Colombia

Inicio » Colombia
  • En los colegios públicos de Bogotá se forman 20.600 futuros músicos

    La época en que aprender a tocar piano o violín era un privilegio para quien podía pagarlo ha llegado a su fin. Por lo menos, en 31 colegios públicos de 18 localidades de la capital, 20.600 estudiantes están recibiendo formación de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, en la cual se descubren futuros talentos.

    Más de un billón de pesos ha invertido la Secretaría de Educación en este convenio de las dos entidades, para la formación de los menores que forman parte del programa de jornada extendida, recursos con los cuales han equipado las orquestas filarmónicas de 31 colegios públicos.

    El proceso de entrega de los instrumentos se realizó de forma gradual, y en las últimas entregas que se están realizando para siete colegios que faltaban se invirtieron 2.250 millones de pesos.

    “Lo que busca este programa es adentrar a los niños en el aprendizaje de la música. En edad, cuanto más temprano se comience, el proceso de formación es mucho más eficiente”, señaló Iván Darío Gómez, subsecretario de Calidad de la Secretaría de Educación.

    Sandra Meluk, directora de la Orquesta Filarmónica de Bogotá (OFB), destacó que uno de los aspectos más importantes del programa es que se les permite a los menores hacer música en conjunto, lo que refuerza los lazos sociales, dado que la comunidad se vuelca a esta práctica.

     Mi profesora me dice que uno no escoge el instrumento, sino que él lo elige a uno, y a mí me tocó el fagot”

    “En cada presentación, detrás de cada niño vienen los padres, los primos, los vecinos”, explicó. Además, añadió: “Estamos trabajando con 360 artistas formadores, de todos los instrumentos; percusión, viento y cuerdas. Hacemos grupos por cada una de las secciones. Los niños tienen las clases colectivas y luego hay jornadas de reunión para hacer conversiones, haciendo música junta”, explicó la maestra.

    Aunque el programa está enfocado a niños y niñas entre los 7 y 9 años de edad, “la experiencia en los colegios nos ha hecho extender ese rango, porque una vez un menor comienza su práctica musical no quiere salir. Así, a algunos los hemos vinculado al coro filarmónico infantil, a las orquestas filarmónicas infantil y juvenil, entre otros”, reseñó Meluk.

    Iván Gómez, de la Secretaría de Educación, señaló que este proyecto ha impulsado la inclusión en los colegios: “Por ejemplo, en el coro del Luis Ángel Arango tenemos chicos invidentes, pero que han alcanzado procesos tan altos de formación que se han vinculado a otros programas y han seguido sus estudios en música”, indicó.

    Escuché ese sonido y me conmovió. Entonces le dije a mi esposo que me regalara un violín, que no era para mí sino para mi hija”

    El instrumento me eligió

    Doriana López tiene 10 años, y desde hace tres recibe formación musical en el colegio Luis Ángel Arango, de Fontibón. Allá no tenían instrumentos, así que les enseñaban canto y lenguaje musical. Pero hace unas semanas los recibieron.

    “Yo me sentí contenta porque los esperábamos desde hace tiempo. Mi profesora me dice que uno no escoge el instrumento, sino que él lo elige a uno, y a mí me tocó el fagot”, explicó la pequeña.

    Ella es una de las beneficiarias de este programa, y gracias al acercamiento musical que ha tenido, ya decidió qué estudiar: “Yo, definitivamente lo tengo claro, cuando crezca quiero ser música”.

    Maryi conoció el violín en un hospital

    Su hija llevaba días sin probar bocado y por la cabeza de Mariela Copaque, la madre de Maryi, una niña indígena de 13 años, rondaba el temor de que ella no se recuperara del trasplante de médula que le habían realizado en un hospital de Bogotá.

    La menor estaba muy débil, “y como se le había caído su cabello, sus pestañas y estaba tan flaquita, ella se deprimió”, recuerda Mariela. En una de las visitas que hacía a diario al hospital se montó en un bus en donde un joven tocaba violín.

    “Escuché ese sonido y me conmovió. Entonces le dije a mi esposo que me regalara un violín, que no era para mí sino para mi hija”, manifestó Mariela, quien guardaba en su corazón la esperanza de que su hija se recuperara del cáncer en la sangre contra el cual peleaba.

    Días después le llevaron la sorpresa a Maryi, al hospital. “Como nunca había visto un violín en mi vida, no reconocí el estuche. Cuando lo abrí sentí mucha emoción, pero estaba confundida porque no sabía ni cómo se agarraba”, confiesa entre risas la pequeña, pues hoy ya es una experta en entonar melodías con este instrumento.
    Eso gracias a las clases que ha recibido durante tres años en su colegio Juan Lozano Lozano, de Suba, de maestros de la Orquesta Filarmónica de Bogotá y la Secretaría de Educación.

    “Los primeros días era muy chistoso porque solo golpeaba las cuerdas, para escuchar los sonidos. Pero eso la entusiasmó. Le pidió al doctor que le quitara la sonda por la que la alimentaban, y me dijo que ella se iba a recuperar porque iba a aprender a tocar violín. Yo solo lloré”, indicó.

    Aunque los doctores le recomendaron a la madre no llevar a Maryi a clases, por lo menos durante un año, la emoción de la niña le hizo matricularla un semestre después. “Lo que pasa es que nos enteramos de que en el colegio iban a dictar clases de canto y de violín, y a Maryi se le iluminaron los ojos. Todos los días me decía que ya estaba bien, que no le dolía nada. Ella se convenció de eso y nos convenció a nosotros. Finalmente llegó al colegio, a clases de coro primero, y luego las alternó con las de violín”.

    Al parecer, el don musical en la familia de los Copaque, provenientes del municipio Páez-Belalcázar, Cauca, está en los genes, pues no solo Maryi sino su hermana menor, Karen –de 11 años– terminaron siendo las mejores en sus clases de canto.

    “La profesora me dijo que por qué no las llevaba a audicionar al coro infantil filarmónico. Aunque me sentí feliz, en el fondo sabía que yo no podía costear los pasajes para llevarlas, todos los sábados, a las clases. Una semana después, la profesora me felicitó porque el colegio se había ganado tres cupos, y dos de ellos eran para mis hijas”, contó Mariela entre risas.

