Mejora docente

Inicio » Mejora docente
  • 6 buenas estrategias para conocer a tus estudiantes

    Durante 20 años, Shane Safir ha trabajado en educación. Su gestión se ha centrado en crear espacios educativos donde la equidad y la inclusión son una prioridad. Safir tiene un libro llamado Culturally Responsive Teaching and the Brain: Promoting Authentic Engagement and Rigor Among Culturally and Linguistically Diverse Students, obra que reúne su trabajo enfocado en una tendencia educativa conocida en EE.UU como Enseñanza Cultural Responsable (CRT). En su libro, la autora plantea la siguiente pregunta: ¿cómo sabemos realmente que estamos respondiendo culturalmente si no escuchamos a nuestros estudiantes? Para contestar esta pregunta, Safir habla de tres niveles, que desde su punto de vista, hay que triangular para mejorar los resultados de los estudiantes: el Nivel Satélite (Nivel 1) que corresponde a datos como los puntajes en los exámenes y la asistencia, el Nivel Mapa (Nivel 2), que corresponde a encuestas estudiantiles, exámenes o tareas y el Nivel Calle (Nivel 3) que solo se puede conseguir a través de la escucha y la observación.

    Este último nivel en particular es el único que permite conocer las historias jamás contadas de los logros de los estudiantes y quitar las barreras como una oportunidad de acceso. Además, ofrece una forma concreta y respetuosa centrada en el estudiante que permite desarrollar una práctica pedagógica etnográfica, basada en las costumbres y tradiciones de todos los estudiantes. En otras palabras, el Nivel Calle construye el músculo de la escucha y la observación que los profesores necesitan para conocer a sus estudiantes, crear confianza y construir espacios igualitarios e inclusivos. Pero ¿cómo se puede desarrollar dicho Nivel Calle? Safir sugiere 6 estrategias:

    1. Entrevistas uno a uno

    Para entender la forma en que aprende cada niño, el comportamiento y los desafíos, ella sugiere hacer entrevistas uno a uno. Para eso, primero hay que identificar a los estudiantes que están teniendo mayores dificultades para luego invitarlos a hablar fuera de la sala de clase. Tendrás que decirle a cada uno que tu propósito es escucharlos y conocerlos para poder guiarlos mejor. Puedes decir cosas como: cuéntame en qué te sientes exitosos en mi clase, cuéntame qué te parece más difícil, ¿cómo aprendes mejor?, ¿cómo puedo mejorar como profesor/a?, ¿cómo te puedo apoyar para que alcances tus objetivos?

    2. Grabar audios de focus groups

    Otra propuesta sugerida es escuchar a los estudiantes a través de focus groups o entrevistas con pequeños grupos. Reunir a varios estudiantes, dice ella, puede reducir los niveles de ansiedad y de esa forma se pueden construir ideas que nacen de sus propias historias. Crea este espacio junto a otro profesor, busca un salón silencioso e invita a unos 6 estudiantes a participar de este encuentro especial. Si grabas estas sesiones, dice la experta, puedes compartir los principales hallazgos con tu departamento o los miembros de la comunidad educativa que consideres indispensables para construir ideas en pro de las necesidades de los estudiantes.

    3. Entrevistas con retroalimentación

    La idea es similar al focus group, pero en lugar de pedir a los estudiantes que cuenten sus historias, le pedirás a tus estudiantes que hagan una retroalimentación de tu trabajo como profesor/a.

    4. La sombra de tu estudiante

    Para hacer esto necesitarás la autorización de tu estudiante. Para algunos quizás sea una posibilidad lejana, pero si tienes la oportunidad de hacerlo, vale la pena. La idea es que te pongas en los zapatos de uno o varios de tus estudiantes, viviendo un día a su manera. Encuéntrate con él/ella antes de que empiece la escuela, observa su cotidianidad, toma nota y abre tu mente a entender su mundo. Asegúrate de tomarte un tiempo para analizar la información, encontrar patrones y plantear interrogantes.

    5. Seguimiento de participación en el aula

    Un factor determinante de inclusión y compromiso, dice Safir, es la participación oral en clase. Para medir dicha participación tendrás que crear lo que ella llama un “seguidor de equidad” con los nombres de los estudiantes y una columna con los días de la semana. Este seguidor te permitirá medir qué tanto participan tus estudiantes.

    6. Seguimiento de lenguaje académico

    Tener la capacidad de internalizar el uso del lenguaje académico en clase es muy importante, especialmente para los estudiantes que no hablan la lengua nativa. Ver qué estudiantes utilizan o no utilizan el lenguaje académico te permitirá crear estrategias específicas. ¿Cómo hacerlo? Escoge a uno o dos de tus alumnos para oírlos durante la clase, especialmente si están comprometidos con las discusiones de la clase. Transcribe lo que dicen o grábalos. Analiza el audio, mide cuántas veces incorporan el lenguaje académico y piensa cómo puedes apoyar a ese estudiante que no tiene interiorizado dicho lenguaje.

    ¿Qué otras estrategias has utilizado para conocer mejor a tus estudiantes y sus necesidades?

6 buenas estrategias para conocer a tus estudiantes

2017-08-18T15:58:59+00:00 Agosto, 2017|Mejora docente|

Esta experta sugiere ideas para generar espacios de aprendizaje significativos y enseñar en aulas donde todos los estudiantes son prioridad.

  • Roxana Nahuelcura: La profesora que “hace” ciencias

    Sus alumnas del Liceo 1 han conseguido extraordinarios logros en los últimos cuatro años, gracias a proyectos científicos y tecnológicos en Antártica, Estocolmo, Washington y Medellín. Pedagoga de Biología de profesión, Roxana Nahuelcura se ha hecho un nombre al incentivar a las adolescentes a estudiar ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Y aquí contamos su historia.

    Cuando abre las puertas de un locker aparecen. Sobre unos estantes, nueve microscopios binoculares nuevos, todavía embolsados. A un lado, cajas de cartón, blancas y pequeñas, que guardan en su interior portaobjetos, cubreobjetos y material de disección en miniatura para poder observar minúsculas muestras sólidas de diferentes tipos de tejido posadas en vidriecitos. A primera vista parecen un trozo pequeño de un papel manchado, un aspecto demasiado inofensivo para lo que son en realidad: lonjas ínfimas de músculo estriado y duodeno, tejido conectivo, de médula espinal. También hay de arterias, de tejido conectivo laxo, de vaso sanguíneo de pulmón, de riñón, de papila gustativa, de páncreas.

