Comunidad escolar

Inicio » Comunidad escolar
  • Se suman nuevas fechas para conocer metodología que potencia trabajo colaborativo en las escuelas ¡Inscríbete!

    Son las 09:30 de la mañana del sábado 19 de agosto, directivos y jefes de UTP de todo Chile recorren la Escuela Básica Salvador Sanfuentes para dirigirse al punto de reunión. Muchos de ellos viajaron horas desde diversas localidades del país para participar la en esta actividad convocada por Elige Educar ¿Qué los motiva? Conocer Ideas Docentes, una herramienta metodológica participativa diseñada para promover espacios de reflexión pedagógica al interior de las comunidades educativas.

    Esta metodología invita a los profesores a que en 1 hora y 30 minutos de trabajo, durante el Consejo de Curso, se reúnan para desarrollar un proceso de reflexión guiado por un lienzo de trabajo. A través de 5 pasos, los profesores logran discutir sobre aquellas estrategias que, según muestra la evidencia, tienen mayor impacto en la mejora de los aprendizajes, para luego determinar qué acciones concretas pueden realizar para impulsarlas.

    El compromiso de Elige Educar es, junto con generar esta metodología, apoyar su implementación en todas las comunidades interesadas, entregando gratuitamente los set de trabajo. “De esta manera, se apunta a empoderar a las comunidades educativas en sus procesos de mejora y apoyar a los establecimientos con una herramienta factible de ser implementada, que les permita desarrollar al máximo las capacidades de sus propias comunidades” señala Pilar Palacios, profesora y coordinadora del proyecto en Elige Educar.

    La opinión de los participantes

    En la jornada realizada participaron 210 directivos representantes de 153 establecimientos, entre ellos establecimiento particular subvencionados y municipales. Lo que se traduce en más de 5000 profesores que podrán conocer Ideas Docentes y utilizarla como apoyo en sus espacios de reflexión pedagógica.

    Para Gema Guerrero de la Escuela Especial Renacer II (El Bosque, Región Metropolitana) jornadas como estas permiten visibilizar la importancia del trabajo colaborativo:

    “Mi aprendizaje principal fue reforzar la importancia de fomentar el aprendizaje colaborativo, y la manera práctica de llevarlo a cabo que propone esta metodología fue muy interesante. El trabajo que hemos realizado hoy día nos va a servir para cuando lo llevemos a cada una de nuestras escuelas, y así poder rescatar mejores estrategias para abordar los aprendizajes en los niños. Y también, cómo poder motivarlos [a los estudiantes] para que asistan a las escuelas a aprender con gusto. No solo aprender por aprender, sino porque es entretenido y enriquecedor”.

    Por su parte, Darwin Espinoza, Jefe UTP de la escuela Sacerdote Alejandro Manera de la comuna Mulchén (Región del BioBio), señala que esta metodología permite conocer en profundidad las necesidades de cada comunidad:

    “Nos va a permitir a nosotros, integrantes del equipo directivo, en cada escuela poder determinar exactamente cuáles son las necesidades a partir de estas estrategias. Así podemos compartir y discutir experiencias de nuestros contextos”.

    Por último, Alejandro Campos, encargado de convivencia del Instituto Comercial Marítimo Pacífico Sur de San Antonio, señala que esta metodología potencia el aprendizaje de niños y jóvenes:

    “La implementación de esta metodología busca potenciar el aprendizaje de nuestros estudiantes, centrándonos en lo puntual y desde la visión de nuestros docentes, lo cual es muy positivo”.

    Lo que dice la evidencia

    La evidencia  ha demostrado que para avanzar hacia comunidades educativas que entreguen verdaderas oportunidades de aprendizajes, donde todos los niños puedan desplegar al máximo sus potencialidades, es importante fortalecer constantemente las competencias profesionales a través del trabajo colaborativo. Según el estudio TALIS, el trabajo colaborativo entre profesores está relacionado con altos niveles de autoeficacia y con mayores grados de satisfacción de los docentes con su trabajo.

    Elige Educar / Juan Correa

    ¿Quieres ser parte de este proyecto?

    Si eres director o jefe de UTP y quieres conocer la metodología en una jornada como la realizada el pasado 19 de agosto,  solo debes inscribirte en algunas de las siguientes jornadas:

    REGIÓN METROPOLITANA:

    Viernes 05 de enero, entre las 10:00 hrs y 13:00 hrs. en el Auditorio de Psicología de la Universidad Diego Portales (Vergara 249, Santiago), a pasos del metro Los Héroes.

     Inscripciones AQUÍ

Se suman nuevas fechas para conocer metodología que potencia trabajo colaborativo en las escuelas ¡Inscríbete!

2017-12-07T09:33:10+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad, Comunidad escolar, Mejora docente|

En la actividad participaron más de 200 directores y jefes de UTP que representan a 153 establecimientos. ¡Inscripciones abiertas SIN COSTO para las próximas jornadas en Santiago y el Maule!

  • “Esto nos va ordenar con un trabajo bien planificado de trabajo colaborativo”

    En total, fueron 130 integrantes de equipos directivos de la región del Biobío y otras zonas aledañas, los que conocieron Ideas Docentes. Una metodología impulsada por Elige Educar, con el auspicio de la Fundación Larraín Vial, que promueve espacios de reflexión pedagógica y colaboración al interior de las comunidades educativas.

    La actividad contó con la representación de 65 establecimientos, lo que se traduce que Ideas Docentes lo implementarán 3.000 profesionales de la Educación aproximadamente, de diversas comunas como Talcahuano, Curanilahue, Loncoche, Coelemu, Mulchén, San Pedro de la Paz, Hualpén, Carahue, Villarrica, Puerto Montt, entre otras.

    La jornada comenzó con la bienvenida de la vicedecana de la Facultad de Educación de la Universidad de Concepción, Beatriz Figueroa, para luego dar paso a la presentación de Ideas Docentes. Al finalizar esta instancia, los directivos de cada establecimiento recibieron gratuitamente un set de trabajo para implementar Ideas Docentes en sus escuelas.

    “De esta manera, se busca potenciar espacios de colaboración al interior de las comunidades educativas y empoderar a los docentes de sus propios procesos de mejora. Es una herramienta factible de ser implementada en espacios de los establecimientos, lo cual les permita desarrollar al máximo las capacidades de sus propias comunidades” señala Pilar Palacios, coordinadora del proyecto, Elige Educar.

    La Voz de los directivos

    Directivos de la región agradecen la iniciativa y destacan la factibilidad de ser implementada. Ana María Figueroa, jefe de UTP de la Escuela Yumbel, Región del Biobío, comenta que esta actividad le permite conocer nuevas estrategias y fortalecer el trabajo pedagógico en su establecimiento. Así también, señala que será muy interesante realizar Ideas Docentes en la escuela en que trabaja:

    “Esto nos va ordenar con un trabajo bien planificado de trabajo colaborativo”.

    Por su parte, María Jovita Cerda  del Colegio Thompson Matthew, rescató la importancia de iniciativas como esta para potenciar el trabajo colaborativo.

    “Me pareció importante en relación a lo que estábamos trabajando en mi escuela. Trabajar las estrategias que nos plantearon y comenzar a hacer los procesos para actualizarnos. Aún no está instalado el trabajo colaborativo, lo cual no nos está dejando avanzar. Si trabajamos en conjunto y nos unimos, esto nos ayudará a optimizar tiempos y el trabajo se va a lograr. Nos va a servir mucho este proceso.”

    Para finalizar, Danielo Cadiz, orientador colegio Sagrado Corazón de Jesús de la comuna de San Carlos, región del Ñuble, la metodología es una gran herramienta que puede ser utilizada para definir temas incluso más específicos.

    “Al terminar la actividad, se nos ocurrió una instancia en la cual podíamos utilizar esta metodología. De esta manera uno puede intencionar temas en específico e ir afinando detalles según las necesidades de los docentes. Es más estratégico.”

    Imágenes de la jornada

     

“Esto nos va ordenar con un trabajo bien planificado de trabajo colaborativo”

2017-12-06T15:05:47+00:00 Diciembre, 2017|Comunidad escolar|

En total, fueron 130 integrantes de equipos directivos de la región del Biobío y otras zonas aledañas, los que conocieron Ideas Docentes. Un [...]

