Voz de los profesores

Inicio » Voz de los profesores
  • La historia del profesor youtuber que enseña con canciones

    “Hola, mi nombre es Antonio y hoy les voy a enseñar una canción que he creado para hacer más entretenida la clase de geometría”. Así empieza uno de los videos que el profesor Antonio Cortés subió hace tres meses a su canal de YouTube.

    A los pocos segundos y con guitarra en mano, Cortés empieza a tocar la melodía de la famosa canción de Luis Fonsi “Despacito”. A diferencia de la versión original, la del profesor habla de los cuerpos geométricos, los describe y los repasa en los coros.

    “Pensé mezclar la materia con algo que a los niños les gustara y me di cuenta de que ellos se aprenden un reggaetón en una semana. Luego les enseñé la canción en clase y me sorprendió que la mayoría memorizó los conceptos de una sola vez”, cuenta el docente.

    “Hola profe, soy la Marthina Orellana de 3 {+o} básico A. Ponga más videos. Son geniales”, se lee en un comentario que le dejó una alumna en otra grabación, una en la que el profesor toca un tema del cantante colombiano Maluma, pero con la letra adaptada a conceptos de ciencias naturales. Con esta canción, los estudiantes repasaron el sistema solar en la sala.

    Cortés (29) es profesor general de los 44 niños del tercero básico del Colegio Evangélico José Lancaster, ubicado en el sector alto de Antofagasta. Allí lleva poco más de ocho meses implementando nuevas metodologías para repasar el currículum. Cantar en el aula, reproducir sus videos en clase y organizar obras de teatro en las que él interpreta personajes de la historia universal son algunas de las estrategias que ha utilizado recientemente, con el uso de música como la más recurrente de todas.

    Ensayo y error

    “Me gusta cuando el profe se disfraza. Me pareció muy divertido cuando se vistió de romano y así aprendí sobre Rómulo y Remo. Ellos hicieron Roma. Yo creo que así aprendo mejor porque después me acuerdo de todo y le cuento a mi familia también”, dice Yomahyra Mamani (8), una de sus alumnas.

    Fue a mediados de este año cuando el docente llegó a la sala vestido con una túnica blanca y sandalias, y se presentó como un romano que había llegado el día anterior a Chile por avión. “La idea era que aprendieran sobre la posición geográfica y la fundación de Roma, pero haciéndole preguntas a una persona de allá, que se sintieran dentro de la materia”, dice Cortés, quien admite que no todos sus métodos le han funcionado. Esa actividad, por ejemplo, generó un desorden en la clase que fue difícil de controlar. Además, un grupo de alumnos no entendía cómo alguien de una época tan antigua todavía seguía vivo, lo que terminó por confundir a algunos. “No pienso que mis metodologías sean perfectas, por eso grabo las clases y después analizo qué tanto funcionó, pero en líneas generales, si uno ve las calificaciones, se nota la diferencia cuando doy una clase motivadora y cuando aplico los métodos tradicionales”.

    Cortés explica que de 15 alumnos que tenían un nivel insuficiente en ciencias naturales antes de aprender con la canción de Maluma, doce subieron al nivel elemental luego de repasarla. Uno de ellos es Anthony Gamboa (8). “Aprendí que hay ocho planetas y que el sol es una estrella y me gustó porque nada fue aburrido. Así aprendo más divertido”, dice.

    El statu quo

    Hijo de una profesora, Cortés entró a estudiar Psicología en la U. Católica del Norte apenas terminó la educación media, hasta que un año antes de finalizar la carrera se cambió a Pedagogía. Recientemente comenzó a estudiar un magíster de liderazgo y gestión en educación. De allí, dice, ha tomado parte de sus ideas.

    “No son experimentos a ciegas”, comenta. “El diseño universal del aprendizaje dice que la enseñanza debe estar relacionada con los intereses de los niños y luego buscarle un método de implementación”.

    Entre sus fuentes de inspiración, confiesa, está la profesora estadounidense Bethany Humphrey, cuyos videos enseñando matemáticas con canciones del artista americano Bruno Mars suman miles de reproducciones en YouTube. “Somos muchos con la idea. La necesidad de evolucionar pedagógicamente es un tema urgente, sobre todo en sectores vulnerables, donde los niños vienen con problemas y es necesario que logren concentrarse”.

    Que él logra innovar porque es creativo o porque sabe cantar son algunos de los comentarios que Cortés dice haber recibido de sus colegas. “Todos los profesores somos creativos. Lo que no puede pasar es que nos quedemos en el statu quo por miedo a innovar. El verdadero riesgo está en seguir enseñando de la misma manera y eso se ve en la PSU y en el Simce”.

La historia del profesor youtuber que enseña con canciones

2017-11-06T09:58:37+00:00 Noviembre, 2017|Actualidad, Voz de los profesores|

Este licenciado en Educación imparte clases con los éxitos musicales del momento. También sube videos a YouTube con la materia del curso para que sus alumnos practiquen los contenidos.

  • Pilar Figueroa, la diseñadora que descubrió su pasión en la docencia

    Un martes en la mañana, al fondo del patio del liceo municipal Dr. Amador Neghme Rodríguez de Estación Central, se encuentran abiertas de par en par las puertas del taller de artes visuales durante las horas de clases. Entran y salen niños de todos los niveles y afuera, en una mesa, varios alumnos de 4to Medio están concentrados con pinturas, pinceles en mano y un reguetón sonando de fondo. Todo, por decisión de Pilar Figueroa, una diseñadora chilena de 26 años que descubrió hace tres años su vocación por la docencia gracias a su experiencia en el programa Enseña Chile y desde entonces, es quien imparte la materia de artes visuales de 5to básico a 4to medio- Ella ha sido la responsable de llenar de colores casi todo el establecimiento, pero siempre con un propósito educativo.

    “Para mi la pedagogía en artes es para abrir espacios. Me gusta que la sala esté abierta, que sea un espacio donde puedan crear, que la sala sea también el patio. Y así los chiquillos se motivan más. Los dejo situarse a su elección, poner su música y crear, según la teoría que hayamos hablado”, cuenta Figueroa.

    Esa es apenas una de sus metodologías. Una de las más importantes, es la de la elaboración de piezas artísticas, que buscan rescatar los espacios de la escuela. Por ejemplo, esta semana sus alumnos de 4to Medio pasaron del boceto a la realidad sus mejores ideas para decorar unas sillas de unos viejos pupitres, que estaban transformadas en banca en el patio y ya se encontraban desgastadas. La misión, era mejorarlas y darles un valor agregado.

    “En lo que tomamos las sillas, ellos empezaron a cuidarlas mucho y ahora que van a dejar estas piezas, ellos sienten que van a dejar un legado. Además, al verlas así tan bonitas, otros alumnos las cuidan más, las sienten más propias”, cuenta esta docente y diseñadora. Unos minutos después de que Figueroa nos contará que realizó esta actividad para motivar a sus estudiantes, un niño extranjero de tercero básico se acerca al espacio donde hay dos estudiantes finalizando sus trabajos en el patio y exclama: “¡Qué bonitas! Ahora no provocará sentarse, de lo bonitas que están”.

    La decisión del dibujo fue libre. Desde los personajes de historietas animadas como “Súper Campeones”, hasta unas caras de marcianos. También hay flores, árboles, banderas de Chile o de Perú, junto a personajes de videojuegos como Sub-Zero. “Lo mejor de esta actividad ha sido ver el proceso de superación de ellos, de decir que no eran capaces de hacer algo así hasta ver el trabajo plasmado”, dice Figueroa.