    Roxana Nahuelcura, la profesora de Biología del Liceo 1 Javiera Carrera, ubicado en la intersección de Compañía con San Martín, las muestra desde el laboratorio: una sala de mesones desocupados, por donde entra muy poca luz natural. Es el único que hay en este colegio, después de que años atrás se transformaran las aulas dedicadas a las asignaturas de física, química y biología, en salas de clases, ante la alta demanda de matrículas.

    Los microscopios y el material de disección están para que sus alumnas vean células como corresponde, dice, para que puedan identificarlas por partes, para que puedan compararlas y crear hipótesis.

    Son compras que el Liceo 1 hizo hace unos meses. Eso para celebrar los extraordinarios logros conseguidos por las alumnas de Enseñanza Media de este colegio, de primero, segundo, tercero y cuarto medio, provenientes de comunas tan distintas como Lampa, Melipilla, Puente Alto y Quilicura, en los últimos cuatro años: importantes reconocimientos por sus investigaciones bibliográficas y proyectos científicos y tecnológicos en ferias escolares mundiales. Han sido premiadas por sus trabajos con una bacteria que degrada petróleo, otra que es capaz de degradar metales pesados, un traje robótico para ciegos con sensores y estudios de neurociencias relacionadas con la educación. En total, la profesora y sus alumnas han hecho tres viajes a la Antártica, dos a Estocolmo, uno a Washington y otro a Medellín. Varias de estas iniciativas han sido desarrolladas en laboratorios prestados: en los de la Universidad de Chile y en los de la Andrés Bello, que han permitido a las alumnas hacer sus experimentos guiadas por científicos.

    Varias hoy estudian carreras de las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

    Todos estos proyectos han sido supervisados por Roxana Nahuelcura, egresada del Pedagógico, la primera profesional en su familia, hija única de un cocinero y administrador de un restorán y de una decoradora de interiores dedicada a la restauración, con antepasados mapuches con los que nunca tuvo contacto.

    Hasta hace un par de años, Roxana Nahuelcura se las tenía que ingeniar para enseñar sobre las células. Sin el debido equipamiento, imprimía en forma de círculo imágenes que descargaba de Google, simulando cómo se vería una célula a través de un microscopio.

    Funcionaba muy bien con las fotos de la mitosis de las hojas de la cebolla, dice.

    -Era lo que más las acercaba a la realidad.

    Hasta hace poco había ahí microscopios monoculares, de los ochenta, los mismos que ella ocupó a mediados de esa década, cuando estudió allí y las ciencias no fueron un camino que le incentivaron a seguir. Casi treinta años después, lidera en este lugar el “Centro de Investigación Javierina”, una instancia interdisciplinaria, sin sala aún, donde profesores de historia, física, biología y química que hacen talleres de experimentación se juntan a conversar sobre lo que cada uno hace, para colaborarse.

    -Hasta ahora, todos los profesores trabajaban en distintas investigaciones pero de forma aislada -dice Roxana Nahuelcura-. Y esto es como la importancia de la diversidad. Es potenciarse, entre diferentes especies, para poder tener un nicho, un lugar, un ambiente donde podamos crear esta ciencia, desde la parte escolar de verdad, de manera más instintiva.

    La subjetividad de la ciencia

    Desde que en segundo medio le encargaron, de tarea, dibujar el sistema reproductor -la fecundación, el desarrollo embrionario, el feto, el óvulo, los estados embrionarios-, Roxana Nahuelcura empezó a convertir sus cuadernos de corchete en libros explicativos: una manera de poner en el papel su propia mirada de la ciencia. Y se acostumbró. Lo hacía replicando los dibujos que veía en los libros, imaginándose las trayectorias de los mundos que habitaban en el cuerpo humano pero también afuera, en el ecosistema. Siempre le gustó la Biología. Cuando salió del colegio quiso estudiarla. Desechó la licenciatura. Le dijeron que no tenía campo, tampoco trabajo. Así entró a estudiar Pedagogía en el Pedagógico. Ahí, a pesar de que le dieron las herramientas metodológicas para la pedagogía, dice, no tuvo “la experiencia de hacer investigación ni tampoco le enseñaron acerca de ciencia escolar”.

    -Si uno va a ser profesora de ciencias tiene que hacer y practicar las ciencias. Y si era de Biología también había que experimentar. Uno sale de la universidad y piensa que solo va a pasar contenido. No se imagina que “puede” hacer ciencia.

    -¿Por qué usted no fue científica?

    -No es que no haya querido. Me faltó información acerca de la carrera. Me imaginaba que iba estar todo el día adentro de un laboratorio. Hoy sé que el científico pasa una época en terreno, después en el laboratorio, analizando sus muestras, y después otra época participando en seminarios: divulgando lo que hace en el laboratorio. En un mundo del que no se sabe mucho, uno enfrenta sus propias hipótesis a las de otros.

    -¿Qué es lo que más le gusta de este mundo?

    -Las conversaciones que se tienen. Siempre hay miradas distintas. La ciencia es muy subjetiva. Si hoy me levanto con un ánimo, voy a ver en la muestra una cosa, pero a lo mejor mañana voy a ver otra. Es inherente a la esencia humana. Es también creativa porque para poder hacer una observación, por ejemplo, de aves, inventaré algo para que ellas no me vean. Pero, a lo mejor, va a depender de mi ánimo algo que no vi, y pasó desapercibido y pudo haber sido muy importante.

    El último cuaderno que Roxana Nahuelcura dibujó fue sobre ballenas: sobre sus características y sobre las distintas especies que habitan en Chile. Lo hizo tras el último viaje que realizó con sus alumnas a la Antártica, gracias a un trabajo experimental que ellas mostraron en la Feria Antártica Escolar del Instituto Antártico Chileno, acerca de un grupo de bacterias que degradan metales pesados. Ahí pudo observar ballenas de cerca, verlas respirar y arrojar el agua en forma de sifón a la superficie.

    Roxana Nahuelcura también habla del libro que hizo de las hojas y cuenta que hay alumnas que tienen libros hechos a mano sobre, por ejemplo, los tipos de moluscos. El año pasado una hizo uno de las ranas chilenas. Así es como a algunas les enseña el método científico y el indagatorio, construyendo su propio aprendizaje, buscando las maneras de volverlo más significativo para ellas. El primero de todos los proyectos que supervisó partió precisamente así, en 2012, en el laboratorio de la Universidad Andrés Bello, donde sus alumnas, en placas petri, cultivaron, sembraron y aislaron bacterias presentes en una muestra de suelo antártico. Esto para comprobar la hipótesis de la científica estadounidense Jenny Blamey, que sugería que cerca de las bases antárticas, había zonas contaminadas con petróleo. Las alumnas cultivaron esta muestra con fenantreno, un componente del petróleo. Y lo vieron: las bacterias empezaron a vivir felices, proliferando en las placas. Así, concluyeron que estas bacterias sí podían degradar
    el petróleo, sobreviviendo a un ambiente contaminado.

