Fuente externa

Inicio » Archivos para Fuente Externa

Acerca de Fuente Externa

Medios de comunicación chilenos e internacionales y sitios web apasionados por mejorar la educación y los procesos de aprendizaje en el mundo.
  • El cine español como herramienta pedagógica

    Desde la llegada del nuevo equipo directivo a la Academia de Cine, encabezado por su presidenta, Yvonne Blake, y su director general, Joan Álvarez, la institución ha hecho especial hincapié en la entrada del cine en las escuelas, en el uso de las películas como herramienta pedagógica. O como ha dicho esta mañana Blake, “el cine es la herramienta más utilizada en la diplomacia cultural”. Uno de esos proyectos lo lideran Mercedes Ruiz –maestra y coordinadora de la red social Cero en Conducta– y Fernando Lara –exdirector de la Seminci y del ICAA–, que han reunido en una plataforma, Cine y Educación, todos los planteamientos e iniciativas del sector educativo. Además, han elaborado un listado de unas 30 películas españolas “que los alumnos deben haber visto antes de los 16 años”, contaban en la presentación de su documento. Otro de estos esfuerzos se ha presentado esta mañana bautizado como Portal educativo del cine español, iniciativa que se enmarca en el programa Educación para el cine, Cine para la educación, que tendrá una vigencia de cuatro años, y que ha sido defendido en la sede de la Academia por los secretarios de Estado de Educación, Marcial Marín, y Cultura, Fernando Benzo, la presidenta de la institución, Yvonne Blake, y su director general, Joan Álvarez.

    Según Benzo, es un proyecto “de doble dirección”, porque, “más allá del juego de palabras, se educará en el cine lo primero, porque no solo tienes que entender el cine, sino asumirlo como arte, y en dirección contraria, ya que, si aprendes sobre cine, lo disfrutarás más”. El convenio forma parte del Plan Cultura 2020 del Ministerio de Cultura. En su primera fase, la web solo será accesible en los institutos Cervantes distribuidos por el mundo, y posteriormente podrá visitarse en el territorio español. Para Marín, el acuerdo servirá para dejar claro a los diputados que negocian actualmente el Pacto de Estado Social y Político por la Educación que “el cine tiene que estar presente en el mismo”.

    Del presupuesto de Cultura van a salir los 250.000 euros necesarios para diseñar, construir y dotar de contenidos la plataforma, una página web de la que se responsabilizará la Academia de Cine. En su arranque tendrá cien películas y sus fichas didácticas. El director general de Planificación y Gestión Educativa, José María Fernández Lacasa, y el responsable del ICAA, Óscar Graefenhain, explicaron al acabar el acto que esta primera fase se utilizará como proyecto piloto para “en un futuro muy próximo” ponerlo en práctica en los 28.000 centros educativos de España. Hay que negociar aún con los responsables autonómicos de los departamentos de Educación, que tienen transferidas estas competencias. Y, más importante, crear la comisión de selección de las películas que elegirá esos 100 títulos significativos del cine español en castellano, de los que, obviamente, aún no están desarrolladas sus fichas.

El cine español como herramienta pedagógica

2017-12-07T12:11:31+00:00 Diciembre, 2017|Noticias|

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Academia de Cine crean un portal educativo dedicado a las películas españolas.

  • El modelo educativo “de moda”: baja la violencia, el bullying y mejora la enseñanza

    Cuando se habla de la escuela del futuro, uno suele pensar en sociedades avanzadas, en países desarrollados o sectores sociales acomodados. Pero no necesariamente es así. En zonas rurales -y algunas urbanas- de bajos recursos de Colombia está creciendo un modelo educativo que combina las pedagogías que están “de moda” en el mundo con un marcado enfoque hacia la ciudadanía, y que está dando resultados tanto en los aprendizajes como en la convivencia pacífica entre los alumnos. En esas escuelas prácticamente no hay bullying y lograron bajar la violencia hasta puntos mínimos, al tiempo que mejoraron los índices de calidad educativa.

    El modelo articula cambios en los enfoques educativos con políticas masivas desde el Estado y ya llegó a más de 20.000 colegios colombianos. Son todas escuelas públicas, y algunas privadas de sectores pobres. Se aplica en la primaria y los primeros años de secundaria (hasta alumnos de 15 años).

    Si bien las escuelas están gestionadas por cada una de las jurisdicciones estatales, el modelo es implementado por una fundación (“Escuela Nueva”), que es la encargada de gestionar la pedagogía, generar el material didáctico y capacitar a los docentes.Por este trabajo, que sostiene hace más de dos décadas, la fundación acaba de ser reconocida con el primer premio en la primera edición del Yidan Prize, uno de los principales galardones de educación a nivel mundial. Recibirá 4 millones de dólares.

    El “sistema Escuela Nueva” pone al alumno en el centro de la escena y promueve “la educación personalizada”, es decir, cada estudiante aprende a su ritmo, a partir de guías impresas -con material de gran calidad- que tienen que ir completando. El docente se trasforma, así, en un “orientador” o “facilitador” de los aprendizajes, tal como ahora se propone para la nueva secundaria en la Argentina.

    Los chicos se sientan siempre en mesas hexagonales, donde estudian en equipos de entre 4 o 5 alumnos; y casi no existen las “clases magistrales” del maestro. Se apunta al trabajo “colaborativo”: el alumno que se queda atrás en sus aprendizajes es ayudado por los compañeros de su mesa y, recién en última instancia, por el docente. No existe la repitencia: todos los chicos van promoviendo a su ritmo, a medida que cumplen los objetivos, que están “modularizados” dentro de las mismas guías impresas.

    Hasta aquí parece uno de esos enfoques de vanguardia, pero Escuela Nueva le agrega un toque “a la colombiana”. Es la fuerte preocupación por educar para la paz y en la “formación ciudadana”, que se materializa a partir de la organización de un “gobierno escolar”. En cada colegio, los alumnos eligen su presidente, vice, fiscal, vocal, tesorero y otros cargos, para que promuevan el autocontrol y la convivencia. El gobierno estudiantil se ocupa de los aspectos que hacen a la organización de las clases y el espacio escolar (no a lo pedagógico).

