Fuente externa

Inicio » Archivos para Fuente Externa

Acerca de Fuente Externa

Medios de comunicación chilenos e internacionales y sitios web apasionados por mejorar la educación y los procesos de aprendizaje en el mundo.
  • El 32% de alumnos chilenos navega más de seis horas al día

    Chile supera promedio de la Ocde y de países de Latinoamérica en esta materia.

    En promedio, un 16,1% de los alumnos de 15 años de los países de la Ocde pasan más de seis horas al día en internet fuera del colegio. En Chile, en cambio, un 31,9% de los estudiantes declara pasar más de seis horas cada día navegando, mientras que el promedio de Latinoamérica es 24,3%.

    Así lo revelan las cifras de la prueba Pisa que se aplica para conocer el uso de las Tecnologías de la Información, que también arroja que un 40% de los alumnos chilenos pasa entre 2 y 6 horas en internet, mientras que en Latinoamérica, en promedio, el 31% navega esa misma cantidad de tiempo.

    Según un análisis realizado por la Agencia de Calidad, el 91% de los estudiantes chilenos declaró usar el chat y/o redes sociales después del colegio, en comparación con el 84% que declara hacerlo en la región.

    Además, un 63,5% de los estudiantes chilenos declara estar de acuerdo o muy de acuerdo con la frase “me olvido del tiempo cuando uso dispositivos digitales.

    ¿Cuántos utilizan videojuegos? Según el análisis de la agencia a las cifras de Pisa es una costumbre más generalizada en hombres. En ese sentido, si bien un 48% de los estudiantes declara jugar videojuegos después del colegio, se ven diferencias de género, ya que un 27% de las mujeres declara jugar mientras que un 70% de los hombres reconoce hacerlo.

El 32% de alumnos chilenos navega más de seis horas al día

2017-04-28T13:38:17+00:00 abril, 2017|Actualidad|

Si quieres saber como los alumnos de hoy utilizan las tecnologías de la información revisa la siguiente nota de La Tercera.

  • Aprender por Internet

    “Habitualmente nos advierten los riesgos y peligros que la red tiene para los niños, pero no se destacan en forma suficiente los beneficios que puede entregar al aprendizaje…”.

    Que los niños del siglo XXI aprenden de una manera diferente es algo que los educadores y los padres debemos empezar a asumir. La tecnología ha revolucionado la forma de aprender. Habitualmente nos advierten los riesgos y peligros que la red tiene para los niños, pero no se destacan en forma suficiente los beneficios que puede entregar al aprendizaje.

    Uno de los investigadores que más ha aportado en esta línea es Sugata Mitra, un profesor de física nacido en la lndia y que actualmente trabaja New Castle. Él implementó un innovador método para aprender utilizando las TIC. Su idea es simple, pero poderosa, se fundamenta en el auto-aprendizaje.

    Su concepto del aprendizaje auto-organizado a través de internet ha revolucionado el mundo de la educación. Consiste en darles a los niños acceso a internet y que, orientados por un profesor, se organicen en grupo para responder ciertas preguntas.

    Él partió con una experiencia que llamó “Agujero en el Muro”. Colocó un computador en una calle de un sector populoso de la India y lo dejó a disposición de los niños. Los resultados fueron sorprendentes. Los niños aprendieron rápidamente a manejar el computador, y los que aprendieron primero ayudaron a los que no habían logrado hacerlo.

    El uso colaborativo de internet y el aprendizaje en grupos pequeños con tablets o con pizarras digitales, es un modelo que va entrando cada vez más a la sala de clases. Este método aporta eficiencia a los aprendizajes, a la vez que enseña a los niños a trabajar juntos y a organizarse en grupos para cumplir las metas de aprendizaje, aumentando fuertemente en los estudiantes la motivación por aprender.

    Las tablets permiten al profesor adaptarse a los avances de cada niño, transformándose en un guía para el aprendizaje, en lugar de un transmisor de conocimientos. Facilita, además, el acceso de los padres a lo que sus hijos aprenden. Las tablets adquieren un nuevo significado pasando a constituir herramientas para aprender.

    La primera semana de mayo tendremos el privilegio de contar en Chile con la presencia de Sugata Mitra en el Encuentro Virtual Educa, que se realiza en la Estación Mapocho. Es una gran oportunidad para que padres y educadores puedan asistir y puedan ir incorporando los beneficios de la tecnología en el aprendizaje.

Aprender por Internet

2017-04-27T14:23:15+00:00 abril, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños|

A través de la siguiente columna publicada en El Mercurio, la psicóloga infantil chilena Neva Milicic nos invita a repensar el uso de la tecnología y cómo esta se puede transformar en un aliado en los procesos pedagógicos.

  • Simce orientará a colegios para reducir la brecha de género

    Entrega de resultados de hoy vendrá diferenciada en hombres y mujeres por asignaturas.

    Hoy se darán a conocer los resultados del Simce y por primera vez los colegios podrán conocer los datos desagregados por género.

    Hasta ahora, esta información se entregaba a nivel de sistema educativo, pero ahora se reportarán los datos por género “para que esta información ayude a colocar el tema de equidad de género en los establecimientos mixtos”, explicó Carlos Henríquez, secretario ejecutivo de la Agencia de la Calidad de la Educación.

    La finalidad es que se termine con el trato imparcial entre hombres y mujeres y “que ambos puedan desarrollar al máximo su potencial”, agregó Henríquez.

    Pero, además, la idea es conocer lo que pasa al interior de los colegios “e intencionar acciones pedagógicas para que no haya brechas entre niños y niñas”.

    Esta información no solo se entregará respecto de los resultados de las asignaturas tradicionales, sino que también en los ámbitos de calidad y desarrollo integral de los jóvenes.

    Henríquez explicó que hay estudios que demuestran que en la enseñanza de los profesores hay un sesgo de género, “por lo tanto, el valor de esto es que como agencia estamos entregando información para hacer patente la inequidad de género y, a propósito de eso, cómo los colegios, el país, pueden trabajar esto en los próximos años”.

    En esa línea, Henríquez señaló que hay un problema cultural y “creemos que esta información ayudará a que se abran conversaciones que se traduzcan en acciones”.