     

    De hecho, cuando ya algunos terminaron sus trabajos, empezaron a competir por cuál era la silla más bonita. “La mía es más bacán”; “la mía tiene mejores colores”; “la mía está mejor pintada”, decían entre carcajadas.

    En tanto, los alumnos que ya terminaron la silla y quedaron con tiempo antes de las 12:20pm, hora en que finaliza la clase, optaron por adelantar otras de las actividades preparadas por Figueroa. Como se han dedicado a trabajar el arte del siglo XX en 4to medio, la tarea ha sido tomar un cuadro representativo de esa época y cruzarlo con otros estilo. Por ejemplo, un alumno está pintando la Guernica de Picasso pero como si fuera Andy Warhol.

    A principio de año, otras de las misiones de Figueroa junto a sus alumnos de cuarto medio, fue encontrarle un uso a unas ventanas que iban a botar. La solución fue usarlas como lienzo y pintar lo que más les gustara. Por eso, durante la clase la alumna Paz Salas busca su trabajo y lo muestra con gran orgullo. “Es que me encanta Nueva York y me encanta como me quedó este cuadro”, dice sonriente mientras muestra su obra, pintada con esponja sobre vidrio. La pieza representa parte del puente de Manhattan y algunos edificios de la ciudad estadounidense de fondo.

    “Para mi, con todos estos trabajos se desarrolla el pensamiento creativo, la intuición, la empatía, porque cuando uno les habla de una obra, no es sólo es ver la historia, sino que es entender o relacionarse con la historia de alguien que vivió hace 200 años y que está presente actualmente gracias a la pintura, por ejemplo. También la capacidad de solucionar problemas, la tolerancia la frustración, que es lo que más se tiene que trabajar en la sala de artes por la cantidad de veces que no les funciona lo que tienen en la cabeza”, considera.

    Las ideas para todos sus actividades, cuenta Figueroa, las va sacando de investigaciones que realiza al revisar lo que hacen otros profesores del mundo en materia de arte, también revisa muchass horas Pinterest e Instagram. Otras veces, simplemente trata de escuchar lo que le gusta a sus alumnos. “Por ejemplo, cuando el año pasado estaba la locura del Pokemón GO, les mandé a hacer los pokemones en volumen vacío y en volumen lleno. Así ellos tenían sus propios pokemones”, explica.

    Para Figueroa, lograr estos trabajos son uno de sus principales alegrías en la cotidianidad docente. “Como diseñadora no podría hacer algo así, es un trabajo más de computador, más frío, más solitario”, considera.

    La transformación de Pilar

    Carlos Morales, quien tiene más de veinte trabajando en el liceo Dr. Amador Neghme Rodríguez en distintos cargos, cuenta que la llegada de Figueroa a la escuela ha marcado la diferencia.

    “Ella ha sido un aporte al colegio al momento de dinamizar el arte. Además, con su contexto del diseño, le ha puesto una impronta muy buena y muy creativa, manteniendo siempre la parte curricular. Ha trabajado con muchos elementos del colegio, ha hecho murales, hizo la decoración de escenario, todo con sus estudiantes. Lo desordenado y lo pintado, es de ella, le ha dado esas identidad. Es un excelente aporte en ese sentido y también en lo humano”, dice Morales entre risas.

    “El director siempre me dice que le ensucio todo, en broma, pero es así que me gusta trabajar: libre”, cuenta esta docente.

    “Ahora no me imagino en otro lugar que no sea la sala de clases (…) Además, la docencia es ser un actor social sumamente activo y te da la oportunidad de influir en el otro y que igual el otro pueda influir en mi. La pedagogía es un trabajo humano en el que uno todos los días se enfrenta desafíos nuevos, en el que hay que estar con corazón abierto y creativo”, considera.

Pilar Figueroa, la diseñadora que descubrió su pasión en la docencia

2017-10-20T08:43:00+00:00 Octubre, 2017|Voz de los profesores|

Tras titularse, descubrió que podía ser un agente de cambio gracias a la docencia. Desde ese entonces, se desempeña como docente en el colegio Dr. Amador Neghme Rodríguez y ha marcado la diferencia con sus técnicas innovadoras.

  • ¿Cómo enseñar matemática a través de GeoGebra? Esta docente nos explica

    En el año 2001 un matemático austríaco, profesor de la Universidad Johannes Kepler de Linz y presidente del Instituto de Educación Matemática de dicha casa de estudio,  desarrolló GeoGebra, un software educativo que ya ha ganado numerosos premios en Estados Unidos y Europa. Diez años después, lo descubrió la docente de matemática de enseñanza media Mónika Dockendorff, quien desde 2014 se ha dedicado a enseñar cómo se puede utilizar las Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC) a los futuros docentes.

    En el manual de uso de GeoGebra, es definido como “un sistema de geometría dinámica, que permite realizar construcciones tanto con puntos, vectores, segmentos, rectas, secciones cónicas como con funciones que a posteriori se pueden modificar dinámicamente. Además, se pueden ingresar ecuaciones y coordenadas directamente. Así, GeoGebra tiene la potencia de manejarse con variables vinculadas a números, vectores y puntos; También permite hallar derivadas e integrales de funciones y ofrece un repertorio de comandos propios del análisis matemático, para identificar puntos singulares de una función, como raíces o extremos”.

    Dockendorff, quien conoció el programa durante su formación pedagógica y lo utilizó durante sus primeros años de ejercicio profesional, destaca el valor de la aplicación y asegura que para ella esta herramienta ha sido un gran aprendizaje y una increíble herramienta para motivar a sus estudiantes.

    “Pasa mucho que los chicos tienden a estar más resistentes con la matemática. Pero les planteas esta matemática que es dinámica, se entusiasman y se dan cuenta que ellos también pueden tener acceso y que pueden ser parte de esto y no quedan excluidos. Ese es apenas uno de los beneficios de GeoGebra”, adelanta esta profesora.

    ¿Cuáles son los insumos básicos que se necesitan para utilizar GeoGebra?

    A ver, este software es gratuito y por eso yo soy tan fanática, porque en el fondo aquí estamos pensando en el acceso y que sea gratuito, significa que lo podemos usar todos. Además, es de software libre y por eso puedes descargar construcciones que ya están hechas por gente de todo el mundo, porque se ocupa a nivel mundial y en distintos idiomas, y se pueden modificar esas construcciones, adecuarlas, cambiarlas, tienes muchas ventajas.

    — ¿Qué insumos se necesitan emplear GeoGebra en el aula?

    Hay dos tipos de usos, uno expositivo en sala y un de uso interactivo. Para su uso en sala se necesita un computador, un proyector y haber descargado el software. Básicamente lo mismo que necesitas para proyectar un PPT. No estamos hablando de insumos adicionales muy complejos. Y si tú llevas a los chiquillos a la sala enlace, a la sala de computación, lo que necesitas es haber descargado el software en los distintos computadores y ojalá un telón, porque esto se trata de modelar el uso, porque proyecto en el telón y los chiquillos van replicando.

    ¿Qué conocimientos debe tener un profesor que desea utilizar esta herramienta?

    Básicamente, todo profesor que maneje los contenidos puede dar una clase con GeoGebra.

    En el caso del aprendizaje de los niños, ¿cómo mejora el proceso de aprendizaje?