    “Esto nos permite delegar en ellos muchas tareas burocráticas que tiene la escuela tradicional y centrarnos más en guiar los aprendizajes”, cuenta Alba Lucía Orosco, maestra de quinto grado en la escuela Barragan del departamento del Quindío, una en las que se aplica el modelo Escuela Nueva.

    Clarín (Argentina) tuvo la oportunidad de visitar dos escuelas con este enfoque en la zona. En ambas, fue recibido en primera instancia por representantes del “gobierno estudiantil” que, tras la bienvenida, puso en contacto con las autoridades adultas. “Una de las grandes fortalezas de este modelo es que es costo efectivo, replicable y escalable. Hay muchos que proponen algo similar, pero se quedan en la teoría. Nosotros logramos el cambio”, dijo Vicky Colbert, directora de la Fundación Escuela Nueva.

    Jaime Guevara es docente de una escuela urbana ubicada en Antonio Ricante, en Calcará, donde reciben a muchos chicos en situación de calle. “Llegan expulsados de otros colegios y acá pueden integrarse”, afirma.

    El modelo es observado por los principales investigadores en educación del mundo. “Es un muy buen aporte. Esto es lo que funciona y sirve para todo tipo de escuelas, no solo las pobres. Del problema de la educación solo se sale con este modelo”, dice la especialista Inés Aguerrondo. Axel Rivas, de la Universidad de San Andrés, coincide en que es “una de las grandes innovaciones de la región”, a la que conviene prestar atención.

    “Podría aplicarse también en la Argentina”

    Vicky Colbert es “el alma” de Escuela Nueva y quien recibirá en persona el premio Yidan Prize, que le otorga 4 millones de dólares para expandir el proyecto. Colbert le dice a Clarín que cree que este modelo se puede aplicar en la Argentina y que “sería maravilloso” poder hacerlo, pero que privilegiarán usar el dinero para llegar a países más pobres o nuevas zonas de Colombia que necesiten de la ayuda. No sería la primera vez que Escuela Nueva sale de Colombia. El modelo ya ha sido aplicado en Brasil, Vietnam y en Zambia. “Nos gustaría retomar el trabajo en Zambia, que quedó inconcluso”, dice Colbert.

    “El modelo puede servir en zonas urbanas para reducir la violencia. Es porque los chicos están más activos, avanzan a sus ritmos, se gobiernan ellos mismos en serio. Sería bueno tener una experiencia en Buenos Aires”.

    El premio de educación que más dinero otorga

    El premio Yidan Prize fue fundado el año pasado por el empresario chino Charles Chen Yidan. Es la primera vez que se otorga y el que más dinero da de todos. En total, son 8 millones de dólares que se entregarán a proyectos que tengan el potencial de “transformar la educación en el mundo”. Hay otro premio de educación muy importante, que es el Wise, que se entrega cada año en Qatar.

    Pero en el caso del Yidan Prize serán, en realidad, dos premios. La mitad -4 millones- irán para el premio al desarrollo de la educación, que este año se lo lleva Vicky Colbert por el proyecto Escuela Nueva, en Colombia. Los otros 4 millones serán para el premio a la investigación educativa, que fue asignado a la estadounidense Carol Dweck, de la Universidad de Stanford.

     

El modelo educativo “de moda”: baja la violencia, el bullying y mejora la enseñanza

2017-12-07T09:26:19+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad, Noticias|

Se llama Escuela Nueva y ya está presente en más de 20.000 colegios de ese país. Los alumnos trabajan siempre en equipo y cada uno aprende a su ritmo. El docente solo "orienta" las clases.

  • ‘Ser un buen profesor’ es la consigna tras la preparación de los futuros estudiantes de Pedagogía de Magallanes

    “Las profesoras nos motivan. Una de ellas nos dijo que en estos días ser profesor es algo revolucionario y pienso que enseñando puedo ayudar a cambiar la sociedad en su conjunto”, así lo ha entendido Leonardo Mansilla, del Liceo San José, uno de los estudiantes de enseñanza media que participa en la nueva Escuela de Talentos Pedagógicos (Etape) de la Universidad de Magallanes.

    Declaraciones como ésta grafican la forma en que ha impactado en los jóvenes este programa que busca que los nuevos maestros de la región asuman el desafío y la responsabilidad social que subyacen en quienes dedican su vida a enseñar y formar.

    Entendiendo aquello, la Umag creó una instancia de introducción a las carreras de Pedagogía, dirigida a estudiantes de enseñanza media de Punta Arenas. Esta pretende darles a aquellos que están evaluando seguir una carrera docente las herramientas para abordar su estudio y práctica.

    Gracias al trabajo del Observatorio de Políticas Educativas y Prácticas Pedagógicas de la Umag (Opeed), que aplicó un censo a los establecimientos educacionales de la región para detectar a quienes les gustaría optar por seguir Pedagogía, se seleccionó e invitó a los jóvenes, a participar de la iniciativa universitaria.

    Marlen Alvarado, académica y jefa de la Unidad Pedagógica de Apoyo al Alumno (Upaa), resume la principal ventaja de Etape: “Esta escuela les permitirá a los estudiantes tener el ingreso libre a alguna carrera de Pedagogía de la Universidad de Magallanes, es decir, sin requisito de puntaje de PSU, con la única condición de mantener un promedio de notas de Enseñanza Media igual o superior a 5.5 y haber aprobado el Programa de Acompañamiento”, afirmó.

    Lo valioso de ser profesor

    La instancia, que acaba de finalizar su primer año, partió en el pasado mes de mayo y fue coordinada por la profesora Paula Leiva, a quien ha llamado la atención “la cantidad de alumnos interesados en participar”. Afirma que comenzaron “con 38 (estudiantes) de cuarto año medio como candidatos a futuros alumnos de la Umag para el próximo año. Ya el segundo semestre (…) recibimos a otros 30”.

    Andrea Muñoz, docente de Historia y de Vocación de Profesor e Identidad Regional, cuenta que su experiencia de hacer clases fue muy práctica. “Yo trabajo desde lo lúdico y siempre despertándoles la conciencia de lo importante que es tener un buen profesor delante de un curso. Es así que ellos están preparando sus primeros simulacros de clases, donde tienen que diseñar cómo se imaginan de profesores”. En este proceso, comenta que los alumnos deben trabajar con teorías de la Educación, como, por ejemplo, las taxonomías de Bloom sobre el inicio y el desarrollo de una clase.

