Directores

Inicio » Directores
  • La frase de Michael Jordan que explica a la perfección la importancia del trabajo en equipo

    “El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia gana campeonatos”. Esta frase, pronunciada por el icónico ex-jugador de baloncesto estadounidense, Michael Jordan, es muy relevante, no sólo porque fue dicha por alguien que alcanzó inmensos logros en el deporte, sino porque es aplicable a múltiples contextos, entre esos, la escuela. Las palabras del deportista son claras: la mejor forma de llegar muy lejos y alcanzar objetivos comunes, es trabajando de manera colaborativa, pues en equipo, todos los roles se potencian al máximo. Y esto aplica no sólo entre estudiantes sino en todos los grupos que hacen parte de una comunidad educativa.

    Entre alumnos

    En muchos colegios se están implementando proyectos o metodologías innovadoras basadas en el trabajo colaborativo y eso se debe a que cada vez es más clave centrar los procesos de formación en estrategias que a futuro puedan ser aplicadas por los estudiantes en el mundo real. Construir ideas, desarrollar el liderazgo, definir roles y buscar soluciones, son algunos de los elementos que un estudiante puede aprender a través del trabajo en equipo, lo que efectivamente le permitirá desarrollar habilidades sociales necesarias como la empatía, la tolerancia y la capacidad de resolver problemas. La suma de estas habilidades son el camino para alcanzar objetivos, y como dice Jordan, “ganar campeonatos”.

    Entre profesores

    Realizar algunas tareas con éxito sólo es posible si todos colaboran en pro de las necesidades de los estudiantes. La importancia del trabajo colaborativo fuera del aula es tan importante como dentro de ésta, pues es el camino para crear espacios, actividades y estrategias que permitan el desarrollo profesional y personal. Trabajar en equipo no es sólo compartir un espacio, es también compartir ideales, formas de trabajo, intereses y aportar a un interés común, a una meta. Esto también significa poder identificar fortalezas, debilidades y mecanismos de mejora que se puedan proyectar en el trabajo con los estudiantes.

    Un trabajo de todos

    El trabajo en equipo en un establecimiento educativo tiene como propósito alcanzar un mismo fin que involucra a todo quienes hacen parte de un equipo: directivos, profesores, alumnos e incluso padres de familia. Sólo así, el fundamento de la frase de Michael Jordan cobra sentido y adquiere un valor que va más allá del contexto en el que lo dijo. “El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia gana campeonatos”, aquellos campeonatos en los cuales profesores y estudiantes participan para el alcanzar el premio más importante de todos: el aprendizaje.

La frase de Michael Jordan que explica a la perfección la importancia del trabajo en equipo

2017-09-22T17:18:37+00:00 Septiembre, 2017|Comunidad escolar, Mejora docente|

Hace unos años, el icónico jugador de baloncesto resumió en una corta frase, el valor de trabajar de manera colaborativa para cumplir objetivos.

  • Aprender fuera de cuatro paredes es la clave detrás del éxito de este liceo en Quilicura

    Como una forma de premiar a los alumnos que destacan por cumplir con la asistencia y fomentar el compañerismo, el establecimiento los invita a pasear por cuatro días por el sur del país. Desde que se instauraron los viajes, el comportamiento de los estudiantes ha mejorado en forma importante.

    Stephanie Capristán supo que su visita a la Región de La Araucanía sería una experiencia distinta cuando en vez de sacar su celular para alumbrar, decidió dejarse guiar por la luz de la luna.

    “Teníamos que caminar por un sendero oscuro cerca de un río. Y mi instinto fue usar la tecnología como ayuda, pero después me di cuenta de que el reflejo de la pantalla molestaba y que era mejor aprovechar la naturaleza. Todo el viaje terminó siendo un poco de eso; de volver a conectarnos con la naturaleza”, cuenta la estudiante de 4° medio del colegio Padre Pedro Arrupe de Quilicura, institución de dependencia particular subvencionada.

    La joven de 18 años se remite a un viaje que hizo hace dos años en compañía de nueve compañeros, además de algunos profesores y el rector de su colegio. En ese entonces visitaron Pucón, conocieron las termas de la zona, alojaron en el Parque Nacional Conguillío e hicieron caminatas en las que conocieron sobre la flora y fauna del sector.

    “Los paseos son una forma de aprender fuera del aula. Porque puedes tocar temas de geografía, de historia… ¡de física incluso! Es distinto hablar sobre conceptos que se relacionan a un volcán cuando ves que tienes uno al lado. Mirar un lago puede ser una forma de partir una conversación sobre cómo cuidar los recursos hídricos del país”, plantea Manuel Arredondo, director del colegio y quien en 2014 sugirió dar un vuelco en la forma en la que se premiaba a los alumnos más destacados del colegio.

    Desde ese año, todos los estudiantes de 2° medio que llegan puntuales al colegio, que obtienen un promedio de notas sobre cuatro, que presentan una asistencia de más de 90% y que no tienen problemas de convivencia, pueden participar en el viaje. Este se financia con recursos de la Subvención Escolar Preferencial y con aportes de la Fundación Arturo Irarrázaval Correa.

    Alumnos motivados

    El interés por ser parte de la experiencia ha hecho que el número de inscritos pasara de siete alumnos durante el primer año de la experiencia, a más de 40 en 2017.

