Cómo aprenden los niños

Inicio » Cómo aprenden los niños
  • 5 libros para abordar la inmigración en la sala de clase recomendados por una experta

    En el mundo entero, la inmigración es una realidad. El número de familias y niños migrantes que salen de sus países para llegar a otros rincones del mundo en la búsqueda de mejores oportunidades crece rápidamente y se refleja notoriamente en las salas de clase. Particularmente en Chile, los datos muestran que en el año 2016, el número de estudiantes migrantes superó a los 61.000, cifra que corresponde al 1,7% de la matrícula. Por otra parte, en comparación con el 2013, el total de alumnos que fueron eximidos de la prueba Simce por no hablar español (evaluación utilizada en Chile para medir el dominio que tienen los estudiantes sobre temas del currículo escolar), aumentó en un 766%. ¿Qué significa esto? Que integrar a aquellos estudiantes es una tarea urgente en las escuelas y para lograrlo es indispensable abordar en la sala de clase, temas como la aceptación y el respeto.

    Con respecto a esto, la venezolana Brenda Bellorín, investigadora, crítica de literatura infantil y doctora en Didáctica de la Lengua y la Literatura, asegura que la literatura es y debería ser en todas las aulas una herramienta de integración clave. Bellorín hizo parte de un proyecto llamado Visual Journeys Through Wordless Narratives (Travesías visuales con álbumes sin texto) el cual se articuló en torno a la idea de que la lectura de obras literarias “multimodales” (aquellas que son contadas a través de textos, imágenes, formato y diseño), son una excelente vía de integración de nuevos alumnos. Este proyecto de investigación evidencia además que el libro álbum (mezcla de textos breves con contenido ilustrado), es ideal para hacer trabajos en grupo constructivos que funcionan como puentes entre una cultura y otra, un lenguaje y otro.

    “… considerando que la literatura -con sus formas discursivas, reglas y multiplicidad de imágenes- es un buen marco para el aprendizaje de la lengua, que además facilita la adquisición de representaciones sociales y culturales, así como el proceso de simbolización”, afirma la experta.

    Para Bellorín la lectura de un niño extranjero debe ser la misma que se le entrega al niño del país que lo recibe, esto com premisa de respeto, aceptación y educación de calidad para todos. Para lograr esto, ella propone que los niños puedan sacar sus libros en la escuela y reflexionar, a partir de éstos, sobre sus orígenes, historias, entornos y familias. Además, dice la especialista, es necesario que los profesores conozcan diversas obras infantiles que aborden el tema desde varias perspectivas. Para eso, ella sugiere las siguientes:

    1. Eloísa y los bichos, de Rafael Yockteng y Jairo Buitrago

    Este relato protagonizado por Eloísa, invita a reflexionar sobre la condición del extranjero o inmigrante, quien al principio tiene dificultades para amoldarse a las nuevas costumbres, el lenguaje, las historias… Eloísa llega con su padre a un nuevo lugar buscando un futuro y con la ilusión de labrarse un nuevo camino. El proceso no resulta nada fácil. Las horas de espera en la puerta del colegio se hacen eternas, los nuevos compañeros son muy distintos y es difícil dejar atrás los recuerdos.

    El Jinete Azul


    2. Emigrantes, de Shaun Tan

    Shaun Tan plantea una historieta que narra el viaje de un hombre que deja a su familia para llegar a un mundo fantástico y onírico. El libro prescinde del lenguaje escrito durante toda la obra pues como dice el autor, “el protagonista no puede leer ni comprender nada en el nuevo país, así que el lector tampoco debería poder”. El emigrante de la historia, llega a un lugar donde todo es sutilmente diferente: desde los animales y los alimentos, hasta la forma. De esa manera, Tan introduce temas como la difícil adaptación a otra cultura, la importancia de la familia y las raíces de nuestra identidad.

    Barbara Fiore


    3. La isla, de Armin Greder

    Una mañana, los habitantes de una isla descubren a un hombre en la playa. Aunque los habitantes acogen al hombre, prevalecen en ellos profundos temores ante el desconocido, temores que, finalmente, los llevará a tomar una drástica decisión. Bellorín asegura que La isla es una obra extraordinaria para desmontar prejuicios.

    Lóguez


    4. Stefano, de María Teresa Andruetto

    Stefano huye de la pobreza de la posguerra italiana hacia Argentina. se despide de su madre y se va lleno de ilusiones y recuerdos como travesías en barco, su primer trabajo, su paso por el mundo del circo, la música, entre otros.

    Sudamericana Joven Novela


    5. ¡Vamos a ver a papá!, de Lawrence Schimell y Alba Marina Rivera

    La historia relata los sentimientos que vive la protagonista por la ausencia de su padre, quien trabaja en otro país. En un diario va recogiendo todo aquello que le gustaría contarle los domingos cuando él la llama por teléfono. La historia plantea los problemas de la inmigración desde la ausencia y la separación.

    Ekaré

5 libros para abordar la inmigración en la sala de clase recomendados por una experta

2017-08-22T15:59:31+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

Esta experta en literatura infantil sugiera obras infantiles para abordar la inmigración en clase.

