Padres y apoderados

Inicio » Padres y apoderados
  • Cómo funciona el cerebro de un buen lector

    Los lectores habituales tienen más conexiones neuronales que alguien analfabeto.

    Cómo se desarrolla el proceso de la lectura en nuestro cerebro

    Más allá de ser un mero pasatiempo, se trata de un proceso complejo en el que intervienen varias áreas de nuestro cerebro y que tardamos unos diez años aproximadamente en conformarlo y alcanzar su plena madurez, según afirma el Dr. Guillermo García Ribas, neurólogo del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

    Se desarrolla en el hemisferio izquierdo y la corteza inferotemporal -zona encargada de detectar y reconocer las palabras escritas- transmite la información a otras áreas. “Una parte del cerebro está especializada en la interpretación de los símbolos, de manera que somos capaces de utilizar una comunicación no verbal. Algo único en el reino animal, ya que solo es propio de la especie humana. Dichos símbolos se agrupan, se ordenan y se vinculan para poder ser entendidos”, afirma el experto.

    “Es un proceso complejo en el que intervienen varias áreas de nuestro cerebro y que tardamos unos diez años aproximadamente en conformarlo y alcanzar su plena madurez” Dr. Guillermo García Ribas, Neurólogo del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología

    Importa el género que leas

    No es lo mismo leer una novela de aventuras que un texto sobre derecho penal para el cerebro. “Las novelas activan regiones que no solo interpretan los símbolos, también estimulan la imaginación o la acción motora. Es a lo que llamamos “meterse en un libro”, explica el neurólogo.

    “La corteza frontal tiene el control motor y la planificación, mientras que el lóbulo temporal interviene en los procesos de emoción y memoria. En la lectura hay dos aspectos importantes: uno referido a la complejidad sintáctica -que descodifica el lenguaje- y el otro al pensamiento simbólico o la narrativa que tiene la propia lectura”, indica el experto.

    Mejora nuestro cerebro

    De hecho, leer nos modifica el cerebro de manera favorable. En un estudio del neurocientífico Alexandre Castro-Caldas y su equipo de la Universidad Católica Portuguesa, demostraron que esta actividad tenía repercusiones anatómicas pues las fibras nerviosas que unen ambos hemisferios son más gruesas en los lectores habituales que en los analfabetos.

    “Aquellas personas que leen presentarán el mismo número de neuronas, pero mayor número de conexiones más eficientes”, sentencia García Ribas.

    “Esto implica aumentar nuestra reserva cognitiva ante el envejecimiento o enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. A mayor reserva notaremos después o evitaremos los efectos de estas dolencias, es decir, que se manifestarán más tarde”, concluye.

    “Aquellas personas que leen presentarán el mismo número de neuronas, pero mayor número de conexiones más eficientes” Dr. Guillermo García Ribas, Neurólogo del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología

     Todos sus beneficios

    Además de cultivar nuestra mente siempre se ha hablado de que tiene el poder de prevenir el deterioro cognitivo producto de algunas enfermedades como el Alzheimer.

    “No es preventivo de la enfermedad, ya que desgraciadamente la sufren personas de todo el ámbito social como, por ejemplo, escritores. Sin embargo, al incrementar la eficiencia de las neuronas con la lectura,tendríamos que perder muchas más conexiones para que se empiece a notar (en vez de a los cincuenta a los setenta años). Lo que si que se ha demostrado es que disminuye el impacto de la enfermedad, si se mantiene una lectura activa”, indica García Ribas.

    Está claro que si vamos al gimnasio para ejercitar nuestros músculos y articulaciones, ¿por qué no hacer lo mismo con nuestro cerebro mediante la lectura?

    Asimismo, representa una actividad más intensa que otras a las que también estamos acostumbrados como ver una película. “Somos seres visuales, por lo que procesamos las imágenes de forma muy rápida. En contraposición a otras actividades o estímulos como la lectoescritura o el cálculo matemático que precisan una mayor capacidad cerebral”, explica el experto.

    Por su parte el Dr. Antoni Giner Tarrida, experto en pedagogía, coaching y psicología miembro del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya, opina que “al principio puede resultar un esfuerzo o cansado, pero cuando se supera esta barrera y comienza a despertar tus inquietudes y motivación, es muy satisfactorio. Despierta las ganas de aprender, la fantasía, la creatividad y despierta las ganas de vivir”.

    “La lectura no es preventiva del Alzheimer, ya que desgraciadamente la sufren personas de todo el ámbito social como, por ejemplo, escritores. Sin embargo, al incrementar la eficiencia de las neuronas con la lectura, tendríamos que perder muchas más conexiones para que se empiece a notar”, Dr. Guillermo García Ribas, Neurólogo del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología

    “Cuando encuentras un libro que te gusta, tu mente entra como en un estado de éxtasis y de mindfulness. Al requerir un gran nivel de concentración, nos relajamos, abstraemos la mente y dejamos atrás otros pensamientos o problemas que nos preocupan. De ahí que muchos lean un libro antes de dormir”, afirma el psicólogo.