  • La importante y desconocida labor que realizan las educadoras de la Teletón

    Son las 9:00 de la mañana de un miércoles y en unas oficinas ubicadas en el segundo piso del Instituto Teletón, que busca apoyar la rehabilitación integral de niños, niñas y jóvenes con discapacidad motora, Ana Escobar e Inés Espinosa, dos educadoras de párvulos, planifican su jornada en la Unidad Educativa, que en Santiago está conformada por 11 educadoras diferenciales, de párvulos y psicopedagogas. Revisan planillas e informes y a las 9:30 bajan a recibir al primer paciente del día: Leonora, una niña que el 6 de diciembre cumplirá tres años y tiene hipotonía central, relacionado a problemas de desarrollo cerebral.

    Educadora Inés Espinosa/Lorena Tasca

    Leonora es parte del programa de inclusión que todas las semanas organiza la Teletón para ayudar a los familiares a integrar a los niños a los jardínes infantiles y es apenas una parte del modelo de atención bio-psico-social con el que trabaja esta fundación que existe desde 1947. Son dos sesiones con el niño y una sola con los padres, para hacer una evaluación de desarrollo y aprendizaje e investigar en qué colegio insertar al niño. “Nuestra base es que todo niño tiene derecho a educarse y que mientras menos ajenos estén al mundo, mejor. Por eso nuestro trabajo también se extiende a realizar un seguimiento de cada caso y hacer visitas en los colegios, para prestar ayuda y apoyo a los profesores”, cuenta Ana.

    Educadora Ana Escobar/Lorena Tasca

    La educadora ha trabajado en esta unidad desde 1997 -con una interrupción de tres años- y al empezar sus labores en Teletón decidió estudiar también educación diferencial. “Me enamoré tanto de este trabajo, que consideré que era necesario”, dice Ana. En tanto, Inés empezó en la institución como una de las fundadoras de la sala cuna de los trabajadores, años después le ofrecieron unirse a la Unidad Educativa. “Al principio me daba susto, pero ya después de 37 años de trabajo estoy segura de que fue una gran decisión. Considero que este trabajo educativo es un avance importante en la inclusión”, añade Inés.

    María Paz Monarde es quien dirige esta Unidad Educativa que existe desde hace más de 60 años, pero que hace apenas dos ha cambiado su metodología para realizar un trabajo colaborativo con las instituciones de educación donde la inclusión es el foco central. “De esa manera logramos poner énfasis en el desarrollo de competencias cognitivas y sociales. Antes teníamos siempre a los niños dentro de la institución, era una dinámica muy distinta y ahora, sí hay un mayor trabajo por la inclusión”, considera María Paz

    Joaquín Walker, Director Ejecutivo de Elige Educar, concuerda con este cambio de paradigma. Para él contribuir a la inclusión escolar de niños y niñas con discapacidad motora es el primer paso para avanzar hacia un resguardo real del derecho a la educación.”Todos los niños y jóvenes -sin excepción alguna- merecen una educación de calidad que les permita desplegar al máximo todas sus potencialidades, y por ello avanzar  hacia un sistema inclusivo es fundamental”, agregó.

    La evaluación desde el juego

    Son las 9:35 de la mañana. Inés y Ana están en una sala ubicada en el primer piso que es una pequeña réplica de un jardín infantil. Hay juegos, colchonetas y una mesa. El espacio está diseñado para recibir, máximo a cinco niños en las sesiones de evaluación. Esta vez sólo llegó Leonora.

    Toma varios osos de colores y, por instrucciones de Inés y Ana, Leonora debe separarlos según el color. Agarra algunos, los ordena y después los tira todos al piso. Luego debe despegar unas pelotas que están pegadas en distintos puntos de una pared. Debe seguir instrucciones según el color de cada pelota. Las despega casi todas y corre a tumbar una pequeña silla y una mesa que está en una esquina. Se olvida de la actividad.

    Otra parte de los juegos que buscan evaluar sus capacidades motoras y cerebrales es entregarle un juego en que tiene una cara e imanes para formar un rostro a su gusto . No habla, pero responde cuando le piden poner: nariz, ojos, pelo. También le entregan plastilina buscando que ella haga distintas formas, pero no hace nada, se lo intenta comer y corre a tumbar otros juegos, a hurgar en todos los muebles.

    Sesión de evaluación a través del juego/ Lorena Tasca

    “Reconoce todo, pero su capacidad de concentración es poca”, dice Ana a la abuela y la tía madrina que están en la sala. En ese minuto, Inés inicia una conversación con la familia para saber cuál es la dinámica de Leonora y en qué momentos se mantiene más concentrada en lo que hace. Ahí descubren que el agua y los momentos de ducha son los que mantienen a la niña concentrada por un largo período de tiempo.

    “Es importante siempre evaluar al niño desde el juego, porque así se pueden reconocer muchas cosas. Desde las cosas que le agradan hasta las que no, sus capacidades, aunque hay que tener siempre mucha paciencia, porque algunas veces como son niños que pocas veces salen de su entorno familiar por miedo de los mismos padres, a veces están sobreestimulados. Entonces siempre hay que ir observando y modificando según las cosas que veamos de cada niño”, cuenta Inés.

    Por eso, en otra sesión de evaluación que empezó a las 10:30 de la mañana, y que fue dirigida sólo por Ana, la dinámica fue distinta. Esta era la segunda evaluación de Lucas, Agustina y Elena y las actividades fueron ver si los niños habían logrado aprenderse la canción “Estrellita”; encajar piezas, pintar una hoja con sus manos y tener una colación en conjunto. Aquí a Ana le interesaba saber qué comían los niños, qué alimentos eran capaces de comer sólos y cómo era la dinámica de alimentación de cada uno.

    “La colación es clave en todos los jardínes infantiles y en colegios, por eso es importante y ellos deben aprender a comer solos”, le advierte Ana a las madres. Al terminar la sesión con estos niños de no más de tres años y que tenían diagnósticos tan distintos como síndrome de down y problemas de desarrollo psicomotor, tiene una charla con las madres sobre la importancia de matricular a los niños en un jardín infantil.

    “Uno de los trabajos más importantes que tenemos, es de constante comunicación con las madres, porque es natural que ellas sean más sobreprotectoras y que tengan miedo de dejar en un jardín o un colegio a su niño. Hay que trabajar mucho desde la empatía y hacer siempre seguimiento”, cuenta Ana.

    Por ello, el Director Ejecutivo de Elige Educar hace un llamado a todas las comunidades educativas a abrir sus puertas y empatizar con las familias. “Sabemos que no siempre es fácil, pero estamos convencidos que con disposición, el compromiso de toda la comunidad educativa y el apoyo adecuado, las cosas pueden ser distintas”, expresó.

    El impacto a futuro

    Según las últimas cifras que maneja la Unidad Educativa de marzo a noviembre de 2017, las 11 educadoras que trabajan en Santiago han realizado 13.283 atenciones sólo en Santiago. Por ello, el estimado es de más de 26.000 niños atendidos anualmente, tomando en cuenta las otras unidades ubicadas en Arica, Atacama. Talca, Iquique, Coquimbo, Concepción, Puerto Montt, Antofagasta, Valparaíso, Temuco, Coyhaique, Calama y Valdivia.

    Sesión de evaluación a través del juego/ Lorena Tasca

    En todos los centros de Unidad Educativa el trabajo es interdisciplinario y se trabaja por un seguimiento continúo hasta la vida laboral de los niños, por ello tanto María Paz, como Ana e Inés, el trabajo que hacen es de largo aliento. “Porque no sólo ves crecer a los niños, que es una maravilla, sino que tienes mucho contacto con las madres y ves cómo ellas también van aprendiendo a trabajar con sus hijos, a estar felices con sus hijos”, dice Inés.

    Para Ana, lo más valioso de este trabajo es ver la superación de sus alumnos.  Esta educadora recuerda que hace más de siete años llevó a un niño con problemas de desarrollo psicomotor a un concurso en el que tenía que dibujar en Paint y ganó. Hace cinco años se lo encontró en Parque Arauco y le dijo que estaba estudiando ingeniería en informática. “Me dio mucha alegría verlo, cosas como esas son las que me marcan y me alegran con este trabajo”, asegura.

    “A mi lo que más me impresionado en este proceso es trabajar, por ejemplo, con niños que tienen síndrome de Duchenne, que sabes que en algún minuto se van a morir. Pero soy de las que piensa que igual merecen una educación de calidad y por eso trabajamos todos los días”, finaliza.