    Estar a la vanguardia también es parte de esta nueva forma de entregar los resultados. Así, Henríquez añadió que con esta información “queremos estar a la vanguardia de un sistema de evaluación que aporte a una sociedad mucho más inclusiva. Hay un problema país del que no sabemos cómo hacernos cargo y con esta información que les pasaremos a los colegios asumiremos el tema mayor de que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades”.

Simce orientará a colegios para reducir la brecha de género

2017-04-27T13:16:55+00:00 abril, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños|

Desde este año, la entrega de resultados Simce vendrá diferenciada según género y asignatura. Lo mismo sucederá en los ámbitos de calidad y desarrollo integral de los jóvenes. Si quieres conocer más información revisa la siguiente nota de La Tercera.

  • La escuela más austral de Chile

    Soportan temperaturas de dos dígitos bajo cero, pero asisten a clases como cualquier escolar del país.

    A las 8 de la mañana en punto suena la campana de la Escuela F-50 de Villa Las Estrellas. La jornada de alumnos y profesores se extiende hasta la una de la tarde. Luego toman un descanso para almorzar en sus casas y retoman una hora y media después. A las cuatro de la tarde las clases terminan.

    Nada muy distinto al resto de las escuelas del país. La diferencia es que son solo cuatro alumnos, están en la Antártica y en invierno, salen de clases cuando ya es de noche y está todo oscuro.

    “En esta época las temperaturas oscilan entre los 0°C y 3°C, pero dependiendo de la intensidad del viento, la sensación térmica ha llegado a -15°C. En mayo del año pasado hubo una temperatura de -23°C, con una sensación térmica de -38°C. Suspendimos las clases por ese día para evitar cualquier riesgo”, cuenta el profesor y director, Rogers Rivera.

    Las clases se iniciaron a comienzos de marzo y se extenderán hasta el 15 de diciembre, con el respectivo período de vacaciones de invierno, durante el mes de julio.

    De los cuatro alumnos, tres son hijos de oficiales de la Fuerza Aérea de Chile (Fach) destinados en la Base Aérea Eduardo Frei Montalva: cursan primero, segundo y sexto básico. La cuarta alumna, es Isidora, la hija de este profesor y está en tercero básico.

    Rogers y Andrea, su esposa (también profesora), viven desde el año pasado en el continente helado. Antes lo habían hecho en San Pedro de Atacama.

    En una de las salas se imparten clases a los alumnos de 1°, 2° y 3° básico y en la otra se trabaja con la alumna de 6° básico. Las clases de educación física las realizan en el domo, una dependencia tipo gimnasio que les facilita la Fach.

    “Tenemos notebooks para los alumnos, TV, data, conexión a Internet, que es lenta, pero funciona. Para los momentos de distracción contamos con instrumentos musicales, juegos didácticos y de salón, mesa de ping pong, entre otros. Todo esto provisto por el Mineduc, por ahora, esta es la única escuela de Chile que depende directamente de él”, dice Rivera.

    Vida en comunidad

    Son seis familias las que están viviendo en Villa las Estrellas y comparten bastante. “Dependiendo de la época, se pueden ver pingüinos, lobos marinos o focas que, a veces, se desplazan entre las casas de la Villa. Otras veces se reciben invitaciones para visitar bases vecinas como las de Uruguay y China. Como todavía no ha nevado, los niños no han podido jugar con sus tablas o trineos, pero una vez que llegue la nieve, será muy difícil mantenerlos dentro de las casas”, dice Rivera.

    Este es el segundo año que Isidora (8) está viviendo en la base y está contenta. Le gusta salir a caminar, jugar con sus compañeros, sobre todo cuando hay nieve. Tan contenta está viviendo allá, que cuando sea más grande “le gustaría volver como oficial de la Fach”, declara.

    Lo único que lamenta la familia del profesor es que su hijo mayor, de 15 años, no está viviendo con ellos. Lo hizo el año pasado y rendía exámenes libre como alumno de primero medio. “Le resultó difícil adaptarse. Nos pidió no regresar este año y aceptamos con mucha pena, pero pensando en que lo mejor es que estudie en un régimen normal y con compañeros de su edad. Hoy vive en Coyhaique con su tía. Hablamos todos los días con él y tratamos de apoyarlo lo que más podemos”, confiesa el profesor.

La escuela más austral de Chile

2017-04-24T14:38:10+00:00 abril, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|

Solo cuatro alumnos asisten a esta escuela, en una sala se imparten clases a los alumnos de 1°, 2° y 3° básico y en la otra se trabaja con una alumna de 6° básico. Si quieres conocer cómo es educar en la Escuela F-50 de Villa Las Estrellas revisa la siguiente nota.

  • Cómo funciona el cerebro de un buen lector

    Los lectores habituales tienen más conexiones neuronales que alguien analfabeto.

    Cómo se desarrolla el proceso de la lectura en nuestro cerebro

    Más allá de ser un mero pasatiempo, se trata de un proceso complejo en el que intervienen varias áreas de nuestro cerebro y que tardamos unos diez años aproximadamente en conformarlo y alcanzar su plena madurez, según afirma el Dr. Guillermo García Ribas, neurólogo del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

    Se desarrolla en el hemisferio izquierdo y la corteza inferotemporal -zona encargada de detectar y reconocer las palabras escritas- transmite la información a otras áreas. “Una parte del cerebro está especializada en la interpretación de los símbolos, de manera que somos capaces de utilizar una comunicación no verbal. Algo único en el reino animal, ya que solo es propio de la especie humana. Dichos símbolos se agrupan, se ordenan y se vinculan para poder ser entendidos”, afirma el experto.

    “Es un proceso complejo en el que intervienen varias áreas de nuestro cerebro y que tardamos unos diez años aproximadamente en conformarlo y alcanzar su plena madurez” Dr. Guillermo García Ribas, Neurólogo del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología

    Importa el género que leas

    No es lo mismo leer una novela de aventuras que un texto sobre derecho penal para el cerebro. “Las novelas activan regiones que no solo interpretan los símbolos, también estimulan la imaginación o la acción motora. Es a lo que llamamos “meterse en un libro”, explica el neurólogo.

    “La corteza frontal tiene el control motor y la planificación, mientras que el lóbulo temporal interviene en los procesos de emoción y memoria. En la lectura hay dos aspectos importantes: uno referido a la complejidad sintáctica -que descodifica el lenguaje- y el otro al pensamiento simbólico o la narrativa que tiene la propia lectura”, indica el experto.