    No obstante, ahora predomina la inmediatez en la sociedad actual, una cultura estresante y los patrones de lectura en redes sociales, donde saltamos de una noticia a otra, son contrarias a la lectura tradicional que requiere mayor absorción. Giner Tarrida asegura que, dentro de ese frenetismo, hemos sustituido los whatsapps escritos por audios, sin embargo debemos tener presente que para llegar a escribir un simple mensaje de texto necesitamos poseer la habilidad descodificadora y comprensiva de las palabras.

    Por ello, recalca la importancia que tiene la lectura y de que los niños comiencen desde una edad temprana a tener este hábito. “Debemoscalmar la mente y evadirnos con un buen libro que nos guste para nuestro bienestar emocional, ya que libera endorfinas”, concluye.

    La lectura los cimientos del aprendizaje

    Como pedagogo, Giner Tarrida, considera que no solo se debe tener una lectura mecánica, sino también comprensiva que te ayude a entender los mensajes subliminales y la riqueza del texto. “Aparte del acto mecánico e imprescindible en sí, ahora se está incidiendo más en la comprensión holística”, sentencia.

    “Una de las mayores riquezas de la lectura es poder imaginar lo que estás leyendo a través de imágenes. Además, es una actividad que conecta con todo el resto de aprendizajes que poseemos”, continúa.

    Y es que la imaginación es tan poderosa que con solo leer un verbo que implique una acción, también se activan regiones encargadas del movimiento, tal y como demuestran muchas resonancias magnéticas funcionales de algunos estudios. “Esto implica que hay una conexión entre las zonas de la interpretación de los símbolos y otras, como la del movimiento, que hasta ahora desconocíamos”, concluye García Ribas.

    “La lectura despierta las ganas de aprender, la fantasía, la creatividad y despierta las ganas de vivir”, Dr. Antoni Giner Tarrida, Experto en pedagogía, coaching y psicología miembro del COPC

Cómo funciona el cerebro de un buen lector

2017-04-24T13:17:47+00:00 abril, 2017|Cómo aprenden los niños, Padres y apoderados|

Más allá de ser un mero pasatiempo, la lectura se trata de un proceso complejo en el que intervienen varias áreas de nuestro cerebro. Si quiere conocer los beneficios de leer frecuentemente revisa la siguiente nota.

  • 6 películas para trabajar la inteligencia emocional

    Al hablar de emociones, pensamos en aquellas reacciones y estímulos que condicionan nuestra conducta. Estas, como bien sabemos, influyen en nuestra vida de diversas maneras y su manifestación puede determinar la forma cómo nos integramos socialmente. No es algo menor y por eso, es un tema que cobra cada vez más importancia dentro de las salas de clases. Como otras asignaturas, el manejo de emociones, comúnmente conocido como “inteligencia emocional” es algo que se puede enseñar y hay muchas formas y herramientas pedagógicas que sirven para lograrlo. Una de estas herramientas son las películas.

    Emoción, pensamiento y acción, son tres elementos que se deben considerar cuando enseñamos a los estudiantes a controlar las emociones. Algunas historias de la industria cinematográfica, son perfectas para poner dichos elementos sobre la mesa. Al sentirse identificados a través de las películas, los alumnos podrán aprender a reconocer y manejar aquellas emociones que les permitirán adaptarse, comunicarse y desenvolverse como seres sociales.

    1. Inteligencia emocional

    Cuenta la historia de David, un niño robot quien es programado con un amor muy intenso por su madre (la mujer que lo compró). Su condición artificial, despierta sentimientos contradictorios entre todos quienes lo rodean.


    2. Intensa-Mente (Inside Out)

    En esta increíble historia de Disney, las emociones de una niña llamada Riley son literalmente las protagonistas. La película se centra en un conflicto entre Alegría y Tristeza, quienes desencadenan una serie de problemas que ponen en peligro la estabilidad emocional de Riley.


    3. Wall-E

    La película, ambientada en un futuro apocalíptico, cuenta la historia de un robot de limpieza que sigue viviendo en la Tierra después de que el planeta fuera abandonado por el exceso de basura. La película esconde muchísimas moralejas: desde los peligros de depender en exceso de la tecnología, hasta el problema del consumismo y la gestión de residuos. Pero más allá de eso, la historia, que carece de diálogos (en gran parte de la película), habla de emociones desde una perspectiva muy inusual: la historia de amor de dos robots.


    4. El hombre bicentenario

    También tiene como protagonista a un particular robot. Es una historia de autodescubrimiento de un personaje que a través de su curiosidad y creatividad demuestra tener emociones sorprendentemente humanas.