    Los cambios de conducta y la mayor responsabilidad que muestran los escolares, luego de que se instauraran las bases para participar en el Proyecto Conguillío, hicieron que este año el colegio Padre Pedro Arrupe fuera seleccionado para formar parte de la Red de Escuelas Líderes de Educación en Pobreza, iniciativa que impulsan Fundación Chile, Fundación Educacional Arauco, Fundación Minera Escondida y “El Mercurio”. Su objetivo es destacar la labor de colegios que entregan educación de calidad en contextos vulnerables. En el caso de este establecimiento, el índice de vulnerabilidad de los alumnos de educación básica llega al 78%, mientras que en media alcanza el 73%.

    “Aunque para nosotros, el término vulnerable no es parte del lenguaje. Nuestros estudiantes no tienen límites para soñar y se están movilizando para alcanzar sus propósitos sin miedo”, indica el director, quien entrega un dato a modo de ejemplo: ocho de cada 10 alumnos que se graduaron del colegio en 2016 hoy cursan una carrera en el sistema de educación superior.

    Obtener un título profesional es justamente el sueño de Maximiliano González, alumno de 4° medio que aspira a convertirse en Ingeniero Informático y que en 2015 conoció la Región de La Araucanía con sus compañeros. “Es un premio que uno se gana, entonces uno se motiva por seguir haciendo las cosas bien”, dice de la experiencia.

    “Hubo un día en que caminamos como una hora para ir a conversar con una señora de origen mapuche. Y fue eso, pasar el rato con personas con realidades distintas a las nuestras: nos mostró sus gallinas y nos presentó frutas de la zona”.

    Durante los cuatro días que duró la visita a esa región, los jóvenes también tuvieron la oportunidad de conversar con apicultores, quienes les comentaron sobre la importancia de cuidar mejor a las abejas. “Uno toma conciencia de su labor y empieza a entender todo lo que significan para el planeta. Lo mismo nos pasó con los árboles; ahora entendemos que no es llegar y cortarlos”, dice Stephanie Capristán.

    Con orgullo, la estudiante cuenta que este no es solo un discurso aprendido, sino algo que el colegio se toma muy en serio. “Para no talar el árbol que cruzaba el casino donde comemos, se decidió abrir el techo. El árbol tiene una protección que le permite seguir creciendo sin problemas”, comenta.

Aprender fuera de cuatro paredes es la clave detrás del éxito de este liceo en Quilicura

2017-08-22T08:57:44+00:00 Agosto, 2017|Actualidad|

En Chile, el Colegio Padre Pedro Arrupe de la Región Metropolitana reconoce el esfuerzo de sus estudiantes con salidas pedagógicas.

  • 50 casos de innovación escolar para inspirar tu trabajo

    Impulsar la reflexión en torno a experiencias educativas que se implementan con éxito en otras comunidades escolares de Chile y el mundo es el objetivo del Mapa de Innovaciones Educativas de Summa.

    Una de las actividades clave del trabajo en red es la posibilidad de intercambiar experiencias, lo que permite conocer cómo otras comunidades están abordando sus problemas, corregir y mejorar prácticas y, en el mejor de los casos, transferir soluciones respaldadas en evidencia.

    Es la meta del Mapa de Innovaciones Educativas de Summa –laboratorio de investigación en educación para América Latina y el Caribe–, que en su primera fase reúne y sistematiza una selección de 50 experiencias de innovación escolar a escala global que contribuyen al mejoramiento de la calidad, equidad e inclusión y cuya efectividad ha sido demostrada mediante diversos mecanismos de evaluación o presentan una teoría de cambio sólida.

    “El mapa no busca dar ‘recetas’ para la innovación educativa. Es ante todo una plataforma de casos y experiencias exitosas en enfrentar desafíos impuestos por contextos locales específicos. Quienes deseen replicar y escalar estos programas, deben poner especial atención a sus propias necesidades, capacidades y condiciones locales para adaptarlos e implementarlos adecuadamente”, advierte Javier González, Director de Summa.

    El Mapa de Innovaciones Educativas recoge experiencias identificadas por instituciones líderes, tales como la World Innovation Summit for Education (WISE), el Center For Education Innovation (CEI), el Education Endowment Foundation (EEF), Fundación Telefónica, el Center for Educational Research and Innovation (CERI-OCDE), la Global Education Innovation Initiative (GEII) de la Universidad de Harvard, e Innovations for Poverty Action (IPA).

    La plataforma

    El Mapa de Innovaciones Educativas presenta la distribución geográfica de las experiencias educativas, organizadas por país.

    Para mayor facilidad, la herramienta permite hacer una búsqueda directa o aplicar filtros según el tipo de evidencia de las experiencias, el nivel educativo, el público al que está dirigido, si se trata de actividades formales o no formales (por ejemplo, iniciativas extraprogramáticas u organizadas por los apoderados) y clasificación por temática.

    Del total de las experiencias recogidas, sobre el 70% ofrece un tipo de evaluación experimental o cuasi experimental, mientras que el 20% son de carácter no formal, en línea con una mirada de aprendizaje a lo largo de toda la vida.

    El mapa presenta fichas sistematizadas de las experiencias, con información sobre el tipo de desafío que están enfrentando las comunidades escolares, el modo en el que lo están resolviendo y el tipo de resultados que dichas soluciones están mostrando. Adicionalmente, se presentan antecedentes sobre las condiciones de implementación y la evaluación de los proyectos, que permiten reflexionar y evaluar su adaptación y transferencia.