    Básicamente lo que cambia es que en vez de que venga un profesor que te enuncie y te escriba las propiedades de algo, con este software, tú las descubres y ese es un aprendizaje significativo. Si yo escribo y copio, lo más probable es que se me olvide. Pero si yo, con la manipulación del objeto voy descubriendo sus propiedades, eso queda. En el fondo nos lleva a un aprendizaje más significativo, de largo plazo.

    ¿Y en términos de habilidades?

    — Tiene que ver con explorar, descubrir y manipular. Yo diría que el tema conceptual es muy fuerte, lo procedimental de alguna manera queda un poco más de lado, porque GeoGebra hace muchas cosas de forma automática, pero te das cuenta de cómo eso se relaciona con lo conceptual, entonces en el fondo viene a suplir o a equilibrar algo que estaba desequilibrado en las clases convencionales, que tiene que ver con esto de hacer procedimientos algorítmicos, mecánicos, automáticos, y en un minuto no entendemos lo que estamos haciendo. Entonces aquí, como que mediante la visualización, estas representaciones gráficas, vienen a ser un sustento para la demostración y eso es muy potente. Y lo otro es que GeoGebra trabaja simultáneamente con una vista gráfica y una vista algebraica, entonces una de las habilidades que hay que desarrollar en matemática es transitar de una a la otra y en GeoGebra puedes ver de manera simultáneamente el efecto de un cambio, eso es fantástico, porque no se puede hacer eso en la pizarra.

    — Durante sus cuatro años de docencia en el Liceo de Estación Central, ¿cómo fue la experiencia de enseñar con GeoGebra?

    — La experiencia fue absolutamente buena y enriquecedora. Los problemas que enfrenté, fueron más bien por  infraestructura, porque es un colegio muy antiguo y entonces, cuando estábamos en invierno, en la sala enlace, trabajando en los computadores y los directivos prendían sus calefactores, a mi se me apagaba la luz, entonces yo tuve que pedirle a los directivos que no prendieran los calefactores, que se murieran de frío un rato para yo poder hacer mi clase. Pero de parte de los alumnos, agradecidos siempre. El chiquillo está agradecido desde que tu lo sacas de la sala, desde ahí está agradecido.

    ¿Qué otras materias se pueden vincular con GeoGebra?

    Una vez lo vinculamos con arte, por ejemplo, cuando trabajamos en tercero medio con secciones cónicas que son como la hipérbola, la parábola, la circunferencia, todo eso, elipse… Les pedimos que hicieran diseños figurativos, entonces, qué pasa, que en el fondo esta se convierte en una clase en la que hay muchas alternativas correctas. Todos los diseños que hicieron esa vez, eran correctos y eran distintos (ver imagen). Entonces ahí incorporas la creatividad, sales como de esta rigidez. Y le dimos, desde el punto de vista artístico, un premio.

    ¿Por qué los profesores debieran incorporar programas como GeoGebra?

    Si tú haces una análisis, en el fondo una revisión, de la bases curriculares o documentos vigentes de curriculum, lo que yo he ido haciendo y dando respuesta a esto, es que, más o menos, hoy en día un 36% de los contenidos del aprendizaje requieren, precisan, de herramientas tecnológicas para ser enseñados.

    ¿Además de GeoGebra con que otras TIC has trabajado?

    Trabajé con Cabri, que es un software prácticamente idéntico que Geogebra pero es de pago, entonces ¡oh! No sirve, porque hay que pagar la licencia y es carísima.

    He tenido la oportunidad de ir a conferencias, a simposios, a conversar de GeoGebra en el extranjero e ir conociendo una gran cantidad de gente, en Latinoamérica y, en España, de gente que trabaja con este software y en el fondo ahí tuve la oportunidad de trabajar con una persona que trabaja directamente con el creador, yo conocí a un personaje intermedio. Si tengo una duda pero terrible, tengo la posibilidad de acceder a alguien muy experto. Por ejemplo, en su minuto quise trabajar con los teléfonos, el año pasado, en el San Ignacio, primer semestre, y me pasó que muchos chiquillos tenían Iphone y resulta que en el Android ya estaban las aplicaciones para descargar gratuitamente, pero no en el Iphone. Y bueno, les escribí y me comentaron que finalmente iba a ser en diciembre y ya el 11 de diciembre del año pasado, ya estaba para los dos tipos de dispositivos móviles.

    Y tú, ¿te atreves a implementar esta herramienta en la clase? Descarga GeoGebra y transforma el proceso de enseñanza – aprendizaje.

¿Cómo enseñar matemática a través de GeoGebra? Esta docente nos explica

2017-10-10T09:02:03+00:00 Octubre, 2017|Mejora docente, Voz de los profesores|

La docente chilena Mónika Dockendorff explica cómo es posible enseñar geometría de una forma más dinámica, gracias a este software creado por un austríaco.

  • Música Educa, un proyecto que potencia el desarrollo de la música y la creatividad

    Hay varias formas de entender la música. Está quien la disfruta a partir de las bandas o cantantes que le gustan, otros que comprenden a la perfección todas las fórmulas de este arte de combinar sonidos y algunos que conocen el trasfondo histórico y sociológico que la ha desarrollado. Miguel Robles (30), profesor de música en el colegio Cree de Cerro Navia, la conciben y la comprende en todas sus aristas, pero con un agregado: conoce de cerca el valor de la música en el proceso educativo.

    Música Educa

    La música como canal para un aprendizaje integral es lo que más valora este docente que  se hizo parte de Música Educa, una fundación que desde hace tres años busca apoyar el desarrollo profesional de los pedagogos en música de Chile, a quienes les hacen capacitaciones durante un año. Para ello adaptaron el programa de Education Through Music, organización fundada en Nueva York en el año 1991, que cuenta con una vasta experiencia en el desarrollo de intervenciones para el mejoramiento de la educación musical en diversas escuelas. Actualmente la organización chilena está potenciando el desarrollo de seis docentes.

    Robles, profesor de música desde hace siete años, conoce la importancia de la disciplina y maneja ampliamente la teoría musical, pero no siempre cuenta con las herramientas para transformar los pentagramas y notas musicales en un proceso interactivo y lúdico. Por ello, este año empezó a formar parte este proyecto que potencia su desarrollo profesional  y permite compartir prácticas pedagógicas que posteriormente puede aplicar en la sala de clase.

    Nuevas metodologías

    Una de las metodologías que más ha sorprendido a Robles es la de Zoltán Kodály, inspirada en el compositor húngaro. Se trata de un proceso -incluido a principios de año en la lista de patrimonio inmaterial de la Unesco–  que aborda distintos aspectos como planificación de clases, repertorio, solfeo y diferentes actividades.

    Según el profesor, se basa en una serie de principios que hacen de su didáctica un juego, que aporta una nueva forma de leer el pentagrama y propone un procedimiento de canto mediante signos con unas manos. Al final del semestre escolar , los niños observan un pentagrama, tras varias interacciones manuales y vocales con las notas.

    Roble, cuenta que después de aplicar este método su clase ha cambiado radicalmente. Este profesor logró cautivar a sus estudiantes con algo tan simple como el juego.

