Los profesores importan

Inicio » Los profesores importan
  • Reconocimiento de la labor docente

    Señor director:

    Probablemente es primera vez que en la cuenta pública de nuestros gobernantes se hace referencia al rol clave de los y las asistentes de la educación y eso debe valorarse. Más importante es la promesa de la Presidenta en torno a un proyecto de estatuto para este grupo educador tan importante en las aulas y escuelas del país. Los asistentes de la educación cumplen una diversidad de funciones de apoyo, algunas de carácter profesional como el trabajo de kinesiólogos, orientadores, fonoaudiólogos; otras de carácter específico expresadas en las tareas de paramédicos, asistentes de párvulos o contadores, y aquellas que cumplen los auxiliares de servicio y mantención. Los establecimientos los necesitan a todos y no podrían funcionar sin ellos.

    La significancia del rol y tareas que cumplen los y las asistentes de la educación fue relevado durante las discusiones ciudadanas que generaron el Plan Maestro, que a su vez sirvió de insumo a la Ley de Desarrollo Profesional Docente. Se destacaron varias tareas pendientes: el reconocimiento del rol que cumplen como apoyo a los aspectos docentes y administrativos de sus establecimientos, la necesidad de ampliar su dotación en función del tamaño, contexto geográfico y realidad social de esos establecimientos, la necesidad de utilizar criterios de equidad y justicia en los regímenes de contratación que actualmente son disímiles y, por fin, en virtud de ser parte de las comunidades educativas de sus establecimientos, otorgarles participación en las instancias de reflexión, diálogo y deliberación, como también oportunidades de formación y desarrollo profesional continuo.

    Por lo anterior, y reconociendo la importancia que tiene la nueva ley de Desarrollo Profesional Docente, no queda sino apreciar el anuncio de la Presidenta de complementar esa ley mediante un estatuto propio para los y las asistentes de la educación, que establezca claramente sus roles y funciones y condiciones de trabajo adecuadas a la importancia de su labor.

    Beatrice Ávalos
    Premio Nacional de Educación
    Investigadora CIAE U. de Chile

Reconocimiento de la labor docente

2017-06-17T00:16:04+00:00 Junio, 2017|Comunidad escolar, Los profesores importan|

A través de la siguiente carta, Beatrice Ávalos busca visibilizar la importancia de los asistentes de la educación. "Los establecimientos los necesitan a todos y no podrían funcionar sin ellos", señaló.

  • Cómo a través de la educación se está haciendo frente a la guerra en Afganistán

    Cuando el profesional Rahmatullah Arman decidió volver a Afganistán después de haber estudiado y trabajado como docente en escuelas necesitadas de India, fue testigo de algo: su país seguía siendo un territorio con 3.6 millones de niños que no iban a la escuela, un país donde los profesores no estaban calificados, donde un 75% de los estudiantes dejaban la escuela a los 15 años y donde el analfabetizmo adulto rondaba el 60%. Además, un país donde a menudo (para sorpresa de él), las escuelas no tenían sillas, pupitres y profesores, pero a pesar de eso estaban llenas.

    “Vi familias que llevaban a sus hijos a la escuela, incluso cuando podía haber una explosión en cualquier momento, con todos los problemas de seguridad de los que todos somos conscientes, y sin embargo todavía hay nueve millones de niños en la escuela. Vi la esperanza que tenían las personas, el espíritu de no rendirse. Han perdido sus futuros, pero sus hijos quizás tengan uno”.

    Educación de calidad para todos

    Inspirado por esta compleja realidad, Arman se convenció de que podía darle a todos esos niños, no sólo educación, sino una educación afgana de calidad. Así, en 2013 empezó a crear, junto a la organización global Teach for All, un proyecto llamado Teach for Afghanistan a través del cual se buscaron profesionales y líderes dispuestos a cambiar la vida de todos estos niños. Algo increíble ocurrió con esta iniciativa: se recibieron 3.000 aplicaciones de personas que venían de universidades afganas y cumplían con los requisitos necesarios para educar. De esos 3.000, sólo se necesitaban 80. Hoy, esos 80 profesionales afganos están educando a 23.000 niñas y niños en 21 colegios diferentes de la provincia de Nangarhar. Además de recibir capacitaciones y entrenamiento en liderazgo.

    Extraída de BBC

    Cambio de mentalidad

    La 80 personas que hoy educan a miles de niños, no sólo están cumpliendo un importante papel: educar, están intentando también generar un cambio en la mentalidad (a largo plazo) de ciertas tradiciones afganas que sugieren que las mujeres por ejemplo, están lo suficientemente educadas cuando simplemente aprenden a leer y a escribir. El objetivo es justamente romper con esa idea para demostrar principalmente a las niñas, que educarse bien y conseguir un buen trabajo, no significa dejar de lado sus tradiciones. Porque una mujer, si así lo quiere, está capacitada para lograr todo lo que se propone y mucho más.

    Hay una historia: una profesora llamada Manzoora escuchó que unos padres iban a sacar a sus dos hijas (de 14 y 15 años) de la clase. Ella les rogó que no lo hiciera y que fueran a observar las lecciones. La madre lo hizo, estuvo presente, habló con Manzoora y después de pensarlo bien, decidió que sus hijas siguieran estudiando.

    EPA

    A pesar de la violencia

    A pesar de las manifestaciones de violencia a la que se enfrenta la comunidad afgana, este proyecto ha logrado relaciones muy positivas con los líderes religiosos y no religiosos de la comunidad demostrando que sí vale la pena. Desde que empezaron, dice Arman, no han presenciado ningún ataque hacia los estudiantes o los líderes profesionales que hacen parte de esto. Además, quienes son realmente profesores han aprendido a aceptar a estas personas como colegas. Lo cual resulta fundamental si se está trabajando en pro de la educación en un país sumergido en un mar de violencia.