La importante y desconocida labor que realizan las educadoras de la Teletón

2017-12-04T11:33:37+00:00 Diciembre, 2017|Comunidad escolar, Los profesores importan|

Conocimos a los profesionales que lideran este trabajo y fuimos testigos del esfuerzo que realizan día a día para favorecer la inclusión escolar de niños y jóvenes chilenos que han sufrido algún tipo de discapacidad motora.

  • Los colegios deben generar espacios para que los docentes conversen entre ellos

    En el año 2007, cerca de 800 colegios de Ontario (Canadá) tenían a la mitad de sus alumnos de 3° y 6° básico promediando uno o dos puntos -de un total de cinco- en las evaluaciones estandarizadas en lectura, escritura y matemáticas. El año pasado, solo 63 establecimientos mantenían ese promedio.

    La enorme diferencia tiene un detonante particular: tras ver los pocos avances que presentaban sus estudiantes, los profesores optaron por trabajar de forma mucho más colaborativa. Así fueron compartiendo las experiencias que los ayudaban a enseñar de forma efectiva, aprendiendo de los aciertos y fracasos de unos y otros.

    “El trabajo conjunto incluye la coplanificación y coevaluación. Dentro del aula, la coenseñanza, la mentoría y la observación de pares”, explica Lyn Sharratt, académica del Instituto Ontario de Estudios sobre Educación de la Universidad de Toronto, además de coordinadora del programa de doctorados en Liderazgo y Políticas de esa casa de estudios. La especialista también es la invitada internacional del seminario anual de la Fundación Educacional Arauco, que se desarrollará este miércoles en Concepción (detalles en el sitio www.fundacionarauco.cl).

    Inversión

    En Chile, Sharratt centrará su charla en esta idea de colaborar para mejorar el contexto escolar.

    Y aunque en el papel puede parecer como una idea simple de aplicar, la especialista sabe que en el día a día la premisa no siempre es fácil de llevar a cabo. “Encontrar el tiempo (para reunirse) suele ser un desafío, porque los colegios son lugares que siempre están muy ocupados”, dice sobre las excusas que recibe cuando plantea la alternativa.

    Pero Sharratt insiste: el tiempo que se usa en compartir entre profesores no es uno que se pierda. Más bien se trata de una inversión importante. “Encontrar espacios para una colaboración determinada exige que los líderes y profesores aprendan cómo facilitar las conversaciones. Conversaciones que permitan escuchar cada voz y que más tarde lleven a replicar este modelo dentro del aula, para y hacia los estudiantes”.

    Estos períodos dedicados a compartir no solo pueden desarrollarse dentro de un mismo establecimiento, cree la canadiense. En ocasiones, es útil crear redes con colegios con los que se compartan características similares, como puede ser estar ubicado en un área rural o enseñar a cierto número de niños.

    “La tecnología, en especial las videoconferencias, ayudan en este tipo de alianzas. Si las personas a cargo proporcionan claridad y un enfoque definido para el trabajo conjunto, las mejoras ocurren a la velocidad de un rayo”.

    Estos comportamientos colaborativos se pueden evaluar, recuerda Sharratt. “En Ontario, planteamos lo que esperamos de la colaboración cuando esta recién comienza, a medida que progresa, cuando se integra y luego cuando finalmente se sostiene”.

Los colegios deben generar espacios para que los docentes conversen entre ellos

2017-11-20T09:35:17+00:00 Noviembre, 2017|Comunidad escolar|

¡Compartir experiencias es clave para la mejora pedagógica! Así lo plantea Lyn Sharratt, especialista en Educación de Canadá, al ser entrevistada por El Mercurio.

  • “Los nuevos espacios generan nuevas formas de participación en las escuelas”

    Cuando nos preguntan sobre la educación escolar automáticamente pensamos en el maestro, las asignaturas, los libros de texto o en la mera acción de estudiar. Pero la educación es mucho más, en todo proceso de aprendizaje también influyen otros elementos algo más abstractos que juegan un papel muy importante. Hablamos de los espacios arquitectónicos, de la relación con los compañeros y en general de la implicación y motivación de toda la comunidad. La arquitecta Sílvia Sasot y la pedagoga Esther Belvis nos cuentan porque es tan necesario repensar la escuela en este sentido.

    PREGUNTA. ¿Por qué os interesa mezclar arquitectura y pedagogía?

    RESPUESTA. Las dos compartimos el objetivo de querer mejorar el bienestar de las personas en el marco de la educación. La colaboración entre el binomio arquitectura (Sílvia) y pedagogía-arte (Esther) nos da la posibilidad de explorar y tener una aproximación más contemporánea a la educación, basada tanto en la interdisciplinariedad como en el cuidado por el entorno y las personas.

    P. ¿Qué es Hack the School y cómo surgió?

    R. Hack the School es una iniciativa de la Fundació Bofill para promover pequeñas transformaciones en los espacios de las escuelas participantes con la ayuda de un arquitecto. El proyecto tiene formato de reto, ya que lo se pretende es que las escuelas pasen a la acción. Nosotras diseñamos la guía creativa para acompañar el proceso de las comunidades educativas y ayudar a dinamizar distintos procesos de cambio.

    P. Vuestro proyecto propone repensar los espacios en las escuelas ¿Por qué es tan necesario?

    R. Proponemos repensar la escuela como un espacio de convivencia y aprendizaje pensado desde distintos ámbitos. Tradicionalmente la mirada ha sido principalmente técnica y muy homogénea. Los espacios de la escuela vienen regulados por unas leyes desactualizadas que determinan como son, y en consecuencia también, como no pueden ser. Nos interesa aprender a pensar fuera de este marco y crear otros espacios que acompañen a los procesos de cambio educativo y cultural de los centros actuales.

    P. No es solo una cuestión de mover las mesas de sitio. ¿Qué elementos tenemos que tener en cuenta para hacerlo?

    R. Consideramos que mover las mesas debe entenderse como el resultado de un proceso de reflexión, experimentación y empoderamiento de la comunidad educativa. Insistimos en que para hacer cambios útiles, es necesario que se establezcan procesos de cambio que impliquen a todos, y donde haya un diálogo entre arquitectura y educación. Cada escuela debe generar aquellos espacios que respondan a su identidad y a las necesidades de su comunidad.

    Parece que el tema “espacios educativos” nos lleve siempre a hablar de “cosas”. Nuestra mirada siempre es partir de las personas como individuos únicos y como miembros de la comunidad. Por eso, proponemos una aproximación más humanista que nos permita tomar decisiones sobre como los espacios determinan el bienestar, las relaciones entre las personas, las posibilidades de autonomía y autoregulación, la creatividad, etc.

    P. ¿Pueden llegar a decidir juntos los alumnos, las familias y el profesorado?

    R. Los resultados obtenidos en Hack the School, así lo demuestran. Para nosotras el mayor logro, no han sido los cambios en los espacios sino como a través de estos se han generado nuevas formas de comunicación y participación en las escuelas. A menudo, hablar de espacios permite abrir un espacio de conversación sobre otros aspectos más profundos y humanísticos relacionados con la educación y la convivencia en el centro.

    P. ¿Qué impresiones habéis obtenido?

    R. En primer lugar nos sorprendió la respuesta del proyecto ya que quisieron participar más de 170 escuelas de Cataluña y finalmente se seleccionaron a 30 para poder gestionar la transformación. Esto nos parece un indicador claro de la necesidad de repensar el espacio y cómo esta necesidad no coincide con el sistema que tenemos, la demanda es real. También nos sorprendió la capacidad creativa de todos los centros para hacerse suyo el reto y adaptarlo a su concepto pedagógico, y la movilización de toda la comunidad educativa de cada centro con una ilusión compartida.

    P. ¿Cómo tiene que ser el entorno de un niño para que este aprenda? ¿Tanto influye?

    R. Cada niño es diferente y tiene una forma distinta de aprender y percibir el entorno que le rodea. Lo importante es ofrecer entornos versátiles que permitan generar distintas metodologías, donde el docente y el alumnado puedan dialogar y generar aquellas dinámicas y formas de estar en el espacio que favorezcan tanto la convivencia como el aprendizaje. De alguna manera, abogamos por una escuela sensible que responda a las necesidades y retos de la realidad educativa del día a día. Pero está claro que hay temas muy básicos relacionados con el bienestar del cuerpo humano que hay que tener en cuenta. Como no pasar ni frío ni calor, acceso a luz natural, respirar un aire de calidad, no exponerse a condiciones acústicas desagradables, posibilidad de movimiento, gestión de los estímulos visuales, etc.