    -Pero yo nunca he interferido en los proyectos -dice-. Ellas trabajan solas.

    El proyecto no quedó ahí: las alumnas propusieron un biorremediador, una suerte de acuario, donde estarían las bacterias, para aislarlas del medio -de la Antártica o de otro lugar donde el agua estuviera contaminada-, y ocuparlas para filtrar agua contaminada.

    Ese proyecto las llevó a competir en distintas ferias escolares en Chile y el extranjero, como la que se desarrolló en Estocolmo, donde este proyecto ganó, el primer lugar, entre más de treinta países, incluido China, cuyos representantes mostraban un robot que buscaba, detectaba, encontraba y filtraba agua.

    -Yo ahí me dije: “¿cuántos años enseñando ciencias sin hacer ciencias?” Eran casi 20.

    Así vinieron muchos más proyectos. Un grupo de alumnas presentó un trabajo en esa misma ciudad y al tiempo después lo hizo otro, que creó un traje robótico para ciegos, con sensores, que mostró y ganó reconocimientos en una feria de emprendimiento, primero en Washington y luego en Medellín, Colombia. El año pasado, varias de sus estudiantes trabajaron tres proyectos junto a la Comisión Chilena de Energía Nuclear, en conjunto con la Universidad Andrés Bello. Entre ellos evaluaron el efecto del plasma frío -una innovadora técnica en base a moléculas de gas- para ser usado como un potencial bactericida.

    -El modelo de las anteriores, que han viajado y han llegado lejos, motiva a nuevas todo el tiempo -dice Roxana Nahuelcura.

    La ciencia es creatividad

    Como parte de una investigación, hoy algunas de sus alumnas observan a dos grupos de personas: uno que lee con ruidos molestos -el llanto de una guagua, un bocinazo- y otro, sin ruidos. Una máquina persigue el movimiento de sus ojos para saber si el ruido las distrae o, en realidad, no es un obstáculo para la concentración. Cuando las primeras observaciones dieron como resultado que quienes se enfrentaban a ruidos molestos tenían respuestas menos erradas a las que no los escuchan, sus alumnas pensaron que había un error.

    “¿Cómo podía ser posible?”, preguntaban.

    Roxana les respondía lo que hoy repite como un mantra:

    -Nunca crean a la primera -dice-. Así funciona el espíritu crítico. Es volver a analizar las cosas desde distintos puntos.

    La sala en la que realiza sus clases, a poco más de cuarenta alumnas en promedio, es, de hecho, muy ruidosa. También muy helada en invierno y muy calurosa en verano. Antes Roxana Nahuelcura era de quejarse mucho. También porque no había laboratorio, porque el lugar que se destinaba a su función no tenía ni estantes, solo mesones.

    -Todos creen que por ser un colegio emblemático tenemos todo, y no. Pero lo hice hasta que me di cuenta de que podía ser beneficioso para las chiquillas, enfrentarse a las desventajas, tratando de sacarle provecho a todo. He visto que así inventan cosas, que aumenta su creatividad -dice-. Se piensa que para ser científicas se debe ser rigurosa, catedrática, la teoría y todo eso, pero, en realidad, la ciencia es creatividad. Cuántos experimentos e investigaciones han surgido así. Siempre les digo a mis alumnas que sean curiosas, que conversen con científicos, que les escriban. Ellos contestan.

    No todo ha sido gratificante en las ferias a las que Roxana Nahuelcura ha asistido, supervisando a sus alumnas.

    -Al ser un trabajo tan bueno nos ha pasado que no creen que haya sido hecho por niñas.

    Una vez, cuenta Roxana Nahuelcura, una científica, jueza en un concurso escolar, las evaluó mal, añadiendo de comentario: “Niñas, las felicito, pero las ciencias no se hacen así, no creo que ustedes hayan postulado ni la hipótesis ni los objetivos, el trabajo se los debió haber hecho un adulto, pero sigan intentándolo”.

    -Ahí yo me dije: “¿Pero por qué hace eso?”. La respuesta la leyeron las niñas y se sintieron mal. Yo les dije, primero, que ella no conocía nuestro trabajo, que era una opinión que venía desde afuera, y que vieran el malentendido como un halago.

    -¿Le ha pasado a usted?

    -He aprendido a no subestimar a mis estudiantes. Son capaces de hacer un montón de cosas. El año pasado unas estudiantes hicieron un marco teórico y al estar tan bien redactado, uno, de pronto, piensa que pueden haberlo copiado. Yo incluso dudé y las googlié. Tampoco las conocía desde antes. Y no, no había copia. La redacción era de ellas. Ahí me dije: “cometí un error”. No se los dije a ellas. Me di cuenta de que ellas sí pueden hacerlo. Ellas me han enseñado mucho a mí.

    -¿Qué le han enseñado?

    -Uno como adulto tiene ciertos parámetros. Se acostumbra a repetir la misma fórmula para conseguir los mismos resultados. Y trata de no salirse de esos límites. Las niñas no los tienen. No es que esto pase hoy. Ha pasado siempre. La experiencia te va diciendo “esto es”. No damos espacio a otra probabilidad, a “esto no es”. Cuando, a veces, eso puede no ser. Así damos espacio a que suceda algo inesperado.

    “Se piensa que para ser científicas se debe ser rigurosa, catedrática, la teoría y todo eso, pero, en realidad, la ciencia es creatividad”.

    “Yo he aprendido a no subestimar a mis estudiantes. Ellas son capaces de hacer un montón de cosas”, dice Nahuelcura.

Roxana Nahuelcura: La profesora que “hace” ciencias

2017-08-16T16:41:35+00:00 Agosto, 2017|Actualidad, Mejora docente|

Sus alumnas han sido reconocidas por sus trabajos con una bacteria que degrada petróleo, otra que es capaz de degradar metales pesados y un traje robótico para ciegos con sensores.