  • Preguntar y escuchar, la mejor forma de acercarte a tus estudiantes

    Elena Aguilar, profesora y líder en educación durante más de 20 años, asegura que los niños tienen en su interior poderosa información que los profesores pueden utilizar para acercarse a ellos y enseñarles de una manera efectiva. Una de las formas de extraer dicha información, dice Aguilar, es a través de las preguntas. Hacerlas significa demostrar un genuino interés en lo que ellos tienen para decir y es una forma de comunicar un deseo auténtico por conocerlos más allá de los puntajes y la información que otros profesores pueden llegar a compartir. Preguntar y escuchar atentamente es reflejar que tus estudiantes importan. Pero ¿qué tipo de preguntas funcionan exactamente? Aguilar comparte algunas de sus preguntas favoritas… aquellas que utiliza en estudiantes de distintas edades:

    • ¿Qué sería lo más útil que podría saber para conocerte como estudiante?
    • ¿Qué te gustaría que fuera diferente en la escuela?
    • Describe un momento en la escuela en el cual te sentiste realmente comprometido.
    • ¿Por qué crees que ese momento fue tan positivo para ti?
    • ¿Qué crees que los profesores piensan de ti y qué te gustaría que pensaran sobre ti?
    • Cuéntame de ese profesor que crees que te conoce bien. ¿Qué tipo de estudiante eras en su clase?, ¿qué hizo él o ella para conocerte?
    • Si pudieras construir una escuela, ¿cómo sería?
    • ¿Qué desearías que te pregunte para ser un buen profesor para ti?
    • ¿Qué hace que un fin de semana sea extraordinario para ti?

    La metodología

    Para hacer que los estudiantes respondan estas preguntas, Aguilar comparte algunas ideas. Lo primero que sugiere es que idealmente te sientes cinco minutos con cada uno de tus estudiantes (especialmente al iniciar el año) para conocerlos a fondo. Ese contacto uno a uno puede ser una oportunidad poderosa para conectarte con ellos. Pero si el número de estudiantes es muy alto, quizás esto no es tan sencillo y para eso, ella sugiere hacer algunas encuestas. Pero para que dichas encuestas sean efectivas, los profesores tienen que hacer algo para demostrar a tus estudiantes que en realidad leíste cada una de sus respuestas.

    “Cuando enseñé en la escuela secundaria, compartí el resumen de los datos que reuní con la clase. Cosas como “el 65 por ciento de ustedes desean que los maestros no hagan tareas”. Esta es una forma de validar las respuestas de los estudiantes”, dice la profesora.

    Lo más importante

    Más allá de la metodología, Elena asegura que lo más importante es que al hacer las preguntas, lo hagas con el corazón y la mente abierta para realmente escuchar lo que ellos tienen para decir. Cada uno de ellos merece ser escuchado y abrir esa posibilidad será la mejor forma de crear conexiones profundas en la sala de clase.

    ¿Qué otra pregunta le harías a tus estudiantes para acercarte a ellos?

Preguntar y escuchar, la mejor forma de acercarte a tus estudiantes

2017-08-21T16:41:27+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

Una profesora resalta la importancia de conocer a los estudiantes y crear relaciones genuinas haciendo las preguntas indicadas.

  • Este profesor convierte la basura en un recurso educativo para enseñar ciencia

    A principio de los años 70, cuenta Arvind Gupta, uno de los principales programas de la India era la revitalización de las ciencias en las escuelas rurales. “Ve hacia la gente, vive con ellos, ámalos. Arranca con lo que saben. Parte de lo que tienen”. Esta idea era una especie de definición o lema. En ese entonces, Gupta trabajaba fabricando camiones y le tomó aproximadamente un par de años darse cuenta de que en realidad, eso no le apasionaba. Fue un momento crucial en su vida pues, aunque no es profesor, decidió tomarse un año libre para participar en dicho programa rural en un pequeño pueblo donde todas las semanas, la gente exponía en un mercado callejero todo tipo de objetos. Entonces Gupta decidió comprar una muestra de cada cosa que se vendía en los andenes… fue así como encontró un caucho negro llamado válvula de cámara de bicicleta.

    Este hallazgo fue el primero de muchos que le permitió entender que cosas tan cotidianas como las hojas de papel, las bombillas (popotes/pitillo), el caucho, los lápices, el velcro, el plástico, las hojas de palma, los motores eléctricos y las cajas tetrapak, además de convertirse en basura, pueden ser elementos extraordinarios para acercar la ciencia a los niños y a las escuelas de contextos más vulnerables.

    Desde hace 30 años, Arvind Gupta se ha dedicado a fabricar juguetes y enseñar ciencia.

    Y se considera afortunado pues ha podido impactar a 2.000 escuelas de la India (rurales, oficiales, municipales, exclusivas) donde lo invitan para cautivar a cuyos ojos brillan de esperanza cuando tienen la posibilidad de aprender construyendo cosas. “En un país democrático la ciencia tiene que llegarle a los más oprimidos, a los chicos más marginados. El programa comenzó en 16 escuelas y se difundió a 1.500 escuelas oficiales. Más de 100 mil niños aprenden ciencias así”, asegura Gupta quien ha demostrado a través de sus juguetes e inventos que la ciencia además de ser divertida y fácil de ejecutar por niños y profesores, puede ser para TODOS.

    Uno de los juguetes de Gupta que más han impactado es una especie de tableta táctil para niños ciegos.

    Es simplemente una caja de plástico que en la base tiene tiras de velcro. El diseño está acompañado de un lápiz que está hecho con una caja de película y funciona como una caña de pescar con lana. Cuando los niños escriben con ese lápiz sobre el velcro, tienen la posibilidad de dibujar con la lana y sentir lo que dibujan. Aunque ésta tableta no se utiliza esencialmente para enseñar un concepto científico, este diseño acorta brechas y permite a millones de niños ciegos desarrollar su creatividad de una forma única.

    “Hay 12 millones de niños ciegos en mi país que viven en completa oscuridad.Y esto les ha sido de gran ayuda… No hay patentes. Cualquiera puede hacerlo”.