    La herramienta se encuentra disponible en
      http://www.summaedu.org/mapa-de-innovaciones-educativas

    Sobre el proyecto

    El Mapa de Innovaciones es uno de los proyectos de Summa, iniciativa del Banco Interamericano de Desarrollo y Fundación Chile que pretende instalar una cultura de toma de decisiones basada en la evidencia, tanto a nivel escolar como en el contexto de la generación de políticas públicas, bajo la premisa de que no sólo es necesario invertir más recursos en educación sino también observar cómo se usan.

    El proyecto se inició como un llamado de los países participantes en la VII Cumbre de las Américas en 2015, en torno a la necesidad de contar con información comparable y utilizable sobre el tipo de experiencias y prácticas que funcionan.

    Con el apoyo de los Ministerios de Educación de Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú y Uruguay, el proyecto busca generar conocimiento y evidencia para la toma de decisiones a nivel político, innovar mediante la generación de modelos de innovación e identificación de pedagogías y prácticas efectivas y conformar redes de colaboración entre comunidad escolar, investigadores, innovadores y responsables de política pública.

    Más información en www.summaedu.org.

50 casos de innovación escolar para inspirar tu trabajo

2017-07-18T12:14:17+00:00 Julio, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|

El pasado 11 de julio, y con el objetivo de contribuir a la reflexión educativa, SUMMA lanzó un Mapa de Innovaciones Educativas que, en su primera fase, recoge 50 programas innovadores y efectivos implementados por distintas comunidades escolares alrededor del mundo.

  • Una educación inspiradora y que fomente autenticidad

    No cabe duda que la educación ha estado y está en el centro del debate nacional, por lo que su relevancia va más allá de gobiernos de turno, candidatos, ideas y valores sociales.

    En la actualidad, resultados de estudios del CEP, PNUD y otros, muestran que en los jóvenes se han acrecentado paradojas sociales y ellos mayoritariamente sienten tranquilidad en el futuro, pero se muestran inquietos y molestos. Se observa que están bastante disconformes, intentando adaptarse, pero por sobre todo están descontentos con las instituciones. Surge la pregunta y la necesidad de plantear qué rol que juega y/o debe jugar la educación en esta realidad.

    El impacto que provoca la persona del educador es evidente. Basta con preguntar a cualquier persona si recuerda el nombre de algún líder internacional, como por ejemplo, el último Premio Nobel de la Paz. Esto no ocurre cuando se le pregunta por el nombre y la figura de un buen educador en su vida o por uno deficiente. El impacto que éste tuvo y tiene en su desarrollo personal, social y profesional marca la diferencia de la educación en todo tiempo y lugar.

    Con un fuerte convencimiento de que la educación continúa siendo un pilar fundamental, tanto de los derechos humanos como del desarrollo sostenible, es imperativo repensar líneas de acción y aterrizaje para esta realidad que puede denominarse, siguiendo a Carlos Peña, como ‘nueva cuestión social’.

    Peña nos plantea tres dimensiones relevantes a considerar como parte del contexto: la primera se refiere a las nuevas generaciones; la segunda es relativa a las características propias de la ideología del mercado; y la tercera se relaciona con las expectativas que se generan precisamente a partir de esta ideología.

    Estas nuevas generaciones, que han tenido acceso a la educación formal, por lo que al ser más educada tienden a mostrar características y comportamientos de mayor autonomía y menos docilidad.

    Al mismo tiempo se orientan y persiguen conducir sus proyectos y metas con mayor ahínco, conocimientos y competencia. Por lo mismo tienden a reaccionar con mayor convicción frente a las realidades de desigualdad, siendo una de ellas en forma notable la sensación de abandono personal y falta de lazos o vínculos. Esto se desprende precisamente por el atractivo avance de las nuevas tecnologías que responden a los criterios y leyes del mercado.

    Aquí radica precisamente el reto y desafío de la educación. Que se oriente como pilar central al desarrollo de personas con visión de futuro, energía y motivación. Desde aquí deben emerger planes curriculares capaces de ofrecer espacios y metodologías inundadas en ciertas dimensiones y cualidades que permitirán a las nuevas generaciones desplegar selectivamente sus debilidades; establecer nexos y mecanismos que dependen, en gran medida, de la intuición que permitirá discriminar el momento apropiado y el curso de acciones; desarrollar cada vez más y mejor “empatía dura”; y aprender a capitalizar las diferencias.

    Estas dimensiones, extremadamente necesarias, deben constituir una educación inspiradora, pero que no se pueden usar mecánicamente, ya que deben mezclarse y adaptarse para satisfacer demandas de situaciones particulares. Lo más importante, sin embargo, es que estas cualidades fomenten la autenticidad y que tenga como bandera de acción “Sé tú mismo -pero- con habilidad”.

Una educación inspiradora y que fomente autenticidad

2017-06-28T11:21:38+00:00 Junio, 2017|Actualidad, Los profesores importan|

En un contexto clave para la política chilena, el sociólogo Sergio Landaeta nos invita a recordar la importancia de la educación y el rol de nuestros docentes.

  • No selecciona, no paraliza y será gratuito: Así es el colegio que provocó esperas de hasta 16 horas por un cupo

    El Colegio Salesianos Alameda, donde esta madrugada llegaron cientos de apoderados intentando conseguir una vacante, tiene además buen desempeño en el Simce y la PSU.