  • Le pedimos a los profesores que compartieran sus libros favoritos. Este fue el resultado

    Para ampliar conocimientos, recopilar ideas, aprender nuevas metodologías de trabajo y mejorar cada día en la labor docente, no hay nada mejor que la lectura. En los libros muchas veces están las respuestas o herramientas que todo profesor necesita para enfocarse 100% en el objetivo que busca: generar procesos de aprendizaje significativos, crear impacto en el aula y mejorar los resultados de los estudiantes. Por eso invitamos a los profesores en nuestras redes para que compartieran sus libros favoritos, aquellos que en su labor diaria son sus aliados. No dejes de leer los que más te interesan y sigue trabajando día a día para formar grandes personas.

    1. El Elemento de Ken Robinson – Recomendado por el profesor William Fernández Hurtado

    Ante un futuro cada vez más incierto, este libro motiva a buscar lo mejor de nosotros mismos, lo que realmente nos apasiona, y así encontrar nuestro elemento.


    2. Cartas a quien pretende enseñar de Paulo Freire – Recomendado por la profesora Lourdes Rojas

    Diez cartas de uno de los más eminentes educadores de nuestra América en las que aborda aspectos fundamentales de la práctica educativa de los profesores como la diferencia entre enseñar y aprender, las fuentes de inseguridad, las cualidades del buen educador, la relación entre educadores y estudiantes, la disciplina, etcétera.


    3. Vivir, amar y aprender de Leo Buggaglia – Recomendado por el profesor Andrés Díaz

    El doctor Leo Buscaglia también conocido como el Doctor Amor, ha recorrido el mundo difundiendo su mensaje positivo, alentando a la gente a creer en sí misma y aceptar el desafío de la vida. Este libro es una recopilación de sus discursos que se han convertido en un fenómeno.


    4. La nueva educación de César Bona – Recomendado por la profesora Patricia Vásquez Ferreiro

    César Bona fue uno de los cincuenta finalistas del Global Teacher Prize (“Nobel” de la educación). En su libro aclara que ser maestro no es acomodar a los alumnos a unos planes de estudio sino adaptarse al “motor imparable y entusiasmado de un niño”.


    5. Pedagogía de la autonomía de Paulo Freire – Recomendado por la profesora Loreto Amanda

    En este libro, Freire reflexiona sobre los saberes necesarios para la práctica educativa-crítica con base en una ética pedagógica y en una visión del mundo cimentadas en el rigor, la investigación y la actitud crítica.


    6. Ética para amador de Fernando Savater – Recomendado por la profesora Victoria Edelstein

    El autor analiza algunas de las cuestiones éticas que desde su punto de vista son las más esenciales para la sociedad actual: el correcto ejercicio de la libertad, la aceptación de la responsabilidad, la necesidad de la convivencia entre humanos, el deseo de disfrutar de la vida, la relación entre ética y política, entre otros.


    7. Pasión de Enseñar, pensamiento pedagógico de Gabriela Mistral – Recomendado por la profesora Ada Huincahue

    El libro, ilustrado por Roser Bru, recoge el pensamiento pedagógico de Gabriela Mistral. Hay escritos íntimos, otros públicos, confesiones, cartas, interpelaciones que revelan su talento y su impacto a nivel mundial como docente. Más de un profesor recomendó este libro, así que sin duda vale la pena darle una mirada.


    8. Pensando como matemáticos de Barbara Bourne y Thomas E. Rowan – Recomendado por la profesora Cecilia N. Candia

    Muestra el camino para acercar la matemática a los niños más pequeños y lograr que se conviertan en pensadores matemáticos sin miedo. Los autores desarrollan cómo poner en práctica las Pautas diseñadas por el Consejo Nacional de Docentes de Matemática de Estados Unidos (NCTM).


    9. El sentido de lo humano de Humberto Maturana – Recomendado por Kelly Sait

    En este libro, Matura escribe sobre la vida y el sentido de lo humano desde su mirada de biólogo. Un libro muy aclamado por todos los profesores que son sus seguidores.


    10. La aventura de enseñar ciencias naturales de Melina Furman y Mª Eugenia de Podestá – Recomendado por el profesor Esteban Arenas

    Transmite la importancia de la enseñanza de las Ciencias Naturales en la escuela primaria. Invita a reflexionar sobre la importancia de generar espacios para que los alumnos exploren y se encuentren en situaciones reales e interesantes de conocimiento sobre la naturaleza. Aporta herramientas que acompañan todo el proceso de enseñanza e invita a través de ejercicios a implementar estrategias novedosas en el aula.

    ¿Qué libro recomendarías tú?

Le pedimos a los profesores que compartieran sus libros favoritos. Este fue el resultado

2017-08-11T19:28:27+00:00 Agosto, 2017|Los profesores importan, Mejora docente|

En una profesión donde los desafíos son constantes, es indispensable alimenta el conocimiento a través de los libros.

  • Profesores estrenan métodos de enseñanza para motivar a estudiantes

    Es habitual que los niños no sientan suficientes motivaciones para asistir al colegio. Sin embargo, hay profesores que están cambiando esa realidad.

    Se trata de docentes que ocupan todo su ingenio y renuevan sus métodos de enseñanza para motivar a los alumnos a aprender.

    Uno de los casos es el de Constanza Quintana, una joven profesora que pone énfasis en que sus estudiantes salgan de la sala de clases con todas las dudas resueltas.

    Quintana asegura que ella fue una “estudiante invisible”, que nunca tuvo clases estimulantes y tampoco los profesores la instaban a participar. Dice que en su aula eso nunca ocurrirá.

    Otro caso es el de Bastián, un profesor de inglés de 25 años, que trabaja con guitarra en mano para enseñar en El Bosque. Asegura que la música se ha convertido en su aliada para sembrar la semilla de los idiomas entre sus alumnos.

Profesores estrenan métodos de enseñanza para motivar a estudiantes

2017-08-11T10:45:03+00:00 Agosto, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños, Mejora docente|

Música, concursos y acompañamiento personalizado son algunos de los recursos que utilizan estos docentes a la hora de enseñar.

  • 8 apps gratuitas para optimizar tu trabajo y encontrar nuevos recursos

    Organizar, planear y crear nuevas estrategias de enseñanza son solo algunas de las tareas que los profesores deben realizar a diario… y no es nada simple. Todos los días hay nuevos desafíos en la sala de clase y es indispensable poder encontrar herramientas que faciliten el trabajo, la metodología y los procesos que se llevan a cabo para cumplir ciertas metas. Por fortuna, la digitalización ha abierto las puertas a un mundo lleno de instrumentos útiles, prácticos y gratuitos, perfectos para los docentes que buscan constantemente formas de innovar y mejorar. Un ejemplo de esto podría ser Pinterest, una plataforma para compartir imágenes que permite a los usuarios crear y administrar, en tableros personales temáticos, colecciones de imágenes como eventos, intereses, hobbies, proyectos y muchas otras cosas.