    TED

    Los elementos más simples, aquellos que miles de millones de personas desechan a diario, son una oportunidad de aprendizaje para miles de niños en India y podrían ser una oportunidad de aprendizaje para otros miles alrededor del mundo, y los usos de dicho objetos, dice el profesor, están sólo limitados por la imaginación.

    En esta inspiradora charla TED, Gupta comparte sus sencillos diseños y sorprende a su público con juguetes que además de ser divertidos pueden ser construidos por cualquier niño (incluidos tus estudiantes), para aprender principios básicos de ciencia y diseño.

Este profesor convierte la basura en un recurso educativo para enseñar ciencia

2017-08-21T16:24:06+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

Arvind Gupta ha llevado la ciencia a miles de escuelas en la India. Conoce su inspiradora historia.

  • 5 juegos de mesa para potenciar el aprendizaje y desarrollar habilidades

    El Observatorio del Juego en Chile es la primera red latinoamericana de trabajo que estudia y promueve el juego como una herramienta pedagógica que permite motivar a los estudiantes y convertirlos en participantes activos de los procesos de aprendizaje. A través de cátedras, charlas, torneos, capacitaciones y ludotecas, el equipo del Observatorio fomenta el uso del juego en la sala de clase y apoya a los docentes que quieren adentrarse en ese mundo de inmensas posibilidades. Pero ¿exactamente qué juegos proponen y cómo se pueden adecuar al contexto de cada docente?

    El Observatorio creó varios paquetes de juegos que se agrupan por niveles educacionales y asignaturas. Entre todo estos, hay 5 que por sus características y versatilidad, ellos recomiendan especialmente. Éstos son ideales para desarrollar habilidades como el trabajo en equipo, la creatividad, y por supuesto, para abordar contenidos de matemática, biología, geografía y lenguaje. Muchos de estos, además de ser reconocidos internacionalmente, son muy divertidos y fáciles de entender, lo que permite a los estudiantes sumergirse en la partida mientras aprenden de una forma novedosa.

    Estos son los juegos que ellos recomiendan:

    1. Hanabi (Para fortalecer la convivencia escolar)

    Es un juego cooperativo. Los jugadores no compiten, sino que trabajan en equipo para ganar. Está inspirado en los juegos pirotécnicos tradicionales japoneses. El objetivo es ganar sin ver las propias cartas, por eso mismo, la cooperación de los participantes es fundamental. En el Observatorio recomiendan el juego como herramienta para fortalecer la convivencia escolar.

    The Spruce


    2. Pandemia (Para trabajar geografía y biología)

    En este juego los estudiantes se transforman en expertos en la contención de enfermedades y tendrán que controlar la expansión de cuatro plagas mortales mientras intentan descubrir las curas. Este juego sirve para trabajar temas de geografía como la densidad poblacional, temas de biología como las enfermedades, las vacunas, los virus, la propagación, entre otros. Pero además, al ser también un juego cooperativo, sirve para desarrollar la capacidad de trabajar en equipo.


    3. Splitissimo (Para practicar matemáticas)

    El tema del juego es la pizzería. Se puede utilizar para trabajar temas matemáticos como la suma y resta de fracciones. El juego consiste en armar la mayor cantidad de órdenes de pizza utilizando el lenguaje fraccional. Por ejemplo: para armar una pizza se utilizan ¼ de champiñones, 2/3 de jamón, ½ kilo de tomates. Es una alternativa muy divertida e ideal para reforzar un tema que puede ser complejo.

    Artijoc


    4. Catan (Ciencias sociales)

    Es popular juego sirve para desarrollar habilidades de pensamiento estratégico y comunicación. Pero además de esto es ideal para abordar contenidos de ciencias sociales. El objetivo del juego es construir pueblos, ciudades y caminos sobre un tablero mientras se van acumulando varios tipos de cartas.

    Devir Américas


    5. Dixit (Creatividad y narrativa)

    El principal recurso de Dixit son sus impresionantes cartas ilustradas. La mecánica de juego consiste en que un narrador escoge una de sus seis cartas y sin que ninguno de los otros jugadores la vea, debe decir alguna frase, palabra o concepto relacionada a la ilustración de su carta. La dificultad del juego radica en encontrar una pista equilibrada para evitar que al ser fácil todos la adivinen, o al ser compleja nadie la adivine. Este juego, además de ser un un recurso para trabajar emociones, es ideal para fomentar la creatividad y la habilidad narrativa.

    Juegos de Mesa y Rol

    ¿Te animarías a utilizar estos juegos con tus estudiantes para potenciar su aprendizaje?

5 juegos de mesa para potenciar el aprendizaje y desarrollar habilidades

2017-08-18T16:46:51+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

El Observatorio del Juego recomienda estos juegos para trabajar asignaturas como matemáticas, ciencias y lenguaje.

  • Por qué los niños aprenden más de los libros que tienen personajes realistas

    Tania Lombrozo, profesora de psicología de la Universidad de California en Berkley asegura que a su hija le apasionan los cuentos que se alejan de lo fantástico y narran historias de personajes y hechos reales simples, cercanos, como las fiestas de cumpleaños. Y suena extraño pues siempre hemos creído que los mundos de fantasías son perfectos para conquistar a los más pequeños. Sin embargo, Lombrozo afirma que al igual que su hija, muchos niños prefieren los cuentos que son fieles a la realidad y de hecho, a través de éstos, aprenden más. ¿En qué se basa para argumentar esto?