    “Después de entender el método Kodály tengo una experiencia muy linda, porque yo el año pasado utilizaba otro método y los niños como que quedaron muy cansados y me acuerdo que en octubre con un pre-kinder me llegaron unos profesores a decirme: ‘Mira, no sabemos qué hacer porque no quieren subir a tu clase’. Entonces me recomendaron que agarrara la guitarra y les tocara algo’. De alguna forma, me dijeron que mi clase era muy aburrida, entonces llega marzo y me preguntan: ‘¿Qué hiciste?’ Porque resulta que los cabros chicos estaban felices, porque era otra clase de música. Es decir, ya nada que ver con lo de antes y como en mayo, una practicante me dijo que se había armado una ronda en el patio, que estaban jugando a la ‘Ronda ronda’ y estaban felices, se agachaban, interactuaban y eso es algo muy raro ahora”, cuenta Robles.

    Según el mapa curricular que tiene preparado Música Educa, al menos para primero básico, la creatividad los llevará a crear patrones utilizando la percusión con las manos y el cuerpo y sabrán crear una historia sonora mediante una composición grupal. Al mismo tiempo que aprenderán a conectar la música con habilidades matemáticas y de lectura gracias a la relación musical con el abecedario, los números y los patrones. Y todo con canciones como “Te pito, te henua” de la agrupación chilena Mazapán y otras más internacionales como “Estrellita, ¿dónde estás?”. Para Robles, la música tiene mucho que ver con un  proceso psicoemocional, el desarrollo de la creatividad y la seguridad de nuestros niños. Por ende, no debiera ser algo que se deje al azar.

    “Hay algo más que hay y que es importante tomar en  cuenta con el canto, esto se trata de un proceso psicoemocional, super propio, tan de adentro. Que un niño se de cuenta de que su voz tiene espacio, tiene vida, que puede cantar, es algo que debe ser maravilloso. Por ejemplo, yo recuerdo que cuando daba clases en otro colegio, le contaba a mi esposa lo frustrado que estaba porque no lograba que las niñas cantaran, una de séptimo básico. Y ella me explicaba que son niñas y el canto está dentro de ellas, es como exponerse, que tenía que hacer algo para que les gustara y que no podía llegar queriendo que ellas cantaran, eso es como desnudarlas, no lo iban a hacer. Y cuando son chicos, es más fácil trabajar eso, no tienen esos inventos de que no saben cantar, simplemente lo intentan. Por eso, si la música se tomara más en cuenta, como un ramo importante, seguro tendremos en el futuro niños más creativos y seguros de quiénes son”, finaliza el profesor Robles.

Música Educa, un proyecto que potencia el desarrollo de la música y la creatividad

2017-09-11T08:13:11+00:00 Septiembre, 2017|Cómo aprenden los niños, Voz de los profesores|

El profesor chileno Miguel Robles nos cuenta su experiencia con Música Educa y cómo este proyecto cambió su forma de enseñar.

  • Una maestra mexicana enseña matemáticas, español e inglés con Harry Potter

    Fátima Loaiza espera que sus alumnos “se animen a seguir leyendo” después de trabajar 18 días con el primer volumen de la saga.

    Fátima Loaiza tiene 25 años, es maestra de primaria y fan de los libros de Harry Potter. Trabaja en una escuela pública de Huamantla (Tlaxcala), donde estuvo al frente del quinto grado -con estudiantes de 10 y 11 años- en este último ciclo escolar. Como su grupo ya había terminado el programa obligatorio, la profesora decidió dedicar los últimos 18 días de clase a leer Harry Potter y la piedra filosofal, el primer ejemplar de la saga de magia. El material le sirvió para trabajar ejercicios de comprensión lectora, inglés y matemáticas.

    Loaiza compartió los resultados de su “experimento” en el grupo cerrado de Facebook Harry Potter Latinoamérica – Potterheads, que tiene más de 44.000 miembros fanáticos de la saga. Allí contó que desde que se graduó como profesora de primaria quería utilizar los libros de J.K. Rowling para hacer un proyecto de lectura con sus estudiantes. Por eso le regaló una copia del libro a cada uno de sus 21 alumnos. La historia de Loaiza se hizo pública gracias a otra página de fans de Harry Potter, donde se ha compartido más de 4.900 veces desde el 13 de julio.

    La maestra originaria de Tlaxcala también compartió fotografías de algunos ejercicios que hacían sus alumnos después de leer un capítulo por día. Para asegurarse de que los chicos entendían la lectura, Loaiza hacía preguntas abiertas como ¿Quién es Nicolas Flamel? o ¿Por qué Harry, Ron y Hermione están nerviosos por el siguiente partido de quidditch? En el siguiente ejemplo, les pidió dibujar y nombrar a tres personas importantes en la vida de Harry.

    Fuente: Fátima Loaiza

    Para trabajar las operaciones matemáticas básicas, los estudiantes debían resolver problemas relacionados con la historia. Por ejemplo: El sombrero seleccionador sorteó 5024 nuevos estudiantes de Hogwarts. Si los repartieron en las cuatro casas en partes iguales, ¿cuántos fueron a cada casa?

    Fuente: Fátima Loaiza

    Del inglés repasaron algunos verbos y los colores, como en este ejercicio de dibujo:

    Cuando terminaron la lectura, vieron la película todos juntos en clase.

    Fuente: Fátima Loaiza

    La profesora de primaria explicó a Verne vía telefónica que los recursos didácticos que utilizó con sus alumnos los encontró en la página Teachers pay Teachers, una plataforma de intercambio de materiales entre docentes que puede ser gratuito o de pago. En este caso, Loaiza pagó alrededor de 16 dólares (unos 280 pesos) de su bolsillo para descargar las propuestas de tres usuarios estadounidenses.

    Loaiza dijo que presentó los ejercicios a sus alumnos como un repaso sin calificación, para que no se sintieran presionados y se concentraran en disfrutar el libro. “Creo que lo más importante es que la lectura sea por placer. Podemos hacer miles de actividades, pero si los niños sienten que es algo obligatorio, nunca le van a encontrar el gusto”, agregó.

    La docente sabe esto por su propia experiencia. Ella contó que su madre le regaló el primer libro de Harry Potter cuando tenía nueve años, pero no le emocionó especialmente y lo dejó intacto en el librero. Cuando vio la película, tiempo después, se enamoró del mundo mágico de Hogwarts y comenzó a leer un libro tras otro hasta terminar la serie. A su colección se han añadido ejemplares menos conocidos como la versión ilustrada de La piedra filosofal, que llevó al aula para mostrar a sus alumnos.

    Según Loaiza, la respuesta de la mayoría de sus estudiantes a estas actividades fue positiva: “Me comentaban cosas que les llamaban la atención… Cuando vimos la película, algunos niños me decían el nombre del capítulo. Otros preguntaban si lo que sucedía en el libro era realidad”. La profesora les explicó que era ficción y que si este libro no era su favorito, podían encontrar otros miles de títulos en bibliotecas físicas y virtuales. Ella espera, dijo, que los 21 alumnos que tuvo este ciclo escolar les haya gustado la experiencia “y se animen a seguir leyendo”.

Una maestra mexicana enseña matemáticas, español e inglés con Harry Potter

2017-07-27T15:45:14+00:00 Julio, 2017|Actualidad, Voz de los profesores|

Dedicó los últimos 18 días de clase a leer Harry Potter y la piedra filosofal. A través de esta lectura trabajó comprensión lectora, inglés y matemáticas.

  • “Los profesores debemos perder el miedo a enseñar de manera distinta”

    Mario Santibáñez es profesor de Biología en un establecimiento de gran vulnerabilidad. Optó por innovar la forma de hacer clases, lo que motivó a sus estudiantes pues les abrió un mundo de posibilidades y él fue reconocido entre 50 los mejores docentes del mundo por sus prácticas pedagógicas.