    Muchos docentes son fanáticos de esta aplicación que funciona como una mano amiga a la hora de pensar en nuevas ideas o proyectos para la sala de clase, pero además de ésta hay muchas otras que si bien no son tan populares como Pinterest, se pueden adaptar a las necesidades de cada profesor. La sugerencia de quienes utilizan aplicaciones para organizar su trabajo es no utilizarlas todas al tiempo, sino probar de a una, o máximo dos, durante un mes y evaluar si realmente aportan. De esta forma podrás ir creando una especie de “baúl de aplicaciones” que utilizarás cada vez que quieras.

    1. Participate

    Participate es una aplicación que busca ser un apoyo para los profesores dentro de las comunidades de aprendizaje de diversas formas. Tienes tres secciones:

    – Enseñar en EE.UU.
    – Conviértete en un educador más fuerte
    – Transforma la escuela

    En la sección Conviértete en un educador más fuerte hay tres aplicaciones que se pueden utilizar: Chat (para hablar con colegas alrededor del mundo), Cursos (para desarrollo profesional) y Colecciones (un espacio para compartir recursos pedagógicos). Esta última alternativa de Colecciones es interesante pues te permite organizar recursos de temas determinados. Por ejemplo: si estás trabajando el sistema solar, puedes agrupar todos los recursos del tema como archivos, links, videos, PDF etc… Todo esto se puede compartir con los estudiantes y otros colegas. Así mismo puedes ver las colecciones de otros profesores alrededor del mundo.

    Participate


    2. Paper53

    Esta aplicación la puedes utilizar en el computador o en el celular (iOS). Es gratuita pero se pueden hacer actualizaciones a un costo. Si te gusta hacer bocetos o escribir notas durante sesiones de lluvia de ideas, esta aplicación es una buena alternativa. Además te permite utilizar cuadernos para organizar las ideas. Es una especie de cuaderno digital… si es que prefieres dejar el papel de lado y empezar a hacer todo en la nube.

    Paper 53


    3. Google Classroom

    Es una especie de centro de control que permite organizar muchas de las actividades básicas que suceden al interior de la sala como la asignación de tareas, la retroalimentación e incluso el diseño de la clase misma. Es una herramienta que estructura cada una de las partes de la enseñanza, permite un seguimiento del trabajo, y una comunicación efectiva y colaborativa entre estudiantes y profesores sin necesidad de hacer uso del papel.

    Google


    4. Seesaw

    Esta aplicación está diseñada para profesores, familias y estudiantes. Los estudiantes pueden a través de ésta documentar su aprendizaje con herramientas creativas. Los padres pueden ver el trabajo de sus hijos y además pueden comunicarse con los profesores y para los profesores, Seesaw es un instrumento perfecto para optimizar tiempo, estar conectados con las familias (quienes hacen parte del proceso de aprendizaje) y crear tareas de una forma sencilla.

    Seesaw


    5. Pocket

    Es una de las mejores aplicaciones gratuitas para guardar contenido de Internet (aunque se pueden hacer actualizaciones a un costo bajo). Pocket es perfecto para guardar artículos o referencias y mantenerlos organizados. Puedes añadir tags para encontrarlos fácilmente y es perfecto para archivar todas esas cosas que encuentras en la red sobre educación y que no puedes leer de inmediato.

    Pocket


    6. 30/30

    Una aplicación perfecta para los profesores que tienen muchas cosas por hacer dentro y fuera del aula. La app te permite otorgar íconos de colores a diferentes actividades. A dichas actividades se les asigna el tiempo que se quiere invertir y el reloj empieza a correr. Es una buena herramienta para estar concentrado en las actividades más desgastantes y distribuir el tiempo de una forma eficaz.

    30/30


    7. Twitter Lists

    Con Twitter Lists puedes crear listas para agrupar personas con las que compartes intereses comunes. Por ejemplo, una lista con educadores, sitios que hablan de educación, organizaciones etc.

    Fuente desconocida

    ¿Conoces otra aplicación como estas?

8 apps gratuitas para optimizar tu trabajo y encontrar nuevos recursos

2017-08-09T18:15:30+00:00 Agosto, 2017|Mejora docente|

Para organizar tu trabajo y el de tus estudiantes, para planificar y buscar nuevos recursos que complementen tu esfuerzo.

  • 10 tendencias que podrían revolucionar el sistema educativo

    El Observatorio de Tendencias de la empresa Coolhunting Community creó un interesante informe sobre las nuevas tendencias que se están instaurando en el sistema educativo. En el informe se destacan nuevas líneas emergentes y posibilidades para anticiparse a los cambios que están surgiendo y que seguirán dándose en la enseñanza del futuro. La presentación del informe la hizo la Asociación de Colegios Privados e Independientes (CICAE) en España, en colaboración con Madrid Foro Empresarial y la Universidad Camilo José Cela de Madrid. Y aunque el informe fue expuesto en el marco de un contexto español, es pertinente para todos los docentes que están enfrentando cambios educativos.

    Este estudio se basó en la metodología coolhunting (cazatendencias), a través de la cual se identifican indicios de cambio para detectar tendencias emergentes antes de que éstas se popularicen o se conviertan en moda. Esto se hace con el fin de minimizar el margen de error y monitorear cuáles son los agentes que las modifican. En ese sentido, el coolhunting permite estar a la vanguardia en lo que sucede en cada ámbito, en este caso, el educativo. En este caso específico se detectaron específicamente 10 macrotendencias que los educadores de hoy tienen en cuenta como estrategias para darle a todos los estudiantes, una educación de calidad:

    1. Empoderar a los alumnos (Power Pupils)

    Niños confiados, creativos, emprendedores y conscientes de sus talentos hacen parte de las nuevas generaciones. Para ellos, el trabajo no significa sólo tener un empleo estable, también significa encontrar una pasión. En ese sentido, la necesidad de construir procesos de aprendizaje que se enfoquen en potenciar dichas cualidades a través del empoderamiento, se ha vuelto algo fundamental. Según el informe, esta tendencia se divide en tres ejes:

    – Before is better: que significa fomentar el talento desde edades tempranas.