    Finalmente hizo el esfuerzo con su esposo, y como pudieron les cumplieron el sueño a sus hijas, aunque para esa época él se había quedado sin empleo y ella trabajaba por días. “Hoy, mi tercera hija también está en clases de coro en el mismo colegio y he recibido muy buenos comentarios de sus dones”.

    La felicidad de Mariela es inmensa no solo porque su hija se salvó de la enfermedad que le diagnosticaron cuatro años atrás, sino porque Maryi ama el instrumento que su madre siempre quiso tener.

    “Como en mi comunidad, allá en el Cauca, las mujeres tenían tantos hijos y no podían mantenerlos a todos, normalmente a algunos nos adoptaban. Yo tuve 14 hermanos y una señora (su madre adoptiva) me llevó a vivir a Neiva. Una de sus hijas tenía un violín, y yo parecía una boba escuchándola todos los días”, señaló Mariela.

    Hoy, aunque no se atreve a tocarlo, aunque sus hijas insisten en enseñarle, Mariela repite la escena de su infancia: se sienta todas las tardes a escuchar a Maryi en el violín y a Karen, que toca la viola, y siente, en definitiva, que la música les devolvió la vida.

En los colegios públicos de Bogotá se forman 20.600 futuros músicos

2017-09-07T08:22:47+00:00 Septiembre, 2017|Actualidad|

El programa cuenta con el apoyo de la Filarmónica de Bogotá y la Secretaría de Educación y ya ha llegado hasta 31 establecimientos públicos de 18 localidades de la capital colombiana.

  • CIEDI, 40 años inspirando para transformar

    Es indiscutible que CIEDI, Colegio Internacional de Educación Integral, se creó por el profundo amor a la educación y la convicción de que ésta permite formar mejores seres humanos.

    El CIEDI, colegio internacional (IB), mixto, bilingüe y campestre, nació grande en espíritu y ha evolucionado para convertirse en una institución moderna, avanzada, que se define como una verdadera comunidad de aprendizaje.

    Su comunidad es cercana, familiar, de puertas abiertas, en la que se desarrolla una estrecha relación entre todos los miembros que la componen. El colegio está comprometido con la formación de estudiantes capaces de enfrentar los desafíos de un mundo multicultural y en constante cambio, con el fin de que sean líderes activos en la creación de un futuro sostenible.

     Los pilares de su proyecto educativo se han mantenido a lo largo de estas cuatro décadas, dedicadas a la educación integral e individualizada. En CIEDI se reconoce a cada ser humano como único e irrepetible, respetando su singularidad y promoviendo sus talentos.

    El CIEDI brinda una educación basada en principios y valores, en donde el balance entre la afectividad y la exigencia es clave para formar seres autónomos, seguros, críticos y dueños de sus procesos educativos. Para lograr estos objetivos, el colegio hace equipo con los padres de familia, quienes, como primeros educadores de sus hijos, acompañan y conforman la exitosa fórmula Equipo Casa –Colegio.

    “Esa es la filosofía del colegio que hemos mantenido vigente por 40 años. Aquí el concepto de educación integral es una realidad y nuestra labor diaria es propiciar el camino para que los estudiantes evolucionen en su forma de pensar, sentir y actuar”, dice su Fundadora y Directora General, Clara Gutierrez de Palacios.

    Aprendizajes perdurables

    Al llegar a CIEDI, todo niño empieza un proceso único de construcción de conocimiento y desarrollo de habilidades. En el preescolar se incentiva su autenticidad, espontaneidad y su deseo de conocer el mundo a través de la indagación. En la primaria, este concepto se transforma progresivamente en investigación, y en la escuela media y alta, se les empodera para que sean personas íntegras, capaces de resolver sus interrogantes e impactar positivamente el mundo.

    “Con el Bachillerato Internacional formamos seres humanos conectados con el entorno, capaces de investigar y conocer sobre otras culturas, que reciben una educación con raíces para no olvidar la belleza de su país y las oportunidades que tienen para mejorarlo, y con alas para volar sin límites y llegar muy lejos”, afirma Clarita.

    Luis Requena, Rector del colegio concluye, “Nuestro colegio promueve el desarrollo y fortalecimiento de la identidad personal, partiendo de lo propio para formar una mentalidad internacional, con una propuesta pedagógica alineada con las mejores prácticas e innovaciones educativas. Enfatizamos el uso de rutinas de pensamiento para que este se haga visible y brindamos particular atención al aprendizaje experiencial a través de proyectos que permiten que nuestros estudiantes logren aprendizajes duraderos.”

    Se conmemoran 40 años de la fundación del colegio, de un sueño que los estudiantes permitieron que se hiciera realidad. Se celebra la construcción de una comunidad de aprendizaje que permanece unida, con ideales y propósitos comunes.

    Son 26 promociones las que se han graduado de su alma mater; jugado en los parques, aprendido en sus aulas, compartido alegrías y superado retos, encontrando sentido a lo que hacen y forjando su proyecto de vida. Sus egresados curan, construyen, crean, dirigen, lideran, transforman y generan bienestar desde el arte, el deporte, las ciencias y las humanidades.

    Hoy, CIEDI, Colegio Internacional de Educación Integral, es una institución que hace parte de un movimiento global, respaldada por una comunidad educativa sólida y comprometida con una educación que evoluciona, que abre nuevos caminos y le entrega a Colombia y al mundo, jóvenes que le aportan a la sociedad.

    Profundo amor por la educación

    Con una gran trayectoria de 50 años como educadora, 40 de ellos liderando y cumpliendo su sueño de generar aprendizajes para transformar vidas, Clara Gutiérrez de Palacios, Fundadora y Directora General del CIEDI, acudió a toda su formación y experiencia en educación individualizada para crear en 1977 una institución donde los estudiantes son el motor de sus sueños, los padres hacen equipo con el colegio y los profesores son profesionales apasionados por la enseñanza, quienes en conjunto forman seres íntegros, críticos, curiosos y comprometidos con la transformación de su entorno.

CIEDI, 40 años inspirando para transformar

2017-09-06T09:18:31+00:00 Septiembre, 2017|Actualidad|

En el Colegio Internacional de Educación Integral, ubicado en Bogotá (Colombia), los docentes trabajan en un ambiente multicultural e incentivan en todos sus alumnos la autenticidad, espontaneidad y su deseo de conocer el mundo a través de la indagación.