    5. Mejor… imposible

    La película trata sobre la relación entre Melvin (el increíble Jack Nicholson), un excéntrico escritor con un trastorno obsesivo compulsivo y una camarera. El problema de comportamiento de Melvin le impide sentir empatía por aquellos que le rodean. Su egoísmo es extremo y tan sólo está preocupado en satisfacer sus necesidades. Un viaje lo hará entender las consecuencias emocionales que tienen sus acciones en la vida de otros.


    6. Jerry Maguire

    Jerry es un agente deportivo que por una disputa termina perdiendo todos sus clientes excepto uno. La película relata los esfuerzos de ambos por satisfacer sus necesidades económicas y profesionales. La interpretación de sus actores, los buenos ejemplos de comunicación emocional. El mensaje social que esconde, hacen de ésta, una excelente película para hablar de habilidades sociales en general.

    Películas hay muchas ¿cuál agregarías a la lista?

6 películas para trabajar la inteligencia emocional

2017-04-26T12:00:07+00:00 abril, 2017|Cómo aprenden los niños, Padres y apoderados|

Hablar de inteligencia emocional es indispensable para lograr el desarrollo integral en nuestros estudiantes y estas películas son una buena alternativa para abordar el tema.

  • Contar cuentos como terapia de audición

    La narración puede ser utilizada para desarrollar el lenguaje, habla, cognición y audición.

    Una de las primeras preocupaciones que tienen los padres con sus hijos recién nacidos es saber si ellos tienen problemas de audición. El tema no es menor, pues la pérdida o defectos en este sentido es una de las enfermedades más frecuentes en los bebés. La Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta, incluso, que de uno a cinco de cada 1.000 neonatos llegan con estos males y la cifra ponderada habla de 32 millones de niños en el mundo con esta condición.

    Y el efecto en los niños es fuerte. La OMS puntualiza que la pérdida de audición puede ser un obstáculo para la educación y la integración social, pues oír es fundamental para aprender a hablar, tener buenos resultados escolares y participar en la vida social.

    Los avances médicos en este campo son enormes y, por ejemplo, el uso de audífonos e implantes mejoran la calidad de vida de los niños con problemas de audición y permiten su interacción con el mundo. Pero más allá de los implementos tecnológicos, los especialistas acuden a la Terapia Auditiva-Verbal (TAV), una técnica que aprovecha el poder de los cuentos y la narración en el núcleo familiar para el desarrollo del lenguaje, el habla, la cognición y la comunicación.

    El británico Daniel Ling (1926-2003), considerado una autoridad en la enseñanza a los niños sordos, fue uno de los pioneros de esta terapia en el siglo pasado y desde ese entonces su uso se ha extendido en el planeta. La mexicana Lilian Flores Beltrán, licenciada en Educación Especial, especialista en Cognición y Lenguaje, es una de las expertas en la materia a nivel latinoamericano.

    En diálogo con EL TIEMPO explicó cómo funciona. En primer lugar, asegura que esta metodología parte de la premisa de que el 90 por ciento de los niños que nacen con estos problemas o que los desarrollaron en vida guardan restos auditivos que se potencian al usar implantes. La TAV busca estimular esa función cerebral a la edad más temprana posible con la lectura como arma poderosa en el desarrollo cognitivo.

    En ese sentido, Flores explica que si bien la evidencia ha mostrado beneficios de la lectura diaria a los niños incluso recién nacidos, en el caso de la terapia lo recomendable es hacerlo desde los 8 o 9 meses de vida, cuando los bebés están inquietos por los sonidos, los ruidos, las gesticulaciones y los cambios de voces de su entorno.

    La intención y el contenido de cada cuento deben estar ajustados a ese desarrollo, indica Flores, y señala que en los más pequeños la narración debe ser más actuada y cantada y los libros deben tener más ilustraciones. En los mayores, de 6 o 7 años, debe aterrizar a situaciones del día a día, donde se pueda explotar la creatividad y se permita enriquecer la semántica y la sintaxis de los niños a partir de experiencias reales.

    La TAV, por tanto, no es un asunto exclusivo de especialistas. “Necesariamente incluimos a los padres en las primeras sesiones porque los pacientes son la familia entera. Es allí, en la vida diaria, donde se adquiere el lenguaje incidental, no en una mesa repitiendo. Ese aprendizaje tienen que ser significativo para que el niño haga conexiones neurológicas”, afirma.

    El método plantea que en las primeras sesiones se cuente con el acompañamiento de los especialistas y luego, en el seno del hogar, los padres o los familiares mayores puedan hacerse cargo de los relatos. “La idea es que sea en ambientes naturales para los pequeños y así puedan transferir las enseñanzas y lecciones a su vida diaria”, agrega.

    Finalmente, lo que busca la TAV –concluye Flores– es que los pacientes puedan estar a la par de otros niños de su edad y los procesos pedagógicos no se atrasen ni se interrumpan. “Lo importante es cerrar el hueco entre su edad cronológica y su edad auditiva”, sostiene.