    Catalina Balcázar, alumna del Liceo Experimental Umag, cuenta que la invitación le llegó a través de una carta. Llevada por su interés y motivación de aprender más de la Pedagogía, aceptó y hoy admite: “Me ha gustado porque te preparan para el futuro; aprendes sobre el sistema que tiene una universidad y, sobre todo, de la labor de ser profesor, que es importante porque, ejerciéndola, puedes lograr un cambio”.

    Formación inicial docente desde los colegios

    Etape también tiene el propósito de crear una red de trabajo con los equipos académicos y directivos de los mismos establecimientos educacionales, en torno a la Formación Inicial Docente. Según explicó Marlen Alvarado, “la idea es crear una red de contactos con ellos, para que hagamos una retroalimentación de cómo estamos funcionando nosotros, y así saber qué cosas podríamos mejorar”.

    Para avanzar hacia esa meta, inicialmente, se concretó un encuentro con orientadores del liceo María Behety, Institutos Sagrada Familia y Don Dosco y Colegio Cruz del Sur. Ana Torres, profesional de este último establecimiento, manifestó que le “agradó mucho que tomaran en cuenta a los colegios particulares, porque el objetivo de Etape es muy significativo para fortalecer la carrera docente, y motivar a los estudiantes a dedicarse a esta linda profesión.”

    Carlos González, director del Departamento de Educación de la Umag, sostiene que este proyecto ha logrado posicionar la Formación Inicial Docente como una de las principales preocupaciones de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales en los últimos años. “Esta experiencia ha sido seguida con gran interés por todo nuestro Departamento, ya que es un gran paso el que se está dando en beneficio de los alumnos que opten por entrar a alguna de las carreras de Pedagogía de nuestra Universidad”, subrayó.

    Los alumnos se reuniron con directores de Pedagogía y asistieron a algunas clases de las carreras que despiertan su interés. A juicio de Paula Leiva, “podemos decir que el programa ha funcionado muy bien y ha tenido una buena acogida por parte de los orientadores, no sólo de los alumnos sino también por parte de los apoderados y profesores”. 

    Si bien reconoce que hay estudiantes que se retiraron del programa porque se dieron cuenta que no quieren estudiar pedagogía, dice que los que continuaron encontraron su vocación, y han trabajado aspectos fundamentales del saber pedagógico. Concluye que “ellos, realmente, han experimentado lo que es ser un profesor”.

‘Ser un buen profesor’ es la consigna tras la preparación de los futuros estudiantes de Pedagogía de Magallanes

2017-12-07T08:42:08+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad|

Rescatar lo lúdico como forma de captar la atención de los alumnos y mejorar su comprensión de las materias es parte de las aristas de este trabajo de inducción.

  • Innovando desde el aula

    Hace casi diez años la Fundación Reinaldo Solari y SIP Red de Colegios decidieron unir sus fuerzas para crear un nuevo tipo de organización en Chile: una corporación sin fines de lucro cuya misión fuera aprender de la excelencia en educación, y en base a lo aprendido transferir buenas prácticas pedagógicas y de gestión al resto del sistema escolar. Aptus nace a partir de esta alianza y desde su creación ha trabajado con más del 15% de los colegios en Chile. Rodrigo López, gerente general, explica las barreras para lograr la esquiva “educación de calidad” en nuestras escuelas.

    —El concepto de educación de calidad ha sido tema de discusión en Chile en los últimos años, ¿cómo entienden ustedes la calidad?

    —Creemos que un colegio de calidad forma personas libres y responsables. Libres porque sus circunstancias socioeconómicas o de otro tipo no determinan hasta dónde pueden llegar, sino que cuentan con las herramientas para determinar su propio futuro, incluyendo, si así lo desean, continuar sus estudios de educación superior en la carrera e institución que elijan. Responsables porque entienden que como sociedad vivimos en comunidad y debemos preocuparnos unos de otros.

    —¿Cómo se puede aprender qué necesita hacer un colegio para educar con calidad?

    —Si queremos aprender qué debiera hacer una escuela para obtener resultados sobresalientes, debemos mirar con atención justamente a quienes ya lo están logrando. Para muchos de los desafíos que enfrentamos en educación, alguien, en alguna parte, ya encontró una solución; simplemente tenemos que encontrar ese colegio y aprender de su trabajo. En Aptus buscamos permanentemente esos casos de colegios que están obteniendo estos resultados extraordinarios, tanto en Chile como en el extranjero, para poder aprender de ellos y compartir lo aprendido con otros.

    —¿Qué han aprendido hasta ahora?

    —Lo primero es que los aprendizajes de los alumnos dependen principalmente de la calidad del trabajo de los profesores y esto depende, a su vez, de la calidad del trabajo de los equipos directivos. Los colegios con buenos resultados cuentan con líderes que creen en sus alumnos, que tienen altas expectativas del trabajo de sus profesores y que se sienten personalmente responsables de que todos sus estudiantes aprendan. En la discusión pública hablamos mucho de la importancia de los profesores, sin embargo, los directivos son los grandes actores olvidados. Necesitamos reclutar y formar directivos de primer nivel y darles atribuciones para que puedan liderar sus escuelas.

    —¿Qué priorizan los directivos de escuelas exitosas en su trabajo?

    —Priorizan al menos tres focos: datos, cultura y desarrollo docente. En este tema hemos aprendido mucho de redes de colegios sobresalientes en sectores vulnerables de EE.UU., en particular de Uncommon Schools. Paul Bambrick-Santoyo, uno de los líderes de esta red, escribió el libro Las Palancas del Liderazgo Escolar (traducido y publicado por Aptus en español), donde explica que los directores efectivos utilizan sistemáticamente datos para identificar lo que no están aprendiendo los estudiantes para tomar acciones remediales a tiempo, son intensivos en construir una cultura escolar efectiva y dedican mucha de su energía a formar a sus profesores mediante procesos de observación y retroalimentación. En Aptus, buena parte de nuestros programas de formación y capacitaciones para directivos escolares se basan en estas prácticas.