  • La vulnerabilidad y la ruralidad impactan en los resultados de aprendizaje de niños indígenas

    Estudio en base a la prueba TERCE, de Unesco, encontró que más del 50% de la brecha de resultados entre estudiantes no indígenas e indígenas, en todas las pruebas y disciplinas, se explica por el nivel socioeconómico del establecimiento al cual asisten los estudiantes y el de la familia.

    De acuerdo al estudio TERCE, que administra UNESCO en 15 países de América Latina y El Caribe, los estudiantes indígenas presentan logros de aprendizaje consistentemente inferiores a sus pares no indígenas en toda la región: las brechas van desde los 35 puntos (utilizando la perspectiva de autoidentificación indígena de la madre en el caso de la prueba de Matemática de Tercer Año) hasta los 113,11 puntos (utilizando la perspectiva de identificación de indígenas de UNESCO, esto es, según la lengua, para el caso de la prueba de Lenguaje de Sexto Año).

    Estos resultados no se condicen con la consecución de los objetivos de la Agenda de Educación 2030 de UNESCO, que busca la disminución de la pobreza y de la desigualdad, a través de una educación de calidad e inclusiva.

    La evidencia sobre la brecha de desigualdad entre estudiantes con condición indígena y no indígena indica que no está determinada por un solo factor. Por eso, un equipo del CIAE de la U. de Chile indagó en los resultados del TERCE con el objetivo de, por un lado, analizar la distribución de estudiantes indígenas y sus resultados de aprendizaje y niveles de desempeño.

    Por otro lado, se analizaron los factores más relevantes asociados a la brecha en el desempeño educativo entre los estudiantes indígenas y no indígenas, así como otras variables e indicadores que permitan contextualizar los resultados. En otras palabras, el equipo indagó si el menor desempeño entre los estudiantes indígenas es asociado a factores observables, como las condiciones socioeconómicas de las familias y de las escuelas; o si podrían existir factores adicionales que profundizaran la vulnerabilidad en las oportunidades educativas de los niños indígenas.

    Conclusiones

    El estudio encontró una amplia diversidad de resultados entre los países participantes de TERCE: Colombia, México, Panamá, Paraguay y Perú tienen las mayores brechas entre niños indígenas y no indígenas en tercer grado (entre 52 y 73 puntos de diferencia), tanto en Lenguaje como en Matemática. En sexto grado, los países con mayores brechas son Colombia, México, Panamá, Paraguay y Perú, y Chile en matemáticas, mientras que en Brasil y Guatemala la brecha desaparece o es favorable a los estudiantes indígenas.

    Al analizar los factores asociados, los investigadores encontraron que la mayor parte de las brechas de desempeño de los estudiantes indígenas son explicadas por la desigualdad de ciertos atributos observables, como la mayor vulnerabilidad social, mayores tasas de repitencia y mayor asistencia a escuelas más vulnerables y que están localizadas en zonas rurales. Específicamente, más del 50% de la brecha de resultados entre estudiantes no indígenas e indígenas, en todas las pruebas y disciplinas, se explica por el nivel socioeconómico del establecimiento al cual asisten los estudiantes y el de la familia; y por la menor frecuencia de madres con altos niveles de escolaridad entre los niños indígenas.

    Al respecto, los investigadores recomendaron políticas nacionales de focalización en estos grupos para mejorar notoriamente sus oportunidades, como mecanismos de financiamiento regular que diferencien positivamente la cantidad de recursos financieros y pedagógicos hacia las escuelas más vulnerables; y evaluar y promover políticas para atraer y retener directivos y docentes formados para y comprometidos con cerrar las brechas.

    Respecto a la distribución de los niños indígenas en las escuelas, el estudio encontró tres grandes grupos de países. Por una parte, un grupo importante de países (Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Colombia, México, Nicaragua y el estado de Nuevo León) tiene al 50% de sus escuelas con menos de 20% de estudiantes indígenas, lo que podría indicar que la distribución de estudiantes indígenas está más relacionada con las características sociales, demográficas y culturales de los países, que con la organización y funcionamiento de los sistemas educativos. Un segundo grupo de países -Ecuador, Honduras, Panamá y Paraguay-, tiene una mayor heterogeneidad en torno a la distribución de estudiantes al interior de las escuelas. Finalmente, los casos de Guatemala y Perú componen un tercer grupo, ya que en ellos existen tanto escuelas con poca proporción de estudiantes indígenas, como escuelas con alta concentración de este tipo de estudiantes.

    El factor de la lengua

    El estudio TERCE encontró también que en la mayoría de los países participantes, el porcentaje de niños indígenas que se declaran como hablantes de lengua indígena no supera el 2%. En contraste, alrededor del 20% de los niños de la región se identificó como indígena, bajo el parámetro de que su madre pertenecía a un pueblo originario. En este ítem, cabe destacar algunos casos como Paraguay, que posee niveles altos de identificación indígena en todas las formas analizadas, pero especialmente altos desde la perspectiva del habla de la lengua indígena (más del 50% de la población). En contraste, Guatemala posee bajos porcentajes de población indígena desde la perspectiva del habla, pero más del 90% de los niños se identifica como indígena, desde la perspectiva de la autoidentificación de la madre.

    Para los investigadores, es un desafío incrementar el porcentaje de familias en las que los estudiantes indígenas son capaces de manejar su lengua materna, pues es una expresión pivotal de la diversidad y riqueza cultural de las naciones, donde el sistema escolar es un medio privilegiado para su fortalecimiento.

    Sobre la investigación

    Nombre: Inequidad en los logros de aprendizaje entre los estudiantes indígenas en América Latina: ¿Qué nos dice TERCE?

    Autores: Juan Pablo Valenzuela, Claudio Allende y Diego Fuenzalida (CIAE U. de Chile) y Cristóbal Villalobos (CEPPE, Pontificia Universidad Católica de Chile).

La vulnerabilidad y la ruralidad impactan en los resultados de aprendizaje de niños indígenas

2017-07-14T16:58:46+00:00 Julio, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|

¿Cuánto impacta en el resultado académico de un estudiante su condición indígena? Descúbrelo en la siguiente nota.

  • Los 10 grandes retos de la educación en Colombia

    El nuevo Plan Decenal de Educación, que define hacia dónde deben ir las políticas educativas en el país, fue radicado a la ministra Yaneth Giha. Estos son los puntos que se plantean de aquí al 2026.