    Una llamativa escena se vivió esta mañana en el centro de Santiago. Cientos de personas se aglomeraron desde la madrugada para intentar conseguir un cupo en el Centro Educativo Salesianos Alameda, un tradicional colegio particular subvencionado que se emplaza en Ricardo Cumming, junto a la Iglesia de la Gratitud Nacional. ¿Cómo es y qué tiene de especial este colegio que genera tanto interés de los apoderados? Fundado en 1891 por la Congregación Salesiana, y contando entre su lista de directores con el cardenal Raúl Silva Henríquez, el establecimiento tiene un proyecto educativo “católico, inclusivo y que apunta a la formación integral de los jóvenes”.

    Actualmente, alberga más de 1.700 alumnos de 7° básico a 4° medio y tiene dos modalidades de enseñanza: científico-humanista y técnico-profesional. Su buen desempeño tanto en el Simce como en la PSU –donde promedia cerca de 600 puntos– y el hecho de no paralizar durante el año, son aspectos altamente valorados por los apoderados. “La gente valora que, pese a estar en el centro de Santiago y a la contingencia, sea un colegio que funciona, que ha mantenido una línea de seguir ofreciendo el servicio educativo, y eso no significa desconectarse de la realidad o la preocupación por mejorar la educación, el colegio ha estado vinculado y está sensibilizado respecto de los problemas que hay, pero tenemos la responsabilidad de ofrecer el servicio educativo y el colegio no ha paralizado. No por una gran conquista, dejamos de hacer lo que nos corresponde”, afirma a Emol el rector del colegio, Walter Oyarce.

    Otra característica importante del establecimiento es que –al igual que todos los de la Congregación Salesiana en el país– decidió pasar a ser gratuito, tras aprobarse la Ley de Inclusión, lo que ocurrirá en los próximos años de manera gradual. Actualmente, la mensualidad es de $61.500. “La congregación optó, por su perfil, por su orientación y por su inspiración carismática estar con aquellos jóvenes más carenciados”, explica Oyarce.

    No selecciona: Recibe por orden de llegada

    Además, a partir del año pasado, el colegio ya no aplica ninguna forma de selección de los alumnos que ingresan, sino que el proceso de admisión consta de dos etapas: la primera –que fue la semana pasada–, donde se prioriza a los hermanos de alumnos que están en el colegio, los hijos de funcionarios y los alumnos prioritarios; y la segunda etapa –que se inició hoy–, donde se entregan los cupos únicamente por orden de llegada. Luego, con su cupo ya asegurado, los apoderados deben asistir a dos charlas donde les muestran el proyecto educativo y las exigencias del colegio, antes de que éstos matriculen a los niños. “Para el proceso de admisión no se considera ningún elemento que pueda ser considerado como discriminatorio para el ingreso de los alumnos, no se piden las notas previas y no hay ningún proceso de pruebas”, explica el rector. Indica que, sólo una vez que el alumno está matriculado, se le aplican distintos test para detectar en qué nivel llega y poder reforzarlo en las materias donde están más débiles. El colegio también recibe a niños que no sean católicos o de padres separados. “Lo que al colegio le interesa es que la gente esté disponible para asumir y crecer en un proyecto educativo como el nuestro. Y en esa perspectiva, cualquier persona, sea católica o no, que quiera formar parte del proyecto educativo, tiene las puertas abiertas”, afirma el rector.

    Explica que, al no tener proceso de selección, también reciben a alumnos con dificultades de aprendizaje, y además cuentan con un proyecto de integración escolar (PIE), donde atienden a algunos estudiantes con necesidades educativas especiales, para lo que cuentan con un equipo multidisciplinario para atenderlos.

No selecciona, no paraliza y será gratuito: Así es el colegio que provocó esperas de hasta 16 horas por un cupo

2017-06-07T10:10:29+00:00 Junio, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|

En Chile, más de diez horas a la intemperie pasaron los padres de familia que esperaban conseguir un cupo para ingresar al Colegio Salesianos Alameda. ¿Qué características tiene este colegio? ¿Por qué genera tanto interés?

  • “Hay que enseñar a los niños a reconocer la información confiable”

    A sus 80 años, Robert Swartz es un académico e investigador sumamente activo. Su dedicación central lo lleva a realizar permanentes viajes a diversos países -entre ellos Estados Unidos, Reino Unido, España, Israel, Singapur, Nueva Zelanda y Chile- donde difunde el Aprendizaje Basado en Pensamiento, una metodología que busca estimular la creación de “escuelas pensantes” en las que junto con la transmisión de contenidos cobre mayor relevancia el desarrollo de las habilidades del pensamiento.

    En ese marco, llegó a Chile invitado por la Fundación Educacional Arauco y se reunió el martes último con más de 200 profesores de la Provincia de Arauco, con quienes compartió las principales claves para incorporar esta fórmula a las escuelas de la zona. Previo a ese encuentro, profundizó con El Sur en el aporte que significa en la actualidad el incentivo de su fórmula de enseñanza.

    En la sala de clases

    -¿Cómo se expresa, en concreto, el cambio metodológico que usted propone en la relación entre profesores y alumnos en una misma sala de clases?

    -Cuando se lleva este método a la sala de clases, éstas pasan a estar centradas en los alumnos y ya no sólo en la presentación del profesor. Se hacen preguntas a los estudiantes y se les ayuda a responderlas, pero lo importante es ver cómo aprenden a tomar las mejores decisiones. Y esto es muy relevante, porque desde niños estamos todos el día enfrentados a la toma de decisiones para resolver problemas. Y el principal retorno a partir de esta fórmula se produce cuando se logra la conexión con los contenidos curriculares. He invertido mucho tiempo en trabajar en aquella fórmula.