    P. ¿El espacio aula entre cuatro paredes caducará? ¿Hacia dónde vamos? ¿Cómo creéis que será la escuela del futuro?

    R. Nos gustaría que hubiera muchas escuelas del futuro, o esto es lo que vemos en algunos países del extranjero. Cada comunidad educativa construye o transforma una escuela adecuada a su contexto concreto a través del diálogo creativo y atreviéndose a experimentar. Evidentemente en estas escuelas podrá haber aulas entre cuatro paredes pero también habrá otros espacios. Quizás es posible que el concepto de aula evolucione y se haga más complejo siempre de la mano de la propuesta pedagógica. Transformar los espacios donde convivan varios grupos, donde los profesores puedan trabajar en equipos, donde los niños se sientan seguros y a la vez libres. Nos parece un buen reto.

    P. ¿Este cambio de visión sobre los espacios, también se podría trasladar a espacios públicos enfocados a los niños? Me refiero a parques, bibliotecas, ludotecas, etc.

    R. Todos los espacios son educadores. Nosotras apostamos por una mirada más atenta y centrada en el niño, que transgreda una arquitectura centrada en el objeto. Nuestra propuesta siempre es crear espacios desde una mirada más humana, y eso también puede incluir el concepto del espacio en sí mismo. Ahora pensamos en bibliotecas para libros, ludotecas para juguetes, parques para columpios. ¿Qué pasaría si creamos los espacios para la infancia donde puedan convivir libros, juguetes, columpios junto con experiencias artísticas, experiencias científicas, experiencias familiares y aquellas que aún no sabemos imaginar? Nos parece importante centrar el discurso en la experiencia de lo que la persona siente y experimenta y no en el objeto de la experiencia (libro, juguete, columpio, etc.).

    P. Recientemente habéis presentado el proyecto de Hack School en Londres. ¿En qué países la arquitectura y pedagogía ya es una realidad?

    R. Hay varios países que se están planteando el reto y cada uno a su manera como Australia, Dinamarca, Finlandia, Austria, Holanda y muchos otros más. Normalmente son países donde la legislación no es limitante. Cada contexto cultural ofrece miradas distintas, y oportunidades, pero todos construyen desde un concepto del aprendizaje más contemporáneo y desde una cultura concreta. La raíz de la diferencia que percibimos se encuentra en el concepto de infancia y niño-a de cada país y el tipo de relación cultural entre adultos y niños.

    P. Habláis siempre de un cambio de cultura para poder cambiar los espacios. Pero, ¿este cambio de cultura es posible en nuestro país?

    R. ¡Claro que es posible! Desafiamos los modelos y los estándares que indican una única manera de hacer las cosas. Es cierto que podemos aprender de las experiencias e ideas que vienen de otros países, pero cada escuela debe ser coherente con su filosofía educativa y entorno. Es una cuestión de confianza, formación y autonomía en lo que se refiere al centro, pero también es necesaria voluntad política para revisar las leyes que determinan la arquitectura en lo que se refiere a los espacios educativos. Estamos viviendo un momento muy interesante, muchas familias jóvenes ya son el cambio de cultura que altera el status quo.

    P. ¿Qué tenemos que hacer para llevarlo a cabo?

    R. Nosotras aconsejamos a las comunidades educativas a empezar por acciones pequeñas en espacios comunes. Las acciones pequeñas permiten explorar y facilitar el disfrute y logro compartido. Por otro lado, los espacios comunes permiten implicar a más personas de la comunidad y abren el debate para pensar qué tipo de comunidad y educación se quiere crear y compartir. Un truco sería seleccionar un espacio olvidado de la escuela e iniciar un diálogo para devolverle la vida, es en este punto donde la guía que hemos diseñado puede ayudar mucho a poner un poco de orden durante el proceso.

“Los nuevos espacios generan nuevas formas de participación en las escuelas”

2017-11-07T08:56:02+00:00 Noviembre, 2017|Cómo aprenden los niños, Comunidad escolar|

EL PAÍS entrevistó a Silvia Sasot y Esther Belvis creadoras de la guía creativa del proyecto Hack the School.

  • Lóbulo Temporal, un proyecto artístico que muestra cómo viven la educación las personas sordas

    Viviana Corvalán es una realizadora audiovisual chilena y oyente que pasa la mayoría de sus días inmersa en el mundo de las personas Sordas. Lo hace, desde el 2012junto a su esposo Francisco Espinoza fecha en que empezó a darle forma al Laboratorio de Arte Lóbulo Temporal,nombre que hace honor al lóbulo temporal del cerebro, una parte trabaja el lenguaje y los recuerdos,  que tiene entre sus objetivos la inclusión, los derechos humanos y el desarrollo de las personas Sordas a través de la realización de actividades principalmente educacionales y artísticas. “Trabajamos varias temáticas de la comunidad Sorda, como la educación bilingüe e intercultural, la necesidad de una cultura Sorda con su identidad y lengua de señas, en buscar referentes Sordos para jóvenes Sordos y el derecho a la educación en su idioma, por eso últimamente nos hemos enfocado en la que se vive en la educación”, cuenta Corvalán.

    En 2011 llegó a la comunidad Sorda mediante un proyecto de arte que fue realizado en conjunto con dos artistas, Roberto Toro y Noela Salas, y financiado por el Fondo de arte en la Educación del CNCA.  Gracias a ello, empezó a realizar clases de arte en la escuela para Sordos Santiago Apóstol, ubicada en Quinta Normal. Ahí me enamoré de la lengua de señas y de los niños. Me di cuenta que no sabía la lengua de señas chilena (LSCh) y a pesar de eso me podía comunicar fácilmente con los niños a través de lo visual. Ahora, al entrar al mundo más interno de los niños sí había una barrera comunicacional, pero podíamos hacer un juego visual y me pasó que me gustó trabajar más con Sordos que con oyentes. Ahí, nos interesó hacer un proyecto artístico para toda la escuela y comenzamos a realizar un documental de este proceso de intervención artística en el colegio”, cuenta.

    Así fue como en 2012 se ganaron un Fondo de Artes para la Educación del Consejo de la Cultura y comenzaron a realizar un documental del proceso que vivieron los niños a través del arte. Durante el camino se dieron cuenta  de que el trabajo había quedado interesante visualmente, pero que no iba a ser comprendido por los Sordos ni por los oyentes. “Cuando nos dimos cuenta de eso, empezamos a investigar mucho sobre la palabra y el silencio, y nos dimos cuenta que había algo mucho más profundo, mucho más bonito y ahí surge la idea de crear un laboratorio para trabajar estas temáticas pero siempre desde el tópico de las artes”, recuerda Corvalán.

    Aprendiendo en mi lengua

    Uno de los trabajos más reciente de este proyecto, es “Aprendiendo en mi lengua” , un trabajo audiovisual de no más de 22 minutos que muestra la jornada de trabajo de Javiera Villavicencio, una profesora Sorda que enseña a sus estudiantes en lengua de señas chilena (LSCh) en la escuela Santiago Apóstol.  Matemática, lenguaje y  ciencias son solo algunas de las disciplinas que ella enseña.  

    “Este trabajo es de carácter técnico pedagógico y se desarrolla a través del seguimiento en terreno de este grupo. Con este material audiovisual se destaca la importancia del concepto bilingüismo intercultural’, que consiste en el respeto a su lengua (Lsch), identidad y cultura Sorda; además de cómo, en conjunto con la incorporación de adultos Sordos a la escuela, se logra que los niños adquieran conocimientos y visiones de mundo”, ha explicado varias veces Corvalán al presentar el trabajo que se estrenó en Centro Cultural Palacio de La Moneda.

    Una de las claves para sumergirse en el mundo de los Sordos, es siempre contar con equipos de trabajo que reconozcan la labor de las personas sordas. en el equipo. Por ejemplo,  en varios proyectos han trabajado codo a codo con Alejandro Hidalgo, productor y cineasta Sordo.

    De izquierda a derecha: Francisco Espinoza, Alejandro Hidalgo y Viviana Corvalán.