    Para nadie es un secreto que la educación ha sido una de las apuestas más grandes del gobierno de Juan Manuel Santos, pero el desafío no ha sido para nada fácil. Diferentes expertos coinciden en que la base de un país se encuentra en la educación, pero para mejorarla no es suficiente con decretos y planes de acción, sino con políticas de largo aliento. Más cuando la meta del presidente y su administración es la de que “Colombia sea el país más educado en 2025 de América Latina”.

    Entre las distintas estrategias para definir qué se necesita para alcanzar este ambicioso plan, el Plan Nacional Decenal de Educación 2016 – 2026 (Pnde) es un mecanismo de consulta en el que la educación se convierte en un compromiso de todos los colombianos y uno de los principales temas de la agenda pública.

    El pasado 6 de julio la ministra de Educación, Yaneth Giha, recibió el documento orientador con vigencia de 10 años elaborado por la comisión académica que ha acompañado la construcción de esta política pública.

    Este borrador es el producto de amplios debates y discusiones y plantea los 10 grandes retos principales a los que se debe enfrentar este país de aquí a 2026. Es así como se convierte en la columna vertebral del sector para lograr una educación de calidad, incluyente, con igualdad de oportunidades, que permita el desarrollo humano y consolide la paz. “Es importante que en el Plan Decenal de Educación tengan presencia las universidades de educación para la paz. Es decir, que en ese compromiso haya un lineamiento para la educación para la paz”, señaló a Semana Educación Óscar Arango, coordinador de la Mesa de Gobernabilidad y Paz del Sistema Universitario Estatal.

    En lo que debe centrarse Colombia

    Estos son los grandes desafíos a los que el país se debe enfrentar para lograr mejorar la educación.

    1. Regular y precisar el alcance del derecho a la educación.

    2. La construcción de un sistema educativo articulado, participativo, descentralizado y con mecanismos eficaces de concertación.

    3. El establecimiento de lineamientos curriculares generales, pertinentes y flexibles.

    4. La construcción de una política pública para la formación de educadores.

    5. Impulsar una educación que transforme el paradigma que ha dominado la educación hasta el momento.

    6. Impulsar el uso pertinente, pedagógico y generalizado de las nuevas y diversas tecnologías para apoyar la enseñanza, la construcción de conocimiento, el aprendizaje, la investigación y la innovación, fortaleciendo el desarrollo para la vida.

    7. Construir una sociedad en paz sobre una base de equidad, inclusión, respeto a la ética y equidad de género.

    8. Dar prioridad al desarrollo de la población rural a partir de la educación.

    9. La importancia otorgada por el Estado a la educación se medirá por la participación del gasto educativo en el PIB y en el gasto del Gobierno, en todos sus niveles administrativos.

    10. Fomentar la investigación que lleve a la generación de conocimiento en todos los niveles de la educación.

    ¿Qué tan fácil es llegar a la meta?

    Ciertamente el compromiso es inmenso y abarca un amplio abanico de cuestiones. Los ciudadanos y los diferentes actores del sector deben saber en qué punto del camino se encuentra el país y qué compromisos requieren mayor esfuerzo.

    De acuerdo con Inka Mattila, directora adjunta para Colombia del PNUD, la educación que requiere Colombia debe sustentarse en los siguientes tres elementos: pertinencia, inclusión y excelencia docente. La experta aseguró que cuatro millones de colombianos viven en condición de pobreza. Una cifra que puede reducirse en un 87 % si se garantiza una educación de calidad. “La educación es una herramienta muy poderosa, por eso tenemos que trabajar en su calidad y vencer las brechas que obstaculizan su acceso”, dijo.

    El objetivo de lograr una educación inclusiva y de calidad busca asegurar que todas las niñas y niños completen su educación primaria y secundaria gratuita para 2030 y, aunque todavía falta para alcanzar esta meta, como señaló la funcionaria internacional, Colombia va por buen camino y desde hace años trabaja para proporcionar acceso igualitario a la formación y eliminar disparidades de género, además de lograr acceso universal a la educación superior.

    Por otro lado, la excelencia docente para Mattila es la base de la educación ya que son los docentes quienes imparten conocimiento y enseñanza a las generaciones futuras, las que conformarán una Colombia en paz. La experta aseguró que en el país se deben fortalecer los pilares de la inversión en la labor docente con formación complementaria, estímulos y reconocimiento a su labor. “Los niños deben tener acceso a maestros de gran calidad y debemos atraer el mayor talento humano hacia la docencia”, recalcó.

    Así mismo, la experta aseguró que la participación de la mujer en los ámbitos político y laboral ha revelado importantes avances respecto a la década pasada, mientras que la mortalidad infantil se ha reducido a cerca de la mitad en los últimos 13 años. Sin embargo, apuntó Matilla, la tarea aún está inconclusa para millones de personas y es necesario hacer un último esfuerzo para poner fin al hambre, alcanzar la igualdad de género, mejorar los servicios de salud y lograr que todos los niños asistan a la escuela.

    Todos estos temas se discutirán durante la Cumbre Líderes por la Educación 2017 que se llevará a cabo los días 20 y 21 de septiembre. Se trata de dos días dedicados exclusivamente a debatir los desafíos de la educación y a generar diálogo en torno a ellos.

Los 10 grandes retos de la educación en Colombia

2017-07-11T14:36:03+00:00 Julio, 2017|Actualidad|

El pasado 6 de julio la Ministra de Educación, Yaneth Giha, recibió un documento con 10 grandes retos que debe enfrentar Colombia de aquí a 2026. ¿Cuáles son esos retos o desafíos? ¿cuál es la mejor forma de enfrentarlos?

  • Pobreza e inasistencia, los retos de llevar educación al área rural

    En la periferia se requiere calidad en la educación, infraestructura y padres comprometidos.

    Por una trocha bordeada de inmensos cultivos de papa y atravesando ríos en donde el agua aún circula cristalina se llega al Centro educativo distrital rural, en el kilómetro 14, en la vía a San Juan de Sumapaz.

    El páramo está cerca, se siente el aire entrando a los pulmones. Y en una cumbre, en donde cuesta trabajo creerlo, se asoma un pequeño plantel.