    -Una queja habitual entre los profesores es que el volumen de “contenidos mínimos” del curriculum nacional obliga a esta lógica del traspaso de gran cantidad de información a los alumnos. ¿se requiere también un cambio en materia de políticas educacionales?

    -Claro, por cierto. Y no respecto del contenido, que es otra cosa, sino que en relación a incorporar las habilidades del pensamiento a las prioridades más altas en el currículum. Es decir, se debe agregar este otro elemento al currículum, pues los alumnos deben aprender estas habilidades. Recalco que estas habilidades son cosas que los alumnos van a desarrollar, aprender, pero tienen que pensar sobre el contenido regular del currículum. Van a aprender con más profundidad y rapidez, van a conectar mucho más las cosas, en lugar de ir aprendiéndolas en forma aislada.

    -Y desde el punto de los espacios físicos, ¿qué cambios promueve en las aulas?

    -El cambio clave es la posibilidad de que los alumnos puedan trabajar en grupos, a través del aprendizaje colaborativo. Y eso tiene dos funciones: la primera fomentar la capacidad de escuchar todos los puntos de vista y la segunda aprender a trabajar en grupos para adquirir el conocimiento, porque el aprendizaje no es algo individual, sino social; mientras que el pensamiento es individual. Trabajar en equipo en el ámbito académico es tremendamente importante. Eso significa contar con mesas que puedan moverse, sillas para que puedan trabajar en grupos. Los pupitres apernados no sirven. En la mayoría de las escuelas ya está esa posibilidad. Pero, obviamente, esto no es sólo un tema físico, pues lo más relevante es que los profesores deben estar dispuestos a cambiar. Por ejemplo, darle a los alumnos un tiempo para pensar algo, en vez de responder todo ellos mismos.

    -¿Y qué cambio se observa entre los profesores que enfrentan este cambio metodológico?

    -Hay dos cambios centrales. Los profesores que aprenden a enseñar las habilidades a los alumnos, normalmente también las desarrollan. Pero lo más importante es el cambio en la metodología que utilizan en la enseñanza. En lugar de solamente traspasar información a los alumnos, generando un aprendizaje pasivo, empiezan a motivar a sus alumnos para que piensen a través de distintas técnicas sustentadas en preguntas y respuestas. Eso hace que los alumnos puedan averiguar aquello que los profesores los están motivando a pensar. Ahora, ¿por qué lo hacen los profesores? Porque reconocen que cuando los niños salen de la escuela, hay muchas cosas que aprender, pero no habrá profesor cerca que les enseñe. Van a tener que averiguarlo solos. Entonces, es una motivación para que los docentes hagan este cambio. A ellos les cuesta a veces, porque quieren contarle cosas a los alumnos: el rey fue tal o cual, en lugar de preguntar -por ejemplo- ¿quién fue el rey?, y que ellos lo averigüen.

    Democracia

    – ¿Cuál es la contribución del método que usted propone a democracia amenazadas por la falta de un entendimiento mínimo o la activación de fenómenos populistas tanto en América y Europa?

    -Uno de los grandes objetivos de este aprendizaje es que los alumnos sean más abiertos, que cuando decidan, estén dispuestos a escuchar a personas con puntos de vista distintos y cambiar las opiniones si otra gente les aporta elementos que ellos no sabían. Cuando eso no pasa, cuando un profesor le enseña al alumno una verdad absoluta, los alumnos se quedan con esa impresión y luego si alguien está en desacuerdo con lo que ellos creen, no les interesa y no lo escuchan. Se empiezan a cerrar y eso tiene que ver mucho con la visión tradicional de la educación.

    ¿Cuál es el rol que, a su juicio, deberían cumplir los artículos tecnológicos en el proceso educativo?

    -A través de los avances en la tecnología hemos podido poner a disposición de los alumnos una cantidad inmensa de información. Eso es un tremendo beneficio, pero también un peligro. Porque cualquiera puede subir lo que quiera a internet, y va a sonar bien. La mayoría de las veces cuando los alumnos buscan algo en internet, lo copian y llevan a la sala directamente.

    -No se discrimina sobre la veracidad de esa información. 

    -Así es, por eso hay que enseñarles a los alumnos a reconocer si la información que reciben es o no confiable. Esa es una habilidad del pensamiento muy importante. Y no significa que haya que rechazar de inmediato lo que se dice, sino que de ser capaces de ratificar por qué la fuente es confiable. Por ejemplo, si el autor es un historiador distinguido, que se ha dedicado por décadas a la investigación a la disciplina o si sencillamente se trata de alguien que no tiene experiencia o que dice las cosas simplemente porque está vendiendo algo. De manera que los alumnos deben ir aprendiendo a distinguir la buena información. Si vamos a sobrevivir en este mundo, tenemos que ser capaces de dirimir este tipo de cosas.

“Hay que enseñar a los niños a reconocer la información confiable”

2017-06-05T11:38:41+00:00 Junio, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños, Comunidad escolar, Mejora docente|

El académico e investigador Robert Swartz visitó nuestro país para difundir el Aprendizaje Basado en Pensamiento, una metodología que busca estimular la creación de “escuelas pensantes”.