    Por la labor que ha realizado Lóbulo Temporal, el equipo ha viajado por Chile para mostrar distintas metodologías para enseñar educación artística. Lo han hecho de la mano del proyecto Acciona, del Consejo de la Cultura, que desde 2015 se presenta como una plataforma de apoyo en la enseñanza de el arte. “Nuestra labor fue sensibilizar a los docentes de la educación especial y principalmente de integración, cómo trabajamos con los estudiantes Sordos y cuál era nuestra mirada”, cuenta Corvalán.

    Otro logro del laboratorio, fue la “Mención honrosa” que recibieron en octubre por parte de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) Chile. Octubre/2017, por el trabajo que realizan por la defensa de la educación de Sordos para Sordos.

    Futuros proyectos por la equidad de oportunidades

    Según datos del Ministerio de Educación en Chile sólo existen 10 escuelas para Sordos y 833 con el Programa de Integración Escolar (PIE), y las escuelas para Sordos sólo ofrecen clases hasta 8vo básico. Al conocer esos datos Viviana Corvalán, empezó a trabajar el 2012 en un documental llamado “Último año”, que ya está editado, enviado para concursar en festivales internacionales y a la espera de los subtítulos en varios idiomas. Su estreno se espera para el año 2018.

    El trabajo es un seguimiento a un grupo de estudiantes de una escuela pública y especial para Sordos, que deben enfrentar el cambio a una escuela de oyentes. “A los niños los vi desde 4to básico y todo el tiempo estuvimos trabajando con cámara, entonces el documental se muestra muy natural, desde la sala de clases”, dice Corvalán.

    “Nuestro trabajo tiene mucho que ver con la educación transversal, la educación nos conmueve. Y creemos que tiene que ser transversal porque es súper importante entenderla desde la persona Sorda. La educación también es dinámica, debe ser dinámica, por eso nosotros trabajamos como en un laboratorio, porque todo está vivo y eso es súper rico porque no nos quedamos estancados nunca”, considera Corvalán.

    Tanta es su lucha, que en casa le enseña su hija el idioma de los Sordos, quien aún no cumple un año de edad y ya pide leche y agua con señas. “A mi me hace feliz que el mundo de de ella va ser uno donde los Sordos no van a ser algo ajeno, es una reivindicación, creo que es un granito y creo que es lo que se puede hacer”.

Lóbulo Temporal, un proyecto artístico que muestra cómo viven la educación las personas sordas

2017-11-08T12:12:05+00:00 Noviembre, 2017|Comunidad escolar, Noticias|

Liderado por Viviana Corvalán y Francisco Espinoza, una pareja de oyentes que trabaja por equiparar las oportunidades de la comunidad Sorda chilena, el 2012 nace lóbulo temporal

  • “Zona Verde”: un proyecto creado por los niños y para los niños

    Pinolivo es una escuela pública de la ciudad de Marbella que se estructura bajo tres pilares fundamentales: el respeto por el alumno, la metodología de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) como estrategia para fomentar el trabajo colaborativo, y el espacio como recurso de aprendizaje ¿qué significa esto? Que Pinolivo se estructura bajo una lógica de compartir, por eso, aunque existen “cursos” con referencias de edades, los alumnos después de cierta hora, puede moverse de curso en curso para aprender desde sus intereses (sin importar la edad que tengan).

    CEI ‘Pinolivo’

    El proyecto Zona Verde, realizado entre 2016 y 2107, ilustra perfectamente la combinación de estos tres pilares. Todo empezó así…

    Un día, dos aulas prefabricadas que ocupaban un espacio de 240 metros cuadrados en el patio del colegio, fueron removidas. Entonces, ¿qué pasaría con ese espacio recuperado?, ¿en que se transformaría? La distribución debía responder a las necesidades de los estudiantes y por eso, según cuenta la directora al diario El País, lo primero que hicieron fue hablar con los niños y las niñas, quienes a pesar de su corta edad, entendían muy bien que eso les pertenecía. Decidieron entonces hacer una propuesta sobre el uso que querían darle y durante varios días, niños y niñas trabajaron para estructurar ideas que se iban a puntando en una lista.

    Cada curso se decidió por tres propuestas que se entregaron posteriormente al equipo directivo.

    Y finalmente, en la celebración del Día de los Derechos del Niño, un Consejo Infantil constituído por niños y niñas presentó en un acto las propuestas a los representantes del Ayuntamiento, a la Dirección del Centro y a la Asociación de Madres y Padres (AMPA). Ese día, todos ejercieron su derecho al voto y se tomó la decisión final, una decisión que gracias al trabajo colaborativo y el diálogo entre toda la comunidad, fue positiva para todos. ¿Qué se logró? Convertir un espacio árido en un entorno natural donde los alumnos pudieran cuidar plantas, tocar la tierra y disfrutar del recreo de la forma más “verde” posible, tal como lo indica el nombre del proyecto.

    Así nació la Zona Verde, un proyecto educativo que poco a poco se fue convirtiendo en algo de toda la comunidad.

    Cada actor de la comunidad se hizo cargo de una o varias zonas y tareas para finalmente lograr dar vida a un rincón de naturaleza que hacía mucha falta en la escuela. El día de la Tierra, inauguraron con presencia de autoridades municipales y de la administración educativa la anhelada Zona Verde.

    “Nuestra Zona Verde es un espacio natural en el que niños y niñas pueden contactar con la naturaleza de forma real y libre. Esta zona de juego es la más reciente de la escuela. Disponemos de huerto, una barca grande, un arenero, un escenario de madera, un merendero, dos balanzas…”, afirma una profesora de la Escuela al medio El País.

    CEI ‘Pinolivo’

    Zona Verde es la mejor manera de definir el alma de una escuela que involucra a todos y cada uno de los miembros de la comunidad.

    Es un proyecto que evidencia cómo un nuevo espacio, construido entre todos, posibilita nuevos aprendizajes, fomenta la expresión de las emociones, el trabajo colaborativo, la conformación de nuevos proyectos y experiencias que enriquecen el aprendizaje de alumnos y profesores. Porque en Pinolivo, enseñar significa convertir a los niños en protagonistas y aprender significa compartir, crecer desde los propios intereses, crecer con los demás.

    Pinolivo

    “Cualquier visitante podrá observar cómo niños y niñas disfrutan, desde la admiración y el respeto, con este espacio donde se abrazan los árboles, se quedan entusiasmados observando los insectos, juegan a los náufragos o dibujan al aire libre”, aseguran el equipo de Pinolivo en El País.

“Zona Verde”: un proyecto creado por los niños y para los niños

2017-10-31T14:43:45+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños, Comunidad escolar|

Todo empezó con la transformación de un espacio dentro de la escuela. El desarrollo de la iniciativa estuvo en manos de todos los niños y las niñas.

  • La educación de los refugiados no puede esperar

    La tasa mundial de escolarización primaria entre los niños desplazados es del 61%. Es hora de que la comunidad internacional acompañe sus compromisos hacia ellos con acciones

    La crisis de refugiados que afecta al mundo suele medirse en números. Pero para los jóvenes refugiados que se pierden una educación, también se puede hacer seguimiento con una métrica irreversible: el paso del tiempo. De los 17,2 millones de personas que la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) es responsable de proteger, más o menos la mitad tienen menos de 18 años de edad; es decir, toda una generación, que ya ha sido despojada de su infancia, corre riesgo de quedarse también sin futuro.

    Buena parte de la población de desplazados del mundo está compuesta por niños en edad escolar. Se calcula que a fines de 2016, había 11,6 millones de refugiados en situación de “desplazamiento prolongado”: lejos de sus hogares por más de cinco años y sin “perspectivas inmediatas” de regresar. De los cuales 4,1 millones lo han sido por al menos 20 años, más que el tiempo que pasa en la escuela una persona promedio.

    La importancia de su educación es evidente. La niñez es el tiempo de aprender a leer, escribir, contar, preguntar, evaluar, debatir, calcular, establecer empatía y fijarse objetivos. Estas destrezas son especialmente importantes para quienes tendrán la responsabilidad de reconstruir sus países cuando regresen. Además, la educación ofrece a los niños refugiados un espacio seguro en medio de la conmoción del desplazamiento. Y también puede colaborar con el desarrollo pacífico y sostenible de las comunidades que abrieron sus puertas a las familias desplazadas.