    Para llegar allí, niños de 3 años en adelante tienen que caminar durante una hora por fincas privadas en donde lidian con perros bravos, cercas de púas y caminos polvorientos.

    Otros padres de familia arribaban sobre el lomo de un caballo con hasta tres niños porque la ruta escolar no estaba operando.

    Entre escuela y escuela puede haber hasta 11 kilómetros de distancia; eso, sin contar que para llegar a algunas hay que cruzar por quebradas, relató en su momento Alexánder Castañeda, quien fue por mucho tiempo el único profesor de su colegio. Eso ha afectado también a los labriegos porque deben abandonar sus labores para llevar a sus hijos a estudiar.

    El Distrito cuenta con oferta educativa rural en 26 establecimientos oficiales de ocho localidades: Ciudad Bolívar, Suba, Sumapaz, Usme, Chapinero, Usaquén, Santa Fe y San Cristóbal. El mayor número de sedes educativas oficiales rurales está concentrado en la localidad de Sumapaz.

    Según la Secretaría de Educación (SED), varios estudios a nivel nacional explican que la incidencia de la pobreza rural aún es alta y que la brecha sigue siendo amplia si se la compara con la pobreza urbana. Por alguna razón, su reducción ha sido lenta y eso hace que esta situación se refleje en la educación.

    ¿Cuántos viven en la ruralidad?

    Según el Censo Rural, realizado por la Secretaría de Desarrollo Económico en el 2013, el total de población rural es de 12.438 personas, de las cuales 3.714 estaban en edad escolar (entre 5 y 16 años). Esta población se distribuye entre las localidades de Usme, Suba, Chapinero, Santa Fe, Ciudad Bolívar, Usaquén, San Cristóbal y Sumapaz.

    En términos educativos, la matrícula en sedes oficiales rurales de Bogotá es de 12.698 estudiantes, cifra superior a la población rural, porque dichas sedes recogen igualmente población urbana circunvecina a las respectivas sedes.

    El total de la matrícula rural representa cerca del 1,6 por ciento de la matrícula oficial y del 1 por ciento de los estudiantes matriculados en el Distrito.

    No obstante, los problemas de inasistencia escolar y analfabetismo son preocupantes. Según el Censo Rural del 2013, la primera es del 6,9 por ciento para la población entre 5 y 16 años y la segunda es de 4,3 por ciento en personas mayores de 15 años (12,6 por ciento es la cifra nacional).

    Los mayores problemas

    Según funcionarios de la SED, la ciudad carecía de un diagnóstico de la situación y por eso, a finales del 2016 e inicios del 2017, y por medio de la Universidad Nacional, llevó a cabo una caracterización de condiciones educativas en zonas rurales.

    Así fue que se recogió la información de estudiantes, profesores, padres, coordinadores y rectores, a través de 1.774 encuestas y 7 grupos focales, lo que permitió identificar las prioridades de política pública en educación, en dicha zona.

    Entre los resultados más importantes están que la ruralidad en Bogotá es heterogénea, con resultados educativos y condiciones de vida distintas entre las localidades.

    La población conformada por los hogares de los alumnos rurales es, en su mayoría, pobre. El 86 por ciento de los estudiantes están en esta condición, según Sisbén; el 75 por ciento se clasifica en nivel 1 y el 11 por ciento, en nivel 2.

    A diferencia de lo que ocurre en las zonas urbanas, el cambio de residencia de los hogares es relativamente bajo. Más de la mitad de los alumnos que estudian en sedes rurales llevan más de 4 años en las viviendas actuales.

    Los alumnos de colegios rurales viven en hogares grandes y con privaciones importantes en el logro educativo del jefe del hogar. Dicha privación aumenta conforme al grado de ruralidad de la localidad.

    Aunque hay localidades con una mayor dispersión que otras en términos de la distancia entre las viviendas y los colegios, la mayoría de los estudiantes se demoran menos de media hora para ir de su casa al colegio, lo que significa que el transporte sí logra eliminar las diferencias de ubicación.

    ¿Por qué desertan?

    Por otro lado, las principales razones de deserción se relacionan con el hecho de que el colegio (o la sede) no tenga todos los grados hasta once (14,9 por ciento de los desertores) y la inseguridad en el entorno (10,4 por ciento).

    La Encuesta Distrital de Deserción Escolar realizada por la SED identifica el poco gusto por el estudio o la poca pertinencia de la educación respecto a los intereses de los estudiantes. También se observó mayores niveles de repitencia en los colegios más rurales y mayores niveles de deserción en los más urbanos. Lo más preocupante es que hay una baja participación de los padres en el proceso educativo de sus hijos.

    Las brechas son evidentes si se analizan los resultados de las pruebas Saber de estos colegios en comparación con el promedio de la ciudad, aunque dicha brecha no es homogénea entre localidades. Y la mayoría de los alumnos de colegios rurales desea continuar con la educación superior (más del 90 %).

    Para algunos expertos, es necesario realizar mejores esfuerzos. “Sin duda hay brechas profundas en calidad y cobertura entre las zonas rurales y urbanas. Es muy importante cerrarlas con más y mejores docentes, con mejor infraestructura, con avances curriculares más pertinentes y actualizados, con acompañamientos especiales a jóvenes cuyo nivel de educación tiene menos desarrollo”, dijo José Manuel Restrepo, rector de la Universidad del Rosario.

    Reducir brechas, la clave

    Según el Distrito, se trabaja en la implementación del Programa de Educación Rural para reducir las brechas de desigualdad que afectan calidad, acceso y permanencia escolar en las zonas rurales.

    Su plan es reforzar la presencia institucional del Distrito en estas áreas, no solo con el propósito de la consolidación de paz en el territorio, sino también para fortalecer las condiciones de calidad de vida de sus poblaciones.

    Con el acompañamiento de la Universidad Nacional, se vienen construyendo los lineamientos de la política educativa rural. Al finalizar el cuatrienio se tendrá la implementación en todas las localidades con sedes rurales en el Distrito.

    Lo primero, según la SED, será reconocer a estos colegios como espacios de integración de la política social multisectorial para la reducción de la pobreza en Bogotá. La entidad también habla de formación de docentes, así como del fortalecimiento de los componentes de acceso y permanencia. Habrá búsqueda de los niños y adolescentes desescolarizados para cerrarle el cerco al analfabetismo y la deserción.