    Creció en medio de los bellos y diversos paisajes de Valdivia, cultivando un amor por la naturaleza y su observación que lo llevaron a estudiar la carrera de Biología en la emblemática Universidad Austral de Valdivia, pues Mario Santibáñez Caro tenía el interés genuino de entender los múltiples procesos que en medio de los ecosistemas ocurren y cómo se van conectando y enriqueciendo unos a otros.

    En aquel tiempo soñaba con disfrutar de explotar el mundo en forma de trabajo profesional y no en estar dentro de una sala de clases ejerciendo la docencia frente a decenas de estudiantes. Menos pensó que a sus 31 años iba a ser uno de los dos chilenos que estaría dentro de un selecto grupo de 50 profesores de distintos puntos del mundo destacados en el Global Teacher Prize 2017, celebrado en marzo en Dubai, y que además serían los primeros representantes del país en incluirse en este reconocimiento considerado el “Nobel de la Educación” y que premia la innovación en las prácticas pedagógicas.

    Logros

    Precisamente, la esencia de la labor que ejerció durante cinco años en el Instituto Tecnológico y Comercial de Recoleta, con una tasa de 90% de vulnerabilidad, como profesor de Biología, carrera que decidió estudiar mientras se desempeñaba como biólogo.

    Así, combinó perfectamente su pasión con su vocación, basando su enseñanza en muchas salidas a terreno y actividades prácticas para cambiar la manera de hacer clases, lo que lo llevó a cosechar éxitos que implicaron que le pidieran replicar su modelo y experiencias en todos los establecimientos de la comuna, asumiendo el cargo de asesor del municipio en abril pasado, y de la que expuso en una charla realizada en Concepción hace algunos días, invitado por la Universidad San Sebastián.

    Uno de los logros fue un proyecto en el que los estudiantes, luego de recolectar botellas plásticas y disminuir la cantidad de basura acumulada en la comunidad, las reutilizaron para desarrollar calentadores de agua para los camarines del establecimiento; trabajo que ganó el primer lugar en un concurso escolar del Banco Santander que regaló un laboratorio de computación al instituto.

    “Eso fue sumamente motivante para los niños”, afirma, razón por la que siente que el reconocimiento internacional otorgado, al que fue postulado por uno de los alumnos que tuvo en el primer curso que tomó luego de obtener su título de profesor, “no solo es un logro mío, sino también de mis alumnos”, destaca.

    Creer en los alumnos

    Lo logrado junto a sus estudiantes no solo tiene un significado concreto por haber ganado un premio, sino que una implicancia mucha más profunda, pues fue la llave con la que le abrió el mundo a jóvenes que veían todas las puertas cerradas. Pero eso requirió esfuerzo, perseverancia y sobre todo, mucho cariño.

    Y es que sus inicios en la docencia no fueron fáciles, captar la atención de los estudiantes fue un desafío complejo de alcanzar, confiesa. “Tenía estudiantes cuyos dos padres estaban presos o muertos, otros no los conocían o habían sido criados por vecinos, y también había algunos que estaban involucrados en la delincuencia o drogas. Iban al liceo para no estar en otra parte, pero estudiar no era su prioridad y sus expectativas eran mínimas. Había muchos que no asistían al establecimiento, no entraban a clases, dormían en la sala o estaban pendientes del celular”, recuerda.

    Pero él no bajó los brazos, porque una de sus convicciones y pilar fundamental, “es que para ser profesor debes creer en lo que estás haciendo y debemos tener la capacidad de ver el potencial de los niños, sobre todo en contextos vulnerables, donde están acostumbrados a que la sociedad ya decidió por ellos: que van a ser delincuentes o drogadictos. Pero nosotros tenemos que creer en ellos”, afirma.

    Él siempre creyó en sus alumnos y en que su rol tendría un enorme impacto, aseverando que la “educación es un motor de cambio, de paz y justicia”.

    Mostrar el mundo

    Por eso que ser profesor es, en su opinión, mucho más que dictar materia para cumplir los objetivos de la meta curricular, pues a veces el contenido no es lo que más requieren aprender los alumnos. “Los estudiantes vulnerables lo son en muchos aspectos, también en herramientas para desenvolverse en la sociedad, para solucionar un conflicto o tolerar la frustración y aguantar los fracasos. Como profesor tienes la responsabilidad de darle a los niños no sólo conocimientos, sino que valores y herramientas para desenvolverse; mostrarles que hay muchas posibilidades, que hay un mundo por descubrir“, afirma.

    En ese sentido, dice que algo tan simple como una salida a terreno cristaliza lo anterior. “Abrile la ciudad o el país a los niños también les abre la mente y aumenta sus expectativas. Por ejemplo, con un grupo de estudiantes fuimos a Valparaíso y algunos nunca habían salido de Santiago, otros nunca habían visto el mar. Todo este grupo de acciones que pareciera que significan poco en realidad impactan muchísimo”, asevera.

    Humanizar la clase

    Cuando Mario Santibánez habla de las experiencias con sus alumnos es capaz de transmitir la satisfacción, orgullo y cariño que siente por ellos. Y no sólo porque se basan en la enseñanza de la temática que lo apasiona, tambien porque es un convencido de que para que un aprendizaje sea significativo debe ser efectivo, otorgando un rol primordial al vínculo en los alcances del éxito, sobre todo si se trata de un establecimiento vulnerables. “Cómo profesores tenemos la obligación de dominar el conocimiento que enseñarnos, saber enseñarlo y también generar vínculos porque estos niños no tienen vínculos en ninguna parte. Ese vinculo no es ser el mejor amigo o cumplir el rol de padre, es el profesor o profesora, pero ejerciendo ese rol con respeto, dignidad y confianza”, sostiene Mario, quien cree que en este ámbito estaría una de las falencias de la educación actual y que si bien hacen falta cambios de bases, en los sistemas de medición, en los curriculum, en la forma en que hace cien años se llevan haciendo clases, la transformación más urgente es humanizar los procesos educativos.

    Cuando hablamos de humanizar no es filosofía, es cuando le das al otro dignidad, significancia y lo reconoces. Por eso, la humanización de la clase parte con algo tan simple como que te aprendas el nombre de los estudiantes. También hay que saludarlos a diario, pero no diciendo buenos días de manera general, sino a cada uno, mirándolos a los ojos, recibiéndolos cuando van llegando a clases, uno a uno. Eso cambia radicalmente la recepción de los estudiantes, vas generando confianza y ese es el vinculo que marca completamente la diferencia y conduce al éxito de los procesos de enseñanza y aprendizaje”

    Enseñar con sentido

    En el Global Teacher prize, con 50 finalistas, las iniciativas innovadoras son diversas, pero tienen un común denominador: “los profesores con los que compartí se la juegan, creen que pueden traspasar esos límites auto-impuestos, que se puede hacer mucho más”. Agrega que “ha avanzado el conocimiento y la tecnología, pero seguimos haciendo clases tal cual se hacía hace cien años”, destacando que ya no sirve pasar contenidos para que los estudiantes los memoricen y se logren cumplir los cientos de objetivos curriculares exigidos cada año, si hoy está disponible a un solo click. “Le tenemos miedo a un sistema invisible que nos va a castigar, pero debemos perder el miedo a enseñar de manera distinta, y enseñar lo que sabemos que hay que enseñar, no lo que nos piden. Estamos entrampados en esta maquina de enseñar casi sin sentido a máxima velocidad, cuando los aprendizajes son para la vida y si puedo enseñar cómo protegerse de una quemadura con ácido me doy por satisfecho, mucho más que si dices la ecuación química del bicarbonato, por ejemplo”, reflexiona. Además, recalca que cada aula es única y que el contexto influye en la educación y aprendizaje, por lo que currículos de contenidos y sistemas de evaluación estandarizados para todo los estudiantes deberían erradicarse, pues no consideran las diversas realidades y variables que pueden haber influido en la enseñanza.