    – Hackschooling: acompañar a los niños para que descubran su vocación.

    – Customización: cursos modulares para que los alumnos puedan personalizar su educación en función de sus inquietudes educativas).

    2. Feliz y saludable (Happy and Healthy)

    El bienestar mental y físico se ha vuelto una prioridad en distintos contextos. Por eso, muchos docentes están desarrollando actividades que se centran en el autoconocimiento, la felicidad. Además se están volviendo populares las estrategias que ayudan a reducir el estrés o la ansiedad como por ejemplo, dinámicas divertidas o de relajación como el mindfulness (estar en el momento presente) y la meditación.

    3. Aprendizaje continuo (Lifelong Learning)

    Según el informe, las nuevas generaciones necesitan y defienden un sistema flexible y personalizado. Esto significa que los docentes deben revisar y actualizar sus conocimientos profesionales de forma constante porque ya no existe una única etapa educativa (del colegio a la universidad). El aprendizaje ahora es continuo y las estrategias de enseñanza se están orientando bajo esa mirada.

    4. Emprendimiento (Lean Entrepreneurship)

    Fomentar el emprendimiento ahora es prioridad pues permite que los alumnos se enfoquen en una idea y la ponga en práctica. El ejercicio consiste en sacar un proyecto adelante en función de una necesidad o un problema y ofrecerlo al mercado. Esto es posible gracias a iniciativas que permiten que los estudiantes trabajen en prototipos de ideas.

    5. Tecnocreativo (Techno-Craft)

    Esta tendencia se refiere al término de la cultura “maker” o la cultura del hacer, muy ligada a la creación mediante la integración de la tecnología. En ese sentido, enseñar programación a las futuras generaciones se ha vuelto una tendencia en las salas de clase. “Desde la creación de contenidos al diseño digital, el mercado necesita a personas capaces de generar por sí mismos lo que la tecnología pone a su alcance”.

    6. B- Tech

    La tecnología se incorpora las aulas, sin olvidar que se trata de una herramienta, porque las nuevas generaciones tienen nuevas formas de entender y de aprender. Aquí son fundamentales el “feedback inmediato”, la “big data” que permitirá la personalización de los contenidos según las capacidades del alumno, y la posibilidad de integrar diferentes dispositivos.

    7. Dinámicas de juego (Gamificación)

    Para afianzar conocimientos y conseguir una mayor motivación y compromiso por parte de los alumnos, la dinámicas de juego se han vuelto cada vez más populares. Videojuegos, apps y juegos de mesa, son ahora un complemento de clases que gracias a esto son más divertidas.

    8. Nos importa (We Care)

    Las nuevas generaciones entienden la importancia de desarrollar entornos más sociales y sostenibles. Por esta razón, los establecimientos educativos que fomentan el desarrollo de iniciativas solidarias y la resolución de problemas son una tendencia que sigue en crecimiento.

    9. Poder de las masas (Crowd Power)

    El informe habla de la colaboración como una nueva forma de entender la vida y del poder de la colectividad para organizar masas y lograr metas. La colaboración es la nueva forma de crecer, y este es el mensaje que las universidades y escuelas empiezan a transmitir a sus alumnos.

    10. Ágora

    El valor de los colegios y universidades para diferenciarse del resto está en crear un núcleo de conocimiento, experiencias y posibilidades, por eso deben convertirse en lugares de debate o “ágoras”, donde se compartan experiencias y se generen nuevos conocimientos. Los espacios de debate, e incluso los gimnasios o zonas para dedicarse al bienestar físico y mental, se están convirtiendo en el centro de los establecimientos educativos, pues más allá del conocimiento, favorecen las relaciones interpersonales, la vida social, las prácticas de gestión colectiva y fomentan el trabajo en grupo además de la creatividad.

    ¿Qué opinas de estas tendencias? ¿Es lo que necesita la educación?

10 tendencias que podrían revolucionar el sistema educativo

2017-08-07T17:23:13+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños, Mejora docente|

Bajo la metodología “coolhunting”, se hizo un informe que detecta las tendencias emergentes del mundo educativo.

  • “La tentación más grande que tienen los profesores es conformarse con la mediocridad”

    La especialista cree que un líder escolar efectivo es aquel que entiende que se debe motivar y aspirar a una “sana ambición de excelencia” de forma constante.

    Mientras grababa lo que más tarde se convertiría en el largometraje “Profes, la buena educación”, la educadora española Carmen Pellicer fue testigo de realidades muy distintas. “Viajamos hasta Cambridge (Reino Unido) a conocer la ciudad donde está el mejor programa de innovación educativa en el mundo; uno muy moderno. Pero también estuvimos en África, en la frontera de Gabón con Guinea Ecuatorial, donde se enseña en lugares donde no hay electricidad”.

    Verse expuesta a situaciones tan disímiles le sirvió para llegar a una conclusión: sin importar las condiciones en las que ejercen, los buenos líderes educativos -aquellos que logran sacar adelante la escuela que dirigen, motivando a niños y profesores en el camino- comparten una serie de características. “Al final, los buenos líderes son buenos líderes en cualquier lugar del mundo. Ese es el mensaje de la película”, comenta Pellicer, quien esta semana visitó Chile para participar en el seminario “Claves para la Educación del Futuro – Fortaleciendo el trabajo colaborativo en red”.

    El encuentro fue organizado por la Fundación Arturo Irarrázaval Correa y contó con el apoyo de Grupo Educar.

    Durante su paso por el país, Pellicer explicó que “para dirigir una escuela se necesita una visión clara de dónde se quiere que esté el establecimiento en el futuro. Un líder efectivo sabe que una visión no es un sueño. Una visión es que ese sueño, esa imagen ideal, se pueda transformar en itinerarios posibles”.

    Para eso -continúa- “se tiene que conocer muy bien a los profesores con los que se trabaja, se debe poder diagnosticar cuál es su umbral de cambio, que es distinto en cada uno de ellos. No todos pueden cambiar de la misma manera ni a la misma velocidad, lo que supone poder diseñar un plan de acompañamiento muy personalizado de mejora profesional”, plantea la especialista, quien preside la Fundación Trilema, institución española dedicada a la capacitación de directores alrededor del mundo”.

    -¿Qué tan común es encontrarse con el líder al que hace referencia?

    “No es fácil de hallar. Pero ante la duda de si el líder nace o se hace, me inclino a pensar que se puede aprender casi todo; liderar equipos es algo que se entrena. La parte que no se puede enseñar es la calidad humana, la pasión, el conmoverse ante la mirada de un niño. El resto, sí. El problema es que muchas veces hacen falta programas de formación; de entrenamiento de líderes educativos”.