    —Una de las tareas de los directivos es formar a sus profesores. ¿Pueden realmente hacer esto los líderes escolares? ¿Qué necesitan saber para lograrlo?

    —En base a lo que hemos visto en Chile y el extranjero, definitivamente pueden. Para lograrlo, lo primero que necesitan es el convencimiento de que es parte relevante de su rol y atreverse. Luego, necesitan aprender, por un lado, cómo observar y retroalimentar y, por otro, saber qué retroalimentar. Respecto a observar y retroalimentar, la clave está en crear un sistema de acompañamiento frecuente y focalizado que permita la mejora permanente de quienes están siendo acompañados. Sin embargo, el mayor desafío es saber en cada ocasión qué consejo dar a ese profesor. No basta con identificar un problema en una sala de clases, lo principal es poder dar un consejo concreto que permita la mejora. Para ello, insumos como las técnicas descritas por Doug Lemov en su libro Enseña como un Maestro 2.0 son un recurso invaluable.

     

Innovando desde el aula

2017-12-05T11:22:56+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad|

Después de años de observación de lo que hacen los buenos maestros, aptus desarrolló un programa de liderazgo para los equipos directivos y docentes. ¿El objetivo? ayudar a mejorar la calidad de la educación en los establecimientos escolares.

  • La música permite atraer de vuelta al colegio a quienes desertaron de la sala de clases

    Mientras miraba a su hijo arriba del escenario, Elsa Pérez no pensó en todas esas veces que debió ir a buscar a Sebastián al colegio porque su comportamiento molestaba a profesores y compañeros. Tampoco recordó ese período en que el niño dejó de estar motivado por ir a clases y empezó a faltar de forma recurrente, ni en eso que terminó por gatillar la crisis: la muerte de su marido a meses del diagnóstico de una cardiopatía.

    “En lo único en que pensaba era en lo mucho que se ha superado. De cómo ha cambiado su carácter, porque era una persona agresiva; podía llegar a romper una puerta a golpes. Y cambió del cielo a la tierra. Mientras lo miraba, lloré… aunque claro, desde que toca instrumentos lloro cada vez que se presenta”, confiesa.

    Después de pasar por varios establecimientos educacionales, Sebastián Torres (17) está terminando su 8° básico en el colegio Padre Álvaro Lavín de Maipú. Hasta ahí llegó después de que una profesora le hablara a la familia sobre la Fundación Súmate, del Hogar de Cristo. La institución trabaja con cuatro colegios en Santiago y uno en Lota bajo el objetivo de apoyar a quienes están en riesgo de abandonar, o vuelven a clases después de haber desertado del sistema educativo. Para ello cuentan con programas de nivelación y talleres, además de profesores capacitados para enseñar a jóvenes que han sido catalogados como niños con problemas de aprendizaje.

    Entre los talleres, hay uno de música en el que a los alumnos se les fomenta armar una banda. Tres de ellas -Los Revoltosos, Maldita Avenida y Los Contracorrientes- se presentaron el martes ante una audiencia de más de 800 personas en el Teatro Cariola de Santiago.

    “Fue una bonita experiencia, ensayamos harto y creo que nos terminó saliendo bien. Yo rapeo siempre; estoy todo el rato practicando para que no se me olviden las letras. Si hasta hago aseo con la música puesta como una técnica para recordar”, dice Leandro Mesías, vocalista y rapero de Los Contracorrientes, la banda que en el festival representó al Colegio Betania de La Granja.

    Aunque al principio la baja autoestima de Leandro (18 años y alumno cursando 1° y 2° medio de forma conjunta) le impedía creer en la idea de que podía destacar presentándose en vivo, con el tiempo y el trabajo en el colegio su confianza fue aumentando. “La música ha sido una forma de motivarme. Al final me ayuda a desahogarme”, explica.

    Durante su presentación en vivo, mientras Leandro y su banda tocaban, el público empezó a aplaudir y a sacar fotos con celulares e incluso a saltar. “La banda Sinergia -que participó en el Festival de Viña del Mar y fue galardonada con el Copihue de Oro- estaba ahí y se subieron a tocar con nosotros. Eso es algo que voy a recordar siempre, porque el Rorro (vocalista) me dijo que soy bueno en esto que hago. Y eso del talento yo antes no me lo creía tanto”.

    Atrás quedó la época en que debió dejar el colegio por problemas económicos que lo llevaron a trabajar desde niño. A Súmate llegó para completar 5° y 6° básico.

    Según la encuesta Casen 2015, en Chile hay 77 mil jóvenes de entre 6 y 17 años que están fuera del sistema escolar. “Nuestra experiencia nos muestra que el 100% de los chicos no quiso salir de la escuela. Lo que pasa es que en algún momento no tuvieron más alternativa por situaciones familiares, económicas o de conflicto”, indica Liliana Cortés, directora ejecutiva de Súmate.

    “En muchos casos, hay problemas de aprendizaje mal diagnosticados. O pasa que la escuela tiene muchas normas y poca flexibilidad, así que el joven que tiene dificultades empieza a sentir que las puertas se cierran porque se le pide que resuelva sus problemas familiares, económicos, de contexto… se les dice ‘¿hay balaceras en su población? Bueno, no es problema nuestro, al colegio tiene que venir todos los días’. Se les hace responsables de cosas que muchas veces no pueden manejar”. El fenómeno de la deserción -agrega- se concentra “en los sectores de pobreza tanto económica como multidimensional”.

    La música -y en este caso particular, el festival de bandas- es una de las formas bajo las que se espera crear un mayor vínculo entre el colegio y los alumnos: se fomenta el entusiasmo y, por ende, el compromiso hacia la institución. Asimismo, universidades como la de Harvard y Cambridge han avalado que participar en un coro o tocar en una banda escolar ayuda a potenciar la autoestima de los escolares.