    De hecho Arman está convencido de que la educación es la forma más efectiva de hacer frente al extremismo y terrorismo, y cita una de las frases más célebres de la activista Malala Yousufzai: “No quiero matar a los terroristas, quiero educar a los hijos de los terroristas”. Ahora, con la ayuda de la Fundación Malala, el proyecto liderado por Arman ha encontrado a 30 profesionales más (hombres y mujeres) que están dando clases en escuelas de la provincia de Parwan. ¿El objetivos? “Invadir” 34 provincias con más profesores y profesionales con vocación de docentes para minimizar el impacto de la guerra y demostrar que todos los niños, sin importar su contexto, pueden aprender.

Cómo a través de la educación se está haciendo frente a la guerra en Afganistán

2017-06-16T17:37:56+00:00 Junio, 2017|Cómo aprenden los niños, Los profesores importan|

Rahmatullah Arman tuvo un sueño, ofrecer educación de calidad a todos los niños y niñas de un país azotado por la guerra.

  • Así es enseñar ciencias en una comunidad aimara

    Hace 28 años, Mauricio González (57), profesor de ciencias, junto a su esposa, profesora de educación básica, decidieron irse a trabajar a uno de los lugares más aislados de Chile: Colchane, una localidad a 260 km de Iquique hacia la cordillera, muy cerca de la frontera con Argentina, a 3.800 metros sobre el nivel del mar. Se conocieron cuando estudiaban en la universidad de Tarapacá y siempre coincidieron en que su sueño era hacer clases en escuelas rurales.

    El pueblo de 1.600 habitantes, tiene un liceo técnico profesional que se encuentra en medio de una comunidad 100% aimara. Ahí comenzaron a trabajar. Los primeros días no fueron fáciles: “fue muy complicado, porque las comunidades nos hicieron sentir que no éramos parte de su cultura. Ellos querían profesores aimaras. Se resistieron a nuestro trabajo”, recuerda Mauricio González.

    Vivieron con esa sensación durante cuatro años. Pero siguieron intentándolo. Comenzaron a estudiar la cultura, a conocer sus necesidades, a involucrarse con la comunidad. Mientras se adaptaban, algunas personas se acercaron a Mauricio para pedirle ayuda: pretendían sacar octavo básico para obtener licencia de conducir. Iban a la escuela en las tardes para estudiar. Tras un par de meses ayudándolos, se corrió la voz en otros pueblos de lo que hacía el profesor y hubo personas que quisieron ser parte del proyecto.

    “Se les hizo las clases. La gente fue aprendiendo las operaciones básicas, luego cosas más prácticas como legislación laboral o redacción de cartas de curriculum. Así me fui ganando la gente. Tuvieron otra mirada de mí”, asegura Mauricio. Mientras se ganaba su confianza, debía internalizar una cultura muy distinta a sus propias raíces: el profesor de ciencias había nacido en Santiago.

    Cuando llegó junto a su esposa, la gente sacaba agua de pozo. Él no sabía hacerlo. El balde pesaba casi 30 kilos y era la única forma de abastecerse. Así como él enseñaba ciencias, la comunidad le fue enseñando su forma de vivir.

    “Ellos sienten un cariño por la tierra que los citadinos no entienden. He visto un grupo de cinco personas tiradas en el suelo de guata conversando, con sus gorros puestos. Uno dice chuta, van a quedar todos cochinos. Pero lo hacen porque parados el viento les pega más fuerte. Y quedar llenos de tierra para ellos no es suciedad, porque la tierra es la Pachamama, es la que los cuida, abriga, la que les da de comer”, cuenta González.

    El profesor de ciencias vio que lo que él enseñaba tenía paralelismo con la ciencia aimara. A 260 kilómetros de la ciudad más cercana, comprendió que el medio hace a las personas. Entonces, como ellos conocen su medio y él la ciencia, los aprendizajes debían ser con elementos de su propia cultura. “Era la única forma para que los aprendizajes fueran significativos”, asegura.

    Adaptando la ciencia a la cultura aimara

    Mauricio González, tras años conociendo a los aimaras, llegó a una conclusión: su mayor característica era el pragmatismo, por ende debía convertir sus clases en experiencias prácticas.

    Lo primero que hizo con los alumnos, fue confeccionar un muestrario con las hierbas más utilizadas por la comunidad, explicando para qué sirve cada una. Con eso, pretendía que los estudiantes comprendieran el ecosistema altiplánico. “Acá los antepasados son muy importantes. A los abuelos se los respeta”, dice el profesor. La comunidad vive una constante pugna entre la medicina tradicional y la ancestral. “Yo les decía que igual se colocaran la inyección cuando estuvieran enfermos, pero también que se tomaran las hierba con las que trabajamos, tal como lo recomiendan los abuelos”, asegura.

    Archivo personal

    Su método consiste en cubrir las necesidades de los alumnos con la materia que pasa en clases, para que el curriculum creado desde el Ministerio de Educación cobre sentido en sus vidas. Por ejemplo, para enseñar la materia de reacciones químicas, usa una práctica popular en la cultura aimara: el teñido de las lanas.

    El proceso conocido por la comunidad es así: tres kilos de Cipu Tola, clásica hierba aimara, se ponen a hervir en un recipiente. Luego se pasa a otro fondo y queda un líquido verdoso, transparente. Se le echa dos cucharadas de sulfato de cobre produciendo una reacción química: el agua toma un color amarillo. Luego se meten las lanas al recipiente, se espera media hora, se dejan secar y éstas saldrán teñidas. “Los alumnos ya lo habían hecho antes, pero no sabían por qué se producía ese fenómeno. Entonces nosotros lo replicamos, aunque variamos un poco la fórmula. En vez del amarillo logramos un color mostaza. Así les explico qué reacciones químicas se producen y por qué se resulta tal color”, explica el profesor.

    Cuando Mauricio quiso explicar la erosión del viento y agua a las rocas, llevó a sus alumnos de exploración. Llegaron hasta la quebrada de Aroma, por donde pasa un río. Luego de pasar por tres tazones de agua, encontraron una cueva, que el profesor había visitado previamente. Sentados en ese lugar, mirando las marcas en las rocas provocadas por el viento y el agua, hizo su clase.