    -Una cosa es el rol que juega el líder, pero otro igual de necesario es el papel de las personas alrededor de este. Los profesores, por ejemplo…

    “Claro. Yo creo que cada profesor finalmente es líder de su aula, donde el desafío es poder convertir al grupo que se tiene a cargo en un equipo. Al final del día, lo más importante de una escuela son sus maestros. Por eso yo defiendo encarecidamente que todo director debe ser docente: tiene que haber pasado por la sala de clases y debe continuar dando clases al menos por unas horas. Creo que uno de los elementos que hacen que el director se gane el respeto de sus profesores es que él mismo intente ser el mejor docente posible”.

    -¿Cuáles son algunos errores que se cometen en esta búsqueda?

    “Quizás la tentación más grande que tienen hoy los maestros es conformarse con la mediocridad. Porque cuando uno trabaja en un entorno muy difícil se enfrenta a injusticias, fracasos. Normalmente el profesor no tiene otra opción que ponerse a trabajar y sacar adelante a esos niños. El problema es que cuando se llega a cierto nivel aceptable, los profesores pueden instalarse en una zona de confort. Es una gran tentación pensar que ya se hacen las cosas suficientemente bien. Se debe poder mantener viva esa sana ambición de excelencia”.

“La tentación más grande que tienen los profesores es conformarse con la mediocridad”

2017-08-07T12:03:54+00:00 Agosto, 2017|Actualidad, Mejora docente|

Eso señala Carmen Pellicer, educadora española y presidenta de la Fundación Trilema, que visitó Chile para participar en el seminario "Claves para la Educación del Futuro - Fortaleciendo el trabajo colaborativo en red".

  • 9 tiras cómicas de Mafalda para reflexionar sobre el rol docente

    Diminuta, irreverente, con una inteligencia y sagacidad inmune a los razonamientos adultos. Así es Mafalda, la pequeña niña que junto a Miguelito, Susanita, Manolito, Guille, Libertad y Felipe ha sabido cuestionarlo todo, absolutamente todo. Mafalda salió a la luz por primera vez el 29 de septiembre de 1964. Su creador, el argentino y humorista gráfico Joaquín Salvador Lavado, mejor conocido como Quino, no sospechaba entonces que las reflexiones y críticas que pondría en la boca de este personaje sin filtro, impactarían tanto al mundo. El surgimiento de Mafalda se dio de una forma inesperada después de que Quino en el 62, fuera invitado por su amigo Miguel Brascó a realizar una tira cómica (protagonizada por una familia similar a la de Mafalda), pensada para promocionar la marca de electrodomésticos
    Mansfield.

    Han pasado muchos años desde que Quino dibujó a Mafalda por última vez, sin embargo, sus discursos siguen tan vigentes como el primer día. Política, economía, salud, igualdad de género, familia y por supuesto, educación, son algunos de los temas que Mafalda suele abordar en su universo infantil que es tan único como ella.

    Con respecto a la educación, valdría la pena recalcar que la tira cómica de Mafalda tiene una amplia concepción del tema y no está limitada únicamente a la escolaridad propiamente dicha. Sin embargo, existen claras reflexiones con respecto al sistema educativo tradicional, la desvinculación de la escuela con la realidad del alumno, al sentido de la escuela, a la practicidad de los contenidos escolares, al rol pasivo del estudiante en los procesos de aprendizaje e incluso reflexiones con respecto al papel de los medios como nuevas plataformas de transmisión de saberes, entre muchas otras cosas. Las reflexiones en las siguientes tiras cómicas, son el ejemplo de los cuestionamientos de esta niña que preocupada por la humanidad, se rebela contra los mayores sin pensarlo dos veces y nos invita a pensar sobre las prácticas y el quehacer pedagógico, además del rol docente:

    1. El monitoreo constante del aprendizaje es tanto o más importante que el contenido que se enseña

    QUINO. (1999) Todo Mafalda. Barcelona. Lumen


    2. Un gran aprendizaje debe encontrar un lugar en la cotidianidad

    QUINO. (1999) Todo Mafalda. Barcelona. Lumen


    3. Enseñar a leer va más allá de la decodificación de una consonante con una vocal

    QUINO. (1999) Todo Mafalda. Barcelona. Lumen


    4. Contextualizar la enseñanza, ¡sí importa!

    QUINO. (1999) Todo Mafalda. Barcelona. Lumen


    5. Una buena educación es aquella que logra desplegar todas las potencialidades de nuestros estudiantes. Es mucho más que transmisión de contenidos

    QUINO. (1999) Todo Mafalda. Barcelona. Lumen


    6. Siempre existe una mejor forma de enseñar…

    QUINO. (1999) Todo Mafalda. Barcelona. Lumen


    7. Reconocer los logros de nuestros estudiantes puede cambiar su actitud frente al aprendizaje

    QUINO. (1999) Todo Mafalda. Barcelona. Lumen


    8. Profundizar en las respuestas de nuestros alumnos nos permite conocer su comprensión real sobre ciertos aprendizajes

    QUINO. (1999) Todo Mafalda. Barcelona. Lumen


    9. ¿Estamos logrando que todos los niños aprendan y disfruten del proceso?

    QUINO. (1999) Todo Mafalda. Barcelona. Lumen

    ¿Cuál otra sumarías?

9 tiras cómicas de Mafalda para reflexionar sobre el rol docente

2017-08-04T18:33:28+00:00 Agosto, 2017|Mejora docente|

En 1964 se conoció la primera tira cómica de Mafalda. Han pasado años y sin embargo, las reflexiones pedagógicas de esta niña siguen vigentes.

  • ¡Inscríbete en Ideas Docentes!, la herramienta que apoyará a tu equipo para potenciar los aprendizajes en tu escuela

    Para avanzar hacia comunidades educativas que entreguen verdaderas oportunidades de aprendizajes, donde todos los niños puedan desplegar al máximo sus potencialidades, es importante fortalecer constantemente las competencias profesionales de quienes trabajan en ella. Docentes, asistentes de la educación, psicólogos, jefes de la Unidad Técnica Pedagógica, entre otros actores tienen mucho que decir y aportar en la mejora.

    Considerando lo anterior, Elige Educar impulsó la creación e implementación de Ideas Docentes. Una herramienta metodológica participativa que promueve espacios de reflexión pedagógica al interior de las comunidades educativas.