“Los profesores debemos perder el miedo a enseñar de manera distinta”

2017-07-04T12:42:17+00:00 Julio, 2017|Actualidad, Voz de los profesores|

Trabajó en establecimientos de gran vulnerabilidad y optó por innovar en la forma de hacer clases. Después de 5 años, fue reconocido como uno de lo cinco finalistas del Global Teacher Prize Chile 2017. ¿Cuál es su historia? ¿Qué opina sobre la educación chilena? Descubre esto y mucho más en la siguiente nota.

  • ¿Quién es Maggie MacDonnell? Así contó su historia la mejor profesora del mundo

    Frente a una audiencia llena de docentes y vestida con un traje típico de la comunidad indígena Inuit, la canadiense Maggie MacDonnell, ganadora del Global Teacher Prize 2017, compartió su historia y la de sus estudiantes, el relato de cómo en un lugar recóndito y aislado del ártico llamado Salluit, ella ha sido capaz de transformar la vida de muchos de sus estudiantes. Empezando por el contexto geográfico donde es profesora y pasando por una serie de hechos históricos cruciales, esta docente de educación física nos sitúa en la vida de una comunidad, de la cual ahora ella es parte, para explicarnos por qué los profesores importan y cómo con acciones que parecen pequeñas, la vida de un niño o un jóven puede dar una giro de 360º.

    Clase Magistral de Maggie MacDonell, ganadora del Global Teach…

    Un lujo: Clase magistral de Maggie MacDonnell, ganadora del Global Teacher Prize 2017

    Posted by TVN on Monday, June 19, 2017

    Traumas históricos

    Cuando los colono europeos llegaron al ártico, cuenta Maggie, la comunidad indígena Inuit tuvo que enfrentar una serie de eventos complejos y traumáticos. El primero se trató de algo que en Canadá llamaban “Las Escuelas Residenciales”; el gobierno canadiense tenía autorización de volar al Ártico para alejar a los niños indígenas de sus familias y llevarlos a miles de kilómetros de distancia hacia alguna ciudad donde los colocaban en dichas escuelas. ¿Qué querían con eso? “Sacar lo indígena de lo indígena”, es decir, despojarlos de todas su costumbres, quebrar su identidad. Estos niños llegaban a unos establecimientos liderados por curas y monjas, donde se les hacía sentir menos humanos por el simple hecho de tener otra cultura, otra lengua y no sólo eso… en las Escuelas Residenciales, los niños también fueron víctimas de abuso sexual y según narra la docente, existen en la actualidad pruebas de este hecho. Cuando volvían a sus aldeas, esos jóvenes ya no eran Inuit; les habían aniquilado su cultura, su alma y no eran capaces de relacionarse con sus comunidades como alguna vez lo hicieron. La última escuela residencial se cerró en el año 1996.

    Juan Correa/Elige Educar

    Como si esto fuera poco…

    La comunidad Inuit fue obligada a desplazarse por orden del gobierno y hubo un brote complejo de tuberculosis que afectó a uno de cada cuatro indígenas y hasta el año 2015, la enfermedad seguía causando estragos. Ella misma vivió en carne propia la enfermedad. Por último, pero no menos importante, Maggie habla de una matanza de perros que hubo en el Ártico; los perros eran para la Inuit la forma más segura y eficiente de desplazarse y no sólo en términos de velocidad… estos animales reconocían el camino, olían a kilómetros si un oso polar estaba cerca y alertaban a sus amos. ¿Qué pasó con ellos? En un intento por forzar a los Inuit a dejar su vida “salvaje”, y dejar su modelo económico sustentable, el gobierno ordenó matar a los perros, socavando así su herencia cultural.

    Juan Correa/Elige Educar

    ¿Por qué mencionar los traumas históricos?

    En Canadá, dice MacDonnell, se habla de algo llamado “trauma generacional”, esto significa que el dolor de algunos ancianos que recuerdan haber vivido en Escuelas Residenciales, el dolor de haber perdido a sus familias y a sus perros, se ha transmitido de generación en generación. Muchas de esas personas que fueron moldeadas para dejar de ser quienes eran, cayeron en la adicción del alcohol, hecho que indirectamente ha impactado a los más jóvenes. Entonces ¿cómo vive Maggie esta realidad desde los proceso de enseñanza? Maggie es una visionaria, lo que le ha permitido enfrentar el contexto utilizando cuatro tipos de lentes: uno lentes post coloniales, unos lentes feministas, unos lentes de desarrollo comunitario y unos lentes de inclusión. Todos estos se suman para convertirse en acciones que encauzan la educación hacia el mejoramiento de la comunidad y el empoderamiento de jóvenes que se convierten en soluciones en medio de un contexto socioeconómico complejo donde hay problemas de hacinamiento, un alto porcentaje de inseguridad alimentaria, una tasa preocupante de alcoholismo, drogadicción, y además, un alto porcentaje de abuso sexual y embarazos no deseados. La realidad es dolorosa y parecería no relevante, pero Maggie resalta la importancia de conocer esta historia para poder enseñar y enfocar la educación hacia el bienestar de toda la comunidad.

    “Si la educación no está enfocada en el bienestar de la comunidad, no sirve de nada”

    Juan Correa/Elige Educar

    Los estudiantes de Maggie

    Todos estos elementos han desembocado en una crisis de suicidios masivos traumáticos para toda la región, pero especialmente para ella y sus estudiantes quienes han tenido que enterrar a sus amigos una y otra vez. En un año, en Salluit, donde habitan sólo 1.400 personas, se perdieron un total de 10 vidas. Ahora, dice Maggie, no puede contar el número de funerales a los que ha tenido que asistir. De hecho, en las últimas tres semanas, 12 vidas más se han apagado y el problema continúa sin ser mencionado por el gobierno canadiense. “Los estudios sugieren que cuando pierdes a alguien por suicidio, eres más vulnerable a tener pensamientos suicidas”, dice MacDonnell. Entonces, ¿pueden imaginar lo que pasa por la mente de todos estos jóvenes que han tenido que enterrar a 10 o 15 amigos o incluso familiares?

    Juan Correa/Elige Educar

    “Hay cientos de problemas pero también sé que probablemente también hay 10 millones de soluciones”

    Frente a una crisis tan compleja como esta, la mejor profesora del mundo asegura que existen millones de soluciones que surgen del talento, los recursos, los intereses y las oportunidades de los alumnos, e identificar estas cosas ha sido crucial para desarrollar proyectos basados en experiencias reales y significativas que respondan a necesidades de la comunidad. Eso significa que el trabajo de Maggie trasciende la sala de clase y transforma la realidad de muchos jóvenes que son desertores del sistema educacional y consumidores de droga. En sus proyectos, todos ellos obtienen no sólo un beneficios sino un reconocimiento.

    Juan Correa/Elige Educar

    Y ¿cuáles han sido sus proyectos?