    “Soy una raya en el mar, fantasma en la ciudad, mi vida va prohibida, dice la autoridad. Solo voy con mi pena, sola va mi condena”, cantaron arriba del escenario del Teatro Cariola Leandro y su compañera Melanie, quien lo acompañó en la voz, hace unos días. Y a pesar de que la letra de su canción habló de tristeza, al recibir el aplauso y las felicitaciones del público, ambos se bajaron de la tarima sonriendo.

    14 a 18 años es el tramo de edad en el que la deserción escolar es más alta en el país. “Lo que muestra que esta es una problemática adolescente”, indica Liliana Cortés, directora ejecutiva de Fundación Súmate.

    Experiencias frágiles

    Son pocas las organizaciones que entregan alternativas de escuelas de reingreso en el país. “Muchas personas tienen que esperar a ser adultos para recién volver a estudiar, porque ahí se pueden matricular en algún centro de educación de adultos. Pero el ideal es actuar antes, recuperarlos lo antes posible”, dice Liliana Cortés.

    “Hoy día el país no tiene una oferta pública y clara para resolver el tema de la exclusión educativa, más bien tiene programas financiados por el Ministerio de Educación. Pero estas son experiencias frágiles, con fondos concursables que no logran toda la cobertura necesaria. No es política pública”, agrega. “Los fondos concursables han disminuido de manera considerable en los últimos tres años, de 3.600 millones a mil millones de pesos”.

La música permite atraer de vuelta al colegio a quienes desertaron de la sala de clases

2017-12-05T11:00:34+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad|

En Chile hay 77 mil jóvenes de entre 6 y 17 años que están fuera del sistema escolar. En muchos casos, hacerlos confiar en su talento pasa por poner un micrófono o una guitarra en sus manos.

  • “Sin talento para las matemáticas también se puede disfrutar de los números”

    A sus 88 años, este científico británico viaja por el mundo para hablar de su gran pasión, las matemáticas. A lo largo de más de medio siglo, ha contribuido a su desarrollo gracias a varias teorías que le han valido la Medalla Fields en 1966 y el Premio Abel, conocido como el Nobel de esta disciplina, en 2004. Pasó por Madrid para ofrecer una conferencia de la mano de la Fundación Ramón Areces, institución privada orientada al mecenazgo científico, y la Real Sociedad Matemática Española (RSME). En esta visita, Atiyah, que ha llevado a cabo sus investigaciones entre las universidades de Cambridge, Princeton, Oxford y Edimburgo, ha tenido tiempo para reflexionar sobre educación, un ámbito al que ha estado muy ligado durante toda su carrera.

    Pregunta. ¿Existe el talento matemático?

    Respuesta. Sí. Como para la música, para las matemáticas hace falta algo de talento. Pero incluso quien no lo tiene puede aprender a disfrutar de ellas. No todos somos Mozart, pero podemos apreciar la música. La labor del profesor para alentar al alumno es primordial.

    P. Pero con lo hueso que son, ¿cree que alguien puede gozar de ellas?

    R. Claro, solo necesitas los estímulos adecuados y algo de práctica. En general, a la gente le gustan. En los periódicos hay páginas dedicadas a problemas, a sudokus… Disfrutamos porque suponen un reto para la mente.

    P. ¿Pero se pueden disfrutar de la misma forma que el arte, por ejemplo?

    R. Sí, solo necesitas algo de experiencia, algo de ánimo y que estén presentadas de manera atractiva para que capten tu atención. Se pueden disfrutar de la misma manera que una obra de teatro. Si es mala, no te entusiasmará, pero si es buena…

    P. ¿Cómo alentaría a los estudiantes que suspenden esta asignatura?

    R. Diciéndoles que hagan un esfuerzo por comprenderlas. A nadie le gustan las matemáticas si no las entiende. Si no tienen claro a qué se quieren dedicar en su vida, les diría que estudien matemáticas hasta donde puedan porque serán muy útiles en muchos aspectos de su vida y en muchas profesiones. Las matemáticas nos brindan una de las múltiples maneras que tenemos de pensar. Nuestra mente es muy complicada y utiliza otras inteligencias como la artística o la emocional para manejar situaciones. Ninguna de ellas explica la vida por sí misma.
    Los matemáticos, además, pueden trabajar en coalición con expertos en muchísimas disciplinas. Especialmente en el desarrollo del conocimiento del cerebro, el gran reto del nuevo siglo.

    P. ¿Cómo animaría a los padres que ven fracasar en matemáticas a sus hijos?

    R. Les diría que tengan paciencia y los alienten y, sobre todo, que no olviden estimularlos en otros aspectos: que los lleven a exposiciones, que les enseñen a leer el periódico y que, por qué no, les dejen ver la televisión.

    P. ¿Ha oído hablar de los youtubers que imparten clases de matemáticas online?

    R. Claro que sí. Tenemos que usar todos los medios de comunicación disponibles con fines educativos. En el pasado tenías tu voz, tus manos y la pizarra; ahora puedes llegar a todo el mundo desde tu ordenador. Eso sí, es peligroso para el espectador porque hay personajes populares de calidad incierta. Es un riesgo que hay que correr.

    P. Muchos jóvenes graduados abandonan España porque no encuentran becas para desarrollar sus investigaciones. ¿Qué opina de esta situación?

    R. Los Gobiernos gastan mucho dinero en muchas cosas y no pueden cubrirlo todo. Algunos países hacen más que otros, por supuesto. Me doy cuenta de que las entidades privadas conceden cada vez más ayudas. Bill Gates o Mark Zuckerberg invierten dinero en educación por el mundo y fundaciones como la Ramón Areces lo hacen en España. Este país debe pensar en sus intereses y ser competitivo; si no, sus estudiantes se marcharán a otras economías.

    P. ¿Es beneficiosa la competitividad entre científicos?

    R. Sí, pero yo destacaría por encima la cooperación. El mundo depende de ella. He colaborado durante toda mi vida. Me gusta el intercambio de ideas. Te ayuda a clarificar tus teorías. Si tengo que explicárselas a alguien, las comprendo mejor, y recibo comentarios con los que complemento mi trabajo. Yo que he vivido tanto he aprendido muchísimo, el problema ahora es no olvidarlo (risas).