    Por desgracia, para muchos de los 6,4 millones de refugiados en edad escolar que actualmente están bajo responsabilidad del ACNUR, el acceso a la educación sigue siendo un lujo. La tasa mundial de escolarización primaria es 91%, pero entre los niños refugiados se reduce a 61%, y a 50% en los países de bajos ingresos, donde vive más de un cuarto de la población desplazada del mundo. Y la brecha educativa aumenta con la edad. En el caso de la escuela secundaria, la tasa para los adolescentes refugiados es 23% (contra 84% mundial) y apenas 9% en los países de bajos ingresos.

    En cuanto a la postsecundaria (la fragua de los líderes del mañana), el panorama es desolador. Cerca de un tercio de los jóvenes del mundo estudian una carrera universitaria o algún programa de formación avanzada; pero a pesar de becas y otros incentivos, ese porcentaje entre los refugiados es un mero 1%.

    En septiembre de 2016, políticos, diplomáticos, funcionarios y activistas de todo el mundo se reunieron en la ONU para trazar soluciones a los problemas de los desplazados. El resultado fue la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes, firmada por 193 países, que destaca la educación como un elemento crucial de la respuesta internacional. Además, uno de los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para poner fin a la pobreza y promover la prosperidad de aquí a 2030 demanda “educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos” (ODS 4).

    Pero a pesar del amplio apoyo a la Declaración de Nueva York y a los principios establecidos en el ODS 4, los jóvenes refugiados siguen en riesgo de quedar rezagados. Es hora de que la comunidad internacional acompañe la retórica con acciones.

    La educación debe convertirse en parte integral de la respuesta de emergencia a cualquier crisis de refugiados, y hay que dar prioridad al aprendizaje en el aula, para facilitar un ambiente seguro y estable para los más pequeños entre ellos. La educación es una necesidad básica para los refugiados, porque no solo imparte habilidades vitales, sino que también promueve la resiliencia y la autoconfianza, y ayuda a resolver las necesidades psicológicas y sociales de los niños afectados por conflictos.

    La provisión de oportunidades educativas a los jóvenes desplazados demanda planificación e inversiones a largo plazo, no puede ser un mero apéndice. Su financiación debe ser sostenible, previsible y holística, tanto para que los sistemas educativos de los países anfitriones puedan hacer los planes necesarios como para que la escolarización de los niños no se interrumpa si estalla una crisis nueva en algún otro lugar.

    También es fundamental que los pequeños refugiados se integren a los sistemas educativos nacionales allí donde residen. Ellos, como todos los jóvenes del mundo, merecen una educación de calidad que siga una currícula acreditada y se base en un sistema de evaluación y promoción riguroso; y los países de acogida son los más indicados para proveer eso. La comunidad internacional puede ayudar dando más apoyo a los agentes educativos, especialmente los maestros, mediante la provisión de una remuneración acorde, materiales de enseñanza adecuados y acceso a asistencia experta.

    La educación de los refugiados es una responsabilidad compartida. El año pasado, con la Declaración de Nueva York, los gobiernos de todo el mundo hicieron promesa colectiva de invertir en ellos y en las comunidades que los albergan. Los jóvenes refugiados no tienen tiempo que perder.

La educación de los refugiados no puede esperar

2017-10-31T08:39:15+00:00 Octubre, 2017|Comunidad escolar|

La educación ofrece a los niños refugiados un espacio seguro en medio de la conmoción del desplazamiento. Esto es parte de lo que dice Filippo Grandi a El País.

  • “Pinta Puertas”: un proyecto que refleja la importancia de involucrar a toda una comunidad escolar

    En toda la esquina de la Segunda Transversal de Maipú, una estrecha pero colorida escalera nos indica que vamos por el camino indicado. A lo largo de los peldaños se lee el nombre del colegio, el cual está escrito con teselas (piedra, cerámica, vidrios de diversas formas y colores), piezas utilizadas en una técnica artística conocida como mosaico. Llegas arriba y una estructura de color amarillo se impone a lo largo de una cuadra que desemboca en la entrada del Centro de Educación Técnico Profesional de Maipú (CTP). Entonces, el mosaico de la escalera empieza a cobrar sentido, al ingresar al colegio se percibe que prácticamente todas las paredes y puertas del establecimiento educativo están intervenidas con diversas técnicas artísticas y frases que inspiran a la comunidad educativa. “Cree en tí” y “vamos CTP con responsabilidad y transparencia” son solo algunas de ellas.

    Elige Educar

    Elige Educar

    Al final de un largo corredor lleno murales está la puerta de El Principito.

    Allí se encuentra Mariela Muñoz, la directora del CTP, institución que cuenta con 1.050 estudiantes y tres especialidades: Electricidad, Conectividad y Redes, y Gastronomía. Dos veces, Mariale ha sido seleccionada como directora de este colegio por Alta Dirección Pública, sistema que tiene como objetivo elegir a través de concursos públicos a directivos con probada capacidad de gestión y liderazgo. Hoy lleva más de 10 años y ha dejado un colorido sello que es difícil de ignorar. Todo comenzó el año 2012 con una pasantía que se ganó a través del Plan de Formación de Directores, gracias a ella pudo viajar a Canadá donde se sumergió en una realidad educativa inspiradora desde varios puntos de vista. Una de tantas cosas que la directora rescató de su viaje fue el arte como reflejo de una comunidad interculturalidad. Todo esto ha quedado plasmado en las puertas y muros de la escuela.

    Elige Educar

    Elige Educar

    Tras esta experiencia, Mariela vuelve y decide replicar esta idea estructurando un proyecto que involucró a toda la comunidad educativa: Pinta Puertas

    Guiados por los profesores jefes y la profesora de arte, cada curso hizo un boceto con lo que deseaban representar en cada una de sus salas. Después de definir el diseño, se eligió a un grupo de estudiantes que destacaban por sus capacidades artísticas para liderar este importante proyecto. Los demás estudiantes fueron preparados por una “Brigada de arte” para ejecutar la iniciativa. Todos debían ser parte de este proyecto colaborativo y así fue… Profesores y estudiantes movilizaron la escuela con sus pinceles. “Algo empezó a pasar con los colores, algo empezó a pasar con el respeto por lo que estaban haciendo, también hacia esa identidad que ellos querían darle a ese espacio que iba a ser su sala de clase”, dice Mariela sobre este proyecto que fue mucho más que una simple decoración.

    Elige Educar

    Elige Educar

    En dos meses, 50 puertas fueron pintadas y efectivamente, empezaron a suceder cosas positivas.

    “Lo primero que nosotros teníamos que tratar de normalizar era, lo cual es una tarea de todos los días, la sana convivencia escolar”, dice la directora, quien también cree que para eso, es indispensable transformar la escuela en un espacio seguro, en un espacio donde ellos se sientan importantes y dueños de su propio espacios. Con Pinta Puertas, esto fue posible… al ser un proyecto hecho por todos, los estudiantes entendieron la importancia de cuidar el espacio y cuidar las relaciones dentro del espacio. De hecho, según cuenta Mariela, en los dos últimos años, las situaciones de conflicto han disminuido y este cambio se empezó a dar justo después de que las paredes y las puertas fueran intervenidas con el corazón del proyecto educativo. “Desde las propias competencias y desde las ganas de aprender fueron logrando subir su autoestima y el respeto por el colegio como un espacio seguro y diferente a los demás”.

    Elige Educar

    Elige Educar

    Actualmente, el colegio tiene cientos de puertas que plasman la importancia de la electricidad, la gastronomía, la matemática, la ecología, el teatro, el arte…

    Pero sobre todo, que plasman el resultado y la importancia de un proyecto construído por todos y para todos, hecho que también se evidencia en los lemas y símbolos de la escuela, frases que se encuentran plasmadas en los muros y que son seleccionadas cada año por la directora en colaboración con estudiantes y docentes. A través de esto la comunidad educativa busca impulsar la gestión de objetivos, el trabajo en equipo, la innovación, la confianza, la unión, el aprendizaje colaborativo y la unión.

    Elige Educar

    Elige Educar

    “La participación y la colaboración son aspectos fundamentales que nosotros como directores de escuela deberíamos promover, no sólo en el decir, sino también en el hacer”, dice la directora quien en la realización del proyecto, pidió que su puerta (la de El Principito), fuera pintada al final, convirtiendo así, a todos los miembros de la comunidad, en protagonistas de esta iniciativa, una de tantas que han transformado la escalera de la entrada, la fachada, los muros, las puertas y los procesos de aprendizaje de este colegio Técnico Profesional.