Contar cuentos como terapia de audición

2017-04-11T13:54:45+00:00 abril, 2017|Actualidad, Padres y apoderados|

El poder de los cuentos y la narración en el núcleo familiar no solo puede contribuir al desarrollo del lenguaje, el habla, la cognición y la comunicación. Los cuentos también pueden servir cómo terapia de audición según lo que señalan algunos expertos.

  • 6 cosas que pueden hacer los padres para apoyar la educación de sus hijos y fortalecer su autoestima

    La autoestima es el punto más alto de lo que somos y el elemento que nos hace querernos y aceptarnos tal y como somos. Es la conciencia de nuestro propio valor y el espejo que nos muestra qué cosas nos hacen sentir bien de nosotros mismos. Dicha autoestima surge desde los primeros años de vida y es fundamental para el desarrollo de los niños. Del grado de autoestima que tenga un niño, dependerá el desarrollo de su aprendizaje a lo largo de la vida.

    Un niño con autoestima alta se siente seguro, valorado, respetado y confiado, lo que le permite aprender sin miedo a equivocarse. Y aunque no es una asignatura que se aprende en el colegio, se construye a diario a través de las relaciones personales que se basan en la aceptación y la confianza. Tanto profesores como padres hacen parte fundamental de este desarrollo emocional y jamás deben ignorarlo pues de esta forma garantizan la formación de un niño sano a nivel emocional e intelectual. Y ¿qué pueden hacer los padres para fortalecer la conciencia positiva de sus hijos?

    1. Planear actividades que se pueden resolver

    Es importante que los niños tengan la posibilidad de desarrollar su máximo potencial, pero es importante no sobre exigirles. Hacerlo, significa poner a los niños en una situación de estrés constante donde el temor a no lograr algo les resta seguridad y se convierte en una constante. Lo ideal entonces sería planificar actividades que ellos puedan resolver de una forma exitosa.

    2. Aceptar los errores

    Equivocarse es parte esencial de los procesos de aprendizaje. Tener miedo a cometer errores es muy nocivo y puede convertirse en el factor número uno de una baja autoestima. Este temor limita la capacidad de riesgo y tiende a bloquear la capacidad creativa de los niños. Es importante aceptar con naturalidad las equivocaciones y hacerlas sentir como un hecho normal y nunca como un fracaso.

    3. Valorar el trabajo y el esfuerzo

    Para fortalecer la autoestima de los niños, los padres deberían conectarse con las necesidades emocionales de reconocimiento y valoración de sus hijos, especialmente cuando son muy pequeños. En palabras simples, deberían valorar constantemente sus trabajos y el empeño que pusieron en éstos. Nunca se debe reaccionar de forma negativa ante los resultados de un estudiante.

    4. Apoyar, no criticar

    Señalar con frecuencia los errores y criticar constantemente para corregir acciones, es uno de los factores que más promueven una baja autoestima. Los niños están formándose, madurando y por obvias razones les falta mucho para alcanzar “la perfección”. En ese sentido, lo correcto es apoyar sus acciones con los aciertos y desaciertos en lugar de desvalorizar sus capacidades pues ese será el mensaje que lo acompañará en el futuro. Poner énfasis en la dificultad de la tarea y no en la falta de habilidades, es una buena forma de hacerlo.

    5. No comparar

    Cuando comparamos, generamos un sentimiento de inferioridad en los niños. Un padre debe evitar entonces hacer comparaciones entre hermanos, primos o compañeros de curso (especialmente si es en público). Se puede valorar, reconocer el esfuerzo y enseñar sin comparar. Cada niño tiene sus propias capacidades y limitaciones por lo que comprar no cumple ningún objetivo saludable para el aprendizaje. De la mano con esto, es importante no ridiculizarlos un pequeño chiste a temprana edad puede marcar sin querer, la vida de una persona.

    Ya lo mencionamos al inicio: todo lo que se consiga en este periodo de desarrollo físico, emocional e intelectual puede contribuir o perjudicar el aprendizaje de un estudiante a lo largo de su vida. Resulta indispensable entonces trabajar en función de una sana autoestima con pequeñas acciones que en un futuro podrán desembocar en grandes resultados.

6 cosas que pueden hacer los padres para apoyar la educación de sus hijos y fortalecer su autoestima

2017-04-08T16:52:15+00:00 abril, 2017|Padres y apoderados|

Un niño con alta autoestima se siente capaz, valorado, respetado y confiado. Por esto y otras razones los padre debe siempre preocuparse por fortalecerla.

  • Hágale un examen de vista a su hijo a los 4 años: puede ser vital para que le vaya bien en el colegio

    ONG española Visión y Vida considera que los problemas escolares están asociados a ser piti

    “En la etapa de lecto-escritura hay niños que están diagnosticados con trastorno de déficit atencional y muchas veces en esos niños hay problemas visuales severos”, advierte el oftalmólogo Juan Pablo Cavada.