  • Profesores de enseñanza media hombres y con menos de 25 alumnos tienen más riesgo de dejar su primer trabajo

    Las cifras indican que al segundo año de contrato, el 50% de los maestros ya no trabajan en la escuela donde comenzaron ejerciendo. Un sistema de acompañamiento temprano es fundamental para retenerlos.

    Durante sus primeros dos meses de trabajo, los domingos se transformaron en días complicados para la profesora Polett Reszczynski. “Me dolía la guata pensando en lo que venía al día siguiente. Los niños se portaban mal y era frustrante darme cuenta de que no iba a poder desarrollar lo que había planificado. Tenía que estar siempre controlando que no pelearan entre ellos y de a poco empecé a cuestionar si mi elección de carrera había sido la más correcta”, cuenta sobre su primera experiencia como profesional.

    Tras graduarse como alumna destacada y con varias ofertas laborales bajo la manga, Polett optó por enseñar en el colegio Arzobispo Manuel Vicuña de La Legua.

    “Las cosas que había estudiado eran útiles, pero solo cuando tenía cierto manejo del grupo. Y eso no es tan fácil de lograr, porque te enfrentas a muchas situaciones fortuitas. Sin acompañamiento, probablemente hubiera terminado desertando”, comenta la profesora, quien después de un año todavía continúa enseñando en el mismo colegio de San Joaquín.

    El acompañamiento al que se refiere y que le permitió aferrarse a la idea de educar es un modelo que implementa la Fundación Belén Educa en todos sus establecimientos. Supone contar con líderes pedagógicos que están constantemente aconsejando a sus colegas y que semanalmente los observan y retroalimentan: fue en estas instancias donde Polett aprendió que una buena idea para llamar la atención de un alumno que interrumpe es cruzar los brazos y mirarlo en silencio, por ejemplo. Otros trucos como este de a poco le permitieron ir adquiriendo más control sobre los niños de 4° y 5° básico a los que les hace clases.

    En el corto plazo

    El objetivo detrás del modelo de acompañamiento es ayudar a generar un ambiente más acogedor para los profesores y, al mismo tiempo, ayudar a disminuir el número de docentes que abandonan su primer trabajo en el corto plazo. Según un informe elaborado por el Centro de Medición MIDE UC, en Chile 3 de cada 10 profesores novatos no siguen trabajando en el mismo establecimiento educacional después del primer año. Al final del segundo, la mitad de ellos ya no trabaja en la misma escuela donde comenzó ejerciendo.

    Para llegar a estos datos, los psicólogos Diego Carrasco y Mauricio Rivera, junto con la estadista María Inés Godoy, indagaron en el caso de 7.458 docentes que ingresaron a la fuerza laboral (ya sea en establecimientos municipales, particulares subvencionados o particulares pagados) en 2007. Se les siguió hasta el año 2013.

    “Del total de profesores que seguimos, 24% se mantiene en su primer trabajo entre 2007 y 2013, 47% se han cambiado de establecimiento y 28% desaparece de los registros. Esta última proporción creemos que ha dejado la profesión, porque no aparece trabajando en otro colegio, privado, público o subvencionado, en esta ventana de tiempo”, dice Carrasco.

    El análisis también permitió ver que los profesores cuyo primer contrato es en un establecimiento con más de 80% de alumnos vulnerables, en promedio, dejan su primer empleo alrededor de los 2,2 años. La cifra es mucho antes que el resto de los evaluados: los de establecimientos con un índice de vulnerabilidad entre 71% y 80% se van a los 2,9 años, mientras que aquellos trabajando en colegios entre 50% y 70% se van luego de 3,2 años ejerciendo en el lugar.

    ¿Pocos contratos?

    Asimismo, se vio que los profesores hombres tienen mayor tendencia a irse de forma temprana en comparación con las mujeres, en que no se observan diferencias significativas entre escuelas rurales y urbanas, y que los profesores que se desempeñan en enseñanza media también son más propensos a partir antes. Mientras que quienes enseñan en este nivel educativo presentan una duración media de 1,9 años, los de educación inicial acumulan 3,4 años. Los de educación básica y educación especial suman 3,1 y 2,5 años, respectivamente.

    Llama la atención que en establecimientos con menos de 25 estudiantes por aula, los profesores tienden a rotar más rápido que en aquellos con más de 33 niños por sala. “Creemos que esta relación que encontramos es informativa con respecto a las escuelas con menor cantidad de alumnos en general, más que a la cantidad de alumnos por sala en sí mismo. Podría ser que en escuelas con menor matrícula se entreguen menos oportunidades de contratación en comparación con las de mayor cantidad”, sugiere Carrasco.

    La edad del docente también es un factor relacionado con la rotación: quienes ingresan a la profesión con menos de 30 años tienden a quedarse en su primer trabajo por 2,6 años. Los pares de más edad rotan a los 3,1 años.

Profesores de enseñanza media hombres y con menos de 25 alumnos tienen más riesgo de dejar su primer trabajo

2017-05-29T11:44:38+00:00 Mayo, 2017|Actualidad, Comunidad escolar, Mejora docente|

¿Cómo es la rotación de los profesores chilenos durante sus primeros años de su carrera? ¿Cuánto incide el acompañamiento en este proceso? Descúbrelo en la siguiente nota de El Mercurio.

  • El 20% de los escolares chilenos mayores de 15 años trabaja remuneradamente tras ir al colegio

    Así lo reveló un informe elaborado con los resultados de la prueba PISA. En los sectores de menores recursos, esta cifra llega al 24,1%.