    P. ¿Qué relación hay entre la filosofía y las matemáticas?

    R. Tienen una relación muy estrecha. Los grandes filósofos del pasado, como Platón, también reflexionaban sobre matemáticas. Contemporáneos como el británico Bertrand Russell, por ejemplo, combinaban ambas disciplinas. Hay muchos ejemplos de filósofos presentes en el establecimiento de los pilares de las matemáticas.

    P. ¿Qué le parece que esté desapareciendo la filosofía de los planes de estudio?

    R. Es importante que se introduzca la filosofía en los programas educativos, principalmente en la adolescencia. Los planes de estudio siempre traen polémicas. La educación cambia muy despacio, está demasiado ­ligada a la tradición. Los Gobiernos cometen el error de deshacer lo que ha hecho el anterior en materia educativa. Todo es un desastre y nada pasa. La sociedad cambia muy rápido y la educación muy despacio. La educación es como un barco gigante. Es difícil que mantenga el ritmo de la sociedad.

    P.¿Cuáles son las mejores universidades para aprender matemáticas?

    R. Yo pondría el foco en Alemania, Francia y Rusia. También Estados Unidos: Harvard, MIT (Massachu­setts Institute of Technology), Princeton, y, por supuesto, Reino Unido, con Oxford y Cambridge.

    P. ¿Cuáles son los mejores lugares para investigar?

    R. Algunas universidades ofrecen becas muy generosas pero que implican dar clases, lo que retrasa tu investigación hasta seis o siete años. No es el caso de Inglaterra, donde son más cortas, de tres o cuatro años, y no te obligan a dar muchas clases. Hay instituciones de gran prestigio en casi todos los países hoy día: Japón, China, India; en Sudamérica, especialmente en Brasil. Tiene muy buenas instituciones, lo comprobé cuando estuve de visita en Río.

“Sin talento para las matemáticas también se puede disfrutar de los números”

2017-12-05T08:55:29+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad|

El académico británico Michael Atiyah reflexiona el diario español El País sobre los retos de la educación en su especialidad y anima a los estudiantes a decantarse por esta ciencia exacta.

  • La Red de Escuelas Líderes es destacada como un ejemplo a seguir por la OCDE

    En la Región de Coquimbo, los alumnos de la escuela de Canela aprenden a tolerar frustraciones, de la mano de la banda musical del colegio. Más al norte, los niños del Complejo Educacional de Toconao ejercitan su conocimiento visitando las instalaciones del observatorio astronómico ALMA, mientras que en Lebu los estudiantes de la Escuela G-780 producen cápsulas informativas en tres formatos: además del boletín de noticias Nalcahuén, mensualmente crean contenido para Nalcahuén Radio y Nalcahuén TV.

    Esas son algunas de las innovaciones educativas de los colegios que forman parte de la Red de Escuelas Líderes de Educación en Pobreza, iniciativa que desde 2008 reúne a establecimientos que destacan por entregar educación de calidad en contextos vulnerables. Más allá de privilegiar aquellos establecimientos con las mejores notas o el máximo puntaje en pruebas estandarizadas, la red destaca a aquellas instituciones que se atreven a dar un vuelco en la forma de enseñar, jugándosela por incluir cursos artísticos, crear programas para hacer de la lectura algo más entretenido, mejorar la convivencia o fomentar el aprendizaje práctico.

    La iniciativa -que hoy reúne a 110 colegios alrededor de todo el país- es impulsada por Fundación Educacional Arauco, Fundación Minera Escondida, Fundación Chile y “El Mercurio”.

    Con cometido

    Los buenos resultados de la red han hecho que esté siendo destacada tanto en Chile como en el extranjero. En este último caso, el más reciente reconocimiento viene de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, que la distinguió como uno de 27 proyectos que forman parte de su plan Innovative Pedagogies for Powerful Learning.

    El IPPL tiene por objetivo “crear marcos analíticos que permitan entender mejor el concepto de pedagogía y especialmente, el caso de la innovación de las prácticas pedagógicas. En segundo lugar, establecer una foto exhaustiva sobre las prácticas y tendencias innovadoras en educación. Y en tercero, identificar redes de escuelas que estén llevando a cabo innovaciones desde la práctica docente para que expliquen su experiencia”, indica desde París Alejandro Paniagua, miembro del equipo de IPPL.

    Ingresando al sitio www.oecd.org , se puede acceder a un resumen de los casi 30 proyectos destacados, entre los que solo hay cuatro latinoamericanos.

    La idea -plantean desde la OCDE- es que cada iniciativa sirva de inspiración para quienes estén interesados en innovar dentro del aula. Así, por ejemplo, quienes apuntan a tener colegios más sustentables pueden leer sobre Ecolog, un programa que ha hecho de la educación sostenible una prioridad dentro de Austria. Está también la experiencia de Senza Zaino, de Italia, una iniciativa que sustituye el mobiliario fijo por escritorios y repisas fáciles de mover de un lado a otro. El Instituto Lumiar de Brasil destaca por aplicar la metodología del aprendizaje basado en proyectos.

    El caso de la Red de Escuelas Líderes interesó al grupo OCDE, “por su foco en sectores desfavorecidos, que es uno de los ejes de nuestro trabajo. Es más, es un tema fundamental, porque si la innovación educativa no va dirigida a mejorar la equidad y la igualdad… ¿entonces cuál es su cometido?”, plantea Paniagua.

    “Otro elemento fue su funcionamiento horizontal a través de la formación de profesores, que son los que luego transfieren su experiencia a los centros. Y no solo esto, sino que los propios centros tienen la capacidad de presentar sus propias innovaciones al resto”, agrega.

    En efecto, la red promueve que los colegios compartan las buenas ideas unos con otros, generando encuentros según las zonas en que estos se encuentran. Una vez al año, además, se realiza un seminario en el que los más de 100 colegios se reúnen en Santiago.

La Red de Escuelas Líderes es destacada como un ejemplo a seguir por la OCDE

2017-12-04T12:23:10+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad|

La iniciativa, impulsada por las fundaciones Chile, Educacional Arauco, Minera Escondida y "El Mercurio", es descrita como una práctica innovadora que rinde frutos. 