    Archivo personal

    Los resultados de su trabajo

    Según la directora del colegio, Marianella Canales, actualmente Mauricio González es muy respetado por la comunidad, sobre todo por sus años de servicio en Colchane. “Él es un Einstein y un amante de la naturaleza. Siempre está sugiriendo nuevas ideas en el colegio para mejorar las prácticas pedagógicas. Los profesores acá le piden su opinión para hacer algo”, cuenta.

    La dedicación de Mauricio se ve en detalles como éste: En Colchane no hay librería ni ferretería. A la hora de hacer las clases debe planificarlas con tiempo y muy bien, porque sólo cuando viaja a Iquique cada 15 días puede comprar los materiales necesarios para hacer la clase. La plata sale de su bolsillo, aunque asegura que el gasto no es elevado pues trata de utilizar los elementos de su entorno

    El profesor de ciencias, que hace clases en un sexto básico, en una escuela con 120 alumnos con altos índices de vulnerabilidad, cuenta orgulloso que muchos de sus ex estudiantes han llegado a la universidad a estudiar ingeniería o enfermería. Marianella, la directora, dice que siempre vuelven a agradecer por todo lo que aprendieron en la escuela.

    El colegio ha logrado convertir la cultura aimara en un gran aliado en el proceso educativo, mostrando con la práctica que una cultura distinta no es un obstáculo sino una oportunidad para desafiar la creatividad al momento de enseñar.

    Archivo personal

Así es enseñar ciencias en una comunidad aimara

2017-06-16T13:19:48+00:00 Junio, 2017|Cómo aprenden los niños, Los profesores importan|

En uno de los lugares más aislados de Chile trabaja Mauricio González, un docente que a punta de esfuerzo y mucho profesionalismo se ganó la confianza de una comunidad aimara, aprendió su cultura y hoy lleva todo ese conocimiento a la clase de clases.

De Lucila a Gabriela: el camino que recorrió para convertirse en “Maestra de las Américas”

2017-06-16T11:33:20+00:00 Junio, 2017|Los profesores importan|

Un breve recorrido por la historia de la maestra y poetisa Gabriela Mistral.

  • “No es fácil cambiar el sonido de una bomba por los aplausos de un auditorio”

    Los buenos resultados de su trabajo llevaron a que este año, el venezolano fuera destacado como uno de los mejores profesores del mundo.

    Ron Davis Álvarez (31) tenía siete años cuando escuchó a Beethoven, Mozart y Tchaikovsky por primera vez. Lo hizo mientras vendía helados en el negocio que su abuela abrió en su casa de Guatire, pueblo venezolano al que llegó con su mamá y hermanos después de dejar Caracas en búsqueda de más oportunidades.

    “Al frente estaba una escuela de música que forma parte del programa de orquestas y coros más importantes del movimiento musical del mundo, que en la actualidad inspira a más de 65 países y atiende a casi un millón de niños y jóvenes en Venezuela. El programa -que utiliza la música como herramienta de integración social- fue creado hace 42 años por el economista y músico venezolano José Antonio Abreu”, cuenta Álvarez sobre El Sistema, el método que apunta a mejorar la condición social de los escolares, enseñándoles a tocar uno o más instrumentos.

    Parte de la filosofía de este programa “es la práctica y la enseñanza colectiva de la música para desarrollar comunidades y alejar a los niños de la delincuencia y los vicios”, explica el venezolano, quien tentado por lo que escuchaba desde el almacén que atendía, a los 10 años comenzó a estudiar música. Desde entonces, no paró: mientras que a los 14 años ya daba clases a otros, a los 16 asumió como director de la misma escuela que lo formó.

    Traumas a un lado

    En la actualidad, Ron Davis Álvarez acapara miradas desde Gotemburgo, lugar donde dirige la Orquesta de Sueños, una agrupación integrada por 42 jóvenes, en su mayoría refugiados que llegaron a Suecia provenientes de Siria, Afganistán, Albania, Eritrea e Irán. Inspirado en El Sistema, el objetivo de la orquesta es que los niños generen una conexión más fuerte con su nuevo país y así logren integrarse de mejor forma a él.

    “El arte, en especial la música, es un canal flexible y adaptable a situaciones de emergencia: permite la expresión del ser humano y el desarrollo de su sensibilidad sin tener un lenguaje que lo limite”, plantea Álvarez.

    “En los ensayos ellos comparten sus historias conmigo. Antes de un recital, uno de los chicos de la orquesta me dice que estaba nervioso y muy emocionado. Este niño había caminado kilómetros para salir de Siria rumbo a Turquía. Después de pagarles a unos traficantes, se había subido a un improvisado bote de caucho, junto a más de 40 personas, para llegar a Grecia, dejando a su familia en su país. Para llegar a Suecia cruzó las fronteras de más de ocho naciones, pasando frío y hambre; durmiendo en el suelo. ¡Y este niño de 14 años estaba nervioso por tener un concierto!”, cuenta.

    El objetivo de la Orquesta de Sueños no es que los estudiantes se vuelvan necesariamente profesionales, sino que de a poco logren desligarse del trauma que acarrean, aumenten su confianza y conozcan a otras personas que viven situaciones similares a las suyas, creando indirectamente un grupo de apoyo.

    “No es fácil cambiar el sonido de una bomba por los aplausos de un auditorio”, comenta el profesor, quien gracias a su trabajo con comunidades vulnerables, fue destacado por la Fundación Varkey como uno de los mejores profesores del mundo. La organización reúne anualmente en Dubái a los educadores que, gracias a su trabajo, están generando cambios importantes en la vida de sus alumnos. Este año, Ron Davis Álvarez ofreció una conferencia sobre educación en emergencia, junto a la directora de la Unesco, Irina Bokova.

    Adaptaciones

    Según destacó durante el encuentro, para comunicarse con sus alumnos -en una clase se pueden reunir niños que hablan hasta siete idiomas distintos- un gran aliado son los movimientos de manos, además de los jóvenes que entienden inglés y ayudan traduciendo.

    “Más allá de la barrera del idioma, se trata de entender las diferencias culturales y religiosas. Por ejemplo, hay conmemoraciones que para unos musulmanes significan una celebración y para otros, es un duelo. Entonces unos tienen prohibido escuchar música. Pero eso no nos detiene; en esas semanas estudiamos teoría musical”, ejemplifica sobre las adaptaciones que va haciendo en el camino.