    Algunos estudios sugieren por ejemplo, que los niños de preescolar son más propensos a aprender nuevos hechos acerca de los animales cuando éstos se presentan de una forma realista y no antropomórfica. Además, son más capaces de crear soluciones a los problemas de los cuentos en un escenario que involucra personas reales y tramas reales. Otro estudio llamado ¿Los libros de cuentos con personajes antropomorfizados promueven comportamientos prosociales en niños pequeños?, en el cual hace énfasis la psicóloga, sugiere que los niños también son más propensos a aprender buenos comportamientos, cuando leen cuentos con personajes humanos y realistas.

    Extraída de StoryWeaver

    ¿Cómo se llegó a esta conclusión?

    En el último estudio participaron niños entre los 4 y los 6 años, quienes tuvieron que oír cuentos con personajes humanos y libros con animales antropomórficos. Antes de leer las historias, ellos tenían la oportunidad de compartir stickers con otros niños. El número de stickers que ellos compartían proporcionó una medida cuantificable de lo que compartían. El hallazgo clave fue que en promedio, los niños que oyeron las historias con personajes humanos, compartieron una mayor cantidad de stickers, a diferencia de los niños que oyeron historias con animales antropomórficos, cuyo número de sticker compartidos no aumentó en el proceso de la lectura. Lo que se quería probar era que los niños aplican lecciones aprendidas en su propio comportamiento, sólo cuando las historias tienen protagonistas reales. Los investigadores también descubrieron que cuando los niños podían elegir historias, no tenían una preferencia en particular, lo que sugiere que los niños, contrario a lo que muchas veces se cree, no prefieren necesariamente las historias de personajes fantásticos.

    Extraída de Pinterest

    De la ficción a la realidad

    Los resultado refuerzan lo que Lombrozo afirma: que los niños exportan hechos de sus historias al mundo real cuando dichos cuentos son más realista. Esto sucede quizás porque el salto de un humano ficticio a uno real es simplemente más pequeño que el salto de un mapache antropomórfico a un ser humano. O tal vez también porque a medida que los niños crecen son más capaces de hacer estos saltos, asegura ella.

    En otro paper publicado en el diario Cognition, Lombrozo y su colega Caren Walker, aseguran que incitar a los niños de 5 y 6 años a explicar los acontecimientos claves de un libro de cuentos les hizo mejorar la extracción de la moral de la historia y luego aplicarla a un problema del mundo real. Teniendo en cuenta esto, Lombrozo sugiere que hacer este ejercicio con los libros de fantasía puede ser una herramienta para que los niños relacionen aspectos poco realistas con su mundo real. De esta forma podrán apreciar los patrones que se sostienen a través del mundo ficticio de la historia y el mundo real que los rodea.

    La lección que he aprendido de la investigación sobre las historias de los niños es esta: cuando mi hija pida la historia (realista) de una fiesta de cumpleaños esta noche, la complaceré. Se tratará de una niña humana que celebra su séptimo cumpleaños. Pero también incluirá algunos problemas realistas con soluciones realistas y voy a aportar algunas lecciones sobre compartir”.

    Y tú ¿qué harás cuando ellos pidan historias fieles a la realidad?

Por qué los niños aprenden más de los libros que tienen personajes realistas

2017-08-18T16:18:28+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

La psicóloga Tania Lombrozo asegura que los niños aprenden más cuando los cuentos, en lugar de ser antropomórficas, son realistas.

  • 8 películas para hablar de historia del arte en clase

    Sabemos bien que cuando queremos enseñar arte, visitar museos siempre será una opción enriquecedora. E incluso cuando las posibilidades de visitar los grandes museos son limitadas, hoy existen alternativas virtuales para vivir la experiencia y explorarlos sin salir de la sala de clase. Pero además de esto existe otra alternativa efectiva y muy llamativa para los estudiantes: el cine. Incontables directores se han basado en diversas corrientes artísticas y se han inspirado en la vida de magníficos e icónicos personajes para crear obras maestras del séptimo arte.

    Estas historias no sólo sitúan al espectador en un tiempo específico, también invitan a conocer diversos personajes que desde sus propuestas creativas e incluso disruptivas, dividieron la historia del arte en dos. Por eso y por todo el material histórico que ofrecen, vale la pena abordarlas en clase, trabajar temas en torno a ellas y profundizar en aquellas historias que más intrigan a los estudiantes. Escoge las que más se adecúen al tema de tu clase e invita a tus alumnos a adentrarse en la fascinante historia del arte con esta herramienta audiovisual que para muchos docentes es un apoyo perfecto dentro del aula.

    1. Frida

    Un viaje por la peculiar vida de Frida Kahlo, la artista mexicana más influyente del siglo XX. La película muestra su turbulenta relación con Diego Rivera, su dolor corporal y por su puesto, su arte, el cual nace de los complejos padecimientos que la inspiraron toda su vida.


    2. Rembrandt

    La película muestra dos factores claves en la vida del pintor holandés que marcaron su forma de pintar. El primero ocurre en 1642, cuando fallece su esposa, lo que ocasiona que sus obras tengan un toque más oscuro. Lo segundo es su encuentro con Hendrickje en el año 1646, con quien inicia una relación que devuelve la luz a sus cuadros.


    3. Pollock: la vida de un creador

    Película basada en la vida del pintor estadounidense Jason Pollock. En la historia aparece su mujer, la pintora judía Lee Krasner, su mecenas Peggy Guggenheim, el pintor Willem de Kooning, entre otros. Se hace referencia a su técnica tan característica de trazos esporádicos y su excéntrica personalidad.


    4. El misterio de Picasso

    Un documental con un punto de vista muy original sobre el proceso de creación de una obra de arte. En éste se retrata a Pablo Picasso mientras pinta varios cuadros, pero filmado a través de telas transparentes. Esta técnica logra crear la sensación de que el pintor está dibujando directamente en la pantalla.