    Mejora nuestro cerebro

    De hecho, leer nos modifica el cerebro de manera favorable. En un estudio del neurocientífico Alexandre Castro-Caldas y su equipo de la Universidad Católica Portuguesa, demostraron que esta actividad tenía repercusiones anatómicas pues las fibras nerviosas que unen ambos hemisferios son más gruesas en los lectores habituales que en los analfabetos.

    “Aquellas personas que leen presentarán el mismo número de neuronas, pero mayor número de conexiones más eficientes”, sentencia García Ribas.

    “Esto implica aumentar nuestra reserva cognitiva ante el envejecimiento o enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. A mayor reserva notaremos después o evitaremos los efectos de estas dolencias, es decir, que se manifestarán más tarde”, concluye.

    “Aquellas personas que leen presentarán el mismo número de neuronas, pero mayor número de conexiones más eficientes” Dr. Guillermo García Ribas, Neurólogo del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología

     Todos sus beneficios

    Además de cultivar nuestra mente siempre se ha hablado de que tiene el poder de prevenir el deterioro cognitivo producto de algunas enfermedades como el Alzheimer.

    “No es preventivo de la enfermedad, ya que desgraciadamente la sufren personas de todo el ámbito social como, por ejemplo, escritores. Sin embargo, al incrementar la eficiencia de las neuronas con la lectura,tendríamos que perder muchas más conexiones para que se empiece a notar (en vez de a los cincuenta a los setenta años). Lo que si que se ha demostrado es que disminuye el impacto de la enfermedad, si se mantiene una lectura activa”, indica García Ribas.

    Está claro que si vamos al gimnasio para ejercitar nuestros músculos y articulaciones, ¿por qué no hacer lo mismo con nuestro cerebro mediante la lectura?

    Asimismo, representa una actividad más intensa que otras a las que también estamos acostumbrados como ver una película. “Somos seres visuales, por lo que procesamos las imágenes de forma muy rápida. En contraposición a otras actividades o estímulos como la lectoescritura o el cálculo matemático que precisan una mayor capacidad cerebral”, explica el experto.

    Por su parte el Dr. Antoni Giner Tarrida, experto en pedagogía, coaching y psicología miembro del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya, opina que “al principio puede resultar un esfuerzo o cansado, pero cuando se supera esta barrera y comienza a despertar tus inquietudes y motivación, es muy satisfactorio. Despierta las ganas de aprender, la fantasía, la creatividad y despierta las ganas de vivir”.

    “La lectura no es preventiva del Alzheimer, ya que desgraciadamente la sufren personas de todo el ámbito social como, por ejemplo, escritores. Sin embargo, al incrementar la eficiencia de las neuronas con la lectura, tendríamos que perder muchas más conexiones para que se empiece a notar”, Dr. Guillermo García Ribas, Neurólogo del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología

    “Cuando encuentras un libro que te gusta, tu mente entra como en un estado de éxtasis y de mindfulness. Al requerir un gran nivel de concentración, nos relajamos, abstraemos la mente y dejamos atrás otros pensamientos o problemas que nos preocupan. De ahí que muchos lean un libro antes de dormir”, afirma el psicólogo.

    No obstante, ahora predomina la inmediatez en la sociedad actual, una cultura estresante y los patrones de lectura en redes sociales, donde saltamos de una noticia a otra, son contrarias a la lectura tradicional que requiere mayor absorción. Giner Tarrida asegura que, dentro de ese frenetismo, hemos sustituido los whatsapps escritos por audios, sin embargo debemos tener presente que para llegar a escribir un simple mensaje de texto necesitamos poseer la habilidad descodificadora y comprensiva de las palabras.

    Por ello, recalca la importancia que tiene la lectura y de que los niños comiencen desde una edad temprana a tener este hábito. “Debemoscalmar la mente y evadirnos con un buen libro que nos guste para nuestro bienestar emocional, ya que libera endorfinas”, concluye.

    La lectura los cimientos del aprendizaje

    Como pedagogo, Giner Tarrida, considera que no solo se debe tener una lectura mecánica, sino también comprensiva que te ayude a entender los mensajes subliminales y la riqueza del texto. “Aparte del acto mecánico e imprescindible en sí, ahora se está incidiendo más en la comprensión holística”, sentencia.

    “Una de las mayores riquezas de la lectura es poder imaginar lo que estás leyendo a través de imágenes. Además, es una actividad que conecta con todo el resto de aprendizajes que poseemos”, continúa.

    Y es que la imaginación es tan poderosa que con solo leer un verbo que implique una acción, también se activan regiones encargadas del movimiento, tal y como demuestran muchas resonancias magnéticas funcionales de algunos estudios. “Esto implica que hay una conexión entre las zonas de la interpretación de los símbolos y otras, como la del movimiento, que hasta ahora desconocíamos”, concluye García Ribas.

    “La lectura despierta las ganas de aprender, la fantasía, la creatividad y despierta las ganas de vivir”, Dr. Antoni Giner Tarrida, Experto en pedagogía, coaching y psicología miembro del COPC

Cómo funciona el cerebro de un buen lector

2017-04-24T13:17:47+00:00 abril, 2017|Cómo aprenden los niños, Padres y apoderados|

Más allá de ser un mero pasatiempo, la lectura se trata de un proceso complejo en el que intervienen varias áreas de nuestro cerebro. Si quiere conocer los beneficios de leer frecuentemente revisa la siguiente nota.

  • Desarrollo de las funciones ejecutivas

    “A los niños que no logran un desarrollo apropiado de las funciones ejecutivas, se les hace difícil autorregularse y planificar…”.

    A la pregunta ¿cuáles son los factores que permiten a los niños un buen rendimiento escolar y relaciones apropiadas con sus compañeros?, la respuesta es que sin duda uno de los factores que más influyen es el nivel de desarrollo de las funciones ejecutivas. En las investigaciones se ha señalado que este indicador es el más decisivo.

    Hay evidencia de que para lograr realizar acciones complejas, eficaces o creativas es necesario un apropiado desarrollo de ellas . Las funciones ejecutivas son funciones cerebrales superiores que permiten a las personas organizarse, jerarquizar tareas, establecer metas y desarrollar un plan estratégico para su logro. Además, juegan un rol importante en la capacidad de autorregulación y de automonitoreo.

