Educar el carácter, el rol de los apoderados y los profesores en esta tarea

Inicio » Noticias » Educar el carácter, el rol de los apoderados y los profesores en esta tarea

Educar el carácter, el rol de los apoderados y los profesores en esta tarea

Escrito por: Constanza Carmi

Octubre 19, 2016

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La educación no sólo se refiere a la enseñanza de contenidos académicos, de pruebas o de tareas; también se trata de la formación del carácter de los niños, asunto que podría definir su futuro como individuos en la sociedad. ¿Se puede enseñar el carácter? ¿Cómo? ¿Cuál es el rol de los profesores? y ¿de los padres?

.

¿Qué es el carácter y cómo un niño puede llegar a desarrollarlo? Son preguntas que se hacen padres y educadores que entienden que la escuela no debe ser un espacio sólo para pasar contenidos, sino que también es el lugar donde los alumnos empiezan a definir una forma de actuar e interactuar con quienes los rodean, y donde comienzan a formar su propio carácter.

El aula es uno de los espacios donde se cambia la forma de ver la vida, y la manera de actuar comienza a modificarse y definirse, pero hay que tener claro que eso no es responsabilidad exclusiva del colegio ni de los profesores, los padres juegan en ello un rol importante porque son los modelos a seguir de sus hijos. Estos verán cómo sus papás se relacionan con el resto de las personas (profesores, amigos, gente en la calle, etc.) y a partir de ahí comenzarán a definir su forma de ser. Es lo que dice Richard Weissbourd, co director del proyecto Making Caring Common, de la Escuela de Educación de Harvard.

Weissbourd dice que los padres son modelos para los niños y por eso siempre deberían preguntarse ¿Cómo me ven mis hijos? ¿me respetan? Y si no lo hacen ¿por qué no me respetan? ¿cómo reparo nuestra relación? Además, señala que es muy importante tener retroalimentación acerca de la forma en que los apoderados están educando, sobre todo de gente cercana a ellos y a los niños como sus profesores. Él recomienda preguntarles cómo lo está hediendo y pedirles que les avisen a tiempo si están actuando como un mal modelo o ejemplo para los niños.

El diario El Mundo hizo una nota titulada “El carácter y la felicidad en la educación”, en la que presenta una entrevista al filósofo Gregorio Luri quien explica cómo “la educación del carácter ha sido esencial en la tradición pedagógica británica y no se puede decir que les haya ido mal (…) La educación del carácter ha de ser equiparable a la formación académica. Nosotros consideramos mucho más ese discurso bonito de la educación en valores. Les intentamos inculcar a nuestros alumnos lo mal que se han de sentir ante determinadas conductas, pero no les impulsamos a dar ejemplo, es decir, a manifestar sus valores en sus conductas”. Luir dice entonces que no basta con decirles a los niños que están actuando mal, sino que deberíamos impulsarlos a actuar mejor. 

Como decíamos, este es un trabajo que se debe hacer en conjunto entre el colegio y la casa, finalmente padres y profesores se convierten en ejemplos para los niños –sobre todo los más pequeños– porque son prácticamente las únicas figuras de autoridad con las que se relacionan durante sus primeros años de escuela. En Emol reseñaron el libro “Carácter” del psicólogo y profesor de moral Thomas Lickona, quien explica que es muy importante “ser buenos modelos” porque los niños están constantemente observando, y escuchan las opiniones que sus padres dan sobre diferentes temas de la vida y deducen de ellos la moral. El psicólogo dice que los menores deben ver que sus papás son firmes en sus convicciones. Por eso es necesario definir bien qué rasgos del carácter se deben enseñar en el hogar, cuáles en el colegio y cuáles en conjunto.

En Estados Unidos crearon un sitio web llamado Character Lab, que muestra las herramientas que se podrían utilizar en el aula para ayudar a formar el carácter de los niños. La página señala que para empezar hay que tener tres objetivos claros: ser fuertes de corazón, es decir, ayudar a los menores a que se relacionen en forma positiva con los otros; ser fuertes de mente, impulsarlos a tener puntos fuertes de pensamiento que les permitirán tener una vida fértil e independiente de la mente; y desarrollar un ser fuerte, para actuar con fortaleza y alcanzar sus objetivos.

Los profesores que utilizan las herramientas de Character Lab, desarrollan la curiosidad de los niños (a aprender, saber o investigar algo por interés propio), la gratitud (apreciar los beneficios que reciben de otros y actuar en reciprocidad), la perseverancia (sobre todo la pasión por metas a largo plazo), el crecimiento metal (les permite entender que la inteligencia puede desarrollarse), a ser optimistas (tener esperanzas sobre lo que trae el futuro y darle forma a ese futuro), a tener un propósito (ser manejados por algo más grande que ellos mismos), tener autocontrol (controlar las propias respuestas y que estas estén alineadas con su objetivo de largo plazo), desarrollar inteligencia social y emocional (entender los sentimientos y usarlos para hacer acciones) y darles ánimo (se refiere a la vitalidad, es un acercamiento a una vida llena de energía).

Todas esas habilidades que se desarrollan en la sala de clases y se refuerzan en la casa, son finalmente mensajes claros y con intención que buscan formar hábitos y educar en conciencia. En la nota de Emol señalan que para complementar esos mensajes hay que sumar una explicación de por qué algunas cosas son buenas y otras malas.

Es importante entender entonces que en la sala de clases no sólo se pasa contenido para los exámenes, sino que también se desarrolla el carácter de los niños, la forma que tienen de ver la vida, de actuar frene a otros y de relacionarse con los problemas y oportunidades que se les presentarán. En definitiva, comienzan a forjar su futuro. Por eso es fundamental que ese trabajo se realice en conjunto con la casa, la tarea no puede estar sólo en el colegio, como decíamos los padres son clave en esta misión ya que son los modelos a seguir de los niños. Como hemos aconsejado en otras oportunidades, lo mejor que podría hacer un apoderado es ver al educador como un aliado –sobre todo en este tema– y no como un enemigo, los docentes conocen muy bien a sus hijos porque pasan la mayor parte de su día activo con ellos. ¿Qué opinan de la educación del carácter? ¿De qué otra forma se podría enseñar? ¡Comparte y comenta en la comunidad de Elige Educar!

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
2017-02-22T14:50:49+00:00 Octubre, 2016|Noticias|Comentarios desactivados en Educar el carácter, el rol de los apoderados y los profesores en esta tarea