    Esta historia la cuenta Juan Rodríguez, de 50 años: “Tenía 13 años y no me iba muy bien en el colegio. A esa edad fuimos a la playa con amigos y mi familia y había un petrolero varado. Todos hablaban de los detalles y yo me quedé callado. De repente me preguntaron y yo dije que veía solo una mancha. Mi mamá me dijo, ¿no ves la tremenda chimenea? Ahí mi vida cambió, me pusieron anteojos y un mes después fui a ver el barco. Nunca en mi vida olvidé su nombre. Escrito en letras naranjas, leí por primera vez, nítidamente: era el Northen Breeze”.

    Una investigación de la ONG española Visión y Vida reveló que uno de cada tres casos de fracaso escolar es producto de una mala visión. Una situación de la que los niños no se dan cuenta durante la primera etapa escolar.

    En el sitio web de esta organización plantean que los padres deben estar muy atentos a ciertas señales de sus hijos. Algunas son: fatiga visual o visión borrosa, salirse de los espacios al colorear, baja concentración y comprensión lectora, lectura lenta o guiada por el dedo. Anexan la idea de que la hiperactividad puede esconder un problema visual al igual que el bajo rendimiento escolar.

    El globo ocular. Para el jefe de oftalmología del Hospital Barros Luco y director médico del instituto oftalmológico Puerta del Sol, Juan Pablo Cavada, considera que es importante que los padres se guíen por el aspecto del globo ocular. “En la etapa de lecto-escritura hay niños que están diagnosticados con trastorno de déficit atencional y muchas veces en esos niños hay problemas visuales severos y pueden, de alguna forma, confundir el diagnóstico o lo puede agravar”, concluye. Además, explica que hay que fijarse en el aspecto del ojo porque hay enfermedades graves que se detectan tarde.

    A los 4 años. Los especialistas concuerdan en que el primer control oftalmológico de un niño debiese ser a los cuatro años.

    El oftalmólogo Juan Pablo Cavada comenta que los niños, desde que nacen, pueden tener alguna patología. “Los padres deben fijarse si las guaguas tienen movimientos involuntarios en ambos ojos, esto se llama nistagmus y puede ser producto de alguna alteración o enfermedad a la retina”.

    Además, aconseja tener en cuenta si un niño se cae con frecuencia, se acerca a los objetos o choca con las cosas. Otra alerta son los dolores de cabeza.

    Profes, atentos. Según la oftalmóloga del centro de la Visión filial de la Clínica Las Condes, Marcela Pérez, los primeros en darse cuenta de que el niño tiene problemas a la vista son los profesores. “La mayoría de los casos son porque los envía el pediatra y a muchos otros los manda el colegio. Además, hay establecimientos que solicitan el examen para postular a los niños”.

    En primero medio. Fernando Barría, oftalmólogo de la Sociedad Chilena de Oftalmología y asesor de la Junaeb por más de 25 años, explica que los adolescentes captan que ven distinto después de cursar Primero Medio. “Se dan cuenta bastante tarde de que tienen problemas visuales y es porque un niño chico piensa que todos ven igual a él y, cómo las exigencias visuales son mucho menores, no le dicen a la mamá”, plantea el oftalmólogo.

    El médico afirma que en un estudio realizado en 2013 por la Junaeb (Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas) con apoyo de Fonis ( Fondo Nacional de Investigación y Desarrollo en Salud) detectaron que el 14% de los niños en nuestro país tiene una visión menor a 0.5 en un contexto de primero básico a cuarto medio (desde 0.25 se necesitan lentes y desde 0.5 se recetan lentes). “Aunque es menor, y de por sí el niño no se queja, esto acarrea problemas si no se ha detectado a tiempo”.

    Patologías. Son considerados de tipo error de refracción lo que provoca una visión borrosa. Los más comunes son miopía, que es la dificultad para ver de lejos, porque la luz que entra al ojo y se enfoca de manera incorrecta. El astigmatismo, que está asociado a las molestias producto de un esfuerzo visual, ya que la cornea está anormalmente curvada. Y la hipermetropía, que está relacionada a una dificultad en la visión de cerca.

    ¿Y la genética? Según el doctor Fernando Barría puede haber una cierta predisposición genética a los problemas de la vista. “En la mayoría de los casos está asociado a un error refractivo, que significa que la imagen no llega bien a la retina y dentro de eso, quien más limita a la visión es la miopía que produce una visón borrosa en la retina. En Chile no está muy claro, pero por ejemplo en Asia los casos de miopía llegan hasta 40% entonces hay se puede hablar de origen genético”. El director del instituto oftalmológico Puerta del Sol, Juan Pablo Cavada, explica que “estudios revelan que estar al aire libre previenen la aparición de la miopía, pero no es un concepto que está incorporado en la comunidad”.