“Pinta Puertas”: un proyecto que refleja la importancia de involucrar a toda una comunidad escolar

2017-11-02T17:00:33+00:00 Octubre, 2017|Comunidad escolar|

La directora Mariela Muñoz ha dejado una colorida huella imposible de ignorar a través de este proyecto.

  • ¿Conoces Prádena?

    “Este año hemos aprendido a organizarnos, a hacer todo paso a paso en un tiempo determinado y eso nos ha ayudado a crecer como personas, aparte de que hemos aprendido a usar muchas páginas de creación de contenidos ya sean webs, blogs etc.

    Todos trabajábamos por un objetivo común, que era ayudar al municipio. No sabemos si este proyecto acabará ayudando como esperamos, pero el primer gran paso ya está hecho.” (Daniel, estudiante)

    Durante varios meses estudiantes de 3º de Educación Secundaria Obligatoria del Centro Público de Educación Obligatoria ‘La Sierra’ en Prádena (Segovia), desarrollaron un proyecto pedagógico de Aprendizaje Servicio para la promoción y desarrollo turístico de su localidad y entorno.

    Esta tarea pedagógica supuso, entre otras acciones, el diseño y desarrollo de una página web que denominaron: “Turismo de Prádena”.

    Extraída de El País

    Ensanchar la mirada y conectar a los estudiantes con su entorno encierra un valioso potencial educativo y motivador no suficientemente utilizado en las tareas de enseñanza y sin embargo otorga sentido al aprendizaje de muchos de los contenidos, habilidades, actitudes que configuran los currículos escolares.

    El curso 2016/2017, es el segundo que Diego Sobrino, profesor de la especialidad de Geografía e historia, se hace cargo de la materia ‘Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial’, en el Centro de Educación Secundaria (CEO) ‘La Sierra’. Esta temática curricular de libre configuración autonómica permite una definición más abierta que es aprovechada por Diego para construir un escenario de aprendizaje más reflexivo y comprometido, con el que seguir investigando para mejorar el modo de trabajo docente.

    A pesar de la escasez del tiempo asignado a esta materia en el horario general del curso, los contenidos que contempla permiten una organización curricular globalizada y formas de aprendizaje inspiradas en la resolución de problemas relacionados con situaciones emocionalmente próximas y relevantes. Estas ventajas suponen una oportunidad para la formación de una ciudadanía crítica y comprometida con su entorno.

    LA ECONOMÍA. UD de Iniciativa Emprendedora | DIEGO SOBRINO

    La planificación y desarrollo de este proyecto significa el tránsito del método científico al estudio de realidades de contenido social.

    Diego se manifiesta muy seguro del aprendizaje de habilidades básicas que este tipo de proyectos promueven… “Facilita que los estudiantes ensayen formas de actuación en circunstancias vitales no previstas, que acuerden repuestas colectivas y con sentido a problemas complejos. Las prácticas de análisis, planificación, desarrollo y evaluación se convierten en aprendizajes básicos”.

    Es fácil comprobar que junto a los aprendizajes más concretos concurren actividades de colaboración, organización, selección crítica de fuentes, educación mediática… Viven, además, la experiencia de formar parte de un ambiente de clase muy agradable y cooperativo, de trabajo autónomo…

    Al definir entre todos de manera consciente la secuenciación estratégica del proyecto, podemos observar cómo los estudiantes entran en el aula y saben perfectamente la tarea que tienen que trabajar ese día. Se hace patente la fuerte complicidad que mantienen en sus relaciones y el sentimiento de pertenencia a un grupo unido en torno a un proyecto.

    Daniel, uno de los estudiantes, explica: “Nuestro profesor Diego nos dijo lo que íbamos a hacer y yo, en mi opinión, lo veía en parte algo difícil. Pero, siguiendo el planning, ves que no lo es, siempre que pongas empeño y dedicación, claro está. Había semanas que sí, que es verdad que trabajábamos bastante más en el proyecto, pero al estar bien repartido entre todos no había mucha carga de trabajo.

    Saber planificarme, escribir todo lo que tengo que hacer y ponerme un tope de días para hacer cada cosa, es una manera muy buena de organizarse y tener todo terminando para el día que toca.”

    Diego comenta… “Me agradó mucho cuando, Carlos de Andrés ─profesor de Geografía de otro centro segoviano, con el que colaboro y que el año pasado fue profesor de este mismo grupo de estudiantes─ dijo, al verlos trabajar…. ¡No parecen los mismos chicos del año pasado! ¡Están muy centrados en su tarea!… y, efectivamente, tengo que reconocer que las evaluaciones han sido magníficas”.

    El desarrollo del proyecto se secuenció en varias fases: que iban desde un estudio previo de necesidades y carencias, hasta la presentación final de los avances conseguidos ante representantes de la Corporación municipal y el responsable de la Oficina de Turismo.

    Primera fase, (“¡Pasando mucho frío!”, afirma Diego) realizaron un análisis DAFO (acrónimo formado por las iniciales de las palabras Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades) de las posibilidades turísticas de Prádena. Se nutrieron de una serie de observaciones obtenidas de manera colectiva, utilizando las redes sociales.

    Este análisis de campo pretendía encontrar muestras sobre las posibilidades turísticas del pueblo: seguridad, comodidad, tranquilidad de sus calles, patrimonio… y su reflejo en los contenidos web disponibles. Este ejercicio, les permitió establecer algunas de las primeras hipótesis de trabajo.

    Selfie de inicio proyecto | @Ceolasierra

    El proyecto se construyó ‘pateando’ el terreno: calles, plazuelas, rincones, el campo y sus productos, sus pequeñas industrias… Las observaciones eran comentadas y documentadas con fotos que iban twitteando, junto a algunas ideas que iban surgiendo al mismo tiempo. De esta manera, por ejemplo, tomaron conciencia de que, en la calle de enfrente, aparcaban muchos coches que dificultaban el paso, convirtiéndose en algo incómodo y peligroso; o que el cierre exterior del centro estaba diseñado sin tener en cuenta que se trataba de un centro educativo.

    En los tweets que se intercambiaban se hacían comentarios…

    ─ “Esta zona es peligrosa, porque los coches pueden pasar cerca de los niños”
    ─ “¡Podemos proponer al Ayuntamiento que haga un aparcamiento más arriba, o que pongan un paso de cebra elevado!”
    ─ “Falta de aparcamientos en la zona del colegio de #pradena #innovacion”

    Estudio del entorno | @Ceolasierra

    ─ “Subir el cierre de la puerta para que a los niños no les sea accesible abrir la puerta #innovacion”

    Seguridad de acceso | @Ceolasierra

    Mientras seguían realizando este trabajo de campo e iniciaban la vuelta al centro, pasaron frente a la Oficina de Turismo, que llevaba muy poco tiempo reabierta y se toparan de bruces con un entorno que les había pasado desapercibido. Detrás de la oficina tenían un ‘yacimiento’ de gran valor turístico: La sierra y, especialmente, el Acebal de Prádena.

    Estos recursos podrían constituirse en pilares del proyecto. Fue entonces cuando detectaron el extraordinario potencial turístico de la zona y comenzaron a pensar en qué hacer para que se conociera mejor.

    Unos días después realizaron, con el resto del alumnado del centro, una excursión al Acebal y constataron su valor medioambiental e innegable atractivo. Las fotos de la excursión se pueden contemplar visitando su revista escolar: “El Serranito Digital”
     

    La mejor aula patrimonial de Pradena | DIEGO SOBRINO

    El Acebal de Prádena | Estudiantes del Centro Público (CEO) ‘La Sierra’

     

    La segunda fase fue de producción de ideas para la mejora de las evidencias recogidas en el estudio de campo. Se dispuso, para ello, de un lugar virtual en el que subir propuestas. Crearon un documento con Google Docs, donde cada estudiante podría redactar su propuesta.

    Estas ideas se contrastaron con la información disponible en la página web del Ayuntamiento y valoraron su relevancia y posible repercusión en la mejora de la información. Analizaron, de la misma manera, formatos y contenidos de otras webs dedicadas al fomento del turismo en distintas localidades de España. Se trataba de fundamentar lo mejor posible las decisiones.

    La propuesta-proyecto inicial sería presentada por los estudiantes a los representantes del Ayuntamiento de Prádena.