  • Escolares de Futrono iluminan sus casas con agua, creatividad y empeño

    Cuando los profesores del Liceo San Conrado de Futrono asignan tareas para el fin de semana, muchos de los alumnos que viven en la isla Huapi se complican. Y es que en esa isla -la mayor de las trece que hay en el lago Ranco y en la que viven poco más de 600 personas- hay varias zonas que no tienen electricidad.

    “A algunos compañeros les cuesta porque se les descarga el computador y no tienen opciones para cargarlo; la barcaza para viajar a Futrono casi no pasa los fines de semana”, explica Gastón Rothen, alumno de 15 años que decidió buscar una solución al problema. Junto con Thomas Fernández -ambos de 2° medio- crearon un dispositivo que genera energía eléctrica a partir de flujos de agua. El aparato se llama Hydronology y consiste en una turbina con aspas que se activan y rotan al contacto con la corriente del agua. Las aspas están a su vez conectadas a un alternador, que transforma la energía mecánica en eléctrica.

    “Al sur de Chile, y específicamente en la Región de Los Ríos, tenemos un recurso muy lindo que es el hídrico. Pero no está siendo aprovechado como debería: aunque hay hidroeléctricas, nosotros pensamos que son muy invasivas. Por eso el dispositivo que creamos es de tamaño reducido y modular”, dice Gastón para explicar la iniciativa en la que han trabajado por poco más de seis meses.

    El esfuerzo de quedarse trabajando después de clases varios días a la semana fue reconocido hace unos días, cuando se anunció que Hydronology había ganado el primer lugar del concurso Aprendo Emprendo. Enfocado en emprendimiento escolar, lo organizan anualmente la Universidad Mayor, PuntajeNacional.cl y Corfo. Su objetivo es fomentar las ideas juveniles que contribuyen al desarrollo del país.

    Este año participaron 1.360 proyectos de todo Chile.

    Cambiar vidas

    Como premio por haber obtenido el primer lugar del concurso, en febrero de 2018, Gastón, Thomas y su profesora guía, Elvira Monsalve, viajarán hasta California (Estados Unidos) para visitar las oficinas de empresas como Google, Facebook y Tesla. “Me imagino que es un lugar súper avanzando en cuanto a tecnología, así que espero sacar el máximo provecho de la experiencia, para así ir mejorando y abriendo nuestras mentes”, cuenta Thomas, quien planea estudiar Medicina.

    La ejecución de Hydronology -explica- es solo el primer paso para lograr su mayor cometido: “Cambiarles la vida a las personas”.

    Por eso, una vez lograda la generación de energía eléctrica, decidieron ir un paso más allá. Actualmente, su proyecto también apunta a potabilizar el agua que usa su sistema. “Todo funciona a través de una turbina que se inserta en un flujo de agua. Bueno, a esta turbina también se le acopla un potabilizador de agua”, cuenta Thomas.

    Gracias a un sistema de placas, el líquido se filtra y purifica, agrega Gastón, quien aspira a convertirse en geólogo.

    “Varios de los vecinos sacan agua del lago. Y con todo el afluente de lanchas, se ha ido contaminando. Así que el proyecto lo que quiere es ser una ayuda directa para la comunidad”, comenta Elvira Monsalve, profesora de educación tecnológica de ambos niños.

    Sin luz artificial

    Poco más de 600 personas viven en la isla Huapi, lugar donde algunas zonas no tienen electricidad y donde Hydronology espera generar un cambio.

Escolares de Futrono iluminan sus casas con agua, creatividad y empeño

2017-12-04T09:59:10+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad|

Aunque los recursos hídricos en la zona son abundantes, muchos alumnos del liceo San Conrado de Futrono sufren la falta de electricidad. Para solucionar el problema, nació Hydronology, dispositivo que coronó a dos estudiantes como grandes innovadores.

  • La lucha de un colegio y su única alumna

    Tiene 11 años, le gusta leer sobre historia y quiere ser periodista. Estefany Zubieta Vilches es la única alumna del colegio fronterizo de Enquelga, en la comuna de Colchane, Región de Tarapacá, y cursa quinto básico. Su historia es casi una radiografía de la zona. De su gente y de sus sueños.

    Pocos minutos antes de las 08.00 horas, con un imponente sol en el cielo que siempre está completamente despejado, pero con una temperatura que no supera los 5 grados Celsius, se escuchan los pasos de la niña por la calle que va hacia la Escuela Básica de Enquelga.

    En los costados hay solo casas de adobe, la mayoría con sus fachadas blancas, techumbres de zinc y una que otra aún con paja brava. También resalta el antiguo campanario de la iglesia.

    En la sala están su escritorio y el de la profesora. Y sobre las paredes, trabajos, números, afiches y letras. Estefany y la docente Adelia García Choque son las únicas dos ocupantes del establecimiento, a 249 kilómetros de Iquique, casi en la frontera con Bolivia.
    Aztecas y aymaras

    Pasar la lista, reírse con algún compañero, tirar el clásico avioncito de papel, correr tras escuchar la campana, gritarle alguna broma a la profe desde el anonimato y otras rutinas típicas de la sala de clases, aquí pueden parecer casi un chiste pesado.

    Estefany cuenta que su ramo favorito es la historia y que le gusta investigar. “Me gusta leer sobre los incas, los aztecas y nuestros antepasados. A veces en libros y otras en Internet, aunque también aprendo cosas de nuestra cultura con mi abuela, que me enseña mucho aymara. Ya sé varias palabras”, dice orgullosa.

    La niña vive en el poblado, que no tiene más de 50 habitantes. La mayoría son adultos y apenas cuatro menores. Uno es justamente ella. Los otros tres son más chicos y asisten a un jardín infantil. “Me gustaría que hubiera más jóvenes aquí en Enquelga y tener compañeros con quienes compartir, contar historias y también poder jugar”, cuenta la alumna.

    A pesar de ser la única, ella cumple con los horarios y todos los requerimientos de un establecimiento normal. Además, cuando no está en clases ayuda a su abuela a pastorear el rebaño de llamas y alpacas por el paisaje altiplánico, y cuida a su hermano menor, Sebastián, mientras su madre trabaja como paramédico en la posta de la localidad.