    A los niños que no logran un desarrollo apropiado de las funciones ejecutivas, se les hace difícil autorregularse y planificar la ejecución de sus tareas escolares. Presentan dificultad para organizar los tiempos, suelen no prestar suficiente atención a los detalles, por lo que sus trabajos son incompletos y poco organizados.

    Tienen dificultad en la memoria operativa; es decir, les cuesta trabajar con la información que tienen almacenada. A veces tienen menor flexibilidad cognitiva, por lo que les cuesta cambiar de una tarea a otra, así como incorporar los comentarios que reciben y cambiar de una actividad a otra cuando les es requerido. Tienen dificultad con sus compañeros por sus conductas impulsivas, les cuesta frenarse en lo que dicen y anticipar las consecuencias de sus actos, por lo que pueden verse involucrados en conflictos con compañeros o profesores

    La buena noticia es que es posible estimular el desarrollo de las funciones ejecutivas, especialmente en la niñez, debido a la mayor neuroplasticidad. Como plantea la neuroeducación, toda acción educativa tiene efectos a nivel cerebral, ya que al irrigar determinadas zonas se generan mayores sinapsis, lo que influye en la arquitectura cerebral. Así, cuando usted invita a su hijo a ordenar, le está creando el hábito, y también hay un efecto a nivel de su desarrollo cerebral, que tendrá consecuencias a largo plazo en su funcionamiento intelectual y emocional. La ejercitación de estas funciones es posible a través de juegos como el ludo, el tablero chino y el ajedrez.

Desarrollo de las funciones ejecutivas

2017-04-20T13:28:45+00:00 abril, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños|

¿Cómo influye el desarrollo de la funciones ejecutivas en el rendimiento escolar de un niño? Descubre esto y mucho más en la columna de Neva Milicic publicada en El Mercurio.

  • PISA: Bienestar Escolar impacta en la satisfacción de los estudiantes de Chile con su vida

    La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dio a conocer los resultados de Bienestar Subjetivo, una publicación de PISA 2015 basada en los cuestionarios de contexto, que refieren al desarrollo psicológico, cognitivo, social y físico de los estudiantes de 15 años, así como a las capacidades que requieren para vivir una vida feliz y satisfactoria.

    El estudio incluye datos sobre bienestar, que abarcan tanto actitudes positivas como comportamientos que promueven el desarrollo saludable, por ejemplo, interés y motivación, así como algunos negativos, por ejemplo, ansiedad, que socavan la calidad de vida de los estudiantes.

    En la pregunta “¿qué tan satisfecho estas con todo lo que es tu vida actualmente?”, en una escala del 1 al 10, los estudiantes chilenos obtuvieron un promedio de 7,4, cifra similar al promedio de los países de la OCDE (7,3), y muy inferior a lo observado en Latinoamérica (7,9).

    Bienestar Escolar

    Una de las categorías del estudio es “bienestar escolar”, que se compone de tres dimensiones principales: ansiedad académica, apoyo parental, y sentido de pertenencia. Estas dimensiones se relacionan con el nivel de satisfacción con la vida que manifiestan los estudiantes. Así, mientras mayor es la ansiedad académica, menor es la satisfacción reportada por los estudiantes. Por el contrario, a mayor apoyo parental y sentido de pertenencia, mejores son los índices de satisfacción.

    Carlos Henríquez, Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación, explicó que “esto confirma la importancia de la experiencia escolar en el bienestar de los jóvenes, por lo que se reafirma la necesidad de comprender la calidad educativa como un concepto mucho más amplio y complejo que lo que nos reportan las pruebas de aprendizaje”.

    En cuanto a la ansiedad académica, Chile obtuvo resultados que indicaron una ansiedad levemente mayor a la OCDE con 0,1 versus 0,0 respectivamente. A nivel socioeconómico, los quintiles más altos presentaron menor ansiedad que los quintiles más bajos, con -0,1 versus 0,2, respectivamente.

    Henríquez señaló que existe una relación negativa entre ansiedad académica y satisfacción con la vida. Es decir, los estudiantes que reportan menores niveles de ansiedad, presentan altos niveles de satisfacción con su vida, mientras que los estudiantes con mayores índices de ansiedad reportan bajos niveles de satisfacción.

    Por otro lado, en la dimensión apoyo parental, los resultados de Chile no presentaron diferencias significativas con la OCDE ni Latinoamérica. En términos de equidad, en Chile, los quintiles socioeconómicos más altos reportan mayor interés y apoyo parental (0,3) que los quintiles más bajos (-0,1). Asimismo, las mujeres reportan un nivel de interés y apoyo parental menor (-0,03) que los hombres (0,05).

    Finalmente, en el ítem sentido de pertenencia Chile tuvo peores resultados (-0,04) que la OCDE (0,02), pero el promedio del país es considerablemente mayor al obtenido por Latinoamérica (-0,19). En materia de equidad, existe una diferencia significativa entre los grupos socioeconómicos extremos, donde el grupo alto reportó más sentido de pertenencia (0,3) que el grupo bajo (-0,1).

    Con los resultados en mano, Henríquez destacó la importancia de apoyar a las jóvenes. “Tenemos que trabajar el bienestar con un enfoque de género. Nuestras estudiantes de 15 años sienten mayor ansiedad y perciben un menor apoyo parental que sus pares hombres, y eso es una tarea que debemos trabajar en conjunto”.

PISA: Bienestar Escolar impacta en la satisfacción de los estudiantes de Chile con su vida

2017-04-20T13:45:23+00:00 abril, 2017|Actualidad, Cómo aprenden los niños|

“¿Qué tan satisfecho estás con todo lo que es tu vida actualmente?”. Esa fue una de las preguntas que tuvieron que contestar los estudiantes de 15 años en Chile para un estudio sobre "Bienestar Subjetivo" realizado por PISA.

  • La educativa y tierna historia de la profesora que aprobó a un alumna que “no sabía nada”

    La docente publicó el relató en su blog y reconoció que “la abracé cuando se fue”.

    Las enseñanzas pueden venir de los y las niñas que menos saben. Esto lo entendió una profesora que debía decidir el futuro escolar de una menor que le reconoció que “no sabía nada”, pero le mostró que conocía mucho de otras cosas.

    En la ciudad de Mar del Plata, una educadora decidió cambiar la evaluación cuando una de sus alumnas le manifestó que “no sabía nada” para el examen que definía si pasaba de curso. Lucía Gorricho contó la historia en su blog y las redes lo volvieron viral.