    Qué onda los tablets. El uso de celulares, tablets y computadores no afectan a la visión de los niños. La oftalmóloga Marcela Pérez detalla que “el único problema que puede suceder, cuando los niños están muy entretenidos viendo una pantalla, es que parpadean menos y eso hace que se les sequen los ojos y se le pongan rojos. La luz de las pantallas no tienen un daño permanente para la visión”, concluye.

Hágale un examen de vista a su hijo a los 4 años: puede ser vital para que le vaya bien en el colegio

2017-04-07T13:42:48+00:00 abril, 2017|Actualidad, Padres y apoderados|

Una investigación de la ONG española Visión y Vida reveló que uno de cada tres casos de fracaso en el colegio es producto de una mala visión.

  • Sobre quienes asisten a la educación inicial y por qué deberían asistir los que aún no lo hacen

    El miércoles 22 de marzo, el ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza, la subsecretaria de Evaluación Social, Heidi Berner y la representante para Chile de Unicef, Kyung Jun, entregaron los resultados de la encuesta Casen Niñez 2015, estudio que busca conocer la realidad de los menores en Chile cada dos años. En el estudio se analizaron variantes que incluyen las diversas situaciones en las que se encuentran niños y adolescentes como la educación, salud, vivienda y trabajo, seguridad social y entorno. Dentro de las mayores carencias registradas se encuentran la seguridad social (35,1% de los hogares), la escolaridad (28,6%), la habitabilidad (24,5%) y el trato igualitario (15,7%).

    Un incremento

    Concretamente hablando de educación, hubo algunos incrementos. El estudio reveló que la tasa de asistencia a la educación parvularia ha ido aumentando. En niños de 0 a 3 años, la cifra subió de 28,4% a 29,1% y en niños de 4 a 5 años, alcanzó el 90,1%. A pesar del alza, la brecha socioeconómica sigue influyendo bastante en el porcentaje de asistencia de los niños al colegio; un 60,3% de los menores del décimo decil asisten, en cambio, sólo un 44,4% de los niños que pertenecen al primer decil lo hacen.

    ministeriodesarrollosocial

    En 2016, la matrícula oficial en la Educación Parvularia fue de 785.368 niños, el total incluía jardines infantiles de Junji y Fundación Integra, escuelas municipales, particulares subvencionadas y educación diferencial. Esto significa que en los últimos tres años se ha registrado un aumento sostenido y el desafío ahora es justamente mantener esta tendencia. María Isabel Díaz Pérez subsecretaria de Educación Parvularia concuerda con esto y habla de la importancia de la labor parvularia y la necesidad de entregar respuestas educativas que favorezcan a los niños en una etapa que según la evidencia científica es fundamental para su desarrollo.

    El gran desafío

    Según el estudio Casen algunos de los factores que impiden que los niños ingresen a la educación inicial tienen que ver con que las familias no reconozcan la importancia de este proceso, entre otros. La misión entonces es visibilizar dicha importancia y evidenciar que la etapa de educación inicial es aquel de mayor plasticidad neuronal y por ende el momento más oportuno para promover grandes aprendizajes. Es el momento donde nacen nuevas capacidades y aprendizajes que tienen que ver con sentir las emociones, regularlas y enfrentarlas para fortalecer el autoestima. Es indispensable mostrar el rol de la educación parvularia como un valor fundamental que se complementa con la crianza de los padres. Hacer esto garantizará un incremento mayor en la asistencia de niños a la educación parvularia y el desarrollo de pequeños seres humanos que se enfrentan a experiencias educativas ideales para sus primeros años de vida.

Sobre quienes asisten a la educación inicial y por qué deberían asistir los que aún no lo hacen

2017-03-31T14:29:32+00:00 marzo, 2017|Cómo aprenden los niños, Padres y apoderados|

Se publicaron los resultados de la encuesta Casen 2015 y estos fueron los resultados obtenidos con respecto a la educación inicial.

  • ¡Padres! Ahora que los niños regresaron a clase, estos consejos serán muy útiles

    Consejos para adaptarse al regreso de los niños a clases

    Mostrar interés por las actividades de los hijos en el colegio es fundamental para la motivación.
    Recomendaciones de Mario Sánchez, director de la escuela de Pedagogía Básica de la Universidad Católica del Maule.

    Durante el periodo de vacaciones que ya nos deja, comúnmente se abandonan algunos hábitos adquiridos durante la etapa escolar, los que no son fáciles de retomar al inicio de cada año académico. Los padres juegan un rol clave en la adecuada adaptación y por ello Mario Sánchez, director de la escuela de Pedagogía en Educación General Básica con Mención de la Universidad Católica del Maule (UCM) nos entrega algunas consideraciones que pueden facilitar esta difícil tarea.