    5. El loco del pelo rojo

    La adaptación cinematográfica de la biografía del artista holandés, Van Gogh, escrita por Irving Stone. Relata a través de la correspondencia entre el pintor y su hermano cómo se desarrolló su vida y cómo está impactó el resultado de sus obras.


    6. El Greco

    Un repaso por la historia del pintor griego Domenicos Theotocopoulos, el Greco. Repasa los comienzos del artista en Creta y posteriormente en Venecia para acabar su carrera en Toledo, donde además de formar una familia se consagra como artista.


    7. Medianoche en París

    Una película llena de referencias artísticas y literarias. La historia se desarrolla en el París de los años 20, uno de los lugares favoritos por los artistas de esa época, personajes idealizados por Gil Pender, el personaje principal. En la película se ven personajes como Ernest Hemingway, Gertrude Stein, Scott Fitzgerald, Picasso, Dalí , Buñuel y muchos más.


    8. Caravaggio

    Comienza por el final de la vida de Michelangelo Merisi conocido como Caravaggio. En su lecho de muerte comienza a recordar sus comienzos como pintor. La película muestra cómo el artista al quedarse huérfano se traslada a Milán donde se inicia como pintor y cómo finalmente abre su taller en Roma donde recibe importantes encargos por parte de la iglesia.

    ¿Cuál otra sumarías a la lista?

8 películas para hablar de historia del arte en clase

2017-08-17T16:37:13+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

Para que tus estudiantes conozcan en clase la vida de personajes que desde el arte cambiaron la historia.

  • “Películas cerebrales”: una forma de imaginar y comprender la lectura

    Donna Wilson y Marcus Conyers, son expertos en el dominio de la enseñanza basada en el cerebro y el liderazgo. Son co-desarrolladores del programa Brain Based Teaching en la Nova Nova Southeastern University y han escrito varios libro, entre esos, Five Big Ideas for Effective Teaching: Connecting Mind, Brain, and Education Research to Classroom Practice. Uno de los temas que Wilson y Conyers han trabajado en distintas oportunidades es la lectura y las estrategias que se pueden utilizar para formar buenos lectores. Para esto, dicen ellos, es importar trabajar el desarrollo de una habilidad llamada metacognición, es decir, la capacidad que tiene una personas de reflexionar sobre sus procesos de pensamiento y autorregular sus procesos de aprendizaje. Una de las actividades que proponen para trabajar en esto se llama “películas cerebrales” y se basa en aquellas imágenes que se forman en la mente de los lectores mientras leen.

    El objetivo es que los profesores puedan guiar a los estudiantes para que visualicen mientras leen.

    Esto les permitirá disfrutar el momento como si estuvieran viendo una película y por ende, disfrutar, comprender y retener más información. Enseñar a los estudiantes a crear películas en sus cerebros puede ayudarles a entender la complejidad de la no ficción, a ver los personajes, los escenarios y la acción dentro de las historias. De esta forma la lectura se convierte en algo divertido y sobre todo comprensible.

    Christian Robinson

    Este argumento de las películas cerebrales se sustenta bajo la teoría del código dual de Allan Paivio (profesor de psicología canadiense).

    Paivio asegura que los procesos cognitivos consisten en un sistema verbal para el lenguaje y un sistema no verbal para las imágenes. Al crear imágenes mentales a partir de las palabras, se apunta a los dos sistemas, tanto el verbal, como el visual-espacial, lo que convierte a los conceptos abstractos en conceptos más concretos y por ende, más significativos y memorables.

    Suzy Lee

    Del texto a la película cerebral

    Visualizar la lectura es algo que se debe enseñar. Es un proceso activo que se debe guiar para mejorar la comprensión lectora de los estudiantes y fomentar el gusto por la lectura. Una de las formas de hacerlo es siguiendo estos 10 pasos que sugieren los autores:

    1. Selecciona un libro, un poema o un pasaje de lectura con un lenguaje vívido y sensorial para leerlo en voz alta.

    2. Introduce palabras o conceptos que puedan ser nuevos para los estudiantes antes de leer. Comparen fotografías, sitios web y otras imágenes para ayudar a crear el escenario.

    3. Pide a los estudiantes que compartan ejemplos de películas basadas en los libros que han leído y dirijan una discusión sobre la diferencia entre leer el libro y ver la película. Enfatiza que mientras se lee, la imaginación crea su propia película cerebral.

    4. Al leer, recomienda a los estudiantes que creen sus propias películas cerebrales basadas en el texto, imaginando los personajes, el escenario y la acción.

    Diles que a algunos les puede resultar más fácil visualizar si observan mientras leen, cerrando los ojos o mirando por la ventana.

    5. Lee con inflexión y haz énfasis en el lenguaje llamativo.

    6. Cuando termines de leer, haz una pausa para dejar que los estudiantes terminen de convertir el texto en películas. Luego pide voluntarios para que compartan sus imágenes o escenas favoritas.

    7. Discute con ellos cómo la experiencia les ayudó a relacionarse con la historia y a crear sus películas cerebrales. Pueden hablar de cosas como las diferencias entre los personajes y los de la vida real, o los lugares del libro y el lugar en el que viven.

    8. Analiza cuánto de ellos encuentran que visualizar lo que leen les ayuda a comprender y recordar el tema.

    9. Anima a tus estudiantes a seguir creando películas en sus mentes mientras leen.

    10. Haz énfasis en que la creación de películas cerebrales requiere una lectura atenta y cuidadosa y sugieren que si tienen dificultades para visualizar un pasaje, deben re-leerlo y buscar palabras desconocidas.