    Según los resultados de una publicación elaborada sobre la base de los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA de acuerdo a su sigla en ingles), el 20% de los escolares chilenos de 15 años trabaja de manera remunerada luego de ir al colegio. Así informó el diario La Segunda, donde se agregó que la medición internacional —aplicada en 72 países para ver el rendimiento académico de los alumnos en Matemáticas, Ciencia y Lectura— también incluyó la toma de datos sobre el bienestar de los escolares, incluyendo la ansiedad académica, el apoyo parental y el sentido de pertenencia de los jóvenes.
    El caso chileno es similar a la reportada en otros países OCDE, donde el promedio es de un 21%, y menor al del resto de Latinoamérica, donde ese índice llega al 26%. El análisis detalló que mientras en el quintil de menos ingresos se reporta 24,12% de escolares que trabajan, en el de mayores ingresos se informa de 13,83% en igual situación. Respecto al género, en el país existe un mayor porcentaje de varones escolares que trabajan remuneradamente, llegando al 25%, mientras en el caso de las mujeres esta cifra es de 14%.

El 20% de los escolares chilenos mayores de 15 años trabaja remuneradamente tras ir al colegio

2017-04-21T14:28:05+00:00 Abril, 2017|Actualidad|

Según el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), el 20% de los escolares chilenos trabaja de manera remunerada luego de ir al colegio. La es similar a la reportada por otros países OCDE.

  • 3 de cada 10 profesores cree que la inteligencia de un estudiante es algo que no se puede cambiar durante la vida

    ¿Qué creen los profesores del país respecto a la capacidad de aprendizaje de sus estudiantes? La respuesta a estas y otras preguntas fueron abordadas hoy por Elige Educar y el Centro de Políticas Públicas UC en la entrega de los resultados de la Encuesta Voces Docentes, que en su segunda versión recogió la perspectiva de 1.000 profesores chilenos sobre sus creencias, expectativas y percepciones respecto al aprendizaje de sus estudiantes.

    Según la medición, a la hora de evaluar los factores que explican los resultados de sus alumnos, los profesores otorgan mayor relevancia a elementos externos a su desempeño y labor como docente: de esta forma, el 31% de los profesores declara que el resultado de sus estudiantes depende del contexto familiar del alumno, el 29% señala que este depende de las habilidades y del esfuerzo de los estudiantes y 15% lo atribuye al contexto social al que pertenece el alumno. Solo un 21% de los docentes considera que el desempeño de los estudiantes depende de su desempeño como profesor.

    Asimismo, más de ¼ de los docentes encuestados (29 %) está de acuerdo o totalmente de acuerdo con que en todo curso existe un grupo de alumnos que se quedará atrás, sin importar lo que los profesores hagan, y así también que hay alumnos que, por mucho esfuerzo que destinen, no lograrán el nivel esperado (25%). Además, el 31% considera que la inteligencia de un estudiante es algo que no se puede cambiar durante la vida.

    Por último, se destaca que los profesores en general se sienten capaces de lograr aprendizajes en sus estudiantes y de desarrollar procesos educativos exitosos en la sala de clases. El 78% de los profesores se siente seguro de lograr que los estudiantes que provienen de contextos vulnerables aprendan igual que el resto y el 84% se siente capaz de lograr que los estudiantes participen activa y espontáneamente en clases.

    “Creemos que es muy relevante analizar las creencias y percepción de los profesores sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje ya que influyen directamente en las prácticas pedagógicas al interior de la sala de clases, así como en las propias creencias y expectativas que los estudiantes desarrollan sobre sí mismos. Un profesor que tiene altas expectativas de sus estudiantes y que cree que todos pueden aprender y desarrollar al máximo sus potencialidades, reforzará esto con ellos tanto dentro como fuera de la sala de clases”, explica María Paz Medeiros, subdirectora de Elige Educar.

    Exigencias en el aula

     Otro dato relevante arrojado por la encuesta fue que el 21% de los docentes cree que cuando un estudiante no tiene habilidades para una asignatura, es mejor no exigirle tanto.

    “Si bien los resultados son positivos en términos de que los profesores creen que es posible tener logros educativos en términos generales, nos preocupa la existencia de ciertos nudos críticos en el rol de los docentes dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, relacionados principalmente a las bajas expectativas que tiene un grupo de profesores respecto a que todos los estudiantes de su sala de clases logren aprendizajes significativos”, enfatizó Paz Medeiros de Elige Educar.

     Expectativas respecto a la continuidad de estudios

     Ocho de cada diez docentes encuestados cree que sus alumnos obtendrán al menos un título de un Centro de Formación Técnica (CFT), Instituto profesional (IP) o universitario. No obstante, existe un 15% de los docentes que cree que sus alumnos solo terminarán 4to medio e incluso el 1% cree que no terminará el último nivel de educación escolar.

    “Esto presenta desafíos a las comunidades educativas y a sus directivos. Hoy existen muchos profesores que tienen altas expectativas de sus estudiantes y que confían en que en ellos está lograr que todos los niños aprendan. El desafío es aprovechar esta oportunidad, que es verdaderamente un capital para los los colegios. Instalar instancias de trabajo colaborativo y reflexión pedagógica que permita transmitir esta creencia, generando una cultura escolar que avanza bajo la premisa que todos los estudiantes pueden aprender”, resaltó Paz Medeiros de Elige Educar.

