida.

    De este modo, ha ido desarrollando diversas metodologías en las que sus principales herramientas son el aire libre y los deportes. Creó el “fútbol matemático”, a través del cual sus alumnos aprenden las tablas de multiplicar. Mientras, a través del volleyball, les enseña funciones cuadráticas.

    También, implementa en sus clases videos musicales matemáticos, con los que invita a los jóvenes a aplicar algún contenido o tema aprendido, cambiar la letra y explicar las propiedades, características o pasos a seguir.

    La “Cocina Matemática” es otra de las metodologías de Rodríguez y cuya misión es relacionar algún contenido matemático con la repostería como material de apoyo para exposiciones.

    Con el “Proyecto Puente Geométrico”, esta creativa profesora invita a sus alumnos a confeccionar un puente de un metro de largo mínimo, funcional, con material de bajo costo y reutilizable, aplicando números reales, geometría plana, áreas y perímetro.

    A todo lo anterior se suma que Marcela creó un preuniversitario sin fines de lucro y destinado a alumnos de escasos recursos de la región, donde del mismo modo aplica la neuropedagogía para lograr un mejor aprendizaje.

Orgullo regional: Profesora de Arica figura entre los 5 finalistas del “Premio Nobel” de la Enseñanza

2017-10-04T08:39:28+00:00 Octubre, 2017|Actualidad, Noticias|

Particular método para enseñar matemática instaló a Marcela Rodríguez dentro de los cinco finalistas del Global Teacher Prize Chile 2017.

  • Escolares crean lavadora ecológica que funciona a puro pedaleo

    La educación en base a ingeniosos proyectos es la premisa en la Escuela Industrial Ernesto Bertelsen Temple de Quillota: “La idea es lograr avances que no terminen en la basura, sino que sean un real aporte solucionando problemas que se presentan a diario”, resume Eduardo Cortés (35), profesor de Tecnología que ha liderado innovadoras iniciativas en el área técnico profesional.

    Por estos días trabaja a toda máquina junto a Yeremi Robles, Matías Bruna y Christopher Zamorano –alumnos de 1° Medio- en un aparato que limpia y seca la ropa a partir del ejercido físico realizado por el propio usuario. La “Lavacleta” está compuesta por una lavadora con carga frontal más una bicicleta elíptica instalada a un costado. La clave de esta innovación es la conexión entre la banda de presión –que diferencia las velocidades en la máquina de ejercicios- y la polea que transmite movimientos hacia el tambor del electrodoméstico, que contiene un cilindro grande con otro más pequeño que gira en el interior. “Para realizar el lavado se suma la energía generada por brazos y piernas, que produce el movimiento del cilindro. Luego se saca el tapón para que corra el agua y viene el centrifugado, que requiere solo un pedaleo intenso. Con 40 minutos de ejercicios con las cuatro extremidades se logra el lavado de la carga, con 20 minutos de piernas se cumple la labor de centrifugado”, detalla el profesor.

    -¿El proceso requiere de un tipo de agua o detergente especial?

    -El detergente que usamos es creado por alumnos del área científica, que tiene la gracia de producir lavaza sin tanta espuma, lo que permite reutilizarlo de forma constante. Ahora nos enfocaremos en la mecánica para potenciar la generación de energía y anclar estas dos grandes piezas con la idea de facilitar su traslado.

    Innovación serial

    Durante sus 10 años en el colegio, el profesor Cortés ha generado un amplio abanico de proyectos vinculados a la electrónica y mecánica, participando en ferias tecnológicas con distintas generaciones de alumnos ¿Otros inventos? Un brazo robótico, un cortador de botellas de vidrio mediante un circuito de calor y frío que produce un choque térmico, un tricimoto solar con una batería de carga vía paneles solares y una máquina soldadora con desechos de microondas, como transformadores y ventiladores.

    A esto se suma “Misión Aconcagua”, proyecto desarrollado con jóvenes de Técnico en Electricidad, sacándolos de las salas de clases para llevarlos a jornadas de trabajo en las que hacen una completa revisión e instalación eléctrica en hogares vulnerables. “Dejamos de lado las manualidades en base a confort y fideos pintados para asumir responsabilidades mediante una acción solidaria. Los muchachos hacen un gran trabajo y descubren su pasión por el área técnica, que es clave para el desarrollo del país”, reflexiona.

    Suma reconocimientos

    Las iniciativas creadas en aulas convertidas en mini industrias permitieron a la escuela dar el salto de disponer solo de tornillos y las ganas, a contar con equipamiento de máquinas soldadoras, computadores y hasta una máquina láser, donada por la Fundación Irarrázabal y el programa “Comparte tu mejor clase”.

    El mayor reconocimiento llegó con la elección del profesor entre los 5 finalistas de la versión local del Global Teacher Prize (GTP), concurso de Elige Educar conocido como el “Nobel de la enseñanza”. En su segunda versión recibió más de 24.000 nominaciones, siendo Eduardo Cortés el único representante Técnico Profesional en la fase final del desafío, con la opción de recibir 10 mil dólares y ser postulado a la cita internacional del GTP, a realizarse en Dubai y cuyo premio mayor es 1 millón de dólares.