    En cuanto a infraestructura, la SED dijo que habrá mejoramiento y dotación de instalaciones en cocinas, comedores, canchas deportivas y entornos.

    Por ahora, ya se le realizó el mantenimiento y dotación con equipos y menaje a 21 sedes, interviniendo especialmente comedores escolares (18), baterías sanitarias (4) y aulas de clase (5).

    Por primera vez se instalaron doce sistemas de potabilización de agua para la producción de alimentos. De otro lado, en el 2018 se realizará la restitución de la sede del colegio El Verjón, en la localidad de Santa Fe.

    Respecto a alimentación escolar, actualmente el programa cubre 43 sedes de los colegios ubicados en tales zonas de las seis localidades referidas, mediante la entrega diaria de 5.589 refrigerios y 6.870 raciones de comida caliente para niños y jóvenes, que corresponden a desayunos y almuerzos.

    Y para resolver los problemas de movilidad escolar de los estudiantes, se están atendiendo 14 colegios de las localidades de Ciudad Bolívar, Santa Fe, Suba, Usme y Sumapaz con 216 buses, los cuales prestan el servicio en la modalidad de rutas escolares y que garantizan los recorridos casa-colegio-casa de 6.207 estudiantes.
    El programa incluye acciones de educación vial y planes de movilidad escolar.

Pobreza e inasistencia, los retos de llevar educación al área rural

2017-07-06T12:56:57+00:00 Julio, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|

¿Cómo se vive la educación rural en Colombia?, ¿Qué dificultades enfrenta estas comunidades? Descubre esto y mucho más en al siguiente nota de El Tiempo.

  • Colombia sí tiene grandes profesores

    Con la historia de Diego Piedrahita Marín, un docente con más de 18 de experiencia, Semana Educación inaugura esta serie de capítulos en la que se expondrán tres casos exitosos de metogologías innovadoras en el aula de clase. Experiencias escogidas de entre varias que se recibieron y que demuestran que la labor docente requiere de profesionales capaces de motivar a sus estudiantes con técnicas inéditas.

    La pedagogía del humor

    “Romper con el concepto de disciplina que por décadas ha perpetuado la pasividad y sumisión de niños y adolescentes en las aulas es todo un reto para la educación actual, la cual requiere de nuevas formas de enseñar. La alegría puede ser ese ingrediente que aporte motivación a la formación. El objetivo es mitigar el aprendizaje basado en el silencio y la repetición.

    Por esta razón, me atreví a incursionar en la pedagogía del humor que, según el psicólogo Carl Rogers, es la capacidad del docente de despertar interés en los educandos y brindarles la confianza para expresarse sin el temor por exponer sus ideas por “más disparatadas que estas sean”, todo ello por medio del humor y la alegría. Para llevarlo a cabo realizamos presentaciones audiovisuales sobre el tema “feelings and emotions”, sentimientos y emociones en español, a través de gifs y por medio de recursos virales como los “memes” que tengan relación con las actividades cotidianas.

    La metodología es la siguiente: compartimos imágenes, videos y diálogos para abordar las emociones del día a día como el hambre, el sueño, la sed, la alegría, la preocupación, la sorpresa y la frustración, entre otros. Posteriormente, se procede a emplear “memes” divertidos y llamativos para relacionar el tema en cuestión con situaciones familiares, académicas y comunitarias. Finalmente se socializan las conclusiones en grupo.

    El humor es fundamental para crear mejores ambientes de estudio, y, ante recursos tan novedosos como los propuestos a diario por las nuevas tecnologías, se requieren de igual manera estrategias que dinamicen el aprendizaje, logrando además que se creen nuevas didácticas que mitiguen la concepción errónea de la educación como resultado de la repetición, la pasividad y la quietud en el aula”.

    *Diego Piedrahíta Marín es un docente de inglés con 18 años de experiencia en la enseñanza en contextos rurales, urbanos y virtuales. Es profesor del Cibercolegio UCN, adscrito a la Universidad Católica del Norte, que funciona como una plataforma web a nivel nacional, pero con especial énfasis en los corregimientos de Medellín.

Colombia sí tiene grandes profesores

2017-05-26T11:55:37+00:00 Mayo, 2017|Actualidad, Los profesores importan|

Semana Educación convocó a los docentes a que enviaran sus metodologías innovadoras en el aula. Este es uno de los tres relatos escogidos que demuestran que el país sí cuenta con grandes maestros.

  • La química, un actor más del teatro

    “Una de las experiencias pedagógicas más inolvidables que he emprendido a lo largo de mi carrera se desarrolló en 2016 con estudiantes de grado décimo de la jornada mañana del Liceo Nacional Antonia Santos, en Bogotá.

    Fue así como basándonos en el tema de las fórmulas moleculares, quisimos montar unas representaciones teatrales que nos permitieran comprender este tema en la vida cotidiana y, a la vez, darlo a conocer con el fin de dejar el claro mensaje de que la química es genial. De hecho, la encontramos en todo nuestro alrededor y la podemos estudiar desde las actividades artísticas que, aparte de sacar a flote todas las habilidades que poseen lo jóvenes, les enseña a trabajar colaborativamente en el logro de objetivos.

    La primera representación se llamó “El exorcismo de Phillip Rose”, en la cual los estudiantes realizaron un “exorcismo” en el que probaban varios productos para “sacar al demonio de la persona”, como el whisky Jack Daniel’s, la cerveza Heineken, la Coca-Cola, el perfume Chanel N° 5, el café Starbucks, la hamburguesa Big Mac y el Red Bull. También realizamos una comparación de los comerciales de estos productos para ver su pertinencia en relación con su composición química, empleando para ello moléculas 3D que los jóvenes y yo diseñamos previamente.

    En la segunda representación, “El Circo de Moscú”, el tema central fue la composición química de los fluidos humanos (saliva, lágrimas, el semen, flujo vaginal, sudor y la leche materna). En el circo, personas de diferentes lugares del mundo vendían muestras de estos fluidos a las que les asociaban características especiales, mientras se convencía a los clientes para realizar la compra. Se daban datos curiosos sobre la química de los fluidos, la formación en el cuerpo humano y las enfermedades asociadas. Las moléculas 3D eran explicadas por arlequines y modelos circenses que daban un toque de alegría a la representación.