    Uno es el Centro de Fitness, un espacio no sólo para hacer deporte, sino un lugar de apoyo que ahora es dirigido por una de sus ex estudiantes. Este Centro de Fitness también inspiró una de las actividades que más frutos ha dado: correr, correr en equipo, porque como cita ella: “cuando corres solo corres más rápido, pero cuando corres con otros, corres más lejos”. Muchos de sus estudiantes, contra todo pronóstico, han encontrado en el deporte, la mejor razón para vivir y dejar las adicciones de lado, han corrido maratones en lugares impensables y han inspirado a muchos otros. Otro proyecto es una cafetería, liderada por estudiantes mujeres (desertoras del sistema) que un día decidieron hacer smoothies con una bicicleta-licuadora que Maggie compró. Hoy esas niñas son líderes y se ven como soluciones dentro de la comunidad. O el Club de Aventuras para Niñas, donde ellas pueden acceder a la tierra a través del deporte o incluso la caza (actividad que sólo es permitida en la comunidad indígena pues es parte de sus tradición y parte de su método de supervivencia).

    Juan Correa/Elige Educar

    ¿Que ha aprendido?

    Que el Aprendizaje Basado en Proyectos, especialmente cuando es sensible al género, ayuda a construir ciudadanía y pertenencia, a prevenir el suicidio, a fortalecer la resiliencia y a perseverar en la escuela. Hoy, muchos jóvenes se acercan a ella para decir que gracias a los proyectos, a las relaciones saludables y al empoderamiento a través de acciones que benefician a la comunidad, sus pensamientos suicidas se han transformado en ideas y en ganas de salir adelante. Los mensaje en Facebook de estudiantes que decían querer acabar con su vida, ahora son frases de aliento, energía y positivismo, todo gracias a la gestión de una mujer que no sólo es profesora de educación física, sino también una figura líder que ha sabido transformar el dolor y los problemas cotidianos en soluciones transformadoras.

    Por esos estudiantes, Maggie sigue en el Ártico. Por esas personas que hoy le agradecen y han salido adelante, ella sigue luchando en medio de temperaturas bajo cero. Por esos alumnos que hoy son su familia, ella sigue convencida de que su estadía en esa pequeña comunidad aislada, sí vale la pena.

    “Aún me cuesta creer que yo pude transformar sus vidas tanto como ellos transformaron la mía”.

¿Quién es Maggie MacDonnell? Así contó su historia la mejor profesora del mundo

2017-06-23T09:30:50+00:00 Junio, 2017|Los profesores importan, Voz de los profesores|

Así contó Maggie MacDonnell, su historia como docente en una pequeña comunidad del Ártico canadiense.

  • ¿Cómo puedo descubrir si la pedagogía es lo mío? 5 consejos de una futura educadora

    Todos quienes nos encontramos en el camino de la pedagogía nos hemos hecho esta pregunta alguna vez. Todos hemos tenido dudas e inseguridades respecto a dedicar o no nuestra vida a la docencia.

    Al igual que muchos jóvenes, a mí también me pasó. Mi elección vocacional fue un proceso lleno de dudas e incertidumbres, pero finalmente encontré la respuesta: pedagogía es lo mío. Si hoy estás finalizando tu etapa escolar y tienes entre tus opciones profesionales alguna carrera de pedagogía quiero contarte mi experiencia, porque sé que inevitablemente te surgirán algunas interrogantes durante este proceso.

    Mi nombre Natalia Hernández, soy estudiante de tercer año de Educación de Párvulos y actualmente me desempeño como tutora de Elige Educar. A través de llamados telefónicos oriento a jóvenes de enseñanza media para que den el gran paso: estudiar pedagogía. Para todos ellos, hoy he resumido mi experiencia a través de 5 grandes consejos. Recomendaciones que de seguro te ayudarán a dilucidar con mayor certeza tu vocación, al igual como pasó conmigo.

    1. Descifra tus habilidades

    Cuando yo estaba en cuarto medio, vino la típica pregunta de ¿para qué soy buena? Muchas veces creemos que esto tiene directa relación con las asignaturas en las que nos va bien, lo que no es totalmente cierto. Si bien, hay muchas maneras en que podemos saber si somos buenos para algo, no siempre las notas son un indicador de aquello, de hecho, hay muchos ámbitos en los que podemos ser buenos que no son evaluados por ninguna asignatura.

    Por ejemplo, yo me percaté que era buena enseñando cuando estudiaba con mis compañeros y ellos aprendían, quizás era la misma materia que ambos estábamos leyendo del libro de clases, pero yo podía leerla y aplicarla de tal modo que para ellos fuera más accesible y fácil de entender. Si me hubiera guiado solo por las notas, quizás hubiera pensado que debía estudiar una carrera que estuviera netamente ligada el lenguaje, y ciertamente la pedagogía lo está, pero principalmente está ligada a otras habilidades que no son evaluadas en la escuela, como lo son planificar, enseñar, sintetizar y muchas otras. Así que una buena pregunta para hoy sería ¿Qué habilidades tengo de un futuro profesor?

    2. Dilucida tus anhelos

    Es importante comprender que la pregunta ¿Qué habilidades poseo? no es para nada limitante, sino todo lo contrario, ya que se trata de descubrir lo que tengo y lo que me falta por desarrollar. Sin duda la pedagogía es una carrera que te desafía a diario y que requiere desarrollar aprendizajes constantemente. Es por eso, que cuando me hallaba en el periodo de decisión, pensé en aquellas cosas que me gustaría desarrollar a través de mi formación profesional.

    Cada camino profesional tiene sus propias características, y una característica muy propia de la pedagogía es la posibilidad de aprender constantemente. Considerando lo anterior, no es necesario que entres a la carrera con todas las habilidades, pero sí con la voluntad de aceptar el desafío de adquirirlas. Así que otra buena pregunta para hoy sería ¿Qué habilidades deseo desarrollar en mi futuro profesional?

    3. Establece tu propósito

    Muchas veces la elección de tu carrera profesional tiene mucha relación con nuestro deseo de escoger una carrera en que podamos ser un gran aporte. Si bien, todas las áreas profesionales significan un aporte a distintos ámbitos de la sociedad, la pedagogía consolida directamente el cambio, un cambio humano que depende principalmente del profesional que se encuentra en frente de un aula.

    Cuando vi mis futuras opciones, supe que debía inclinarme por aquella que coincidiera más con el tipo de aporte que yo quería hacer, con el propósito que tendrían mis acciones en mi ejercicio laboral. Entonces me di cuenta que estaba segura de que quería que mi granito de arena aportara al cambio de la sociedad por medio de la enseñanza. Entonces una buena pregunta para hoy sería ¿Qué espero aportar desde mi futura profesión?

    4. Identifica tus sentimientos

    Ciertamente uno de los factores más nombrados al hablar de pedagogía es la vocación. Si bien, todas las profesiones requieren cierto grado de vocación, la docencia es un área en la que es primordial sentir satisfacción en el contexto diario.

    Existen muchos motivos para escoger ser un profesor, pero sin duda, no debe faltar el interés genuino por esta tarea. Para identificar esta vocación, basta con examinar aquellos sentimientos de satisfacción que son percibidos al ser parte de procesos de aprendizaje. Por ejemplo; cuando yo enseñaba a otros me sentía totalmente plena, feliz de ayudarlos a entender y aprender de ellos a la vez. Dicho esto, una pregunta primordial podría ser ¿qué sentimientos me genera enseñar?