    Respecto de sus reconocimientos y vida como director artístico de El Sistema en Suecia, Ron Davis Álvarez comenta que “a los 18 años y mientras iba a la universidad, no podía imaginar que aquel joven que vendía películas en la calle junto a su mamá, que se disfrazaba de payaso para animar fiestas infantiles o que buscaba algunos tarantines -cachivaches- en el basurero para formar la sala de su casa, hoy pueda inspirar a través del poder transformador de la música”.

“No es fácil cambiar el sonido de una bomba por los aplausos de un auditorio”

2017-06-12T12:04:32+00:00 Junio, 2017|Actualidad, Los profesores importan|

Con el objetivo de integrar a los jóvenes sirios, afganos o iraníes a su nuevo país, el profesor Ron Davis Álvarez creó la orquesta de sueños.

  • 6 blogs llenos de recursos para profesores de educación infantil

    Internet, lo sabemos bien, ha conectado al mundo, esto significa que hoy más que nunca, tenemos acceso a cosas que antes parecían inalcanzables y para los profesores en especial, este hecho ha representado un gran beneficio. El mundo digital se ha convertido en uno de los principales recursos pedagógicos de profesores que constantemente buscan herramientas novedosas que llegan desde todos los rincones del planeta para enriquecer su quehacer diario. ¿Lo mejor? que justamente son los mismos profesores quienes se han encargado de recopilar y compartir toda la información que hoy se mueve digitalmente en el mundo de la educación.

    Los blogs que hemos recopilado en esta lista, son precisamente la muestra de aquellos espacios que algunos docentes están creando para compartir con sus colegas, recursos y actividades que se pueden poner en práctica en clase. Estos en particular están dirigidos a todos los maestros que se dedican a la educación infantil:

    1. Soñando sonrisas

    Creado por la profesora Aurora Íñigo. Día a día, ella publica las actividades que lleva a cabo en el aula y publica los trabajos especiales que se han desarrollado en el marco de alguna celebración.

    Soñando sonrisas


    2. Mis cosillas de Infantil

    Creado por la profesora Olga Arenas. Ella publica las actividades que realiza con sus alumnos, enlace a juegos, fichas, videos de YouTube, reflexiones, etc. Al igual que el anterior, también puedes encontrar información a través de etiquetas.

    Mis cosillas de Infantil


    3. Cossio recursos para Educación Infantil

    Cuentos, lectoescritura, libros, lógica-matemática y música son algunas de las secciones que podrás encontrar en este blog. También tiene una sección “Para Profes”, donde tendrás acceso a varios portales con más recursos.

    Cossio recursos para Educación Infantil


    4. Pan con chocolate

    En este blog encontrarás recursos, actividades, proyectos, información y enlaces a banco de imágenes Picasa para descargar fichas que te servirán para trabajar la educación emocional, la diversidad y el arte.

    Pan con chocolate


    5. Juega y aprende

    La creadora de este blog está especializada en Lengua y Literatura. Sin embargo ofrece en su blog muchos juegos que abarcan diversos temas y están dirigidos a niños entre los 3 y los 6 años.

    Juega y aprende


    6. Clicatic

    Propone contenidos para usar herramientas TIC en diferentes materias y asignaturas. La mayoría de las actividades son juegos, pero también cuenta con una sección de más recursos con enlaces a otras plataformas web de interés sobre el mundo de la Educación Infantil.

    Clicatic

    ¿Conoces otro espacio con recursos útiles para docentes?

6 blogs llenos de recursos para profesores de educación infantil

2017-06-06T17:05:00+00:00 Junio, 2017|Los profesores importan, Mejora docente|

Conoce estos blogs con recursos pedagógicos hechos por profesores para profesores de educación infantil

  • 10 estrategias que te ayudarán a disminuir el “Síndrome Burnout”

    “Una respuesta inadecuada a un estrés crónico que se caracteriza por cansancio, agotamiento emocional, despersonalización y falta de realización personal”. Estas es una de las definiciones más consolidadas de un término conocido como burnout (consumirse) o síndrome de burnout. La mayoría, si no todos los profesores, han enfrentado este síndrome alguna vez. En una carrera tan desafiante como la pedagogía, es normal experimentar este tipo de sensaciones, preguntarse si vale la pena e intentar obtener respuestas y aplicar estrategias que permitan vencer el agotamiento o el cansancio. Lo positivo de todo esto es que existen estrategias, creadas por profesores para profesores, que te pueden ayudar a disminuir las sensaciones de ese “burnout” para lograr entender que SÍ VALE LA PENA EL ESFUERZO.

    1. Diviértete con con tus estudiantes

    Compartir chistes, historias, hacer rompecabezas y otros juegos son una buena forma de lograrlo. Esto hace que el quehacer diario sea interesante y entretenido no solo para ti sino también para tus estudiantes. Solo toma unos minutos y las actividades se pueden alinear con los temas del día.

    https://www.instagram.com/p/BVAlbPiDrVr/


    2. Cuida tu salud

    El estado de tu cuerpo afecta tus emociones. Comer bien es importante, al igual que dormir. Asegúrate de comer lo suficiente y dormir las horas que corresponden. En casa intenta tomar pequeñas siestas. Usa buenos zapatos. Además, no te olvides de caminar al menos 30 minutos al día o encuentra el momento para hacer los ejercicios que prefieras.

    https://www.instagram.com/p/BPXxp5KAbKh/


    3. Aprende algo nuevo y compártelo con tus estudiantes

    Lee, lee mucho. Libros de todo tipo, ficción, no ficción, educación… Encontrar libros interesantes sobre pedagogía será enriquecedor para tu profesión y no te sentirás culpable si destinas un poco de tu tiempo a esto. Busca charlas TED, hay miles que pueden ser el complemento perfecto de tu labor.