“Películas cerebrales”: una forma de imaginar y comprender la lectura

2017-08-17T16:26:00+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

Dos expertos sugieren 10 pasos para que los niños lean y visualicen sus lecturas como si fueran películas.

  • ¿Cómo construir un microscopio artesanal? Sigue este paso a paso

    Karin González es profesora de Biología en el Trewhela´s School en Santiago de Chile. Adicionalmente trabaja como asesora en el Liceo Experimental Manuel de Salas y como docente de futuros profesores en la Universidad de Chile. Desde estos tres frentes, Karin conquista a sus estudiantes con la ciencia realizando actividades innovadoras a través de las cuales desarrolla diversas habilidades y actitudes científicas en la sala de clase. Uno de sus proyectos es el Microscopio Artesanal, un producto que según cuenta Karin fue inventado por Kenji Yoshino de la Cornell University (Nueva York) y traído a Chile por Diego Rates (profesor de física). Karin llevó esta idea a su clase para trabajar el tema de “tejidos” de una forma novedosa, muy económica y sobre todo, muy entretenida.

    Con este microscopio artesanal, los celulares de los estudiantes se transforman en potentes microscopios digitales perfectos para encontrar detalles que no podrían verse de otra manera. Este microscopio que se hace con un lente extraído de un puntero láser tiene un nivel de aumento tan alto que permite ver detalles como las células de las plantas y las huellas digitales. El costo del proyecto es de aproximadamente 10 dólares por persona y toma unos 20 minutos construirlo si tienes todos los instrumentos necesarios. La idea es extraordinaria pues es además de permitir a los estudiantes explorar el mundo que los rodea y entender algunos conceptos científicos, es una forma de hacer más accesible la ciencia, incluso en escuelas que no cuentan con grandes presupuestos.

    Si quieres llevar este microscopio artesanal a la sala de clase, puedes ver este video. Aunque está en inglés, las imágenes son explicativas y permiten entender de manera general, cómo se construye. Adicionalmente, como complemento del video, encontrarás más abajo la lista de materiales y el paso a paso con imágenes:

    Materiales:

    – Taladro (si lo vas a usar con tus estudiantes, asegúrate de guiarlos y ayudarlos en el proceso)
    – Varias brocas
    – Regla
    – Smartphone
    – 3 pernos de cabeza redonda de 4½” x 5/16″
    – 9 tuercas de 5/16″
    – 3 tuercas mariposas de 5/16″
    – 5 arandelas de 5/16″
    – Madera contrachapada de ¾” x 7″ x 7″- para la base
    – Lámina de plexiglás (lámina de acrílico) de ⅛” x 7″ x 7″ – para la plataforma de la cámara
    – Lámina de plexiglás (lámina de acrílico) de ⅛” x 3″ x 7″ – para la platina
    – Trozo de plexiglás (lámina de acrílico) (2″x 4″) – para el portaobjetos (opcional)
    – Lente de enfoque de un puntero láser (combina dos lentes para conseguir mayor aumento)
    – Una luz LED que se controle mediante un botón on/off (sólo es necesaria para ver las muestras iluminadas desde atrás)

    Instructables

    Instructables


    Paso 1: Sacar el lente del puntero láser

    El lente de enfoque de casi cualquier puntero láser funcionará bien como lente macro del microscopio. Para sacarlo, desatornilla el cono frontal y la cubierta de atrás del tubo. Saca las pilas. Usando el borrador de un lápiz, empuja el contenido que está al interior por la parte frontal del tubo. La parte frontal de este conjunto (el lado que hace contacto con las pilas) es donde se encuentra el lente de enfoque. Desatornilla la pequeña pieza de plástico en frente del lente y éste se soltará.

    Instructables


    Paso 2: Poner el lente en el smartphone

    El lente no es simétrico y esto se puede ver desde el lado. Éste tiene una tira translúcida fina de 1 mm que no debe ser adyacente a la cámara del celular. Se puede poner el lente ubicándolo entre una horquilla de pelo y pegando ésta en la parte de atrás del celular. Sabrás que está bien puesto el lente cuando veas un campo visual amplio. Como al sacar fotos desde cerca mantener el smartphone firme es complicado, es indispensable seguir adelante con el siguiente paso: la construcción de una estructura.

    Instructables

    Instructables


    Paso 3: Perforar los agujeros de la estructura

    Con un marcador, señala las dos esquinas frontales de la base de madera contrachapada (para la base) y haz otra marca abajo (en el centro de las dos marcas de arriba). Debajo de la madera pon una superficie que puedas dañar (como un trozo de madera). Esto es para no afectar la superficie de trabajo, pues tendrás que taladrar.

    Sobre la madera base, pon la lámina de acrílico (7″ x 7″). Luego pon la plataforma de la muestra (3″ x 7″) encima de las otras dos capas. Perfora con el taladro las dos marcas frontales de arriba. Utiliza la broca indicada para que los pernos queden avellanados. Esto permitirá que la base quede plana.

    Instructables


    Paso 4: Encajar el lente

    Encuentra una broca que sea del mismo tamaño o menor que el diámetro del lente. Haz un agujero para el lente en la parte frontal de la plataforma de la cámara. Si el lente no se ajusta, lima o lija el agujero. Asegúrate de hacer esto lentamente, ensayando poco a poco hasta que quede bien. Cuando se utiliza esta estructura, es importante tener el lente lo más cerca posible a la cámara. Por eso, idealmente debes ponerlo de tal manera que sobresalga de la superficie un poco.


    Paso 5: Agujero para la fuente de luz

    El agujero para la fuente de luz esté directamente debajo del lente. La mejor forma de marcar dónde se debe poner la fuente de luz es deslizar la plataforma de la cámara (sin lente) hasta la base y marcar con un lápiz el punto en la base, por encima del punto donde se encontrará el lente. Después tienes que hacer un agujero poco profundo.