    “Es un docente que usa una metodología que no sólo logra motivar a sus estudiantes con crear y experimentar en torno a problemas concretos, sino que además ha conectado exitosamente estos aprendizajes con los apoderados y la comunidad, más allá de las fronteras del colegio”, destaca María Paz Medeiros, subdirectora ejecutiva de Elige Educar. “El 2016 dos chilenos lograron estar entre los 50 mejores profesores del mundo. Ahora esperamos que al menos uno quede en el Top 10”, cierra.

Escolares crean lavadora ecológica que funciona a puro pedaleo

2017-10-03T09:51:14+00:00 Octubre, 2017|Actualidad|

Iniciativas como ésta situaron al profesor Eduardo Cortés entre los finalistas del Global Teacher Prize.

  • Cuando la distancia no impide la excelencia

    Querer es poder. Esa es la premisa que ha enarbolado Marcela Henríquez, desde que llegó al mundo hace 38 años en Quirihue. Desde su amada comuna enclavada en el Valle del Itata, ha logrado formar una familia, y desarrollar una destacada carrera profesional, que a lo largo de 16 años le ha permitido ganarse el aprecio y respeto de sus estudiantes del liceo polivalente Carlos Montané Castro (donde ella cursó hasta primero medio).

    Docentes de español, titulada en la Universidad de Concepción, magíster en Literatura Hispánica y doctorado en Literatura Latinoameicana (ambos postgrados obtenidos en la UdeC), hace poco más de una semana recibió una inesperada nominación: una de los cinco finalistas del Global Teacher Prize Chile 2017, concurso que premia a los maestros que destacan en esta linda y abnegada labor.

    “Fue una sorpresa que me dio mucha alegría, pero me la tomo con calma. Es extraño que a uno la premien por lo que tiene que hacer. Me gustaría que a todos los profesores le den la misma importancia que le doy a la labor que realizamos en la sociedad”, reflexiona Henríquez.

    Vocación

    Hija, hermana, sobrina de docentes, desde pequeña Marcela estuvo familiarizada con la enseñanza, por lo que una vez terminada su enseñanza media optó por estudiar en español en la UdeC, en Concepción.

    Precisamente ese conocimiento de lo que significa ser maestro,  juicio de Henríquez ha sido una de las claves que le ha permitido destacar en su labor docente. “Fue una elección sabiendo el qué significaba ser maestro, tanto desde el punto de vista profesional como familiar. A diferencia de otras profesiones, que pueden tener altos niveles de exigencia, nuestra labor permanentemente. En mi caso, terminó a las 19 horas en el colegio, pero después sigo trabajando en mi casa, lo mismo sucede los fines de semana. Somos profesores a tiempo completo”, sentenció.

    Si bien, junto con la enseñanza, otra de las grandes pasiones de Marcel Henríquez es la literatura y la escritura. No obstante, reconocer que son complementos importantes en la pedagogía, a su juicio no es suficiente. “Hay muchas personas que entran a la carrera porque les gusta leer o escribir. Sin embargo, el ser profesor va mucho más allá. Hay que saber lo que significa trabajar con jóvenes, tener cariño por la comunidad. El docente es un espejo a imitar por sus estudiantes”, remarcó.

    Precisamente por ello, es que el principal objetivo que Marcela Henríquez persigue es lograr que sus alumnos puedan obtener aprendizajes significativos, que les permitan desarrollarse a futuro. “No me sirven de nada títulos, si eso no se traduce en mejoras desde el punto de vista educativo. Busco ser mejor, pero para ayudar a mis estudiantes a que salgan adelante, sean felices. Por eso, me esfuerzo diariamente”, destacó.

    Educación pública

    Pese a que por sus méritos y capacidades profesionales, Marcela Henríquez ha recibido innumerables ofertas laborales, ha optado por mantenerse en Quirihue. Aunque hay un fuerte componente familiar, también tiene que ver con la labora que desarrolla en el liceo donde trabaja. “Estoy muy tranquila y contenta con le proyecto que se ha mantenido en el tiempo, el que nos ha permitido que muchos jóvenes puedan estudiar en la educación superior con buenos resultados”, explicó Henríquez,

    Por lo anterior, valora los esfuerzos que se han realizado por fortalecer la educación pública, los que a su juicio van en la dirección correcta. pero aún son insuficientes. “Es súper positivo que sea un tema país. Todos quisiéramos una educación de calidad y gratuita, pero aún no están dadas las condiciones para que eso no sea así. Necesitamos familias comprometidas que confíen en la educación pública, que los jóvenes quieran surgir”, sentenció.

    En esa línea, la destacada docente quirihuana hace un llamado a las nuevas generaciones, para que luchen por alcanzar sus objetivos. “La clave es confiar en uno, no autolimitarse. No importa donde uno está, o de donde venga. He podido conseguir objetivos  estando en una ciudad pequeña, tal como lo hubiera hecho al estar en una gran urbe. Querer es poder, finalizó.

Cuando la distancia no impide la excelencia

2017-10-17T09:29:50+00:00 Octubre, 2017|Noticias|

Marcela Henríquez, una de las cinco finalistas del Global Teacher Prize Chile 2017, habla aquí sobre su vocación y lo que significó para ella la nominación.

Cargar más posts