    “Me gusta Enquelga, aquí yo soy muy feliz, hay tranquilidad y estoy cerca de los animales. Si no soy periodista, me gustaría trabajar en la Conaf, para cuidar el medioambiente”, relata.
    Profesora cercana

    Adelia García Choque es la profesora del colegio, donde se imparte educación hasta sexto año básico. Nacida en el poblado altiplánico de Pisiga Centro, recuerda que siempre quiso volver a su comuna de origen, para entregar conocimientos a su gente.

    “Cuando me fui a estudiar a la universidad, sabía que debía volver a enseñar a los niños, para ayudarlos y tratar de mantener las tradiciones. En el caso de Estefany, es una muy buena alumna y estando sola le entrego una educación más personalizada. Hacemos visitas a terreno, como por ejemplo en ciencias, vamos a ver animales, bofedales y plantaciones”, destaca.
    Como una forma de enfrentar la “soledad académica” de la alumna, y de que interactúe con otros menores, la maestra también ha coordinado jornadas con otros alumnos de la región.

    “Que esté sola tiene aspectos favorables y desfavorables, pero hemos buscado mecanismos para enfrentar las falencias. Ahora el colegio tiene Internet, puede acceder a televisión por cable y energía eléctrica durante más horas del día, lo que facilita el trabajo educativo. La verdad. espero no quedarme sin alumnos en el futuro, ya que el próximo año será el último de Estefany en el colegio y quizás con los tres niños que hay en el jardín del pueblo, este establecimiento pueda seguir manteniendo abiertas sus salas”, subraya esperanzada.

    Municipio al rescate

    Los pocos alumnos en los colegios del sector no son un tema nuevo para el alcalde de Colchane, Javier García, quien asegura que han implementado una política fuerte para incentivar a que las familias permanezcan en la zona fronteriza.

    “Hemos tomado medidas para generar empleo, como fomento agrícola y ganadero, entre otros. No es solo el caso de la Escuela de Enquelga; también en Mauque tenemos tres alumnos”, indica.

    El edil reconoce que la fuerte migración hacia las urbes más pobladas es un tema preocupante en el altiplano. “Ellos van en búsqueda de mejores oportunidades de trabajo y educación para los jóvenes. Por eso, estamos incorporando nuevas carreras técnicas en el Liceo de Colchane, beneficios y giras de estudio, que permitan intercambios de experiencias, de forma que los alumnos quieran quedarse en la zona”.

    Agrega que “sumamos jardines infantiles en algunos poblados. Incluso, a mediados del próximo año podremos contar con energía eléctrica durante las 24 horas. Esta es nuestra casa y nuestra gente, y la vamos a cuidar”.

La lucha de un colegio y su única alumna

2017-12-01T09:35:13+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad|

Estefany Zubieta tiene 11 años y va en 5° año. Ella y su profesora son las únicas dos personas en la Escuela Básica de Enquelga, que en algunos años podría recibir a los otros tres menores del poblado.

  • Escolares mateos sacan pasajes a feria tecnológica de Pittsburgh

    “No puedo creerlo, todavía estoy muy emocionada”, dice Aylin Carter, alumna de tercero medio del colegio Santa Marta de Valdivia. La joven se acaba de enterar de que el próximo 17 de mayo viajará a la ciudad de Pittsburg en Estados Unidos a la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería de Intel.

    Junto a su compañera de curso Rocío Rojas ganaron el premio Intel del Congreso Nacional de Ciencia y Tecnología de Explora de CONICYT.

    El proyecto que las llevará a Estados Unidos se llama “acústica de una sala” y partió por una inocente duda: ¿por qué aún cuando una persona se sienta adelante en una sala escucha mal a su interlocutor?

    Las mateas jóvenes de 17 años bajaron aplicaciones de smartphones gratuitas para medir decibeles y analizaron la intensidad del ruido. Midieron el ruido cada 70 centímetros hasta completar la totalidad de la sala.

    Hecho el trabajo de terreno, armaron mapas acústicos de los lugares de su colegio. “Investigamos la distribución del sonido en una sala de clases y dónde es más ideal, lo que puede servir para saber cómo disponer al alumnado”, explica Aylin Carter. Para ella y su compañera de investigación, uno de los puntos altos de esta investigación es lo fácilmente replicable que es.

    Eso sí, las jóvenes de Valdivia no viajarán solas el próximo año, pues a su comitiva se unirán los rancagüinos René Esper y Fernando González. Los jóvenes de tercero medio del colegio Inglés Saint John también fueron ganadores del premio Intel con su idea basada en análisis de relaves mineros. “El proyecto consiste en la utilización de un gusano plano como un biosensor de la toxicidad del agua y lodo del relave minero”, dice Marco Araya, profesor guía de los jóvenes.

    Según explican los jóvenes científicos, ellos eligieron el gusano planoide por su conocida capacidad de regeneración. Si uno disecciona a este singular bicharraco, en vez de producirle la muerte, el corte gesta un nuevo gusano. Su casi inmortalidad lo hizo ideal para ser seleccionado como candidato para ser puesto a prueba en los relaves mineros cercanos a la ciudad de Rancagua. A lo único que son sensibles los gusanos es a los metales pesados. “Esto es muy importante en nuestra región porque la toxicidad es un problema real y en general sólo se mide la concentración de metales en los relaves”, dice Araya.

    Tanto los jóvenes de Rancagua como las chicas de Valdivia se prepararán para presentar sus proyectos en inglés el próximo año en la ciudad de Pittsburgh. “Es muy relevante porque es presentar nuestra metodología frente a la comunidad internacional”, dice el profesor de los rancagüinos.

    La directora del programa Explora de Conicyt, Natalia Mackenzie, se declaró satisfecha con los resultados. “Este premio es un reconocimiento a la aplicación que hicieron estos jóvenes de la ciencia y la tecnología en la solución de un problema que ellos vieron en sus comunidades”.

Escolares mateos sacan pasajes a feria tecnológica de Pittsburgh

2017-12-01T09:19:38+00:00 Diciembre, 2017|Actualidad|

Proyectos sobre toxicidad de relaves mineros y acústica ideal para las salas de clases serán presentados en feria organizada por Intel.

Cargar más posts