    Instructables


    Paso 6: Montar

    Para sujetar los pernos a la base, pon las arandelas y las tuercas. Añade un par de tuercas mariposas (invertidas) y arandelas en los dos pernos delanteros. Coloca la platina encima de las arandelas y añade una tuerca a cada perno. Baja los pernos de 1/2″ pon la plataforma de la cámara encima de ellos. Puedes usar un nivelador o una app gratuita que sirve como nivelador para medir que la superficie esté plana. Cuando la plataforma quede nivelada en ambos ejes, aprieta bien las tuercas de arriba. ¡Y listo!

    Instructables

¿Cómo construir un microscopio artesanal? Sigue este paso a paso

2017-08-16T16:39:33+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

Con materiales económicos y un celular, podrás hacer un microscopio perfecto para cautivar a tus estudiantes con la ciencia.

  • La metacognición: la clave para formar buenos lectores

    Muchos definen la metacognición como la capacidad que tiene una personas de reflexionar sobre sus procesos de pensamiento y autorregular sus procesos de aprendizaje. La Dr. Donna Wilson y el Dr. Marcus Conyers, expertos en el dominio de la enseñanza basada en el cerebro y el liderazgo (mente, cerebro y educación) tanto en el desarrollo profesional como en la formación docente, aseguran que dicha capacidad puede ser la clave de la diferencia entre estudiantes que leen bien y aquello que tienen más dificultades. En el proceso de la lectura, dicen ellos, la metacognición se presenta como una conversación que los lectores tienen con ellos mismos. En ese sentido, los lectores “metacognitivos” disfrutan de la lectura porque encuentran significado en los textos, piensan profundamente para comprender lo que están leyendo, no tienen problemas de comprensión y su lectura es más fluida. Lo bueno, dicen Wilson y Conyers, es que todos los estudiantes pueden aprender a ser lectores metacognitivos y para esto sugieren algunas estrategias:

    1. Antes de leer

    Los expertos aseguran que la etapa de pre lectura es un momento clave. En ésta, los profesores presentan la lectura, explican el propósito de leer, fomentan la curiosidad y la motivación de los estudiantes. Antes de empezar a leer, sugieren los expertos, es bueno que los profesores permitan a los estudiantes seleccionar su material de lectura y los guíen en este proceso para que escojan el más apropiado. Una vez que los estudiantes hayan hecho su selección de lecturas, se debe abrir un espacio de discusión en clase formulando preguntas como:

    • Examina la portada, el título, la ilustración, ¿de qué crees que se trata el libro?
    • ¿Qué quieres aprender de la lectura que escogiste?
    • ¿Qué despertó tu curiosidad con respecto a este tema?
    • ¿Qué sabes del tema?

    2. Al leer

    Los lectores metacognitivos tienen la capacidad de construir una especie de diálogo con ellos mismos sobre contenido que están leyendo. Este diálogo es la clave para comprender la lectura. Los dos expertos sugieren algunas preguntas para fomentar dicho diálogo:

    • ¿Cuáles son los elementos más importantes de tu lectura?
    • En caso de que sea no ficción, ¿cuál es el argumento principal?
    • Si pudieras ¿qué preguntas le harías al autor?
    • Si pudieras reescribir la historia ¿sería igual o diferente?

    Este ejercicio es una forma de visualizar y por ende, una herramienta poderosa para los lectores. Una de las actividades preferidas de los dos expertos para trabajar la metacognición a la hora de leer es una actividad llamada “hacer películas cerebrales” la cual permite a los estudiantes entender temas complejos de no ficción, ver los personajes, los escenarios, entre otros detalles, para así darle vida a la historia. Los profesores que han utilizado esta estrategia aseguran que sus estudiantes se divierten más al tener experiencias de lectura exitosas.

    Good e Reader


    3. Releer

    Releer es un gran beneficio pues permite al estudiante tener una segunda lectura con una conexión más emocional, reflexiva y más centrada en el argumento y en lo más profundo de la historia.


    4. Resumir

    Esta habilidad permite demostrar el entendimiento del texto y comprender la idea principal. No todos pueden hacerlo naturalmente, pero se puede enseñar. Con preguntas como estas, los estudiantes pueden practicar esta habilidad:

    • ¿Qué es lo más importante de todo lo que has leído?
    • ¿Cuál es la intención y el tema general?

    Autodo


    5. Evaluar

    La última estrategia se trata de analizar lo que se ha leído y sirve para entender por qué la lectura ha sido enriquecedora. Para ejecutar dicha estrategia de evaluación se pueden formular preguntas como estas:

    • ¿Por qué crees que el autor escribió esta obra?
    • ¿Cuál es la fuente del autor?
    • Olvida la visión del autor por un segundo. ¿Cuáles son tus propios pensamientos sobre los problemas de la historia?
    • ¿Qué te llevas de esta lectura?
    • ¿Qué aprendiste y cómo eso puede impactar en tu vida?

    Muchos profesores, aseguran Wilson y Conyers empiezan el proceso de enseñar la metacognición haciendo lecturas interactivas en voz alta en la sala de clase. Mientras los estudiantes leen, los profesores formulan preguntas relacionadas con estas 5 estrategias (desde la pre lectura, hasta la evaluación). Después de practicar varias veces, los profesores podrán facilitar el proceso de forma individual. Poco a poco, la habilidad se hará de forma más natural. Pero es un proceso y entenderlo de esa forma es lo más importante para tener éxito en la enseñanza de esta habilidad vital para formar lectores que disfrutan los encuentros con los libros.