    El hecho ocurrió en una escuela en Sierra de los Padres, una localidad de General Pueyrredón, en medio del sistema montañoso de Tandilia. “Me citaron para evaluar a una estudiante que debía una materia que la habilitaría, en caso de aprobarla, a pasar de año. El director me anticipó que el nivel académico no era bueno pero que era una alumna que se esforzaba mucho“, relata la docente.

     

    La profesora continúa contando que “con piel morena y voz muy bajita, me dijo que no había podido estudiar porque no tenía libro ni carpeta. Entonces le dije que yo tenía toda la voluntad de aprobarla pero que era fundamental que escribiera algo que justificara la nota. A pesar de mi insistencia no supo decir nada en relación a los contenidos de la planificación anual y entonces le pregunté: ¿De las frutillas sabes algo?; Abrió los ojos enormes: Sí, me dijo () Y ella preguntó: ¿Puedo escribir también sobre Bolivia? Porque yo soy boliviana”.

    La menor comenzó a escribir sobre el trabajo de las los recolectores de frutillas, pero también de su país. Gorricho comenta que la menor, hija de inmigrantes, “a las dos horas me entregó tres hojas escritas de ambos lados con letra clara y prolija. Hacía tiempo que no corregía una evaluación con tanto entusiasmo. Todo el relato de esta nena de 14 años aportó sin duda, a mi formación como geógrafa y como docente”.

    Esta profesora finaliza la historia relatando que “la aprobé. La abracé cuando se fue. Le pedí permiso para compartir su texto en internet y le dije que escribiera todo lo que pudiera porque escribir hace bien y porque siempre hay cosas importantes para contar. Con un 4 (cuatro) pasó de año y por eso no estará en mi aula durante este ciclo lectivo, pero espero cruzármela en los pasillos o en el patio y preguntarle: ¿Cómo fue tu día de ayer? ¿Lo querés contar en un papel?”.

La educativa y tierna historia de la profesora que aprobó a un alumna que “no sabía nada”

2017-04-18T22:10:36+00:00 abril, 2017|Actualidad, Mejora docente|

"Las enseñanzas pueden venir de los niños que menos saben", esa fue la reflexión de la educadora Lucía Gorricho después de aprobar a una niña que dijo no saber nada. Revisa la historia de esta maestra y su reflexión pedagógica en la nota de ADN Radio.

  • Chileno reconocido entre los 50 mejores profesores del mundo dicta cátedra: “Tenemos que humanizar la educación”

    Originario de Valdivia, este profesor de Biología fue reconocido en Dubai como uno de los mejores profesores del planeta por sus métodos de participación en sala de clases. No cree que calidad de la educación sea igual a entrenar a los niños para que integren 650 objetivos de aprendizaje en solo un año. “Yo no puedo. Nadie puede”, afirma. Está a favor de una reforma a la educación, pero una con sentido, en que se escuche a los profes y se les considere a la hora definir los programas de formación y valida la educación rural, con chicos de distintas edades, como método más eficaz que el que se hace en la ciudad.

    Mario Santibañez (Valdivia, 1986), nacido y criado en Valdivia, donde estudió Biología, fue elegido este año como uno de los 50 mejores profesores  del mundo, como finalista del Global Teacher Prize, que entrega anualmente un millón de dólares de a través de la Fundación Varkey GEMS, en Dubai.

    El máximo premio recayó este año en la canadiense Maggie MacDonnell, en una ceremonia realizada el pasado 19 de marzo en el emirato petrolero. Allí también estuvieron el profesor Eligio Salamanca, un profesor rural de la localidad de Quelhue, en la Región de la Araucanía, de 48 años, y Santibañez, de 31, un valdiviano que hasta hace poco se desempeñaba en un colegio vulnerable de la comuna de Recoleta.

    “Vi que en países muy diferentes, con otros contextos, nuestros objetivos siempre son los mismos: sacar el máximo potencial humano, a través de una relación humana”, dice Santibañez sobre la experiencia de dos semanas en Dubai.

    “La ganadora (Maggie McDonnell) salía a trotar con sus alumnos, arreglaban bicicletas, hacían desayunos juntos. Había procesos educativos en todo lo que hacía, pero desde un enfoque humano. Los mejores profesores del mundo se enfocan en la comunidad: había un profesor de Brasil que creó con sus alumnos unos filtros para descontaminar el agua. La educación no es sólo lo que pasa en la sala de clases, sino todos los procesos que pasan alrededor”, dice.

    Con los otros profesores de Latinoamérica -Argentina, Brasil, Venezuela y Colombia- Santibañez además formó un grupo con el cual espera trabajar en el futuro.

    “Nosotros vemos la educación como el factor más importante para el desarrollo de nuestro continente y el factor decisivo para que los niños logren alcanzar sus sueños”, cuenta entusiasmado. “Decidimos crear instancias de trabajo colaborativo. En algún momento de este año vamos a tener una clase de yoga desde Bogotá que se va a replicar en nuestros países. Luego haré juegos por Internet con los mismos países. También queremos fomentar la elección de representantes en los países latinos que no tienen ningún nominado al Global Teacher Prize, para que todas las voces del continente se escuchen en Dubai”.

    Actualmente los docentes están elaborando su misión y visión como grupo de profesores. Quieren que su voz “como profesores sea importante y signifique algo para el continente”.

    La experiencia en Recoleta

    Santibañez se desempeñó los últimos cuatro años como profesor de ciencias en el Liceo Instituto Tecnológico y Comercial de Recoleta, un colegio gratuito técnico profesional, administrado por la Cámara de Comercio a través de la Fundación Comeduc, donde el 90% de los alumnos proviene de hogares vulnerables y muchos de origen migrante, y que estuvo a punto de cerrar.

    Fue uno de ellos el que postuló al premio mundial a Santibañez. El joven Javier Camaño pasó de repitente en enseñanza media a ser hoy estudiante de Sicología.

