Actualidad - Testimonios

El impacto de 1as experiencias enseñando en sala de clases

Unos están terminando sus prácticas profesionales, otros recién egresaron de Pedagogía; todos tienen claro lo que les falta por aprender: cómo manejar los conflictos internos, imponer disciplina, usar técnicas para enseñar mejor y hasta controlar la depresión. Por Pamela Aravena Bolívar Cursos de psicología y ética para combatir la depresión, de liderazgo vertical para aprender a poner orden en la sala, más didácticas para enseñar materias específicas y entrenamiento de la voz para ...

Unos están terminando sus prácticas profesionales, otros recién egresaron de Pedagogía; todos tienen claro lo que les falta por aprender: cómo manejar los conflictos internos, imponer disciplina, usar técnicas para enseñar mejor y hasta controlar la depresión.

Por Pamela Aravena Bolívar

Cursos de psicología y ética para combatir la depresión, de liderazgo vertical para aprender a poner orden en la sala, más didácticas para enseñar materias específicas y entrenamiento de la voz para no terminar “quejumbrones, sordos y con nódulos”. Las ideas son para mejorar la formación de los profesores, y vienen de siete estudiantes de Pedagogía de distintas universidades, a punto de terminar su carrera o recién egresados.Todos agradecen especialmente sus prácticas profesionales, pues son las que los preparan para su vida laboral. Los de Pedagogía Básica hacen varias a lo largo de su carrera: en la UC, cuatro; ocho en las universidades Diego Portales y del Desarrollo. En Pedagogía Media, sólo dos. “Primero hice prácticas en distintos colegios de la Sociedad de Instrucción Primaria, y luego en el Villa María Academy, La Maisonette, San José de Lo Barnechea y el Colegio San Benito.

Ahora que hago clases, siento que eso me sirvió porque estaba muy familiarizada con enfrentar a ‘niños de verdad’, pues pasé por cursos muy diversos”, dice Maricarmen Vila, de la UDD, 24 años, hoy profesora jefa de un colegio particular en Chicureo. Ella y los demás conocen de cerca sus propias falencias y sugieren cambios a la formación docente.La mayoría de los alumnos dice no haber enfrentado grandes conflictos en la sala y, sin embargo, muchos de ellos piden mayores herramientas para aprender a manejar a la clase con disciplina.Problemas en el aula”Hice la práctica profesional a fines de 2011, y me sirvió para darme cuenta de lo importante que es el manejo de liderazgo vertical dentro del aula, en especial cuando uno es joven y está recién partiendo, afirma, enfático, Nicolás Aldunate (26, UC, profesor de Filosofía en el Colegio San Rafael de Lo Barnechea, quien pasó por el Liceo Carmela Carvajal y el Colegio Leonardo Murialdo). Los estudiantes disfrutan probando límites, y uno debe estar más que preparado para eso”.Coincide con él la estudiante de Pedagogía Básica Martina Prado (25, UC), quien está actualmente en el Nido de Águilas. Ella pide una mejor preparación en “manejo de aula”. “No hay ningún curso dedicado exclusivamente a abordar las distintas estrategias que pueden utilizarse para maniobrar a los niños”, asegura.En efecto, Jennifer Dedes (25, UDP), quien está haciendo su práctica en el Instituto La Salle en La Florida, asegura que se ha dado cuenta de que los niños “son muy demandantes y muy estimulados gracias al medio que los rodea, por lo que requieren que en la escuela se les mantenga activos, desarrollando su pensamiento crítico, la resolución de problemas, etc., con el fin de que mantengan una motivación constante en el tiempo. Una de las maneras puede ser utilizando los recursos más cercanos a ellos, las Tic”.La utilidad de la prácticaLas estudiantes de Básica dicen que a medida que están más horas en las salas, más se dan cuenta de lo importante que es conocer todas las ramas del aprendizaje. Nicole Duarte (22 años, UDP) explica: “Es importante tener una buena base en contenidos y estrategias de enseñanza. De este modo, los docentes tendremos las herramientas necesarias para desarrollar nuestra enseñanza para el logro de los aprendizajes”.