    4. Ayuda a otro profesor

    Tus experiencias las puedes compartir, bien sea en el colegio o a través de una plataforma online. Cada vez más profesores se arriesgan a iniciar sus propios proyectos digitales que sirven para enriquecer la labor de otros docentes. Vivimos en un mundo perfecto para ayudar y recibir ayuda y es importante hacerlo para sentirse renovado.

    https://www.instagram.com/p/BVAeK-nFsFG/


    5. Haz feliz a alguien

    Llama a un padre y cuéntale lo bien que lo está haciendo su hijo. Encuentra a un estudiante que esté teniendo problemas y de forma sincera dile las cosas que está haciendo bien. Muestra gratitud con tus pares y envíales una nota (o detalle) de agradecimiento y ánimo. Te lo agradecerán.

    https://www.instagram.com/p/BVAmGGVFL1p/


    6. Sonríe

    Así de simple. Párate frente a un espejo y sonríe, verás que es imposible no reaccionar con una sonrisa auténtica. Sonríe incluso cuando no sientes ganas de sonreír y cuando saludes a tus estudiantes hazlo también. Descubrirás algo sorprendente: ellos también sonreirán.

    https://www.instagram.com/p/BVAYW74DxW0/


    7. Sé un científico

    Experimenta nuevas estrategias y vuélvete un experto en eso. Pide ayuda a tus estudiantes. Haz experimentos en grupo, documenten los resultados y compártanlos. Celebren esos resultados.


    8. Busca lo positivo

    Sé una voz de pensamiento positivo. No vas a poder cambiar las situaciones pero al menos te sentirás mejor. Enseñar es difícil, pero ver el vaso medio lleno, es mejor que verlo medio vacío.

    https://www.instagram.com/p/BVAbxEdgcn6/


    9. Redecora

    Muevo los pupitre, decora el tablero, ajusta la luz, usa ambientadores. Agrega nuevos detalles a la sala de clase. Renovar el espacio significa renovar la mente.

    https://www.instagram.com/p/BVAc-8sFMtF/


    10. Confía más en tus estudiantes

    Al demostrarles confianza, les darás la oportunidad de confiar en ti. Hazlo a través de proyectos donde tus estudiantes puedan aprender de forma libre mientras tú actúas como un apoyo en el proceso.

    https://www.instagram.com/p/BVAgACbBR8a/

    La suma de estas cosas no minimizará la complejidad de la labor, pero si minimizará la forma cómo se enfrentan ciertas situaciones diarias. Al final de todo, el objetivo es reinventarse, renovarse y enriquecer la práctica para no “consumirse”.

10 estrategias que te ayudarán a disminuir el “Síndrome Burnout”

2017-06-09T11:53:49+00:00 Junio, 2017|Los profesores importan|

Estas son algunos consejos prácticos para minimizar uno de los síndromes que muchos profesores han experimentado: el "Síndorme Burnout".

  • Autocuidado docente: 4 ejercicios de yoga para terminar bien el semestre

    Varias veces hemos mencionado los beneficios que la práctica de yoga tiene para los niños en el espacio educativo y sabemos bien que es una herramienta pedagógica importante que permite a los estudiantes tener una disposición diferente frente al aprendizaje y desarrollar habilidades motrices y sociales en un entorno no competitivo. Reconocer entonces la importancia de esta práctica y su impacto en la educación de los niños es fundamental.

    Pero también resulta indispensable hablar de los efectos positivos que los ejercicios yóguicos pueden tener en el quehacer diario de los profesores. Diversos estudios han dejado en evidencia que practicar yoga en la sala de clase puede no solo beneficiar a los alumnos, sino aumentar la resiliencia de los profesores, mejorar el clima en el aula y el manejo de grupo. Además puede ser una herramienta perfecta para que los profesores trabajen algo fundamental: el autocuidado, especialmente en un momento del año donde la carga laboral es compleja y la energía se empieza a agotar. Hacerlo es importante no sólo porque éste incide directamente en el proceso de aprendizaje de los estudiantes y en el bienestar de la comunidad educativa, sino porque también influye en la calidad de vida de cada profesor.

    Teniendo en cuenta esto, hablamos con María José Fuentes, Instructora de Yoga y Encargada de Capacitaciones en Yoga Edu, un proyecto que busca llevar los beneficios del yoga a niños y profesores, de una forma lúdica, laica e inclusiva. La experta compartió con nosotros cuatro ejercicios físicos, de respiración, relajación y meditación, para que justamente, los profesores puedan enfrentar los momentos más complejos del año, como el fin de semestre, con una técnica que garantiza resultados positivos desde todos los puntos de vista.

    Los ejercicios que propone María José, se complementan entre sí y se pueden realizar juntos en el orden que ella propone. ¿El resultado? Alivio físico, mayor conexión con la respiración, descarga de emociones que estresan y paz interior.

    1. Abrir el Corazón y Gato (ejercicio físico):

    “Estas posturas se realizan sentadas y ambas buscan soltar las tensiones que se generan en la zona superior del tronco, estirar y mejorar la respiración. Abrir el Corazón, requiere que uno tome los costados de la silla. Al inhalar se llevan los hombros hacia atrás y se inclina el tronco suave hacia el frente para abrir el pecho hacia el cielo. Al exhalar, entrelazas los dedos de las manos frente a ti, giras las palmas hacia afuera, estirando los brazos. Llevas el ombligo hacia adentro, empujando la columna hacia atrás, mirando el ombligo, como un Gato engrifado. Al inhalar puede volver a la postura de Abrir el Corazón y exhalando al Gato. Esta secuencia de posturas la puedes repetir 6 veces, poniendo atención en el movimiento de la columna y en sincronizar movimiento y respiración”.

    Yoga Edu

    Yoga Edu


    2. Abeja (ejercicio de respiración)

    “Esta respiración permite conectar con lo que está sucediendo al interior de cada uno, centrar y dar una nueva perspectiva, algo siempre muy necesario en momentos de estrés, donde hay una mirada en general más negativa. Se puede realizar tanto de pie como sentado, pero lo importante es mantener la columna erguida. Con los dedos índices se tapan los oídos, se toma una inhalación profunda por nariz y luego se exhala haciendo el sonido de zumbido de una abeja. Toda la atención está puesta en la vibración que se genera al interior de la cabeza, que permite una sensación de calma e introspección. Se puede repetir 3 veces”.