    “Los programas de formación pedagógica, las carreras de Pedagogía, están sustentados sobre una base equivocada, que es la visión académica de los investigadores. Tiene que estar completamente sustentada en lo que hacen los profesores en el aula. No estoy contra la investigación académica, creo que es importante, pero no puede ser la base de cómo creas política pública, que debe construirse a partir de la realidad. Es como el censo, no sirven las muestras. Si hacemos política pública, tiene que ser con todos los miembros de la comunidad educativa. Cuando esto cambie, tendremos buenos resultados. Debe haber un registro de lo que sucede en las comunidades educativas de todo Chile y ser el sustento de cómo formamos a los futuros profesores”, sostiene Santibañez

    Él fue uno de los tantos niños que Santibañez se ganó a punta de experimentos… y afecto. Tuvo tanto éxito que, aparte de algunos premios que se ganó con sus alumnos, ahora el alcalde Daniel Jadue lo contrató para que replique su modelo de enseñanza a nivel comunal.

    Un éxito que, en palabras de Santibañez, a quien la pasión por su oficio se le sale por los poros cuando habla, hubiera sido imposible sin el apoyo de los directivos, sus colegas, los apoderados y los propios alumnos. Una comunidad que decidió apostar por su escuela e incluso pasó de ser un colegio que todos descartaban a uno que, tras cambio de nombre e incorporación de un manual de convivencia, entre otros, ahora ha visto aumentar su matrícula.

    Un 80% de repitentes

    Aunque suene increíble, en Recoleta no sólo debutó como profesor, sino que además por primera vez tuvo un trabajo formal, con contrato, aunque fuera mínimo: hasta entonces, como científico, sólo había boleteado.

    Asumió un primero medio, con un 80% de repitentes y altísima vulnerabilidad. “Tenemos niños que tienen al papá en la cárcel, niños abusados, niños que han delinquido, niños que están en la droga, niños abandonados, niños de escasos recursos, con sus familias, más un alto porcentaje de inmigrantes: de Perú, República Dominicana, Bolivia, Venezuela, Colombia y Argentina. Con esos antecedentes, la máxima aspiración conmigo era mantener a los niños dentro de la sala”, rememora.

    Santibañez vio desertar a muchos profesores que, al cabo de un día o una semana, sentían que no se la pueden con una realidad tan compleja.

    “No es fácil educar en vulnerabilidad, al principio afecta mucho”, admite. “Primero no conoces a los alumnos y ellos no te conocen, entonces no se abren mucho. Hay una reticencia a contarte una realidad, de por qué llegan tarde, cansados o enojados. Algunos no comen o no pueden dormir, porque comparten una cama varias personas”.

    Destaca que la confianza se dio a medida que fue generando vínculos. “Al mes de llegar desarrollamos con los alumnos un trabajo en el aniversario del colegio. Les propuse que creáramos un huerto en la zona de áreas verdes, que estaban súper abandonadas, con malezas y basura. Yo empecé a limpiarlo, y como me vieron trabajando, se sumaron muchos. Ese fue el detonante de una buena relación: me vieron haciendo las cosas. No es que yo estaba sentado en una mesa, mandándolos a limpiar. Enseñé con el ejemplo”.

    El colegio tenía harta violencia en ese momento, en 2013. Había muchas peleas y robos dentro del colegio. Ese año también asumió un director nuevo. Tenía dos posibilidades: o recuperar el colegio o cerrarlo. En 2014, el directivo generó una campaña, cambió el nombre del colegio, el uniforme y generó un nuevo manual de convivencia escolar.

    Gabriela Mistral y la educación rural

    Al contrario de los que pudiera creerse, los inspiradores de Santibañez no son Finlandia o Singapur, sino Gabriela Mistral y la educación rural.

    “Ella para mí es un referente. Brilló como mujer cuando la mujer como tal no era valorada, a pesar de ser del campo y su probable condición sexual, que ocultó para evitar la condena social. Fue reconocida mucho más en el extranjero que en Chile. Se le negó mucho tiempo el título de profesora, a una mujer que ejercía la docencia con buenos resultados, mucho compromiso, una tremenda calidad literaria”, dice.

    Para él, debería haber un premio anual Gabriela Mistral del gobierno para la mejor profesora y o profesor de Chile.

    ¿Qué es un buen profesor?

    “Un buen profesor domina el conocimiento que enseña, las técnicas de enseñanza, que sea resilente -porque educar niños no es fácil-, genera espacios colaborativos, genera conocimientos y puede identificar las potencialidades de los niños”, responde.

    “No cualquier puede ser profesor, la buena intención no basta: hay que tener profesionalismo, conocimiento y trabajo efectivo. La libertad para desarrollar el quehacer también es súper importante. Yo agradezco muchísimo al director, siempre me dio los espacios”, señala.

    En cuanto a la escuela rural, explica su preferencia porque cree “en la educación multinivel, donde se trabaja por proyecto, todas las asignaturas están vinculadas y los niños son de distintas edades”.

    “Ahí, con un profe, tienes excelentes resultados. ¿Qué queremos, niños estresados por la meta que hay que cumplir, como en Singapur? ¿O niños felices como en el campo? Si revisas los resultados Simce, a la mayoría de las escuelas rurales les va bien”, destaca.

    Reforma y formación docente

    Esta visión le hace creer que la Reforma Educacional es un paso, “más bueno que malo, pero necesitamos llegar más lejos”.

    “La reforma tiene que pasar por los profesores, está bien mejorar los sueldos, pero no es lo único que queremos. Queremos que nuestro quehacer se vea reflejado en los programas de formación, igual que las horas no lectivas. Nos piden ser profesores críticos y reflexivos, ¿pero a qué hora puedo evaluar mi quehacer, conocer a mis estudiantes, preparar nuevos materiales?”, se pregunta.

    “Hay que escuchar más a los profes. Es absurdo que se pretenda que un niño de quinto básico tenga que aprender 650 objetivos de aprendizaje en un año de vida. Yo no puedo, creo que tú tampoco. ¿Qué felicidad le genera a a un niño de quinto básico que los aprenda? Eso tiene que ser aterrizado y más coherente con el desarrollo de un niño. Además deberían estar coherentemente entrelazados”, critica.

    Por lo mismo, Santibañez es crítico con la formación docente.

    “Se sustenta sobre investigaciones académicas llevadas a cabo por investigadores que lamentablemente están muy alejados de la realidad cotidiana de la escuela. Yo era científico y sé que una investigación toma fotografías de la realidad y las analiza después, pero la educación requiere más que eso. Requiere que entiendas el contexto y la cotidianeidad. Las investigaciones educativas, que debe haber algunas buenas, tiene que estar cien por ciento en una comunidad educativa, contar con un porcentaje alto de participación de los actores de la comunidad escolar. No puede ser un investigador ajeno, que toma la fotografía y se va a generar resultados que luego se usan para hacer política pública, olvidando lo que ocurre realmente”, dice.