    La tercera muestra teatral se denominó “La boda de Babel” y en ella se mostró una gran reunión a la que asistían amigos del personaje central el cual iba a pedir la mano a su novia. Los invitados llevaban como regalo las comidas más importantes de países como Japón, España, Jamaica, Argentina, Dubái e Italia. La obra estuvo llena de creatividad al mostrar en forma tridimensional las moléculas químicas que hacen parte de platos como la lasaña y la paella. También se vistieron con trajes típicos y accesorios de los países mencionados y dieron datos curiosos sobre su cultura.

    *Yuly Caterine Espinosa Pineda hizo su Licenciatura en Química en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas y se especializó en Ambiente y Desarrollo Local en la misma institución. Después salió del país a continuar sus estudios: se decantó por una Maestría en Administración Educativa en el Tecnológico de Monterrey, México. Lleva 13 años de trayectoria profesional en la labor docente. Actualmente, es profesora del Liceo Nacional Antonio Santos, ubicado en la localidad de los Mártires, en Bogotá.

La química, un actor más del teatro

2017-05-26T11:52:13+00:00 Mayo, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños, Los profesores importan, Mejora docente|

Semana Educación presenta el segundo capítulo de la serie sobre metodologías exitosas de profesores colombianos en el aula que demuestra que, a pesar de las dificultades de la labor docente, el país cuenta con grandes maestros.

  • Después de una trágica avalancha, esta profesora se dedicó a buscar a sus estudiantes

    Fue en la madrugada del sábado 1 de abril cuando tres ríos que pasan por Mocoa, (capital del departamento del Putumayo, al suroccidente de Colombia) se desbordaron destruyendo todo a su paso. La avalancha, provocada por las lluvias intensas, dejaron cientos de muertos, damnificados y desaparecidos. Horas después de la tragedia, buscar sobrevivientes fue la prioridad máxima y cientos de rescatistas, policías y civiles concentraron sus esfuerzos en esta compleja labor. Astrid Narváez, profesora de preescolar, fue una de esas personas.

    Con lista en mano, esta profesora de la Institución Educativa Pio XII, se dedicó a seguir el rastro de sus 26 alumnos, la mayoría de los cuales no tienen más de 5 años. La tarea no fue nada fácil, la búsqueda fue compleja, intensa y duró muchos días. Con paciencia y perseverancia encontró a 24 de ellos. Muchos los habían perdido todo y estaban en albergues con sus familias, otros vivía por suerte, en barrios que la avalancha no destruyó.

    Pero aún faltaban dos…

    Astrid no se rindió y continuó la búsqueda. No descansaría hasta encontrar a los dos niños. Tocó puertas, miró listas, visitó albergues una y otra vez y seis días pasaron antes de encontrar a uno de los dos pequeños (Justin Eloy Merino Bravo), quien vivía en uno de los barrios más perjudicados por la avalancha. De la segunda niña lo único que se ha dicho hasta la fecha, es que aparentemente no logró sobrevivir.

    Regreso a clases

    Lo primero que quiere la profesora es hacer catarsis con sus pequeños estudiantes. A través del arte, dice Astrid, ellos podrán contar lo que vivieron y empezar así, un proceso de sanación emocional. Y aunque sabe que no todos llegarán (pues su padres se están partiendo a otros lugares a reconstruir sus vidas), esta docente está esperando a los 26 niños.

    Compromiso docente

    Astrid solía ser profesora de educación media. Más adelante decidió licenciarse en educación preescolar y encontró en el trabajo con los pequeños, una labor mucho más gratificante y llena de aprendizaje. Después de muchos años como profesora, ella asegura que sus estudiantes son su familia, su orgullo y esta historia es la prueba tangible de esto. A través de sus acciones, Astrid demostró el vínculo que puede existir entre un profesor y sus estudiantes, un vínculo que trasciende la sala de clase y se fortalece en los momentos menos esperados.

Después de una trágica avalancha, esta profesora se dedicó a buscar a sus estudiantes

2017-04-20T17:29:14+00:00 Abril, 2017|Los profesores importan|

Después de una avalancha que destruyó un municipio en Colombia, esta profesora recorrió todos los rincones para encontrar a sus estudiantes.

  • 5 canales YouTube de museos latinoamericanos que no puedes dejar de ver

    Para comunicar actividades y visibilizar exposiciones temporales y permanentes, algunos museos alrededor de Latinoamérica decidieron abrir canales de YouTube, la red audiovisual más importante del mundo. Este medio para comunicar todo lo que está pasando dentros de las instalaciones de los museos, no sólo funciona para los fanáticos del arte, también es un instrumento útil para los profesores que buscan aproximar a sus alumnos al mundo del arte dentro y fuera del país en el que se encuentran.

    Cuándo viajar definitivamente no es una opción, aparece YouTube como un recurso extraordinario para potenciar conocimientos viajando alrededor del mundo sin salir de la sala de clase. Es sin duda una forma simple y efectiva de recurrir a aquellas nuevas tecnologías que cada vez más se suman a las estrategias pedagógicas didácticas de todos los profesores de Latinoamérica y el mundo.

    1. Museo de Arte de Lima MALI, Perú

    El MALI en Lima se inauguró en 1961, es uno de los museos más importantes de Perú y ofrece un recorrido permanente desde el arte precolombino hasta la actualidad. Abarca 3000 años de arte del país. En su canal ofrecen videos de colecciones, concursos y actividades en general.


    2. Museo Nacional de Antropología de México, Ciudad de México

    Este museo, inaugurado en 1964 exhibe el legado arqueológico de los pueblos de Mesoamérica y la diversidad étnica del país. En su cuenta podrás encontrar colecciones permanentes y temporales, documentales y entrevistas a expertos.


    3. Museo del Oro, Bogotá, Colombia

    Creado en 1938. El museo busca preservar y dar a conocer una colección fascinante de orfebrería prehispánica. En su cuenta tienen material audiovisual de su muestra permanente, de actividades y entrevistas a expertos en el tema.


    4. Museo Malba, Buenos Aires, Argentina

    Abrió sus puertas en 2001. Busca coleccionar, preservar y difundir el arte latinoamericano desde principios del siglo XX a la actualidad. En su canal promocionan actividades, exposiciones temporales y comparten entrevistas con artistas.


