Actualidad - Testimonios

21 Mayo:Lo que no podía faltar en Educación

Aunque siempre puede existir una distancia entre lo que se dice y se hace, las palabras muchas veces sí se transforman en acciones o, por sí mismas, generan transformaciones. Es el caso de los anuncios políticos. Algunos quedarán como discurso, pero muchos otros llegarán a concretarse, repercutiendo en la vida de las personas y en el devenir del país. En esta medida, lo que se diga o deje de decir este 21 de mayo puede tener un ...

Aunque siempre puede existir una distancia entre lo que se dice y se hace, las palabras muchas veces sí se transforman en acciones o, por sí mismas, generan transformaciones. Es el caso de los anuncios políticos. Algunos quedarán como discurso, pero muchos otros llegarán a concretarse, repercutiendo en la vida de las personas y en el devenir del país.

En esta medida, lo que se diga o deje de decir este 21 de mayo puede tener un impacto en la vida de algún chileno. Y en el caso de la educación, un impacto en la vida de miles de chilenos. Pero para desgracia de todos, cuando se trata de educación, suele ocurrir que las políticas se anuncian, se tramitan, se firman y se ponen en acción, pero finalmente tienen un bajo impacto positivo en la mejora de su calidad.
Una razón de esto es que las políticas públicas no siempre entran a la sala de clases. Suena el timbre, los alumnos ingresan a la sala, el profesor cierra la puerta y las políticas públicas desde afuera miran lo que pasa. Ahí adentro, un profesor con sus alumnos vive lo que en Chile todos llamamos educación. Algunos lo hacen muy bien, muchos no tanto; sin importar si se trata de colegios particulares, municipales o subvencionados. Esto no quiere decir, como muchos señalan, que la culpa de que no funcionen varias de las políticas en educación es de los profesores. No. Lo que queda en evidencia es que, si las políticas públicas no consideran al profesional de la educación, es imposible que tengan un impacto real en la sala de clases, el jardín, la escuela, el liceo o la universidad.

Afortunadamente, esta consideración está tomando fuerza en Chile, pero siempre existe el riesgo de volver a instalar grandes anuncios sin una mirada integral.

Ante este panorama, entre los anuncios del día lunes, es fundamental que no quede fuera:

1. Fortalecimiento de la Educación de Párvulos: Si ponemos “la carreta antes de los bueyes”, aumentando la cobertura sin apuntalar a la calidad de las Educadoras de Párvulos, volveremos a tener políticas públicas fallidas. Se necesitan incentivos y mejores salarios para la educación de párvulos.

2. Formación inicial: Docentes de buena calidad. Conocidos los resultados de la Prueba Inicia, y al tanto que ésta no abarca todas las deficiencias en formación de profesionales de la educación, necesitamos mayores exigencias a las Universidades. Por ejemplo, una nueva acreditación para las pedagogías y, junto a ello, mayores requisitos para los estudiantes que ingresan a las carreas de educación no pueden faltar.

3. Entorno Laboral favorable: Mucho se habla en educación sobre mejores remuneraciones para los docentes, pero esto por sí sólo no basta. Para un profesor que trabaja todo el día frente al curso y no tiene tiempo para planificar sus clases, o que debe trabajar en colegios en que los directores no tienen conocimientos pedagógicos y con un entorno de bajas expectativas, será muy difícil lograr impactar en la sala de clases.

4. Mayor urgencia al proyecto de Carrera Docente: Este nuevo proyecto no puede ser un “Estatuto Docente 2.0”. Tiene que pensarse como un plan de incentivos y desarrollo general de los docentes en Chile. Y tampoco podemos esperar dos o tres años para su tramitación. Miles de jóvenes talentosos quieren ser profesores; muchos hoy día ya lo son, y quieren tener más apoyo y exigencia para alcanzar el desafío de mejorar la calidad de la educación.

Todo lo demás es importante; educación superior, financiamiento, institucionalidad. Pero nada es tan importante y tan urgente como lograr que el discurso de este próximo 21 de mayo se tome la sala de clases. ¡Al abordaje muchachos!

 

Comentarios

(una publicación)
  • Edwin Menco Prieto:

    …. El sueldo de los profesores siempre sera la piedra en el zapato de cualquier reforma educacional, ya que para una sociedad estratificada en clases sociales, es notorio e importante el nivel de ingreso que posea el individuo. Antiguamente en tiempos donde no importaba tanto el colegio donde estudias, el barrio donde vives o la carrera que eliges, los profesores gozaban de cierto prestigio que era mas bien simbólico que material, con el paso de los años esta antigua distinción ha desaparecido, dando paso a una sociedad que no respeta jerarquías ni distinciones morales, ya que la gran cantidad de información que puede disponerse en la inmediatez, junto con el creciente reclamo por nuevos derechos e igualdades, hacen que existan muchas personas que interpretan mal el verdadero significado de lo que consiste ser un profesor. Aquellas personas prefieren adaptar su entorno a sus propias comodidades, como la falta de rigurosidad, la escasez de creatividad, la repetición de eslogan políticos o seudo ecológicos, etc. Estas personajes abundan en estos tiempos y son una carga y un foco donde se pierde tiempo y esfuerzo. Si tan solo la gente comprendiera que por sobre cualquier diferencia social o de pensamiento, existe un respeto a priori por toda persona, sea o no representante de autoridad (cosa que muchos odian) y que esto ultimo es lo ÚNICO que garantiza cualquier derecho estipulado por las leyes y la constitución.

    Mayo 23, 2012 at 3:49 am

Agregar Comentario