    “Los programas de formación pedagógica, las carreras de Pedagogía, están sustentados sobre una base equivocada, que es la visión académica de los investigadores. Tiene que estar completamente sustentada en lo que hacen los profesores en el aula. No estoy contra la investigación académica, creo que es importante, pero no puede ser la base de cómo creas política pública, que debe construirse a partir de la realidad. Es como el censo, no sirven las muestras. Si hacemos política pública, tiene que ser con todos los miembros de la comunidad educativa. Cuando esto cambie, tendremos buenos resultados. Debe haber un registro de lo que sucede en las comunidades educativas de todo Chile y ser el sustento de cómo formamos a los futuros profesores”, sostiene Santibañez.

    La importancia del vínculo

    Santibañez destaca que el tema de la relación, del vínculo, siempre fue constante. “Ellos confían en mí, me respetan, entonces puedo hacer mi clase. Además les doy el espacio para que puedan abrirse para contar sus experiencias, buenas y malas”.

    “Todo lo que ocurre en la sala, los niños se lo transmiten a los papás, los tíos, los abuelos. Siempre se sabe. Hay que ser super honesto. Como me ves contigo, soy con mis papás, con mis parejas, y con los niños también. No intento ponerme una mascarilla y ser otra persona. Intento ser yo mismo, transparente y honesto. Ellos lo agradecen. Eso para ellos es una muestra de respeto, y si tú los respetas, también te respetan a ti.  Una cosa importante que ha marcado mi gestión pedagógica es que lo que le pido a los niños, también lo doy. Si quiero que trabajen, yo también trabajo”.

    Las alianzas con grupos externos son fundamentales. “Explora, por ejemplo, tiene un set de cientos de experimentos que puedes replicar, tienen proyectos donde te entregan los materiales. Yo recibí tres baúles de materiales y los usé todos, no queda nada de eso. La Universidad de Chile también nos donó algunos materiales”.

    “Tiene que ser una mezcla entre tu interés, el interés de los niños, el apoyo de las instituciones, las propuestas de los colegas. Lo más importante es reconocer que uno no lo va a hacer solo. No es el profesor contra el mundo. Es el profesor con los niños, con los padres, con los colegas, con organizaciones externas, con el gobierno, todos juntos remando para el mismo lado, en pos de la educación de los niños, eso es lo que nos convoca”.

    Pronto los resultados empezaron a verse. Los porcentajes de asistencia del colegio pasaron de una muy baja, con mucho ausentismo, a estándares altos.

    “Fue algo colectivo y ahí está la respuesta. La comunidad tiene que decidirse por un paradigma, donde va a pararse y hacia dónde va a ir. Si la comunidad no hace este trabajo, la educación no tiene sentido. Sería replicar conocimientos, y para eso están los libros y la Internet. Las comunidades deben tener autonomía para desarrollar proyectos de aprendizaje. Las reformas actuales apuntan hacia allá, aunque no tanto como quisiéramos”, dice.

    “Todo se logra con un trabajo en conjunto, con todos los colegas. Tengo colegas maravillosos en Recoleta super comprometidos con la educación de calidad”, asegura.

    ¿Qué es la calidad?

    “La hemos definido, como grupo de colegas, como un aprendizaje significativo, efectivo y afectivo. Tiene que tener un sentido, un vínculo. No necesariamente del profesor con los estudiantes, puede ser entre ellos, la familia con los estudiantes y los profesores, con la comunidad. Cuando generamos un proyecto que abarca todas estas dimensiones que están alrededor de la escuela, tienen mucho más efectividad y afectividad también. Eso es calidad”.

    “Afectividad se refiere a que tenga sentimientos, que te genere algo. Que no sea una experiencia vacía, sino emotiva, con sentimientos. Tenemos que reconocer los sentimientos como algo de la especie humana. En el colegio lo hemos conversado con desde el director hacia abajo. Tiene que haber sentimientos en la educación. Somos seres sensibles. Si no le ponemos sentimientos, no es humano. Tenemos que humanizar la educación, humanizar el trabajo en la sala de clase”.

    La base de la educación para ellos es”educar en amor”. “Así lo definimos nosotros, quiere decir que nosotros ponemos nuestros sentimientos y también se lo exigimos a nuestros estudiantes, para que tenga un significado real la educación”.

    Obviamente hay personas que están en desacuerdo con esta política. Santibañez cuenta que hay profesores y directivos a los que no les gusta mucho abrirse con los estudiantes, decir si son solteros, casados, con hijos, en qué comuna viven, donde estudiaron. “Súper cerrados”.

    Para ellos “es un trabajo de la sala y chao. Yo no creo en eso. Pienso que somos seres humanos, que nos es permitido tener familia, sentimientos, un lugar en el mundo, y compartir eso con los estudiantes es super significativo. No significa tampoco ser amigo de cada uno de tus estudiantes, sino que igual como realizamos nuestras relaciones con adultos estamos más abiertos a algunos que van a ser más sensibles a ti y otros menos, pero cordialidad siempre, respeto sobre todo y que tenga un sentido la educación”.

    La receta del éxito

    Santibañez, por su parte, logró enganchar a sus alumnos con la ciencia. Por ejemplo, insta a los niños a buscar experimentos en Youtube y luego los replican.

    “En el segundo año ya tenía un taller de ciencias. Con él hicimos algunos experimentos en la misma área verde que teníamos. A través del trébol  generamos fertilización natural de vegetales”.

    Ese trabajo los expusieron con cinco alumnos en la Primera Feria Medioambiental de Santiago y ganaron una mención honrosa. Eso marcó un precedente. Luego consiguieron invitaciones del Ministerio del Medio Ambiente a Espacio Riesco, a una exposición internacional de tecnología. Un evento gigante, con personas de todo el mundo. Eso marcó otro hito.

    Después construyeron un calentador de agua solar con botellas plásticas desechables. Para eso hicieron una campaña de recolección de botellas, las limpiaron, las prepararon, armaron la estructura, y con eso proveían de agua caliente a los camarines.  Lo postularon en un concurso de innovación del Banco Santander y ganaron el primer lugar, que consistía en un laboratorio de computación completo, para el colegio.  Los niños ya creían que podían hacer cosas y más se sumaban.