    5. Museo de Arte Contemporáneo (MAC), Santiago de Chile

    Se inauguró en 1947. El museo busca acoger la diversidad de tendencias de la vida cultural contemporánea y la exploración de nuevas formas de arte. Tiene una colección de aproximadamente 2000 piezas. En su canal podrás encontrar videos de sus colecciones, inauguración de eventos y diálogos con expertos.

    Y tú, ¿utilizarías algunos de estos videos en la sala de clases?

5 canales YouTube de museos latinoamericanos que no puedes dejar de ver

2017-04-08T16:51:51+00:00 Abril, 2017|Cómo aprenden los niños, Mejora docente|

Cuándo viajar no es una opción, aparecen los canales de YouTube de museos latinoamericanos como un recurso extraordinario para potenciar conocimientos sin salir de la sala de clase.

  • Los colegios que rompen paradigmas

    TIENE TRES SEDES: BARRANQUILLA, CARTAGENA Y QUIBDÓ

    Ir contra la corriente nunca ha sido una tarea sencilla, pero hacerlo puede traer su recompensa. La Fundación Pies Descalzos lo ha hecho con éxito durante los últimos seis años y ahora se consolida como la mejor escuela pública de Colombia.

    Ir contra la corriente nunca ha sido una tarea sencilla, pero hacerlo puede traer su recompensa. La Fundación Pies Descalzos lo ha hecho con éxito durante los últimos seis años y ahora se consolida como la mejor escuela pública de Colombia.

    Con una planta de 125 maestros, cerca de 6.000 estudiantes activos y tres sedes educativas en el país (Barranquilla, Cartagena y Quibdó), el Colegio Fundación Pies Descalzos lidera la lista de las mejores escuelas públicas de Colombia, las que están innovando el sector y buscando nuevas metodologías de aprendizaje.

    La Fundación trabaja con niños y jóvenes que han sido víctimas de la guerra, desplazados, maltratados física y verbalmente, que viven en condición de pobreza y abandono, y tienen un desarraigo por su territorio. Desde 1997, cuando fue creada por la cantante Shakira, la ONG ha tenido como objetivos promover la educación pública de calidad para menores que se encuentran en situación de vulnerabilidad, mejorar la nutrición de los niños, promocionar el crecimiento personal y desarrollo sostenible, así como construir infraestructura de primer nivel.

    ¿Cómo lo hace? Sus líderes dicen que no se trata de implementar un modelo educativo, sino un modelo de intervención donde se entiende que la escuela es el foco de la comunidad, el eje y motor de sus habitantes. Son centros de desarrollo y conocimiento que se construyen durante la interacción con el otro, cuando se generan debates sobre problemas reales que necesitan soluciones reales. Con esa premisa parte todo un experimento que ya se extiende por tres departamentos del país.

    “Lo más importante es ayudar a formar buenos seres humanos, ciudadanos que sepan resolver problemas de la cotidianidad y construir en comunidad”, dice la directora de Pies Descalzos, Patricia Sierra. “Hay que partir de que la escuela es mucho más que una simple infraestructura, ahí se está innovando, se están enseñando habilidades sociales necesarias para Colombia y el mundo”.

    Según datos recopilados por la Fundación Alberto Merani, la sede de Barranquilla es el mejor colegio público de Colombia, de acuerdo con los resultados de las Pruebas Saber 11 durante los últimos cinco años. Desde 2009 viene trabajando con niños y jóvenes en el corregimiento Eduardo Santos-La Playa, un sector históricamente conocido por recibir población en situación de desplazamiento, proveniente de departamentos vecinos como Magdalena, Sucre y Bolívar.

    “Estamos en esa apuesta de que los maestros entiendan que no son quienes imparten el conocimiento, sino quienes acompañan el proceso. Son guías y no tienen que depender del tablero, pero romper paradigmas siempre será difícil”, comenta Sierra.

    Para ella, el sector de la educación en el país tiene varias falencias: se insiste en trabajar con metodologías obsoletas que no responden a las necesidades de esta sociedad global y del contexto histórico que experimenta el país, no hay vocación por ser buenos educadores, los maestros no son bien remunerados o tampoco están bien preparados, no hay interés por apostarles a nuevas metodologías, hay intereses políticos que obstruyen procesos importantes, sobre todo en las regiones, abandono estatal y un sinfín de piedras en el camino.

    Pero a pesar de todos esos obstáculos, Sierra dice que ha habido cambios significativos en los estudiantes de Pies Descalzos, por lo que quieren seguir apostándole a este modelo, que ubica al alumno como un sujeto activo dentro del salón de clases, capaz de cuestionarse, generar proyectos, buscar soluciones y comprender el contexto en el que viven: hay menos casos de violencia, drogadicción y embarazo adolescente, hay pocos niños que desertan de la escuela, entre el 68 y 80 % de los graduados logran continuar con su formación académica profesional, son jóvenes que se sienten pertenecientes a una comunidad, por lo que siguen apoyando iniciativas locales, son propositivos y buenos líderes, comenta la directora.

    “No estamos hablando de niños que van a la escuela simplemente, sino de ciudadanos con derechos y deberes que tienen responsabilidades en esta sociedad. Por eso también intentamos ofrecerles jornadas alternas que tengan que ver con el deporte, la cultura y la formación en derechos humanos, porque no queremos que acepten propuestas indebidas en sus barrios”, comenta Sierra.

    La escuela que menos avances ha tenido hasta el momento es la de Chocó, que desde 2005 ha intentado fortalecer la riqueza étnica, cultural y natural de comunidades afros e indígenas que viven allí.

    “Para nosotros es frustrante no haber podido incidir fuertemente en el departamento, pues en este momento somos los mejores dentro de los peores colegios que se encuentran allí”, dice Sierra. “No todas las pedagogías funcionan de la misma manera y el problema con Chocó es que ahí se exacerban todos los problemas del país”, remata.

    La apuesta por seguir fortaleciendo modelos como el de Pies Descalzos debería continuar, sobre todo cuando el Gobierno quiere que Colombia sea el país más educado de Latinoamérica.

Los colegios que rompen paradigmas

2017-04-07T12:56:31+00:00 Abril, 2017|Actualidad|

La Fundación Pies Descalzos, fundada por la cantante Shakira en 1997 es uno de los colegios que está rompiendo paradigmas. En los últimos seis años logró posicionarse como el mejor de Colombia.

Cargar más posts