La metacognición: la clave para formar buenos lectores

2017-08-16T16:17:22+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

La metacognición, en el contexto de la lectura se puede entender como una conversación que los lectores tienen con ellos mismos.

  • 6 estrategias para mediar los encuentros con los libros

    En el marco del taller ¿Cómo mediar la lectura del libro álbum?, organizado por la Editorial Zig Zag y la Biblioteca Escolar Futuro, el Profesor de Lenguaje de la Universidad de Chile, Roberto Contreras expuso contenidos relacionados con la estructura del libro álbum, las estrategias de mediación lectora y la optimización de los espacios de lectura. También compartió 7 actividades que además de fomentar la lectura, son perfectas para generar un vínculo entre los niños y los libros. Las 7 actividades son sencillas de hacer, casi todas funcionan de forma individual o grupal y son una excelente oportunidad para generar un acercamiento al libro como un todo; desde su exterior hasta su interior.

    1. La puerta de entrada al libro

    La actividad tiene una duración aproximada de 15 a 25 minutos.. El profesor debe invitar a sus estudiantes a que seleccionen libros según sus portadas. Después se plantean preguntas como: ¿qué me dice esta portada?, ¿un libro vale por sus tapas?, ¿las portadas anuncian su contenido? o ¿qué se puede inferir a partir del título?

    Por otra parte, Contreras sugiere que se comenten las portadas de libros que han leído y creen nuevas portadas para dichos libros, incluyendo, títulos, ilustraciones y colores.

    Domi Baus/Elige Educar


    2. Anatomía del libro

    Esta actividad tiene una duración aproximada de 10 a 30 minutos. También se realiza antes de la lectura. El profesor debe explicar a los niños que los libros tienen una estructura-esqueleto que les permite ser lo que son. Las partes de dicho esqueleto son: la portada (cara frontal), el lomo (borde externo donde está el título y el nombre del autor), contraportada (la parte posterior), la solapa (borde plisado hacia el interior donde aparece la biografía del autor u otros títulos y colecciones) y finalmente la reseña (texto final sobre el contenido).

    Contreras sugiere que los niños revisen una amplia variedad de libros para luego exponerlos a sus demás compañeros, describiendo cada una de las partes de su esqueleto.

    Domi Baus/Elige Educar


    3. Un tesoro de palabras

    La actividad se realiza a lo largo de todo el semestre, durante y antes de la lectura. El profesor debe hablar del valor del vocabulario y la importancia de aprender cada día nuevas palabras. La idea es confeccionar un cofre con una caja de cartón decorada donde irán dejando las mejores expresiones. Éste será una especie de tesoro de curso. El objetivo es que se escoja una palabra o una expresión a partir de la lectura diaria.

    Una de las sugerencias de este profesor de lenguaje es contarle a los niños que el escritor de Charlie y la fábrica de chocolate, Roald Dahl, al iniciar su carrera anotaba en un cuaderno un listado de palabras similares; así cuando quería describir a un personaje malvado no escribía “era muy malo” sino “un malandrín perverso e infame”.

    Domi Baus/Elige Educar


    4. “En un bosque oscuro y hondo… ”

    Esta actividad de 60 o 90 minutos se realiza después de la lectura. El eje de ésta será el bosque. El bosque como espacio de cuentos es un escenario clásico y referencial para contextualizar una situación de asombro, sorpresa y aventura, dice Contreras. Entonces, la idea es empezar la actividad con la frase: “En un bosque oscuro y hondo… ”. Los niños tendrán que completar esa frase. Para esto, es importante que lean varias historias que tengan como referencia los bosques (Caperucita Roja, Hansel y Gretel, El bosque, ¡Mira lo que tengo!… ). Así, los niños podrán experimentar el efecto y la finalidad que tiene utilizar un bosque como espacio narrativo de una trama.

    Domi Baus/Elige Educar


    5. “Yo soy el héroe”

    “Yo soy el héroe” es una actividad colectiva que puede durar de 60 a 90 minutos. Se realiza después de la lectura y consiste en esto: Se toma una historia que le guste a los niños para que ellos puedan transformarla como si ellos fueran los personajes. La reescritura del cuento no es individual pues busca promover el trabajo colaborativo, de modo que cada integrante del grupo tenga un rol dentro del proceso creativo. Mientras uno cuenta la historia, otro la escribe y un tercero corrige. Todos deben revisar la coherencia del texto.

    Domi Baus/Elige Educar


    6. “Dime”: conversar sobre las lecturas

    Se realizará después de la lectura y durará de 25 a 30 minutos. Dime es básicamente un enfoque de mediación de la lectura que busca promover una “conversación literaria” para generar un diálogo, usando un repertorio de preguntas sencillas, directas y que apunten a pensar sobre lo que se ha leído más allá de la pregunta: “¿te gustó?”.

    Algunas de las preguntas que se deberían hacer son: ¿Qué te llamó la atención del cuento?; Si dejaste de leer ¿en qué parte fue y por qué?; ¿Pudiste predecir lo que venía?; ¿Has leído otros libros como este?; ¿Qué le dirías a un amigo sobre este libro?; Si el autor te preguntara qué mejorarías del libro ¿qué le dirías?; ¿Se puede saber quién está contando la historia?; ¿Lo que leíste te hizo recordar algo?

    Domi Baus/Elige Educar

6 estrategias para mediar los encuentros con los libros

2017-08-11T19:05:59+00:00 Agosto, 2017|Cómo aprenden los niños|

Para fomentar el amor por los libros, el profesor Roberto Contreras sugiere sencillas actividades para realizar en la sala de clase.

Cargar más posts