    ¿Cómo funciona la metodología?

    En 1 hora y 30 minutos de trabajo, profesores de un mismo nivel educativo se reúnen en uno o más grupos de 10 personas para desarrollar un proceso de reflexión que está guiado por un lienzo de trabajo. A través de 5 pasos los profesores podrán conversar respecto a cuáles estrategias son las que tienen mayor impacto en la mejora de los aprendizajes de sus estudiantes y sobre qué acciones concretas se pueden realizar para impulsarlas.

    La información obtenida por los diversos grupos es sistematizada en una plataforma web, la cual arroja un informe que resume los principales hallazgos y entrega recomendaciones para apoyar la mejora. A través de esta información se contribuir a la elaboración y actualización de los distintos procesos institucionales que promueven una cultura de mejora al interior del establecimiento.

    Para Marianela Cerda, Directora del Colegio Ambrosio O’Higgins de Región de la Araucanía, Ideas Docentes es una gran herramienta para promover la mejora docente al interior de las escuelas.

    “Es una forma de retroalimentar nuestras prácticas en el aula y en el establecimiento en si. Para mejorar, para implementar nuevas estrategias y para fortalecer las que ya hay”, señala Marianela Cerda.

    ¿Qué debo hacer para participar?

    Un integrante del equipo directivo, director o jefe de UTP, deberá participar en una jornada donde se entregarán los principales lineamientos para su aplicación y los sets de trabajo necesarios para implementar la metodología en toda su comunidad, esto sin costo alguno.

    Foto: Kit de trabajo Ideas Docentes.

    Las jornadas se realizarán en Santiago y Valparaíso. Para participar debes inscribirte en una de ellas:

    Región Metropolitana 1
    Sábado 19 de agosto, entre las 9:30 y 12:00 hrs. en la Escuela Básica Salvador Sanfuentes, ubicada en Catedral 3250, Santiago (Metro Quinta Normal).

    CUPOS AGOTADOS

    Región de Valparaíso
    Sábado 9 de septiembre, entre las 9:30 y 12:00 hrs en la Universidad Católica de Valparaíso, Aula del IBC, Avenida Brasil 2241, Valparaíso.

    Inscripciones Valparaíso AQUÍ

    Región Metropolitana 2
    Viernes 29 de septiembre, entre las 15:30 y 18:00 hrs. en la Facultad de Filosofia y Humanidades de la Universidad Alberto Hurtado, ubicada en Almirante Cienfuegos 41, Santiago (Metro Los Héroes).

    Inscripciones RM2 AQUÍ

    Terminada la capacitación cada director o jefe de UTP lidera la implementación al interior de su escuelas. Una vez terminado el proceso, el equipo directivo sube los resultados a una plataforma web, para luego recibir un informe con la sistematización de los principales resultados. Finalmente, cada director o jefe de UTP se reúne con su equipo para socializar los resultados y establecer planes de mejora.

    Si quieres conocer la experiencias de quienes ya participaron revisa el siguiente VIDEO 

¡Inscríbete en Ideas Docentes!, la herramienta que apoyará a tu equipo para potenciar los aprendizajes en tu escuela

2017-08-17T16:58:13+00:00 Julio, 2017|Comunidad escolar, Mejora docente|

Con el objetivo de fortalecer las competencias profesionales de nuestros profesores profesores y con ello mejorar el aprendizaje de los estudiantes surge Ideas Docentes, una metodología de reflexión pedagógica que desde HOY puedes aplicar en tu escuela SIN COSTO alguno.

  • Esta es la app que permite personalizar la educación en los colegios

    Actualmente, Blinklearning tiene 1 millón de usuarios en 42 países diferentes, está presente en más de 4.500 colegios en España, Latinoamérica y Estados Unidos, y sigue expandiéndose principalmente en América Latina, donde ya cuenta con sede en Chile, Perú, Brasil, Colombia y México. El objetivo de esta aplicación es ser un referente mundial de innovación tecnológica para la educación y sin duda lo está logrando.

    Pero, ¿qué es exactamente y cómo funciona?

    Esta herramienta facilita el acceso a una gran cantidad de contenidos digitales de distintas editoriales educativas, desde computadores, tablets o celulares. Con esta plataforma, los profesores pueden implementar o crear contenidos, valorar continuamente a los alumnos, crear reportes e incluso facilitar el acceso a los padres para informar sobre los avances de sus hijos. Cada profesor puede tener en su perfil, todos los libros de las clases que da y la lista de alumnos con sus resultados en gráficos.

    Por otro lado, los estudiantes pueden ver la evolución en sus clases, acceder a contenidos, explicaciones o soluciones de ejercicios. Todo esto en la clase o desde la casa. Lo mejor es que se pueden acceder a los contenidos de manera offline.

    Educación personalizada

    Este sistema innovador, permite a los docentes trabajar con sus estudiantes de una forma personalizada, reforzar contenidos específicos según las necesidades de cada alumno y establecer tareas y contenidos dependiendo del nivel de rendimiento de cada alumno. Un hecho fundamental, si tenemos en cuenta que en una sala de clase, la brecha en el aprendizaje de cada uno de los estudiantes puede ser bastante amplia. Además, es una herramienta que permite innovar, jugar y buscar otras formas de enseñar y motivar a los estudiantes.

    Las ventajas

    Una de las grandes ventajas de Blinklearning es que permite a los docentes acceder al material existente y compartir el material creado por ellos mismos, esto, con el objetivo de optimizar el tiempo y aumentar la eficacia de la labor de enseñar. Adicionalmente, crear contenidos o actividades con esta plataforma es fácil, intuitivo y práctico, hecho que rescatan los docentes que actualmente hacen uso de esta herramienta. Para los niños también es extraordinario, pues aprenden utilizando actividades interactivas y como dice uno de ellos, al tener todos los libros que necesitan en esta plataforma multieditorial, “la mochila pesa menos”.

    En un contexto donde casi todos los niños están conectados, es importante el desarrollo de proyectos que como éste, buscan sorprender a los estudiantes a través de nuevos formatos con los que se sientan cómodos y facilitar la labor del docente por medio de contenidos de calidad que permitan potenciar al máximo la educación personalizada.

Esta es la app que permite personalizar la educación en los colegios

2017-07-21T18:49:13+00:00 Julio, 2017|Cómo aprenden los niños, Mejora docente|

La app Blinklearning ha logrado posicionarse como un referente de innovación en la educación.

Cargar más posts