    “Estaban nerviosos”, comenta Diego…

    ─ “Diego, ¿tú de verdad crees que lo vamos a hacer bien?”
    ─ “¡Pues claro! Lleváis trabajando en ello un tiempo y ahora mismo vosotros sois de los que más pilotáis en este tema. Lo que se disfruta, se recuerda, así que ¡ánimo y a por ello!”

    Enhorabuena a 3º de la ESO por su presentación | DIEGO SOBRINO

    En la tercera fase, iniciaron la puesta en marcha de la decisión adoptada: crear una página web y usuarios de redes sociales que contribuyeran a difundir las potencialidades turísticas de Prádena.

    Para organizar el espacio virtual, de nuevo visitaron varias páginas de ciudades españolas y analizaron distintas modalidades para organizar la información. De forma colaborativa optaron por crear un menú web con mensajes muy directos, que apelaran a las expectativas que suelen surgir a la hora de emprender un viaje: “Quiero descubrir”, “Quiero caminar”, “Quiero comer”, “Quiero descansar”.

    Diseñando el tema de la web | DIEGO SOBRINO

    Web de ‘Turismo de Prádena’ | CEO LA SIERRA

    Se necesitaba recopilar documentación actualizada y se decidieron a hacer una visita-entrevista a la oficina de Turismo de Prádena. Consiguieron información de primera mano sobre las características y hábitos turísticos de los visitantes de la localidad y se fueron con las cabezas repletas de ideas… ¡para trabajar varios años! Afirmaban.

    Continuaron entrevistando a vecinas y vecinos, hablando con los mayores, consultando páginas web, folletos turísticos y revistas especializadas.

    Consultando folletos turísticos | DIEGO SOBRINO

    Tambien se adaptaron contenidos disponibles en folletos oficiales y se diseñaron y geolocalizaron nuevas rutas con Google Maps.

    Confeccionando la web | DIEGO SOBRINO

     

    Geolocalización de la ‘Ruta del Acebal’ | DIEGO SOBRINO

    Adaptando contenidos | DIEGO SOBRINO

    Se actualizó la información disponible sobre los establecimientos hosteleros y actividades de ocio y aventura de la zona, incluyendo enlaces a agencias de reserva como Tripadvisor o Booking, con las que realizar reservas directamente desde Internet.

    Todo este trabajó se fue reflejando, poco a poco, en la mejora del posicionamiento en los buscadores de los contenidos web, que hacen referencia a localidad de Prádena.

    La cuarta y última fase consistió en la preparación y presentación oficial en el Ayuntamiento de Prádena de todas sus producciones, ante representantes de la Corporación municipal y el responsable de la Oficina de Turismo.

    Los estudiantes explicaron cada uno de los apartados y fueron destacando el número de visitas y posicionamiento obtenido por la web: superaba, al final de curso, las 5.000 visitas, procedentes fundamentalmente de España, pero también de Estados Unidos, Argentina, Reino Unido o México.

    En los próximos días entregaron las claves de administración de la web y de los usuarios de redes sociales a los responsables de la Oficina de Turismo, con ese afán de dar sostenibilidad a un proyecto de servicio comunitario.

    Presentación final del proyecto | DIEGO SOBRINO

    Mª del Carmen Rey Pastor, alcaldesa de Prádena, narra sus impresiones sobre el proyecto y el servicio prestado al pueblo.

    “El Ayuntamiento era consciente de la necesidad de mejorar la imagen de su página web, así que cuando, desde el CEO ‘La Sierra’, nos comunicaron, su proyecto de turismo por parte de los alumnos de 3º de la ESO, nos pareció una idea estupenda.

    En primer lugar, nos gustó su implicación con los problemas del pueblo, tanto por parte del centro como por los chavales. Y cuando a final del curso nos presentaron el trabajo realizado, nos llevamos una grata sorpresa.

    Prádena es un pueblo turístico y tenía la mayoría de la información obsoleta, así que actualizaron los datos con la repercusión que ha tenido para alojamientos rurales, centro de actividades, hostelería… etc.

    Han resaltado todo el patrimonio natural y cultural que hay a nuestro alrededor y que alguno ni siquiera conocía. Han recordado nuestras tradiciones para que podamos seguir manteniéndolas. Como alcaldesa les estoy agradecida por la imagen que han dado del pueblo a través de las redes. ¡Es impresionante cómo crecen las visitas a su página!

    Más aún, como madre de hijos adolescentes, estoy emocionada de ver cómo se pueden motivar los chicos cuando, por parte de los profesores, cambian la manera de dar clase haciéndolas más divertidas, haciéndoles reflexionar, dándoles responsabilidades, desarrollando sus habilidades y cualidades…

    En definitiva ¡he visto a unos chavales orgullosos de su trabajo y de sí mismos! ¡ENHORABUENA!

    Espero que los proyectos de innovación educativa crezcan en nuestro centro y lleguen pronto a todos los demás.” (Mª del Carmen Rey Pastor, alcaldesa de Prádena)

    CEO ‘La Sierra’ Prádena (Segovia) | Web del centro

    Paloma Sancho Gilmartín, directora del Centro:

    “Nuestro centro está en una zona rural caracterizada por la agricultura, la ganadería y el turismo. Está repartido en 3 localidades en la actualidad, con 4 edificios diferentes (dificultad de organización); rutas de transporte que nos nutren de más de 10 localidades; comedor escolar con doble turno, etc. En definitiva, aunque somos un centro pequeño, exige una gestión compleja.

    Contamos con una plantilla cada vez más estable, pero con un alto número de profesores interinos y muchísimas ganas de trabajar, por lo que es importante intentar tener una línea de metodología que aúne las características de la zona –patrimonio– con los intereses del alumno.
    Como centro, pensamos que es muy importante conocer nuestro entorno, sus necesidades y demandas, y ver de qué manera podemos ayudar: estamos abiertos a nuestra comunidad educativa, a través de la participación de las familias y de diversos agentes sociales y educativos, de los que damos cuenta en nuestra revista digital.

    Desde hace 3 años estamos realizando un gran trabajo al adecuar nuevas metodologías a nuestras aulas. Ello se traduce en la formación que recibe nuestro profesorado a nivel de centro y a nivel particular y puede observarse en los proyectos de innovación en los que hemos participado y en los reconocimientos obtenidos.” (Paloma Sancho Gilmartín, directora del CEO ‘La Sierra’)

    Patrimonio vivo| Web del Proyecto ‘Patrimonio Vivo’

    En este centro público se apuesta por una enseñanza ‘en profundidad’ en la que el trabajo por proyectos, el rigor, el aprendizaje colaborativo, las tecnologías de la Información y la Comunicación, el fomento del pensamiento crítico y la implicación en el entorno patrimonial se convierten en referencias fundamentales.

    Os recomendamos además la consulta de otros proyectos del centro, como “Una llamada urgente”, “Desarrollo S.O.S.-tenible”, “Hecho en Segovia”, “Patrimonio vivo”, “Patrimonio Musical del Nordeste de Segovia”...

    “Mucho esfuerzo, ha sido duro, pero en el fondo trabajando con tus compañeros, con los que has vivido tanto, se acaba convirtiendo en un hobby y te lo pasas bien. A veces, el tiempo se nos echaba encima y era muy difícil, pero con organización, todo se puede lograr.

    Antes de la defensa del proyecto, tenía un poco de miedo, porque era algo muy grande para nosotros que en el fondo somos tan pequeños, pero lo hemos logrado, así que desde ese momento para mí no hay nada imposible.” (Amanda, estudiante)

    (*) Diego Sobrino López es profesor de Educación Secundaria de la especialidad de Geografía e Historia en el CEO ‘La Sierra’ de Prádena (Segovia). Mantiene un blog personal con el que comparte recursos y experiencias educativas en torno al trabajo didáctico de las Ciencias sociales. Las difunde a través de las rrss y administra un grupo en Facebook con este propósito. Realiza labores de formación del profesorado en el ámbito curricular de su especialidad y colabora con varias redes profesionales como Clío en Red , una red para profesores de Geografía e Historia de ámbito iberoamericano, en la que asume el rol de administrador.

¿Conoces Prádena?

2017-10-30T11:14:28+00:00 Octubre, 2017|Cómo aprenden los niños, Comunidad escolar|

¡He visto a unos chavales orgullosos de su trabajo y de sí mismos! Relata María del Carmen Rey, alcaldesa de Prádena a El País.

Cargar más posts