    5.Revisa tus experiencias

    Una vez escuché que la pedagogía era la única carrera a la que entras teniendo muchos años de experiencia. Independiente si tu paso por el colegio fue una experiencia positiva o negativa, esto podría ser una razón para escoger la docencia.

    En el caso de que la experiencia haya sido positiva, existe la oportunidad de repetir e imitar esa huella positiva. Por el contrario, si la experiencia fue negativa, con mayor razón podría existir el deseo de cambiar el legado de ese docente, revertiendo el impacto negativo personal, por uno colectivamente esperanzador y entusiasta acerca del aprendizaje. Por esto, una última pregunta sería ¿qué influencia tiene mi experiencia en mi elección profesional?

    Puede que luego de todas estas preguntas y reflexiones exista aún la incertidumbre de si la pedagogía es lo tuyo, pero no te preocupes, estás a punto de tomar una gran decisión y debes tomar el tiempo necesario para hacerlo. Descubrir tu futuro profesional no es tarea fácil pero tiene un resultado satisfactorio cuando se sobrelleva de la manera correcta.

    Tomar la decisión de estudiar pedagogía es solo el comienzo de un desafiante camino en el que constantemente surgirán las preguntas e inquietudes. Lo importante es tener la disposición para superarlas.

¿Cómo puedo descubrir si la pedagogía es lo mío? 5 consejos de una futura educadora

2017-06-06T19:17:34+00:00 Junio, 2017|Futuro Profesor, Voz de los profesores|

Su elección vocacional no fue fácil, pero finalmente encontró una profesión que la apasiona y desafía día a día: pedagogía. Esta es la historia de Natalia Hernández y sus consejos para quienes hoy están pensando estudiar pedagogía.

  • Con ilustraciones y emojis estos profesionales están transformando la forma en que se enseña mapuzungun

    En abril del 2015 el Profesor de Educación General Básica Víctor Carilaf y el dibujante Fiestoforo crearon el Fanpage Kimeltuwe , un proyecto educativo visual que busca contribuir a la enseñanza y el aprendizaje del mapuzungun (lengua del pueblo mapuche). Gracias a sus innovadoras metodologías y la creatividad de sus creadores, este proyecto se convertido en todo referente para quienes enseñan un idioma.

    Kimeltuwe:  un lugar de enseñanza

    A través de diversas plataformas digitales (Facebook, Twitter , Instagram ,YouTube y un Blog) Kimeltuwe busca nutrir el trabajo de docentes y personas naturales que buscan contribuir en la difusión y revitalización del mapuzugun en un contexto de las nuevas tecnologías y redes sociales.

    Al igual que en una la sala de clases nada de lo que ellos realizan está dejado al azar. El material que ellos preparan está cuidadosamente planificado y responde a un enfoque de desarrollo progresivo de habilidades comunicacionales y formación de vocabulario.

    via GIPHY

    La importancia del trabajo colaborativo

    En Kimeltuwe, cada persona uno tiene un rol fundamental, Víctor Carilaf como docente se encarga del idioma y la cultura Mapuche, preparando el texto y actividades didácticas. Y Fiestóforo es el encargado de crear los dibujos, videos y otros formatos. A pesar de estos roles marcados, algunas veces intercambian tareas en pos de un mejor trabajo.  

    “Esta orientación se da por el hecho de que Víctor es profesor y ve diariamente la necesidad de materiales de Mapuzugun en el aula”, comenta Fiestóforo.

    Víctor y Fiestoforo, estaban convencidos del aporte que podían realizar. Sin embargo, nunca imaginaron una recepción tan positiva como la que han tenido.  Para Víctor, el éxito del proyecto se debe al gran trabajo pedagógico que hay detrás de cada material y al atractivo visual de cada cosa que ellos realizan.

     “Nunca pensamos que causaríamos tanto impacto menos en un tiempo tan corto, quizás es por lo didáctico, contextualizado y sobre todo amigable de las ilustraciones y la precisión de las frases”, comenta Víctor.

    Víctor, conoce los desafíos que día a día enfrentan cientos de profesores y eso obviamente lo pone al servicio de otros docentes.

    “… veo a diario la necesidad que tenemos los docentes en la asignatura del Mapuzungun, y eso me sirve para ir creando materiales, que no solo me ayudan a mí, sino a muchos docentes, ya que es muy poco lo que hay de material para la enseñanza del idioma o si los hay no es conocido por los docentes y educadores tradicionales”, señala.

    via GIPHY

    Mapuzugun y escuela

    Los protagonistas de esta historia creen que “desde un tiempo a la fecha ha habido un despertar y una valorización de la identidad, cultura, sociedad y, sobretodo, el idioma mapuche. De alguna forma, y sin preverlo hemos ido satisfaciendo parte de este despertar mapuche”, dice Víctor

    Al igual que para muchos docentes, víctor considera fundamental incorporar la enseñanza del mapuzugun en el sistema escolar, sobre todo en aquellas escuelas con niños indígenas. Para él, la enseñanza del mapuzugun es mucho más que la enseñanza de un idioma, es una forma de transmitir su cultura.

    “El que yo sea de origen Mapuche influyó muchísimo, porque yo soy de profesión Profesor General Básica, y siempre había enseñado otras asignaturas, que ahora pueda enseñar algo tan propio, es sin duda una excelente instancia”, señala.

    via GIPHY

    Como podrás imaginar, más de algún docente les ha pedido incorporar en su trabajo otras lenguas indígenas. Por el momento, ellos prefieren no abarcar el tema pues creen que es fundamental poder hacerlo con el conocimiento y profesionalismo que ello requiere.

    Como ves, el trabajo colaborativo entre profesionales puede transformar la forma en que se enseña un idioma. Gracias a esto, hoy las clases de mapuzugun que imparten cientos de profesores son mucho más atractivas y significativa. 

    Y tú, ¿ocuparías este material?

Con ilustraciones y emojis estos profesionales están transformando la forma en que se enseña mapuzungun

2017-06-07T16:45:38+00:00 Mayo, 2017|Mejora docente, Voz de los profesores|

Viven a más de 311 kilómetros de distancia pero esto no ha sido impedimento para cambiar la forma de enseñar un nuevo idioma. Con ilustraciones, emojis y vídeos el profesor Víctor Carilaf y el dibujante Fiestoforo están transformando la educación de niños y jóvenes.

  • “Ñochikechi”: Escucha el cover de “despacito” en mapudungún

    Como una manera de acercar el mapudungún a los alumnos, el profesor de educación básica, Víctor Carilaf, decidió implementar un novedoso método.

    Aprovechando el éxito de “Despacito”, el docente tradujo la letra del tema de Fonsi y Daddy Yankee a la lengua nativa y lo compartió en sus redes sociales.

    El cover se llama “Ñochikechi”, cuyo significado literal es “lento”. “No me gusta el reggetón, pero mis alumnos andan todo el día cantando ‘Despacito’, así que pensé que era una buena forma de acercarlos al idioma”, señaló el profesor a LUN.

    Víctor Carilaf es oriundo de la comunidad Pedro Lafquén en Padre Las Casas, y actualmente se desempeña como profesor de Lenguaje y Artes en el Colegio Rayén Mapu de Curicó.

“Ñochikechi”: Escucha el cover de “despacito” en mapudungún

2017-05-31T15:10:31+00:00 Mayo, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños, Voz de los profesores|

La traducción fue realizada por el profesor de educación básica Víctor Carilaf. ¿Su objetivo? Acercar el mapudungún a todos los estudiantes.

Cargar más posts