    El experto hace énfasis en que no se debe olvidar que la familia es siempre la principal responsable de la educación de sus hijos e hijas, lo que exige estar atentos al proceso educativo y la colaboración que debe existir con sus profesores y otros apoderados.

    Estos son sus consejos:

    1. Ayudar a adquirir y controlar gradualmente los horarios que correspondan, acostándose más temprano para levantarse y trasladarse a sus escuelas en forma oportuna.

    1. Hacer partícipes a los hijos e hijas en poner nombres a cuadernos, preparar útiles y ordenar su uniforme y mochila ayudando a tomar conciencia de la responsabilidad que les espera.

    2. Comentar y fomentar una actitud positiva al hecho de volver a clases, donde se pueden desarrollar habilidades y competencias que lo harán crecer en lo personal, conocer nuevos pares o profesores, y las oportunidades que ello puede generar.

    3. Poner atención a una adecuada alimentación y horario de la misma, que permitan entregar la energía necesaria para enfrentar los desafíos escolares.

    4. Preguntar cada día por lo realizado en la escuela mostrando interés por lo que los niños y niñas viven en los establecimientos educacionales.

    5. Relatar situaciones agradables que como niños o niñas los padres vivieron en su época de escolares y comparándolas con experiencias que viven sus hijos o hijas.

    6. Elaborar letreros con el horarios de clases y ponerlos en lugares visible para los hijos y padres.

    7. Definir espacios de trabajo y horarios que faciliten los hábitos de estudios diario.
    Permitir periodos y acciones recreativas de niños y niñas que permitan el relajo después de la jornada.

    8. Estimular la necesidad de trabajar con respeto por sus profesores y compañeros y la responsabilidad que cada estudiante tiene por aprender y desarrollarse integralmente.

¡Padres! Ahora que los niños regresaron a clase, estos consejos serán muy útiles

2017-03-10T13:40:16+00:00 marzo, 2017|Actualidad, Padres y apoderados|

Consejos para adaptarse al regreso de los niños a clases Mostrar interés por las actividades de los hijos en el colegio es fundamental para [...]

  • Ahora los alumnos de 3° y 4° medio podrían compartir ramos de especialidad

    Un gran cambio se aplicará en los contenidos de enseñanza de los alumnos de tercero y cuarto medio. Lee todo sobre el nuevo currículum en esta nota publicada en El Mercurio.

    Nuevo currículum propone que alumnos de 3° y 4° medio compartan ramos de especialidad

    El esquema del Mineduc, que regirá en 2019 para los alumnos que este año entraron a primero medio, también instala Educación Ciudadana como asignatura obligatoria.

    Un gran cambio a los contenidos que se les enseñan a los alumnos de tercero y cuarto medio afina el Ministerio de Educación. Las materias -y la forma en que se organizan- no han tenido cambios relevantes desde hace casi dos décadas (1998) y ahora se busca reordenarlas para dar una formación más integral.

    La idea es dar más importancia a “las habilidades de pensamiento crítico, las creativas, comunicativas, de colaboración y participación que los estudiantes requieren para seguir aprendiendo en la vida”, explica Alejandra Arratia, coordinadora de Currículum y Evaluación del Mineduc.

    Estos cambios deberían estar aprobados por todas las instancias a fin de año, para que así los alumnos que hoy cursan primero comiencen tercero medio (2019) con la nueva estructura.

    Según la propuesta curricular -escolares, profesores y expertos pueden opinar en www.basesdelfuturo.cl-, habrá un plan común con ramos típicos como Lengua, Ciencias y Filosofía. Y eso correrá para todos los colegios, incluidos los técnico-profesionales, que hoy no tienen Filosofía, Arte ni Educación Física.

    Eso sí, el mayor cambio se dará en la “profundización” que toman los alumnos antes de egresar. Actualmente, hay tres grandes áreas: científica, matemática y humanista.

    Pero ahora se crean 24 asignaturas en tres áreas de aprendizaje: Lengua, Ciencias y Desarrollo Personal (ver infografía). Frente a estas opciones, los estudiantes de tercero medio deben tomar una especialización de cada área, mientras que los de cuarto medio pueden elegir la que quieran. Así, los alumnos de ambos niveles podrán coincidir en las especialidades.

    “Se propone que estudiantes de tercero y cuarto medio puedan ser compañeros en las asignaturas de profundización, de modo de aumentar sus posibilidades de elección de asignaturas, promover espacios de integración en un contexto similar al que tendrán en la educación superior, y dar mayores facilidades de implementación”, asegura la encargada del Mineduc.

    Para Marisa Meza, académica de la Facultad de Educación de la U. Católica, la creación de más asignaturas de profundización “aporta muchísimo a las nuevas generaciones. Hoy se requiere de personas con perfiles más o menos diversos. Antes se pensaba que alguien era matemático o científico y no podía tener nada que ver con filosofía, por ejemplo. Y hoy cada vez más nos damos cuenta que eso es un sin sentido”.