    La mirada de los expertos

    En el marco del panel realizado hoy en la presentación de los resultados de Voces Docentes, Susana Claro, investigadora experta en este tema y doctora en Economía de la Educación de la Universidad de Stanford, destacó que la mentalidad en crecimiento es una de las cuatro dimensiones que debemos abordar para potenciar los aprendizajes de los niños.

    “Además de la mentalidad en crecimiento, es necesario lograr que las escuelas y profesores tengan un propósito, que apliquen una estrategia adecuada y que trabajen en su escuela un sentido de pertenencia a un esfuerzo o meta común. La mezcla de estos cuatro elementos es fundamental”, explicó.

    Por su parte, Roberto Sepúlveda, profesor y director del área de formación de la Red de Colegios del Obispado de Melipilla, contó cómo ha sido la experiencia de los establecimiento que lidera en relación a las creencias y expectativas de sus profesores sobre del aprendizaje.

    “Promovemos una cultura de altas expectativas. Creemos en que todos nuestros estudiantes, independiente de su proveniencia sociocultural, pueden aprender. Asimismo, nuestros profesores son los responsables de movilizar esos aprendizajes en todos sus alumnos, y para eso, la observación de clases y retroalimentación entre pares ha sido fundamental”, describió.

    Finalmente Ernesto Treviño, investigador y director del CENTRE UC, señaló que

    “lo que importa es transformar esta realidad pedagógica en las escuelas, y para ello debemos cambiar los estereotipos asociados a la inteligencia (…). Esto requiere que las escuelas puedan implementar intervenciones eficaces en el aula, y para ello, las escuelas deben tener la oportunidad de equivocarse. Cambiar el tipo de mentalidad puede tomar tres o cuatro años, por ende, debe darse el tiempo necesario para implementar estos cambios y luego evaluar”, explicó el experto.

    Para conocer más información, revisa el estudio completo aquí

     

3 de cada 10 profesores cree que la inteligencia de un estudiante es algo que no se puede cambiar durante la vida

2017-04-12T23:07:42+00:00 Abril, 2017|Actualidad, Estudios, Mejora docente|

Esta mañana se presentaron los resultados de la Encuesta Voces Docentes, estudio realizado por Elige Educar y el Centro de Políticas Públicas UC, que indagó en las creencias y expectativas de los profesores respecto al aprendizaje de sus estudiantes, ¿qué descubrieron?

  • ¿Cómo seleccionar al líder indicado? Esto dicen las investigaciones

    Para lograr cambios

    Para poner en práctica cambios sustanciales, rápidos y eficientes en las escuelas, es esencial contar con un buen liderazgo escolar. De hecho, según la investigación Cómo hicieron los sistemas educativos con mejor desempeño del mundo para alcanzar sus objetivos, es importante que los sistemas educativos reconozcan este hecho y entiendan muy bien lo que significa tener un liderazgo escolar que convierta a sus directores en impulsores de cambios y mejoras en la enseñanza.

    Tres elementos fundamentales

    Conseguir a los profesores indicados para que sean directores:

    Para tener buenos líderes, es indispensable encontrarlos. Los profesores adecuados para ser directores deberían ser seleccionados y para esto es importante ofrecer algunos incentivos. Esta es la fórmula que los mejores sistemas educativos del mundo han utilizado. Así, excelentes docentes se postulan para el cargo y luego se implementan efectivos procesos de selección. Algunos procesos son centralizados (distrito escolar o ministerios) y otros descentralizados (en las escuelas).

    Desarrollar habilidades

    No sólo es importante escoger a los profesores indicados, también es esencial darle a estos futuros directores las habilidades necesarias o prácticas básicas para que se puedan convertir en los líderes que las escuelas necesitan.

    “Los mejores sistemas educativos implementan un modelo de desarrollo coherente y alineado (basado frecuentemente en un modelo de aprendizaje) que ayuda a los líderes educativos presentes y futuros a desarrollar estas prácticas”.

    Funciones, expectativas e incentivos

    Se identificaron los líderes, se seleccionaron en procesos rigurosos y se desarrollaron sus habilidades. El tercer paso implica estructurar sus funciones y expectativas, además de incentivarlos para garantizar que dichos directores se concentren en el liderazgo de sus equipos y no en la administración de la escuela como tal. Esto es justo lo que pasa en los sistemas educativos eficientes; en éstos, los directores dedican su tiempo a entrenar a sus docentes y hacen parte de los cambios, reformas y mejoras que se buscan.

    “Ser docente es ayudar a los niños a aprender. Ser director es ayudar a los adultos a aprender. Por eso es difícil. (…). Yo recorro los pasillos, recorro los pasillos y recorro los pasillos. (…). Solo reviso mi correo cuando todos los demás ya se fueron”, dice un director de éxito para la investigación Seven Strong Claims about Successful School Leadership.

    Recorrer y recorrer pasillos… es justo lo que los directores deberían hacer para evitar las tareas que no se relacionan directamente con las mejoras de las escuelas. Para llegar a eso, se necesitan aquellos profesores que además de ser directores, son líderes.

¿Cómo seleccionar al líder indicado? Esto dicen las investigaciones

2017-04-08T16:51:28+00:00 Abril, 2017|Comunidad escolar|

Una investigación sobre liderazgo educativo comprobó que si un sistema educativo no tiene un líder eficientes, las escuelas tienen pocas probabilidades de mejorar de forma constante y tener altas expectativas.

Cargar más posts