La mayoría advierte que necesitan mayor preparación, especialmente en las áreas de Lenguaje y Matemáticas, lo que muchas veces los hace sentir inseguros.Martina agrega que esta práctica le ha hecho ver que existen mejores herramientas de planificación, más simples, y no por eso menos efectivas. “He tenido acceso a un currículum y metodología de colegios extranjeros, muy a la vanguardia en materia de educación, especialmente aquí en el Nido de Águilas. Esto dista mucho con lo que te enseñan en la universidad, en la que te hacen llenar un pergamino de infinitas hojas en las que debes planificar. Esto, en la práctica, es absolutamente utópico. Y muy poco práctico”.Pero también se han dado cuenta de uno de los problemas de los profesores que impactan más negativamente en la formación de los niños: “Es una lástima que tengamos tan poco tiempo para educarnos constantemente en nuestra misma labor. A mi juicio, es fundamental, para tener un cambio significativo y positivo en nuestro sistema educacional, que los docentes puedan tener espacio para seguir aprendiendo de sí mismos, del resto de los profesores y de los grupos con que trabajan”, asegura Nicolás. Sus principales demandasComo número uno, piden herramientas para manejar a los cursos: “En la universidad no te enseñan la resolución de problemas cotidianos, ya sean conflictos entre los niños y donde uno pasa a ser la mediadora, ni cómo se deben abordar sus penas o vergüenzas; tampoco cómo enfrentarse a dinámicas familiares diversas o cómo realizar dinámicas de grupos para solucionar conflictos internos del curso”, dice Maricarmen Vila.

Todos quieren más herramientas para enseñar mejor. “Creo que se debería potenciar la metodología, ya que es una de las más importantes para realizar una buena clase”, dice Daniela Rodríguez (23, UDP).Pero también piden potenciar las didácticas para aprender técnicas específicas para cada área del aprendizaje. “Yo creo que Matemática es un sector que no está del todo firme”, asegura Carmen Cuadra, (28, UDD). “Sin embargo, es la lectoescritura lo que mejor un profesor debe saber enseñar, ya que sin eso no puede avanzar en lo demás”.Un problema adicional, según Martina Prado (25, UC), es que en las universidades “todavía el foco está muy centrado en el profesor, cuando, en realidad, la vanguardia apunta hacia una pedagogía centrada en los alumnos. Acerca de esto recibí nulo entrenamiento en la universidad”.Nicolás Aldunate (26, UC), apunta a un tema profundo: “Ser profesor es una de las carreras con más altos índices de depresión dentro del país. ¿Cómo podemos tener una buena educación si, en general, los profesores no son felices haciendo lo que hacen? Las carreras deberían integrar buenos cursos de psicología y de ética, orientados a trabajar la estabilidad emocional de su carácter, y a tener siempre presente el compromiso ético que tiene consigo mismo y con sus estudiantes”.Y un dato práctico es que los profesores del mañana tienen miedo de quedar mudos.

Martina es enfática: “Hay que reincorporar los cursos de voz, que alguna vez se implantaron. No puede ser que todas terminemos siendo unas viejas quejumbrosas, sordas y con nódulos”.

Para tomar en cuenta “No existen los profesores ‘superman’. Aquel que cree saber todo comete el peor error de todos: engañar a sus alumnos y también a sí mismo”. Nicolás Aldunate, UC

“El foco está todavía muy centrado en el profesor, cuando, en realidad, la vanguardia apunta hacia una pedagogía centrada en los alumnos”. Martina Prado, UC

“No puede haber un profesor que no sepa planificar; sin planificación, no hay una clase productiva”. Carmen Cuadra, UDD

“La resolución de problemas cotidianos sobre qué ocurre con los niños no te lo enseñan en la universidad”. Maricarmen Vila, UDD

“Las tecnologías y los contextos son diferentes en cada escuela, y hay que estar preparada para poder llegar a todos los estudiantes”. Daniela Rodríguez, UDP

“En la experiencia en el aula es donde se desarrollan habilidades y destrezas que permiten implementar estrategias, analizar el contexto y a los niños”. Nicole Duarte, UDP

“Esta carrera debería tener más cursos de didáctica de la enseñanza de los contenidos”. Jenniffer Dedes, UDP

 

 

Agregar Comentario