    Yoga Edu


    3. El geyser (ejercicios de relajación)

    “Es ideal para botar la rabia o emociones negativas que pueden estar contenidas dentro de uno. Se comienza de pie con piernas levemente separadas y las manos juntas frente al pecho para conectar con la emoción que se quiere liberar. Se inhala profundo por nariz y luego se explota con energía, saltando con piernas y brazos abiertos, haciendo el sonido del vapor caliente que se está expulsando. Luego se bajan los brazos por el costado y se inhala para llevar nuevamente las manos frente al corazón, con conciencia de sensación de paz. Se puede repetir 3 a 5 veces”.

    Yoga Edu


    4. Segundos de silencio (ejercicio de meditación)

    “Está enfocado en la autoobservación y la búsqueda de paz interior. Idealmente en un lugar tranquilo, y cómodo el profesor se sienta de manera inmóvil y con los ojos cerrados por unos segundos. Se pone total atención en la respiración, en el aire que entra y sale por la nariz, y en el silencio mental que esto va generando. El ideal es poder realizar este ejercicio a diario y llegar a sostener 5 minutos de silencio”.

    Yoga Edu

    ¿Qué estrategias utilizas tú para cerrar el semestre?

Autocuidado docente: 4 ejercicios de yoga para terminar bien el semestre

2017-06-06T10:11:26+00:00 Junio, 2017|Los profesores importan|

Para aumentar la resiliencia, mejorar el clima en el aula y sobre todo, trabajar el autocuidado, esta experta de Yoga Edu propone 4 ejercicios de yoga para profesores.

  • MusiTour y “La vida mágica en tu escuela”: dos proyectos para entender la educación musical

    En 2016, miles de profesores hicieron parte del Global Teacher Prize Chile, un premio conocido como el “nobel de la educación” y que a nivel internacional busca premiar el trabajo de los mejores docentes del mundo. En la versión nacional, sólo cinco de ellos fueron finalistas, entre ellos, Carlos Weber, un profesor de música y religión que desde hace 23 años trabaja en la escuela Estado de Palestina de la comuna de Estación Central, en Santiago. En un principio, cuando Carlos llegó a la escuela, su objetivo era formar una agrupación musical con los estudiantes… aunque no fue nada sencillo. Los recursos eran escasos y él tuvo que ingeniárselas para conseguir los instrumentos que el establecimiento no tenía.

    Con el paso del tiempo Carlos logró crear 15 bandas escolares, además de La Banda Estación, un grupo conformado por estudiantes de la comuna de Estación Central, apadrinado por Los Jaivas, que ahora recorre el país haciendo giras. Actualmente, Weber sigue sorprendiendo con su trabajo. Esta vez, hablamos con él, para que nos contara su visión con respecto a la educación musical y compartiera detalle sobre dos proyectos en particular: MusiTour y La vida mágica en tu escuela, dos iniciativas que buscan visibilizar la importancia del aprendizaje musical, sensibilizar a toda la comunidad educativa, y consolidar diversas agrupaciones musicales.

    MusiTour

    Como su nombre lo indica, MusiTour es un “tour” o recorrido que hace Weber por las escuelas para visibilizar las estrategias musicales que están siendo aplicada en distintas escuelas:

    La vida mágica en la escuela

    Son conciertos educativos realizados por la Banda Estación con el fin de enseñar a los niños los ritmos latinoamericanos, los instrumentos, la importancia de pertenecer a una agrupación musical y visibilizar que con ensayo y dedicación las metas se pueden alcanzar.

    EE: ¿Cómo surgió la idea de crear el MusiTour y La vida mágica en tu escuela?

    CW: En Estación Central desde hace más de diez años se está trabajando para consolidar el programa de formación de agrupaciones musicales en los establecimientos educacionales. Para lograr este hermoso objetivo a través del Departamento de Educación Municipal, se realizaron las siguientes acciones: se creó la Coordinación de la Música y de las Artes, se contrataron profesores de música multi instrumentistas para todos los establecimientos, se han incluido en los PME y con recursos de la SEP (Subvención Escolar Preferencias) la compra de instrumentos y amplificación para cada establecimiento, se han creado espacios en las escuelas para que realicen ensayos y clases de música, entre otras cosas.

    Con el fin de dar a conocer este proyecto y sus acciones como una manera de sensibilizar, motivar, entusiasmar tanto a los profesores, alumnos y a toda la comunidad educativa de cada establecimiento nacieron estas dos iniciativas que también buscan la consolidación de todas las agrupaciones musicales.

    EE: ¿Qué está pasando en las escuelas de Chile a nivel musical?

    CW: Hemos constatado en nuestras giras y presentaciones en diferentes lugares y regiones de Chile, que no existen programas o proyectos que tiendan a desarrollar la actividad musical en los establecimientos educacionales, en la mayoría, la música no es considerada como una herramienta que aporte al desarrollo integral y tampoco se cree que pueda ser un elemento que permita mejorar los aprendizajes. En las escuelas no hay salas de música, no hay instrumentos, ni amplificación. Recuerdo que en el Liceo Likan Atai de San Pedro de Atacama, el profesor y sus alumnos estaban felices cuando la Banda Estación hizo su presentación en el lugar e invitó a la agrupación del Liceo para que interpretaran su repertorio, pues era la primera vez que se presentaban con sistema de audio…

    EE: ¿Qué falta en Chile en términos de educación musical?

    CW: Se deben ejecutar cambios sustanciales en los planes y programas de Educación Musical, es importante además que los profesores crean en las capacidades de los niños, invertir en salas de música equipadas con instrumentos Y equipo de sonido (mesa de sonido, micrófonos, atriles, etc). Capacitar a los profesores de música en producción, marketing, sonido, incluso iluminación escénica. Hay trabajos musicales muy buenos que se pierden o no se lucen por la falta de conocimientos técnicos o de producción. Es importante también que se titulen profesores de música con VOCACIÓN de profesor y evitar que los profesores de esta disciplina sean músicos que solo llegan a la pedagogía buscando estabilidad económica.

    EE: ¿Por qué vale la pena visibilizar el desarrollo de la música en estos espacios educativos?