    Asignatura “Proyecto”
    Se crea el curso de “Proyecto” para que el alumno aborde una situación o problema que le interese, primero con una investigación y luego a través de la formulación de propuestas de solución.

    “Buscamos abordar la demanda de formación integral con un plan común con las distintas áreas de aprendizaje”.
    ALEJANDRA ARRATIA
    Coordinadora de Currículum del Mineduc

Ahora los alumnos de 3° y 4° medio podrían compartir ramos de especialidad

2017-03-09T14:29:36+00:00 marzo, 2017|Actualidad, Comunidad escolar, Padres y apoderados, Voz de los profesores|

Un gran cambio se aplicará en los contenidos de enseñanza de los alumnos de tercero y cuarto medio. Lee todo sobre el nuevo currículum en es [...]

  • 7 cosas sobre tu hijo que debieras contarle al profesor

    ¿Qué podrías decirle a un profesor para apoyarlo en su labor? Podrías sorprenderte. Mientras el profesor de tu hijo es un experto en educación, nadie sabe más acerca de tu hijo que tú mismo. Que los padres hablen con los profesores sobre las situaciones complejas que pueden suceder en casa -y que podrían afectar el comportamiento en la escuela- es tan importante como que los profesores informen a las familias cómo les está yendo a los niños en la sala de clases.

    Los estudiantes dan lo mejor de sí cuando los padres y los profesores trabajan juntos como equipo. El comienzo de un nuevo año escolar es un gran momento para abrir el diálogo con el profesor de tu hijo, pero nunca es tarde. ¿No estás seguro por donde empezar? Acá hay siete cosas que los profesores desearían que pudieses compartirles. Hacerlo podría ayudarlos a entender mejor las necesidades de tu hijo/a  y a sentar las bases para una relación cooperativa durante todo el año escolar:

    1. Estado de salud:

    Si tu hija es diabético, usa inhalador, es alérgico al maní o tiene algún problema de salud serio, su profesor debe saberlo. También es útil que el profesor sepa si tu hijo ha sido diagnosticado con condiciones como TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), ya que puede afectar su conducta y  concentración.

    2. Situaciones familiares:

    Cuéntale al profesor si tu familia está pasando por un cambio importante que pueda afectar a tu hijo, como por ejemplo un divorcio, la muerte de un familiar o un cambio de casa. Incluso cuando parezca que tu hijo lo está enfrentando bien avisa a los profesores, así ellos pueden observar posibles cambios de conducta.

    3. Características de su personalidad o problemas de conducta:

    Quizás tu hijo es muy tímido y le preocupa no hacer amigos en su nueva escuela. O quizás tu hijo de kínder ha estado haciendo berrinches en la casa y estás preocupado porque puede hacer lo mismo en la escuela. Lo mejor es hacer consciente a los profesores de estas situaciones antes de que se conviertan en un problema en la escuela.

    4. Fortalezas y debilidades:

    Tu hija es una alumna estrella en matemáticas pero le da avergüenza de hablar en voz alta. Tu hijo ama el lenguaje pero le cuesta ciencias. Si compartes con los profesores estas cosas por adelantado, ellos tendrán más tiempo para ayudar a tus hijos a mejorar en las áreas en que ellos más lo necesitan.

    5. Estilo de aprendizaje:

    Has pasado años enseñándole a tus hijo, desde ir al baño solo hasta atarse los cordones, entonces ya tienes una buena idea de su estilo de aprendizaje. Si tu hijo aprende mejor a través de actividades prácticas que escuchando instrucciones, menciónalo a su profesor. Comparte cualquier estrategia de enseñanza que te funcione bien con tu hijo.

    6. Hábitos de estudio:

    ¿Tu hijo avanza rápido con la tarea de matemáticas pero se tarda trabajando en las tareas de lectura? ¿Las notas de tu hija sufren porque pasa mucho tiempo en las clases de patinaje? Cuéntale a los profesores sobre los hábitos de estudio de tus hijos y sobre cualquier problema que puedan tener para completar sus tareas. A menudo los profesores pueden ofrecer sugerencias para hacer que la hora de tareas en casa sea más agradable.

    7. Intereses especiales:

    Saber más acerca de los hobbies e intereses de tu hijo puede ayudar al profesor a forjar conexiones en la sala de clases. Deja que el profesor sepa que tu pequeño hijo ama al superhéroe de un comic particular y que tu hija que cursa enseñanza media es una talentosa pintora.

7 cosas sobre tu hijo que debieras contarle al profesor

2017-04-21T21:51:10+00:00 agosto, 2016|Padres y apoderados|

¿Qué podrías contarle a un profesor para apoyarlo en su labor? Mira qué cosas que sólo tú sabes sobre tu hijo pueden marcar la diferencia al compartirlas.

Comentarios desactivados en 7 cosas sobre tu hijo que debieras contarle al profesor
Cargar más posts