    Todo eso permitió que el programa científico Explora les permitiera unirse a su circuito de ciencias de la ciudad. Fueron científicos a exponer sus trabajos al colegio, tal como lo hacen en la universidad.

    “Muchos niños nunca habían hecho nada de ciencia y les demostré que con una botella plástica podemos hacer muchas cosas, demostrar ciertos fenómenos con un jugo en polvo. Un apoderado donó un refrigerador e hicimos aceite congelado: podía mostrar un vaso de agua, con el hielo que flota, y un vaso de aceite líquido con un cubo de aceite congelado que se hunde, porque la densidad es distinta. Así explicamos el principio de densidad. Son cosas sencillas, pero hay que tener creatividad y voluntad”.

    El éxito además hizo que el alcalde Daniel Jadue lo llamara para trabajar en la municipalidad para replicar el modelo en toda la comuna.

Chileno reconocido entre los 50 mejores profesores del mundo dicta cátedra: “Tenemos que humanizar la educación”

2017-04-18T21:56:37+00:00 abril, 2017|Actualidad, Mejora docente|

"Nosotros vemos la educación como el factor más importante para el desarrollo de nuestro continente y el factor decisivo para que los niños logren alcanzar sus sueños", señala Mario Santibañez a una entrevista a El Mostrador.

  • Las disciplinas artísticas siempre han fomentado lo que hoy se llaman las habilidades del siglo XXI

    La música, el teatro o la danza potencian el compromiso, la innovación y el trabajo en equipo, todas características que se consideran fundamentales para formar personas integrales. Andreas Schleicher, director de educación de la OCDE, pide que “aprendamos arte por el gusto de aprender arte”, y no porque ayuda a ser mejor en ciencias.

    Hace unos días, los 50 alumnos que componen la orquesta sinfónica del colegio Eliseo Videla Jorquera (Ovalle) recibieron el repertorio de canciones que en octubre tendrán que tocar en el estadio Luna Park de Buenos Aires. Lo harán ante 6 mil personas y acompañados de otros grupos juveniles que, como ellos, destacan a nivel musical dentro de Latinoamérica.

    “Cada orquesta tiene un día específico para tocar en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y por nuestra cuenta nos estamos coordinando con la embajada para agendar otros conciertos. Ya tenemos uno en la ciudad de Santa Fe”, cuenta Marco Antonio Figueroa, coordinador artístico del establecimiento.

    Para relacionar esta experiencia con otras asignaturas, a los alumnos entre 1° y 4° medio que van a participar en el viaje se les pidió crear una bitácora que dé cuenta de sus vivencias. Para ello, en clases de Lenguaje ya se les está enseñando a generar una.

    Entremezclar disciplinas artísticas con otros ramos que tradicionalmente se consideran más académicos no es nuevo. “Las personas que tocan instrumentos como el violín están acostumbradas a ser muy precisas, lo que es un atributo que se puede relacionar con las matemáticas. Quienes practican teatro tienen un desarrollo importante en su lenguaje y quienes bailan entienden mejor el concepto de espacio, lo que es útil para aprender sobre física”, explicó Andreas Schleicher, director de educación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), durante un panel dedicado a la creatividad en el reciente Foro Global de Educación y Habilidades que la Fundación Varkey desarrolló en Dubái.

    Ahí el especialista dio cuenta de cifras que desmienten creencias, como que más horas curriculares de arte implican un peor rendimiento en matemáticas o ciencias -Finlandia, que destaca en las pruebas internacionales a nivel escolar, dedica casi el 20% de sus clases a disciplinas relacionadas de una u otra forma con el arte- y aprovechó de explicar que, aunque importante, no siempre es necesario justificar la introducción de este tipo de ramos bajo la idea de comprender mejor otros.

    “Aprendamos arte por el gusto de aprender arte. No necesariamente porque esto ayuda al propósito de ser mejor en ciencias”.

    Siempre presente

    Para justificar este último argumento, Schleicher explicó que el arte tiene mucho que aportar por sí solo. “En el último tiempo, la educación ha dado un vuelco hacia el aprendizaje basado en proyectos (la idea de que los alumnos, en vez de dedicarse a copiar lo que el maestro dicta, se organicen e investiguen ellos mismos la materia con ayuda de un profesor guía). Y esto que las otras disciplinas tanto claman ha estado siempre presente en el aprendizaje del arte; una orquesta no funciona si no se escucha al de al lado o no se trabaja en pos de metas comunes”, indicó el especialista.

    Schleicher recordó que las habilidades del siglo XXI que también se promueven han estado tradicionalmente ligadas a las disciplinas artísticas: innovar supone estar siempre pensando de forma creativa, la persistencia y el esfuerzo son características comunes entre los artistas y saber discutir y entregar un punto de vista es la tónica detrás de cualquier crítica.

    “Ser una persona motivada por lo que se hace va a ser crucial en el futuro. Y en eso el arte es un ejemplo; la gente que se involucra es altamente comprometida”, dijo.

    En el colegio Santa Irene de La Florida este compromiso ya se está gestando. Gracias al fondo de Fomento al Arte en la Educación que recibieron de parte del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, en los próximos meses los niños que están cursando de 3° a 8° básico podrán participar en los talleres que va a ofrecer la compañía Rompecabeza y que se centran en las disciplinas de corporalidad y máscaras, ritmo y estética teatral. Gracias a los fondos -anunciados la semana pasada-, más de 72 iniciativas se vieron beneficiadas en 13 regiones del país. El viaje de la orquesta del colegio Eliseo Videla Jorquera es un ejemplo.

    “Vamos a partir trabajando con los talleres en mayo y terminar con un carnaval cultural unos meses después. Ahí vamos a recorrer las calles de la población Santa Teresa con máscaras y trajes, todas hechas con material de reciclaje que los mismos niños se motiven a recolectar”, indica Milena Díaz, actriz de la compañía detrás de esta iniciativa.

Las disciplinas artísticas siempre han fomentado lo que hoy se llaman las habilidades del siglo XXI

2017-04-17T21:41:10+00:00 abril, 2017|Actualidad|

Descubre en la siguiente nota de El Mercurio, porque las disciplinas artísticas siempre han fomentado lo que hoy se llaman las habilidades del siglo XXI.

Cargar más posts