    CW: Porque produce un “entusiasmo” colectivo, ganas de tocar bien, ganas de tocar como ellos…. Es sumamente importante la difusión que realizamos en nuestras redes porque queremos que en todo Chile se desarrollen estas y muchas más iniciativas, pues las evidencias indican que al participar de manera metódica y disciplinada en una agrupación musical de la índole que sea, los alumnos mejoran entre otras cosas, el rendimiento, las asistencia a clases, la identificación con el establecimiento, el trabajo en equipo, la responsabilidad, disciplina, autoestima, el uso del tiempo libre, la calidad de vida y las habilidades sociales. Queremos que al ver el MusiTour o al participar de la actividad educativa La Vida Mágica en tu Escuela, se “contagien” todas las comunas de Chile.

    EE: ¿Y por qué es importante evidenciar el aporte de la música en los proceso de aprendizaje de los niños que estudian en escuelas vulnerables?

    CW: Porque al evidenciar los aportes de la música, se podrían destinar recursos desde el gobierno central para desarrollar la actividad musical en todos los establecimientos. Quizás se instalaría nuevamente y para siempre, el espíritu de la Jornada Escolar Completa, en la cual los talleres artísticos y deportivos ocupaban un lugar importante; hoy los niños son sometidos a más de lo mismo durante la tarde y los resultados académicos no avalan estos procedimientos.

    También creemos que al evidenciar el aporte de la música en los procesos de aprendizaje, se instalarán políticas que incrementen las horas de música del plan de estudio. Esto también podría permitir un cambio en el desarrollo de la clase de Educación Musical que en la mayoría de los casos se reduce al aprendizaje de conceptos, biografías, carpetas, y se destina poco tiempo al aprendizaje de instrumentos, al canto, a la creatividad. La clase de música debe ser una clase donde se toque música, y donde los estudiantes se relacionen con los instrumentos de manera sistemática y permanente desde Pre Kinder y durante toda la enseñanza media. Un gran número de estudiantes que ha participado desde niños en las agrupaciones musicales a mi cargo, en la actualidad están siguiendo estudios superiores en pedagogía, arquitectura, medicina veterinaria, etc.

    EE: ¿Qué buenas sorpresas te has llevado al visitar estas escuelas haciendo el MusiTour y La vida mágica en la escuela ?

    CW: Una de las lindas sorpresas, recurrente en los establecimientos donde se ha desarrollado con más fuerza la actividad musical, es escuchar a los directores y profesores de música, dando un testimonio de felicidad. Es también hermoso ver el entusiasmo que están teniendo los niños, se les nota en sus caritas la alegría al cantar o al tocar sus instrumentos.

    Antes la Escuela Japón (actual Palestina), era el único establecimiento con himno en Estación Central, hoy “entusiastas” profesores están componiendo himnos que ayudan con el tema de la identidad y pertenencia, también interpretan con sus niños sus propias composiciones musicales de toda índole y estilo. Nos llena de alegría el constatar que ha cambiado la mirada de los directores, ellos participan activamente en todas las actividades musicales de sus agrupaciones, brindan espacios, horas, consiguen instrumentos, dan facilidades.

    EE: ¿Quiseras replicar estas ideas por todo el país?

    CW: Ese es el gran objetivo…ojalá nos apoye el Ministerio de Educación o las mismas municipalidades. La Fundación Los Jaivas nos está apoyando y también sueñan con que se haga en todo el País.

MusiTour y “La vida mágica en tu escuela”: dos proyectos para entender la educación musical

2017-06-07T08:59:43+00:00 Junio, 2017|Los profesores importan|

En una entrevista, el profesor Carlos Weber, fundador de la Banda Estación, nos contó su visión con respecto a la educación musical en Chile y habló de dos proyectos.

  • ¿Biblioteca para guaguas? Esta es la historia de la primera guaguateca creada en Chile

    La Biblioteca de Santiago no tiene la solemnidad de otras bibliotecas. En su interior, una sutil luz azul envuelve el edificio de cuatro pisos, que se divide en seis macro secciones, cada una adornada a su manera. La sección juvenil es muy distinta a la sección de literatura. Colección general no se parece a prensa. La que nos interesa a nosotros en esta ocasión, la sala infantil, es la única que tiene camino propio: en la entrada del edificio unas patas de tigre pegadas en el suelo nos marcan la ruta hacia el espacio más colorido de todas las secciones.

    Guaguateca a la chilena

    Si hay alguien que sabe de guaguatecas es la educadora de párvulos Lorena Moya, encargada de la sección infantil de la Biblioteca de Santiago y fundadora de la primera guaguateca en Chile el año 2014.

    -Antes la guaguateca estaba en esta misma sala infantil, pero llegó un momento que no dimos abasto, la gente repletó el lugar y tuvimos que trasladarla a su propio espacio- Cuenta Lorena. Efectivamente, para llegar hay que pasar por la sección Novedades en el primer piso, caminar hasta el fondo y doblar a la izquierda. En el camino, vemos a una señora con audífonos trabajando en su computador y a una adolescente concentrada en su libro. Al lado de todo eso está la guaguateca, que pareciera una extensión de otro lugar: una mamá acostada en el suelo mostrándole un libro a su hijo, otra con guitarra en mano le canta a su bebé, otra con un gorro de mago en la cabeza le hace muecas al suyo.

    -La guaguateca es un espacio vital para la biblioteca de Santiago. Entendemos a la gente que nos visita con los mismos derechos, independiente de su edad-, asegura Marcela Valdés, directora de la biblioteca.

    La sala está destinada para que niños de 0 a 4 años se acerquen de manera lúdica a la lectura. Por eso, el lugar tiene la lógica de un bosque, con tres grandes árboles: el de la música, el del arte y el de la dramatización. Hay libros a pesar de que los niños y niñas no sepan “leer”, de diferentes tamaños y estilos. Libros plagados de imágenes, colores e incluso texturas (hay uno que tiene pelos artificiales de diferentes animales). Las esquinas de los muebles son redondas, el lugar está lleno de colchonetas y las paredes cuidadosamente diseñadas para promover la lectura. En la Biblioteca de Santiago saben que aprender a leer va mucho más allá de la decodificación. Los profesionales que aquí trabajan saben como un niño aprender a leer y que cosas son importantes en este proceso.

    Todo el día la sala está supervisada por un o una especialista que guía a los padres y madres en su experiencia. Les recomienda libros según la edad de los niños y les explica detalladamente el lugar. Como no es una guardería, cada padre debe experimentar el lugar junto a su hijo.

    “Creemos que la lectura es mucho más compleja que un simple texto. Tiene que ver con cómo entendemos el mundo, por ende se vincula con la sensorialidad y la inteligencia múltiple. Todas las personas asimilamos el mundo de diferentes formas. Algunos lo hacen más con la música, otros con el tacto o la pintura. En los bebés esto es mucho más notorio. La guaguateca pretende crear los cimientos para que esos niños se conviertan en futuros lectores. Esta es una forma muy potente de disminuir las brechas sociales”, asegura Lorena Moya, encargada de la sección infantil.

    Fuente: Biblioteca de Santiago

    Lorena Moya, una educadora apasionada por la literatura

    Toda su vida Lorena (43 años) quiso que su trabajo aportara a un cambio social. Al egresar, no sabía bien a qué dedicarse. Una oferta de trabajo, que llegó por casualidad, le cambiaría la vida.

    Estudió Educación de Párvulos en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE). En su época de estudiante, los ramos de literatura infantil siempre le llamaron la atención. “Yo sabía que el mundo de los bebés era lo que me gustaba, pero no conocía mucho del trabajo en una biblioteca”, asegura.

    En pleno proceso de titulación, su profesora de Currículum de Sala Cuna le dijo que debían hablar. “Me contó que en Puente Alto necesitaban una persona para hacerse cargo del área infantil de la biblioteca municipal y que ella veía en mí capacidades para ese puesto”, cuenta. Nunca se imaginó trabajando en algo similar, pero como necesitaba trabajo y le sonaba atractivo, postuló. A los días la llamaron para ofrecerle el puesto. 18 años después, las bibliotecas son su vida.

    -Yo estoy acá para disminuir la desigualdad. La lectura a los niños les abres un mundo. Pueden conocer lugares, otros puntos de vista, otras experiencias. Le das herramientas para vincularse de mejor forma con otras personas y eso es fundamental para que un niño de menos recursos tenga las mismas oportunidades que uno de más recursos-, dice Lorena, que para perfeccionarse realizó un diplomado en bibliotecas públicas y otro en educación inclusiva. Según un artículo de The New York Times, los niños de familias de bajos ingresos han escuchado 30 millones de palabras menos que uno de familias con recursos, lo que es determinante en el desarrollo educativo de una persona.

    El 2005 postuló al cargo de jefa de sala infantil de la biblioteca de Santiago, que estaba a meses de su inauguración. Tras ser elegida, rápidamente se tuvo que subir a un barco que ya estaba andando. “La guaguateca venía contemplada en el proyecto inicial y con el tiempo fue creciendo”, recuerda Marcela Valdés, directora de la biblioteca.

    En un comienzo funcionó en un espacio pequeño dentro de sala infantil, pero desde el 2013 los mismos usuarios comenzaron a pedir que el lugar se expandiera. Tuvieron que pensar en un proyecto más grande. Al principio buscaron un especialista, pero se dieron cuenta que no habían expertos en bibliotecas para bebés.“Como equipo nos lanzamos a investigar experiencias de otros países, sobre todo cómo hacer animación lectora en la primera infancia. Investigamos incluso cuál era el mobiliario más adecuado para estos niños”, cuenta Lorena.

    El equipo multidisciplinario- desde actores hasta historiadores del arte- formuló una propuesta que convenció a la dirección. Se asociaron con alumnos de diseño de la universidad Diego Portales y a fines de 2014 inauguraron la guaguateca. “El mérito de Lorena es haber dirigido un equipo que se ha impregnado con los proyectos. Es un equipo que se ha preocupado por ser líderes en el fomento de la lectura”, asegura Marcela Valdés.

    Desde entonces, las visitas sólo han ido en aumento. Según estadísticas de la misma biblioteca, este espacio tiene un promedio de 300 visitas diarias y 7.200 al mes, que participan de las actividades que organiza la guaguateca de martes a domingo.

    Fuente: Biblioteca de Santiago

    El valor de esta experiencia

    “En el colegio me recomendaron venir a esta biblioteca. Ahí conocí este espacio. Mi hija de 4 años me pide que la traiga todos los días. Los fines de semana le tengo que decir que no porque hay que compartir con la familia, pero de lunes a viernes vengo con ella”, cuenta Geraldine Valencia, que vino por primera vez hace seis meses.

    Lorena cuenta que en todos estos años han formado vínculos con los padres y sus hijos, a los han visto crecer. Incluso hay adolescentes en situación de calle que visitaron el lugar desde niños y que hoy se acercan a saludarla.

    “Hemos visto cómo niños que llegaron chiquititos aprenden a leer, pero no se olvidan de nosotros”, asegura.

    Fuente: Biblioteca de Santiago

    Tras dejar sus mochilas en los casilleros instalados a la entrada de la biblioteca, los adolescentes que antes visitaban la sala infantil ubicada en el primer piso, ahora entran por la misma puerta, siguen las mismas huellas de tigres, saludan a Lorena y al resto de las mismas personas que los guiaban en sus dudas, pero ya no se quedan: suben las escaleras que los lleva a la sala juvenil, con personas de su edad. Ya quieren leer nuevas historias.

     

¿Biblioteca para guaguas? Esta es la historia de la primera guaguateca creada en Chile

2017-05-31T09:20:04+00:00 Mayo, 2017|Los profesores importan, Padres y apoderados, Voz de los profesores|

7.200 personas al mes visitan este espacio instalado en la biblioteca de Santiago, que se creó en 2014 y que sigue creciendo liderada por una educadora de párvulos: Lorena Moya. Entre libros con texturas y árboles temáticos, nos recibe para conocer esta potente iniciativa.

Cargar más posts